Skip to main content

Full text of "El mundo ilustrado"

See other formats







hor Baranda y 
0 ibris. Iavac gregory 
2 as ; £ um 


TR Y ds 
















de 
2 
ROD 


AE 
pS 
A 

















A 











0 : - ASE de q Qs rS 
= Perfer.et.oboura. 








Año XIV—Tomo ]lI México, 7 de Julio de 1907 Número 1 

















































Maenífico surtido en colores ipalterables para Oleo, 
Acuarela, Pastel y Porcelana. Cartones, Telas, 
Papeles y tablas preparadas. 


—< > —— 





Toda clase de útiles para artistas. 
CLAUDIO PELLANDINI 


- Pase Usted á visitar mis Almacenes, siempre tengo intere- 


santes novedades en artículos de arte. = 





Myxico: 22 Canne DE Say Francisco Numero 10,—GUADALAJARA: LopPEz CorILLA. 43 y 45, 











QS Vidrieras Artisticas E E) 


Y) Fabricadas únicamente con máterialos franceses./ (E 
ficabado perfecto -- Precios sin competencia. 














Vidrios especiales para Fisos, Tragaluces, Despachos y Baños. 


Grandes almacenes de Papel Tapíz, todos los. meses recibo 
novedades. Precios módicos, 


Fabrico en madera tallada, Jardineras, Espejos, Pantallas, Consolas, 
Biombos, Mesas y Repisas. 


Toda clase de aparatos niquelados para aparadores 
Diquelo- -Plateo y Doro. 














Columnas, Ri li 
Estatuas, 1PO 11 
Marcos, La mejor pintura esmalte 
Acuarelas, que se conoce ) 
| Oleografías, Modelos en yeso para di- ) 
Grabados, hujo al natural. 80 G0l0PBS. 
e 





Más de diez veces hemos renevado 
durante la presente estación de aguas, 
nuestro surtido de Paragiiería, Im- 


permeables ete., ete. 


HOY LLOVERA 


PARA LAS SEÑORAS 


Hemos recibido nuevos modelos de 











los lujosos y elegantísimos abrigos 
Impermeables, que fuimos los únicos 
en importar y que tanta demanda han 
tenido. 


El Falacio de Hierro 


A los Caballeros 


Tenemos el gusto de participarles, 
que en Mangas de hule y Mangas Im- 


permeables, lo mismo que en abrigos y 
Paraguas, no nos falta un sólo tamaño 
ni una sola clase. 








o 


Viañana Lloverá 


































EL? COMPUESTO 
VEGETAL DE 
LYDIA E, PINKHAM 


se reconoce que es el remedio de mayor 
éxito en Norte-América para las afec- 
ciones dolorasas que suelen atacar al 
sexo feminino. 

Por más de treinta años se han curado 
con él afecciones femininas tales como 
inflamación y ulceración, prolapso y 
desviación del útero, afecciones de la 
espina dorsal que de esto resultan, dolor 
de espalda, y sobre todolas enfermedades 
que 4 menudo se presentan en conexión LYDIA E. PINKHAM 
con el Cambio de la Vida. 

Prueba la estadística que este remedio ha curado más xasos de enfermedades 
femeniles que cualquier otro conocido. 

El Compuesto Vegetal de Lydia E. Pinkham disuelve y arroja tumores en 
estado de desenvolvimiento. Esa sensación de tirantez acompañada de dolores, 
pesadumbre y jaquecas, se alivia y se cura del todo con su uso. 

Normaliza la menstruación cuando ésta es irregular ó penosa; quita la 
Debilidad del estómago, la Indigestion, la Flatulencia, la Prostración Ner- 
viosa, las Jaquecas y la Debilidad en general; también los Vahidos ó Desmayos, 
la Lasitud extrema, el Abandono de sí mismo, la Irritabilidad, la Nerviosidad, 
los Insomnios, la Turgencia, y la Melancolía, que son indicaciones de enfer- 
medad femenil 6 de algún desarreglo de los órganos. 

Para las enfermedades de los riñones de ambos sexos el Compuesto Vegetal 
es un remedio de sumo valor. 

A las mujeres que sufren de 
les invita dirigirse á la Sra. Pinkham, para 
Pinkham que desde hace más de 20 años ha aconsejado gratis á las mujeres. 
Habiendo servido de asistente 4 su suegra, Doña Lydia E. Pinkham, en las 
consultaciones de ésta, se halla bien calificada para mostrar á las enfermas el 
camino que conduce á la salud. Su consejo es libre y en todas ocasiones de 


DA TENEDURIA DE LIBRO 


PRENDA 
¿DESEA V. TENER EXITO EN LOS NEGOCIOS ? 






cualquiera forma de enfermedad femenina, se 
consultarla. Es la misma Sra. 





EN SU 
CASA, 


¿Desea V. obtener un 
bu=n destino ó aumen. 



























ses el 


tar su sueldo ? ¿Desea V. poseer lu enpacidad para dirigir y dominar las grund de negocios? 
El conocimiento de la contabilidad aumentará sus oportunidades un nestro método 
supera á todos los otros. Se puede aprender rápidamente, en su propia 
casa, sin pérdida de tiempo ó dinero. Lo gurantizamos. No esd cil 
dominar la teneduría de libros cuando un buen tenedor de libros la 
enseña. El autor de nuestra obra es un contador experto. Ha sido tene- 
dor de libros y auditor de las mayores corporaciones del mundo. 
NE 


A 


¡ar nuestro 
de este libr 
dirección y re 


gala 
sin condición alguna. Envío simplemente 
Una tarjeta postal es todo lo que es necesario. Diríj 


COMMERCIAL CORRESPONDENCE SCHOOLS, 206 C. Comwmercial Bldg., Rochester, N. Y, 








200000 CODLIOLDOO LDL CEDIDO IED ELLO COLORADO EDOUARD CEDAR RAUL CODEC DIOR LRD LL 


Polvos de Tocador 


DE MENNE Talco 


Boratado 


Alivio positivo para los Sarpullidos, Deso- 
lladuras, Quemadas de Sol y todas las afec- 
ciones del cutis. Hace desaparecer el olor del sudor, 
ia después del Baño. 
Es un lujo después de Afeitarse. 
Es el único polvo para los NIÑOS y para el 
f) TOCADOR que es inocente y sano. 

Y Pídase el de MENNEN (el original) de precio 
un poco más subido quizás que los sustitutos, pero 
hay razón para ello. 

Recomendado por médicos eminentes y nodrizas, 


Rehuse todos los dem¿s, ] nesto que pueden dañar al cutis. Se vende en todas partes. 


GERHARD MENNEN COMPANY, Newark, N. J., E. U. 
UMD OOOLDELDDD ADELA LED LO EAU CLARA CLARA ULA 


GERSTENDORFER BROS. 


Las Célebres Preparaciones para Dorar, Esmaltar y Barnizar. 


El más inexperto puede usarlas. 


Para dorar muebles, bric-a-brac, ornamen- Esmalte de 01 “0UR FAVORITE "5 i 


tos, marcos de cuadros, crucifijos, ete. 
(Lavable) 
Parece y dura justamente 


Pareco y dura como oto puro. Usaso 
| 
'como la porcelana. Do blanco y bonitos colores. Puede lavarse Esmalte 66 STAR 3 


LE 


A 








ADUDLELLA DON ALLAN 


a 


ADO CAOLLERALAAEO LLL 



















EL MUNDO ILUSTRADO 


El Arte Nipón 


Al simple hojear de los perfolios artísti- 
cos más célebres del día, á la más ligera 
ojeada por los aparadores y bazares de 
una ciudad moderna, al paso rápido por 
salas suntuosas y mansiones de lujo, en 
el arte puro, en el arte decorativo, en el 
drama, en la pintura, en la estatuaria, en 
la novela, por todas partes aparece hoy el 
arte japonés deslumbrando al mundo eu- 
ropeo, no sólo con los prestigios de lo 
nuevo y de lo raro, sino con toda la fasci- 
nación de un gran arte, realmente original 
y poderoso. 

Desde las filigranas de laca que ador- 
nan los houdoir de nuestras jóvenes ele- 
gantes, hasta las maravillas de tallados 
en madera y bordados de telas finísimas; 
desde la tarjeta postal estilo nipón, hasta 
los portentos de ebanistería y labores ri- 
vales de gobelino que se disputan los más 
acaudalados h1gg-lifers, en todo y por to- 
do aparece y triunía la imaginación pere- 
grina de esos pequeños y extraños hijos 
de las mágicas islas orientales. 

¡El nipón está de moda! ¡El artejaponés 
ha invadido y dominado las exhibiciones 
parisienses, el gran whotesale yankee, los 
bric á bracdel nuevo y del viejo mundo! 

Esa invasión irresistible paralela del 
poderío militar y civilizador de los súbdi- 
tos de Mut-suhito; esa victoria de lo frágil 
y de lo delicado, de lo poético y de lo su- 
til, del simbolismo y de la línea; esa vic- 
toria del arte exquisito de los vencedores 
de Kuropatkine, es contemplada con asom- 
bro por todo el mundo occidental, que á 
pesar suyo, se apasiona de ella, y que en 
ella adivina la expansión cosmopolita uni- 
yersal de un pueblo que posee acendrados 
frutos de civilización y prodigiosas intui- 
ciones de arte. 

Muchas de las más novedosas manifes- 
taciones del arte europeo no pueden me- 
nos que reconocer la influencia japonesa. 
Whistler, el gran pintor impresionista, el 
creador—con Carriére—de esa escuela mo- 
dernista de pintura que ha revolucionado 
la estética pictórica y que ha invadido 
desde el gran lienzo hasta las poliformes 
combinaciones de la decoración, Whistler, 
no es más que un brillante discípulo—in= 
consciente quizás—de los procedimientos 
técnicos aplicados por toda la gloriosa es- 
cuela de Hokusai. Mucho antes que en 
Chelsea, mucho antes que en París, el 
“impresionismo” era practicado en Tokio 
y en Yokohama, con toda la feérica com- 
binación de obreros que encantan en las 
telas impresionistas, 

¿Qué caracteres son los que distiguen 
la revolución whistleriana? El desprecio 
delos convencionalismos, especialmente 
de los convencionalismos literarios que 
tanto habian” dañado á la pintura, el sa- 
bio y delicado manejo del “*color” llevado 
á la última sugestión visual y emotiva, y 
por último, la delicadeza extrema del di- 
bujo, la perfección acabada de la línea. De 
estas cualidades, el desdén del conven- 
cionalismo produce la verdad, el manejo 

dela tonalidad aspira á “seguir” la rea- 
lidad, y la pureza de la línea determina la 
exactitud. Tres elementos naturalistas. 

Ahora bien: estos caracteres son los que 
distinguen justamente el arte pictórico 
japonés, envueltos en cierto encanto sutil, 
en cierta gracia vaporosa é intangible, 
que mezclada al simbolismo que preside 
en todo este arte, hace de él algo tan aris- 
tocrático, algo tan refinado, ese algo, en 
fin, inimitable, que marca el sello de todo 
lo que esculpen ó bordan, cincelan ó pin- 
tan las milagrosas manos de estos hechi- 
ceros del Oriente. Sugestión, gracia, at- 
mósfera, equilibrio, tal es la pintura ja- 
ponesa. Y esas cualidades japonesas son 
ahora imitadas por los grandes artistas 








Mas esto no es todo. La audacia de es- 
tos nuevos conquistadores se eleva hasta 
las artes más clásicas. El teatro empieza 
á resentir suinvasión. El escenario, re- 
servado antes á los descendientes direc- 
tos de Thespis, á los hijos legitimos de 
Lope de Rueda y Torres Naharro, á los 


viejos comediantes londinenses, de prosa- 
pia shakespeareana, á los Carrick y á los 
Talma, ve aparecer á estos pequeños, su- 
tiles arlequines, que llevan estereotipada 
la sonrisa aristofanesca, y saben también 
reproducir el alto gesto de la tragedia in- 





Se seca pronto quedando muy duro 
cuando se ensucie sin que por ello se afecten el eolor 6 brillo. 

PINTURAS DE LUSTRE PARA CARRUAJES 88 
Í TINTE DE LUST. E 
h TINTE PARA SUELOS SA PO Ll N 

de barniz y preciosos lustres. Listos para usario y de fácil apiisaeión. 
Estos artículos los hemos estado vendiendo en ese mercado por más de veinte años y hemos 

ciantes en Pinturas le dirán que ninguna otre mercancía dá la misma satisfacción, Haga la prueba 

| y se convencerá da ello. NUBVA YORK. B. U de 4 


BARNICES... 
están hechos de los producir bonitos colores, efectos 
] logrado saberlo que es mente más apropiado para ese clima. Las principales casas nego- 





GBRSTENDORPFE) 


'R BRO: 

















S 


glesa, y el rictus doloroso de los dramas 
ibsenianos. ¡Sarah Bernardt, ve apuntar 
en el horizonte del escenario una rival, la 














Yacco, dueña suprema de los gestos de la 
vida y de la muerte! 

También la música, la hija directa de la 
solemnidad germánica y del lirismo latino, 
la música á su vez se interesa por estos 
curiosos seres, y el propio Pucciniva á 
buscar á las islas encantadas, las inspi- 
raciones de su “Madame Butterfly” y 
Mascagni las de “Iris.” 

Pierre Loti, el exquisito parisiense, pres- 
ta ásu estilo la extraña sugestión de les 
narraciones y descripciones japonesas, y 
poco después, ia novela misma, la forma 
suprema de las letras europeas contem- 
poráneas, muestra admirables maestros 
en ese pueblo prodigioso, y surgen crea- 
ciones como Na=mi-ko, cuya fama gira al- 
rededor del planeta. 

Por donde quiera el japonés triunfa. 
¿Para qué hablar de su avance político, 
de su poder comercial, de sus descubri- 
mientos industriales, de sus sabios como 
Kitasato y Shimose, médico el uno, des- 
tructor el otro, de la humanidad, de quie- 
nes no se sabe quién la beneficie más?. 

No hay quien ignore esto. Y por lo mis- 
mo, repetimos: ¡Nipón, triunfa! ¡Triunfan, 
sí, la civilización y las finas intuiciones 
artísticas de este pueblo singular, cuyo 
secreto en arte consiste en haber combi- 
nado la sencillez con la elegancia, la gra- 
cia con la novedad, y la realidad con la 
poesía, mediante una técnica perfecta y 
una sensibilidad que penetra el alma de 
las cosas y la simboliza en formas imagi- 
nativas de insuperable belleza! 


PIKERTON. 








No deben descuidarse 
LAS ENFERMEDADES DE LA PIEL. 


Los Granos, Tumores, Llagas, Sarpullido, 
Quemaduras, Golpes, Heridas, Panadizos, 
Úlceras y demás enfermedades de la piel, 
las cura con toda eficacia la 


**Pomada Balsámica Maravillosa?” 


porque es la reina de las pomadas, puesto 
que siempre cura, siempre alivia y siem- 
pre es eficaz. 

_Se vende en todas las Boticas y Drogue- 
rías, á 25 centavos Caja. 


¿LE DUELE LA CABEZA? 


Lt 7 








La Cura segura de 
Lane para la Jaqueca 
se recomienda por los 
médicos porque es se- 
gura é inofensiva. 

Fácil de tomarse. 

$0.50 CAJA. 


SANBORN HNOS. 1% SAN FRANCISCO, NO 6. 
Agentes Generales. 


LA REINA 


DE LAS CERVEZAS EMBOTELLADAS 
ESLA 


PRIMA CENTRAL 


=P ERÁ 


ELABORADA POR LA 


Cervecería Central 


S. A, 





TELEFONO 1,198. APARTADO 973, 
FE 


MÉXIGO, D. F. 





LINIMENTO GÉNEAU 


Bolo TOPICO 
reemplazande ol 
Fuego sin dolor mi 


MARCA 
DE FABRICA 


caida del pelo, cura 
rapida y segura de 
” las Cojeras, Espara- 
vanos, Sobrehuesos, 
*Torceduras,otc..ote, 
Revulsivo y resolu= 
tivo inmejorabl 


Paris. 165.Rue S'-Honoré y todas Farmacia2 


HIERRO 
QUEVENNE 


Aprobado por la ACAD.de MEDICINA de PARIS 
El más actlvo y económico, el único 
Hierro inalterable en ¡os paises cálidos. 


Cura Anemla, Gloross, Debilidad. 


ir el Sello dela “Union des Fabricante” 


14, Ruo des Beanx-Arts, PARIS 



















LA ELECTRICIDAD EN LA MEDICINA 


Una hora con el Doctor Leduc. 


En el mundo de la ciencia, hay para el 
público repentinas revelaciones; trabajos 
emprendidos desde hace largo tiempo, dan 
por fin resultados que llaman la atención; 
de esta manera se ha hecho famoso el 
nombre de Estéfano Leduc, profesor de la 
Escuela de Medicina de Nantes. De los 
descubrimientos que ha hecho este grande 
hombre, dos sobre todo son importantes: 
utilizando de cierta manera una corriente 
eléctrica, el Dr. Leduc duerme profunda- 
mente á los animales, y es de esperarse 
que este método, una vez perfeccionando, 
venga á reemplazar al cloroformo, del 
cual se saben los peligros. Su segundo 
descubrimiento no es menos curioso: en 
vez de hacer tomar las medicinas por la 
boca ó de inyectarlas bajo la piel, las hace 
atravesar la piel, dejándola intacta, por 
medio de la electricidad, en los tejidos que 
setrata de curar. 

Las siguientes notas, tomadas por una 
persona que tuvo una entrevista con el 
sabio, darán una idea de la marcha de sus 
trabajos y de la magnitud de su obra. 





El Dr. Leduc explicando sus 
trabajos, 


* 
** 

De talla media, delgado, de cabellos gri- 
ses, pero conservando un aire dejuyen- 
tud, el Dr. Leduc nos hizo con gran afabi- 
lidad los honores de su laboratorio. 

“Hace muchos años,—nos dijo, —que los 
médicos se sirven de corrientes eléctricas 
para tratar ciertas enfermedades, pero en 
verdad apenas conocemos la fuerza mis- 
teriosa que se llama desde hace 2,000 años 
electricidad. 

El sueño eléctrico es un ejemplo; ved un 
conejo preparado al efecto, tiene la cabeza 
y el lomo rasurados, pero no se siente 
mal puesto, que se dedica á roer las hojas 
de col que tiene á su lado.” 

Hablando así, el Dr. Leduc desató los 
electrodos de una pila, fijó uno sobre la 
cabeza, y el otro sobre la espalda del ani- 
mal, é hizo pasar la corriente. 

Inmediatamente el conejo cayó sobre un 
lado, inclinó la cabeza, cerró los ojos y se 
quedó profundamente dormido; tuvo algu- 
nas sacudidas, algunos sobresaltos, aná- 
logos á los que se observan en el período 
de excitación que provoca el cloroformo. 
Mientras el conejo dormía, el doctor con- 
tinuó: 

“Como veis, el animal duerme, tal yez 
sueña con sus hojas de col, pero duerme 
con sueño verdadero, y os será difícil des- 
pertarlo, podéis sacudirlo, picarlo, no 
siente nada, y esto puede prolongarse 
hasta ocho horas; ahora, si queréis que 
despierte, interrumpo la corriente.” Lu 
hizo asíé inmediatamente el conejo se 
levantó y se puso de nueyo á comer sus 
hojas de col. 

—¿Esta corriente que atraviesa el cere- 
bro, no ofrece algún peligro? pregunté al 
doctor; en América ejecutan á los crimina- 
les por medio de corrientes eléctricas. 

—No, contestó el sabio, porque en Amé- 
rica se sirven para las ejecuciones de co- 





Tratamiento de un enfermo por 
medio de la ¡onisación. 





A IODERNADOR 
RELOMIENDA 


COMO REMEDIO 
PARA EL CATARRO. 











“Tengo tal confianza 
en amigos prominentes 






do la Peruna, 


tónico.” 
John W. Hoyt. 


Victoria Flats, 
Washington, D. C. 


CAPITOLIO de WYOMING, E. U. de 4 


Entusiasmo Natural. 

Cuando una persona ha sido asistida 
en curarse de una enfermedad crónica, 
después que otros remedios han fallado, 
es muy natural que el entusiasmo in- 
duzca á los pacientes á publicar la 
verdad. - 

En grandes servicios, es natural que 
haya gratitud. 

Este es el único medio por el cual 
puede posiblemente explicarse que, tan- 
tas personas prominentes recomienden 
la Peruna. 


Personas De Responsabilidad. 
ERSONAS que desempeñan cargos 
de gran responsabilidad son por lo 
general muy ocupadas. 

Tienen poco, Ó ningún tiempo que 
emplear en asuntos particulares. 

Es por lo tanto, muy raro que personas 
tan ocupadas se dispongan á recomendar 
una medicina. 

Aún mas, hombres prominentes no les 
gusta dar sus recomendaciones para 
asunte mercantiles. 

Recomendaciones Raras. 


Es verdaderamente raro que oficiales 
públicos, como gobernadores, senadores, 
diputados, consules, etc., recomienden 
publicamente medicinas de patente. 

Es por lo tanto, un gran triunfo para 
la Peruna que haya obtenido la absoluta, 
recomendación de tantos hombres promi- 
nentes. 

Miles de oficiáles públicos de reputa- 
ción nacional entusiastamente se han 
declarado, por medio de la prensa, en 
de la Peruna, 

Hecho Notable. 

No hay medio de explicarse el porqué 
de tal hecho, excepto que, la Peruna 
tiene extraordinarios méritos. 


Resultados. 


Pocos frascos de Peruna alivian una 
enfermedad crónica de muchos años, y 
es casiimposible reprimir el sentimenio 
de gratitud que provoca. 

Catarro De La Cabeza Y Garganta. 

Sr. José Reiss, de St. Louis, Missouri, 
3424 N. 14th St., escribe como sigue: 

“Tuvécatarro dela cabeza y garganta, 
y con cinco frascos de Peruna y dos 
frascos de Manalin me curé; 

“Creo que la Peruna es el mejor tóni- 
coque he usado, y aconsejaría que la usá- 
ran todos los que padecen de catarro.” 

El Dr. Hartman regalará su librito 
titulado “Las Enfermedades de la Vida” 
á todo el que lo solicite. 

Dirección: Dr. Hartman, Presidente 
del Sanitario Hartman, Columbus, Ohio, 
E. U.de A. 





Si desea consejo médico gratis, es- 
criba al Dr. Hartman, Presidente del 
Sanitario Hartman, Columbus, Ohio, 
E. U.de A. 





que han usado y recomenda- 
que creo el 
justicia que es buen remedio 
para el catarro, y excelente 


(le WYOMING, E.U. de A, 
LA PE-RU-NA, 


COMO TÓNICO 
EXCELENTE, 


Ñ 
a 

















Fiebre Catarral. 


La Sra. W. K. Good, de Broadway, 
West Virginia, escribe como sigue: 

“Cuando tenía quince años de edad, 
padecía de fiebre catarral, y por nueve 
años padecí de catarro en la cabeza. 

“Por descuidos mios, se me pasó á la 
garganta y la nariz. Despues de con- 
sultaral Dr. Hartman, usé Peruna por 
cuatro meses, según suis consejos, y 
estoy hoy enteramente bien, y gozo de 
entera salud. 

“Carezco de palabras con que elogóar 
altamente la Peruna. La Peruna alivia 
todas las enfermedades para que está 
recomenda.” 


E Perdió Esperanzas De Curarse. 


“Hacían años que me sentía enfermo, 
y temí no poderme curar, porque ya 
había usado una infinidad de reme- 
dios que me recomendaron. Me medi- 
ciné por dos años sin obtener alivio, 


Ultimo Recurso. 


“¿Como últimorecurso probéla Peruna, 
y con placer digo, que en corto tiempo 
me curó completamente. 

“Hace mas de un año que no me siento 
enfermo, y con placer “recomiendo, la 
Peruna, porque me libró de muchos 
syfrimientos,” 



















Verdadera Manantiales 


Agua Mineral del Estado 
Natural de Francés. , 
S BIEN ESPECIFICAR EL NOMBRE 


VICHY CÉLESTINS + romeo sn 


y Afecciones de la Vejiga. 


VICHY GRANDE-GRILLE "ems 


Higado. 


VICHY H 0 p ITAL Enfermedades del Estómago. 


PASTILLES — SELS— compPRImEs VICHY-ÉTAT 
YI 











OQUELUCHE 


(Toses nerviosas) 
Curación rápida y segura 


CON EL 


JARABE MONTEGNIET 


A FOURIS, 9, Faubourg Polssonnlére, PARIS 
MEDALLA DEORO, Paris 1897 
_De Venta en las princivaler Farmacias. 


SEÑORAS 
EL, APIOL :::s 
D” JORETyHOMOLLE 


Cura las Dolores, Retardos 
Supresiones de los Menstruos 
Fis SEGUIN,165,R.St-Honoró,Paris, y todas Farm, 
































Avisos Recomendados 





Compañía Bancaria de Obras y 
Bienes Raíces. 

Departamento de Bienes Raíces: 
2a. de las Damas 3 y 4, 
Gerente: Víctor M. Garcés. 
Compra y venta de casas, terrenos 

y haciendas. 





Compañía Bancaria de Obras y 
Bienes Raíces. 


Departamento Bancario. 


Prolongación del Cinco de Mayo núm. 31. 
Gerente: Xavier Icaza y Landa, 
Se reciben depósitos pagando intereses 
muy liberales. 


Trajes para Niños y Niñas 


DES NAnOS o Aol 
De + » , Paraniños.. 1.75 
Einfinidad de clases más. 
“LA SAMARITANA” 


Empedradillo Núm 3. 








Loeb Hermanos, la. de Plateros y 
Alcaicería. 


La Cristalería 


mejor surtido de México. Sus 
precios no tienen Competencia. 


CORSES, 


Hechos ó sobre medida. La uni- 
ca casa especialista en el ramo es 
la Sedería y Corsetería Francesa 





Refugio Num. 13. 


Sombreros 


Para Señoras y Niños los más ba- 
ratos en la “Ciudad de París,” 





Primera de Plateros, 16 





Las Damas más elegantes son 
clientes de 


AnPalaisLoneehan 


2a. de Plateros B. Alphand 


Pje sobre. medida 


Para caballeros. La Sastrería 
mejor montada Miranda Hermanos 
Rebeldes núm. 143 











1 / 


Oficina de 


“Baden Powell” 


fabricados por WELCH MARGETSON 800. L 


sPídanse 
en las 


Sprinci- 
London Erales 
depresentante: S. H. A. de Lima E... 
) Muestras: San Juan de Letran 5Y5 ¿50 
MEXIGO, D- F. ¿serías. 





México, la. de 








Gran Joyería y Relojería 


AR OREA 


ENRIQUE G. SCHAFER, Sucs. 


Plateros 12 y 14,—Apartado 271. 
dub 


Pida Usted el Nuevo Catálogo Ilus- 
trado de Relojes y Joyas 
con 380 Dibujos. 


pb 


Agencia de los Afamados Relojes 
de Precisión 


“OMEGA” 












Sylvanis 
La Belle Héléne 


QUINTESSENCES 


Perfumeria GELLÉ FRERES, Paris., 


¿ Idylle Bouquet 
Royal Mondain 










EL MUNDO ILUSTRADO 


rrientes inducidas, cuyos efectos son 
otros, y las corrientes con que yo produz- 
co sueño son interrumpidas de la base de 
tensión, y sólo tienen por objeto abolir la 
sensibilidad y el movimiento. 

Ahora, si la corriente se hace más in- 
tensa, suspende los movimientos del co- 
razón y del aparato respiratorio, y mata- 
ría, sin duda, al animal, sólo que dulce- 
mente y sin hacerlo sufrir; así es, que es- 
tas corrientes son más humanas que las 
empleadas en América para ejecutar á los 
criminales. 

—La experiencia es hermosa, doctor, 
¿pero se logrará en un hombre lo mismo 
que en un conejo? 

—Perfectamente, yo mismo me he hecho 
dormir así, y recuerdo las sensaciones 
experimentadas: primero sentí una espe- 
cie de excitación en los nervios superfi- 
ciales, hormigueo en los dedos, algunas 
contracciones en los músculos de la cara 
y el cuello; después bruscamente sentí 
que no podía hablar ni hacer ningún mo- 
vimiento, sin embargo oía todo lo que se 
hablaba, pero como muy lejos, sentía tam- 
bién cuando me tocaban ó me picaban, pe- 
ro estas sensaciones estaban igualmente 
debilitadas; no llevé más lejos la expe- 
riencia, así es que no podría deciros has- 
ta qué punto se podría reemplazar en las 
operaciones quirúrgicas el sueño eléctri- 
coal cloroformo. 

—¿Al despertar no sentísteis nada de 
particular? 

—Sí, una cosa muy curiosa: una gran 
lucidez, una especie de bienestar cerebral, 
y esto lo había notado ya en ciertos en- 
fermos. Recuerdo un anciano á quien cu- 
raba por electricidad de una parálisis fa- 
cial, mucho tiempo después de estar com- 
pletamente curado, venía á pedirsu se- 
sión deele trolisis cerebral, pcr lo bien 
que se sentía después. 


* 
e 


—Lograr la insensibilidad por la electri- 
cidad es precioso, pero se afirma que aún 
habéis conseguido algo mejor: curar las 
enfermedades haciendo pasarlos remedios 
á través de la piel, esto es, la ionisación. 
¿Es tan importante como el sueño eléc- 
trico? 

—Más aún, respondió sonriendo el Dr. 
Leduc. 

He aquí una probeta con una solución 
de cloruro de sodio; al lado dela sal seen= 
cuentran átomos libres de las dos subs= 
tancias que la forman: cloro y sodio; ectos 
átomos son los que Faraday ha llamado 
ions. Pongamos dentro de la solución los 
electrodos de una pila, la corriente des- 
comnone la sal, los ¡os de cloro que ya 
existían y los que se forman van á depo- 
sitarse al polo positivo, los 70ns de sodio 
alnegativo. 

Ahora, en vez de hacer pasar una co- 
rriente en la solución, sumerjo un ser vi- 
vo: una rana. Para llegar á los electrodos 
de la pila, los ¿ons tendrán que atravesar 
el cuerpo del animal, el cual lo permite 
porque el organismo vivo es buen conduc- 
dra he aquí una experiencia que lo prue- 

a. 

Tomó el conejo rasurado quese había 
dormido de nuevo por medio de la corrien- 
te eléctrica, y le aplicó enel lomo una 
compresa empapada en una solución de 
sulfato de estricnina. Creí que el animal se 
envenenaría rápidamente, pero no daba 
muestras de ello, 




























Conejo do:mirtto por una Corriente 
eléctrica. 
Conejo intoxicado por la ¡onisación. 


—Noos asombréis, dijo el doctor, aunque 
se introdujera completamente al conejo en 
un baño de sulfato de estricnina, nava le 
pasaría mientras su piel estuviera intacta, 
porque no absorbe el veneno; pero basta 
colucar un electrodo sobre la compresa y 
fijar el otro en la espalda del animal; ved- 
lo ahora. 

En efecto, el conejo fué presa de terri- 
bles convuisiones, y murió en el espacio 
de algunos minutos. 

—¿Qué ha pasado? 

—Los sons de estricnina, transportados 
por la corriente, atravesaron la piel y se 
fijaron en los tejidos y el envenenamiento 
se ha producido como si la substancia hu- 
biera sido tomada inyectada bajo la piel. 
Lo mismo puede hacerse con las medici- 
nas, en vez de papeles, píldoras y obleas, 
gotas y cucharadas que acaban por enfer- 
mar el estómago, se les hace nenetrar en 
los tejidos por medio de la corriente, 

—éY los resultados serán tan seguros 
como los otros medios terapéuticos? 

—05 diré, respondió el Dr. Leduc, que 
la ¿onisación solo se emplea en ciertas en- 
fermedades, pero en los casos á que seha 
aplicado produjo buenos resultados. Yo lo 
he visto en casos de neuralgias faciales, 
tratadas así por medio de compresas de 
salicilato de Sosa y corriente eléctrica. 

Un ¿on muy singular es el de zinc, que 
se forma en las soluciones de cloruro de 
zinc, hace dos cosas á la vez: desinfecta 
las llagas y detienela cangre. 

Estas dos cosas las hace mejor que to- 
dos los remedios antisépticos y hemostá- 
ticos. 


* 
ne 

He aquí la importante relación de los 
recientes y grandes descubrimientos del 
sabio Dr. Leduc, que están llamados, sin 
duda, en un porvenir no remoto, á causar 
radicales cambios en los métodos curati- 
vos, á hacer revolucionar la medicina. 


HE TIE o A 
3 q E <b, A 


¿4 
EN 
Sy 


AA 








“FLOR DEBELLEZA > > 
POLVOS ADHERENTES 


E INVISIBLES 


-— CALLIFLOR 


RA, PUREZA, PERFUME IDEAL. — Comunica al rostro una maravillosa 

Ud hellez+, una blancura perfecta y un aterciopelado incomparable. 

: l Rosa y Raquel Blanco de una pureza 

luta. Son los polvos de arroz de las reinas y los reyes de los polvos de arroz. 
2 GNEL, Perromista, 16, AVENUE DE L'OPÉRA, PARIS. 


en cada una de los colo, 












a EDAD CRÍTICA 


El Elixir de Virginie Nyrdahl es soberano contra todos los accidentes de 
la menopausa ó sea el retorno de la edad : hemorragias, congestiones, 
vahídos, ahogos, palpitaciones, gastralgias, desórdenes digestivos y ner- 
viosos, estreñimiento, etc. E birá Nyrdah1,20, RuedeLa Rochefou- 
Ccauld, Paris, para el envio gratuito del folleto explicativo. Exijase la 
firma degarantia Nyrdah1.— Venta en todas las Droguerías y Farmacias. 












EL MUNDO ILUSTRADO 


VINO DESILES 


EL MEJOR TÓNICO Y EL MÁS EFICAZ N 

























































































de 


7 Tas] ab 
A 
y ar 





E 


De As ES 
Luco IN y Zee A a A NE 
z 7 z z (27 : 


1 A ebcellal Due Gocditog" 
NUUMEROLIR 1 NA 
PA 

YA 


DY 

















El Vino Désiles apreciado por los principales Artistas de Teatro, 
se vende en todas las Boticas. 
































El PER Mí E 


Grandes Almacenes de Novedades 








wpaerados 9, ROBERT GQ 60. mexico. o. 


NUEVO Y ESPLENDIDO SURTIDO DE COMECCIONES, 


Paletots y blusas de seda, últimos mo lelos; Refajos, Matinées, Boas y 
Collets de gasa, velos seda para automóvil «. 


Sombreros modelos para Señoras y Señoritas. 


Trajes y faldas en cachemira, velo de París, alpaca y piqué. 





Sombrillas, Abanicos, Cinturones, (ae Listones, Encajes, Tiras bor- 
Guantes y mitenes. de dadas, Pasamanerías. 


== y ES ES —— 


PY Bramantes 
Alemaniscos 


Incomparable O) Al Gran depar- 
surtido de ln= 4) E li dies =, tamento de ca- 
permeables pa= | / / II , simires  Ingle- 
ra Señoras y Wi f 1 ' p ses y France- 
Caballeros. 


Bxposición permanente de Muebles, Ajuares 
de (las clases é á precios sim PS Loa: 





























FL MUNDO ILUSTRADO 


Registrado como artículo de segunda clase, en 3 de Noviembre de 1894.—Impreso en papel de las Fábricas de San Rafael. 





Año XIV—Tomo II México, 7 de Julio de 1907 Número 1 





El Vaticano ante la Conferencia de la Haya. 





S. S. PIO X. 


(Fot. Underwood E Underwood. —New York.) 

““Admítese generalmente que los representantes de España y Austria en la Conferencia de La Ha- 
ya, presentarán una queja formal del Vaticano contra el gobierno francés. 

La queja del Vaticano no se relaciona con las medidas de la ley de separación. Está basada sobre 
las leyes internacionales. Dice que dichas leyes fueron violadas por el gobierno francés, en tres circuns- 
tancias sucesivas, y que esa violación tuvo por objeto provocar hostilidades contra un poder incapaz de 
hacer la guerra por defender sus derechos.” 

(Despacho de la AGENCIA REGAGNON.) 














































































































Fundador y Propietario, 
LIC. RAFAEL REYES SPINDOLA 
Director, 
LUIS €. URBINA 
Gerente, Secretario de Redacción, 
LUIS REYES SPINDOLA JOSE GOMEZ UGARTE 


Subscripción foránea, por trimestre $ 4.50 
En la capital, al me: 1.25 
Números sueltos... 0.50 














Los asuntos de redacción deberán tratarse directa- 
mente con el Secretario. 


LO VIEJO Y LO NUEVO 


Lo nuevo, en rigor, noes más que la resu- 
rrección de lo viejo. Salvo en el mundo de la 
ciencia abstracta y de sus aplicaciones indus- 
triales, en donde á cada paso surgen verdades 
estupendas é inventos prodigiosos é inespera- 
dos, en todo lo demás, usos, costumbres, modas, 
el hombre se repite y cree crear ahí donde no 
hace más que imitar y reproducir. 

La moda bastaría para demostrarlo hasta la 
evidencia. «Alta novedad, » « Estupenda crea- 
ción,» dicen los rótulos de las casas de modas y 
las crónicas de los periódicos para las damas, 
y esa novedad y esa creación consisten en re- 
sucitar el peinado griego, el chambergo mos- 
quetero, el peplum romano ó el tontillón Luis 
XVI y combinarlos en armoniosas incongruen- 
cias de tiempo, de lugar y de concepción. 

Hoy nadie se baña sino á la rusa ó á la turca, 
lo que no es, en suma, sino el resurgimiento del 
temascal. No media, ni mucho menos, un abis- 
mo entre el coturno y el borceguí; la mitra re- 
sucita la tiara oriental; las casullas, báculos y 











demás attrezo del culto proceden de la India 
y del Egipto; el estilo gótico remeda, de más ó 
menos lejos, la vegetación, como los tres esti- 
los griegos reproducían la geometría de Eucli- 
des; y sobre que Vico llegó á creer que la evolu- 
ción humana, semejante á la de los astros, era 
cíclica, es decir, reproducción monótona y con- 
tinua de estados anteriores, como la sucesión 
de las estaciones ó las faces de la luna, Spencer 
en «El Individuo contra el Estado» no hace 
más que reeditar el inveterado individualismo 
anglo-sajón, y Comte, en lo que podría llamarse: 
«El Estado contra el individuo» no hace más 
que reimprimir la frase «El Estado soy yo» 
de Luis XIV que ya los papas, los jacobinos y 
Bonaparte, grandes innovadores al parecer, 
habían practicado en grande escala y con pro- 
cedimientos de sangre y de fuerza, dignos de 
todo elogio. 

Nihal novi sub sole, dijo Salomón, y apoya ó ex- 
plica su afirmación agregando: ¿Qué es lo que 
ha sido?—Lo que será.—¿Qué es lo que será?— 
Lo que ha sido. 

