Skip to main content

Full text of "Cuadernos De Educacion N 17 Cd E"

See other formats













CUADERNOS DE 


EDUCACIÓN . 





eh : 


y ¡ a dl fe Retfn 


E Esinondp Ortiz Mblier 


Publicación Trimestral 





N9i7 (AÑO V) 2011 
Gratuita- ISSN 0719-0721. 


























CUADERNOS DE EDUCACIÓCUADERNOS DE EDUCACIÓN .PUBLICACIÓN TRIMESTRAL GRATUITA - ISSN 0719-0271. 





Editorial ( CdE n217). 


En los momentos en que escribimos esta 
página editorial, la movilización estudiantil, 
tanto de los secundarios como de los 
universitarios sigue a todo vapor, estos no han 
depuesto ni sus paros, ni sus tomas y han 
rechazado la propuesta del Ministro Joaquín 
Lavín por considerarla poco concreta y 
ambigua. Efectivamente, hay en la propuesta 
del Mineduc un silencio revelador en lo que se 
refiere a los dos puntos centrales para una 
reforma de la Educación, que son 1) que el 
Estado financie  significativamente a las 
universidades estatales y públicas, y 2) que se 
instale una superintendencia que controle y 
fiscalice a las universidades privadas. 








De lo que propone el Mineduc, quizás lo más 
importante sea el punto que habla de que «los 
aportes del Estado a la educación superior 
alcancen el promedio de los países de la 
OECD en el mediano plazo». Pero, ¿significa 


PÁGINA 2 








esto, que el Estado de Chile que sólo aporta un 
0,3% a la Educación se va a poner a nivel del 
1,4% que aportan los países que integran la 
OECD? ¿Qué significa en este caso mediano 
plazo? ¿Cómo se va a distribuir este aporte? 
Son estas las dudas que explican que la oferta 
del Gobierno, juzgada de ambigua, haya sido 
rechazada. 








El movimiento estudiantil ha puesto su acento 


en el problema del lucro, rechazándolo como 


mecanismo organizador de la Educación 
superior y de los liceos. Incluso, no son pocas 
las voces que hoy se alzan descalificando al 
ministro por sus compromisos económicos 
con la Universidad del Desartollo y pidiéndole 
por lo mismo su dimisión, pues ya no lo 
consideran como un interlocutor válido. El 
tema del lucro está puesto en la primera línea 
de la contienda y, en una encuesta realizada 
por el Mercurio, apenas un 53% opina que está 
bien que se permita el lucro. Creemos que el 
tema debe ser aun profundizado y esclarecido, 
pues a lo que se refieren los que ahora 
defienden Universidades 


las Estatales y 


públicas, es que no haya negocio en la 








CUADERNOS DE EDUCACIÓN .PUBLICACIÓN TRIMESTRAL GRATUITA - ISSN 0719-0271. 








educación. Los inversionistas extranjeros, todos los actores es garantía de éxito en la 
especialmente norteamericanos que han consecución de los objetivos de una educación 
comprado universidades chilenas, no lo han democrática equitativa y de calidad en nuestro 
hecho porque de pronto les interesara el país. 

desatrollo de la Educación en Chile, sino 

porque es hoy en día un pingúe negocio, uno 

de los menos regulado y controlado en muestro Lo que ocurre en materia de educación y lo 
país. Es a eso que nos referimos al condenar el que acontece en la tienda la Polar, cuya crisis 
lucro. Á eso, que las universidades se transen financiera puede desembocar en una catástrofe 
en el mercado como cualquier producto, que £conÓómica, como la que se conoció 
gasten millones de dólares en propaganda, casi Yecientemente en los EEUU y Europa con el 
tanto como en las tiendas de retail. Si se Negocio inmobiliario, revela que el actual 
investiga más en profundidad a algunas de modelo hace agua por todos lados, que el 
estas universidades, las que francamente Mercado no es el mejor instrumento de 
profitan con la educación, se encontrará que tegulación y que nuestro país debiera avanzar 
en ellas el escándalo y la estafa a los 1 Un modelo político y económico que 


«e 
MAA 


r ¿ » 2 E : US 
y => | 


' 





estudiantes se aproxima y asemeja bastante a lo Considere una activa participación reguladora y 

que ocurre en La Polar. fiscalizadora del Estado que vele por los 

ca intereses de la gran mayoría del país: los 

Estamos de acuerdo en la petición de los , 

Ñ a trabajadores. 
estudiantes en relación a que el Consejo de 
Rectores no tome iniciativas de acuerdo con el 


MINEDUC en fotma aislada. La unidad de 


PÁGINA 3 




















CUADERNOS DE EDUCACIÓN .PUBLICACIÓN TRIMESTRAL GRATUITA - ISSN 0719-0271. 





Universidades públicas. 


Por Manuel Riesco Larraín .- 


Desde el golpe militar, Chile ha venido 
desmantelando su bien notable sistema de 
educación pública, construido a lo largo del 
El 
reemplazarlo por un mercado basado en 


medio siglo precedente. intento de 
elevados cobros forzados a los estudiantes y 
familias 
rotundo. Todo ello afecta especialmente a la 


sus ha resultado en un fracaso 
educación superior, cuya crisis han puesto de 
manifiesto por estos días cien mil alumnos, 
académicos y funcionarios, manifestándose en 
las calles. El país enfrenta hoy el desafío de 
reconstruir su sistema nacional de educación 
pública. Ello es posible también en el nivel 
superior, puede 
apoyarse sobre lo actualmente existente, así 


puesto que, felizmente, 
como en la experiencia de haberlo realizado 
antes, especialmente durante los años de la 
reforma univetsitatia. 


Una universidad por excelencia combina de 
modo equilibrado las funciones de docencia, 
investigación y extensión. Sólo cinco de las 
sesenta así llamadas “universidades” chilenas 
cumplen con este requisito elemental. Un 
reciente trabajo del Centro de Investigación de 
la Estructura Social de la U. de Chile (CIES) y 
el Foro  Aequalis las clasifica como 
“universidades de investigación.” Incluye otras 


seis en la categoría de “universidades con 


investigación selectiva,” y seis adicionales en la 


categoría “universidades esencialmente 


docentes con investigación selectiva.” 


en orden de 
de Chile, 
Católica de Santiago, de Concepción, de 


Las 
importancia, 


cinco primeras son, 


las universidades 
Santiago y Austral. Dos son estatales y tres 
particulares. Las seis que les siguen incluyen 
otras tres estatales y tres particulares. Todas 
antetiotes, 
de 
Universidades Chilenas, conocido por el poco 
asentador acrónimo CRUCH. 


ellas al igual que las cinco 


pertenecen al Consejo de Rectores 





| 


Solo en la tercera categotía, “universidades 


esencialmente docentes con investigación 


selectiva,” logran entrar raspando cuatro 





PÁGINA 4 














CUADERNOS DE EDUCACIÓN .PUBLICACIÓN TRIMESTRAL GRATUITA - ISSN 0719-0271. 





universidades privadas. Las cuarenta y tres 
instituciones restantes que también se rotulan 
como “universidades,” sencillamente no 
realizan investigación ni extensión significativa. 
Todas las demás privadas caen en estas 
categorías, junto a algunas sedes estatales 


regionales. 