Voltaire afirma que todas las frases célebres 
de los grandes hombres, las habían pronuncia- 
do antes otros grandes hombres; Reynaud, por 
medio de un razonamiento peregrino, pretende 
probar que con sólo que haya algo nuevo bajo 
el sol, todo tendría que ser nuevo, y el caballero 
de Arvieux atribuye nada menos que á Santa 
Elena la invención del telégrafo. 

Ante estos hechos y estos argumentos la es- 
tupefacción nos invade y llegamos á ser capa- 
ces de creer que el Puente de Brooklin es un 
viejo acueducto romano ó que la Torre Eiffel 
es un antiguo palomar de Vercingetorix. 

¿Qué son todos nuestros actos y qué todas 
nuestras formas sociales? Remedos, trasuntos, 
imitaciones más ó menos lejanas, reproduc- 
ciones más ó menos atenuadas de actos y de 
hechos que remontan al origen mismo de nues- 
tra especie y alcanzan á veces á los usos y cos- 
tumbres de la vida animal. 

El beso es una atenuación de la mordida; la 
palmada amistosa en el hombro, residuo del 
zarpazo; el abrazo, remedo de la lucha; la son- 
risa, imitación de la amenaza. Cuando el cor- 
tesano «dobla la dorsal espina» en presencia 
del príncipe, no hace más que copiar la actitud 
del siervo ante su señor, y el chocar de las co- 


pas en los banquetes es reminiscencia del acto 
galante que consistía en servir el anfitrión 
vino de su propia copa á sus comensales. 

Vivimos á expensas de lo pasado en propor- 
ción cada día más grande. Loque fué anima 
sin cesar á lo que es y animará á lo que ha de 
ser en mayor escala aún, y así como el pan que 
nos nutre noes en rigor mas que el «humus» de 
las generaciones desaparecidas, las ideas, los 
sentimientos, los usos y las costumbres no son 
sino la metamorfosis de los principios, de las 
tendencias y de los hábitos de los que nos pre- 
cedieran en la vida. 

La influencia de lo viejo es tal y tan grande 
en estética que multitud de cosas, de senti- 
mientos y de ideas acaban por ser bellas en 
fuerza de ser arcaicas y que las rugas que las 
surcan y las canas que las cubren bastan á re- 
vestirlas de majestad y de grandeza de que 
carecieran cuando jóvenes á la manera que mu- 
chas mujeres no llegan á ser hermosas sino en 
la ancianidad. 

De este hecho derivan nuestro amor á lo ar- 
caico y á lo vetusto, las bellezas del torreón de- 
rruido y de las caóticas ruinas de los antiguos 
monumentos. 

De ese influjo de lo que fué, sobra la esencia, 
y la forma de lo que es, nace y con ella se forti- 
fica el culto á los muertos, cuya actividad se 
perpetúa en la nuestra y la fecunda. Tal pa- 
rece que lo que ha muerto gobierna aún á lo 
actual y lo viviente, y que de los sepulcros sale 
la actividad que en germen bulle en las cunas 
y que en plena expansión se agita, florece y 
fructifica en los campos, en los talleres, en las 
academias, en los gabinetes de los sabios y en 
los estudios de los artistas. 

Y es que esa inmanencia delo viejo en lo 
nuevo, esa conservación del pasado en el pre- 
sente proviene de la unidad de la natura- 
leza humana, unidad que en lo fundamental 
perdura á través de la infinita variedad de sus 
manifestaciones exteriores. Por eso el amor es 
siempre viejo y siempre nuevo; poreso loson la 
gloria y la belleza y por eso cada vez que crea- 
mos ó que innovamos no hacemos ensuma más 
que exhumar antiguas momias y revestirlascon 
las vestiduras más ó menos ricas de otras mo- 
mias. 





Dr. M. FLORES. 


SS 

















Recordando 


(De un libro inédito.) 





La noche, con lentitudes de con- 
valeciente, se acerca á la aurora. 
Y por los vidrios de la ventana de 
su cuarto, en aquel retiro apaci- 
ble—donde el paisaje campestre 
vierte alegrías vegetales—Carlos 
de Urbino, insomne, contempla un 
trozo de cielo, vagamente ilumina- 
do por los astros. Sobre el fondo 
azul, las nubes se diluyen como 
copos de espuma. A distancia, la 
ciudad resplandece. Cerca, los 
árboles de un parque se perfilan 
con irrealidades fantásticas. En la 
calle inmediata, el silencio aletar- 
ga las palpitaciones de la vida. 

Carlos de Urbino piensa. En la 
tarde, un piano, en el piso bajo, lle- 
vó hasta él fragmentos de músicas, 
familiares á su oído; y su nerviosi- 
dad enfermiza, le hizo vibrar en el 
cerebro células que guardaban, co- 
mo películas edisonianas, sensacio- 
nes de otros tiempos; memorias de 
un pretérito lleno de entusiasmos, 
de creencias santas y de aspiracio- 
nes nobles. De entonces á hoy ¡qué 
cambio tan desoladoramente radi- 
cal en su espíritu! Sin explicarse el 
motivo, su existencia, desde hace 
bres, cuatro años, se ha visto rodea- 
da de negruras, de asechanzas, de 
deslealtades incalificables. Las 
fuentes todas desus goces, de sus 
sueños de arte, de sus afectos ínti- 
mos, una voluntad hostil, de male- 
volencia demoniaca—como las di- 
vinidades del Mal de las teogonías 
orientales—las emponzoñó artera- 
mente; y así sus días, uno por uno, 
han tenido para élamarguras, tris- 
tezas, dolores, enervamientos infi- 
DIOS Y Carlos de Urbino, al 
escrutar mil veces su pasado, bus- 
cando la causa, encontraba siem- 
pre el misterio, viendo tan sólo 
sombras espesas, que resbalaban, 
sin mancharla, sobre la blancura 
diamantina de su conciencia,..... 
Odios, envidias, traiciones, cobar- 
días de intrigas desconocidas. .. 
¿Por qué todo eso? ...Pero conti- 
nuaba la ruta, invulnerable en su 





altiva moral, dejándoles á los viles, 
como castigo, la humillación y la 
vergiienza de ellos mismos por esas 
vilezas. 


Ahora hay, para las laceraciones 
de su alma, uno de esos períodos 
de sosiego, de mansedumbre espi- 
ritual, productos del bien en sus 
heroicas victorias contra la perfi- 
dia, numerosa y proteiforme. Este 
estado benéfico, pródigo en germi- 
naciones de nuevos entusiasmos, de 
saludables concordias con la vida, 
podría ser permanente. Y aunque 
su insomnio le agita con lige- 
ras vibraciones febriles, sus ner- 
vios, ideas serenas, impregnadas 
de melancolía —de una melancolía 
que no llega á los desconsuelos de 
la tristeza—surgen y se amplifican 
en su mente..... Sí, él nació dota- 
do de facultades selectas, conduc- 
toras á las cosas buenas, y por bue- 
nas, bellas, del mundo. Tuvo ener- 
gías potentes para el cultivo de su- 
yo intelectual; y en un medio en- 
tonces refractario, hizo consu ce- 
rebro lo que el escultor con el blo- 
que marmóreo, de donde saca las di- 
vinas armonías de la forma. Y sus 
primeros añosde hombre fueron, de 
esta suerte, fértiles en placeres pu- 
ros, en sensaciones imponderable- 
mente luminosas. .... 

Como en una síntesis plástica, y 
por lo mismo palpable á su recuer- 
do, se le presenta esa época vernal 
de su existencia. Versos antiguos, 
olvidados en rincones obscuros de 
la memoria, se iluminan, y otra 
vez le murmuran sus ritmos, en 
que se contenían todos los fervores, 
todos los encantos de la juventud 
y del amor......Carlos de Urbino 
enciende un cigarrillo. La noche 
pierde poco á poco, como diluidas y 
borradas por un celeste esfumino, 
sus galas de sombra; dijérase que 
se desnuda para revestir el ropaje 
nupcial del alba. Un arco men- 
guante de luna asoma por entre las 
copas frondosas del parque; acentúa 
contornos; revela, en las vibracio- 
nes de las ramas, retozos madruga- 
dores de la brisa, y penetraado, con 
castidades de desposada, por los vi- 
drios de la ventana, construye en 
el piso un lago de argento, y en los 
muros flores lumíneas. El insomne 
continúa su monólogo mental. 








Lo inesperado, de pronto,—al 
través de angustias y padeceres 
inenarrables—lo situó en el torbe- 
llino mareante de una gran ciudad. 
Cuando llegó, tenía aún en las pupi- 
las el horror de aquellasu travesía, 
de más de una semana, por la enor- 
me cordillera andina, donde el in- 
vierno soplaba en tempestades ira- 
cundas, abría en la nieve abismos 
insondables, fabricaba aludes des- 
tructores, esparcía temperaturas 
polares......El hervor alegre, de 
refinamientos parisienses, de aquel 
centro, desvaneció rápidamente esa 
impresión triste; y al poco tiempo 
se encontró allí como en su ambien- 
te natal, en el mismo nivel de cul- 
tura de la agrupación de espíritus 
selectos que actuaban de manera 
fructífera en el vasto campo de la 
idea. Fué uno de «ellos,» y dió y 
obtuvo sinceridades de cariño fra- 
ternal, excluyentes de las envidias 
bastardas y las emulaciones ofen- 
sivas. Su naturaleza física, sufrió 
muchas yeces los desgastes de las 
rudas tareas cotidianas: producción 
múltiple y constante, en la verti- 
ginosa información de la prensa, 
que niega á yeces al cerebro la ne- 
cesaria fecundación de las savias 
del pensamiento. Pero su alma, en 
cambio, sentíase en plenitud de fe, 
de un optimismo sano é idealiza- 
dor, á cuya virtud convertíanse en 
arquetipos todas las manifestacio- 
nes de hermosura ofrecidas á su 
impresionabilidad fecunda. Aunó 
allá también, como en la tierra- 
patria, su vida de artista y la 
social; y el extenso medio, donde 
se desenvolvía su existencia priva- 
da, de esplendores exteriores y de 
sencilleses patriarcales en la fre- 
cuentación íntima, contribuyó efi- 
cazmente al modelado perfecto de 
las esencias nobles de su ser. 

Como consecuencia lógica de su 
vida, á un tiempo mundana y ar- 
tística, volvió en su corazón á flo- 
recer intensa y generosamente el 
DWibarocoss ye Los fragmentos en 
la tarde oídas, de partituras de 
los compositores modernos, eran 
los mismos que en noches inolvida- 
bles mecieron su sueño amoroso. Y 
en Carlos de Urbino se precisa, con 





<< SS <SS 





maravilloso poder de evocación, la 
figura encantadora de la amada de 
entonces. La ve en la sala radian- 
te del fastuoso teatro, en horas m 
gicas de deleites estéticos. Circui- 
da de constelaciones de mujeres jó- 
venes, ricas de lujo y de belleza, 
ella, rubia, blanca, entre las claras, 
sedosas nubes del vestido, desta- 
cábase cual la perla única, como el 
lírico lirio humano que perfuma los 
versículos del Libro de los Cánti- 
cos. El soberano prestigio de su 
forma, compuesto de sutiles con- 
cordancias de matices y de líneas, 
esclavizaba el homenaje unánime; 
y él, su adorado místico, gozaba en 
secreto la alegría suprema de po- 
seer para sí solo la atención de esos 
sus ojos, de ternuras celestes y lle- 
nos de elocuencia enamorada. La 
mira también en las reuniones ín- 
timas de las casas amigas y en casi 
familiares paseos campestres. Y es- 
cucha su voz, en susurrantes con- 
fesiones de la pasión que triunfa 
de las timideces de la virgen; sien- 
te el abandono, en la de él, de la 
mano pequeña y suave, en cuyos 
estremecimientos había revelacio- 
nes inefables, mientras en torno de 
ellos revoloteaban, como hadas pro- 
tectoras, risas cristalinas, discre- 
teos amables, extraños ásu amor... 
Pero todo aquel divino comienzo de 
una dicha, entrevista por ambos 
como suprema, no tuvo su cristali- 
zación real. Imprevista y misterio- 
sa como el crimen, brotó y conden- 
sóse la tiniebla de hostilidades 
agresivas, obligándolo á alejar- 
se de la ciudad filialmente que- 
rida. Y ya el resplandor de ese pa- 
sado iba perdiéndose en una niebla 
cada vez más espesa.... 

Absorto en estas evocaciones, 
Carlos de Urbino contempla, al tra- 
vés de los vidrios de la ventana — 
perlados por lás humedades noc- 
burnas—en las palideces del cielo, 
la aparición de la aurora. Y aque- 
llas como blancas sonrisas de la luz 
le acarician el rostro con la dulzura, 
de una esperanza 





Julio.—1907. 


Darío HERRERA. 





HOGAR DE DUELO 


Una terrible pesadumbre aflige al Sr. Vice- 
presidente de la República D. Ramón Corral y 
á su digna esposa la Sra. Doña Amparo Esca- 
lante de Corral: su pequeño hijo Alfonso mu- 
rió el 28 del pasado, víctima de una afección 
para la que la ciencia médica no tuvo, por des- 
gracia, recurso alguno que pudiera vencerla. 





Fot.Clarke. É 


El niño, que estaba para cumplir dos años, 
era el encanto de la familia del señor Vicepre- 
sidente. La noticia circuló desde el primer mo- 
mento entre las numerosas y distinguidas amis- 
tades con que cuentan entre nosotros los Sres. 
Corral, y todas se apresuraron á hacerles pre- 
sentes sus más sinceras manifestaciones de 
condolencia. 

La misma noche en que ocurrió el falleci- 
miento, fué comunicada la triste nueva al Sr. 
Gral. D. Luis E. Torres, con el objeto de que la 
trasmitiera al Sr. Corral, que se encontraba en 
Hermosillo y que días antes había hecho una 
visita ásu ciudad natal, Alamos, siendo allí 
agasajado porel vecindario con grandísimo en- 
tusiasmo. 

Los funerales del niño Alfonso, cuyo retrato 
publicamos, se efectuaron el día 29, en el Pan- 
teón de Dolores, concurriendo á ellos el señor 
Presidente de la República y un numeroso gru- 
po de particulares y altos funcionarios de la. 
Administración 


EL MUNDO ILUSTRADO 


_<El Mundo Ilustrado» envía al señor Vicepre- 
sidente de la República y á su muy estimable 
señora esposa, el pésame más sentido. 


a 
LA FERIA DE TEXAS 





Una Comisión ante el señor Presidente de la República 


En su residencia de Chapultepec recibió el 
señor Presidente de la República el miércoles 
último á la comisión de texanos prominentes 
que vino á México desde San Antonio con el 
exclusivo objeto de invitarlo para que concu- 
rra ála gran Feria que habrá de celebrarse 
dentro de poco en aquella ciudad. 

Al frente de esta Comisión se presentó Mr. 
Slayden, Diputado por Texas al Congreso de los 
Estados Unidos, quien pronunció un discurso 
lleno de frases afectuosas para nuestro país y 
para su ilustre Gobernante. Al hablar de la 
próxima exposición, el señor Slayden solicitó 
del señor General Díaz que, como en años ante- 
riores, se sirviera acordar la participación ofi- 
cial de México en el certamen. 

Muy agradecido por lainvitación de que era 
objeto, personalmente, y por la distinción he- 
cha á nuestro país, el Primer Magistrado con- 
testó al discurso del jefe de la comisión de te- 
xanos, haciéndole presente su reconocimiento 
y manifestando vivísimosdeseos de que la amis- 
tad que une á las dos naciones sea cada vez más 
estrecha. 

Acontinuación, Mr. T. Harris, como Presi- 
dente del Club Internacional de San Antonio, 
hizo entrega al señor General Díaz del nombra- 
miento que lo acredita como socio honorario 
del mismo Club, distinción que igualmente ha 
sido conferida al Presidente Roosevelt. El Su- 
premo Mandatario hizo también presentes sus 
agradecimientos á Mr. Harris, rogándole los 
transmitiera á sus consocios. 

La audiencia fué en extremo cordial; la Co- 
misión salió de Chapultepec altamente satis- 
fecha de la amabilidad y cortesía con que fué 
recibida. 

En la fotografía que publicamos, aparecen 
todos los miembros de la comisión de texanos, 
así como el Sr. D. Albino R. Nuncio, que fué 
el encargado de conducirlos ante el señor Pre- 


sidente. 
$e 
EL PRINCIPE KONG YU WEI 


En los últimos días visitó nuestra capital el 
Príncipe chino Kong Yu Wei, alto personaje 
que está considerado actualmente como el 
“leader” del partido reformista del Celeste 
Imperio. 

El Príncipe es entusiasta admirador de Mé- 
xico y del señor General Díaz, y uno desus pri- 
meros actos, al llegar 4 México, fué hacer una 





La Comisión Texana.—ventados: Señores Theodore Harris, Otto Wahrmund, J. L. Slayden y J. Milton Vance 





le; Señores Ltc, No N. Berazauce W. H, Simms y Albino R. Nuncio, 





Fot. Napoleón. 


visita de cortesía al Primer Magistrado de la 
República. 

Durante su permanencia entre nosotros, el 
Príncipe Kong Yu Wei visitó los principales 
establecimientos públicos, así como las pobla- 
ciones delos alrededores, mostrándose suma- 
mente complacido de la buena organización de 
aquéllos y de la belleza de éstos. Acompañado 
del señor Chousal, Secretario particular del 
señor Presidente, hizo además una visita á las 
grandes obras que se llevan á cabo en Xochi- 
milco para surtir de agua potable á la ciudad, 
y las cuales no pudieron menos de sorprender- 
lo por su magnitud y su importancia. El Mu- 
seo Nacional fué uno de los establecimientos 
oficiales que recorrió el Príncipe con más de- 
tenimiento y atención: el señor Subdirector 
Lic. D. Genaro García y el Sr. Dr. Seller, no- 
table arqueólogo y mexicanista alemán, lo re- 
cibieron y atendieron allí con suma cortesía, 
mostrándole todo lo que de más interesante 
contienen los diferentes salones. 

Según se nos informa, el Príncipe Kong Yu 
Wei escribirá en lengua china una historia 
compendiada de México, á fin de que nuestros 
antecedentes sean debidamente apreciados por 
sus compatriotas. - 


quo 


GOTAS DE AJENJO. 





Ayer, cuando en el alma me dejaba 

el rojo estío del amor, su huella, 

al ver un sitio agreste, murmuraba: 
—¡quién estuviera allí.... solo, con ella! 
Y hoy, que con ella avanzo hacia ei futuro, 
llevando en mi alma la frialdad del polo, 
al ver un sitio como aquél, murmuró: 
—;¡quién estuviera allí.... sin ella, solo! 


Mariposa te llaman, no por hermosa, 

sino porque te cubres con ricas galas; 

tú, biensabes que es siempre la mariposa... 
un gusano con alas! 


JULIO FLOREZ, 








Las miradas del mundo entero 
están fijas en estos momentos sobre 
el grupo de Delegados de todas las 
naciones civilizadas que discute en 
La Haya los medios más eticaces 
para lograr que los conflictos arma- 
dos internacionales sean cada vez 
más remotos, y que los beligerantes 
se ajusten, dentro de las necesida- 
des mismas de la guerra, á una se- 
rie de preceptos que hagan ésta 
más soportable en los casos de ab- 
soluta necesidad, y menos inhuma- 
na, menos bárbara, siempre. 

Los últimos despachos de la Pren- 
sa Asociada indican que todos los 
Plenipotenciarios reunidos en La . 
Haya se muestran dispuestos á El delegado “Ruso, Sr. Nelidof, 
trabajar en favor del arbitraje, fi- Presidente. 
gurando al frente de este movi- 
miento los de los Estados Unidos, ja abolición de la guerra, de la mis- 
país que se propone, si hemos de ma manera que los tribunales co- 
atensrnos á los referidos despachos,  munes. dignos de la contianza pú- 
hacer de la Conferencia un Tribu- blica, han llevado á los ciudadanos 
nal permanente que lleva á los ¿la abolición del duelo. El Profesor 
pueblos de una manera gradual á  Martens, de Rusia, presentó ya al- 
gunas proposiciones en este senti- 
do, y las delegaciones de Inglate- 
rra, Alemania, Italia y la gran Re- 
pública de Norte América, bratan- 
do de restringir las cuestionescom- 
prendidas bajo los rubros de «Ho- 
nor Nacional» y de «Interés Vital,» 
presentarán otras sosteniendo que 
es deshonroso para un país emplear 
la fuerza de las armas antes de ha- 
ber sometido los puntos en disputa 
á un tribunal de árbitros. El Gene- 
ral Horacio Porter, representante 
de la Casa Blanca, tomará parte 
muy principal en la discusión de 
estos asuntos, considerados con 
justicia como de inmensa trascen- 





EL MUNDO ILUSTRADO 










































LA CONFERENCIA INTERNACIONAL DE LA HAYA, 


En favor del arbitraje. —Protesta del Vaticano 


sil, estuvieron, en el fondo, de 
acuerdo con ella. 

El Jefe de la Delegación Rusa, 
que lo estambién de la Conferencia, 
por habérsele elegido Presidente, 
se manifestó contrario á las ideas 
expuestas por Mr. Choate, y esto 
causó muy mala impresión. 


* 
*. 


Parece que las crónicas de la 
Conferencia Internacional de la Paz 
anotarán muy pronto un hecho ex- 
traordinario: la Agencia Regagnon 
ha hecho circular la noticia, de que 
El delegado norteamericano, el Emperador de Austria y el Rey 

EDI de España llevarán ante la Asam- 
blea, por conducto de sus delega- 
6 A s dos y en nombre del Papa, la voz 
como la del arbitraje, sí de gran de la acusación contra Francia, 
interés para todos los pueblos, han por Jo que se refiere álos sucesos 
sido sometidas al estudio de la que originaron la ruptura de rela- 
Asamblea: el establecimiento de la ciones entre aquella República y el 
Jruz Roja, tratándose de la mari- Vaticano 6 
na, el empleo de minas flotantes É 
que pasado determinado tiempo, 
no ofrezcan ya ningún peligro para 
los buques neutrales, y el bombar- 
deo de puertos no fortificados. 

Mr. Choate, en la sesión del día 
27 del pasado, pronució un elocuen- 
tísimo discurso acerca de si la le- 
gislación en uso admite que los 
países en guerra transformen los 
buques mercantes en buques de 
guerra, y de si se debe conservar ó 
es de abolirse la costumbre seguida 
de declarar buenas presas los bar- 
cos que se dedican al comercio ex- 
clusivamente, protegidos por una 
bandera hostil. La delegación aus- 
triaca, se adl:irió á las ideas expre- 































lecta y muy numerosa. 





En estrellada noche placentera 


sin que en los cielos una nube hubiera, 
ni una vela en las olas. 


El mundo real mi vista traspasaba, 
y el bosque, el monte, cuanto biene el suelo, 
en confuso murmullo interrogaba 
al abismo del cielo. 


Y de los astros el inmenso fondo, 
con tono mesurado y penetrante, 
decía en son armónico, inclinando 

su corona brillante; 


Y decían las aguas procelosas 
con sus acentos graves y profundos, 
al encorvar sus crestas espumosas: 
«¡es el Dios de los mundos!» 


Vícror Huao. 
ba 


Los“Reyes de Dinamarca en Londres 


Los reyes de Dinamarca han visitado última- 
mente la ciudad de Londres, siendo allí agasa- 
jados con extraordinaria pompa por el sobera- 
no de Inglaterra y por las más prominentes per- 
sonalidades de su Corte. Entre las numerosas 
fiestas organizadas en honor de los regios visi- 
mn mucho su atención unos ejer- 








la orilla del mar me hallaba á solas asistiendo á ella la Reina Alejandra con una pués á Pz 
qe Xx magnífica corona formada de cruces de Malta dres, objeto del más entusiasta recibimiento. 


Londres.—Los reyes de Dinamarca y los de Inglaterra en el foyer del Teatro y en el Circo “Olimpia.?” 


FOTOGRAFIAS DE ACTUALIDAD. 


Paisajes de la frontera mexicano-guatemalteca. 


Placa Conmemorativa de la Confe- dencia. ó Ñ sadas por Mr. Choate, y los delega- Placa Conmomoratwa de la Confe- 
rencia. —Ánnerso. Otras cuestiones, si no tan altas dos de Italia, Inglaterra y el Bra- rencia. —Reverso. 
LAS ESTRELLAS «Olimpia,» cuyo local fué decorado con el ma- y llena de piedras preciosas. «Boheria» y «Ma- 
yor gusto, para recibir 4una concurrencia se- dame Buterfly» fueron los números salientes 


del programa. 


Se dió además una gran función de Opera, Los reyes de Dinamarca se dirigieron des- 





rís, siendo allí, como fueron en Lon- 














EL MUNDO ILUSTRADO 


EL, COUNTRY CLUB 


Un Nuevo Centro Sportivo — Hermosa Fiesta. 

















Si des servicios que el establecimiento está llamadoá prestar entre noso- 
-_— E y bros. 
a as al “Los ““sports” que este Club admite, enseña, protege y cuida, — 
1 dijo el señor de Landa—son de los que redundan en provecho del que 
los elige, más como medicina que como recreo. más como utilidad 
que como entretenimiento, y por eso interesa á todos su fundación y 
tendrá en las buenas clases sociales magnífica y oportuna acogida. 
“No es una lisonja decir—agregó—que el mejor ejemplo que tene- 
mos los mexicanos de los provechos que resultan de los ejercicios va- 
roniles que desarrollan el cuerpo, está en nuestro ilustre Presidente, 4 
quien el ejercicio á pie y á caballo, la natación, la caza, la frugalidad 
y un método higiénico nunca interrumpido, le han permitido llegar 
á los setenta y siete años con la sana frescura de un joven, con un ta- 













































































































Fachada del Country Club. 


El señor Gobernador del Distri- 
to, en representación del señor Pre- 
sidente ae la República, inauguró 
el día 20 del pasado el magnífico 
edificio que hizo construirá todo 
costo en terrenos de Churubusco la 


salón de billares. 


lento claro al que no empa- 
ña ninguna dolencia física, 
con un carácter siempre dul- 
ce y firme, recordando, á 
cuantos lo ven, que ha cum- 
plidoel precepto de Franklin: 
tener siempre el cuerpo con 
calor por el ejercicio y la ca- 
beza fresca por la tempe- 
rancia.” 


entusiasta agrupación que lleva el nombre 
de «Country Club» y que es, entre todas las 
que en México se dedican al fomento de los 
ejercicios físicos al aire libre, una de las 
más mejor organizadas. 

En el lugar donde se levanta el nuevo 
edificio se ha formado un hermoso parque 
y, contrastado con el tono verde de sus pra- 
dos, un pequeño lago retrata en el cristal 
de sus aguas la bella y moderna construc- 
ción. 

En un tren elegantísimo, que por pri- 
mera vez se vió en las calles de México y 
que puso la Compañía de Tranvías Eléctri- 
cos á disposición de los invitados á la fiesta, 
salieron éstos rumbo al Country, ocupando 
el carro de honor los señores Ministros de 
Inglaterra, del Japón y de Guatemala, el 
Lic. D. Ignacio Sepúlveda, el Sr. Hudson, Presidente del Ferrocarril 
Central y algunos otros caballeros distinguidos, tanto de nuestra so- 
ciedad como de las colonias extranjeras. El Sr. de Landa y Escandón 
llegó solo, en automóvil, procedente de Tlalpam. 

Una comisión especial recibió al señor Gobernador á las puertas 
del Club, dirigiéndose en seguida los concurrentes hacia el espacioso 
y elegante hall del edificio, donde debía efectuarse la ceremonia inau- 
gural. Una vez allí, el Presidente de la Agrupación tomó la palabra 
para saludar á los huéspedes de la agrupación, congratulándose de 
que, gracias á los esfuerzos de sus consocios, haya podido llevarse al 
fin á término una mejora de tanta importancia para los que aman el 
sport. Habló después en términos muy galantes de nuestro país y 
terminó haciendo yotos porque cada día sean más estrechas las relacio- 
nes que unen á nuestros compatriotas con los miembros de la Colonia 
norteamericana. 

El Sr. de Landa contestó al «speech» del Presidente del Country 
encareciendo la importancia educativa de los ejercicios físicos, y fe- 
licitando muy cordialmente á los fundadores del Club por los gran- 


Comedor. 
























































EL MUNDO ILUSTRADO 





La concurrencia en el salón principal. 


Muy agradable impresión causaron entre los 
concurrentes las frases del Sr. de Landa, que 
fueron saludadas con atronadores aplausos. 

El mismo Sr. Gobernador fué invitado en se- 
guida para que inaugurara el campo de golf, 
cosa que hizo con mucho gusto en presencia 
de todos los concurrentes, arrojando la prime- 
ra «bola.» Entre los más hábiles jugadores se 
concertó luego un gran partido, que fué visto 
con creciente interés por los aficionados, y que 
gustó mucho por su elegancia y por los yaria- 
dos incidentes á que dió lugar. 

A medio día, en el magnífico comedor del 
edifico, sesirvió un banquete en obsequio de los 
invitados, cambiándose entusiastas brindis á 
la hora de los postres, entre Mr. Woll y el Sr. 
de Landa. 

La animación que durante la mañana había 
sido muy grande, fué verdaderamente extraor- 
dinaria por la tarde. Se organizaron nuevos 
partidos de golf, se jugó lawn-tennis, y multi- 
tud de personas se dedicaron á otra clase de 
ejercicios, viéndose la explanada que se ex- 
tiende junto al lago completamente llena de 
grupos que se entregaban á saras y provecho- 
sas distracciones. 

El clavo de oro de la fiesta inaugural del 
Club fué un gran baile que por la noche se dió 
en el salón principal del edificio, con asisten- 
cia de numerosas familias de nuestra sociedad 
y americanas. 


La Bella del Bosque Durmiente 


—Decidme, noble anciana, por vuestra vida: 
¿Yace aquí la Princesa que está dormida 
Esperando ha dos siglos un caballero? 


—La Princesa de que hablan en tu conseja 


Soy yo. Pero ¿no miras? ¡estoy muy vieja! 
Ya ninguno me busca y á nadie espero.... 


—¡ Y yo que la procela de un mar de llanto 
Surqué, yo que he salvado montes y ríos 
Por vos! 


—¡Ay, caballero, qué desencanto! 
Mas no en balde por verme sufriste tanto; 
¡Tus cabellos son blancos como los míos! 


Asómate al espejo de esta fontana, 
Oh, pobre caballero.... ¡Tarde viniste! 


Mas, aún puedo amarte como una hermana, 
Posar en mi regazo tu frente cana 
Y cantar viejas coplas cuando estés triste! 


AMADO NERVO. 


Junio de 1907. 


ES 








Jugador de “golf.” 


Un grupo de concurrentes. 





La Festividad del 4 de Julio 


En los momentos en que cerramos este nú- 
mero de «El Mundo Ilustrado,» la Colonia 
Americana celebra, con el mayor júbilo, el glo- 
rioso aniversario de la Independencia de los 
Estados Unidos. 

Como siempre, los mexicanos asisten gusto- 
sos á la conmemoración de aquel hecho que de 
manera tan decisiva influyó en los destinos de 
un pueblo unido al nuestro, por los más esbre- 
chos lazos de amistad. El Sr. Presidente de la 
República, cuya presencia en esta clase de so- 
lemnidades, parece acercarnos más cada día á 
los extranjeros que viven entre nosotros, fué 
especialmente invitado á la ceremonia cívica 
que tuvo efecto en el «Parque Luna.» y en 
unió de los miembros desu Gabinete y de sus 
Ayudantes. se presentó allí á la hora fijada pa- 
ra que aquélla diera principio. El Sr Embaja- 
dor Thompson y los miembros del Comité Or- 
ganizador de las fiestas lo recibieron á la en- 
trada del local, culmándolo de atenciones, 
mientras el numerosísimo público que se en- 
contraba reunido en el interior lo aclamaba y 
aplaudía con desbordante entusiasmo. 

El adorno que lucía el parque era sencillo, 
pero muy vistoso: multitud de banderas ame- 
ricanas y mexicanas decoraban el frente de los 
distintos pabellones, alternando con guías y 
ramos de flores de exquisita. hechura. Todos 
estos pabellones, donde ordinariamente se di- 
vierte el público, se encontraban abiertos 
para agregar mayores abractivos á la fiesta del 
día, habiéndose instalado, además, algunos 
kioskos para la venta de refrescos, conffeti, 
etc., ebc. 

El discurso oficial estuvo á cargo del Sr. Em- 
bajador, quien por la galanura de su estilo y 
por lo elevado de sus conceptos, fué objeto de 
una ruidosa y entusiasta ovación. Los ejercicios 
atléticos, dispuestos para la misma mañana, 
lucieron extraordinariamonte, siendo numero- 
sísimo el público que asistió á presenciar las 
carreras y los saltos de altura y á distancia que 
figuraban entre los principales números del 
programa. 

En esta página damos á conocer las fobogra- 
fías que, no ubstante la premura del tiempo, 
pudieron obtener para nosotros, los enviados 
de nuestros colegas «El Imparcial» y «El He- 


es $e 
El Centenario de Garibaldi 














Homenaje á los Héroes de Chapultepec 


La Junta organizadora de las fiestas con que 
la Colonia Italiana acordó solemnizar en Méxi- 
eo el primer centenario del ilustre José Gari- 
baldi, dispuso como un acto de cortesía á nues- 
tro país (acto que indudablemente verán todos 
nuestros compatriotas con verdadero agrado) 
que una comisión especial se encaminara la 
mañana del día 4 4 Chapultepec con el objeto 
de rendir allí un homenaje á la memoria de los 
cadetes que sucumbieron en defensa de la Pa- 
tria en 1847. 

La Comisión, entre la que figuraban miem- 
bros muy distinguidos de la Colonia, se reunió 
en la esquina de la Independencia y San Jnan 
de Letrán, tomando allí los «landeaus» que de- 
bían conducirla hasta el bosque. Ya en este si- 
tio, los manifestantes se dirigieson al punto 
donde se levanta el monumento conmemora- 
tivo de aquel heroico sacrificio, para depositar 
ante él una gran corona de flores naturales. La 
hermosa ofrenda lleva sobre un gran lazo tri- 
color, esta inscripción: 


EL MUNDO ILUSTRADO 














Las fiestas del 4 de Julio.—Los niños preparándose para correr. 


«Al caduti per la Patria Messicaña. Omaggio 
della Colonia Italiana. Commemorando il Cen- 
tenario del Cavaliere dell? Umanitá Giuseppe 
Garibaldi. 

Messico IV Luglio MCMVII.» 

Ante el monumento pronunciaron entusias- 
tas discursos los Sres. Dante Cusi, Tancredo 
Azzarinni y Gral. Joaquín Beltrán, jefe del Cole- 


gio Militar que recibió y atendió con suma cor- 
tesía á los manifestantes. 

La noche del mismo día 4 debe de haberse 
efectuado en el Orrin la función de gala que 
fué organizada en celebración del centenario, 
y hoy, domingo, en el mismo teatro, se verifi- 
cará, con asistencia del Sr. Ministro de S. M 
Víctor Manuel III, una ceremonia cívica. 





La Comisión de la Colonia Italizna en Chapultepec, y los "efes, ojiciales y alumnos del Colegio Militar que la recibieron y atendieron. 



















































































La guerra ruso japonesa, tan fecunda en úti- 
les enseñanzas desde el punto de vista militar, 
vino, como se sabe, á poner de manifiesto los 
grandes servicios que la Artillería presta en 
determinados casos á los beligerantes, siempre 
que sus elementos principales sean de primer 
orden, y que el personal encargado de mane- 
jarla se distinga no sólo por su perfecto cono- 
cimiento del arma, sino también por su inta- 
chable disciplina. 

El Gobierno de México,como lo decíamos en 
nuestro número anterior, viene preocupándose 
muy seriamente de mejorar las condiciones ge- 
nerales del Ejército, y no podría, sin faltar á 
su programa, desatender entre nosotros ramo 
tan importante como el que nos ocupa. De 
tiempo atrás, se han estudiado á conciencia y 
con suma minuciosidad por comisiones especiales las ventajas que ofrecen las distintas bocas de fuego, procedentes de las más afama- 
das fábricas —Krup, Schneider Caneú, Saint Chaumond-Mondragón, etc., etc.,—y, antes de adoptar tales ó cuales modelos, se han teni- 
do invariablemente en cuenta las buenas condicioneffque distinguen á cada uno en particular, para admitirlo ó rechazarlo. 

Nuestro Ejército, sin temor de equivocarnos, está, tratándose del ramo de Artillería, espléndidamente dotado, pues cuenta para su 
buen servicio con cañones de los más modernos y mejores que se conocen. Hay actualmente en la Guarnición de México dos regimien- 
tos de Artillería montada (1% y 20, según la denominación oficial); un regimiento «ue Artillería Ligera, otro de Artillería de Montaña; 
un «Tren,» constituido por un escuadrón, una Compañía de Ametralladoras y un cuadro de cañones de tiro rápido. Todas estas cor- 
poraciones están formadas por un personal apto, cuidadosamente seleccionado, que con frecuencia se dedica á los ejercicios propios de su 
objeto, y que conoce ya á maravilla todo-lo que se relaciona con la buena instrucción de un artillero. 

A reserva de ocuparnos de otros cuerpos, hablaremos en la presente edición de nuestro semanario del Primer Regimiento de Artille- 
ría Montada, cuyo cuartel se encuentra establecido en la calle de la Libertad. 

Este Regimiento, lo mismo que el 29, cuenta con 332 hombres, componiéndose su personal superiorde un General Brigadier, un Tenien- 
te Coronel, un Mayor, un Capitán 1% un Ayundante, cuatro capitanes primeros, cuatro segundos, doce tenientes, cuatro subtenientes y 
dos subayudantes. Las baterías de que consta son cuatro, estando dotada cada una de ellas con cuatro cañones sistema Saint Chaumond- 
Mondragón, de setenta y cinco milímetros. Completan su dotación veintidós carros, de los cuales seis son para municiones, pudiendo 
contener cada uno de estos hasta noventa ylocho provectiles, 


















1. Artilleros, ¡Monten!—2 L 
bara entrar, á retaguardia, en hi 
ran para montar en los cofres 
hasta su emplazamiento.—5. El 
a en bateria. Los sirvientes en]s 
do.—9. Después del disparo.—10 














á Um MM 
ll NÚ 








0 YU 

































































































s Artilleros desenganchan el cañón 
teria.—3.-Los Artilleros se prepa- 
—4. La pieza es conducida á brazo 
arreglador de espoletas.—6. La pie- 
us puestos.—7.31 Listo! 8. Cargan- 
. Preparando la carga, 















El alcance de los cañones Saint Chaumond- 
Mondragón es de siete kilómetros, pero gene- 
ralmente se hace el tiro de combate á una dis- 
tancia de dosá tres. El número de disparos 
que puede hacerse con uno de ellos, depende, 
como es natural, de la mayor ó menor destreza 
de sus sirvientes, calculándose de quince á 
veinte por minuto. 


e 

No obstante que en distintas maniobras mi- 
litares, ejecutadas en público, muchas son las 
personas que han presenciado las varias evo- 
luciones de la Artillería Montada, pocas, muy 
pocas, estamos seguros, son las que habrán lo- 
grado apreciarlas en detalle. 
Los grabados que ahora publicamos, constituyen, por decirlo así, la historia gráfica de las diferentes operaciones encomendadas al artille- 
ro, desde el momento en que se le ordena alistarse para el servicio, hasta aquel en que una pieza rompe el fuego. Conviene advertir que 
cada pieza está dirigida por un sargento, y servida por un cabo y cinco artilleros; de los sirvientes, tres atienden al cañón y tres al cofre. 

Una vz que las acémilas han sido enjaezadas y enganchadas á los cofres, los artilleros reciben la orden de prepararse para mon- 
tar, y á una voz de su jefe así lo hacen: unos en las mulas y otros sobre los carruajes. El cañón queda desde luego listo para emprender la 
marcha; ya en el lugar señalado para el emplazamiento, los sirvientes desenganchan la pieza, como se ve en una de nuestras fotografías, 
para separar las dos partes de quese compone el carruaje. A brazo conducen después el cañón hasta el sitioindicado para su emplazamiento, 
y con suma rapidez se colocan todos en sus puestos en espera de la voz de mando. El arreglador de espoletas, en la misma caja que guar- 
da los proyectiles, gradúa aquellas, entregando éstos inmediatamente al «proveedor» para que, á su vez, los ponga en manos del indivi- 
duo que tiene á su cuidado la carga del cañón. El cargador se coloca un.poco hacia atrás, buscando la posición que le permita la mayor 
rapidez en sus operaciones. Uno de nuestros grabados representa el momento preciso en que, cargado el cañón, sólo aguardan los artille- 
ros la voz de «fuego» para disparar; en otro, se ve la pieza arrojando el cartucho que sirvió para el disparo, mientras el cargador, de ro- 
dillas, sostiene en sus manos otro proyectil destinado á la carga. 











* 
* 


No menos importantes que losjanteriores datos, son los que se relacionan con el servicio interior del primer Regimiento de Artillería, 
puesjindican muy claramente el buen orden que allí reina, y la excelente instrucción quese imparte á la tropa. Todos los días los arti- 








En el cuartel —Desfues de la “retreta.*” 
Disponiendo el catre. 


lleros se ejercitan en el manejo del sable y en 
distintos movimientos pie á tierra, recibiendo 
instrucción de caballería todos aquellos para 
quienes es ésta indispensable, según el servi- 
cio que desempeñan. Por lo regular, de once á 
once y media de la mañana la tropa se entrega 


Enganchando. 


á hacer gimnasia, concurriendo, además, á la 
escuela de primeras letras que en el cuartel se 
halla establecida, con muy buenos resulta- 
dos. 

Los sargentos y cabos, por su parte, asisten 
á una clase donde el Ayudante los instruye so- 
bre teoría de manejo del cañón, fortificaciones 





EL MUNDO ILUSTRADO 





En el cuartel.—Hecha la cama; haciendo 
la mochila. 


y servicio de campaña, y les da lecciones de 
Geografía militar y de otras materias impor- 
tantes. 

En distintas épocas, el regimiento ha salido 
fuera de la capital, con el objeto de adiestrar- 
se, sobre el terreno, en las evoluciones propias 


de la Artillería, y en el tiro al blanco. Estas 
excursiones han dado los mejores resultados, 
pues se ha visto muy claramente el gran pro- 
vecho que para la buena instrucción de los 
«sirvientes > acarrean, siendo de notar que no 
obstante que las marchas se hacen en determi- 
nados puntos muy penosas, la fuerza se entre- 


Enjaezando. 


gaá sus ejercicios con entusiasmo, con amor, 
pudiéramos decir, rivalizando el celo de los ofi- 
ciales con la buena voluntad de los subordina- 
dos. pl 

Actualmente, el Primer Regimiento de Ar- 
tillería Montada está al mando del Sr. General 





Preparándose para montar. 


Brigadier D. Gilberto Luna, jefe que cuenta 
con una brillante hoja de servicios, y que, gra- 
cias al empeño y laboriosidad con que atien- 
de á su cargo, ha sabido captarse la estima- 
ción de sus superiores y el respeto de sus su- 
balternos. 








Sra. Dolores Montesinos de González. 
Fot. Valleto. 





EL MUNDO ILUSTRADO 


ELEGANTE FIESTA SOCIAL EN TOLUCA 


Para corresponder á la fiesta con que hace poco 
fué agasajado por el círculo de sus amigos, el Sr. 
General D. Fernando González, Gobernador del 
Estado de México, ofreció á la culta sociedad tolu- 
queña un concierto, un banquete y un baile que se 
prolongó hasta las primeras horas del día siguiente, 
dejando entre todos recuerdos imperecederos. 

En los magníficos salones del Palacio Municipal, 
que lucían un hermoso adorno, consistente en pro- 
fusión de flores y focos de luz, combinados con muy 
buen gusto, se pasó la agradable velada. El célebre 
Cuarteto Bruselas, contratado especialmente para 
que tomara parte en el concierto, se presentó en el 
local hasta las diez y media de la noche, debido á 
un retardo que sufrió el tren; mientras llegaba, la 
excelente Banda de la Gendarmería deleitó á la con- 
currencia, tocando piezas escogidas. 

La parte saliente del programa fué, como es de 
suponerse, la audición que el notable grupo de ar- 
tistas extranjeros dió en seguida, conquistándose 
el aplauso de todos los concurrentes por su incom- 
parable labor. 

Terminado el concierto, el Sr. General González 
y su distinguida esposa, la Sra. Doña Dolores Mon- 
tesinos de González, invitaron á sus amistades á 
pasar al comedor, sirviéndose allí una magnífica 
cena. Después dió principio el baile, en medio del 
mayor entusiasmo. 

omo un recuerdo de la brillante fiesta á que nos 
referimos, publicamos en este número las fotogra- 
fías de algunas de las distinguidas damas que á ella 
concurrieron. 











Sr General Don Fernando González. 
Fot. Art Nouveau. 





Hot. Garduño, 


Sritas. Ema y Paulina Reyna 





Fot. Clarke. 


Fot VYalleto 


Sra. Angela González de García, Dolores Silva de Ezeta y Mercedes Caviedes de Graff. 


Fot. Valleto, 
, Sra. Elvira Durán de Ruth, Sra. de Gottwald y Sra. Josefa Pliego de Castillo. 


Fot, Durán. 





sión. Después se ta- 
pa esta mitad y se 
descubre la otra so- 
bre la cual se da la 
segunda exposición, 
habiendo cambiado 
naturalmente de lu- 
gar el modelo y te- 
niendo éste obra ac- 
titud para formar 
un cuadro; por 
ejemplo: una perso- 
na que juega el aje- 
drez consigo misma: 
para verificar la ope- 
ración de tapar y 
destapar respectiva- 
mente cada mitad de 
la placa, se emplea 
generalmente un 
chassis especial con 
dos correderas, óbien 
se hace con una pan- 
talla de cartón que 
se coloca dentro de 
la cámara cerca del 








PROBLEMA FOTOGRAFICO 


A título de curiosa novedad publicamos hoy 
nn retrato hecho por el Sr. Felipe Torres, fotó- 
grafo muy conocido en esta Capital y estable- 
cido actualmente en Oaxaca. 

Hasta hoy, todas las fotografías del género de 
la que se trata, en las que se ve una imagen 
doble de una ó varias personas, son hechas por 
un procedimiento conocido de la mayor parte 
de aficionados y fotógrafos, que consiste en ha- 
cer sucesivamente y sobre la misma placa, la 
negativa de cada una de las figuras duplicadas, 
para lo cual hay que cubrir primero una mitad 
de la placa para que nose impresione y sobre 
la otra mitad libre hacer la primera impre- 


lugar del vidrio des- 
pulidoparaintercep- 
tar una parte de los rayos luminosos que llegan 
á la placa: mas lo mejor es emplear el aparatito 
llamado duplicador que se usa á guisa de tapa- 
dera del objetivo, tapadera que tiene una ven- 
tana sem:-circular para descubrir solo medio 
objetivo, y, por consiguiente, media placa. Pe- 
ro con facilidad se comprende que la fotogra- 
fía del señor Torres no puede ser hecha si- 
guiendo exactamente el procedimiento antes 
descrito, sino que ha de valerse de otros me- 
dios que son los que él ha ideado. 

En efecto, todas las fotografías de imágenes 
dobles pueden, sin excepción, ser divididas por 
una línea longitudinal ó transversal que pa- 
sando por el centro de la negativa separe «ín- 
tegras» las dos imágenes iguales, es decir, que 
si cortamos la tarjeta por la mitad vertical- 
mente, obtenemos dos retratos completos de la 
misma persona. ¿Por qué en el retrato del se- 





Tior Torres no puede hacerse esto? ¿Cómo se 
debe proceder para conseguir, por ejemplo, que 
en una fotografía una persona sentada al bor- 
de de la cama esté contemplando su propio ca- 
dáver tendido en la misma cama y poniéndole 
al muerto una mano sobre el corazón para con- 


vencerse de queen efecto la vida se le ha es- 
capado? ...Es este un problema cuya solución 
pedimos á los fotógrafos y aficionados. 











EL ORO MALDITO 


A los diez y ocho años, Silverio Boncoeur ha- 
bía inventado ya el teléfono sin hilos; y á los 
veinte, descubrió la densinita, un formidable 
explosivo, del cual basta un kilogramo para 
mover una montaña, é hizo algunos otros des- 
cubrimientos importantísimos que enriquecie- 
ron un buen número de empresarios y financis- 
tas. No por esto descuidó sus estudios, y una 
mañana (tenía veintidós años) saltó de su le- 
cho y, apretándose las sienes con las manos, 
repitió la célebre palabra de Arquímides: 


EL MUNDO ILUSTRADO 


cuando se pintó en la faz del financista una ex- 
presión feroz. Silverio, entre tanto, ignorante 
de los peligros que iba á correr, corría á casa 
de su prometida Genoveva, la rubia, la gentil 
Genoveva que había sido su compañera de la 
infancia y que dentro de un mes iba á ser su 
esposa. 

En cuanto á Blinusflonds, regresó pálido y 
sombrío á sus habitaciones. Con un pliegue de 
inquietud en la frente apretó un resorte oculto 
en las molduras de una pared, y, como por arte 
de encantamiento, apareció una espaciosa ala- 
cena en cuyos compartimientos rutilaban feé- 
ricamente innumerables pilas de monedas de 
oro. 

El financista, seguro de no ser sorprendido, 





—Bureka! 

Acababa de descubrir el medio de fabricar 
OrO. 

A medio vestir, Silverio corrió á su labora- 
torio, preparó una mixtura en un criso) y lo 
introdujo en un horno eléctrico. Tres minutos 
después, Silverio retiraba del crisol dos kilos 
de oro brillante y fino. 

Minuciosamente estudió el peso específico y 
las obras cualidades características del precio- 
so metal, y cuando terminó la última experien- 
cia una emoción profunda se apoderó de él. Con 
los ojos brillantes y los labios trémulos se dejó 
caer en un diván, y luego, comprendiendo que 
el poder de sus cálculos podía revolucionar la 
tierra y cambiar las condiciones de la existen- 
cia humana, el joven sabio volvió á exclamar 
regocijadamente: 

—Eureka! Eureka! 

Apresuradamente, Silverio se vistió y se lan- 
76 á la calle. Como habitaba en un barrio poco 
central, tuvo que pasar por sucias callejuelas. 
Las casas derruidas y leprosas conmovieron el 
corazón del joven, quien se puso á pensar. 

—Muy pronto, gracias á mi descubrimien- 
to, todas esas casucas podrán ser destruidas y 
reemplazadas por palacios. Las miserias de los 
hombres van á tener fin. En lo sucesivo no ha- 
brá ni locos, ni cretinos, ni criminales, pues la 
miseria es la madre de todos Jos sufrimientos, 
de todas las fatigas, de todas las perversiones 
y de todos los crímenes. Mi oro va á salvar al 
género humano. 

Soñando en las bellezas de la ciudad futura, 
el joven sabio llegó á las puertas del palacio 
del financista Blinnsflonds, en busca del cual 
iba. El joven pensó en el contraste que había 
entre la regia morada del multimillonario y las 
pobres casucas de los obreros por delante de las 
cuales acababa de pasar. 

El vestíbulo del palacio, decorado de esta- 
tuas de mármol, de verdes plantas y de vitra- 
Jes multicolores, era imponente como una ca- 
tedral. 

“Al fin voy á hacer reinar la igualdad entre 
los hombres,” pensaba Silverio mientras que 
un lacayo lo introducía á una suntuosa habi- 
tación, donde se hallaba un hombre como de 
cincuenta años, de anchos hombros y de sem- 
blante orgulloso y duro. 

Silverio Boncoeur había tenido ya algunos 
negocios con Blinnsflonds. Al cabo de una ho- 
ra de conversación, el millonario acompañó 
hasta el vestíbulo al joven y lo despidió con 
estas palabras: 

—Convenido, queda convenido.... fundare- 
mos una sociedad con quinientos millones de 
pesos de capital para explotar el descubrimien- 
to de usted. Por lo demás, reciba usted todas 
todas mis felicitaciones. 

Silverio le dió las gracias y partió alegremen- 
te. No bien hubo¡ el joven vuelto la espalda 


pues había cerrado la puerta con pesados ce- 
rrojos, cayó de hinojos delante de su tesoro, y 
tendiendo las manos hacia él, exclamó como si 
se hubiera dirigido á una divinidad: 

—Oh, tú, Oro Todopoderoso, Señor y Arbi- 
tro supremo de los hombres, Fuerza rubia y 
bienhechora como el sol! tú que presides la or- 
ganización de todas las grandes empresas; tú 
que haces surgir ciudades de los desiertos; tú 
que protejes el arte y que sirves para premiar 
los esfuerzos de los sabios; tú, sin cuya ayuda 
los hombres de más genio están reducidos á la 
impotencia y nada pueden lograr; tú, en fin, 
que eres fuente del progreso, la alegría y la dig- 
nidad humana; oh tú, Dios Oro, yo juro ser- 
virte y vengarte de los ultrajes de los ingratos 
y de los necios! 


Un loco ha venido hace un momento á pro- 
ponerme con el mayor desenfado que le ayuda- 
ra á vulgarizarte. Insensato! Cretino! Misera- 
ble! ¿Cómo es posible que quiera tornar el oro 
tan vulgarcomo cualquier guijarro? ¿Cómo no 
ha comprendido que esosería mi ruina y quizá 
la del género humano? ¡Qué imbéciles son los 
hombres de genio! Ah! se imagina que la cien- 
cia va á establecer la igualdad entre los traba- 
jadores y los holgazanes! Se figuran que un mi- 
llonario que, como yo,- ha llegado á hacerse 
dueño de la riqueza á fuerza de luchas sin cuen- 
to, va á dejarse des- 
pojar de sus prerro- 
gativas! Insensatos! 

Blinnsflonds se ha- 
bía sumido poco á 
poco en una medita- 
ción profunda. De 
pronto irguió la ca- 
beza y pronunció es- 
tas palabras á media 
voz: 

—El hombre que 
quiere banalizar y 
matar el oro, debe 
perecer! 

Con ademán re- 
suelto se puso de 
pie y apretó de nue- 
vo el resorte secreto. 
Inmediatamente, la 
alacena quedó her- 
méticamente cerra- 
da. Hecho esto, el 
Rey del oro, como 
se llamaba á Blinns- 
flonds, llamóá Jorge, 
su ayuda de cámara. 

—¿Quieres—le dijo 
á quemarropa— eje- 
cutar una acción 
enérgica con la cual 
puedes ganarte cien 
mil francos? 
































































—Cien mil francos! Claro está que quiero ga- 
nármelos! 

El banquero miraba atentamente al lacayo 
como queriendo penetrar hasta el fondo de su 
alma. Satisfecho de su examen continuó al ca- 
bo de un momento: 

—Un loco ha encontrado el medio de fabri- 
Car oro. 

—El que ha hecho ese descubrimiento no es 
un loco, repuso Jorge. 

Con un gesto de cólera en los labios, que asus- 
tó al lacayo, Blinnsflonds continuó: 

—Te digo que está loco! Por lo demás, su in- 
vento me sería nocivo, me arruinaria. El oro 
vendría á ser tan abundante, que perdería todo 
su valor, lo que tiene por consecuencia que na- 
die querría cambiar los frutos de su trabajo 
por ese metal. El edificio social vendría abajo 
inmediatamente. Los ricos quedarían más po- 
bres que los mismos pobres, pues á éstos les 
procurarían un medio de vivirsus profesiones, 
en tanto que á nosotros no nos restaría nada. 
Además, silos ricos se arruinan, los criados 
quedarán, esto es claro, en malísima situa- 
ción.... 

Jorge parecía no comprender. El banquero 
continuó: 

—Veamos: tú que has servido en el ejército 
de naciones extranjeras y que indudablemente 
te has visto obligado á inmolar muchos seres 
en defensa de la civilización ¿no serías capaz 
de mandar al otro mundo un loco peligroso? 
Yo echo sobre mí toda la responsabilidad mo- 
ral del acto. Además, como te he dicho, te da- 
ré cien mil francos. 

Jorge, con un gesto de vacilación, contestó: 

—Pido una hora para reflexionar. 

—Sea, contestó Blinnsflonds, pero te advierto 
que si se niegas, si no tienes valor suticiente 
para defenderá los que te sostienen á tí yá 
todos los tuyos, te echaré de mi casa como á 
UN perro. 

Una hora después, Jorge le decía al banque- 
ro con aire resuelto y brutal: 

—Acepto! 


Silverio comió en casa de su prometida y lue- 
go bajó aljardín con ésta. La joven estaba más 
encantadora que nunca. El sol que se ocultaba 
en el ocaso ponía destellos de un rojo sangrien- 
to en la cabellera rubia de Genoveva. 

—Genoyeva! suspiraba Silverio con el cora- 
zÓn lleno de esperanza. Seremos ricos, inmen- 
samente ricos, y todos los demás enamorados 
de la tierra lo serán igualmente. Pronto no 
habrá quedado ni un sólo sufrimiento, ni una 
sola fealdad sobre la tierra. Todos los sabios, á 
quienes enriqueceré, podrán realizar las más 
costosas experiencias y darles solución á los 
problemas más arduos. Antes de que el siglo 
toque á su fin, la humanidad estará regenera- 
da y los habitantes de nuestro planeta bende- 
cirán á Dios por haberles otorgado el dón de la 
vida. Todos los hombres serán inteligentes y 
buenos, y todas las mujeres dulces y bellas co- 
mo usted, Genoveva, y por todas partes sólo 
se oirán cantos de amor y sólo se verán pala- 
cios, obras de arte y magníticos festines. 

—¿Y la muerte de los seres queridos? excla- 
mó melancólicamente la joven. 

Silverio estreuhó la mano de su prometida. 

—Es verdad, Genoveva, la dijo. ¿De qué sir- 
ve la fortuna, en efecto, si no somos inmorta- 
les para gozar de ella? ¿Cómo podremos hallar 
la felicidad sobre la tierra si la muerte nos 
arrebata los seres que amamos? Pero escúche- 
me usted con atención, Genoveva: quiero con- 
fiarletodos mis pensamientos, aun los más e 
travagantes, aun los más locos.... Pues bien: 




































estoy quizá á punto de descubrir el secreto de 
la vida y de la muerte, y tal vez dentro de diez 
años, dentro de diez días, acaso dentro de una 
hora, podré, por la virtud de la ciencia, resu- 
citar á un muerto tan fácilmente como lo ha- 
cía Jesús, taumaturgo entre los taumaturgos! 

Silverio dejó 4 Genoveva maravillada y al 
mismo tiempo temerosa. 

Cuando el joven llegó á su casa, vió á un 
hombre que lo estaba esperando á la puertade 
ella. La luz de la luna bañaba su sombría si- 
lueta. 

—¿Es usted Jorge? exclamó Silverio, que re- 
conoció al lacayo de Blinnsflonds. ¿Me necesita 
su amo? 

—Entremos á su casa, M. Boncoeur. Tengo 
que hablar con usted de un asunto en extremo 
importante. 

Silverio introdujo al ayuda de cámara á su 
habitación y le ofreció un asiento. 

—M. Blinnsflonds —dijo Jorge á quemarropa 
—pretende que usted lo va á arruinar con su 
invención y me ha ofrecido cien mil francos 
á cundición de que lo mate. Creo que mi amo 
se ha vuelto loco. 

—¿Qué está usted diciendo? 

—La verdad. 

—Y bien, Jorge, ¿qué piensa usted hacer? 

—Matarlo á usted, á menos que no me dé 
doscientos mil francos, esto es, el doble de lo 
que me ofrece Blinnsflonds. 

Silverio miró á su interlocutor, asombrado 
de su cinismo; pero no era de los que pierden 
su sangre fría en un conflicto. Lo extraordina- 
rio era su elemento habitual 

—Sígame usted, le dijo á Jorge con voz tran- 
quila. 

Ambos penetraron en el laboratorio. 


EL MUNDO ILUSTRADO 





—¿Ve usted ese diamante? continuó el joveñ 
sabio. Lo he fabricado yo y vale cuatrocientos 
mil francos. Como usted ve, es de una pureza 
incomparable. Puede usted llevárselo y puede 
tomar también ese lingote de oro que vale seis 
mil francos. Es todo lo que poseo por el mo- 
mento. ¿Está usted satisfecho? 

—Sí, señor, satisfecho, contestó Jorge mi- 
rando con admiración al joven. En cuanto á 
éste, parecía haber olvidado por completo su 


situación. Con un dedo sobre la frente y con 
los ojos extraordinariamente brillantes, pro- 
nunciaba palabras incoherentes. De pronto, 
pareció volver á la realidad y con voz vibrante 
de alegría gritó: 

—El secreto de la Vida y de la Muerte!.... 
Eureka! 

El lacayo estaba estupefacto. 

—Mi amo tiene razón, pensó, este hombre 
está loco. Hay que proceder antes de que lo 
encierren en un asilo. 

Silverio había abierto una ventana y, sea 
exceso de alegría, sea que efectivamente hu- 
biéra perdido la cabeza, levantó los brazos ha- 
cia las estrellas que iluminaban la noche y vol- 
vió á gritarí 

—Genoveva!.... Genoveva!.... He hallado el 
secreto!.... Eureka!.... Eureka!.... 

PERS tanto, el enviado de Blinnsflonds pen- 
saba: 

- Cuatrocientos mil francos que tengo en mi 
poder y cien mil que me dará mi amo cuando 
sepa que he cumplido lo que le ofrecí, consti- 
tuyen una bonita cantidad.... 

Y disimuladamente, el antiguo legionario 
sacó de uno de sus bolsillos un puñal y lo hun- 
dió hasta el pomo en la espalda de Silverio. 

El joven cayó sin dar un grito, con los bra- 
zos en cruz, y mientras que la existencia se le 
escapaba por la herida en una cinta de sangre, 
volvió los ojos hacia las estrellas impasibles y 
murmuró en un débil suspiro: 

—Encontré el sublime secreto... 

Y entregó su alma. 





LuriciE CHARTON. 


cpoboejocdo Goofofredo rjoofootr edo ejoogonjrejaejorgocjoeje joan jorge ejongonlujeejorgonjrejoejorgoainejo jortonin ejortoojredo joofrojredo oojrejorio oojrejocie oofrajordo rjrojrejorjo ojrejorto ofrorto jrejrjorto trote ojo olrjorto trejo freezer roo 


Una Maravilla de la Ciencia 


La fotografía á colores.—Los hermanos Lumiere resuelven el problema 


Resultados de suinvento. 


El año de 1907 marcará una época en los 
anales de la fotografía y al mismo tiempo 
en la evolución del periódico ilustrado. En 
el mes de febrero llamaron la atención las 
experiencias del profesor Korn, haciendo 
transmitir las imágenes fotugráficas por 
los hilos del telégrafo; después vino otro 
gran descubrimiento no menos sensacio- 
nal y susceptible de aplicaciones inmedia- 
tas: la fotografia de los colores. Hace al- 
gún tiempo se supo que dos sabios lyo- 
neses, Augusto y Luis Lumiere, fabrican- 
tes de placas, tenían la solución del pro- 
blema, y ante 600 invitados se dió una 
conferencia: ¡espectáculo admirable! toda 
la naturaleza, con sus más variados as- 
pectos, estaba reproducida y fijada con la 
magia y la armonía de los colores sobre 
una plaquita de vidrio. Después de oír la 
conferencia, todos los aficionados tuvie- 
ron la certidumbre de poder con sus mis- 
mos aparatos, obtener clichés á colores 
cuando hasta entonces sólo los habían 
obtenido en blanco y negro. > 

He aqui un breve relato de los impor- 
tantes trabajos de los señores Lumiere. 

* 
*e 

Desde 1810, es decir, antes del descu- 
brimiento de Daguerre, Sebeck, de Jena, 
había observado que sise proyectaba el 
espectro solar sobre una hoja de papel, 
cubierta de cloruro de plata, éste se ponia 
azul en la región azul del espectro, mien-= 
tras que los otros colores no ejercían ac- 
ción alguna. En 1839, Daguerre hizo algu- 
nos experimentos á este respecto, pero 
hasta 1848, Becquerel logró algo: reprodu- 
cir bastante fielmente los colores del es- 
pectro solar sobre una lámina de plata 
pulida, cubierta de sub-cloruro de plata; 
pero los colores no pudieron ser fijados y 
las imágenes no tardaban en desaparecer, 
si se les exponía á la luz. En 1866 Porter- 
vin logró fijar las imágenes, 
te, y sólo hasta 1868 se asis 
dadera revolución en la orientación del 
problema: dos franceses, Cros, poeta, y 
Ducos de Hauron, célebre médico, tuvie- 
ron al mismo tiempo y sin conocerse, una 
idea genial. 

Interesados por los trabajos de Max- 
well y de Jorng sobre la trinidad de los 
colores fundamentales, pensaron que si 
la luz no podía traducir directamente los 
colores sobre la placa sensible, podría ope- 
rar la selección necesaria á su análisis, y 
bastaría descomponer los colores de la 
naturaleza en tres grupos: rojo, amarillo 
y azul, para resolver el problema, hacien- 
do la síntesis posible. Esta es la teoría 
del procedimiento de tricromía; he'aquí, 
ahora, el mecanismo. 





e 

Partiendo del principio de que es posi- 
ble reconstruir la infinita variedad de co- 
lores que presenta la naturaleza, por la 
mezcla de los tres fundamentales: rojo, 
amarillo y azul, setrata de obtener tres 
imágenes del mismo objeto y cada una de 
ellas represeutará uno de los tres colores 
con exclusión de los otros; después seso- 


breponen los tres elementos para recons- 
tituir la coloración original. Para obtener 
negativas destinadas á producir esas tres 
imágenes, bastará exponer las placas sen= 
sibles bajo pantallas coloreadas con los 
tintes complementarios del rojo, del ama- 
rillo y del azul; es decir, con verde, viole- 
ta y naranjado. 

Además, será preciso emplear placas 
ortocromáticas, de sensibilidad ““exalta- 
da” respectivamente por cada uno de los 
colores de las pantallas. Si tomamos el 
rojo como ejemplo, veremos que los rayos 
luminosos que emanan de todas las par- 
tes rojas del objeto, son absorbidas por la 





tibia. Las partes no impresionadas y por 
consecuencia solubles desaparecerán, de- 
jando solo la imagen roja, amarilla ó azul; 
después no queda más que sobreponer los 
tres elementos 

La necesidad de tomar tres negativas 
sucesivamente hace difícil la representa- 
ción de cosas animadas; algunos han tra- 
tado de obtener simultáneamente las tres 
placas ya con tres objetivos, ya con uno 
dividido por medio de prismas, pero, á pe- 
sar de ello, la operación es larga y el re- 
sultado irregular. 


ex 
En febrero de 1891 Gabriel Lippmann, 


Los hermanos Lumiere. 


pantalla verde; entonces, sólo los rayos 
amarillos y azules obrarán sobre la placa 
sensible. Al 'desarrollar”” el bromuro de 
plata ennegrecerá más ó menos todo lo 
que el amarillo y el azul hayan impresio- 
nado; por el contrario, las zonas rojas 
quedarán blancas en la “negativa”? Una 
vez obtenidas las tres negativas, se saca 
de cada una una positiva coloreada en 
rojo, amarillo y azul; estas pruebas se ob- 
tienen gracias á la propiedad de la gelati- 
na bicromatada de serinsoluble en pro- 
porción con la acción luminosa; se coloca- 
rán tres películas gelatinosas con las tres 
tintas fundamentales, se sensibiliza el bi- 
cromato de potasa y se enjuaga en agua 


profesor de la Sorbonne, encontró la solu= 
ción física de la fotografía de los colores 
sin intervención de ninguna materia colo- 
rante, exponiendo simplemente una placa 
de gelatino-bromuro, el vidrio vuelto ha- 
cia el objetivo y la capa sensible en con- 
tacto con un espejo constituído por mer- 
curlo. 

Después de revelar y fijar como de ordi- 
nario, los colores del objeto fotografiado, 
aparecían brillantes, siempre que se ha= 
bía realizado un ortocromatismo absoluto; 
pero ofrecía esto un inconveniente: pre- 
sentar un aspecto jaspeado y cambiar de 
coloración según la manera de colocarlo 
para verlo. 


En efecto, los colores se producen de 
esta manera, por la interferencia de la luz 
sobre las laminitas del bromuro de plata 
en la gelatina que poseen las mismas pro= 
piedades cambiantes que el nácar ó las 
burbujas de jabón. 

* 
e 

Los hermanos Lumiere estudiaron las 
ventajas é inconvenientes de todos los 
trabajos emprendidos hasta entonces pa= 
ra lograr la fotografía de los colores, y 
pusieron en práctica un procedimiento por 
decoloración, utilizando las propiedades 
de la cianina, de la cúrcuma y del rojo de 
quinoleina; pero con estas substancias, 
resultaba que, al fijar, se alteraban los co- 
lores. Tras una larga serie de tentativas 
infructuosas, los dus sabios trataron de 
obtener una selección tricrómica perfecta 
sobre una superficie única, y después de 
mucho estudio resolvieron al fin el proble- 
ma usando placas sensibles que conte- 
nían en sí mismas pantallas seleccionado- 
ras, bajo la forma de elementos colorea- 
dos microscópicos, que reclamaban una 
materia transparente, divisible en corpús- 
culos extremadamente finos y que absor- 
bieran bien las materias colorantes: es la 
fécula de patata, la que reune mejor estas 
condiciones. Triturados de manera que no 
pase su diámetro de 10 á 12 milésimos de 
milímetro, los granos de fécula se dividen 
en tres lotes y se tiñen respectivamente 
de naranjado, verde y violeta; después se 
secan y se mezclan íntimamente; se ex- 
tienden sobre una placa de vidrio, previa= 
mente cubierta de una substancia pega- 
josa. 

Los hermanos Lumiere llegaron así á 
agrupar 3,000 granos de fécula por milí- 
metro cuadrado evitando toda superposi- 
ción. 

Por bueno que fuera el resultado, no po- 
día aún satisfacer: en efecto, los granos 
de fécula eran esféricos y dejaban entre 
ellos espacios vacios por donde se filtraba 
la luz blanca. Para impedirlo, los dos sa- 
bios trataron de cubrir esos intersticios 
con polvo impalpable de carbón; después, 
por medio de máquinas especiales, pudie= 
ron apretar los granos unos contra otros, 
haciéndolos perder su forma esférica y no 
dejando casi vacios apreciables, así lo 
confirmó una atenta observación al mi- 
croscopio. 

La placa preparada de este modo no pre- 
senta, vista portransparencia, ninguna co- 
loración; los elementos coloreados mezcla- 
dos tan íntimamente reconstituyen la luz 
blanca. Quedaba solo la operación de in- 
sensibilizar la placa: la capa de granos co- 
loreados se cubrió de un barniz imper- 
meable; después un baño de gelatínobro- 
muro hecho pancromático, es decir, igual- 
mente sensible á todos los colores. 





pis 
Veamos ahora cómo la placa así prepa- 
rada puede reproducir automáticamente la 
enorme variedad de tonos de la naturale- 
za. Se opera con un aparato cuyo objetivo 
está provisto de una pantalla especial que 






























































forma el complemento indispensable de la 
sensibilidad cromática de las placas. 

Se carga el chassís enla obscuridad, cui- 
dando de que la placa quede colocada de 
manera que los rayos luminosos atravie- 
sen las pantallas antes de llegar á la ca- 
pa sensible. Supongamos que se va á ha- 
cer la experiencia con el pabellón tricolor 
francés, he aquí lo que pasará: los rayos 
azules son absorbidos por los elementos 
naranjados, mientras que los elementos 
verdes y violetas dejarán que la luz obre 
sobre la emulsión sensible; al revelar el 
bromuro de plata ennegrecerá todo lo que 
quede bajo las partículas verdes y viole- 
tas y dejará transparentes las naranja- 
das. En la parte blanca del pabellón, los 
rayos luminosos no sufrirán ninguna ab- 
sorción y vendrán á impresionar la cubier- 
ta bajo todos los elementos coloreados. 
Al revelar toda la superficie quedará ne- 
gra. En cuanto á los rayos rojos, son ab- 
sorbidos por los =lementos verdes que 
quedan transparentes al revelar. Se com- 
prende que esta placa, después de revela- 


da y fijada por los medios habituales, dará 
los:colores complementarios del original y 
queel objeto de que nos hemos servido 
se presentará bajo el inesperado aspecto 
de un pabellon naranjado, negro y verde. 
En teoría una segunda placa autocromáti- 
ca aplicada sobre la negativa debería dar 
una imagen positiva con sus verdaderos 
colores; pero en la práctica no se obtiene 
ese resultado por laimposibilidad de colo- 
car las cubiertas sensibles en contacto 
íntimo, y por eso los inventores en vez de 
fljar la placa revelada, disuelven la plata 
por medio del procedimiento que tiene por 
base el permanganato de potasa ácido; 
después, en plena luz, proceden á un se 
gundo desarrollo transformando en positi- 
va, según los colores naturales, la placa 
salida del chassís. Para comprender mejor 
esta transformación de la negativa en po- 
sitiva, volvamos al ejemplo del pabellón 
tricolor. 

En la primera zona, el bromuro de plata 
que cubre los elementos verdes y violetas 
se disuelven bajo la acción del permanga- 








EL MUNDO ILUSTRADO 


nato de potasa; después, al segundo des- 
arrollo efectuado en plena luz, el bromuro 
de plata ennegrece todo bajo las partículas 
naranjadas, estas están cubiertas; los ele- 
mentos verdes y violetas, porel contrario, 
descubiertos y la mezcla de estos últimos 
da la sensación del azul. En el centro de 
la imagen toda la plata se disuelve y el 
blanco se reconstituye por la yuxtaposi- 
ción de los tres elementos primarios, na- 
ranjados, verdes y violetas. Por fin, en la 
zona verde, la transparencia corresponde 
álos elementos violetas y naranjados y 
los verdes serán destruidos por el segun- 
do desarrollo, la sensación del rojo resul- 
tará de la mezcla de las partículas viole- 
tas y naranjadas. 

Esto que pasa en los colores francos de 
que nos hemos servido, se produce igual- 
mente para los tintes más diversos y más 
delicados. 

* 
* 

La entrada de la fotografía de los colo- 

res en el dominio práctico, presenta nume- 

























rosas aplicaciones. Los turistas llevarán 
de sus excursiones imágenes de edificios 
y lugares con toda fidelidad. Los explora- 
dores recogerán documentos de valorines- 
timable para los estudios geográficos y 
botánicos. 

En astronomía, la placa autocromática 
será particularmente preciosa para regis- 
trar con todo rigor científico las coloracio- 
nes de ciertos fenómenos de corta dura- 
ción, tales como eclipses de sol, auroras 
boreales, halos, etc. En medicina, las fo- 
tografías obtenidas directamente reempla- 
zarán con ventaja á las láminas de colo- 
res necesarias para el estudio de la ana- 
tomía íntima y de las lesiones del cuerpo 
humano. En suma, que dentro de poco las 
fotografías en blanco y negro que en un 
tiempo asombraron al mundo, pasarán á 
representar un papel muy secundario. 

Daguerre y los sabios quesiguieron sus 
huellas sirviéndose del sol como dibujan- 
te fiel y exacto, no creyeron nunca que se 
elevaría á la más prestigiada categoría de 
pintor. 








LAS DMIEVAS MAQUINAS DE GUERRA 





El lanzatorpedos del Gonde Recopé 


La marina, (dice «Le Monde Ilus- 
bré,» de París) después de haber es- 
tudiado y reconocido todas sus ven- 
tajas, acaba de hacer la adquisición 
de ese nuevo instrumento de gue- 
rra que puede verse hoy amarrado 
a] muelle de la Concordia, de don- 














de se dirigirá á Cherbourg para ga- 
nar la alta mar. Nadie mejor que 
el inventor podría suministrar da- 
tos precisos sobre esta embarcación, 
y lo ha hecho con la mayor buena 
voluntad. 


«Hemos querido crear, dijo, un 
aparato económico de guerra; se 
sabe que los actuales torpederos 
llevan una tripulación de 30 440 
hombres; á bordo de esta embarca- 
ción dos son necesarios únicamen- 
te: uno para el timón y los torpe- 
dos, otro para el motor. Estando 
anotada ya la economía de hom- 
bres, diremos que la de dinero no 
es menos apreciable, puesto que la 
embarcación que nos ocupa, desti- 
nada al puerto de Cherbourg ha 
costado solamente 50,000 francos, 


El nuevo torpedero fransés. 


mientras que los torpederos en ser- 
vicio son valuados en 400,000 fran- 
COS. 

«Nuestra embarcación, agrega el 
Conde Recopé, su inventor, es una 
arma «prudente»quesuprime la es- 
tela y no hace ruido. El motor es 
silencioso, el torpedo que lanza es 
del calibre 480, conocido actual- 
mente. 

Esta embarcación ha hecho sus 
pruebas; sus semejantes, como bar- 
cos de recreo, han excursionado por 
todas partes; pero nosotros la desti- 


namos con su aparato lanza-borpe 
dos únicamente á la protección de 
las costas. 

200 embarcaciones de este tipo 
harán desaparecer toda escuadra, 
aún la más potente. 


En los altos fondos y en las cer- 
canías de las costas, vigiladas solo 
por el lejano cañón de los acoraza- 
dos y de los cruceros, estas embar- 
caciones pueden evolucionar con 
toda seguridad y es imposible que 
un «transporte» se les escape. 


$e 
EL, “AUTO=ANFIBIO”” 








Maniobras con el *“Auto-anfibio.” 


M. Ravaillier ha imaginado en 
Francia una especie de auto-anti- 
bio, barco rodante que puede con 
la misma facilidad, circular por los 
caminos y navegar en los ríos. El 
árbol de cambios de velocidad, pro- 
longado, transmite el movimiento 
á una hélice colocada detrás del 
vehículo, y el timón es movido por 
el volante de dirección. 

Basta maniobrar con una palan- 
ca, para mover las ruedas ó la héli- 
Ce, y caminar por tierra ó sobre el 
agua. 