La enorme brecha entre unas y otras se puede 
apreciar en diversos indicadores. De partida, 
las publicaciones científicas se concentran de 
manera abrumadora en las cinco primeras y las 
restantes en las dos categorías que les siguen. 
Las 43 de 
simplemente no tienen publicaciones 


“universidades” docencia 
en 


revistas de prestigio internacional. 


De acuerdo a los resultados preliminares de un 
estudio encargado a CENDA por la 
Confederación de Estudiantes de Chile, 
CONFECH, las primeras atienden a un quinto 
del pero 


concentran un 39 por ciento de los académicos 


alumnado  universitatio, 


a jornada completa y un 43 por ciento de los 
de 


doctor. Correspondientemente, su presupuesto 


que tienen grado 
representa el 41 por ciento de los ingresos de 


explotación de todas las universidades. 


De esta manera, en relación al promedio de las 
60 “universidades” existente en el país, estas 


de 


invierten el doble de tecutsos, académicos a 


cinco “universidades investigación” 
jornada completa y con grado de doctor o 
doctorados, por alumno. Si se las compara con 
las dos categorías más bajas del estudio de 
CIES, que concentran un 28 por ciento del 
alumnado, estas brechas aumentan a cuatro, 


de 


respectivamente. 


más cinco y casi siete veces, 


PÁGINA 5 








Incluso si se las compara con las doce 
universidades clasificadas en categorías de 
“universidades con investigación selectiva,” 
que les siguen, las cinco universidades de 
investigación prácticamente las duplican en 
presupuesto, académicos a jornada completa y 


académicos con doctorado, por cada 
estudiante. 
El que casi todas las que se dicen 


universidades estén acreditadas como tales 
quiere decir bien poco en este aspecto. El 
único requisito verdaderamente importante 
para obtener la acreditación consiste en 
demostrar que son un buen negocio. Los 

















DINO =D) 


A - ISSN 07 





demás son flecos. Por ejemplo, no se les exige 


que tengan publicaciones científicas, 
académicos a jormada completa o con post 
requisitos 


hay 


muchos otros 

De hecho 
todas 

informan tener menos de un académico a 


grados, entre 


elementales. once 


“universidades,” acreditadas, que 


jornada completa ¡por cada mil alumnos! 


De este modo, como escribe el historiador 
Perry Anderson, “solo en la noche de nuestra 
ignorancia adquieren el mismo color todas las 
formas extrañas.” 











En otras palabras, no todas las que se dicen 
“universidades” dan la talla mínima para 
serlo. Como se ha mostrado, en estricto rigor 
solo cinco de las que utilizan este nombre lo 
son verdaderamente. Otras doce siguen sus 





Las 
restantes 43 son instituciones que imparten 


pasos, pero a muchísima distancia. 
en nivel terciatio, 
Quizás todas 
esfuerzan seriamente en mejorar su calidad, lo 


docencia lo que es 


importante. aspiran y se 
cual es meritorio. Sin embargo, ello no las 


convierte en verdaderas univetsidades, ni 


mucho menos. 


La solución parece bastante evidente: para 
mejorar el sistema universitario hay que 
consolidar y ampliar las cinco verdaderas 
universidades existentes y estimular a todas las 
demás para que se eleven a esa condición. 


Para concluir en algo tan sencillo ciertamente 
no se requiere contratar una comisión de 
expertos internacionales, el 
estudio encargado a la OCDE propuso 


exactamente eso. 


sin embargo, 


El problema es que el sistema actual de 


financiamiento promueve exactamente lo 
contrario: empuja hacia abajo a las pocas 
universidades que realizan investigación y 
extensión, estimulando que todas se conviertan 


en simples “universidades de docencia.” 


Según el mismo estudio del Foro Aequalis 
antes citado, la matrícula de las “universidades 
de investigación” ha aumentado en un 13 por 
ciento entre 2005 y 2010, mientras en el 
período 
esencialmente 


mismo las “universidades 


docentes con investigación 


O O E OS 


http: / / cuadernosdeeducacion.wordpress.com/ 


PÁGINA 6 














CUADERNOS DE EDUC 


N TRIMESTRAL GRA 


IN CENA IA 





selectiva” lo ha hecho en 51 por ciento y las 
“docentes no selectivas de tamaño mayor,” 
que se encuentran al fondo de la escala de 
calidad, han crecido ¡un 81 por ciento! 


La razón es bien simple: se hace descansar el 
grueso del financiamiento en los pagos de los 
alumnos, que malamente alcanzan para 
financiar la función de docencia. Aún a costa 
de representar una carga insostenible, además 


de ineficiente e injusta sobre ellos y sus 


familias. De este modo, desde el punto de vista | 


de mejorar el sistema universitario, el 


mecanismo de financiamiento basado en los = 


aranceles resulta además perverso. 


En las universidades del CRUCH, al que 
todas 
investigación y extensión, además de docencia 


pertenecen casi las que realizan 
de relativa buena calidad, los aportes de las 
familias alcanzan a 2,2 millones de pesos por 
alumno al año, en promedio, según el estudio 
de CENDA para CONFECH. Ello no alcanza 
a cubrir mi la mitad de sus ingresos de 
explotación, que ascienden a 4,6 millones de 
pesos por alumno al año, en promedio. Los 
estudiantes de universidades privadas, en 
cambio, que concentran a todas las que hacen 
sólo docencia, aportan un promedio de 2,7 
millones de pesos por año, lo que alcanza para 
cubrir en buena forma todo el presupuesto de 
las mismas, que suma la misma cantidad por 


alumno. 


Lo anterior explica el raro contraste que un 
millón de santiaguinos que transitan a diario 
por la plaza Baquedano pueden apreciar a 
simple vista. Cruzando el Mapocho por el 
puente Pío-Nono, se alza la venerable Escuela 
de Derecho de la Universidad de Chile, el 





PÁGINA 7 


centro académico más antiguo y prestigiado 
del país, que alberga buena parte de los 
profesores a jornada completa y doctorados y 
produce lo más de la investigación científica en 
derecho del país. Sin embargo, el edificio es 
muy antiguo y relativamente pequeño, lo que 
no sería nada si no fuese porque su estado de 
mantención deja muchísimo que desear. 