Cuando el suelo está bastante 
duro y en pendiente, la salida del 


agua se efectúa por medio de rue- 
das motrices; en el caso contrario, 
se levanta el vehículo. 

Este estilo parece muy propio pa- 
ra facilitar el gran turismo en los 
países donde los puentes son tan 
escasos como abundantes los ríos. 

El barco-coche es una combina- 
ción económica que permite á las 
personas emplear dos medios de lo- 
comoción en el mismo vehículo, 
pero hasta hoy este aparato, tal 
vez por no estar perfeccionado, sólo 
puede considerarse como útil para 
una diversión. 





FOTOGRAFIAS DE ACTUALIDAD 








rrocarril Panamericano, 





pa, (Chiapas) punto hasta donde lega el Fe- 


EN OTOÑO 


Fué al caer de las hojas. La agonía 
del sol iba á empezar desoladora, 
y en el viento, una vieja arrulladora, 
rezongaba su grave letanía. 


Al balcón asomada, sonreía 
en su fina altivez provocadora, 
luciendo su elegancia seductora 
que una nube de encajes envolvía. 


Revelando las líneas impecables 
de las formas, sus gracias adorales, 
—del raso y del Deseo prisioneras— 


así, toda de blanco, semejaba 


una inmensa magnolia que anunciaba 


yo no sé qué fecundas Primaveras. 


EVARISTO CARRIEGO. 


FOTOGRAFIAS DE ACTUALIDAD 





Estación del Ferrocarril Panamericano en 
Tonalá (Chiapas.) 





LAS. MUJERES DE CAMPOAMOR 


El poeta de las Doloras va á tener su estatua 
en Madrid. La jeunesse artista la quiere en el 
Retiro, sonriendo, bajo la caricia del sol cala- 
do, á las frondas esponjosas. Bajo su pedestal 
formarán frescos asuntos de acuarela, las pa- 
rejas frívolas que se aman como los pájaros al 
aire libre, los corros de niños parloteadores, la, 
burda y almidonada sociedad de soldados yni- 
ñeras: todo lo que amó su espíritu bondadoso y 
triste. 

Una estatua á un poeta, y en lo sombrío de 
un jardín, es asunto para enternecer las almas: 
no se puede pensar en ello sin quebrille un po- 
co de agua en los ojos. Se imagina ya el más 
blanco mármol, porque nada puede representar 
todo lo que de vago y de grácil hay en la obra 
de los grandes emotivos, como esas ondas cas- 
tas, esos encajes de bordes traslúcidos, esas 
bersuras tranquilas é inmaculadas del mármol. 
Pero esta ofrenda á Campoamor contendrá, 
además, algo de muy delicado que no ha sido 
hasta ahora premio de ninguna gloria de poe- 





La de “Los Grandes Problemas.” 


ta: son manos femeninas las que tejen esta 
guirnalda póstuma. Las mujeres españolas— 
al recuerdo de cuyas emociones sonrosadas de 
quinceñas, han tocado con éxito Palomero y 
Mariano de Cavia echando á vuelo la idea, — 
son las que darán la estatua al filósofo poeta 
de las Doloras. Y no habrá de fijo monumento 
algunos en la corte española que de más curio- 
seo emocionado ni más ofrendas floridas en los 
aniversarios, sea objeto. 

Hay en toda esta romántica página de la vi- 
da moderna, no tan árida como se cree, algo 
que no es sólo desahogo febril á la manía de 
ostentación, como en casi todas las campañas 
para erigir monumentos ocurre. Hay el pago 
de una deuda. Las mujeres fueron la preocupa- 
ción del poeta, su razón única para explicar la 


EL MUNDO ILUSTRADO 


La de “El Tren Expreso.” 


pena de vivir, el campo más [fecundo para su 
sondeo avisor en la entraña humana. “Déjese 
usted de paisajes y de marinas, —decía á José 
de Roure poco antes de morir; pasiones, anhe- 
los, dichas cantando en esas pupilas jóvenes, 
ahí es donde está la poesía-á raudales.*” Fueron 
ellas sus héroes eternos; así como otros han te- 
nido Rafael, Jocelyn Ó Los Girondinos. 61 tenía su 
Teodora, su Jacinta, su Constancia. Hubiéran- 
se dicho pensados ya por él, aquellos versos 
musicales de Edmond Haraucourt: 


““Et je pense selon vos yeux capricieux, 
Mon ame est la chanson de vos yeux, de vos yeux, 
ISA EE: 00 Y 


No hay mujer de latina raza que nose haya 
sentido retratada en loíntimo, en lo inconfesable, 
ante el proceso amoroso de alguna heroina de 
Campoamor. Yes que en ellas están todas 
nuestras mujeres en gama tendida desde la 
Constancia, la viajera parisiense, hasta Teodo- 
ra, la eterna Dafnis que ve surgir el amor en- 
tre los maizales de la aldea; todas nerviosas, 
pálidas, heróicas, acaso frágiles por exceso de 
sensibilidad, siempre adorables para el que 
gusta de sentir un pecho palpitante entre los 
brazos. 

En la tumba de los versos que ya no se leen, 
duermen todas acolchadas en el polvo. Constan- 
cia, la rubia del Tren Expreso, es tal vez la más 
recordada. Es la flor marchita de la ciudad; su 
cuerpo ha gustado ya de todos los paroxismos, 
y llega al poema creyéndose desengañada, fría 
para siempre, cuando su alma ávida levanta 
todavía una nueva aurora de amor. Es uno de 
esos pobres organismos en eterna exaltación, 
que la ciencia denomina sencillamente «caso 
clínico,» y que en simples alternativas da san- 
gre lo mismo para Mesalina que para Santa Te- 
resa, Todo sensibilidad, todo explosión. Su vi- 
da es un martirio; una sed para la cual no hay 
agua bastante. 

Y sigue la falange novelesca con Teodora, la 
ingénua, la dichosa, que turba al cura pregun- 
tando si el besarse es pecado. Teodora es prima 
hermana de la amorosa de «¡Quién supiera es- 
cribir!» y es de la misma, casta de Mireille. To- 
das aman de un modo rudo, no hasta el suici- 
dio, pero sí hasta el anonadamiento; se entre- 
gan, ven embellecerse su alma al resplandor 
interno que las consume y hablan en términos 
inspirados que antes no conocieron. Al cabo su 
espíritu se aquieta; no han hecho más que 
cumplir una etapa de florescencia y su natura- 
leza agreste vuelve á la paz de la economía do- 
méstica. 

Jacinta, la figura central de «Dulces Cadenas,s 
es un tipo vulgar, como lo es también Marcela, 
la de la «Calumnia,» entre nuestras mujeres 
realmente castas y sencillas, á quienes el ma- 
trimonio sorprende como un repliegue del ca- 
mino cuyos abrojos no se habían soñado. La 
una ve enfriarse lentamente la ternura de su 
marido; la otra, lo advierte receloso, sospe- 
chando de su lealtad, ofendiéndola con las mi- 
radas: inermes, acongojadas, esperan siempre; 
no saben hacer otra cosa, porque nadie las ha 
enseñado que el mundo es malo. La una va 
marchitándose poco á poco; la otra, halla la 
gran puerta de escape, la que puso compasiva 
la Naturaleza en la mano del hombre: el suici- 
dio. 

En otro poemita parlotea Rebeca, arrullando 
á su muñeca, y en otro más allá aparece con- 
vertida en /sabel, fuerte pedazo de hermosa car- 
ne que derrocha la flor de sus quince años. Ya 
taconea fuerte, y en el roce fofo desus enaguas 
hay una madura armonía: es que su cabeza de 
mieles se ha enfrentado ya con el terrible pro- 
blema: «¿Para qué sirve un nido?» Ardua cues- 





tión, fórmula de poética filosofía que condensa 
el proceso todo de la vida. 

Y Petra, la alegre figurilla de pomposo som- 
brero, que reza con un ojo en Dios y otro en el 
novio, á quien sería duro llamar el Diablo..... 
Y Maria, la ingrata del hampa, que traiciona á 
Juan Soldado...... Y las tres generaciones de 
Rosa, Rosaura y Rosalía inverosímilmente liga- 
das á un Don Juan eterno que pudiera llamar- 
se la tentación, la pendiente, el destino escri- 
LOA Cuantas salían de la cálida cabeza, ne- 
vada por fuera, cobran vida y se mueven se- 
gún ritmos de ardientes vísceras, con verdad 
maravillosa en un poeta que, en razón á su 
fantasía, habría de tener por muchos conceptos 
algo de taumaturgo. 

Este es el testamento de Campoamor y esta 
essu gloria: la paternidad de esos tipos que se 
parecieron prodigiosamente á los que encon- 
tramos en la calle y en el salón. Sus versos se 
olvidarán, porque eran malos sin atenuación 
posible; pero sus siluetas de mujer, el lenguaje 
emocionante, los hallazgos de ternura que en 
sus labios de fiebre puso....esos vivirán siem- 
pre, con más salud á cada día que avance la 
demanda de sinceridad y de calor interno en el 

veta. 

E Dos firmas vivirán para gloria de España 
más allá de la caida del prestigio de los gran- 
des escultores de frases de este último tercio 





La de “¡Quién Supiera Escribir!” 


de siglo: Campoamor y Becquer. Ambos expre- 
saron la vida. 
Abril, 1907. 
JEsÚs CASTELLANOS. 


«e 
EL MISIONERO 


Bl 


Selva obscura. Pasa el viento 
Sollozando entre las hojas. 
Incencian el firmamento 
Sangrientas serpientes rojas. 

Con largo y ronco lamento 
Se arrastra en su cauce el río. 
Por entre el ramaje umbrío 
De los bosques seculares 
Se siente el jadear bravío 
De pumas y de jaguares. 

Y entre el umbrío ramaje 
La postrera luz del día 
Ilumina la salvaje 

Toldería. 

La blanca cruz en la mano 
Presa de extraña alegría 
Va el misionero cristiano 
Y en su rostro se adivina 
La suprema fe divina 
Y el vago terror humano. 

II 

Nubes de incienso. La nave 
Del gótico templo llena 
Murmullo lento y suaye.:.... 
Va la plegaria, serena 
Como una ave 
De alas blancas. Desfallece 
Sobre el frío pavimento 
La luz del sol que parece 
Crepúsculo somnolento. 

Abierta en el muro obscuro 
La ogiva contempla el cielo 
Y el incienso sobre el muro 
Tiende perfumado velo. 

El Símbolo, alado y puro 
Cubre al apóstol que advierte 
Que bay para el alma abatida 
Trasla angustia de la vida 
La esperanza de la muerte...... 


RICARDO JAIMES FREYRE, 





























































































EL MUNDO ILUSTRADO 





SBOGCION DB CONSULTAS 


SEÑALES DE VIRUELA. 


Emma: Prepare Ud. este líquido que 
atenúa mucho las señales que dejan las 
viruelas: 
gTAmos. 

Estoraque ...... 2 ” 

Bálsamo de Judea .. 3 gotas. 

Se hace la mezcla y se deja en reposo por 
tres días. Para usar esta preparación se 
ponen en un vaso de agua 10 gotas, y por 
la noche se dan lociones; al día siguiente 
se lava el rostro con agua fresca y jabón 
de castilla. 








DORADO DEL CRISTAL. 





jalín, subscriptora: Para el dorado de 
hoja se usa como mordente una cabeza de 
ajo, con la cual se unta el cristal, aplican- 
do en seguida las hojas de oro, de modo 
que nose formen arrugas; sobre ellas se 
hacen los dibujos á buril. Hay otra mane- 
ra de dorar el cristal, de más resistencia y 
duración, que consiste en aplicar primero 
bórax disuelto en agua caliente y en se- 
guida el oro necesario; si se trata de ob- 
jetos usuales, como vasos, por ejemplo, se 
llenan de sal y se exponen sobre una plan- 
Cha de hierro á un calor conveniente, se 
funde el borax y el oro no se desprende 
ya. 











CUBRE-VIOLIN BORDADO. 


Nelly Albat: Por lo general los violinis- 
tas no enfundan la caja del instrumento, 
y silo hacen es solo en casa para preser- 
varla del polvo, sería, por consiguiente, 
un obsequio, si no inútil, cuando menos de 
poco lucimiento. Aconsejo á Ud. que en 
vez le la funda para la caja haga una Car- 
petilla quese coloca sobre el violín den- 


ARREGLO DE LA CASA. 


Provinciana: El ajuar de la sala puede 
Ud. comprarlo en cualquiera de nuestras 
grandes casas comerciales, donde elegirá 
Ud. el que le convenga, según sus recur- 
sos; no deben recargarse los murus de 
cuadros. La colcha en las camas de made- 
ra de la forma que Ud. me indica, se dis- 
pone según está indicado enel grabado 





respectivo. En casas que carecen de ante- 
sala el bastonero se colocajunto ála puer- 
taó enun lugar del corredor, si lo hay 
apropiado. 

—No conozco la publicación á que Ud.se 
refiere. 










































































tro de la caja, y es un resguardo para el 
instrumento. Doy á Ud. grabados en que 
puede ver el efecto de la carpeta, su for- 
ma, la disposición del bordado y la mane- 
ra de colocarla. 


BAÑOS SALINOS. 


Ana María de los Angeles: Los baños 
salinos á que Ud se refiere, se preparan 
disolviendo en suficiente cantidad de agua 
un kilogramo de cloruro de sodio; algunas 
personas agregan un poco de alcohol. 


PUNTA DE FRIVOLITE, 


Violeta: Doy á Ud. uno de los modelos 
que me pide; en los próximos números de 
**El Mundo Ilustrado” atenderé sus otras 
consultas. 


Ja DN 





Y) 


Punta de Frivolite. 


PARA EL CABELLO. 


María A. de Osuna: Para lograr quesal- 
gu á la niña el pelo rizado, haga Ud. que 
la rapen á navaja, primero del centro de 
la cabeza hacia afuera, y álos pocos días 
al contrario. Después de esta operación, 
para procurar que el cabelllo brote abun- 
dante y claro.lave Ud. diariamente la 
cabeza ála niñacon agua en que haya 
puesto 20 gotas de la preparación que doy 
por cada litro: 














Hojas de laurel 100 gramos. 
Clavillos 15 e 
Pimienta larga 15 ” 
Alcoholato de espliego 15 5. 
Alcoholato de perejil... 125 5. 





TE 


NA 


les agregan los alcoholatos y se deja la in- 
fusión en reposo por diez días. 


CANSANCIO CEREBRAL. 


Amateur: El remedio para combatir la 
exagerada debilidad cerebral, ocasionada 
por trabajo intelectual excesivo, y que, 
como en el caso 4 que Ud. se refiere, toma 
á veces el aspecto de imbecilidad, consis- 


te en procurar un descanso absoluto al ce- 
rebro, evitando todo trabajo intelectual 
y dedicándose únicamente por algún tiem- 
po á trabajos mecánicos moderados. Debe, 
además observarse una vida higiénica: 
baños, ejercicios, alimentación sana y nu- 
tritiva, prohibición absoluta de todo lo 
que pueda fatigar el cerebro, y en caso 
necesario, la asistencia médica sl el en- 
fermo nose alivia pronto con el sistema 
indicado. 

—No sedebe estudiar inmediatamente 
después decomer; la sangre que afluye 
siempre al Órgano que trabaja, no sería 
suficiente para atender ála del estómago, 
y podrían ocurrirle á Ud. trastornos de 
importar Cia. 


IRRITACION DE LA PIEL. 


Subscriptor antiguo: Para evitar la 
erupción que molesta á Ud. cuando 
se rasurar, lávese inmediatamente des- 
pués de concluida la operación con un co- 
cimiento hecho durante media hora en 
medio litro de leche con lo blanco de tres 
puerros cortados á lo largo. Enjugue U:. 
con un lienzo fino, poniéndose en seguida 
polvo de haba que cubra la piel por 15 mi- 
nutos, quitándolo después con un cepillo 
fino de polvo. 


MANTEL DE IGLESIA. 


Carmen $. Rivera: Doy á Ud. el modelo 
del mantel de iglesia que desea, en el pró- 
ximo número tendrá Ud. el de etamina. 


SUDOR EXCESIVO 


Vuestra sincera admiradora: Para. com- 
batir el sudor excesivo de las manos, de- 
ben lavarse tres veces al día con una m 
cla de 90 gramos de agua de Colonia y 15 
de Tintura de belladona. 

—El sudor fétido de los pies desaparece 
con lavados diarios de agua udicionada 








Mantel de Iglesia. 



































































con un poco de vinagre y de alcohol alcan- 
forado; friccionando después con una po- 
mada que se prepara con 5 partes de ic- 
tiol,5 de trementina y 10de pomada de 
zinc. 

MARÍA LUIsa. 











Los grandes calores del estío obligan á salir de la 
ciudad en busca del aire fresco del campo; muchas 
familias de nuestra sociedad se transladan á los 
pueblecillos á veranear. Es la época de las excursio- 
nes, de las partidas campestres, de las comidas al 
aire libre. 

Todo esto ofrece á la moda pretexto para triunfar: 
los trajes de velo y de muselina, rivalizan con 
las toilettes de guipure y los linones finísimos 
maravillosamente trabajados en sus múltiples labo- 
res y bordados. Estos últimos comenzaron á llevar- 
se desde que entró la primavera, pero los primeros 
días de esa estación son aún demasiado frescos, 
conservan todavía algo de las rachas heladas del 
invierno, de los soplos fríos de los meses locos de 
enero y febrero, por eso fué preciso esconder los 
lindos linones bajo los trajes de paño 6 los abrigos 
de pieles, dejándulos apenas asomar sus pliegues 
vaporosos por las pecheras de las chaquetillas y le- 
vitones, bajo los bordes de los boleros y por la ori- 
lla de las mangas; pero no tendría gracia esconder- 
los ahora en que el sol luce en todo su esplendor y 
la tierra abochorna con sus hálitos calientes que se 
desprenden de todas partes: del suelo, de las tapias, 
NUERA de las fuentes quese fubren de vapores. 

os trajes de estío se nos presentan escotados, aun- 
que no exageradamente, y aún hay damas que ate- 
núan más el escote, cubriéndolo de un canesú de 
valenciennes 6 de tul. 

* 
ee 

Las mangas largas hacen esfuerzos por volver al 
campo de la moda, pero para vencerlas de antemano, 
han aparecido en estos últimos tiempos las mangas 
japonesas más y más amplias y más cortas, bajo 
las cuales los brazos quedan desnudos casi total- 
mente. 

Las mangas japonesas son graciosas, tienen un 
encanto verdaderamente oriental, sus pliegues ofre- 
cen caídos el mayor atractivo, al moverse cubren 


PE 








EL MUNDO ILUSTRADO 


[Páginas de la Moda < 


“TOILETTES” ESTIVALES. 


y descubren el brazo maliciosamente, de una mane- 
ra seductora; solo que están hechos únicamente 
para los brazos redondos y bien modelados. 

¿Qué haremos entonces, si esta moda se extiende 
hasta reinar absolutamente? pensarán, sin duda las 
damas muy delgadas, y con las cuales la naturaleza 
se ha mostrado un poco esquiva. La moda lo ha 
previsto, queridas señoras; no os inquietéis por ello: 
en vez de dejar el brazo desnudo, lo eubriréis con 
una manguita interior ajustada, de una tela ligera y 
suave, y ya está resuelta satisfactoriamente la cues- 
tión. 

Al lado del kimono, figuran otros dos tipos de 
trajes que dominan: para las toilettes de tarde: la 
gran chaqueta de paño y la levita de tussor. 

Por mi parte, soy ardiente partidaria del kimono: 
es amplio, flexible, elegante; es verdad que su ele- 
gancia es costosa, porque no es verdaderamente 
chic si no está completamente adecuado al traje que 
acompaña; me gusta menos la larga chaqueta de pa- 
ño; es más seria, menos graciosa, y confieso que no 
encuentro ningún atractivo, salvo su novedad, en 
la levita de tussor, que me parece una fantasía sin 
gracia ni razón; haré, sin embargo, una excepción 
en favor de una levita de un tussor muy refinado y 
casi desconocido bajo sus bordados de ramitos pom- 
padour. Esa levita, cuyo menor defecto era su lujo 
excesivo, acompañaba una toilelte de velo Ninón 
azul pizarra, toda guarnecida de bieses de paño cor- 
tados y entrecruzados sobre un corpiño de valencien- 
nes. 

El velo Ninón, tan suave y lijero y el color azul 
pizarra tan elegante, quedarán, sin duda, uno y otro 
entre los favorecidos de la estación. 


* 
*e 


Ahora, buenas lectoras, he aquí un modelo de los 
kimonos que yo prefiero: en satín kaki, guarnecido 





de hermosos bordados japoneses de tono muy suave 
y borlitas de seda del matiz del satín, esto es mucho 
más dulce y menos llamativo que las borlitas de oro. 
Este bello kimono servía de estuche á un delicioso 
traje de velo pequinado en kaki y blanco, con blusa 
de muselina de seda del primero de estos tonos, 
montada sobre un canesú de verdadero cluny. Los 
matices muy ténues eran la causa principal de que 
aquel traje tuviera un aspecto sobriv y distinguido. 
ee 

Supongo que mis lectoras sabrán ya cuál es la úl- 
tima palabra de la elegancia en estos días: los lino- 
nes bordados y adornados con sedas pompadour, so- 
bre todo para los trajes de comida. La superposición 
de muselinas de seda de tonos diferentes, da tam- 
bién magníficos resultados; por ejemplo, un sencillo 
traje de seda gris sobre seda rosa, adornada en el 
bajo de la falda y en el borde de las mangas con lis- 
tones gris y rosa. 

Sobre este traje se podría llevar un kimono de 
satín muy tenue, forrado de gris plata, y que ten- 
dría la ventaja de servir para otros trajes, cuyos co- 
lores armonizan con él. 

Y una vez que yo os he puesto á la vista, lecto- 
ras, los principales temas que trae la moda de estío, 
á vosotras toca variarlos, bordar sobre ellos, según 
el buen gusto, la distinción y elegancia de cada 
una. 


MARIA LUISA. 














“EL: MUNDO ILUSTRADO 


FIGURINES DEL DIA 





Este elegante traje de reunión, se confecciona en seda liberty color adorna con listones. y termina sujetándcse á un puño que se abotona so- 
de rosa. La falda muy amplia y completamente lisa, se cierra por detrás bre el codo. Una especie de ¡elerina de la misma tela que la falda, cruza 
con dos hileras de grandes botones. El corpiño es de raso color marfil sobre los hombros, cubrizndo casi la espalda y dejando ver el delantero: 
muy ajustado, recubierto de finísimo tul de seda bla:1co con abultadas se adorna con botones y presillas de seda. El cinturón va tableado y se 
motas; el delantero va plegado, las mangas muy amplias, el bullón se  abrocha por detrás bajo un gracioso: lazo. 


For, ““FéLrx,” De PARIS, PARA “EL Munbo ILusTraDo.”—Mobas Becuorr-DAvID. 


EL MUNDO ILUSTRADO 





FIGURINES DEL DIA 


Traje de baile en tul bordado sobre fondo de tafeta azul claro. La 
falda plegada en torno de la cintura, lleva en el bajo una ancha banda 
de seda pompadour y una hermosa cenefa bordada en el mismo tul. El cor- 
piño escotado en cuadro, lleva. tirantes de forma de chal, rodeando la 
espalda y cruzando en el delantero para formar el cinturón, uniéndose 


For. “FaLrx,” DE PARIS, PARA “EL Munno ILusTrADO.”-—MoDAs RoNDEAU, 





en la parte inferior del busto con un broche de piedras; estos tirantes 
son también de seda pompadour. La manga es muy sencilla, plegada en el 
hombro, redondeada en el borde, cae sobre el brazo completamente suel- 
ta. Alanudarse el cinturón se dejan caer los extremos para formar la 


banda. 














































EL DIA MAS GRANDE 
PARA MUNYON 


LAS VENTAS HAN LLEGADO A 86,410 
BOTELLAS EN UN DIA 


Esta Demanda Probablemente Es la Mas Grande Que 
Jamas Se Haya Verificado en el Comercio de 
Medicinas de Patente 


Los Droguistas Estan Contínuamente 
Ocupados 


Desvachando Estos Globulitos de Azucar 


SU POPULARIDAD AUMENTA CADA DIA 








Muy Raro Es el Hogar en Esta Ciudad Que no Contenga 
á lo Menos una Persona Curada 
Con Estos Remedios 


TODA PERSONA QUE TENGA DOLENCIA AL- 
GUNA DEBERIA PROBAR 
ESTOS REMEDIOS 


El Precio Esta al Alcanze de Todos 
UN REMEDIO DIFERENTE PARA CADA ENFERMEDAD 


Son Absolutamente Inofensívos y Produciran Un Alivio 
Casí Instantaneo 


Sí Vd. esta Resfriado, Pruebe el Remedio de Munyon Para Los Resfríados, Sí Tíene 
Reumatísmo Pruebe su Remedío para el Reumatísmo, Sí Tiene Dispepsia Pruebe 
su Remedio para la Dispepsia, Sí Se Siente Enfermo de Los Riñones, Pruebe Su 
pato Para los Riñones, Sí Se Siente Nervioso, Pruebe Su Remedio Para Los 

ervi0s. 


EL REMEDIO DE MUNYON PARA LA TOS 


EDIO DE MUN 
muy eficaz para la biliosidad, el estreñi- 













Costado y la espalda en pocas horas y generalmente 
sana antes de acabarse el contenido de una botella, : rgada, etc 

EL REMEDIO DE MUNYON PARA LA > 
DISPEPSIA alivia instantaneamente, y cura posi-| BILIDAD GE» 
tivamente toda clase de dispepsia, indigestion, y tod 
los males del estómago causados por el exceso en la 
bebida 6 en la comida. 

EL REMEDIO DE MUNYON PARA LOS 
RIÑONES cura prontamente los dolores de espalda, 
de las piernas de las ingles y todas las enfermedades 








1 acion de agota- 
miento, da robustez y buena complexion á las gentes 

lidas y faltas de sangre y entona todo el sistema en 
neral. 









“REMEDIO DE MUNYON PARA EL 
CABEZA cura de tres á diez minutos 
e de a cual fuere la 
















de los Riñones. Es un preventivo contra el mal de malos efectos. 
Bright. E DIO D PARA LOS 
L “REMEDIO DE MUNYON PARA LOS|NERVIOS Cura la postracion nerviosa y estimu 





RIADOS corta cualquiera clase de res! 
pocas horas y evita la pulmoi Produc 
casi instantaneo en la cabeza, la nariz. la garganta y 
los pulmon 

EL RE 
NEURAL: 


lado en | fortifica los nervios poniendolos en un estado de perfec- 

un alivio | ta salud. 

. REMEDIO DE MUNYON PARA LAS 
5 ha aliviado mas sufrimientos que ninguna 


LA | otra preparacion que jamas se haya ofrecido al bello 


y | sexo. 
. INHALADOR DE MUNYON es un remedio 
ivo para el Catarro, el asma, los resfriados, la tos, 

y casi todas las enfermedades de la cabeza, la nariz, le 

garganta y los pulmones. 












EDIO DE MUNYON PARA 
livia el dolor de la cara, la ci. 
¡ones neurálgicas. 

DIO DE MUNYON PARA 
xtirpa todas las impurezas de la Sanga 

DIO DE MUNYON PARA 
ss seguro y eficaz, tonifica los niños 
debiles y raquíticos. 




























De venta en todas las botícas y droguerías, 


MUNYON'S H. H. REMEDY CO. Philadelphia. Pa., EE, UU. A 


Labadie Sucs. y Comp. Calle de la Profesa núm. 5, México, D.F . 



















Vino fortificante, digestivo, tónico, reconstituyente, de sabor 
excelente, mas eficaz para las personas debilitadas que los 
ferruginosos y las quinas. Gonservado por el método de 
M. Pasteur. Prescribese en las molestias del estómago, la 
clorosis, la anemia y las convalecencias; este vino se reco= 
! 


mienda alas personas de edad, álas mujeres,jóvenes y á losniños. kl 
AV'SO MUY IMPORTANTE. — El único VINO auténtico de 
S. RAPHAEL, el solo que tiene el "recho de llamarse asi, el solo | 
que es legítimo yde que se hace mención en el formulario del | 
y Profesor BOUCHARDAT es (* de M CLEMENT yC*, de Valence $ 








emas son groseras y peligrosas falsificaciones. | 








LA “MUDANZA” 





PROYECTOS PARA EL PORVENIR 


Tengo miedo, mi querida sobrina, de que 
la “presente,” como dicen los militares, 
sea leífada por vos, con mirada y espíritu 
distraídos. 

Estáis en plena mudanza, dejando Rouen 
por Versalles. 

Mudarse es una empresa terrible, á la 
vez fea, fatigosa y melancólica. Son mi- 
nutos de la vida que se cederían de buena 
gana á la nada. 

Se tiene conciencia de no servir de gran 
cosa, vigilando el mobiliario en su paseo 
aventurado; sin embargo, un irresistible 
instinto conservador os obliga á no per- 
der ningún gesto de los robustos intrusos 
que lo exponen al pillaje. Por la noche se 
duerme, rendida de cansancio, á menos 
que el enervamiento no os obligue t.-ner, á 
pesar de la fatiga, los ojos abiertos, y pa= 
rece que el Oceano pasaría sobre vuestros 
miembros sin limpiar el polvo de que se 
ha impregnado vuestra piel. ¡Desgracia- 
das las cartas que lleguen en momentos 
semejantes á la casa devastada! 

Entregadas al destinatario mientras que 
él sigue con mirada inquieta el éxodo del 
piano de media cola, ó inclinado en la 
ventana, acecha el convoy de su lecho que 
da vuelta á la esquina de la calle próxi- 
ma; esas cartas inoportunas están desti- 
nadas á terminar su carrera, sin haber sido 
abiertas jamás, en la bolsa de un traje que 
no vuelve á usare. 

Cuando más, pueden esperar, que las 
recorra para tranquilidad de la conciencia 
durante el reposo de un almuerzo. 

Querida Paquita, no reservéis una suer- 
te tan triste á la carta de vuestro tío. El 
mayor defecto de un libro, hace notar jus- 
tamente la Lógica de Port Royal, es el de 
no ser leído. ¿Noes igualmente éste el 
defecto capital de una carta? Si no tenéis 
lugar para abrirla ni para leerla, deslizad- 
la en vuestra carpeta verde, la carpeta 
de tafilete inglés con vuestro monograma 
que os compré en un almacén de Old Bon 
Street, 

Una vez establecida en Versalles, la en- 
contraréis el primer día que os sentéis á 
vuestro escritorio Luis XVI. Ese día, ha- 
cedme la gracia de leerla y meditarla un 
poco, porque trata de un asunto bastante 
importante. 

e 

Dejáis Rouen, sobrina mía, cargada de 

proyectos y esperanzas; en vuestro pensa- 


miento como en el de Máximo, Versalles 
no es más que una etapa hacia cambios 
más decisivos. Probablemente vos, antes 
que Máximo, siendo la más moderna, la 
más audaz de la familia, habéis juzgado 
que la vida militar durante la paz es un 
poco monótona: queréis por cada día vi- 
vido el rescate de un progreso más rápido, 
más marcado. Yo no podría condenaros; 
sin duda el papel de oficial es admirable 
aún cuando florezca la paz, “la caritativa 
inmortal”” cantada por Rosseau. Basta 
que el oficial esté muy contento de su es- 
tado, para encontrar en el recomienzo pe- 
riódico de los trabajos, en la educación 
anual de los reclutas, en el estudio pro- 
fundo de los problemas de táctica y de lo- 
gística, un alimento permanente para su 
actividad. Pero hay allí una abnegación 
casi heroica. 

Por otra parte, en el interés mismo de 
nuestros gigantescos ejércitos movernos, 
todos los especialistas convienen en que 
la renovación rápida de los cuadros es de- 
seable, y no puede obtenerse precisamente 
más que por la abdicación voluntaria denu- 
merosos oficiales, reintegrando lo civil... 
Por todas estas razones no me opongo á 
los deseos de la familia Despeyroux, y en 
mi esfera me ocuparé de satisfacerlos. 
Sufrid todo, lo mismo que antes de em- 
prender este viaje de experiencias nuevas, 
y os impongo el viático de algunos conse- 
Jos. La iniciativa del cambio de vida se 
debe á vos, Paquita: es una responsabili- 
dad, pesadla bien. 

Sé que no os asusta. Como la mayor 
parte delas jóvenes esposas modernas, es- 
táis, mi querida sobrina resuelta, á tomar 
una parte importante en todas las deci- 
siones de la familia. La reforma próxima 
del Código Civil, grabará legalmente esta 
resolución. El Código francés dirá poco 
más ó menos: “Los esposos decidirán en 
común lo que concierna á los intereses de 
la familia.?”? El Código alemán, revisado 
antes que el nuestro, lo dice ya. Me sirvo 
de una palabra excelente y que hizo for- 
tuna; no queréis ser solamente la compa- 
ñera, sino la asociada. 

La palabra es nueva, la cosa ha existido 
en todo tiempo aunque con palabras dife- 
rentes. La concepción fundamental del 
matrimonio, es asociar al esposo con la 
esposa para todas las empresas de la 
vida. 





JABON 
o AGUA 
e LUBIN 


Blanquea y suaviza 
el cútis, 


LUBIN - 





PARIS 


e LÍCOL ms apreciado; 


para eSpués de la COMÍAA. 





EXQUISITO 
DELICIOSO 
DIGESTIVO 


EXQUISITO 
DELICIOSO 
DIGESTIVO 











Liqueur 


DES 


Pares Chartreux 


VERDE y AMARILLO 


Este famoso Cordial que se fabrica 
actualmen:e en Tarragona (España) 
ha sido por muchos siglos destilado por 
los Monjes Cartujos (Péres Chartreux) 
en el Monasterio de la Grande Char= 
reuse (Francia), y conocido por todo el 
mundo cun el nombre « Chartreuse ». 
El grabado de arriba representa la 
botella y etiqueta empleados para la 
venta desde la expulsión de los Monjes 
de Francia y que se conoce ahora Con 
el nombre Liqueur des Péres Char- 
treux. El licor es destilado por un 
sistema cuyo Secreto de fabricación 
solo los Monjes poseen y conservan 
hace centehares de años, siendo los 
únicos que conocen los componentes 
de este delicioso nectar. 


—— 


Sa encuentra de venta en las buenas 


Tiendas de Abarrotes, Hoteles, Restaurants, 
« Cafés, Cantinas, etc., eto. 





o 


La Urticaria y el Sarpullido. 





consisten en contracciones espasmódi- 
cas de los diminutos vasos sanguíneos 
de la piel y en la dilatación de los ca- 
nales linfáticos, de los que resultan 
manchas blanquecinas. 

Ya se deban á falta de baños, al ca- 
lor ó 4 indigestiones, deberán ser tra- 
tados localmente todos estos casos, 
para calmar la irritación y la come- 
zÓn. 

EL JABON DE ¿EXTRACTO DE 
POND, que es un emoliente, calmante 
y refrescante, alivia la inflamación y 
ministra á los t os afectados. La 
espuma de este jabón penetra á los 
poros, llevando consigo al Extracto de 
Pond, uno de los más motables antiw 
sépticos. Estimula la circulación capi- 
lar, por su ¡aleción astringente, y tiende 
á restablecer las condiciones norma- 
les de los canales linfáticos. Lávese 
con frecuencia, dejando la espuma es- 
pesa sobre las partes afectadas, du- 
rante algunos minutos. Su blancura 
indica su pureza.—En todas las dro- 
guerías. 

ARMOUR € COMPANY 








Unicos concesionarios de la Cía de 
Extracto de Pond. 


Sanborn Hnos. Droguistas. Agentes 
Generales.—S. Francisco 6.—México, 
D. F. 


EL MUNDO ILUSTRADO 


No es de ayer que se yea á las esposas 
comprender este deber como una partici- 
pación activa en todo lo que el marido pro- 
yecta, decide y ejecuta. Sólo que se en- 
cuentra de tales esposas menos cantidad 
ayer que hoy. Evocad, por ejemplo, la en- 
cantadora imagen de vuestra madre; bien 
era la asociada de vuestro padre por la 
ferviente solicitud y la abuegación inge- 
niosa; los dos esposos estaban verdade- 
ramente soldados uno á otro para lo bue- 
no y lo malo de la vida, pero el culto con-= 
sagrado al esposo por la esposa excluía 
toda causa de crítica ó de discusión. La 
palabra del dios no se discute, no se criti- 
ca. Mme. Le Quellien no estaba asociada 
á vuestro padre como lo estarian dos di- 
rectores de una fábrica ó de un banco, sino 
más bien como lo están al patrón, en cier- 
tos almacenes, los empleados superiores, 
consultados para las decisiones, utiliza- 
dos para la ejecución y participando de 
los beneficios, y sin embargo irresponsa- 
bles y subordinados. 

La esposa moderna tal como vos, Pa- 
quita, quiere una asociación de influencia 
a partes iguales. No aceptáis la decisión 
influyendo sobre la suerte de la familia, 
que no sea tomada de acuerdo con voS. 
En revancha, no buscáis con vuestro ma- 
rido la mejor decisión y la sostenéis con 
toda vuestra fuerza una vez tomada. 

Tenéis la pretensión de contribuir tanto 
como él al mejor porvenir de la familia, y 
á menudo en el secreto de vuestro cora= 
zón, estimáis que las cosas de interés co- 
mún irán en camino más y más seguro Si 
las costumbres no reservan aún al marido 
la mayor parte de la ejecución. 

¡Impaciencia característica de la esposa 
moderna, de la esposa asociada! Tiende 
siempre á juzgar á su marido más timora- 
to, menos activo, más retrógrado que ella 
misma. Rehusando concederle superiori- 
dad de inteligencia, en lo que tiene razón 
una vez sobre dos, sufre por no poder to- 
mar la delantera; guíar la familia fuera y 


EL CUTIS Y EL ESTOMAGO 


Después de mi artículo sobre “El 
Cutis y el Estómago,'* creo conve- 
niente señalar 4 los lectores los casos 
siguientes: 





Plarís, 11 de Abril de 1904. 
Muy señor mío: 
[Estando yo afectado de furunculo- 


| sis y de antrax á consecuencia de una 


gripa infecciosa contraída en invier- 


|no en el ejercicio de mi trabajo, me 


resolví á usar su fermento, compránks 
do un litro aquí. Todavía no lo acabo 
y ya he notado un gran alivio, m»o| 
sólo en el estado local, sino con gran- 
de y agradable sorpresa en todo el 
estado general. 

La debilidad, los sudores, las mo- 
lestias intestinas que me duraban 
desde hace dos meses han desapare- 
cido casi por completo, y lo que es 
digno de notar es que actualmente 
ya ho aparece más la cantidad irre- 
gular de ' “indican” que antes conte- 
nían mis orinas. Por esto vol á su- 
plicar . usted se sirva mandarme uno 
Óó dos frascos para poder seguir esta 
curación tan bien empezada. 

t me Ud. más atto. y S. $. 

Dr. Fernand Durville .—14. ru 
d'Alextandre. 

Chambhéry, 26 de Mayo de 1904. 