Justo al frente, cruzando Bellavista, se alza una 
de las “universidades docentes no selectivas de 
tamaño mayor,” que se encuentra al fondo de 
la tabla de calidad según el estudio de Aequalis. 
Su edificio 
deslumbrante, más parecido a un aeropuerto 


flamante y enorme es 
que a una universidad. Paga sumas ingentes en 
arriendos a su inmobiliaria relacionada — que 
retira de este modo utilidades no despreciables 
que son ilegales para las universidades — y 
sueldos millonarios a sus directivos, aparte de 
en publicidad. Por 


cierto, funciona en base a profesores “taxis” a 


cifras multimillonarias 
los que ofrece poco más que una pizarra y 
ninguna estabilidad laboral, los que se allanan a 
ello entre otras cosas porque no tienen 














ENE 





postgrados. Que se sepa, no ha producido 
jamás un sólo “paper” que amerite ser 
publicado en revistas de prestigio. Eso no le 
impide estar acreditada, ¡puesto que 
ciertamente es buen negocio. Para todo eso le 
alcanza con las matrículas que cobra a sus 
alumnos, que las pagan encalillándose hasta las 
orejas y por toda la vida. Agradecida de tal 
milagro, le sobtó plata para proponer al 
municipio, que felizmente rechazó la oferta, la 
construcción en el parque aledaño de una 


monstruosa estatua ¡del Papa! 


Esto no da para más. Eso lo saben bien los sus 


estudiantes, administrativos y muy 


especialmente, sus académicos y lo están 
manifestando. No lo soportan los estudiantes y 


sus familias, sobre las cuales se está 


descargando un impuesto anual equivalente a 


más de la mitad del total de los impuestos a la 
renta pagados por todas las empresas — 
incluidas las del cobre — y personas pudientes 
del país el año 2009. Según un reciente estudio 
del Banco Mundial, los veterinarios van a tenet 
que destinar a servir el crédito universitario ¡un 
tercio de sus salarios! Tampoco lo soportan los 
funcionatios administrativos, 


que soportan 


bajos sueldos y no tienen derechos laborales. 


Muy especialmente, no las soportan los 
académicos, que constituyen hoy uno de los 
grupos de trabajadores chilenos con sueldos 
más deprimidos, empleo más precario y 


de 


Precisamente, 


deficientes. 
del 


sistema nacional de 


condiciones trabajo más 


lo más grave 


desmantelamiento del 
universidades públicas es haber debilitado 


seriamente la institución que todas las 


a E E E Sn > 
á a 








PÁGINA 8 











CUADERNOS DE EDUCACIÓN .PUBLICACIÓN TRIMESTRAL GRATUITA - ISSN 0719-0271. 





sociedades civilizadas han construido para 
sostener de modo estable a la capa intelectual 
que destinan al quehacer científico, 
artístico, cultural; en una palabra, a las llamadas 


cosas del espíritu. 


La crisis del sistema universitario superior 
recae por igual en los alumnos, académicos y 
administrativos de las universidades estatales y 
particulares, en las del CRUCH y las privadas. 
Los afecta a todos por igual, aparte de las 
familias de los primeros que no hayan como 
pagar la Por 
manifiestan todos juntos, encabezados por los 
de las 


cuenta. este motivo, se 


rectores universidades públicas y 


privadas. 


La ha 
mencionado. Como recomienda la OCDE, hay 


solución es sencilla, como se 


que aumentar significativamente el 


presupuesto público, que hoy cubre menos de 





PÁGINA 9 





un 15 por ciento del total según esta fuente. 
Del 0,4 por ciento del Producto Interno Bruto 
(PIB) que representa en la actualidad, hay que 
elevarlo en pocos años al 2 por ciento del PIB 
que representaba hace cuarenta años atrás. El 
incremento hay que destinarlo prioritariamente 
a consolidar, fortalecer y ampliar las cinco 
públicas 
evidentemente son las que mejor pueden 


universidades mejores, que 


responder a este desafío. 


Al mismo tiempo, hay que estimular a todas las 
demás para que se eleven a este nivel. Para 
ello, como dice la OCDE, es necesario dirigir 
la mayor parte de los recursos a fortalecer las 
instituciones mismas, de modo que puedan 
ofrecer condiciones estables y adecuadas de 
trabajo a sus académicos y funcionarios. Muy 
especialmente, como también recomienda la 

















DANOS) DO 


ON .PUBLICACION TRIMESTRAL GRATUITA - ISSN 0719-0271. 





OCDE, hay que dar un financiamiento basal 
adecuado a las universidades estatales. 


Al mismo tiempo, hay que destinar parte 
significativa del aumento del financiamiento 
estatal a otorgar becas estudiantiles, de modo 


de 


insostenible, injusta e ineficiente que hoy 


aliviar progresivamente la carga 


soportan los estudiantes y sus familias. 


Una palabra adicional: en paralelo hay que 
reconstruir el sistema nacional de educación 
pública superior técnica y vincularlo al sistema 
universitario. Como se ha mostrado en otra 
nota, sí se generaliza a todo el país el ejemplo 
del Centro de Formación Técnica de Lota- 
Arauco, el único público y gratuito del país, 
bastaría con aumentar el gasto educacional 
total en 7,3 por ciento para ¡duplicar la 
cobertuta de educación terciaria! 


Parece una tarea ardua. Sin embargo, es 
precisamente lo que el país logró realizar 
durante la Reforma Universitaria. Entre 1967 y 
1973, se duplicó el sistema universitario, 
transformando universidades que no merecían 
tales 
nacionales modernos y comprometidos con el 
desarrollo del país y el destino de su pueblo. 
Gratuitos además. 


el nombre de en establecimientos 


Ello se logró incrementando los aportes 
estatales a todas las universidades existentes, 
exigiendo a cambio que realizaran docencia, 
investigación y extensión, que contrataran 
académicos a jornada completa con buenas 
condiciones de salarios y trabajo, lo mismo que 
sus funcionarios. Que respetaran la libertad de 
cátedra y no discriminaran en el acceso, 
promoviendo el de los obreros y sectores 


populares. A todos se exigió garantizar lo 


anterior mediante gobiernos internos 
democráticos, con participación de todos los 
miembros de la comunidad universitaria, a la 
cual su autonomía en estas 


se respetó 


condiciones. 


No parece mala idea intentarlo de nuevo. 


Manuel Riesco Larraín. Economista, investigador 
de CENDA (Centro de Estudios Nacionales de 
Desarrollo Alternativo) y miembro de la Junta 
Directiva de la Universidad de Valparaíso. 


Fuente: Autorizado en btíp:/ / blog.manuelriesco.cl/2011/05/ 
universidades-publicas.btml 











PÁGINA 10 














CUADERNOS DE EDUCACIÓN .PUBLICACIÓN TRIMESTRAL GRATUITA - ISSN 0719-0271. 





Recensión del Libro “Se derrumba 
un mito: Chile reforma sus 
sistemas privatizados de 
educación y previsión” de Manuel 
Riesco Larraín . 


Por Gustavo Quintana Muñoz 


El autor, Ingeniero Civil 
de Cenda 
Coordinador externo de investigación 


UNRISD de 
Encuentro 


(U.de Chile), 
en Chile y 
de 
director revista 

XXI, ha 
desempeñado diversos cargos administrativos 


Vicepresidente 


la 
que 
y docentes en universidades chilenas 
y norteamericanas, consultor habitual de 
diversos gobiernos y del Parlamento, y que ha 
escrito extensamente sobre el desarrollo social 
de Chile y América Latina, nos ofrece en este 
libro un análisis de los efectos de la ola 
privatizadora en la educación y en la 
previsión , con el rigor al que nos tiene 


habituados. 


El título de esta obra, 
muchos, se aclara ya en el prefacio, al igual 


incomprensible para 
que las razones para que este libro aparezca 
en el momento en que se edita. Allí se indica 
que son los efectos sociales, consecuencia 
de las privatizaciones en ambos ámbitos, los 
que proporcionan el nexo de unión, y que son 
los acontecimientos sociales producidos en los 
años 2006 y 2007, que son analizados con gran 
clarividencia, casi premonitoriamente, por el 
autor, los que señalan que el fracaso de las 
finalmente la 


privatizaciones abre 





PÁGINA 11 


posibilidad del inicio de una reforma de los 
sistemas privatizados de educación y previsión. 
¿Qué representa el año 2007 como fecha de 
En Diciembre de 2006 la 
presidenta Bachelet 


edición? 
envía al Congreso un 
proyecto de ley con un amplio programa de 
reformas al sistema privado de pensiones y 
días después recibe el informe de la comisión 
asesora presidencial para la calidad de la 
educación que, si bien solo llega a resultados 
concretos limitados o nulos, tiene el mérito 


de 


movimiento de reforma de las privatizaciones 


sacar a la luz pública un vigoroso 


desarrolladas en ambos 
sectores, principalmente el movimiento de 
los pingúinos, que empuja a la comisión citada 
a plantear por primera vez en 25 años la 
derogación de la legislación que  tige a la 
el 


profundo descontento por los efectos de las 


educación desde Pinochet. En suma, 
privatizaciones en ambos sectores abre un 
proceso de reforma de los sistemas sociales 
privatizados resultados 
finales dependerán del del 
movimiento contra el proceso privatizador y 


cuyos 
desarrollo 


la forma como ctezca la movilización social 
contra él durante los próximos años. Cuatro 
años después de la edición de este libro no 


sólo se mantiene este movimiento de 


reformas sino que incorpora nuevos 


sectores que exigen su participación en los 
asuntos públicos y generales del país, entre los 
cuales el enorme movimiento contra las 
represas en Aysén es el mejor ejemplo. Antes 
de analizar más detalladamente la magnitud 

* Texto leído en la Facultad de Humanidades de la 
Universidad de Valparaíso el 4 de mayo de 2011. 
Compartió la mesa junto al autor reseñado el 
profesor Manuel Riesco (CENDA). 











CUADERNOS DE EDUCACIÓN .PUBLICAC 





del fracaso del proceso privatizador, tanto en 
educación como en previsión, el autor ensaya 
el ubicar las 


someramente políticas 


sociales chilenas en el contexto histórico de 
un siglo, dividiendo este lapso en dos partes: 
de 1924 a 1973 y de 1973 hasta 
hoy, las dos 
estrategias desarrolladas por el Estado en la 
y 
su Opinión de que en este 


señalando grandes 


transición del país a la era moderna, 
expresando 
instante el país experimenta otro gran giro en 
su estrategia de desarrollo. 








“El 11 de Septiembre de 1924, en un marco de 
movilizaciones sociales, una junta militar de 
corte progresista toma el poder y promulga la 
primera legislación social, creando las 
instituciones económicas y políticas básicas 
del Estado chileno moderno, incluida una 
nueva constitución política. La estrategia de 


desarrollo que se adopta, cuyo guía es el 


TRIMESTRAL GRATUITA - ISSN 0719-0271. 


Estado, tiene como norte el progreso tanto 
económico como social y se desenvolverá de 
manera ascendente a lo largo de medio 
siglo, impulsada por gobiernos democráticos 
de variada orientación ideológica, culminando 
en las profundas reformas democráticas del 
presidente Frei Montalva y alcanzando su 
climax revolucionario durante el gobierno del 
presidente Allende. Esta estrategia deja al país 
capital y 
inmenso y alcanza en el ciclo 


un cultural social 
económico 
económico 1958- 1971 una tasa de crecimiento 
del PIB que no volverá a repetirse hasta los 


9. 


derecha, encabezado por Pinochet, 


años Un golpe militar de extrema 
pone 
término violentamente a esta estrategia e 
instaura una nueva sobre los principios del 


neoliberalismo, las privatizaciones y el 


mercado como único ordenador . 


En las tres décadas durante las cuales el país se 
ha desarrollado 
neoliberal 
aproximadamente 17 años cada uno. 


al 
dictatorial, preocupado de crear un ambiente 


con una  otientación 
dos períodos de 
Los 


régimen 


se distinguen 


primeros corresponden 
económicamente amistoso a los negocios de 
corto plazo y de un manejo de los asuntos 
públicos del 


empresariado, de las trasnacionales y de la 


mayormente en interés 
minoría de altos ingresos de la población, en 
contrapartida con un retroceso brutal de todo 
lo que el país había desarrollado en materia de 
avance social. Si se puede establecer alguna 
diferencia entre ambos períodos , lo es la 
persecución sangrienta de los opositores a la 
dictadura, frente a una lenta transición hacia 
la democracia en el segundo período, junto a 


una lentísima recuperación de los derechos 





PÁGINA 12 























gim 





1: 3MM 


Zz 0U0J9/91 




















CUADERNOS DE EDUCACIÓN .PUBLICACIÓN TRIMESTRAL GRATUITA - ISSN 0719-0271. 





sociales perdidos. En lo demás, sólo más de 
lo mismo. Un ejemplo de esto es el resultado 
de que un puñado de empresas mineras, casi 
todas extranjeras, que en 2006 remesaron a 


sus casas matrices unos veinte mil millones de 


dólares, cifra del mismo orden de 
magnitud que el presupuesto total del Estado 
chileno.La paradoja entre el crecimiento 


durante este período (2,3 veces entre 1990 y 
2005) y el aumento del gasto público (2,8 veces 
en el mismo período) y el creciente 
descontento que explotó en 2006 y que sigue 
aumentando, sólo se explica por una de las 
distribuciones de ingreso más desiguales del 
mundo, lo que hace que el aumento del gasto 
público sólo represente 1/5 del PIB, lo que 
se refleja en un aumento de los salarios ( 53 
% de 1990 a 2004 ) menor enun 50% del 
del PIB 


período, y que recién en 1999 volvió a los 


incremento en el mismo 


niveles 


golpe. 
los profesores 


que estos tenían justo antes del 
Esta situación afecta especialmente a 
que, 
aumento del mismo orden que el PIB, aun no 


a pesar de recibir un 


recuperan los niveles de sueldo que poseían 
antes del golpe. 