El Doctor H. Carbonnier, á Cham- 
biéry da las más expresivas gracias 
por el frasco grande de *Fermento 
de Uvas'* que le mandaron y que le 
ió estos dos felices resultados. 

1.—Mejoramiento de las  digestio- 
nes y desaparición de los sampullidos 
de la acne en un adulto. 

2.—Como ayudante de la entero- 
clisis en los intervalos de las sesio- 
nes, para combatir una constipación 
rebelde en un niño afecto de en- 
tiem: $ muco-membranosa., 

(De Uldes. atto y 'S. $. 
Dr. H. Carbonnier. 


o 













Elstas dos observaciones de mues- 
tros eminentes colegas no tienen ne- 
cesidad de comentarios; los hechos 
bastan á demostrar y 4 comprobar 
altamente la eficacia del Fermento 
de Jacquemin en diversos casos de 
enfermedades del cutis, vicios de la 
sangre y afeciones del estómago y 
del intestino. 

Que todos los enfermos se aprove- 
chen de nuestra declaración y que 
se alivien con el uso de este produc+* 
to verdaderamente científico. 








Dr, Passy Terrier. 





EN 


LA CREMA ROSADA 


ADELINA 


Usada por todas las grandes artis- 


| PATTI 


tas y las damas aristócratas, es la 
“mejor preparación entre todas las 


de su clase 





Para Conservar el Cuts 





CURA LAS EXCORIACIÓNES, 
ERUPCIONES, SARPULLIDO 


Y GRANOS 


ea 


SUAVIZA, 


Y REFRESCA LA PIEL 


eS 


| PERFUMA, HERMOSEA 


Y LE COMUNICA EL BRILLO 
ATERCIOPELADO 
DE LA JUVENTUD 


dE 


DE VENTA EN TODAS LAS 
DROGUERIAS Y PERFUMERIAS. 


ES 


Depósito General: ___$> 


| 
DISIMULA LAS ARRUGAS | 
| 


Jose Uihlein, Suos. 


Almacén de Drogas, Coliseo Nuevo, 8. 


México. 


RE E 



































Es el único ja- 
bón que hace el 
cutis fresco y 
limpio. 


PARA LOS 


DIENTES ES 


Recomenda- 
da como la 
mejor por 3000 dentistas 
limpia la dentadura, sa- 
La y vigoriza las encías 
purifica el aliento y des- 
truyendo las bacterias 
5, llega verdade- 
á ser un 


DE LOS DIENTES 


De venta en todas las Droguerías y Boticas á 
50 tubo, No acepta ningún substituto y tén- 
gase cuidado de no obtener el legítimo. Es la 
mejor de lo mejor. 

Hecho solamente por la 


Dentacura Co, 


Newark, N. J., U.S. A. 










e 











on cada comida conserva la 
salud y prolonga la vida. 
PIDANLA A LA 


CERVECERIA CENTRAL, 


Ss. A. 
Teléfono 1,198 Apartado 973 





México, D. F. 


JABON APOLO 









o a 


Precio: $0.50 Pieza, 


En las Droguerías y Boticas. 


DELANGRENIER 


contra 
la Tos, el Catarro 
2 Y laBronquitis 
S, 


(3 


S 








m eS 
a Uis-Páres, 200% 





EL MUNDO ILUSTRADO 


dentro. En casi todas las parejas de hoy 
la mujer lleva la carrera, se logra algunas 
veces, pero no creáis, Paquita, quese logra 
siempre. A pesar del mucho talento, de la 
mucha energía y de una extrema abnega- 
ción, las mujeres asociadas perjudican á 
la asociación más de lo que le sirven. Yo 
podría citaros veinte ejemplos; el hecho 
es común, sobre todo en París y sobre todo 
en las familias donde el oficio del marido 
lleva frecuentes cambios de fortuna; polí- 
ticos, artistas, grandes industriales, es- 
peculadores, médicos, abogados. Sí, mu- 
Jjeres muy inteligentes y muy abnegadas 
con un gasto formidable” de inteligencia y 
Sad pueden perjudicar al ma- 
rido. 

¿ 


tras costumbres. Cuántas veces la mujer 
se creerá victoriosa antes del día ó real- 
mente habrá establecido su victoria sobre 
el antiguo prejuicio: hombre amo, esposa 
menor. De aquí que, como todos los revo- 
lucionarios, se impaciente y rehuse darse 
cuenta de un elemento capital inevitable é 
indispensable: el tiempo. : 

La impaciencia y el desprecio del tiempo 
son cualidades, ó, según el punto de vis- 
ta, defectos de revolucionario. A fines del 
siglo XIX la mujer emancipada se lanzó á 
la vida práctica con fervor de neófito. 

Es de ayer que ella haya aprendido la 
importancia del dinero y ya cree inventar 
limas rápidas de adquirirlo; se irri- 
ta contra la medianía y quiere de un día á 
otro la fortuna. A 

Deigual manera quiere de un día á otro, 
la situación importante, las altas relacio- 
nes y bajo las formas sociales, el éxito. 

El método de su marido le parece lento, 
lo acusaría de buena gana de pereza. Es 
que la mujer de hoy, verdaderamente 
igual al marido en vigor de inteligencia y 
de acción, no era ayer socialmente más que 





¿Cómo es esto? 


Mi querida sobrina, los grandes cam= 
bios no se verifican en un día; ó más bien, 
lo que sucede en un día noes más que 
una tosca apariencia del cambio. 

La Revolución Francesa no ha termina- 
do, las gentes sensatas hacia 1803, la 
creían concluida. Así es esta otra revolu- 
ción que la mujer moderna impone á nues- 





NUESTRO SISTEMA 


1.—Vendemos únicamente 
artículos de rigurosa prime- 


rantizamos cada ar- 





te y devolvemos el dinero. 

Se remiten por correo, li- 
bre defranqueo: 

Discos legítimo: 
50.60 y $0.75. 
legítimos de doce 
ulgadas 51.00 y $1 25. 

5 MA as ZONOFONO, las 
mejores, el millar 50.70. 

Máquina parlante Zonó- 
fono Favorita. con brazo gi- 
ratorio, solo $20.00. 

Máquinas con brazo girato- 
rio, absolutamente de 1% ca- 
lidad: $30.00, 40.00, 50.00 60.00. 

Máquina Zonófono RO- 
YAL, ilustrada arriba, ca- 
ja de caoba mac: motor 
de tres cuerd 
comprar mejor, 

Pagamos el transporte en 
las máquinas. É 

Juego. BATTLEHORSE 
(Oaballo de Batalla.) 

Máquina Zonófono “FAVORITA” (esta máquina acaba de construirse; es 
muy bonita, tiene brazo giratorio) $20.00. y 

Una docena discos legítimos de 10 pulgadas. (Un disco Opera Tetrazzini; un 
duo de Opera; un disco de Tenor célebre, tres discos t esta escogidos, 
seis discos españoles, cómicos, duos, canciones.) $8,55.—Total......828.55. 

En el Juego BATTLEHORSE pagamos todos los gastos de transporte. 

Catálogos gratis, dirigirse á 


MODERN METHODS CO. 
145 E. 23rd. St, NEW YORK 


_de “diez 
> 





























Pidase 


Sombreros Ingleses 


Fabricados por 
TRESS « CO. 
LONDON. 
Representante: S, N. H. de Lima. 


Oficina de Muestras: San Juan de Letrán, 54 


PRINCIA vr 
Hunyadi János 


El tipo más perfecto y más acreditado de todas 
las aguas purgantes naturales contra: 

Constipación habitual, congestiones, obesidad, obstruc- *| 

ciones del bajo vientre, hemorroides, etc. 


“¿Sus efectos rápidos y seguros, suaves y moderados se dejan sentir sin 
cólicos ni molestias, sin repugnancia en el gusto, ni perturbaciones gástricas, 
ni cansancio consecutivo.” “Es un regulador y no un debllitante.” “Hunyadi János 
es, por excelencia, el purgante de las mujeres y de los niños.” “Es el laxan- 
te de los estreñidos y de los congestivos, el gran remedio de los sujetos se- fl! 
dentarios y para los trabajadores intelectuales, en los cuales regulariza las 
evacuaciones alvinas y calma los síntomas dispépticos; es el específico de los 
afligidos polisárcicos.”” (Dr. E. Monin, Paris.) 

Desconfiese de las falsificaciones. 


Hunyadi János se vende en las farmacias y droguerías. 


en las prin- 


cipales 


as 
3 


Núm. 50061. 


; Sombrere- 
' Tías y casas 


similares. 





NOUVEAU PARFUM 
VIOLET 


29. B* des Italiens. PARIS 












































una niña y le queda la puerilidad, la ner- 
viosidad dela niña que pide la luna. Mien- 
tras que el marido, calmado por la energía 
ó por el espíritu, tiene un cerebro heredi- 
tariamente adecuado á la lentitud del tiem- 
po y álos embarazos de la lucha por la 
vida. 

Por fáciles que hayan sido sus progre- 
sos en la carrera en que marcha, tiene 
experimentada la dificultad de caminar 
más aprisa que los compañeros. En fin, 
veá los hombres, sus concurrentes, su 
verdadero rostro de adversarios y no esa 
máscara de galantería mentirosa que los 
hombres opusieron mucho tiempo á las 
peticiones y á las ambiciones femeninas. 

En una palabra, tiene más experiencia 
adquirida y si las dos palabras no secon- 
firman, más experiencia innata heredada. 


MARCEL PREVOST. 





LOS QUE PADECEN 


DE 


DISPEPSIA 


Y OTRAS 


NFERMEDADES del ESTOMAGO 


INCONTRARÁN QUE EL 


GLYCOZONE 


UN REMEDIO SEGURO Y EFICAZ 
Es un agente curativo, inofensivo y po- 
deroso, prescrito y usado con mucho éxito 
por la profesión médica en los últimos 
quince años. 





Se vende en las Principales Farmacias 


Legítimo solamente cuando la etíqueta lleva 
mí fírma 





Químico 

Graduado de T' Ecole Centrale des Arts 
eb Manufactures de Parts, Francia. 
PRINCE STREET, NEW YORK, U. S. A. 
Gratis: Folleto en español, “Como 
deben Evitarse y Curarse las Enfermeda- 
des.” Pídase hoy. 












ESPECIFICOS 


Dr. Humphreys de Nueva York 


En uso 50 





ños, simples, seguros, eficaces, ba- 
>u las principales y mas garanti- 

adas Droguerías y Farmacias del Mundo. 

Ni CURA LA 


















ebre de Lombri 
Colico, Lloro é In. 
Diarrea en Niños y 

Cólico bilios: 











“a Morbus, Vomitos. 
Tos, Resfriados, Bronquitis. 

Dolor de Muelas, Neuralgia. 
aqueca, Vértigo. 
eñimiento. 










> dos profusos. 
3. Crup, Tos ronca, Respiracion dificil. 
14, Reuma Erupcio. ipelas, 
15, Reumatismo, ó 
16. Calenturas, de frio, Ti 
17. Almorranas, Simples 
15. Oftalmia, Oj 
19. Catarro, Fluxion, Influenza, 
20. Tos Ferinn, Tós espasm 
21. Asma, Res; 
upuracion de Oidos, Sor 
. Escrofula, Hinchazon y 
. Debilidad general, del 
areo en el mar, Naus 
Enfermedades Urinar 
en la vejiga. 
Debilidad de los nervios, debilidad vital 


inencia de la-Orina, Derrame de 
orines en la cama. 









lanas. 
Sangrantes. 
debiles ó Inflamados. 











































ion de la Garganta. 
rica, Dolor de Cabeza. 
cazo, Dengue. 
anual del Dr. Humphreys sobre las enfer- 
les y modo de curarlas se da gratis, pideso 
á su boticarlo. 

HUMPHREYS” MEDICINE CO., 
Cor, William € Joho Sts., NEW YORK. 



























LA LECHE 

ANTEFÉLICA ó CANDÉS 

pura ó con agua, disipa 
PECAS, LENTEJAS 
TEZ ASOLEADA 


ARRUGAS PRECOCES 
SARPULLIDOS 















Y E E_Á_ xE E zm: 





2 el Cutis 





ULTIMOS INVENTOS 





Para calmarlas olas. 





Al fin parece que se ha encontrado un 
medio eficaz y seguro para calmar en un 
momento las inconstantes olas del Océa- 
no. impidiendo radicalmente su acción 
destructora. Un joven norteamericano, 
Felipe Brasher que acaba de salir de la 
universidad de Princeton, es el autor de 
tan notables invento. Este, por lo demás, 
se funda en un hecho natural, tan sencillo 
y frecuente, que cualquiera puede obser- 
varlo por sí mismo. 

Cuando desde el fondo del agua, por una 
causa Cualquiera, suben á la superficie 
burbujas de aire, en el punto que salen 
éstas cesa la agitación del agua, su movi- 
miento disminuye, y las rizadas ondas 
desaparecen por completo. Mr. Brasher 
no ha hecho más que llevar este fenómeno 
al terreno práctico, buscando un método 
para producirlo artificialmente y en esca- 
la enormemente grande. Para ello, ha 
ideado una especie de rosario de tubos 
llenos de agujeritos, puesto en comunica- 
ción con una bomba de aire comprimido, 
quese coloca en un bote ó en tierra, Echan- 
doal agua estos tubos, sostenidos por bo- 
yas para que permanezcan á cierta pro- 
fundidad, se hace entrar en ellos el aire, 
que saliendo en miles de millones de bur- 
bujas por los agujeros, al llegar á la su- 
perficie hace la calma en un extenso cír- 
culo donde antes sólo había furioso olea- 
je. 

La utilidad de esteinvento no necesita 
encomio. En adelante, cada barco podrá 
llevar su sistema de tubos productores de 
burbujas para, en caso de necesidad, 
crearse en torno suyo una superficie tran- 
quila, fuera de la cual rugirán impotentes 
las tempestuosas olas. Y si un barco sufre 
una avería, podrá detenersu marcha para 
repararla, haciendo la calma ásu alrede- 
dor. En los puertos serán innecesarios los 
rompeolas; una tubería lanzando constan- 
temente brbujas de aire, será más eficaz 
que un muro, el cual, azotado siempre por 


las olas, exige reparaciones á cada mo- 








EL MUNDO IT 


mento. Los botes salvavidas llevarán co- 
mo complemento tuberías de este género, 
para rodear al bugue que tratan de au- 
xiliar, y hacer así más fácil el salva- 
mento. 

Pero acaso no sean ya necesarios los sal- 
vavidas, puesto que. pudiendo transfor- 
mar en un instante la tempestad en cal- 
ma, podrá decirse que cada buque lleva 
consigo un puerto seguro. 

No hay, sin embargo. que precipitar las 
las cosas. El invento no está todavía más 
que en sus principios, y el mismoinventor 
es el primero en reconocerlo así. 

Pero, así y todo, hay que confesar que se 
trata de un descubrimiento asombroso, 
llamado á producir una gran revolución 
en la vida marítima. 


qu 


Tratamiento del reumatismo crónico 


en los niños. 





Tratamiento local, embrocaciones con 
tintura de yodo, fricciones con aceite clo- 
roformado, electricidad, amasamiento, 
baños calientes, baños de vapor y aguas 
minerales. 

Como medicación parece la preferible la 
tintura de cólchico. 

12 Tomar por la mañana y por la tarde. 
una hora antss de comer 44 10 gotas de 
tintura de cólchico. 

22 Continuar ese tratamiento ocho ó 
quince días seguidos, primero aumentan- 
do las dosis, después disminuyéndolas gra- 
dualmente. 

32 Suspender el tratamieuto durante 
una semana. 

49 Continuar así hasta lacuración com- 
pleta,es decir, hasta la desaparición de 
los dolores. 

Se puede alternar este tratamiento con 
la administración del yoduro potásico, 
dundo, durante los quince días, una dosis 
de 0.15 centígramos en cada comida, y du- 
rante los quince días siguientes 445 go- 
tas de tintura de cólchico al día. 

Puede substituirse el yoduro de sodio 
por el yoduro ferroso. 














PARFUMERIE 


ED. PINAUD 





STRADO 


CURIOSIDADES 


Durante los últimos cuarenta años la 
tesorería dela Gran Bretaña ha recibido 
cerca de 40,000 proyectos para la cancela- 
ción de la deuda nacional. Huelga decir 
que aun nose ha conseguido ni hay pro- 
babilidades de realizar esa hazaña finan- 
ciera. pe 

e 

La primera mujer que ha efectuado una 
ascensión en globo, ha sido Mme. Thi- 
bié, que alzó el vuelo en un globo ideado 
y fabricado vor ella misma. 


LA IRREGULARIDAD EN LA 
EVACUACION DE VIENTRE 
QUE SE OBSERVA EN LOS NI- 
ÑOS RAQUITICOS y más especial- 
mente el estreñimiento crónico 
que es el achaque que más suele 
molestar á los niños, son muyá 
menudo la causa que obliga á los 
padres á acudir al médico para que 
les diga qué enfermedad padecen 
sus hijos. Además del tratamiento 
específico con'el fósforo, la alimen- 
tación con la HARINA KUFEKE, 
combinada con la reducción en la 
cantidad de leche de vaca que ge- 
neralmente se venía dando con ex- 
ceso á estos niños antes de some- 
terse al nuevo tratamiento, consti- 
tuye un medio sumamente útil pa- 
ra combatir el estreñimiento á que 
nos venimos refiriendo. En efecto 
la HARINA KUFEKE, para ni- 
ños, además de regularizar la defe- 
cación por el hecho de que gracias 
á dicha harina, la leche de vaca se 
coagula en copos finos en el con- 
ducto gastro-intestinal del niño, 
influye muy favorablemente en el 
desarroyo del tejido muscular á 
causa de los principios albuminoi- 
deos que contiene, y en la forma- 
ción del tejido por los princi- 
pios minerales que también en- 
tran en su composición. De aquí 
que la HARINA KUFEKE para 
niños, ayude de un modo muy efi- 
caz al tratamiento específico del 
raquitísmo por medio del fósforo. 








PARIS 


IE Testamento 
Del Jllmo. Sr. Arzobispo Feehan 


Los blenes fueron valuados en $125,000 
La mayor parte de lo testado con 
sistía en dos pólizas de $25,000 
cada una tomadas en “La Mu- 
tua,” Compañía de Seguros so- 
bre la vida, de Nueva York. 

Hace pocos días que se practicó 
la apertura del testamento del Ilus- 
trísimo Sr. Arzobispo D. Patricio 
A. Feehan, en la ciudad de Chicago, 
Illinois. La fortuna del distinguido 
prelado ascendió 4 cerca d2.....- 
$125,000 oro americano; y según €l 
inventario que se ha publicado. ios 
bienes que dejó fueron como sigue: 
Dos pólizas de la Mu- 

tua, "Compañía de 

Seguros sobre la Vi- 

da, de Nueva York, 

por $25,000 oro cada 

una, Ó sean. . . + 
Dividendos acumulados 

sobre una de las pó- 4 

Ma O 32 ONOTO 
Otra póliza de seguro. ,14,000 oro 
Acciones en efectivo y 

en Bancos. . . + ,37,000 oro 

Entre las disposiciones del se- 
for Arzobispo, en su testamento 
se hicieron éstas: 

A su hermama, señorita Kate 
Teehan, que estuvo siempre con éi 
¡asta su muerte, $04,000 oro en bo- 
nos, y $25,000 oro en unla de las 


. 50,000 aro 


pólizas de seguros; 4 la señora 
Ana A. Feehan, viuda del señor 
Dr. Eduardo IL. Feeham, herma- 


no del señor Arzobispo, $5,000 oro 
de otra de las pólizas, y $5,000 oro 
en efectivo; á la Academia de San 
Patricio, de Chicago, la que es 
preceptora su hermana, Madre 
Marí aCatialina, $10,000 oro de la 
áltima póliza; -4 la escuela “Santa 
María,” de enseñanza práctica pa- 
ra varones, de Feehanville, Illinois, 
que era la institución por la que 
más se interesaba el señor Arzo- 
bispo, se entregaron los $14,000 res- 
tantea de la fltima póliza. 

























Suaviza y embellece el cútis. 





Polvos de 
Tocador “Loria” 


Un compuesto 
dela flor de arroz 





Los perfumes principales de Ñ 


ED. PINAUD 


Parfum GENET D'OR 
Esencia THEODORA 




















a má a SEN z 
E ÉS pura, Bouquet MARIE=LOUISE PS 
fabricado especi- ED. PINAUD 
almente para los y el último favorito de la Sociedad lanoreadeso 
paises cálidos. Parisien, io 


Esencia LA CORRIDA 


boca. Esantiséptico y sano 
y mantiene la dentadura, la 
boca y la garganta en buena 
condición. 
Usase junto con la 
PATE DENTELAIRE 

que es la mejor pasta para 
blanquear la dentadura y 
para endurecer las encias. 


Elixir Dentrifice 
Debe Usarse diariamente 
con el cepillo para lavar la 











de Parma. 












Violette de Parme 


Preparada con Violetas 
Es adaptada es- 


el atomizador y para el baño. 
Dá al agua una fragrancia 


agradable y duradera. 


Agua de tocador 


pecialmente para usar con 


olor delicado. 


substancia injuriosa al cútis, 


y blanquea la complexión y tiene un 


Jabón 


«“Violette Reine” 


Un Jabón su- 
¡ 

perior. No con- 
tiene ninguna 


Suaviza 









Tónico para el Cabello 


Eau de Quinine 
de Ed. Pinaud 


El mejor tónico conocido. 
Mantiene el cuero cabelludo 
Dá 
al cabello brillantez y her- 


limpio y cura la caspa. 


mosura. Usado por la gente 


de tono en todas partes. 








Para informes, correspondencia, pedidos, catálogos, etc., dirigirse á las Oficinas Generales para los Estados Unidos, Canada, 
Mexico y Cuba, ED. PINAUD BUILDING, N. Y. 

























| Puerto de Jeracriz 


Esquina'Capuchinas y Segunda de la Monterilla.--Apartado, 61. México, D. F. 
ú Signoret, Honorat y Comp. 


Departamento de Articulos de Viaje. 


Como vamos á recibir un nuevo surtido de los artículos arriba mencionados, 
nos proponemos realizar las existencias anteriores á precios excepcionales. 
No dejen de verlos antes de hacer sus compras 



















































Maleta, piel fina, forro lona de fuelle 
No, 410, 55 cms. $44. 00 
60) $48. 00 
No. 400, 55 cms. $50. 00 
ses 100) $55 00 














Maleta Americana, cuero, No. 210. IN q 
“15 ln, $ 8.50. tl 
17 ln. 9.50. 


Cajas Austriacas, vaqueta, para cuellos 
y puños. 

¡pnteri r lona, $7.50. 

¡nteri.r cuero, 8.59. 








Maleta Austriaca, forr lona No. 390, 
50 cms. $34. 00 
55 cms. $37. 00 
60 cms. $42. 00 
65 cms. $45. 00 


MALETAS AMERICANAS 





Maleta Porte habit Austriaco Vaqueta 


No. 562 20 In. $18. 00 65 cm. $54.00 
Maleta Porte habit, Mimbre, A i- 
22 In. $20.00 E OCASO 
24 In. $22. 00 24 In. $10. 50. 26 In. $12. 00. 


Maleta Porte habit, Americano, Cuero, No. 655 
20 In. $18.00. 22 In. $20.00. 
24 In. $22. 00, 
Maleta Porte habit Americano, Cuero No. 610. 
22 In. $23.00. 24 In. $25.00. 
26 In. $28.00 


Además tenemos un gran surtido de PORTAMONEDAS, CARTERAS, BOLSAS 
DE VIAJE Y BAULES á precios sumamente reducidos. 














































































































































































































































Número 2 


México, 14 de Julio de 1907 


Año XIV—Tomo !l 














e RR 








Arte, Belleza, Gusto, Verdad. 


Grandes Almacenes de Moda. 


Mexico: 22 CALLE DE San Francisco NUMERO 10, 


Gonstamemente Recibo Novedades APLÍStIGAS. 



















Arte en Madera Tallada. 
qn 

Fabrico Vidrieras Artísticas, por difíciles y complicadas 

que sean, Emplomadas, Grabadas y Pintadas. 


$e ESA 
Vitrinas, Traga'uces, Marquesinas / e pa 
$e A k 
Vidrios Especiales para Baños. Y, e DELS: 
Estatuas y a en Alabastro Fabrico cad clase de 
y dp mol. // Aparatos Niquelados, para 
¡Interesante Surtido en Acua= psoe dd 


relas y Facsímiles de Completo surtido de útiles 


Acuarelas. para Ingenieros y Colegios. 
pi Ej 
ESMALTE ) Colores inalterables para Oleo, 


RIPOLÍA. 
4 


Acuarela, Pastel y Porcelana. 


pub 
GRANDES ALMACENES DE 


ape! Tapiz. 


n este Departamento siempre encontra:- 
rá usted lo que desea. 


$e 
TODOS ESTILOS. 
TODOS PRECIOS. 


Mi Sucursal en Guadalajara: López Cotilla 43 y 45, 






















S Son muchísimas las familias que han visita- , 
Xy, MO MUESÍTOS AAA 


GRANDES 
























Ls 


X) | nadie puede com- 
DS petir con nosotros, 
Y pues los que más bara= 


to venden lo hacen un 


UOZANATIZN 
Ó<S 
VOLQUAT ZN >, 


















Í Las Maderas más 


i finas y nuestra Fá- 





Il brica está instalada á la 


| altura de las mejores de) 












j mundo. 25p S más caro que nosotros. 














Tenemos mobiliarios de Venga Ud. á nuestros al- 





> 
e AS 
O. 


PES 


macenes, examine las mues- 





ij todos los estilos, y los cons- 






/. 


y Y) 
hi / 
y 


0 DESEAMOS ON 
Y/£ que los conozca. todo Me: ON 
xico. Son íímicos en la Repúbli- S 
ca, como unico es el Surtido que» * 
nosotros presentamos en este Ramo. 


NAINISISINININS 


tras que allí tenemos, y 


IN luego nuestro auto- 










móvil le llevará 


AN hasta los 
: ; 




























VUDADE => 





































ES UN REMEDIO POSITIVO PARA TODAS AQUELLAS DOLOROSAS 
Dolencias de la Mujer. 


Cura enteramente las peores formas de Afecciones de la Mujer, to- 
dos los Desarreglos del Ovario, Inflamación y Ulceración, Caída y 1 Jesvío 
de la Mat y consecuente Debilidad Espinal, siendo peculiarmente 
apropiado para la Edad Crítica. Cura el 


Mal de Espalda. 


Ha curado más casos de Leucorrea que cualquier otro remedio del 
mundo conocido. En tales casos es casi infalible. Disuelve y expele Tu- 
mores del Utero en los primeros períodos de su desenvolvimiento, y 
ataja toda tendencia á los tumores cancerosos. Aquella 


Sensación de Opresión 
que causa dolor, pesadez y dolor de espalda se alivia instantáneamente 
y se eura permanentemente con su administración. Bajo todas circun- 
stancias obra en armonía con las leyes que gobiernan el sistema de la 
mujer, y es tan inofensivo como el agua. Cura la 


Irregularidad, 


a Menstruación Suprimida ó Dolorosa, Debilidad del Estómago, Ind1- 
gestión, Hinchazón, Flujo, Postración Nerviosa, Dolor de Cabeza, 
Debilidad General también SA 


Mareos y Desvanecimientos, 








asitua Extremada, la Sensación de Indiferencia y Preferencia por | 


la Soledad, Excitabilidad, Condición Nerviosa, Somnolencia, Flatulencia, 
Melancolía, 6 Mal Humor, y Dolor de Cabeza. Estas son indicaciones 
seguras de Debilidad de la Mujer ú algún Trastorno del Utero. 


Para las Afecciones del Riñón 


¿Dolor de Espalda (de uno y otro sexo), el Compuesto no tiene igual 

¿ Compuesto Vegetal de Lydia E. Pinkham ha curado más mujerc 
que cualquiera otra medicina del mundo. Las ventas anuales del mismo, 
»n los Estados Unidos solamente, son mayores que las de sualquier otra 
nedicina para afecciones de la mujer exclu ivamente. Ta realizado el 
r número de curas positivas de males de la mujer. Este hecho está 
pmprobado por cientos de miles de cartas de mujeres que ha curado. 
w que ha hecho para las mujeres de los Estados Unidos, lo hará para 
as mujeres de todas las partes del munlo. Se puede fiar de él come 
2 fiaría, de un amigo. Le =“omsejamos á Ud ¡ue lo vbruebe. 




















De venta en todas las Farmacias. ? 
Carlos Félix y Comp., Sucs., Agentes Generales. 


EL MUNDO ILUSTRADO 











LOS CAZADORES FOTOGRAFOS 


El siglo XX es por excelencia un siglo 
esportivo; lo que no era en otro tiempo 
más que simple ejercicio Ó común pasa- 
tiempo, setransforma hoy y se perfeccio- 
na haciéndose un verdadero sport. Antes, 
un fotógrafo aficionado tomaba al vuelo 
el cliché de un pájaro, hoy se convierte, 
por decirlo asi, en cazador fotográfico. He 


Disponiendo el contacto eléc= 
trico con un nido. 


aquí, en efecto, que llega de Inglaterra un 
nuevo sport que permite sentir todas las 
atractivas emociones de la caza, sin que 
haya muertos ni heridos. El mismo ejerci- 
cio higiénico, la misma excitación en bus- 
car, y después del resultado obtenido, 
volver con una buena provisión: nada más 
que en vez de llevar precisamente á los 
animales, se lleva su imagen fijada en 
una placa sensible, habiéndose servido en 
esta cacería, á falta de una escopeta, de 
un objetivo. 

“El pacífico objetivo, —escribe un fer- 
viente ““cazador-fotógrafo””— procura más 
alegría que el fusil asesino, y. cuando se 
ha podido, después de mil peripecias, pro- 
curarse un buen cliché de un pájaro sal- 
vaje, en el cuadro inaccesible de su vida 
diaria, se experimenta una sensación muy 
superior á la quese tendría con su cadá- 
yer informe y mutilado.” 

Asíes que estos cazadores de nuevo 
género se han puesto á perseguir á los 
huéspedes alados de las selvas y las pla- 
yas, delas montañas y los pantanos. MES 
van sobre la espalda el aparato, un Saco 
con todos los accesorios, una cuerda re- 
sistente como los alvinistas y una linter- 
na con su reflector. Una vez que ha en- 
contrado la huella de un pájaro que le pa- 
rece interesante, el cazador pone en juego 
varios procedimientos para darle “caza.” 
Después de una larga observación, apren= 
de á conocer las costumbres de su presa, 
y durante una de las ausencias de ésta 
coloca su aparato y lo oculta entre las 
yerbas, separándose de él hasta 30 me- 
tros; para hacerlo funcionar emplea en el 


y 





Un Inglés escalando las rocas 
con su cámara á la 
espalda. 


momento oportuno ya_un largo hilo, ya 
un tubo neumático. Este procedimiento 
tiene sus irregularidades, debido á la dis- 
tancia á que tiene que colocarse el fotó- 
grafo; para subsanarlas, los aficionados 
han inventado ya un sistema medio, del 
cual el mismo pájaro hace que funcione el 
aparato. 

Se trata de un volante eléctrico unido á 
un circuito cuyos extremos terminan cerca 
del nido; se dispone en el nido mismo una 
rama seca que al menor movimiento pro- 
voca el contacto de los hiles, y por consi- 
guiente, la abertura del objetivo; es decir, 
el mismo pájaro se retrata, 

Más ingenio se ha necesitado para re- 
tratar á ciertos pájaros nocturnos ó de 
crepúsculo, pues ha sido preciso imaginar 
una combinación tal, que en el momento 
en que el pájaro entra ó sale del nido pro- 
duzca el incendio de un alambre de mag- 
nesio, al mismo tiempo que la abertura 
del objetivo. Esto, según cuentan los aji- 
cionados que lo han hecho, es de lo más 
divertido; imaginad en la soledad y el si- 
lencio de una noche obscura, en un bos- 
que tranquilo y salvaje, la repentina ¡lu- 
minación del magnesio que hace huir á 
una bandada de pájaros enloquecidos. 

El fotógrafo cazador necesita una gran 
habilidad; multitud de obstáculos se le 
oponen: la timidez delos pájaros salvajes; 





Fotografiando un nido de agui- 
luchos. 


las rocas escarpadas donde se posan al- 
gunas aves, la altura de los árboles don- 
de estan los nidos. Los cazadores fotó- 
grafos de Inglaterra, que son los más 
apasionados por este sport, hantenido á 
veces que escalar las rocas cortadas á pi- 
co de Escocia é Irlanda, para adquirir cli- 
chés de ciertos ejemplares. 

He aquí la manera cómo logró retratar 


NAT 


E, Sd. NO 














El nido de un herón purpurado. 


uno de ellosun pardal dorado: 

“Mi aparato estaba semi-oculto entre 
unos altos matorrales, yo me escondí tras 
de una haya después de arreglar mis hi- 
los; pero pasó un grupo de bueyes que des- 
trozaron éstos, echándome á perder una 
placa; volví con toda paciencia á disponer 
mi terreno, y fueron entonces unas vacas 
las que dieron cuenta de todo. Después la 
lluvia....solo al cabo de tres días de per- 
manecer á la intemperie, pude lograr el 
deseado retrato.” 

Así como hay gentes que van al Tirol á 
cazar gamuzas, los aficionados á la caza 
fotográfica no retroceden ante viajes difí- 
ciles y costosos por adquirir fotografías 
de especies raras. 


OQUELUCHE 


(Toses nerviosas) 
Curacion rápida y segura 


CON EL 


JARABE MONTEGNIET 


A FOURIS, 9, Faubourg Polssonnlére, PARIS 
MEDALLA DEORO, Paris 1897 
Da Venta en las princivales Farmacias. 





Cómo Eugenio Fernández Con- 
siguió una Fortuna. 


Uva historia interesante de cómo nn joven obtuvo 
éxito en los negocios. Una oportunidad para 
que otr s personas pnedan también hacer 
lo mismo, 





El joven Eugenio Fernández ha obtenido 


últimamente tal éxito en su vocación de 
tenedor de libros que ha causado la envidia y 
admiración de sus amigos y compañ 









































Un gacetillero le suplicó hace poco le diese 
pormenores de cómo habia sucedido esto, 
lo cual rehusó modestamente el Sr. Fe 
nández, concretándose mostrarle u 
carta que habia escrito á un instructor 
eminente, carta que explica claramente los 
hechos. Dice asi: 

e escribo esta carta para poner al 
corriente del éxito que obtuve después de 
tomar su curso en teneduría de libri 
como para informarle que estoy sumamen- 

sfecho de la colocación que conseguí 






diación de Vd. 
0_os escribí por primera yez no te- 
nía idea de que la teneduría de libros pu- 





EUGENIO FERNANDEZ. 


diese aprenderse de 





una manera tan com- 












pleta y tan fácilmente por medio di 
yespondencia. Mis amigos ridiculizaban la 
idea, y yo por mi te siempre había 
creído' que era necesario ir 4 un colegio 
mercantil para aprender correctamente la 





teneduría de libros, pero ahora veo que no 














es así. Consagré al estudio de su método 
de media á una hora todas las noches, y 
á las tres semanas tení conocimiento 












de la teneduría de libros que el que pudi 
ra tener cualquier estudiante que se de 
dique á este estudio en un colegio mercan- 
til en el mismo plazo. Tengo la seguridad 











de que lo que digo es cierto pues interro- 
gué un joven que estaba tomando u 
curso de teneduría en un colegio mercan- 





til de primera clase y no tenía el conoc 
miento práctico que tenía yo. 

“Tan pronto como terminé el curso 
acepté la colocación que Vd, me procuró 






























Fuí 4 trabajar bastante nervioso; pasado 
el primer día me tranquilicé, pues noté 
bien pronto que las observaciones práct 
cas que Vd. me había, inculcado me 
itaron el poder desempeñar mi tarez 
cargo ús 

ho vac 


















lar á muchos tenedores de libros exper 
mentados. El hecho de que el dueño me 
ha aumentado el salario dos veces durante 
los tres últimos meses es la mejor prueba 
de que mi trabajo ha sido satisfactorio 
Aconsejo á todo el que tenga la intención 





teneduría de libros que 
Es imposible que ninguna 
tudie en un colegio mercan- 


de aprender la 
tome su curso. 
persona que 


















til pueda recibir la atención que presta 
Vd. 4 sus discípulos. He sabido que 
que toma un_curso en un colegio mer 
til se le enseña ana partida de teorías que 
para nada sir cuando se tocan los 





resultados prácticos. El curso de Vd. 














abarca todas las materias. Cuando acepté 
esta colocación estaba poseído precisa- 
mente del conocimiento que yo requería. 
“La ventaja que reporta el tomar u 
curso por medio de la correspondencia es 






















la de que cuando hay necesidad de refe- 
rirse 4 él npre se le tiene á la mano, 
mientras que con un curso de instrucción 


y que depender de la memor 
primeros días me vi obligado 
ue hice esto 


personal h 
Durante lc 
á consultarle, pero despu 































unas cuantas veces no volví á tener im- 
pedimento. < 
Espero que me dispensará Vd. si le 
parezco demasiado entusiasta, pero tengo 
la convicción de que si hubiera ido á un 
colegio mercantil no hubiera terminado 
aún los estudios y hubie astado una 
buena suma de dinero, -m s que hoy 


día tengo una buena colocación. 
“Reiterándole las gracias por lo que ha 
hecho Vd. por mí, me repito de Vd. muy 
atto, y S. S., Re 
EUGENIO FERNANDF”. 








Nuestro libro titulado “Cómo obtencr 
o en los Negocios.” que se reparte gra- 
puso al Sr. Fernández en e! camino del 





éxito. 





Este libro le revela el sistema de cont: 
bilidad Tr sorprendente «me jamás se 
haya inventado. Contiene informes que, 





más que ninguna otra cosa, le ayudarán á 
obtener éxito en la vida 

Nos queda un número limitado de estos 
libros, que se enviarán absolutamente gra- 
tis 4 lodas las personas que deseen since- 
ramente mejorar su posición y aumentar 
su sueldo. Envíenos en el acto su nombre 
y dirección v recibirá el libro 4 vuelta de 
correo libre de gastos. Eonia s 
Commercial Correspondence Schools 
Schools Buildings, Rochester, N, Y,, E. U. 
de A, 







































EL MUNDO ILUSTRADO 





LOS ARTISTAS EXCENTRICOS 


Palacios de guijarros.—Esculturas de arena. —Quriosos procedi- 
mientos para pintar. 


Se acaba de admirar á los maestros de 
la pintura y de la estatuaria. representa- 
dos en el Gran Palacio de París por sus 
mejores obras en un año. Es muy oportu- 
no el momento de hacer conocerá algunos 
de sus colegas, verdaderamente descono- 
cidos; si sus obras no merecen provocar el 
entusiasmo, cuando menos escapan á un 
reproche: el de la frivolidad. 