Manuel Riesco 
de 


irrefutablemente que el modelo neoliberal de 


Finalmente, entrega los 


elementos análisis que muestran 
sociedad, el mercado regulador absoluto y las 
privatizaciones como freno de la acción del 
de los 


Estado son la causa del fracaso 


sistemas de educación y previsional . 


Un millón de estudiantes secundarios 
estremecieron Chile en 2006, 
manifestación social desde las protestas de los 


80, 


con la mayor 


años exigiendo la derogación de 


la LOCE, motor del sistema de privatización 
de la educación, siendo prueba palpable de que 
del presupuesto de la 


en 4,4 veces (1990 — 2005) no 
el deterioro constante 


el aumento 
educación 
basta para 


después de 25 años. La desregulación de todo 


detener 


el sistema responde a la falta de objetivos 
de país, 


vago anhelo de llegar al desarrollo, lo que lleva 


confesables reemplazados por un 


a Chile a solicitar su ingreso a este 
desarrollado (OECD). Este solo 
hecho, que obliga a comparar la educación de 


mundo 


los nuevos socios con la nuestra sólo sirve para 


exponer nuestra miseria educacional 

Contrastando así nuestro sistema de pobre 
aporte fiscal a la educación, de acelerado 
de 


vergonzosa y educación de dos calidades ,para 
pobres y pata ricos, y la caída en la calidad de 


proceso privatización, segregación 


la educación superior sólo 11 de 60 
universidades acreditadas pot 
investigación, con las características 


del de 
una estructura mayoritariamente pública (88% 
en OECD,92% en U.E de aporte estatal) con 
fuerte participación del estado en la educación 
superior (25% del aporte estatal total OECD 
promedio, con ejemplos que lo superan 
(Canadá con un 40% , EEUU,38,6%,Cotrea , 
33,4%, Finlandia , 28,9% y unos 8 a 10 países 
más). 


los nuevos socios. Estos tienen 


El objetivo que realmente persigue 
nuestro modelo es preservar, por una parte, la 
calidad de la educación para una elite 
ideológica y de poder, restringida a no más del 
10% de la población dejando a cerca de un 
50% sin ningún otro tipo de formación que 
una mala educación secundaria Para el resto 
de los estudiantes sólo quedan ofertas 


PÁGINA 14 














CUADERNOS DE EDUCACIÓN .PUBLICACIÓN TRIMESTRAL GRATUITA - ISSN 0719-0271. 





docente de todo lo que financie 
completamente( subvenciones al 90% de los 
estudiantes de Chile), sin perjuicio de 


continuar su política tradicional de apoyo 
financiero a las instituciones educacionales 
particulares sin fines de lucro , que así lo 


ameriten 





En suma, la base de una reforma es que el 
Estado aporte el financiamiento suficiente y en 
las modalidades más adecuadas (volver al 7% 
del P.I.B., contra el 3 a 4 % actual). 


Finalmente, Manuel Riesco analiza la 


segregación social y el deterioro en las 
pensiones de los sectores medios, producto 


de la privatización de la previsión, así como el 


enorme costo para el Estado y los enormes 
para grupos 
económicos y compañías de seguros. 


beneficios los mayores 


A pesar de que el Estado aseguró en la 
reforma previsional una pensión básica para la 
mayotía de los cotizantes de las AFP con 





capacidad de ahorro insuficiente, mantuvo 
como pilar único de las pensiones de los 
sectores medios la capitalización individual, 
que entrega a estos sectores pensiones muy 
inferiores a las que aun se otorgan a la mayor 
parte de los adultos mayores jubilados con el 


sistema antiguo (3 pilares de financiamiento). 


El sistema chileno destina la totalidad de los 


PÁGINA 15 




















CUADERNOS DE EDUCACIÓN .PUBLICACIÓN TRIMESTRAL GRATUITA - ISSN 0719-0271. 





de 


las 


al mercado 
de 
propias AFP y de las compañías de seguros 
del 
mundo, donde sólo una porción menor de las 
de 
la privatización del 
de 1981, 
sobre las contribuciones 


descuentos previsionales 


capitales y a la mantención 


relacionadas, a diferencia resto del 


cotizaciones se destina al mercado 
capitales. 
sistema de pensiones 


En suma, 
es un 
verdadero embargo 
de los asalariados a la seguridad social, 
principalmente en beneficio directo de los 


mayores conglomerados económicos. 


Lo más incomprensible de este modelo de 
previsión es que el principal recaudador de 
cotizaciones de seguridad social del país, el 
Estado, AFP. y 
posteriormente tenga que asumir el pago de la 


entregue estas a las 


mayor parte de la pensión de los adultos 
Y partes de los 1.594.000 
adultos mayores ), pagando las AFP, con los 


mayores (unas 


fondos acumulados, las pensiones de unos 
70.000 adultos mayores 
las pensiones mínimas garantizadas, 


y la quinta parte de 
siendo 
finalmente los únicos cotizantes beneficiados 
con la privatización del sistema a lo sumo los 
sectores perteneciente al quintil de mayores 
ingresos. 


Queda pendiente aun investigar a fondo la 


administración que de los fondos de 


pensiones han hecho las AFP, pues las 
cotizaciones, en un tránsito muy 
alambicado, son invertidas en gastos 


administrativos de las AFP , traspasos a las 
compañías de seguro, que a su vez pagan 
( de por vida, e 


inversión en el mercado de 


algunas 
incapacidades), 
capitales, 


pensiones 


préstamos al Estado (nunca más 


allá de un 25% del total), recuperación de 
parte de por 
cotizaciones al fondo de pensiones, etc. En 


estos préstamos nuevas 
estos vericuetos es fácil aparecer con gastos 
inexistentes, falsear las ganancias y presentar 


contabilidades discutibles o fraudulentas. 


Ante de 
sugerencias muy simples, tales como acoger 


la interrogante qué hacer, 
la modalidad que la mayoría de los países han 
adoptado, 


sobre 


con presencia activa del Estado 
de de 


financiamiento: pensión básica, financiada por 


la base tres pilares 


el Estado, ahorro o capitalización con parte de 
la cotización y reparto anual. 


ExMProvida 


INGÍMAD “ras 


E lanVital 


¿Qué No 
inferiores a los que entregaba el sistema 


ArT 


HAaDIrÁT 


niveles debiéramos esperar? 
anterior a 1973 y que es el que aun reciben 
los antiguos pensionados y los que no 


pudieron integrarse al sistema de AFP. 


La recuperación por parte del Estado (hoy en 
día administrador más eficiente que las AFP) 
de todos los fondos que recauda para las 
AFP y asunción de la potestad que tuvo en el 
pasado. No es algo imposible, y países como 
Polonia y Hungría ya lo hicieron tras 
experimentar el modelo que Chile les había 
vendido y que resultó ser un pésimo negocio 
para el Estado 





PÁGINA 16 














CUADERNOS DE EDUCACIÓN .PUBLICACIÓN TRIMESTRAL GRATUITA - ISSN 0719-0271. 





Presentación a Nacionalismo y 
Autoritarismo durante el siglo XX 
en Chile. Los orígenes, 1903-1931 

de Luis Corvalán Marquéz 


(Santiago de Chile, Ediciones Universidad Católica 
Silva Henríquez, 2009)* 


Pablo Aravena Núñez 


Hace poco tiempo solicité el texto de 
presentación de un breve libro de mi autoría al 
filósofo español Manuel Cruz, quien en un 
gesto amable y condescendiente escribió: la 
lectura del libro de Pablo Aravena “me planteó 
un problema no sé si de fácil solución. ¿Qué 
añadir a lo ya expuesto»”. En esta ocasión 
debo escribir pero 
evidentemente la relación es inversa, es decit, 


lo mismo, como 
como ahora el presentado es un prolífico 
historiador y el presentador un profesor joven 
advenedizo, no 


e historiador hay 


condescendencia sino mas bien angustia 
(cuando no impotencia). A lo que habría que 
agregar que el libro hoy en cuestión es un 
estudio aplastante de 461 páginas. Pero como 
traté de zafarme dos veces de la invitación de 
su autor y éste insistió, me obligo entonces a 
articular algunas ideas que no traten de ser el 
mero resumen del libro. Como les gusta decir 
a los burócratas “autoevaluadotes”, en 
adelante trataré de “convertir mis debilidades 
en fortalezas”. Lo que para el caso debe ser 
entendido como la novedad —la perspectiva 


diversa— que pudiera aportar la lectura que del 


presente libro hace un profesor de 34 años — 
que además fue alumno atento del autor— 
frente a temas que requieren bastante más 
tiempo de formación, trabajo, elaboración y, 
sobre todo, experiencia. 











Que todo libro, por científico u 
objetivo que quiera pasar, guarda la huella 
indeleble de su autot, no es nada nuevo. Lo 
que aquí puede ser interesante es comenzar 
planteando de qué huella se trata. Porque el 
presente libro que nos entrega Luis Corvalán, 
al igual que sus anteriores obras, es ante todo 
un intento de explicarse y explicar, o mejor 
dicho de comprender y hacer comprender (sin 
justificar) dos 
subjetividad de buena parte de una generación 


fenómenos que cruzan la 
que aún se considera “de izquierda”: la 
extrema e impune violencia experimentada en 
nuestro país a partir de 1973 y el descalabro de 
la utopía que insufló el espíritu revolucionario 
chileno. Se trata de una perplejidad máxima 





PÁGINA 17 




















CUADERNOS DE EDUCACIÓN .PUBLICACIÓN TRIMESTRAL GRATUITA - ISSN 0719-0271. 





que de modo muy entendible nos envía a la 
historia, 
insoportable no es el dolor, sino su falta de 


pues como anotó Nietzsche: lo 


sentido. 








En la presente obra el acento está puesto en el 
primer componente de esta perplejidad: la 
violencia política desatada, pero también su no 
despreciable grado de legitimidad apelando a 
una lógica en articulan 


que se 


seudoargumentos que suenan hasta hoy. 
Imagino que la escucha cotidiana (en la calle, 
en la micto, en el metro e inclusive en la 


(43 


universidad) de frases como pero si 
siempre ha habido ticos y pobres”, “Ia raza es 
la mala”, “Dios sabe por qué hace las cosas” o 
“el trabajo dignifica”, deben ser aún más 
lacerantes en los oídos de personas como Luis 


Corvalán que para uno que, a fin de cuentas, 


no pasó por lo que ellos, o pasó de otra forma. 
Porque del tradicionalismo y el nacionalismo 
(ideologías de cuya recepción emana gran parte 
de la violencia y autoritarismo chileno, según 
Corvalán) no tengo más experiencia directa 
que mis doce años de educación marista a 
catgo de curas franquistas por la década de los 
ochenta, es decir, en plena dictadura. Una 
educación que se planteó rectificadora del ser 
nacional en los siguientes términos (y citó aquí 
el texto de introducción a los Programas 
Transitorios que imperaron desde 1974 hasta 
1981): [2] 


“Todos los canales que confluyen en el 
hacer docente del país han sido puestos 
al servicio de una causa única y clara: 
lograr la superación de las limitaciones 
nacionales mediante una adecuada 


formación de las generaciones 
emergentes. Todo ello dentro de 
cánones estrictamente chilenos, 


asegurando el manteni-miento de las 
virtudes propias del ser nacional y 
rectifi-cando aquellas conductas que 
casi siempre por inflnencia foránea, 
pudieran constituirse en freno del 
proceso reconstructivo”. 


Y es que si uno sigue el libro de Corvalán cae 
en la cuenta que este componente tradicional- 
nacionalista estuvo hace mucho presente en 
Chile —desde inicios del siglo XX, como 
sostiene el autor— y que la violencia desatada 
en contra de un enemigo interno no debió 
esperar la doctrina de Seguridad Nacional 





PÁGINA 18 














¡UD ANCD O 


ÓN .PUBLICACIÓN TRIMESTRAL GRATUITA - ISSN 0719-0271. 





difundida en el contexto de la Guerra Fría. Así 
se puede constatar, de otro modo, a partir de 
una anécdota referida por el poeta Armando 
Uribe en su ensayo “El Fantasma de la 
Sintazón”: 


“Poco después del Golpe de Estado de 
1973, el presidente Frei Montalva, que 
lo fue hasta 1970, le explicó así el 74 en 
Nueva York e un ex ministro suyo que 
era alto funcionario de Naciones Unidas: 
«Loda la historia de Chile consiste en 
evitar que los indios atraviesen el río Bío- 
Bío (la frontera de guerra con los 
araucanos); con el gobierno de Allende y 
la Unidad Popular, 
atravesaron; ¡por eso se produjo el 


Golpel»” [3] 


los indios lo 


“El gobierno” es entendido como medio para 
la mantención de un orden natural puesto en 
peligro por un “enemigo” interno no-chileno, 
en este caso los salvajes, categoría que abarca 
desde aquellos que Frei llama “araucanos” 
hasta los comunistas y marxistas en general. 
He aquí el puntal de la lógica tradicional- 
nacionalista en su traducción chilena, en la voz 
que se supone más conciliadora y ecuánime de 
la historia política del siglo XX chileno. 