* 
* 


Imagináis tal vez quees preciso el már- 
mol para esculpir, canteras para construír 


Una escultura de arena. 


y colores para pintar. ¡Qué opinión tan 
anticuada! Todo cambia; los artistas de 
nueva clase que vamos á presentar, pro- 
barán con su ejemplo, que se pueden rea- 
lizar obras maestras sin ninguno de esos 
materiales que hasta hoy han pasado por 
indispensables. 

Un singular espectáculo ofrece al turis- 
ta que saliendo de nt Malo ó de las 
playas vecinas de Dinasd y de Paramé, 
llega á la pequeña ciudad de Rotheneuf, 
situada también á la orílla del mar, Sobre 
los derrumbaderos, todo un pueblo de se- 
res de piedra está amontonado; unos es- 
tán de pie, otros de rodillas ó acostados, 
otros no son más que cabezas que pare- 
cen cortadas y puestas sobre las rocas 
Más lejos, capillas con sus ventanas gó- 
ticas. 

Algunas estatuas tienen los rostros y 
los trajes pintados de color; en las enor- 
mes cabezas rojizas se abren terribles oja- 
zos blancos y negros. Todas estas escul- 
turas tienen un carácter primitivo; sus lí- 
Neas son ásperas y sus formas toscas. Se 
creería contemplar una de esas montañas 
de la India que tienen talladas en sus 
flancos una turba de dioses raros y de 
animales fantásticos. Ese pueblo de esta- 
tuas esculpido en los derrumbaderos, se 
debe al cincel de un personaje que no era 
conocido en Rotheneuf, más que con el 
nombre de “el ermitaño.” Era un eclesiá. 
tico retirado, que llegó un día y se instaló 
en una pobre casa; algún tiempo después, 
las gentes del país lo encontraban con el 
cincel en una mano y el martillo en otra, 
esculpiendo en los derrumbaderos, y esto 
lo hacía regularmente cada día, durante 
varias horas, tanto en estío como en in- 
vierno. 

Cuando acababa una estatua la pintaba, 
y la mayor parte de sus obras están inspi- 
radas en asuntos religiosos ó en las leyen- 
das locales. Algunas veces se inspiraba en 
asuntos de actualidad; así, durante la 
guerra del Transvaal, esculpió una esta- 
tua del Coronel Ville-bois-Mareuil. En el 
invierno esculpía en las tardes, en el es- 
tio muy de mañana se ponia al trabajo 
para substraerse á las miradas y á las 
preguntas de los paseadores que venían 
delas playas vecinas. El ermitaño ponía 
todo su cuidado en desafiar la curiosidad; 
vivía misteriosamente en una casita ro- 
deada de muros muy elevados, sobre cuya 
puerta se leía: “Ermita de la locura.” Su 
soledad era absoluta, no sostenía ningu- 
na relación con los habitantes del pueblo. 
Todos los que trataban de hacer conoci- 
miento con él no lo lograban, parecía muy 
viejo, pero era muy difícil calcular su 
edad. ¿Dónde había vivido? ¿Por qué se 
había retirado á Rotheneuf? Se ignoraba. 
Una sola vez se vió precisado á contestar 
algunas preguntas, y declaró que gran 
parte de su vida había transc 1rrido en In- 
glaterra donde fué profesor. 














e 
Por original que haya sido su arte, este 
ermitaño tuvo un competidor, un escultor 
de Bohemia, 





Hace cerca de un siglo que un propieta= 
rio de Libechov, el conde de Veith, contra- 
taba como marmitóná un aldeanito llama- 
do Lowy; las funciones de éste consistían 
en guardar la mantequilla en tarros. Ma- 
nejando esta substancia, le vino la idea 
Ae servirse de ella para modelar anima= 
es. 

Un día que el conde revisaba los traba- 
jos, descubrió á Lowy modelando un cuer- 
vo y unos perros; y comprendiendo que en 
aquel niño había cierto talento, se intere- 
só por él y lo mandó á estudiar primero á 
Praga; más tarde á Munich, y, por últi- 
mo, á Roma. Transcurridos algunos años, 
el pequeño marmilón se había convertido 
en uno de los mejores escultores de su 
tiempo. Cada año iba á pasar vacaciones 
á Libechov, y le surgió la idea de esculpir 
en las rocas dispersas en los bosques de los 
alrededores. Hoy esas rocas son una ver- 
dadera curiosidad de la región; nada más 
raro que su aspecto en la verde penumbra 
de la selva, bajo la capa de musgo que las 
cubre. Aquí caballeros de las Cruzadas, 
revestidos con su armadura, apoyados en 
su alta espada; allá bajo unas hayas, 
un grupo de gnomos; junto á unas enci- 
has, una gran cabeza de gigante que pa- 
rece mirar al que pasa con sus órbitas va- 
cías inquietantes. Pero para esculpir es 
necesario tener rocas, cincel y martillo, 
para construir, no. 

* 
** 

Id á Hauterive en Drome y preguntad á 
los habitantes dónde queda el palacio cons= 
truido por Francisco Cheval. Os encontra- 
réis ante un monumento fantástico. ¿Es- 
táis en oriente, en la India, en China, en 
Suiza? No lo sabéis. En esta construcción 
que se extiende sobre 20 metros de largo 
y cuyo punto culminante se encuentra á 
Io metros del suelo, los estilos de todos 
los países y de todos los tiempos están 
mezclados de una manera asombrosa, in- 
sensata. Una de las alas eyoca la arqui- 
tectura suntuosa de la India; columnas, 
balaustradas, arquitraves, cubiertos de 
arabescos minuciosamente labrados, y to- 
do coronado de cúpulas y dombos. En el 
centro un chalet suizo enmedio de una 
aglomeración de motivos góticos; en la otra 
ala, el más extravagante arte moderno, 
sosteniendo un castillo de la Edad Media. 
Por todas partes se levantan estatuas, de 
dioses egipcios, grupos alegóricos de án- 
geles, diablos, elefantes, osos, cocodrilos, 
ciervos, etc. Se levanta una reja que está 
en el suelo, en el centro del palacio, y se 
baja á los subterráneos; dentro de nichos 
y sobre pedestales se ven dioses que pa- 
recen pertenecer á la mitología de los In- 
cas y de los hindous. Volvamos á la luz y 
examinemos de cerca todo, ¿de qué está 
hecho? De guijarros aglomerados y pega- 
dos con cemento, de millones de guijarros 
que durante 36 años Francisco Cheval re- 
cogió en los caminos, El singular arqui- 
tecto llevaba diariamente de 25 á 30 kilos 
de guijarros para edificar su palacio. 

“Cuando compré el terreno, decía, y co- 
mencé á construir, mis vecinos creyeron 
que estaba loco, después pensaron de otro 
modo; de todas partes vinieron gentes á 
ver mipalacio.?” 

Los escultores de arena no necesitan 
cemento; de estos se cuentan dos en el 


El palacio de guijarros. 





BELLA CAMPESINA. 


Dice Que La Pe-ru-na Es Un Remedio 
Maravilloso. 





SRA. ANNIE HENDREN. 








TA. ANNIE HENDREN,deRocklyn, 
Wasbington, certifica como sigue: 

“Me siento mejor de lo que me he sen- 
tido por cuatro años. Hetomado varios 
frascos de Peruna, y uno de Manalin. 

“Ahora puedo hacer todo el trabajo 
demi casa, ordeñar las vacas, atender 4 
la leche, etc. Creo la Peruna un reme- 
dio maravilloso. 

“Hoy estariá de cama si no les hubiera 
consultado, Había tomado toda clase 


de remedios, pero ninguno me hizo bien, 





No solo las damas de la aristocracia 
elogian la Peruna, sino también las de 
mediana posición. Todas confían en el 
famoso remedio del Dr. Hartman, y 
jamás están sin la Peruna. 

El Doctor receta anualmente la Pe- 
runa á miles de damas, y nunca deja dé 
recibir una multitud de cartas, como la 
de la Sta. Hendren, dándole las gracias 
por sus consejos médicos, y especial- 
mente por los maravilloso resultados 
que les dá la Feruna. 


¿$$ e 


mundo, un americano de Florida y un ber- 
linés, el profesor Bonnel. Son artistas po- 
co exigentes; la arena de la playa y un 
pedazo de madera les basta para hacer 
altos y bajos relieves; pero desgraciada- 
mente estas obras maestras son efímeras, 
el viento y la lluvia las destruyen rápida- 
mente. Pero todavía hay algo más curio- 
so: un pintor que ha imaginado pintar sin 
colores, es el ingenioso artista inglés Luis 
Weirter, que para pintar emplea betún de 
calzado. Es prodigioso su trabajo, pone 
sobre el lienzo unas gotas de betún que 
extiende después con un cepillo para dar 
laz sombra y medias tintas; obteniendo los 
efectos de la tempestad y del crepúsculo, 
del día ó de la noche, el notable artista 
ha llegado á obtener maravillosos resul- 
tados. 

Otro pintor también inglés pinta con una 
pasta dentífrica de color coral sirviéndose 
de un cepillo de dientes. 

Un ciudadano de Milwaukee, Estados 
Unidos, ha tenido la idea de reemplazar 
los colores con alas de mariposa y cuando 
Miss Alice Roosevelt se casó, le regaló un 
cuadro hecho así que representa una Vir- 
gen de estilo bizantino, con el niño Jesús; 
se emplearon en este cuadro 2,000 maripo- 
sas. 

Mme. Martha Cooper, americana tam- 
bién, pinta sobre las placas de lama que 
se crían en los troncos de los árboles vie- 
jos. Posee ya la artista una gran colec- 
ción de pinturas de esta clase que sin du- 
da es única en el mundo. 

Estos son los artistas que han encon= 
trado modos raros y difíciles donde derro- 
char su talento; son los artistas extrava- 


gantes. 
$ 

















| 
| 



















FUNDADA 1847 
EMPLASTOS 


conosco Alcoc 


Remedio universal para el dolor de caderas (tan frecuente entre las mujeres) 
Proporcionan alivio > : 
instantáneo. ¡ 
Donde quiera que se 
sienta dolor aplíquese 
un emplasto. Para 
Reumatismo, 
Resfriados, Tos, 
Dolor de Pecho, 
Debilidad de 
Caderas, 
Lumbago, 
Ciática, etc., etc. 


Insista en obtener el 


de Alicock 


Prenda 


TENCA PRESENTE- Que los Emplastos de Allcock, se han vendido 4 millones 
durante mas de 58 anos. Como todas las cosas buenas ban sido imitados; pero solamente 
en apariencia. Los de Allcock se garantiza que no continen Belladona, Opio, ni veneno 
de niguna especie. 

DE VENTA EN LAS BOTICAS DEL MUNDO ENTERO. 


























Para Reuma- 
tismo ó Dolor 
de Espalda,Codos, 
y otras partes, Ó 
“para Torceduras, 
! de Contusiones, En- 

tumecimiento, y Pies Doloridos, 
etc. el emplasto deberá cortarse 
del tamaño y forma requeridas 
aplicándolo según se demuestra 



















aplicarse cómo se vé arriba. 
Donde haya dolor póngase 
un emplasto de Allcock. 











Fundada 1752. 


Píldoras de Brandreth 


El Gran Purificador de la sangre y Tónico. 
Para el Estreñimiento, Biliosidad, Dolor de Cabeza, Abundat: 
Vahidos, Indigestion, etc.—Puramente Vegetales, 


E SR 

















Manantiales 
del Estado 


Natural de MN - ¿ Francés. 


BIEN ESPECIFICAR EL NOMBRE 


VICHY CELESTIN 


Gota, Enfermedades de la Piedra 
y Afecciones de la Vejiga. 


Enfermedades del f 


¡VICHY GRANDE-GRILLE “isis 
VICHY HOPITAL Enfermedados del Estómago. 


PASTILLES — SELS — COMPRIMÉS VICHY-ÉTAT 
YATE AGNEZ a 
LEZA 0 MANO 


ra nacarada perfect: 
las uñas y las da b 
















excelente, mas eficaz para las personas debilitadas que los 
ferrmginosos y las quinas. Gonservado por el método de 

M. Pasteur. Prescribese en las molestias del estómago, la 
clorosis, la anemia y las convalecencias; este vino se reco- 
.mienda alas personas de edad, álas mujeres, jóvenes y á los niños. 
AVISO MUY IMPORTANTE. — El único V/NO auténtico de 
S. BAPHAEL, el solo que tiene el dcrecho de llamarse asi, el solo f 
que es legitimo y de que se hace mención en el formulario del 
Profesor BOUCHARDAT esc' de M'* CLEMENT y C*, de Valence f 
| (Dróme, Francia). — Cada Botella. lleva la marca de la Unión de 
tos Fabricantes y en el pescuezo un medallón anunciando el 
SES GLETEAS ”.— Los demas son groseras y peligrosas falsificaciones. 

AZ E EE - .. 


VARI 


El Elixir de Virginie Nyzdahl1 cura las varices cuando son recientes; las 
mejora y las vuelve inofensivas cuando son inveteradas. Suprime la debilidad 
de las piernas, la pesadez, el entumecimiento, los dolores, las hinchazones. 
Previene las úlceras varicosas Ó las cura é impide sus frecuentes repro. 
ducciones. Tratamiento fácil y poco costoso. Envio gratuito del fi licto 
















sá 









EL MUNDO ILUSTRADO 


EL MISTERIO DE LA VIDA 


Posibilidades de penetrarlo. —0Opinión 
de los Sabios Modernos 








Desde que el hombre adquiriera la fa- 

cultad de observar, ningún problema ha 

llamado más su atención que el que con- 

cierne á los fenómenos vitales. En la an- 

tigúedad considerábase como algo factible 

la formación de animales, partiendo de 

substancias inorganizadas; y esta idea se 

había arraigado de tal manera, que el cé- 

lebre químico Van Helmont, en el siglo 

XVI, publicaba una receta para la fabrica- 

ción de ratones. 

El espíritu crítico que por aquel enton- 

ces comenzaba á germinar en Europa, ha- 

cía casi insostenible la hipótesis de la ge- 

neración espontánea. Asi, por ejemplo, 

se había creído hasta entonces que los gu- 

sanos que su 1 aparecer en carne en yias 

de descomposición, eran producto de la 

putrefacción; Francisco Redi demostraba 

(1675), que la carne expuesta á la putre- 

facción, pero tapada con un tul, no produ- 

cía gusanos, y que la presencia de éstos 

en la carne, só!o era debida al contacto de 

moscas que depositaban sus huevos. 

El descubrimiento trascendental de Leu= 

wenhok que puso de manifiesto la exis- 
tencia de un mundo microscópico, daba 

nueva cabida á la generación espontánea. 

¿Qué significaban esos seres? qQué pro- 
cedencia tenían? Dos escuelas antagóni- 
cas empezaron á luchar con todo encarni- 
zamiento; la una defendía la generación 

espontánea, la otra la rebatía, superando 
una de las partes á la otra. 

La supremacía pareció favorecer á los 

partidarios de la generación espontánea. 
En el año de 1860 la Academia francesa, 
interesada en quese hiciera la luz en este 
problema vital para la ciencia, ofreció un 
premio al que de una manera clara y pre- 
cisa determinase el problema. 

Pasteur, en un trabajo trascendental 
presentado el año 1862 á la Academia fran- 
cesa, demostraba que toda vida, tiene por 
origen otra vida (omne vivum ex vivo); 
es decir, que la formación de seres orga- 
nizados tiene por origen la existencia de 
otros seres; de modo que la generación 
espontánea no existe. 

Sentado este principio por Pasteur y 
ampliamente demostrado por él mismo en 
experiencias y por métodos que permitían 
comprobarlo con exactitud, la no existen- 
cia de la generación espontánea, fué acep- 
tada como axioma. 

Por prolijas investigaciones científicas 
efectuadas hasta hoy día. se desprende 
que nuestro globo, ha estado una vez en 
estado incandescente; es decir, que en su 
superficie reinaba una temperatura tal, 
que hacía imposible la existencia de los 
seres más rudimentarios. Después de en- 
friado, es lógico suponer que fué alguna 
vez poblado, y he ahí el problema impene- 
trable de cómo se formó la primera célula 
madre que pobló nuestro globo. 

A pesar del tiempo trascurrido sin ma- 
yor éxito, no por eso la ciencia se detiene 
y busca sin cesar medios para penetrar en 
el misterio. Otra vez, como á principios 
del siglo XVI seforman dos escuelas, Sos- 
teniendo la una '““Omne vivum ex ovo,” la 
otra admite la posibilidad de la formación 
de seres organizados de substancias inor- 
ganizadas, aunque no ya, como admiten 
los partidarios de la generación espontá- 
nea, en un intervalo de tiempo relativa- 
mente corto, sino en el trascurso de un 
tiempo que escapaá nuestros cálculos. 








po 

No hace mucho tiempo que el telégrafo 
nos trasmitiera la noticia de que el doctor 
St. Leduc, profesor de la universidad de 
Nantes, y por intermedio del profesor M. 
Assonval, en una conferencia que dió en 
la academia de ciencias el 29 de Noviem- 
bre del año próximo pasado, haciéndose 
solidario del método del profesor Leduc, 
partiendo del sulfato de cobre y gluco- 
sa, había obtenido formas análogas á las 
plantas. Más aún: que estas formas te- 
nían la misma facultad que las vegetales, 
de desarrollarse en mejores condiciones 
bajo la acción de la luz solar y del calor. 

De ser cierto este descubrimiento, la 
ciencia hubiera dado uno de los pasos más 
grandes, y el velo que hasta ahora nos 
parecía impenetrable, se hubiera de súbito 
rasgado. La célula más simple, compues- 
ta de una masa uniforme, ha sido hasta 
hoy enigmática, y de pronto, cómo quien 
en plena tiniebla recibe un rayo de luz, 
nos encontramos con que la planta, con- 
junto de millones de esos enigmas, se nos 
presenta como la resultante de una sim- 
ple reacción química. 

Estas consideraciones y la difusión que 
la noticia de los trabajos de M. Leduc han 
tenido en el grueso público, nos obliga á 
analizar su trabajo. 

* 
e 

El fisiólogo Traube, en el año de 1867, 
demostró que si se pone un cristal de 
acetato de cobre en una solución acuosa 
al 4 por ciento de ferrocianuro de pota- 
sio, el cristal se envuelve inmediatamente 
en una membrana, constitúída por el pre- 





explicativo es ribiendo 4 Nyrdah1,20,RuedeLa Rochefoucaula rs 
Exíjase la firma de garantia Nyrdahl,- Hállaseen toda Farmacia 





cipitado de ferrocianuro de cobre. Esta 









Una verdad 
no desmentida 








El 98 por ciento de 
los enfermos del 


STOMAGO 


»p 


Intestinos 


se curan radicalmente 
por crónicas y rebeldes 
que sean sus dolencias, 
con el universalmente 
conocido 


ELIXIR 


estomacal 


pt 
pta 


DTD SSS 


Tenemos á disposi- 
ción del público miles 
de certificados de mé- 


dicos eminentes que lo 
recetan y de enfermos 
curados. 

Pregunten á cuantos 
nuestros mejores pro- 


Nn 
a 


lo toman, que ellos son 
pagandistas. 








DE VENTA, 
DROGUERIAS 
EY FARMACIAS > 





membrana, á medida que el acetato de co- 
bre se disuelve, aumenta, lo que hace el 
efecto de un crecimiento unido á una ten- 
sión que se produce en el interior de la 
membrana por el agua que ella difunde. 

Todos estos fenómenos y sus conse- 
cuencias para el estudio de las ósmosis, 
han sido descritas porel mencionado fi- 
siólogo Traube, tanto en lo que se refiere 
á la novedad, como á la analogía de estas 
células con organismos, habiendo el traba= 
jo de Leduc sido objeto de críticas seye- 
ras en diferentes revistas europeas. 

Con el propósito de que el público se 
cerciore de la facilidad, con la cual se 
pueden reproducir las células de Traube 
(este es el nombre que llevan las ra- 
mificaciones pseudo-vegetales,) basta 
agregar á la solución de ferrocianuro po- 
tásico y gelatina, una de las pildoritas 
compuestas de acetato de cobre y azúcar, 
para observar al cabo de un cuarto de ho- 
ra el crecimiento de la pseudo-célula. 

Silos descubrimientos efectuados últi- 
mamente han acelerado el adelanto de la 
ciencia, y hecho concebir la esperanza de 
penetrar más y más en los fenómenos que 
se desarrollan enla naturaleza, no por 
eso debemos dejar de confesar que el 
enigma que rodea lo que se llama vida, 
sigue siendo para nosotros impenetra- 
ble. 

El desenvolvimiento rápido que se ha 
manifestado en la química. merced á las 
innumerables síntesis de compuestos, que 
sólo lo eran anteriormente, por la econo- 
mía vital, han ido formando la escuela 
materialista que llega 4 suponer que los 
fenómenos naturales de la vida sean pro- 
ductos de reacciones químicas, análogos 
á las que produce un experimentador en 
su laboratorio, considerando la explica- 
ción de estos fenómenos vitales, como al- 
go que no presenta mayor dificultad, que 
la solución deuna reacción más ó menos 
complicada. 


Contra semejante presunción han le- 
vantado su opinión en los últimos tiempos 
Claude Bernard, Herlovig, von Bunge y 
otros, debiendo hacer notar que esta fa- 
lange, está representada por biólogos y 
químicos, cuyas investigaciones son de 
trascendental notoriedad. 

Detengámonos ante el micro-organis- 
mo, forma que sólo podemos ver mediante 
un aumento considerable. Observemos 
sólo una forma redonda, ó más ó menos 
alargada y de aspecto completamente uni- 
forme, Esa forma que constituye una par- 
te infinitecimal de un milímetro, se repro- 
duce y elabora reactivos tan poderosos 


EL MUNDO ILUSTRADO 


que tienen la facultad de descomponer los 
compuestos orgánicos más complicados y 
apagar rápidamente la existencia de seres 
más complejos. Toda esta evolución la 
produce la naturaleza en un espacio de 
tiempo que escapa á la percepción de nues- 
tros sentidos. 

Las investigaciones de Nocard y Lóffler 
nos han demostrado la presencia de seres 
cuya vida se manifiesta por la acción pa- 
tógena que ejercen al introducirse en 
otros seres, entre ellos la fiebre aftosa, 
que pertenece á las enfermedades conta- 
giosas. 

La linfa, que contiene el gérmen del con- 
tagio, filtrada por elementos dotados de 
una capacidad suficiente para detener mi- 
cro-organismos mucho menores que los 
observados hasta ahora bajo el microsco- 
pio, al filtrarse, pasa, llevando consigo el 
organismo de la fiebre aftosa. 

Y si hasta ahora constituyese un enig- 
ma impenetrable, los micro-organismos 
que podemos observar mediante el micros- 
copio, ¡cómo descifrar la incógnita que en- 
cierra la de los seres ultramicroscópicos! 

El heroísmo del sabio no desfallece aún 
cuando consiente que la magnitud del ca- 
mino á recorrer, corre parejas con lo infi- 
nito. 


(La Prensa.—Buenos Aires.) 


que 


Dos chiquitines ven pasar un entierro. 

—¿Quién es el muerto? 

—El que va en el cajón. 

—Ya sé; pero ¿cómo se llama? 

—Ahora se llama cadáver, porque lo lle- 
van al cementerio; antes se llamaba muer- 
to, porque estaba en su Casa. 





* 
e 
En el teléfono.—Un provinciano. 
—i¡Hola! ¡Hola! ¿Quiero hablar con mi 
señora? 


Me pregunta qué número? ¡Cómo! 
¿Oree usted señorita, que tengo veinte mu- 
jeres y que todas están numeradas? 





e 
La maestra. —Habrán notado que á este 
colegio no vienen inspectores. ¿Eh ¿Por 
qué será? Porque yoleseduco á ustedes 
muy bien y no hay necesidad de ellos. 
Un chiquitén señorita; es porque las 
maestras que hay acá no son lindas. 








Avisos Recomendados 





Las Damas más elegantes com- 
pran sus sombreros en 


Palas honechan 


2a. de Plateros B. Alphand 


Loeb Hermanos, la. de Plateros y 
Alcaicería. 


La Cristalería 


mejor surtido de México. 
precios no tienen Competencia. 


Sus 





Compañía Bancaria de Obras y 
Bienes Raíces. 

Departamento de Bienes Raíces: 
2a. de las Damas 3 y 4, 
Gerente: Víctor M. Garcés. 
Compra y venta de casas, terrenos 

y haciendas. 





Compañía Bancaria de Obras y 
Bienes Raíces. 


Departamento Bancario. 


Prolongación del Cinco de Mayo núm. 31. 
Gerente: Xavier Icaza y Landa, 
Se reciben depósitos pagando intereses 
muy liberales. 


CORSES, 


Hechos ó sobre medida. La uni- 
ca casa especialista en el ramo es 
la Sedería y Corsetería Francesa 

Refugio Num. 13. 


Sombreros 


Para Señoras y Niños los más ba- 
ratos en la “Ciudad de París,” 





Primera de Plateros, 16 





Trajes para Niños y Niñas 
De 3/4 Daños, 4.90. dada 
DA PAra Minos lalo 
Einfinidad de clases más. 
“LA SAMARITANA” 
Empedradillo Núm, 3. 





Frajes sobre. medida 


Para La Sastrería 
mejor montada Miranda Hermanos 


Rebeldes núm. 143 


caballeros. 











C Ú E L L 0 S fabricados por [Pene 


WELCH, MARGETSON é Co, 


en las 


London EE 


pales 
Camise- 


rías, 


México, D. F. 





JARABE g CALMANTE 


Del Profesor Bustillos 


Para la Dentición de los Niños. 


NO CONTIENE OPIO NI DROGAS PERNICIOSAS. 
DE VENTA EN TODAS LAS DROGUERIAS. 


Agentes Generales: 


JOSB UIHLEIN, SUORES. 


COLISEO NUEVO, 3. MEXICO, 


A A EN 

















El Centro Mercantil 


Grandes Almacenes de Novedades 


sarrano? y, ROBERT QUO. mmoos 
(uraN Departamento (e Muebles, 


Surtido completo en Juegos de Recámara, de Encino, Nogal y Ojo de Pájaro. 
Ajuares de cuero para Despachos. 








































































































£ 
O 
g 
O 
[4)) 
o 
O 
7] 
Dd 
> 
ne 
Dd 
Y: 
d 
Escritorios _ Alfombras 
planos de todas clases, 
y de cortina Tapices, 
para Bourets, 
Despachos, Cortinas, 
etc. Tapetes, etc. 








Aparadores, Zhiffoniers, 
Trinchadores, Cristaleros, 
Butfets, Lavabos, 


Vitrinas. Mesas y Sillas. 








ELM 


Registrado como artículo de 








egunda clase, en 3.de Noviembre de 1894.—Impreso en papel de las Fábricas de San Rafael. 





Año XIV—Tomo HI México, 14 de Julio de 1907 Número 2 





Residencia Presidencial de Ghapultepec 


























CORREDOR ORIENTE 


(En esta residencia se alojará durante su próxima visita á México, Mr, Elihu Root, Secretario de 
Estado de la Casa Blanca.) 




















Fundador y Propietario, 
LIC. RAFAEL REYES SPINDOLA 
Director, 

LUIS (. URBINA 
Secretario de Redacción, 
JOSE GOMEZ UGARTE 
s4, 


Gerente, 
LUIS REYES SPINDOLA 
Subscripción foránea, por trimestre. 


En la capital, al mes.. 
Números sueltos. 









Los asuntos de redacción deberán tratarse directa- 
mente con el Secretario. 


No se devuelven originales. 


LA SEMANA 


EL CATORCE DE JULIO. 








La cualidad más saliente del pueblo francés 
es universalizar su historia. Ninguno como él 
para ampliar la vida nacional. Y es que tam- 
poco nadie, como él, para hacer de sus luchas 
sociales, no efímeros y egoístas problemas de 
un grupo de hombres, sino combates gigantes- 
cos por los ideales humanos. Ese pueblo ha si- 
do un poeta heróico de las altas ideas. 

Por eso cuando conmemora un acontecimien- 
to insigne, no está solo en sus fiestas. Lo acom- 
pañan las simpatías y las admiraciones de 
otros pueblos, particularmente de los pueblos 
latinos. Francia ha sido para éstos, guía y cen- 
tinela. Toda nuestra sangre y todo nuestro 
anhelo van á ella, como las aguas van al mar y 
á la madrese tienden los brazos de los niños. 
Hemos pensado con sus filósofos, cantado y so- 
fiado con sus poetas, sentido la belleza con sus 
artistas; y su pensamiento y su sentimiento, 
trasvasados en nuestros cerebros y en nuestros 
corazanes, han agitado nuestra existencia. Sus 
ilustres personajes cruzan pronto la frontera 
en las crónicas galas y se vuelven personajes 
universales. Francia vive en delirante inquie- 
tud y nos contagia su fiebre. Es una irresisti- 
ble sugestionadora. Ese dón supremo de tras- 
mitirse, de expandirse, de interesar á todos, 
de conquistarlos, lo experimenta cada uno, al 
leer un libro en que un esprit delicioso suayiza 
y torna amable la más árida doctrina, al con- 
templar uno de esos objetos de refinada ele- 
gancia que llevan el sello de una gracia úni- 
ca é inimitable; pero la colectividad lo sien- 
te en los festejos, en las conmemoraciones. Lo 
siente como nunca en el catorce de Julio. 

Amanece esta buena ciudad engalanada. Una 
inmensa alegría parece quese diluyó en el 
aire; se respira como una fragancia. No sabría 
demostrarlo; no osaría afirmarlo; mas creo ha- 
ber observado que en este día estamos como 
más comunicativos, como más ágiles del áni- 
mo, como mejor dispuestos á dejar nuestra 
melancólica pereza indígena, complicada de 
atávica austeridad española, y á hacer de nues- 
tra estereotipada sonrisa urbana, no una mue- 
ca de salón, sino un espontáneo gesto de felici- 
dad impensada y sincera. 

Es el regocijo francésel que contamina nues- 
tra tristeza monótona, y se extiende en ella, y 
la devora como una llama traviesa que corriese 
por una hoja de papel negro. 

Los franceses gustan de las fiestas que bri- 
llen y escandalicen; gustan del color y del rui- 
do; y saben embriagar los sentidos con el des- 
lumbramiento de la vista y el grato enserdeci- 
miento del oído. 

La fascinación es violenta. Una multitud 
que gira, que ríe, que canta, que adrede se 
enloquece y se funde en una inconsciencia im- 
pregnada de goce y de olvido, es un espectácu- 
lo interesante. Vista á ojo de pájaro, desde la 
altura de una indiferente meditación, aparece- 
ría, de seguro, como una rebelión de enajena- 
dos, como la escapatoria de un manicomio. 

Pero confundidos en esta batahola de conten- 
to, apretados por esta malla de alegría, perde- 
mos nuestra personalidad, característicamente 
retraída y silenciosa, para entregarnos á este 
frenesí cándido, á esta ola de placer inocente, 
de una flesta francesa. 

¡Poderoso milagro de sugestión, que realiza 
año por año una colonia extranjera, sobre el 
carácter nacional mexicano! 








EL ORFEON POPULAR. 


Nuestro pueblo, sin embargo, ese pueblo bris- 
te y encogido, que vive una vida de exaltación 
efímera pero insana con el pulque, y otra vida 
de mutismo hipócrita y de malicioso recelo con 
la ignorancia, va á sufrir dentro de poco tiem- 
po, una transformación amable. Lo va á curar 
un médico divino: el canto. 

El establecimiento de orfeones populares, 
proyectado y llevado á cabo por el Sr. Ministro 
de Instrucción Pública y Bellas Artes, produ- 
cirá sin duda un gran resultado educativo. 

Al primer grupo orfeónico se han afiliado 
artesanos, obreros, maestros de escuela, ofici- 
nistas. Mas conforme vaya ensanchándose la 
esfera de acción, conforme vaya afirmándose y 
poniéndose en práctica la idea generadora, el 
pueblo que vejeta más abajo, irá agregándose, 
atraído por el impulso mágico de la música, y 
cantará también, uniendo á la de los demás, 
su bronca voz que poco á poco adquirirá dul- 
Zuras y agilidades no sospechadas. 

El pueblo que se acostumbra ácantar en ma- 
sa es un pueblo que por misteriosa manera 
llega á unirse, á compenetrarse, á formar un 
solo corazón latiendo por una misma aspi- 
ración. Ese 1 invisible del canto, tiene la 
dureza del hierro. Muchas voces atadas en un 
himno hacen una sola voz, muy grande y muy 
sonora y que mucho conmueve. 

¡Deja, pueblo huraño y obscuro de mi tierra, 
deja de cantar, aislado, aquí y allá, en la ca- 
llejuela del barrio miserable, tus canciones de 
romanticismo salvaje, tristísimas y quejum- 
brosas, compuestas de groseras melodías senti- 
mentales y alaridos selváticos; deja de mascu- 
llar, en tu lúgubre y brutal borrachera, cuyas 
sombras de dolor están estriadas de rojo de có- 
lera, los temas amorosos en que se queja una 
ingratitud y amenaza una venganza; deja de 
entonar las elegías triviales en las que fatal- 
mente surge la vision del presidio, y ve allá 
arriba donde te llaman para que cantes cosas 
sanas y buenas que tranquilizarán tu espíritu 
y melificarán tus labioscon músicas y palabras 
de regeneración y de esperanza.... 

















00 
BEBE ARTISTA 


Si los niños no tienen la aptitud, poseen por 
le menos la inclinación, la afición, la tenden- 
cia artística. En el orden musical nada les se- 
duce como los cantos y arrullos «cantabiles» de 
sus madres y nodrizas; mada los hipnotiza co- 
mo el tañer de flautas y clarinetes, ni los entu- 
siasma como el estridor de clarines y tambo- 
res. Tanto es así, que casi no hay músico no- 
table y pasablemente tierno que no haya eseri- 
to alguna «berceuse» y pululan las canciones, 
motetes y cánones musicales de autor anóni- 
mo destinados á la niñez. Desde el «A la rurru 
niño» hasta las «arrulladoras» de Chopin y de 
Grieg existe toda una literatura lírica dedica- 
da ála infancia; y se dice de Meyerbeer que 
ponía á prueba sus composiciones haciéndolas 
oír á los niños y no las daba á la estampa ó á 
la «rampa» sino cuando por ellos habían sido 
sancionadas. 

Los organillos de boca, las cajas de música, 
los «tímpanos,» flautines, clarinetes, trompe- 
tas y «tams-tams» con que los fabricantes de 
juguetes han hecho tantas veces su fortuna, 
prueban á más no poder las aficiones líricas de 
la infancia. 

En punto á literatura, ni se diga! Los cuen- 
tos y leyendas desde «Las Mil y Una Noches» 
hasta «Pulgarcillo» y «El Gato con Botas» y 
las estrofas en que 

La Virgen lavaba 

San José tendía 

Y el niño lloraba 

De hambre quetenía, 
y después toda la literatura y la poética cívi- 
cas de las escuelas, son manifestaciones inequí- 
vocas de las inclinaciones poderosamente lite- 
rarias de la infancia. Fedro, Lafontaine, Iriar- 
te y Rosas han hecho fábulas deliciosas para 
los adultos, pero mil veces más gratas y más 
dulces para los niños que gustan de ellas como 
de caramelos ó como de uvas arrancadas á los 
racimos del Paraíso. 








¡La plástica! Modelar, pintarrajear, esculpir, 
cincelar, ¡placer de dioses infantiles! Así como 
Giotto dibujaba en las rocas las apacibles figu- 
ras de sus corderos el niño inmortaliza en los 
muros de la «nursery» toda la fauna y toda la 
flora del planeta y levanta arquitecturas, arma 
maquinarias, hace desfilar ejércitos con el pri- 
mer pedazo de carbón y en la primera página 
blanca que se ofrecen á su mano. Si la pizana 
escolar conservara las huellas del pizarrin, ese 
pincel de la infancia, veríanse en ella desfilar 
toda la lliada y todo el Ramayana, toda la 
existencia de los hombres y toda la vida de los 
dioses, y en bosquejos informes y en trazados 
imperfectos, ostentarse todo lo rea: y todo lo 
fantástico. Batallas descomunales y escenas 
pastoriles, ciudades populosas y bosques vírge- 
nes, endriagos siniestros, dragones monstruo- 
sos, insectos descomunales, mariposas pintadas 
y venenosos alacranes, héroes y mendigos, to- 
reros y sacerdotes; tal es esa inagotable pina- 
coteca. 

El niño, que no tiene otro campo de activi- 
dad ni otro medio de expresarse que la imita- 
ción, remeda y reproduce cuanto le rodea, lo 
plástico con la línea incierta ó el color chillan- 
te, lo acústico con la amomatopeya ruidosa ó 
el sonsonete monótono, lo literario ó lo poético 
con la hipérbole insensata y la invención des- 
encadenada. 

Se le escapan, sin duda, las nociones de lo 
armónico, de lo simétrico, de lo delicado. Quie- 
re hacer reír á fuerza de gritar y producir im- 
presión á fuerza de correr y saltar. Para él, 
como para un sordo, solo lo estridente es accesi- 
ble y es bello. Su estética como su lógica, ad- 
miten lo incompatible y toleran lo contradic- 
torio. Afirman haber visto un «gusanito» muy 
«grandote» y suelen dibujar hombres más gran- 
des que las montañas y árboles más mezquinos 
que los arbustos. 

A las impotencias de la concepciónse agregan 
las torpezas de la ejecución. Dibujan aves con 
caudas de cometas; sus arañas tienen un míni- 
mun de diez pares de patas; el follaje de sus pal- 
meras no difiere cosa mayor del ramaje de sus 
encinas; la arquitectura de sus construcciones 
peca siempre por la base, y cuando se les ocurre 
pintar un «btutú» (lease soldado) dan ganas de 
preguntar. ¿Fusil; adónde llevas á ese hombre? 

En punto á métrica no hay que hablarles! A 
cada paso, en sus improvisaciones, la música 
tiene que esperar á la puerta mientras el verso 
logra acomodarse á ella y sus estrofas recuer- 


dan aquella de 


al era el viento 








que se apagaban los cirios de los que por de- 
voción acompañaban al Santísimo y Divinísi- 
mo Sacramento,'” dístico de pié quebrado, si 
los hay, toda vez que el primer verso parece 
un muñón y el segundo desenvuelve sus curvas 
interminables como las de una serpiente boa. 

La rima la poseen mejor, sin dominarla por 
completo. No distinguen fácilmente el asonan- 
te del consonante; pero gustan de asonantar 
ó de aconsonantar; y la armonía imitativa los 
subyuga por completo. Para los niños que co- 
mienzan á balbutir, el ferrocarril es el «rum 
rum,» el automóvil, mil veces homicida, el «fu- 
fu,» el reloj se denomina «tiqui-tiqui,» el ca- 
ón «pum-pum» y así por ese orden. 

De este indistinto balbutir del niño en el 
dominio del arte; de sus ensayos fracasados, de 
sus tentativas abortadas; del continuo retoque 
de sus creaciones con la realidad y de la com- 
paración de su estética propia con la estética 
de los hombres maduros acaban por surgir, co- 
mo la chispa al choque del pedernal con el ace- 
ro, la verdadera belleza y la verdadera creación 
estética. 