De una facción de la elite que se resistía a la 
emergencia de las masas media y proletaria, a 
las mismas capas medias en su pugna política, 
para populares 
subalternizados, así me represento el trayecto 


pasar a los sectores 
de la ideología que con todo detalle aborda el 


libro de Luis Corvalán. Pero previo a ese 


trayecto está el momento de recepción de la 
lógica tradicional-nacionalista formulada —para 
martirio de sus sostenedores— foráneamente. 
Habrá que recordar en este punto la ironía que 
deslizaba Borges en “El escritor argentino y la 
tradición” (1951): «El culto argentino del color 
local es un reciente culto europeo que los 
nacionalistas deberían rechazar por foráneo». 
En 
ideológico de la elite chilena sin lo que el autor 
“la 


momento en que el pensamiento europeo —en 


efecto, es impensable el trayecto 


llama mutación cultural finiseculat”, 
un pliegue aristocratizante— se rebela en contra 
del liberalismo, la democracia, la política de 
partidos, el parlamentarismo, como de su 
doctrinarismo abstracto,  tacionalista y 
universalista. El diagnóstico es el de una 
civilización burguesa en decadencia, que da 
paso —en la vertiente predominante— a la 
reivindicación de las estructuras tradicionales 
(naturales, étnicas si se quiere), como también 
a posturas heterodoxas de un socialismo que 
ha ilustrada e 
incorporado elementos románticos, como la 
postulada por Mariátegui en que no se podía 


pensar la revolución sin la tradición (pero que 


revisado su composición 


no forma parte del objeto del presente libro). 


Por mi particular ocupación —la filosofía de la 
historia— hay propuestas del presente libro que 
me provocan más que otras. El autor lo hace 
bastante explícito: la relación entre los 
postulados políticos del tradicionalismo y 
nacionalismo (tanto europeos como en su 
local) 


concepción de la historia. Lo relevante en este 


versión implican una particular 
punto es que todos vivimos teniendo como 
supuesto una idea (auque sea “mediana y 


vaga”) de la Historia, que actúa como matriz 





PÁGINA 19 











CD ANCTD) O 





interpretativa de los acontecimientos y, en 
seguida, nos abre paso a las valoraciones que 
de ellos hacemos y a adoptar unas decisiones 
en vez de otras. La matriz general de tal 
concepción, como se sabe —y Karl Lówith fue 
el mayor sostenedor de esta tesis— nos viene de 
la cultura bíblica: un solo proceso, universal, 
con un inicio y un fin, un proceso cargado de 
sentido “si se lo 
considera 
motalmente”, como 
sostuvo León 
Dujovne, pues — 
pese a los vaivenes y | 
pruebas- se impone 
la conciencia de que 
“el desarrollo de la 


de 


humanidad conduce 


vida la 


a un futuro 


“mejor” [4] Sabido es 





también que la| 
concepción  judeo- | 
cristiana dejaba 


escaso margen (real, 
pues siempre se la 
reivindicó 
discursivamente) a la 
libertad humana tras 
la idea de Plan de la 
Providencia, versión 
temporal de la idea 
de Orden Natutal 
que caracterizó al pensamiento político 
medieval. En este concierto el humanismo del 





quattrocento fue abriendo paso a la figura del 
hombre como sujeto agente y cognoscente, es 
decir como lector y constructor del mundo y 





IAE A ENIAIAAA 


de él mismo. No cabría pensar los procesos 
políticos autoconstituyentes sin el humanismo 
como sustrato. Según la interpretación de 
Alain Finkielkraut, la consigna revolucionaria 
francesa de una “igualdad” sin diferencias de 
títulos, funciones ni linajes significaba, más allá 
de lo evidente, que “todas las determinaciones 
empíricas se veían fuera del juego”. La nueva 
Nación francesa 
- “nacía” —y valga bien 
Z esta  redundancia— 
afirmando 
la 


sus 


E radicalmente 
de 


asociados 


Y autonomía 


Si cc »” 


“liberándoles de toda 
adscripción definitiva”. 
“El poder mismo que 


hallaba 
origen y legitimidad en 


soportaban 
la decisión de vivir 
juntos y de concederse 
unas instituciones 
comunes” [5] y no por 
el mero cumplimiento 
de leyes que 
determinan el orden de 


unas 
la sociedad. Pero es 
este un “nacionalismo 
cívico”, ilustrado, 
libertario y humanista. 
Claramente no es el 





recurso al que echarán 
mano las clases dominantes. 


Ante los ojos conservadores y tradicionalistas, 
los revolucionarios franceses reeditaban —pero 
ahora por mera voluntad y decisión— un pacto 
asumido por aquellos sectores como natural 


PÁGINA 20 














CUADERNOS DE EDUCACIÓN .PUBLICAC 





“en el origen de la sociedad”. Radical será la 
de Joseph de  Maistre: “Una 
asamblea cualquiera de hombres no puede 


sentencia 


constituir una nación. Una empresa de ese 
género merece alcanzar un lugar entre las 
locuras más memorables”. La Nación no se 
“construye” sino que la “encontramos”, es ella 
quien nos constituye y, de acuerdo con esta 
conformación, adoptamos la legalidad más 
acorde con la Nación. La Nación guarda un 
cuerpo de leyes que preexisten a las leyes 
humanas. Tal como ha sostenido Althusser a 
propósito del componente  tradicionalista- 
feudal de Montesquieu: “Si hay leyes antes de 
las leyes, se comprende que zo hay ya contrato, 
ni ninguno de esos peligros políticos a los que 
arrastra a los hombres y a los gobiernos la sola 
idea de contrato”. Montesquieu “reemplaza 
por el contrato entre zgnales, por una obra de 
arte humano, lo que los teóricos feudales 
atribuían a la naturaleza y a la sociabilidad natural 


del hombre”. [6] 


Lo que para mí resulta interesante a partir de 
de 


planteamiento de dos preguntas: ¿cuánto de 


los planteamientos Corvalán es el 
nuestra idea de la historia se halla a estas 
alturas anclada en postulados tradicional- 
nacionalistas? y ¿de dónde nos vienen y a qué 
nos predisponen como comunidad política? 
Esas frases sacadas del rumor de la calle, a las 
que aludía al comienzo, nos pueden ayudar a 
hacernos una idea. Otro tanto lo sabemos 
quienes nos dedicamos a la enseñanza de la 
historia en la educación secundaria e inicial 
universitaria, por nuestras dificultades diarias. 
Y es que este oficio —cuando de verdad se 
ejerce— adquiere la forma de un combate en 


contra del sentido común. El libro que hoy 


TRIMESTRAL GRATUITA - ISSN 0719-0271. 


comentamos sin duda es una invaluable 
herramienta para esta ardua labor. 











Pero permítaseme una última observación, 


ahora sobre el específico proceder 


historiográfico de Corvalán. HErudición y 
habilidad interpretativa, manejo de la historia 
factual y sólida formación teórico-filosófica, 
suelen ser cualidades que se encuentran por 
separado en el medio historiográfico chileno. 
O se es historiador o se es filósofo, sociólogo 
o cientista político. No nos es extraño el dato 
de que hasta el día de hoy en algunos centros 


académicos se descartan ciertos proyectos de 


tesis por considerarse más sociológicos, 
antropológicos, politológicos o filosóficos que 
propiamente  historiográficos. Pero ¿qué 


podría ser la historiografía “a solas”, en el 





PÁGINA 21 














CUADERNOS DE EDUCACIÓN .PUBLICACIÓN TRIMESTRAL GRATUITA - ISSN 0719-0271. 





conservador concepto de sus defensores? Pues 
nada, o algo muy elemental. Tal como lo 
entendió Claude Levi-Strauss, no podría ser 
más que el ordenamiento cronológico de los 
hechos, es decir, la fase previa al trabajo de 
toda ciencia social. Pero frente a esta 
afirmación, que cimentó el prejuicio frente a la 
historiografía durante el predominio del 
estructuralismo, se levantaron “desde dentro” 
otras voces: las de aquellos que se formaron en 
la tradición de Vico, Hegel, Marx, Febvre y 
Bloch. En el concepto que Pierre Vilar recogió 
de Febvte, si la historia debe ser entendida 
como un conocimiento científico, lo es a 


de 


conocimientos necesarios de distintas ciencias 


semejanza la medicina que reúne 


para resolver sus problemas (que son siempre 
problemas de vida o muerte): “un médico no 
es un químico, pero ¿puede ignorar todo 


acerca de la química? [...] Saber mucho es 


necesario para el especialista, comprender y 


suficientemente los diversos aspectos de lo real 
resulta indispensable para aquel que se entrega 
a un esfuerzo de síntesis y es justamente este 
[7] 
Concepto que sólo podría completarse en el 
siguiente planteamiento de Michel de Certeau 
(que es para mí una cita recurrente por su 
belleza): “El pasado es, ante todo, el medio de 
representar una diferencia. [...] la figura del pasado 


esfuerzo el que se le pide al historiador”. 


conserva su valor primero de representar lo 
que falta. Con un material que, por ser 
objetivo, está necesariamente ahí, pero es 
connotativo de un pasado en la medida en que, 
ante todo, remite a una ausencia, esa figura 
introduce también la grieta de un futuro. Un 
grupo, ya se sabe, no puede expresar lo que 
tiene ante sí —lo que aún falta— más que por 


una redistribución de su pasado”. [8] 


* Texto leído en la Facultad de Humanidades de la 
Universidad de Valparaíso el 4 de mayo de 2011. 
Compartió la mesa junto al autor reseñado el profesor 
Manuel Riesco (CENDA). 


pu 


Licenciado en Historia y Magíster en 
Filosofía por la Universidad de Valparaíso. 
Becario CONICYT del Programa de 
Doctorado en Estudios Latinoamericanos 
de la Universidad de Chile. Académico del 
Instituto de Historia y Ciencias Sociales de 
la Universidad de Valparaíso y profesor de 
la carrera de Pedagogía en Historia y 
Ciencias Sociales de la Universidad de Viña 


del Mar. 
2. Ministerio de Educación, Revista de 
Educación, N* 49, 50, 51, Santiago, 


Noviembre de 1974, p. 3. He abordado con 
mayor detalle este problema en mi artículo 
“La memoria de la chilenización como 
crítica de la chilenidad”, en: Analecta. 
Revista de Humanidades, N* 3, Centro de 
Estudios Humanísticos Integrados de la 
Universidad de Viña del Mar, 2009. 


: Uribe, Armando, “El Fantasma de la 
Sinrazón”, en: El Fantasma de la Sinrazón €. 
El Secreto de la Poesía, Santiago de Chile, 
Editores Be-uve-dráis, 2001, p. 17. 

Dujovne, León, La filosofía de la historia en 
la antigúedad y en la edad media, Buenos 
Aires, Galatea/Nueva Visión, p. 29. 

5. Finkielkraut, Alain, La derrota del 
pensamiento, Barcelona, Anagrama, 2000, 
pp. 15-16. 


6. Montesquieu, la política y la historia, 
Madrid, Editorial Ciencia Nueva, 1968, pp. 37 


y 22. 

7. Vilar, Pierre, “Pensar históricamente”, en: 
Pensar la Historia, México, Instituto Mora, 
1992, p. 30. 

8. Certeau de, Michel, “La operación 
histórica”, en: Jacques Le Goff y 
Pierre Nora (comp.), Hacer la 
historia, Editorial Laia, Barcelona, 
1985, p.53. 





PÁGINA 22 








naice. 


Editorial CdE n?*.17 2-3pp. 


Universidades públicas. Por Manuel Riesco 
Larraín 7-10pp. 


. Recensión del Libro “Se derrumba un mito: Chile reforma sus sistemas privatizados de 
educación y previsión” de Manuel Riesco Larraín. Por Gustavo Quintana Muñoz 11—16 pp. 


. Presentación a Nacionalismo y Autoritarismo durante el siglo XX en Chile. Los orígenes, 
1903-1931 de Luis Corvalán Marquéz. Por Pablo Aravena Núñez  17—23 pp. 


A O O O 


http: / /cuadernosdeeducacion.wordpress.com/ 


PÁGINA 23 











CUADERNOS DE EDUCACIÓN .PUBLICACIÓN TRIMESTRAL GRATUITA - ISSN 0719-0271. 


Quiénes Somos 


Como grupo de académicos de izquierda mantenemos 
desde hace un tiempo una reflexión acerca de la educa- 
ción superior en Chile. En conocimiento de que otros co- 
legas han estado preocupados por una problemática si- 
milar, y han elaborado trabajos al respecto, les invita- 
mos, por medio de esta hoja a debatir en conjunto. Espe- 
ramos que este sea el embrión de una futura discusión 
que no dudamos será enriquecida gracias al debate. 


Por supuesto que para que este debate rinda frutos, debe 
incluir a todos quienes estamos por un nuevo sistema 
universitario, razón por la cual desde ya invitamos a con- 
tribuir en números posteriores a quienes entiendan la 
Universidad de manera no funcional al actual modelo 
económico. 


PÁGINA 24