El niño ensaya, busca, intenta; y acaba, ya 
hombre, por encontrar. Quien comenzó como 
Giotto acabará como Rafael; del barro modela- 
do torpemente saldrá la estatuaria de Miguel 
Angel; después de la<«filarmónica» infantil yen- 
drán el arpa del Salmista y la lira de Tirteo. 
los cuentos de hadas serán la lliada y los can: 
tos indistintos y los vagos arrullos musicales 
serán las frases vigorosas y sublimes de Bee- 
thoven. 

Y es que en la vida de la humanidad no hay 
germen que no pueda dilatarse hasta el ser ni 
átomo que no pueda agigantarse hasta el astro. 

El niño ¡profundo presentimiento de su des- 
tino! se siente, desde el fondo del error y de la 
deformidad, atraído hacia lo verdadero y hacia 
lo bello como se sienten atraídos la abeja por 
el nectario, la mariposa por la tlor y el planeta 
por el Sol. 

DR. M. FLORES. 



































































































Sr .Ing. Eduardo Martínez Baca, Oficial Mayor 
de Fomento, 


Ing. D. Eduardo Martínez Baca, 





Acaba de ser nombrado Oficial Mayor de 
Fomento el Sr. Ing. D. Eduardo Martínez Ba- 
ca, uno de losempleados más antiguos de aquel 
Departamento de Estado. 

El Sr. Martínez Baca desempeñó durante 
largos años el puesto de jefe de la Sección de 
Minería, dándose allí 4 conocer por su laborio- 
sidad y por su espíritu de iniciativa que más 
de una ocasión se tradujo en disposiciones y 
acuerdos de verdadera trascendencia en aquel 
ramo. Entre otras comisiones que el Gobierno 
le ha confiado, en distintas épocas, tuvo á su 
cargo la de organizar y clasificar el contingente 
minero que eny: co la última exposi- 
ción de San Luis Missouri y que obtuvo un 
éxito notable. 

El nombramiento hecho en favor del señor 
Martínez Baca se considera generalmente co- 
mo muy acertado. 


Mit. Elihu Root. 











Se anuncia de una manera definitiva que el 
25 de Septiembre saldrá de Washington rumbo 
a México, el Secretario de Estado de la Casa 
Blanca, Mr. Elihu Root, quien viene á nuestro 
país obsequiando la invitación que para visi- 
tarlo recibiera hace poco del Sr. Presidente de 
la República. k e 

Mr. Root permanecerá en nuestro territorio 
quince días aproximadamente, dedicando una 
semana á conocer la capital y una á re- 
correr las principales poblaciones foráneas, en- 
bre ellas Puebla y Guadalajara. Como lo diji- 
mos en uno de los números anteriores de ““El 
Mundo Ilustrado,” el Gobierno Mexicanoaten- 
derá y cumplimentará debidamente al distin- 
guido hombre público, considerándolo como 
huésped de honor de la nación. Porsu parte, 
el Sr. Embajador de los Estados Unidos y los 
miembros más prominentes de la colonia nor- 
teamericana, preparan para agasajarlo entu- 
siastas festejos. ñ ES A 

Para alojar al insigne visitante se está arre- 
glando la magnífica residencia presidencial de 


Chapultepec. 








EL MUNDO ILUSTRADO 


En el Conservatorio. 


El Joven Manuel Luna obtiene una pensión por 
cinco años para estudiar en Europa. 


El lunes último se efectuó en el Conservato- 
rio Nacional de Música la prueba práctica de 
violín á que se sujetó el alumno Manuel L. 
Luna, como aspirante á una de las pensiones 
que el Gobierno ha acordado en favor de los es- 
tudiantes que más se distingan en sus clases, 
á fin de que puedan perfeccionar sus estudios 
en Europa. 

Fueron sinodales del joven Luna los eminen- 
tes artistas que forman el célebre cuarteto 
Bruselas, señalándosele para su ejecución, en- 
tre otras obras difíciles, una sonata de Bee- 
thoven, que le acompañó al piano el Maestro 
Castro. El público, formado en su mayor par- 
te de condiscípulos suyos y de los Profesores 
del mismo establecimiento, le tributó al con- 
cluir una ruidosa ovación, premiando de esta 
manera sus notables adelantos. 








El Joven Manuel L Luna, aventajado alumno 
del Conservatorio. 


Por unanimidad, el jurado calificador acordó 
que era de concedérsele la pensión respectiva 
al joven Luna, quien partirá próximamente 


para el extranjero. 
pe 


A COLOMBIA 





Es media noche. Reina en el navio 
un silencio de tumba abandonada. 
Todos duermen, El cielo está sombrío, 
negra la inmensidad alborotada. 


Desde la yerta prora, la mirada 
hundo en las grandes sombras del vacio: 
mis húmedas pupilas ...no ven nada! 
Qué ardiente el aire! El corazón....qué frío! 


—¡Patria, adiós para siempre! —exclamo—y pienso 
—es tan fácil morir ...—Ronco gemido 
lanza mi boca entre el negror inmenso! 


Un marino despierta....se incorpora ... 
aguza en las tinieblas el oído pl 
y oigo que dice á media voz: ¿quién llora? 

A bordo del Montserra 

















* 
e 
A tus valles, tus montes y llanuras, 
y á tus cielos, tus lagos y tus rios, 
y á todos, todos los afectos míos 
les dí mi último adiós....y en las obscuras 


olas del ancho mar, con mis tristuras 
lancéme en pos de ignotos desvarios, 
por aplacar un poco mis hastíos, 
y por desamargar mis amarguras! 


Distintas tierras y distintas gentes 
he visto, y sin embargo, tus reflejos 
vibran en mí, como jamás lucientes. 


¡Oh, Patria! Entre los dos no está el abismo 
del mar: mi adiós fué inútil: no estás lejos. . 
nó, toda estás en mí....toda en mí mismo! 





¡SIEMPRE! 


¡Ah, tú recuerdo pertinaz no cesa 
de vibrar en mi mente un solo instante: 
aquí está, como nunca, amenazante, 
tu imagen viva en mi memoria impresa. 

Como el rayo que cruza por la espesa 
nube, con su zig zag reverberante, 
tu mirada de odio, la constante 
borrasca de mi espíritu atraviesa. 

Tu maidición, sobre mi vida, pesa 
como el peñón de Sísifo . .no obstante 
está tranquila mi conciencia, ¡lesa! 

Fuí tu rendido y cariñoso amante; 
me traicionaste y te dejé: por esa 
razón voy solo y como el viento, errante! 








* 
e 
_ Sin embargo ...te adoro todavía! 
Tan lejos....y la noche de tu ausencia, 
esa noche polar, lóbrega y fría, > 
hoy, más que nunca, enluta mi existencia! 
En cambio, tú, me odias: sin clemencia 
me maldices y ultrajas á porfía, 
y hablas de “ingratitud” y de “falsía” 
y hasta de ““criminal indiferencia.” 
Pero lo más cruel... es que me espanto 
ante el tiempo que vuela y me confundo 
al ver que la vejez llega entre tanto! 
Porque si un día nuestros mismos seres 
se vuelven á encontrar en este mundo, 
ni tú sabrás quién soy....ni yo, quién eres! 
JULIO FLOREZ. 


Un raro personaje. 








Ofrecemos hoy el retrato del Sr. Emilio J. 
W. Drelfs, viajero ruso que se encuentra ac- 
tualmente de paso en la capital, y que por su 
extraña manera de vestir y por las teorías filo- 
sófico-Teligiosas que profesa, está siendo objeto 
de la más viva curiosidad por parte del público. 

Drefís vino hace poco tiempo ála República, 
dirigiéndose desde luego á Querétaro, donde 
logró abrirse campo entre algunos miembros 
prominentes del clero de aquella Diócesi. En 
unión de un conocido sacerdote, según él mis- 








Sr. Emilio ]. W. Dreffsy viajero ruso. 


mo lo manifestó á nuestros repórters, hizo allí 
un serio estudio acerca de los milagros de los 
santos, sin que sepamos hasta hoy cuáles hayan 
sido las conclusiones á que llegó en materia 
tan ardua. 

Aquí, en México, ha vivido al lado de los pa- 
dres franciscanos que tienen ásu cargo el tem- 
plo de San Diego, dedicándose de toda prefe- 
rencia á leer en la Biblioteca Pública de San 
Agustín, obras sobre hipnotismo, magia, etc. 
Los padres, según se dice, comienzan á dudar 
de la catolicidad delextraño personaje, no obs- 
tante que uno de sus fines principales es, como 
lo ha dicho á la prensa diaria, llegar al conoci- 
miento profundo de la religión del Crucificado. 

Sea de ello lo que fuere, su presencia en Mé- 
xico no ha dejado de llamar la atención de los 
curiosos. 











¡TRADO 






































































EL MUNDO 1 


Los Ingenieros Civiles Norteamericanos 





La Asociación de Ingenieros Civiles Norte- 
americanos, que acostumbra celebrar anual- 
mente un Con en que se estudian los pun- 
tos de mayor trascendencia para la ingeniería 
moderna, acordó reunirse en esta ocasión en 
México, haciendo el viaje hasta la Metrópoli 
en un tren especial. 

Tanto las autoridades mexicanas como nues- 
bros más conocidos hombres de ciencia, han 
dispensado á los miemb: de la Corporación 
la m rdial acogida, f tándoles todos los 
medios indispensables para el logro de sus pro- 
pósitos y la mejor manera de que conozcan de 
cerca todo aquello que de más notable ex 
en nuestro país, y que pueda interesarles. 

Las sesiones se han 
venido efectuando en el 
hermoso salón de actos 
del antiguo Palacio de 






















Minería, concurriendoá 
ellas, además de los 
profesionistas  nortea- 





mericanos, algunos in- 
genieros mexicanos y 
casi todos los estudian- 
tes que hacen su carre- 
ra en la Escuela Nacio- 
nal de Ingeniería. 

Durante estas sesio- 
nes, se han tratado 
asuntos de vital inte- 
és, sobre todo para los 
cons tructores, dedicán- 
dosele toda la atención 
que merece al de la ci- Mr Onward Bates, 
mentación, que esuno Vicepresidente del Con- 
de los ¡que con urgen- greso. 
cia reclaman un estudio 
detenido y concienzudo, 
particularmente en México donde las condi- 
ciones especiales del terreno hacen en extremo 
difíciles los trabajos respectivos. 

Los señores Congre: s fueron obsequiados 
el lunes con ua magnífico almuerzo que se sir- 
vió en el «Country Club,» centro de recreo que 
los impresionó muy agradablemente por lo 
suntuoso de sus salones y por la belleza natu- 
ral del punto en que se encuentra. Fl mismo 
día visitaron Guadalupe, Tlalpam, Coyoacán, 
San Angel y Ohapultepec. haciéudose uso para 
a excursión de los luj mos carros que la 
Compañía de Tranvías Eléctricos ha adquirido 
últimamente, y que nuestros lectores pueden 
ver en detalle, en uno de los grabados que pu- 
blicamos. Las distintas poblaciones recorridas 
por los congresistas fueron muy de su agrado: 
arte religioso 
n Angel y Tlal- 

























































los ingenieros norteamericanos, fueron las 
grandes Obras que se llevan á caboen Xochi- 
milco para surtir de agua potable á la ciudad, 
y que hemos descrito con amplitud de detalles 
en nuestros números anteriores. Los distingui- 
dos visitantes se manifestaron gratamente sor- 
prendidos de que en México se estuviera lle- 
vando á cabo un proyecto tan yasto y bien con- 
cebido y estudiado, y así lo manifestoron in- 
genuamente álos miembros de la Comisión en- 
regada de atenderlos. 

Las Obras del Desagiie del Valle de México 
fueron también visitadas y, como las de Xo- 
chimilco, despertaron vivamente el interés de 
todos los congresistas. 

Dadas las atenciones que nuestras autorida- 
des y el numeroso gremio de ingenieros mexi- 
canos, han tenido para los miembros de la 
Asociación americana, es indudable que estos, 
alabandonar nuestro país, llevarán los más 
gratos recuerdos de su breve permanencia en 
bre nosotros. 

















E 
ROMANTICA. 


(Para El Mundo Tlustrado.) 


Engañosa y locuaz pasa la vida, 
Mientras me siento al borde del camino 
Y descanso el bordón de peregrino 
Y reposo la planta dolorida. 


Vibrando entre sus labios un divino 
Canto de amores, que al placer convida, 
Engañosa y locuaz pasa la vida 
Mientras me siento al borde del camino. 


_ En otro tiempo la seguí. Su vino 

Bebió mi juventud...... ¡Todo se olvida! 
Amé, sufrí, canté: fué mi destino........ 

Y hoy que me siento al bcrds del camino, 
Engañosa y locuaz pasa la vida. 








Interior de uno de los nuevos carros eléctricos de lujo. F, M. DE OLAGUÍBEL. 


EL MUNDO ILUSTRADO 





Grupo de niños en traje de 
fantasia. 


Las Fiestas del 14 de Julio 


CONCURSO INFANTIL. 





El domingo último die- 
ron principio las fie: 
organizadas por la Col 
Francesa, para solemn 
debidamenie el anive 
rio de la toma de la Basti- 
lla. 

El entusiasmo que esta 















ranjeros que, con ella 
parecen respirar el e 
mismo que meció sus cu- 
nas, sino también entre 
nuestroscompatriotas, que 
se asocian gustosos á sus 
alegrías, ha ido en crecien- 
te año por año hasta el 
punto de convertirse en 
un verdadero derroche de 
esplendidez y de alegría. 
Dos de los principales 
números del programa de 
las fiestas del 14 se cum- 
plieron ya, y los dos alcan- 













































Gastón Fortín y Luz Boul- 
t0N. 


peculiares, fué la nota más 
brillante del primer día 
de las fiestas. 

Entre los trajes presentados á concurso, vimos algunos verdade- 
ramente dignos de llamar la atención por su «autenticidad» y por 
su lujo. Entre los niños que más se distinguieron por la gallardía 
con que los portaban, se encontraban los siguientes: Juana Hoergo 
y, Dionisia Signoret, japonesas; María Luisa Bacmeister, odalisca; 
Gastón Fortín, Tío Samuel: Luz Boulton, Francia; Ernesto y Ma- 

ya del Directorio; Adela Enrile, 


ría Bacmeister, novios de la épo: 
turca; Amparo y Aida, sus hermanas, gitana y napolitana, respec- 































tivamente; Julieta Menard, alsaciana; Clara Bu rgunder, carto- 
manciana; Rafael Burgunder, clown. El niño Bernardo Reyes, de 
cuatro años de edad, se presentó vestido de Napoleón con una pro- 
piedad y una elegancia irreprochables. 

Después llegaron otros muchos niños; entre ellos Antonio Tagle 
y Toledo, traje Luis XV; Guillermo Hernández, general austriaco; 
Carmen de Bolívar, baraja francesa; María Luisa y Heriberto Haas, 
aldeanos suizos; Alberto y Susana Levy, Pierrots; Roberto Block, 
Napoleón; Esperanza Urbina, musmé; Jorge y Luis Sehrrob, cam- 
















































Bernardo Reves.—Otro 
grupo. 


referimos 
que se efectuaron 
dódromo de Peralvillo 


zaron un éxito brillantísimo: nos 
á las carreras de caball 
por la mañana en el Hipós Y ' 1 
y al concurso de trajes infantiles, de fantasía, 
que se verificó por la tarde en el arque Luna. mE a 
Al torneo de sport, concurrió el Sr. Presidente de la República, tan amante, como se e 
de esta clase de espectáculos, llenando las amplias tribunas del Hipódromo una a 
concurrencia formada en su mayor parte por familias de nuestra buena sociedad y de la 
aos infantil atrajo también á muchísimas personas, ansiosas de ver destilar E 
los diminutos personajes. rumbo al salón de baile que, vistosamente adornado, abría sus 
puertas para recibirlos. Desde las cuatro de la tarde comenzaron á llegar los chiquit E, 
siendo objeto, al presentarse, de la más viva curiosidad del público. Aquella multitud de 
figuritas que parecían láminas arrancadas de viejos libros, y que hacían involuntariamen- 
be pensar en épocas para siempre idas ó en remotas comarcas de encantos y atractivos 


















































Clara y Rafael Burgunder. 







































pesinos, bearneses; Jorge y Luz La- 
garde, andaluz y salamanquino; 
Margarita y Enrique Lorín, lucero 
y diabolina; Serafina Morfín, bacan- 
te; Juan Trillán, sota de bastos; 
Rebeca Viamonte Fernández, sa- 
lamanquina; Luis Marty, zuavo; 
Enrique Signoret, arlequín; Fer- 
nando, Antonio y Lucila Hermann, 
napolitanos, Blanca Dubois, pavo 
real y Marcelo Block, sargento Le- 
feyre. 

El jurado calificador distribuyó 
premios entre los chniquities que 
se presentaron vistiendo los mejo- 
res y más correctos trajes, entre- 
gándose después todos los persona- 
jes y tipos regionales en miniatu- 
ra, á bailar sin orden ni compás, 
pero con el mayor júbilo. 





* * 
* 


El miércoles por la noche, en el 
teatro Virginia Fábregas, se efec- 
tuó otro de los números del progra- 
ma acordado para solemnizar el 14 
de Julio: la representación de «Ma- 
dame Sans Gene,» por la Compañía 
que actúa en el referido coliseo, y 
que ha montado la obra de Sardou, 
como se sabe, con un lujo y una pro- 
piedad verdaderamente extraordi- 
harios. 

Antes de que se diera principio á 
la representación de la famosa co- 
media, el Sr. Capitán Voyer deleitó 
á la concurrencia con dos números 
musicales: el «Trémolo en lá me- 
nor», de Ihalberg, y el gran concier- 
to «Stuck» de Weber, obras que le 
fueron acompañadas por dos de 
nuestras mejores bandas militares, 
y que le valieron muchos aplausos. 

La interpretación de «Madame 
Sans Gene» nada dejó que desear; 
la señora Fábregas, sobre todo, 
trabajó con verdadero empeño, 
siendo varias veces llamada á la es- 
cena. 

Cerró la agradable velada á que 
nos referimos, la notable artista 
Sra. Fizhug Shepard, cantando la 


EL MUNDO ILUSTRADO 


DE VICTOR HUGO 





Los grandes hechos que ro- 
dean al hombre, deben preocuparle 
sin cesar. Debe tender constante- 
mente hasta Dios, tanto con el co- 
razón como conel pensamiento. La 
aspiración hacia el fin desconocido 
del hombre á través del infinito, 
debe ser el trabajo perpetuo de su 
inteligencia. Trabajo laborioso, es 
menester no desconocerlo. Grandes 
problemas, grandes fatigas. En ese 
trayecto inmenso del pensamiento 
hacia Dios, las ideas sencillas y na- 
turales corren en vía recta y rapi- 
damente: sin embargo, son felices 
cuando hallan en su trayecto, para 
apoyarse en ellas y cobraralientos, 
ideas inventadas, complicadas y 
construídas, y buscan el mismo fin 
yandan por el mismo camino, con 
más lentitud, menos derechura, 
pero á veces con mis seguridad. El 
ave que atraviesa el océano descan- 
sa con alegría en el mástil del na- 
vío que encuentra en alta nar. 

No desdeñe, pues, la fe ála ra- 
zÓN. 

Existen momentos en que el es- 
píritu filosófico ofrece un punto de 
apoyo salvador al alma religiosa 
que á fuerza de fatiga está á pun- 
to de cerrar las alas y dejarse caer 
en los abismos sin fin del infinito. 








El modo vital de las democracias 
se compone de un pensamiento y de 
una acción: el pensamiento se lla- 
ma Verdad: la acción se llama Li- 
bertad. Resultante: Armonía. 

La Escritura Santa nose vale de 
estas palabras, que son, en efecto, 
puramente humanas: virtuosos y 
viciosos. Dice siempre y en toda 
ocasión: buenos y malos. Es que 
esa es la verdadera división. ¡Cuán- 
tos buenos no hay á pesar de sus 
faltas, y á veces á causa de sus fal- 
bas, que hallarán allá arriba á un 
juez severo! 

Las hipocresías, la sequedad de 











ñN Marsellesa, que produjo entre to- ' el 

1 dos los hijos de la heroica y culta corazón, la devoción malevolente, 
EN Francia, un entusiasmo indescrip- la religión de práctica y mojigan- 
' HULE gas, la castidad de las viejas, la im- 
' es o las feas, la pureza 
I Eran sin castidad, la sobriedad d 
! Hoy por la tarde se verificará en hartos, el pudor de los ro 
5 el. Parque Luna la gran kermes- la templanza de los impotentes, la 
1 se, organizada por la Junta Direc- inocencia sin indulgencia, la vir- 
nl tiva de las Fiestas. bud sin bondad, no son más que 
! otras tantas caretas de la fealdad 
an bb humana. p 
l CN Pd reflexionad sobre esto: 
0 o H . y: egar la muerte, cae la más- 
il Muerte de una Dama Distinguida cara del rostro del hombre, y ele. 
UA — lo del rostro de Dios. : 
¡Ñ En obra forma: 
he Muy dolorosa impresión ha cau- La muerte hace caer la máscara 
1 sado en los altos círculos sociales del rostro del hombre y el velo del 
¡ la muerte de la Señora Doña Leo- rostro de Dios. 
Ml ' nor Torres Rivas de la Rosa, acae- 

1] cida el día siete del actual, por la = 





























noche. 

Las relevantes virtudes que ador- 
naban á la Sra. de la Rosa, su ex- 
quisito trato social y su belleza ex- 
traordinaria, le habían conquista- 
do entre nosotros muy francas sim- 
patías, que supo cultivar y acre- 
centar rodeándose de afectos. 

La gravedad de la estimable da- 
ma fué repentina; al sobrevenir la 
muerte, sólo se encontraban junto 
al lecho, su madrela Sra. Doña Leo- 
nor Rivas de Rivas, y su hermana, 
la Señorita Teresa Torres Rivas. 
El mismo día se dió aviso de la te- 
rrible desgracia al Sr. D. Luis de 
este último apellido, que es tam- 
bién hermano de la finada y que se 
encuentra actualmente en Madrid. 

Los funerales de la Sra. de de la 
Rosase efectuaron el día 8, acompa- 
ñando el cadáver desde la calle de 
Sadi Carnot hasta el panteón Espa- 
ñol, donde fué inhumado, un gran 
número de personas pertenecientes 
á la buena sociedad mexicana. 


qe 


Los ayaros atesoran como si hu- 
bieran de vivir eternamente, y los 
pródigos disipan lo mismo que si 
fueran á morirse. 

e 
Es el verdadero valor en este 


mundo, tan escaso como la verda- 
dera virtud. 


Sra. Leonor Torres Rivas de de la Rosa.—t el día 7 del actual. 
E (Pot. 





Valleto.) 





Los ojos sólo á través de las lá- 
grimas ven debidamente á Dios. 


La buena educación de los yaro- 
nes debe estar compuesta de cien- 
cia; la buena educación de las ni- 
ñas debe estar compuesta de igno- 
rancía. 

En efecto, reflexionadlo. Es me- 
nester que al llegar al umbral de 
la vida, es decir, del mundo, el jo- 
ven sepa y la joven ignore. 

Se funden el uno en la otra yen- 
tre los dos forman la unidad. La 
ignorancia de la joven vierte su 
gracia sobre el joven: la ciencia del 
joyen comunica su fuerza á la joven. 

Y en seguida viven. Si el hombre 
es vulgar, olvida. Si la mujer es 
distinguida, aprende. 

Si los dos son naturalezas supe- 
riores, al leer, al pensar, al sufrir, 
al obrar, al resignarse, adquieren 
juntos y en común, según la dife- 
rencia de su sexo y la proporción 
de su espíritu, cada cual una gran 
ciencia. 

¡La mujer adquiere la ciencia del 
hombre:el hombre adquiere la cien- 
cia de la Humanidad! 

Esta última ciencia, modificada 
por el sexo, que la práctica de la 
vida, es decir, Dios mismo, enseña. 
ála criatura humana, se llama ex- 


periencia. 








EL MUNDO ILUSTRADO 














Los Apóstoles de la Paz en todas las Elades.-——Cuadro Alegórico por Mr. Henry Danger. 





Fachada del Edificio donde se reunen los delegados 


LA CONFERENCIA DE LA HAYA 





CURIOSO CUADRO ALEGORICO, 


Un artista inglés—Mr. Henry Danger—ha 
tenido la ocurrencia de reunir en un sólo cua- 
dro, de bellísima composición, las figuras de 
los hombres más prominentes que, desde que 
el mundo es mundo, han predicado ó aconseja- 
do la paz entre los pueblos, como una imperio- 
dad para que prosperen y se engran- 





En el cuadro á que nos referimos, y que 
nuestros lectores pueden ver en este mismo 
número, figuran desde Confucio, Arístides, 








Aristófanes y Platón, hasta León XIII y Cas- 
telar, Gladstone y Carnot. 

Los retratos de personajes contemporáneos 
son notables por su perfecto parecido, dístin- 
guiéndose, particularmente, entre otros, los 
del Papa Blanco y Grover Cleveland. 

Al lado de este cuadro, publicamos una fo- 
tografía del salón donde celebra sus sesiones 
la Conferencia, en la Haya, tomada en los mo- 
mentos en que se encuentran allí reunidos to- 
dos los delegados; otra fotografía del interior 
del mismo salón, y una de la fachada del edifi- 


cio, 
$e 
Del libro “En Voz Baja.” 


En las tardes de mayo, 
después de la tormenta, 
cuando el ambiente húmedo 
trasciende á arcilla fresca, 
nostálgico de antiguas 
sensaciones de América, 
desearía ir por calles 





espaciosas, desiert 
en donde hubiera casas 
limitadas por rejas, 

y tener una novia 

que, con la cabellera 
húmeda aún del baño, 
me aguardase en la verja, 
entre las campanillas 

de las enredaderas...... 
O bien, en la ventana 

de una casa de hacienda, 
leer alguno de esos 

libros en que se cuentan 
aventuras de príncipes 
perdidos en la selya, 
mientras que las crecientes 
que avanzan por las quiebras 
espumarajeando 

de rabia entre las peñas, 
arrastran desgajadas 
ramazones, y reina 

en el ambiente vasto 

acre frescura eléctrica 

y algo así como una 

apacible tristeza,..... 


AMADO NERVO. 








Una sesión de la Conferencia en la Haya, 


















































































































































EL MUNDO ILUSTRADO 





EPISODIOS DE LA REVOLUCION FRANCESA 


“LA AGONIA DE 38 HORAS” 


Las matanzas que tuvieron efecto en París en 
septiembre de 1792, son de los episodios más 
atroces que se registraron durante la Revolu- 
ción. Con el pretexto de una gran conspiración 
urdida en las prisiones para asesinar á las mu- 
jeres y á los hijos de los patriotas que habían 
partido á la frontera, se resolvió vengarse de 
los '“enemigos del Pueblo,” se asaltaron las 
cárceles y con una horrible crueldad se asesinó 
á los detenidos. He aquí una precisa evocación 
de ese drama, hecha según el relato de varios 
testigos, principalmente de un oficial que esca- 
pó por milagro y que debió su salvación á su 
buena suerte y ásu aplomo. Seguiremos du- 
rante su “Agonía de 38 horas” á Jourgniac de 
Saint Meard. 








% 
e 


Aire infantil, boca sonriente y un dejo de 
acento gascón eran las razones del éxito que ob- 
tenía donde quiera Jourgniac de Saint Meard, 
capitán de cazadores del regimiento de infan- 
tería del Rey que se encontraba de guarnición 
en Nancy en 1738. 

El capitán Jourgniac se había conferido por 
sí mismo la nobleza agregando á su nombre el 
de una modesta tierra de sus antepasados. Su 
grado no lo había conquistado con la punta de 
la espada, porque nunca había estado en cam- 
aña, sino á fuerza de amabilidades. En 1774 
vió fuego por primera vez....en un incendio 
que destruyó en Nancy la casa de un tal Lae- 
ner; allí se portó Jourgniac con tanta intrepi- 
dez y valor que recibió las felicitaciones del rey. 

Sus hombres lo querían mucho y él se mos 
traba con ellos familiar é indulgente. En 
los primeros días de la Revolución sus cazadores 
se amotinaron; Jourgniac estaba desconcerta- 
do, no comprendía los acontecimientos que se 
iban á desarrollar, y en presencia de la insu- 
bordinación creciente de los soldados, hizo im- 
primir un discurso en el cual hacía vibrar las 
cuerdas del patriotismo y de la fraternidad. 
Electrizados los cazadores lo proclamaron ge- 
neral en el camino de Nancy á Laneville. 

Hecho así jefe de los revolucionarios, tuvo 
miedo, rompió su espada y se fuéá París donde 
fundó un periódico para combatir en romances 
las pasiones desencadenadas; pero á pesar de 
sus esfuerzos y de sus canciones, la catástrofe 
era inminente, la monarquía vacilaba, los pru- 
sianos estaban en Francia, la anarquía reinaba 
en París. Jourgniac seguía versificando, pero se 
asombró y empezó á sospechar que aquello era 
serio, cuando el 22 de agosto de 1792, unos hom- 
bres desconocidos fueron á detenerlo ásu do- 
micilio. Se le condujo á la alcaldia, donde un 
miembro del Comité de vigilancia de la comu- 
na lo interrogó sumariamente, decidiendo en- 
viarlo al “Hotel del barrio Saint Germain.” 
Jourgniac ignoraba á qué podía darse tan pom- 
poso nombre; después de un corto viaje en Co- 
che á través de las calles, llegaron á aquel si- 
tio: aquello no era otra cosa que la siniestra 
prisión de L'Abbaye, situada detrás de la igle- 
sia de Saint Germain; enorme fortaleza cuadra- 
da, de piedras negras, con una torrecilla en Ca- 
da ángulo y que en tiempos normales era pri- 
sión militar. El bravo Jourgniac no estaba muy 
inquieto; presentó su boleta de «alojamiento» 
y lo hicieron entrar en una gran sala que había 
sido antes capilla. 

Se encontró allí 4 diez y nueve personas de 
buen aspecto, y convencido de que estaba en 
buena compañía tomó posesión del lecho que 
se le designó; era el de Dangremont, á quien 
se había cortado la cabeza dos días antes. Esto 
lo hizo reflexionar acerca de la suerte que le 
aguardaba y cuando los demás prisioneros se 


























| 


sentaron á la mesa para comer, otro incidente 
vino á preocuparlo: uno de los detenidos, que 
había sido coronel de la cz del rey, dejóse 
caer sobre la silla, diciendo: 

«¡Todos estamos destinade 

Acababa de ser herido por tres cuchilladas y 
expiró en un instante. Jourgniac creyó urgen- 
te escribir una memoria y en eso empleó el día 
de agosto: hizo copias y las envió al 
Ministerio de Justicia y al Comité de V 
lancia. 

Los días siguientes los emplearon los presos 
en hablar de la libertad y en interrogar á los 
que llegaban, porque á cada momento ingresa- 
ban áaquella cárcel nuevas víctima 

El2 de septiembre se les sirvió la comida 
más temprano que de costumbre, y Jourgniac 
sospechó algo siniestro. A las.dos de la tarde 
entró el carcelero, amontonó sobre la mesa to- 
dos los cuchillos y salió con el rostro aterrori- 
zado. 

Media hora después oyó el redoble de un 
tambor seguido de clamores: los detenidos se 
agruparon en las ventanas de la torrecilla: una 
turba compacta avanzaba en oleadas estrellán- 
dose contra las casas cerradas y dominando 
aquel mar de cabezas se veían avanzar cuatro 
coches. La vista de los prisioneros en las ven- 
tanas de L'Abbaye arrancó á la multitud aulli- 
dos de cólera; de pronto la turba se detuvo y 
se calló, un cañonazo había resonado á lo lejos, 
luego otro y en seguida un tercero ya más pró- 
ximo. Se vió entonces asomarse por la ventani- 
lla de uno de los coches á un joven vestido de 
blanco; en su cabeza desnuda azuleaba la tonsu- 
ra; pareció cilar, pero volviendo la cabeza á 
todos lados, gritó: 

<¡Gracia, gracia, perdón!» 

Esas palabras hicieron aullar de rabia al po- 
pulacho, diez sables cayeron sobre el joven sa- 
cerdote que se desplomó de su asiento entre 
los otros sacerdotes, compañeros suyos, mudos 
de terror. 















ser asesinados!» 







































* 
«e 

Más tarde algunos 
prisioneros fueron en- 
bregados al populacho, 
que los destrozó. Jour- 
gniac esperaba á cada 
instante que llegara su 
turno y contó minuto 
por minuto aquel espa- 
cio de tiempo que llamó 
la «Agonía de 38 ho- 
ras.» He aquí lo que él 
mismo escribió: 
Nuestra ocupación 
más importante era dis- 
cutir cuál posición á la 
hora dela muerte haría 
sufrir menos y pegados 
á las ventanillas veía- 
mos á la calle para sa- 
ber cuál era la mejor, 
estudiando á los infe- 
lices que asesinaban á 
nuestra vista.» 

Por fin, sonó la ho- 
ra fatal para Jourgniac, 

























Unos hombres armados entraron en la prisión 
y lo llevaron al «tribunal.» Jourgniac penetró 
á una especie de caverna donde hacía un calor 
sofocante; allí hizo alarde de elocuencia, ha- 
bló durante largas horas con un ardor febril, 
logrando por fin convencer á los jueces de su 
inocencia y ser puesto en libertad. 

Joureni.c abrigaba la convicción de que ha- 
bía resucitado; cuatro guardianes lo acompa- 
ñaron hasta su casa; allí los abrazó deseándoles 
todo género de prosperidades, subió luego á su 
cuarto y se dejó caer en su lecho rendido de 
cansancio moral y físico. 

Más tarde escribió sus memorias, relatando 
todos aquellos episodios terribles con el título 
de «Mi Agonía de Horas.» 













EL ABATE CARRICHON 


En una casa de humilde apariencia vivía por 
el mes de julio de 1794, en plena época del Te- 
rror, un viejo abate que como todos los de 
aquel tiempo, había tenido que renunciar á su 
sotana, vistiendo el pantalón obscuro y la blu- 
sa roja, distintivo de los patriotas; pero los ve- 
cinos no se engañaban, y descubrieron pron- 
to al eclesiástico, bajo aquel jacobino tan 
reservado, que caminaba siempre con los ojos 
bajos. Sabían también que se llamaba el 
abate Car on, y no pensaban en inquietar- 
lo. El abate había sido capellán de la no- 
ble familia de Noailles, en la época en que 
apenas se notaba de lejos la tormenta revolu- 
cionaria, y en una ocasión en que en los gran- 
des salones del hotel de Noailles habíase ha- 
blado de aquellos acontecimientos que todos 
entreveían, pero que nadie creía se realiza 
el abate, que era muy galante, asegur 
damas que si ellas iban al suplicio, él las acom- 
pañaría. Todo el mundo celebró aquello y hu- 
bo motivo para reir de buena gana. En efecto, 
era seguro que ningún peligro amenazara á 
aquellas mujeres caritativas é inofensivas: la 
vieja mariscala de Noailles, casi octogenar 
su nuera la duquesa de Ayon, y su nieta la viz- 
condesa de Noailles. 




















Pero desde aquel tiempo, las cosas habían 
cambiado mucho: las damas de Noailles, esta- 
ban en la prisión de Luxemburgo. El abate creía 
segura su salvación, porque hay cosas tan te- 
rribles, que parece imposible quese realicen. 
El 22 de julio, el abate Carrichon iba á salir 
cuando oyó llamar á su puerta; abrió y se en- 
contró con los dos hijos de la vizcondesa de 
Noailles, acompañados de Grelet su profesor. 
Los niños refan, pero el profesor estaba pálido 
y desfigurado. 

Llevó á un lado al abate y le dijo que las se- 
fioras de Noailles estaban ante el tribunal re- 
volucionario, y que él conducía álos niños á 
Vincennes para prepararlos á aquella pérdida, 
pues las damas deberían ser ejecutadas ese 
mismo día. Grelet llevaba la comisión de parte 
de las señoras de Noailles, de recordar al abate 
su promesa de acompañarlas al cadalso. Crelet 
partió con los niños, y el abate se cambió ropa 
y salió dirigiéndose al palacio de justicia, don- 
de supo que las señoras de Noailles estaban con- 
denadas á muerte. 

Las damas de Noailles habían sido alojadas 
en un calabozo donde había ya tr mujeres; 
una de ellas. informada de la categoría de las 
recién llegadas, cedió su lecho á la mariscala; 
la duquesa se tendió en el suelo, la vizcondesa 
se puso á leer su libro de oraciones. Así se pa- 
aquella noche trágica; al otro día no se les 
dió de desayunar, á pesar de que estaban des- 
faliecientes. Se les llevó ante el tribunal, se les 
hizo un breve interrogatorio, acusándolas de 
haber tomado parte en una conspiración, y se 
les condenó sin oirlas. ; 

Entretanto, el abate recorría las calles ali- 










































mentando aún vagas esperanzas; depronto vió 
seis carretas de condenados á muerte que ca- 
minaban una tras de otra; en la última iban la 
señora de Ayen y su hija que miraban con an- 
siedad entre la mushedumbre. El abate siguió 
á distancia la carreta, pero las dos mujeres no 
lo veían 

Empezó á llover, la tempestad se desató te- 
rrible sobre aquel fúnebre cortejo que camina- 
ba lentamente; en un momento la calle se des- 
pejó de curiosos que buscaban abrigo del gran 
chubasco; entonces el abate pudo acercarse á la 
carreta y saludó á las dos mujer éstas son- 
rieron como si la vista de su antiguo capellán 
les hubiera dado ánimos. 

En la primera carreta iba la mariscala, in- 
clinada la cabeza para librarse de la lluvia, la 
gente que al pasar la reconocía, la insultaba. 
En la plaza de la Bastilla la lluvia redobló, las 
carretas tuvieron que caminar más despacio, 
y las damas de Noailles rogaron al abate que 











EL MUNDO ILUSTRADO 


les diera la absolución; bajaron la cabeza y el 
sacerdote levantó la mano con toda solemni- 
dad. Las carretas siguieron su camino hasta 
llegar al pie del cadalso, el abate seguía de 
cerca á las pobres mujeres, cumpliendo así 
aquella promesa hecha en días felices. Una 
tras otra cayeron las cabezas de las 46 personas 
que ocupaban las carretas; el abate estuvo allí 
hasta que vió guillotinar á las tres mujeres, 
rezando con todo fervor por aquellas mártires 
que no tenían más delito que ser nobles. Cuan- 
do regresó á su casa estaba helado. La lluvia 
cayó toda la noche con ruido triste y monóto- 
no, empapando la tumba ignorada de aquellos 
46 condenados á muerte. 


po 
EL ORFEON POPULAR 





3ajo la dirección del conocido Maestro D. 
José Austri, acaba de fundarse el Primer Or- 
feón Popular Mexicano. 

La iniciativa para el establecimiento de la 
nueva corporación tuvo desde un principio la 


más entusiasta acogida entre los jóvenes de la 
clase obrera especialmente, y á poco de ha- 
berse publicado la convocatoria correspondien- 
te, las inscripciones alcanzaron la cifra de 
trescientas. A todos los que acudieron al pri- 
mer llamamiento que se les hizo se les ha con- 
siderado socios fundadores, entregándoseles 
como distintivo, un lazo rojo, con fleco de oro 
y una lira en el centro. 

Las clases se dan todos los días de siete á 
ocho y media de la noche, instruyéndose des- 
pués de esa hora, en el solfeo, á todos aquellos 
que libremente desean entregarse al aprendi- 
zaje. 

El Maestro Austri tiene el proyecto de reu- 
nir un coro de diez mil voces para el  centena- 
rie de la Independencia, aprovechando no sólo 
los elementos del Orfeón, sino los que enton- 
ces puedan proporcionar las escuelas prima- 
rias oticiales, en donde, como es sabido, se dan 
á los alumnos clases de canto coral 

Pronto, según sabemos, se ampliará conve- 
nientemente el local donde ahora se reunen 
los miembros del Orfeón, á fin de que pueda 
admitirse el ingreso de nuevos socios, hacién- 
dose la inscripción permanente. 











Orfeón Popular. 


A e o de e e ee e o tn o oo e o e e toos oo eo 


Si la juventud supiera..... 


En esa dulce y tranquila tarde de estío, la 
abuela cosía delante de su casa. Janina estaba 
á su lado, sin hacer nada. 

Janina era una hermosa muchacha, de gran- 
des ojos azules, claros, límpidos, entre pestañas 
negras. Sus pesados cabellos negros tenían re- 
flejos azulados. Diríase que la luna los había 
acariciado una noche tan largamente que en el 
remolino de los rizos había quedado un poco 
de sus rayos. 

Janina, en ese crepúsculo, miraba declinar 
el día y levantarse en el cielo verde los altos 
olmos sombríos, avaros desu follaje que atraían 
á sí, estrechamente, y las encinas anchas, es- 
pesas, que parecían meditar, aisladas en la lla- 
nhura, separadas de los otros árboles demasiado 
frívolos para ellas. 

A alguna distancia dormía, invisible, el río. 
Esparcidas en el paisaje, pequeñas casitas 
blancas guardaban el orden, custodios de la na- 
turaleza á la que habían dominado y á la cual, 
si se ausentaran, se abandonaría á excesos de 
fantasía magnítica, para no producir nada útil 
á la existencia de los hombres 

Bien pronto la abuela, que ya empezaba á no 
ver, plegó su labor cuidadosamente, y dijo, 
continuando un pensamiento que en silencio 
meditaba: 

—Es preciso ser prudente, Janina, muy pru= 
dent: 











í, respondió Janina, pero ¿por qué? 
—Si se pudiera prever lo que reserva la vida, 
no se cometería ningún error, agregó la abuela. 
—No, respondió Janina. 


ES 
ex 


Ambas se callaron, y después la abuela yol- 
vió á hablar: 

—Yo también hesido joven. 
tiempo...... joven y bonita.... 
me parece que fué ayer...... 

Janina sonrió. Entonces, ¿ella también sería, 


hace mucho 
. y sin embargo 






















































































































































vieja un día? ella, Janina? Pero le parecía que 
tal cosa pudiera suceder mañana......¿Tendría 
en las manos gruesas venas nudosas y tembla- 
ría su cabeza? 

—He sido joven y bonita como tú. Mozos ga- 
llardos me querían por mujer; pero yo no me 
dejé seducir con las promesas de los más bellos, 
eon sus sonrisas y sus cumplimientos. Escogí 
al más serio. 

—Lo amabais, abuela! 

—Sí, hija mía ... Pero mi elección fué cuer- 
da. Fuí prudente; lo calculé todo. Escogí pri- 
mero y amé después. 

La anciana con enternecido orgullo, aproba- 
ba todo su propio pasado. Y añadió: 

—Si un sueño profético me hubiera avisado, 
no habría escogido mejor. 

Janina, risueña, replicó: 

-Lo amabais, he ahí todo...... 

Y recordó que estaban en la noche de San 
Juan. En esa noche, que comenzaba, el destino 
revelaría 4 quien supiera descifrar sus enig- 
mas, los misterios del futuro. Deseó consultar 
4 una adivina, que en día tal debía ser, sin du- 
da, más perspicaz que nunca y que le anuncia- 
ría su porvenir. Pero la distancia era larga de 
la casa de la abuela al pueblo...... 

En el río, entre los grupos de sauces y los 
macizos de juncos, vapores blancos subían re- 
dondeándose, ágiles y ondulantes; se hubiera 
dicho que eran muchachas envueltas por jue- 
go, en grandes capuchones blancos, y que tal 
vez reían muy bajo, debrás de sus velos. 

—¡Mirad, abuela! exclamó Janina. 

Pero los vapores blancos se alargaban, per- 
dían sus formas esbeltas, se convertían en bru- 
ma. 

La abuela se levantó. Ñ 

— Vamos á dormir, Janina, dijo. 

Y añadió: 

—Soña 








quizá, porque mañana es San 





* 
** 


Pero cuando la vieja se hubo dormido, Jani- 
na fué á sentarse de nuevo en el dintel de la 
casa y á mirar hacia el horizonte. 

La luna se había levantado; avanzaba en el 
cielo fresco y dulce, y miraba á Janina, dicién- 
dole: 





EL MUNDO ILUSTRADO 


—Niña, Cu 
llos he acariciado hasta 
darles un poco de mi 
fulgor, quiero esta no- 
che prevenirte para el 
porvenir. Sígueme á la 
llanura; sígueme para 
que te diga . 

Janina son 
na. 
—Voy, dijo. 

Y marchó con los pies 
sobre el rocío. El cielo, 
libre de sus brumas, es- 
taba puro. Janina llegó 
hasta el río. Un sauce 
se inclinaba sobre el 
agua. Muchas veces Ja- 
nina se había sentado 
junto á este sauce. Va- 
ciló y miró á la luna; 
pero la luna no la mira- 
ba ya; la había llevado 
hasta allí y nose ocu- 
paba más de ella. 

Janina se apoyó en el 
tronco del sauce y pu- 
do inclinarse hacia ade- 
lante. Un poco temblo- 
rosa contempló el agua 
cercana, sombría, lu- 
ciente y cambiante por 
momentos. 

En el fondo del agua 
se le apareció un rostro 
semejante al suyo; se- 
mejante y diferente, 
doloroso y muy pálido. 

—Es mi reflejo, dijo 
Janina á media voz, soy 


yo. 

—No, respondió la 
imagen; no eres tú tal 
como hoy eres; soy el 
fantasma de lo que se- 
rás muy pronto, dentro 
de un año, si no eres 
prudente...... 

—¿Por qué eres tan 
pálida? preguntó Jani- 
na á la imagen. 

—Lo estoy por haber 
dado mi corazón á un 
extranjero. 

—¿Cómo era? 
rande y altivo. Y 

su risa, tan tierna!.... 

Pasaba á menudo por 
delante de mi casa y me saludaba, y después 
de pasar volvía la cabeza para continuar mi- 
rándome. 

—Como el desconocido que todos los días pa- 
sa por delante de mi puerta, con una escopeta 
al hombro y flores en las manos; sus ojos se 
iluminan cuando me vé, y se entristecen si me 
retiro. 





á la lu- 











¿Te ha hablado algún día? ¿Cómo te ha 
hablado? 

—Me encontró sola, porque fuí imprudente y 
me aparté de la abuela. Lo sentí venir; junté 
las manos; escuché el ruido de sus pasos con 
los ojos en el suelo. 

—¿Qué te dijo, entonces? 


—Me dijo: «Niña, mírame.» Yo levanté los 
ojos y ví su rostro muy cerca; tan cerca, tan 
bello, tan suplicante, que sentí el vértigo.... 

—¿Y después, que te dijo? 

—Me dijo: «Dame tus dos manos.» Como yo 
se las tendí y abrí los brazos, le dí también to- 
do mi corazón. El lo tomó, riendo. 

—¿ Y entonces? 

—Durante algunas semanas, me amó mucho 
y yo fuí más feliz aún por su dicha, que por la 
mía. Mi alma cantaba; las cosas eran más be- 
llas, las flores más graciosas, el cielo más dul- 
Ce y más sereno, las gentes mejores que antes 
de que yo le amara. Para que él no sintiera un 
momento de pena, le habría yo dado, si hubie- 
se podido, mil veces mi vida. 

—¿Y después? 

— Después partió. Yo no pude seguirlo; no 
quiso permitírmelo. Me apartó dulcemente, 
pero con energía. Yo no le agradaba ya od 
para que no se irritara conmigo, no lloré. 

—¿Qué hiciste cuando te abandonó? 

—Nada más sé, Janina; te hedicho bastante; 
ya estás prevenida. : 








* 
ex 

Janina se levantó. Alguien marchaba cerca 
de ella sobre la yerba; un paso de hombre, fir- 
me y cuidadoso. Janina se apartó del árbol. 
Para escuchar mejor cerró los ojos y apoyó so- 
bre su corazon que saltaba, sus dos manos jun- 
tas y frías. 

—Janina, dijo una voz, Janina, mírame, da- 
me tus dos manos.... 

Janina dió también su corazón. 


IVAN STRANNIK. 











EL PRINCIPE DE ASTURIAS 





El nacimiento del Príncipe de Asturias fué 
para todo el pueblo español un suceso tan dig- 
no de celebrarse, que todavía encontramos en 
la prensa de la Península, artículos relativos 
al Heredero de Alfonso XIII, y dibujos y foto- 





grafías que reproducen las principales ceremo- 


5. M. Alfonso XIII. 


nias que siguieron á aquel acontecimiento por 
mil títulos plausible. 

En números anteriores hemos dado á cono- 
cer algunas de aquellas notas gráficas; hoy ob- 
sequiamos á nuestros abonados, con algunas 
fotografías directas que representan la presen- 
tación del Príncipe por S. M. Alfonso ante el 
Cuerpo Diplomático y los altos funcionarios de 
la Corte, y el bautizo del Heredero en Palacio, 
días después de su venida al mundo. Estas fo- 


El Principe de Asturias en su cuna. 





EL MU NDO ILUSTRADO 

























Madrid.—Bautizo del Principe de Asturias en el Palacio Real. 


tografías, que obtuyo uno de los más populares 
periódicos de Madrid, son, pues, la nota fiel, ARPEGIOS 
exacta, de aquellas suntuosas é imponentes ¿tai 
ceremonias. 

Publicamos también un buen retrato del 
Rey Alfonso, una vista de la recámara prepa- 
rada para su hijo, y otra de la cuna, donde se 
ve á éste recostado. ¿ 








Tuve en mi vida un dolor, 
el dolor de una agonía: 
cuando turbó mi alegría 
una gran pena de amor. 


Luego, del tiempo al calor, 
tuve una gran alegría, 
un gran deleite: aquel día 
que recordé mi dolor...... 


Y hoy....¡me hiere el torcedor 
de una gran melancolía, 
al recordar mi alegría 


FÉLIX CALLEJAS. 


+ 
TERRIBLE DESGRACIA 


El ingeniero noruego Hilmann Lorenzan, que 
se encontraba prestando sus servicios en las 
obras del Teatro Nacional, fué víctima el miér- 
coles último por la tarde de un terrible acci- 
dente en que perdió la vida, causando entre 
sus compañeros de labores la más profunda 
sensación. 








Lugar donde fué recogido el cadáver 


del Sr Lorenzan. 


El señor Lorenzan se hallaba dirigiendo las 
operaciones de ajuste del armazón de hierro en 
la parte que corresponde al pórtico, cuando, 
de improviso, se desprendió desde una altura 
de cuarenta metros, arrastrándolo en su caída, 
una de las enormes piezas que acababan de ser 
colocadas. La muerte del infeliz noruego fué 
instantánea; cuando se recogió el cuerpo pudo 
verse que había sufrido gravísimas lesiones. 

La cruz con que se ve marcada una de nues- 
tas fotografías indica el sitio donde cayó el se- 
for Lorenzan. 

















Madrid. —Recámara reservada al Principe de Asturias 


Obras del Teatro 





ional.—Parte oriente de la sección donde 
trabajaba el Sr. Lorenzan. 






























































EL MUNDO ILUSTRADO 


NUESTRO BJERGCITO 


Artillería de Montaña. 


Y + 


A 


Reparto de “haberes” á la tropa. 


En nuestra edición anterior hablamos de la 
Artillería Montada, dando á conocer todos los 
detalles relativos á su dotación y al servicio á 
que se le destina, como uno de los principales 
elementos del Ejército: ahora vamos á referir- 
nos á la Artillería de Montaña, tan importan- 
te como aquélla, ó más si se quiere, dadas las 


En Marcha. 


condiciones especiales de nuestro territorio 
desde el punto de vista topográfico. 

El Regimiento de Artillería de Montaña 
cuenta con el magnífico material de guerra sis- 
tema Mondragón, que después de un detenido 
estudis y de experimentos muy minuciosos, se 
adoptó para substituir al de Bange, que toda- 


“Enganchando.”” 








Grupo de Jefes (Teniente Coronel, Coronel y Mayor ) 


vía se emplea en el éjército francés. El cañón 
Mondragón es de setenta milímetros y pesa 
únicamente setenta y dos kilogramos. 

Cada proyectil de los que se usan para el bi- 
ro pesa cuabro kilos trescientos gramos, siendo 
su carga de proyección de pólv sin humo, 
que desarrolla una velocidad inicial de dos- 








las* únicamente son necesarias para transpor- 
tar la cureña, fraccionada, y una para el ca- 
ñón, pudiendo de a manera la artillería 
atravesar terrenos abruptos ó pasos inaccesi- 
bles para la rodada. 

Para el servicio de una de estas piezas bas- 
tan seis hombres: el apuntador, que carga y 


























Montando el Cañón sobre la cursña. 


cientos setenta y cinco metros. Su alcance es 
de cuatro kilómetros. 

La sencillez del mecanismo de esta boca de 
fuego hace que se le pueda desarmar en un 
momento dado con la mayor facilidad y con 
suma rapidez, para conducirlo á lomo de mula 
hasta el sitio en que deba colocarse. Tres mu- 





maneja el alza y nivel de puntería, un ayudan- 
te, un arreglador de espoletas, dos proveedores 
de municiones y un encargado de hacer fuego. 
En casos excepcionales, el número de sirvien- 
tes puede reducirse á tres. 

El regimiento está dotado con diez y seis Ca- 
ñones, correspondiendo cuatro de estos á cada 





Subiendo una penarente. 





Puntería en Dirección. 


Angulo de inclinación para el tiro indirecto. 


una de las cuatro baterías en que está dividi- 
do. Para cada batería hay ocho cofres con capa- 
cidad para contenercada uno de ellos hasta sie- 
be granadas, ósean cincuenta y seis entre to- 
dos. Lo mismo que las piezas desarmadas, estos 
cofres se cargan á lomo de mula. 

Nuestros lectores pueden imaginarse uno de 
estos cañones listo para romper el fuego; la co- 
locación que guardarán los sirvientes, será co- 
mo sigue: 

A la derecha del cañón se encuentran dos 












EL MUNDO ILUSTRADO 








La Carga. 


hombres, uno que es el que dispara y otro que 
recibe el nombre de p eedor y que se encar- 
ga de poner los proyectiles en manos del carg 
dor. A la izquierda se encuentran también dos 
individuos: un cabo que abre y cierra la recá- 
mara, introduce el proyectil y hace la punte- 
ría, y unayudante que mueve según las indi- 
caciones del mismo cabo, la palanca de direc- 
ción, con el objeto de fijar la puntería. 

A retaguardia de la boca de fuego y á diez 
metros de distancia, dando frente al blanco, se 











Esperando la voz de “fuego.” 





Desarticulando la Cureña. 


instalan otros dos individuos destinados al ser- 
vicio de los cofres: uno que arregla las espole- 
tas y otro que hace el acarreo de municiones 
hasta el punto donde se halla el proveedor. 
Como antes decíamos, los cañones de monta- 
ña sistema Mondragón, pueden desarmarse vio- 
lentamente gracias á la sencillez de su meca- 
nismo, y la tropa se ejercita constantemente 
en esta operación á fin de hacerla si es posible 
mucho más rápida cada día. En la actualidad, 
bastan tres minutos para montar una batería 











Cargando. 


Montando ruedas y varas. 









































































































EL MUNDO ILUSTRADO 





Montando la Cureña. 


á lomode mula, quedando desde lue- 
go lista para su transporte. 
pa 

El personal con que cuenta el Re- 
gimiento se compone de un Coro- 
nel, un Teniente Coronel, un Ma- 
yor, un Capitán primero A yudante, 
cuatro Capitanes primeros, cuatro 
segundos, doce Tenientes, cuatro 
Subtenientes y dos Ayudantes y 
trescientos ochenta y un indivi- 
duos de tropa. 

La tropa recibe diariamente ins- 
trucción, dándose ésta por lo gene- 
ral en un campo cercano al cuartel 
que ocupa el cuerpo en San Lázaro. 
Los ejercicios varían desde los de 
la escuela del soldado sin arma, has- 
ta los de sección y batería pié á bie- 
rra y manejo y uso de la pistola y 
sable, dedicándose preferente aten- 
ción á la práctica de tiro. 





La pieza, desarmada, 


Montando el Cañón. 


ee 

El cuerpo está en la actualidad 
bajo las órdenes del Sr. Coronel D. 
Ricarlo Trujillo, quien, eficazmen- 
te secundado por un grupo de su- 
balternos celosos del cumplimiento 
desu deber, procura por cuantos 
medios están á su alcance morali- 
zarlo y disciplinarlo más y más ca- 
da día. La tropa recibe dentro del 
cuartel la instrucción primaria ele- 
mental en las horas en que el ser- 
vicio lo permite, y, por lo que toca 
á las condiciones higiénicas en que 
vive, diremos que constantemente 
han ido mejorándose, merced al 
aseo más escrupuloso de todos los 
departamentos y á la costumbre 
que han adquirido ya los soldados 
de lavarse y bañarse con la mayor 


frecuencia. 
ES 


III en ejocind ojroforgos] ojrojoegoajo ojrojrejocie ejorjonjredo Joagoojudo joogostrajo ju ejregoaja pr ojorjortoojrojrejords vio jojojo Jrejosioazo edo ebrcerjo 


UN BUEN MEDIO 


PARA DISCIPLINAR A LOS CHINOS 
EN LA AFRICA DEL SUR. 


El método de las duchas frías pa- 
ra sofocar motines, ha sidoemplea- 
do por primera vez en Western; pe- 
ro se ha perfeccionado ahora en las 
regiones del Sur de Africa, donde 
son muy frecuentes los escándalos 
y rebeliones entre los chinos que 
trabajan en las minas de aquellos 
lugares. 

Hace algunos días se suscitó en- 
tre los chinos una asonada que re- 
vistió caracteres peligrosos, y en la 
que tomó parte un buen número 
de rebeldes. Sin duda, este escán- 
dalo hubiera dado en otra ocasión 
gran trabajo á la policía; ahora, gra- 
cias á los depósitos de agua coloca- 
dos á regular altura, el motín ter- 
minó en unos cuantos minutos. 

Un numeroso grupo de chinos 
armados de palos y piedras se diri- 
gieron á una de las Casas de la com- 
pañía, amenazando destruirla; las 
bombas comenzaron inmediata- 
mente á funcionar, manejadas 
por dos hombres. Los amotinados 
habían resistido al fuego yá las 
balas, pero no resistieron los du- 
chazos de agua fría, y en pocos 
momentos huyeron, dejando libre 
el camro para continuar humilde- 
mente su trabajo...... después del 


baño. 
po 











Cómo se sofocan en Sudáfrica los motines de los Chinos. 


UNA V0Z, UNA PALABRA...... 


. UnaZvoz, una palabra 
buena, palabra de un són 
suave y triste que me abra 
las rosas del corazón... 

Miro á mi puerta y no viene 
nadie; me voy al balcón, 

y el jardín....y todo tiene 
siempre la misma canción. 


. Es el vuelo de un vestido 
gris y blanco; es la pasión 
de un beso que no ha podido 
llegar á mi corazón . 





El jardín tiene una fuente 
y la fuente una visión.... 
y es esa su voz....se siente 
su languidez....no, es la fuente 
que solloza su canción. 


El jardín se está durmiendo.... 
¡Cuánto habla la fuente!....son 
mujeres que están riendo.... 

El jardín se está durmiendo.... 
Son palabras sin razón.... 


¡Ay de mí! si yo... si ella 
quisiera....si hubiera un són 
en su voZ....Unsón..... un són 
—ruiseñor, rosa ó estrella— 
que entrara por mi balcón.... 


JUAN R. JIMÉNEZ. 


VENUS Y ADONIS. 


(De “Lirismos.”) 
“No desoigas mi voz, joven amigo 
De blanca tez y de mirar sereno. 


Baja del potro sudoroso, el freno 
Sujeta en el arzón, y ven conmigo. 


Hace ya tiempo que tus pasos sigo 
Sediento el labio, palpitante el seno. .... 
Y sé de un bosque plácido y ameno 
Que á nuestro amor ofrecerá un abrigo 


Tu casta adolescencia me provoca; 
No apunta el bozo en tu carmínea boca 
Y la erótica fiebre desconoces; 


Mas yo te haré si escuchas mi querella, 
Diestro y feliz, que bella, y más que bella 


Sabia en amor, te enseñaré sus goces.”” 


pp 
En su carrera Adonis suspendido, 
Tira del freno, su caballo pára, 
VE quédase mirando cara á cara 
A la divina madre de Cupido. 


No sabe amar, y túrbale el sentido 
Tanta belleza; duda, se prepara 
Ya á huir, ya á obedecer....(Junto á una clara 
Corriente, Pan atisba sorprendido.) 


Pero de pronto escúchase el salvaje 
Gruñir del jabalí, y entre el ramaje, 
La rica presa el cazador divisa: 


La rienda afioja, en el ijar aprieta, 
Arráncase veloz como saeta...... 
¡Y suelta Pan su burladora risa! 


ENRIQUE GONZALEZ MARTINEZ. 


$e 


El vértigo de los millones. 


El hombre más rico del mundo, en jurado.—Rockefeller 
comparece ante sus jueces. 


John D. Rockefeller, el hombre más rico del 
mundo, acaba de comparecer en Chicago ante 
el tribunal del pueblo para responder de los 
graves cargos que se le hacen en el asunto de 
la “Standard Oil,” que tanto ha dado que de- 
cir en el mundo entero. 

La compañía petrolera de este nombre fué 
hace cerca de un año acusada de haber violado 
la ley contra rebajas en los fletes de ferroca- 
rril, aceptando las tarifas diferenciales que en 
provecho suyo estableció la empresa de Chica- 
go y Alton. 

Las autoridades judiciales tuvieron que li- 
brar una verdadera batalla legal, en su empe- 
ño de esclarecer el asunto para fijar con certe- 
za las responsabilidades, y después de minucio- 
sas investigaciones, declararon que la «Stan- 
dard» era culpable, condenándola al pago de 
una multa de veintiocho millones de pesos. 

Rockefeller sostuvo que su cargo, como Pre- 
sidente de la Empresa, era sólo honorífico y 
que ninguna intervención tenía en los nego- 
cios. 

Como la opinión pública está en estos mo- 
mentos pendiente del giro que tome la acusa- 
ción presentada contra la «Standard Oil», nos 
parece oportuno dar, acerca de Mr. Rockefe- 
ller—el célebre Rey del Petróleo—algunos da- 
tos muy curiosos que publicó no hace mucho 
la prensa parisiense: 


““EL REY DEL PETROLEO.—John J. Rockefeller, llama- 
do el Rey del Petróleo, es en la actualidad quizás el 
hombre más rico del mundo; posee muchos millones de 
dólares adquiridos por él mismo. Su abolengo no es co- 














Rockefeller Llegando á su residencia. 


nocido, el primer Rockefeller auténtico fué el abuelo del 
“Rey,” un viejo emigrante de Massachussetts que fun- 
dó una hacienda en las montañas vecinas de Richford. 
Hijo de este emigrante fué William Rockefeller, hombre 
raro y extravagante de elevada estatura, muy fuerte, 
ágil y arrojado y que supo formar una pequeña fortuna 


EL MUNDO 11 








que sirvió de base al enorme capital de John, su hijo 
mayor. William fué durante algún tiempo buhonero y 
tuvo la astucia de fingirse sordo-mudo, medio que le ya- 
lió sorprender muchos secretos; pues sus clientes á 
quienes hacía escribir en un papel lo que querían decir- 
le, suponiéndole completamente sordo, no se cuidaban 
de hablar delante de él de los asuntos mas delicados. 

Dejó después el oficio de buhonero y se dedicó á cu- 
randero, con especialidad á componerhuesos dislocados, 
pero se cree que esto sóio le servía para ocultar sus 
verdaderos medios de subsistencia, Con frecuencia se ale 
jaba durante largo tiempo de Richford para ir á venderá 
otros sitios un elixir de larga vida que fabricaba; esto 
era lo que sedecía en la pequeña ciudad entre algunos 
vecinos. Otros, y con estos algunos escritores, asegu= 
raron que era jefe de una cuadrilla de bandoleros, la- 
drones de caballos y salteadores de trenes que aterrori- 
zaron aquellas regiones mucho tiempo. 

Perseguido más tarde por un crimen grave, abandonó 
aquel lugar y se dirigió con su familia á Ohio; de allí 
marchó á Parma y por último á Cleveland donde hizo 
construir una bellisima y elegante cusa. 

Nadie supo cuándo murió este extraño personaje que 
dejó tres hijos: William, John y Frank. El Rey del Pe- 
tróleo asegura que formó toda su fortuna con sus pro- 
pios esfuerzos; pero muchos creen que la base de ella 
fué la mayor parte del dinero que dejó su padre. John 
fué pastor hasta los 14 años y vivió hasta entonces co- 
mo todos los hijos de los hacendados; estudió en una 
pequeña escuela del pueblo y cuando terminó en ella su 
aprendizaje, se empleó en un almacén en Cleveland con 
un modesto sueldo; pero decidido y emprendedor, no se 
contentó con esto y en sus horas desocupadas dedicá- 
base á negocios que le proporcionaban buenas ganan- 
cias. Cuando tuvo reunida una suma regular se asoció 
á un compañero suyo y abrieron por su cuenta un alma- 
cén que les dió magníficos resultados. John con fre- 
cuencia decía á su compañero: “Es preciso que yo sea 
rico.” Cuando tenía 30 años se consideraba en Cleve- 
land como el primer comerciante de la ciudad; la casua- 
lidad le ayudó en sus planes ambiciosos. Cerca de Cle- 
veland se descubrieron yacimientos petrolíferos; los es- 
peculadores se reunieron y compraron concesiones para 





Rockefeller en el bugue que lo llevó á Francia 
el año pasado. 


horadar pozos y establecer refinaderos. John Rockefeller 
adivinó entonces que iban á surgir grandes dificultades 
cuando se tratara de transportar el líquido á los merca- 
dos, ¿inmediatamente hizo contratos secretos con las 
compañías de vías férreas que le hicieron rebajas con-= 
siderables en los gastos de transporte. Asi se hizo due- 
ño de la situación; los demás no pudieron ya hacer na- 
da y vendieron á John sus establecimientos; en menos 
de tres meses la negociación fué suya. Muchos indus- 
triales se arruinaron y varios de ellos recurrieron al 
suicidio mientras Rockefeller se hacía el Rey del Pe- 
tróleo. 

El negocio Corrigan que fué el coronamiento de su 
Obra, muestra con qué fría y cruel precisión, con qué 
implacable voluntad y con qué silencio terrible, aquel 
hombre marchaba á la victoria. James Corrigan era un 
amigo de infancia de John; habían crecido juntos en 
Cleveland, y á ejemplo de su compañero, James había 
sido de los primeros en montar un destiladero desde el 
descubrimiento de los yacimientos petrolíferos. Dotado 
de buena inteligencia, inventó medios económicos para 
la destilación del producto, prosperó rápidamente, pero 
las compañías ferrocarrileras le rehusaron el uso de sus 
wagones para el transporte. Se lanzó entonces á la in- 
dustria del fierro, asociándose con Franz Rockefeller, 
hermano del multimillonario. Una crisis lo hirió en ple= 
na prosperidad y tuvo que recurrir al hermano de su so- 
cio para que le prestara 200,000 dollares pagaderos en 
tres partes y garantizados por un depósito de 3,000 ac- 
ciones, la mejor parte de la fortuna de Corrigan, La cri- 
sis se acentuó, James no pudo pagar, y John hizo en- 
tonces uno de sus mejores negocios financieros quedan-= 
do dueño de más de 12 millones de dólares de dividen- 
dos anuales. 


* 
* 
Hace cinco ó seis años le atacó al Rey del Petróleo una 


rara enfermedad: sus cabellos y su barba que eran muy 
undantes desaparecieron en unas cuantas semanas, 





Rockefeller, automovilista. 


hasta sus cejas y pestañas cayeron. Su estómago no 
soportó ya otro alimento que la leche; al sufrimiento fí- 
sico se agrega la pena moral: está atacado también de 
delirio de persecución. No tiene amigos; todas las gentes 
de Cleveland recuerdan que arruinó á su compañero de 
infancia, Corrigan, y le tienen horror. Cuando sabe que 
alguno de los que fueron sus amigos está en la miseria, 
hace que le den....un paquete de ropa usada, demasia- 
do usada, porque su guardarropa no seaumenta de una 
manera notable. Jamás se le ve en el teatro ni en nin- 
gún paseo; ignora los grandes dolores y las grandes ale- 
grías, sólo se preocupa por seguir amontonando sin tre- 


gua más millones. 


Voyageur solitaire. 


(De T. Gautier.) 
A las riberas, la onda que llora 
habla en un beso de su dolor; 
lágrimas tiene la rubia aurora 
para la mustia, silvestre flor. 


El aura suave, todas sus cuitas 
dice al ciprés; 
y las palomas y tortolitas 
con terebintos, con margaritas 
hablan también, 


Y si la luna, pálidamente 
sobre los cielos brilla después, 
dice á las olas con voz doliente 
que las tristezas que á veces siente 
son las que causan su palidez. 


Tu cupulilla, Santa María, 
muchos secretos de amor confía 
al cielo; y éste-—gran soñador— 
de sus ensueños la fantasía 

refiere á Dios. 


Arbol ó tumba, paloma ó rosa, 
todo tiene algo para charlar: 
las bellas flores la mariposa 
su miel libando, quieta se posa 
sobre el rosal. 
Sólo en la tierra yo voy sin rumbo; 
nadie me quiere, no puedo amar; 
y me contesta nomás el tumbo 
del verde mar...... 


M. A. CHAVEZ. 


bg 
PAGINA BLANCA. 





Bajo la paz de la Naturaleza 
y ante el doliente fenecer del día, 
hay en mi corazón una tristeza 
que es como una piedad y una agonía.... 

Mi espíritu ondeante y abstraído 
en evocar sigilos lastimeros, 
se siente fatigado y dolorido 
cual si hubiese mucho antes existido 
y vagado por todos los senderos...... 

Un cansancio infinito, en la discreta 
sombra crepuscular..... Bajo la arcada 
del horizonte azul, una silueta 
fantasmal y radiante, que interpreta 
un sutil espejismo de la nada. ... 

Y mi alma dispersa en la furtiva 
y honda serenidad que la circunda, 
se pregunta, miedosa y pensativa, 
si es la luz de la tarde fugitiva 
lo que en tal sueño de dolor la innunda. 

G. MANRIQUE TERÁN 










































































































































De cómo terminó la “Regalona” 





Unos, se mueren de viejos sin haber visto jamás cosa alguna que pueda pertenecer 
al mundo de lo fantástico. Otros, con frecuencia han oido la tierna voz de la Salaman- 
ca, mónstruo mitad mujer mitad dragón, que fascinándolo, llama al caminante y se 
adueña de él en los antros de las cavernas que habita, ó han visto el Farol, —globo de 
luz errante entre los jarillales y algarrobos de los valles del norte que, como la luz ma- 
la, tiene para el espíritu algo de las almas en pena que van sin rumbo fijo extraviadas 
en el misterio infinito de lo ignoto, y otros aseguran haber oído en los arenales, claros 
y acompasados los ecos de un tambor que se alejaba redoblando. 

Pero más digna de profun- 
do estupor, es la visión de 
esos seres que claramente 
percibimos, con los cue tal 
vez conversamos y que, por 
algún detalleinesperado, lle- 
gamos á descubrir que no 
han sido más que una apa- 
riencia humana. 

Se cuentan á millares las 
escenas de este género, pe- 
ro tal vez ninguna tan ori- 
ginal tan rara, tan estupen- 
da, como la que es motivo 
de esta página. 

El doctor Bernardo L. me 
pide que reserve el apellido, 
por tratarse de un miembro 
desu familia. 

Baste, pues, saber que es- 
te doctor es uno de los más 
conocidos en Salta por su 
actuación pública, porsu po- 
sición social, y su honorabi- 
lidad, que pone á cubierto 
detoda duda la verdad de 
los hechos aquí referidos. 


L. tenía varias hermanas, y como en todos los hogares sucede, la menor, de seis 
años, era la Regalona. Rubia, con esa expresión diáfana y tranquila que da á los ojos 
la inocencia y que nos concretamos á llamar en conjunto, candor, había en sus miradas 
azules y en Sus sonrisas rosadas tales encantos, que aquella cómoda situación de re- 
galona, más que debida á ser la menor de las hermanas, era una conquista de su almi- 
ta y de sus gracias. $4 

Pero la Regalona se enfermó. Esto sucedió en el peor delos momentos, pues la fami- 
lia se hallaba en Buenos Aires, no podía regresar y L. se encontró solo con ella en Salta. 

Fueron requeridos los servicios de una hermana de la caridad, que, como solo sa- 
ben hacerlo esas pobres mujeres, se instaló junto al lecho de la enferma, cuidándola 
con empeño de madre amorosa. 

El diagnóstico de los médicos fué terrible. Se trataba de una enfermedad larga, 
que exigía prolijidad en su cuidado y cuyo desenlace inevitable iba á ser fatal. 

Y la sacerdotisa del amor universal, que había disciplinado su corazón y hécholo á 











la mujer ó el hombre, para el niño como para el viejo, sin distinción de clases ni de vir- 
tudes, sintió algo así como si la Regalona fuese suya, mostrando en sus afanes que pre- 
tendía disputársela á la fatalidad que se la llevaba. 

Y la enfermedad duró angustiosos días y largas noches de duda. 

La camita da la enferma, fué colocada én una habitación del primer patio; puerta, 
junto á ella, conducía al segundo en que estaba la cocina. 

Desde el despacho del doctor L. podía verse hasta el interior de aquel dormitorio y 
ba alli horas y horas, contemplando aquel lecho en que la Regalona terminaba 


e por la tierra y junto al cual le hermana de la caridad la defendía con tanto em- 


peño y tan inútilmente... 

Aquella noche calurosa, como suelen serlo en los principios de marzo las noches sal- 
teñas, clara, silenciosa, apacible....las continuas vigilías..... 

La enfermita descansaba tranquila. Cerró los ojos la hermana y se quedó profun- 





—¿Qué quiere 

—No lo sé. Esto es tan raro. 
es tan raro! repitió la hermana. 

Y siguiéndola, se detuvieron en el segundo patio. 

Llegó á la cocina. Hervía en el fuego el agua de una gran cacerola, en que estaban 
en cocción varias hierbas destinadas á la enferma. Se aproximó. Y alzando su cuerpe- 
cito sobre las puntas de los pies y estirando las manos, la volcó sobre el fuego tan ri 
pidamente que ni el doctor, ni la hermana, alcanzaron á impedirlo. Pero hubo algo más 
rápido aún. El fuego se extinguió en el acto quedando á obscuras la cocina solo por un 
instante, pues fué en aquella obscuridad donde vieron lo más increíble que sobre la tie- 
rra ojos humanos hayan visto. Aquella criatura. ...era luminosa. Su cabecita rubia, se 
fué dilatando, dilatando hasta parecer un globo de fuego y cuando espantados quisie- 
ron gritar: ¡Se quema! la vieron y oyeron hacer explosión. Una explosión ensordecedo- 
ne vi 10) quedó á obscuras. Corrieron á la cocina, buscaron...... La criatura no es- 
taba allí, 

—¿Qué es esto?—preguntó el doctor asombrado. Al mismo tiempo golpeaban el al- 
dabón de la puerta de calle. 

—¿Qué ha sucedido?—preguntaban los vecinos. 

—No lo sé—contestaba el doctor.—¡Es algo tan raro! 

—¿No lo sabe doctor?—dijo la hermana de la caridad, derramando una lásrima que 
brilló en la noche como una estrella de amor....—es que su hermanita...... la Regalo- 
na ...ha dejado de sufrir! 








A, HOLMBERG. 


ese cariño que igualmente palpita por el anciano moribundo ó por el soldado joven, por 


pd odo dde ed: roo ote dodo OR OI III III III III, 


Los períodos glaciales de la Tierra 





Las nebulosas de los planetas Venus 
y Mercurio, 


El doctor Otto Jaekel ha presentado ála 
Sociedad Geológica Alemana una teoría 
nueva y sumamente ingeniosa, para ex- 
plicar la causa de los períodos glaciales 
por que ha pasado nuestro planeta. 

Además de las señales correspondientes 
á la época glacial post terciaria, tan mar- 
cada en Alemania y en toda la Europa 
Central, se han encontrado en obros paí- 
ses vestigios de otro período glacial más 
antiguo, correspondiente á la edad pérmi- 
ca. La causa de estos dos períodes glacia- 
les distintos y sucesivos no puede expli- 
carsesatisfactoriamente por un fenómeno 
astronómico de periodicidad relativa- 
mente corta, como la variación de excen- 
tricidad dela órbita terrestre ó el cambio 
dela luz solar del blanco al amarillo, s 
gún ha imaginado Dubois. En vista de 
les deficiencias, el doctor Jaekel cree que 
la causa de los aludidos enfriamientos te- 
rrestres puede haber sido el haberse des: 
prendido de la masa solar las nebulosas, 
que después originaron, respectivamente, 
los planetas Venus y Mercurio. 















Esta idea ya fué enunciada por Spiller 
en 1870 y pur Ziúppritz en 1903; pero actual- 
mente Jaekel la ha desarrollado de un 
modo completo. 

Nuestro planeta, la Tierra, es de for- 
mación anterior á Venus y á Mercurio, 
quese hallan más cercanos al Sol. Duran- 
te todo el largo período que transcurriera 
en la condensación de cada una de las dos 
nebulosas (la de Venus primero y la de 
Mercurio después), para pasar «ul estado 
de planetas, tuvieron tales masas que ac- 
tuar como pantallas interpuestas entre 
la Tierra y el Sol er causa, por consi- 
guiente, del enfriamiento de nuestro glo- 
bo. Así se podrá explicar la época glacial 
de la edad pérmica como correspondiente 
al período de condensación de la nebulosa 
de Venus, y la de la edad post-terciaria 
como debida al período de formación del 
planeta Mercurio. 

Ahora bien, los geólogos australianos, 
estudiando aquel continente oceánico, 
deducen que muy probabiemente ha ex 
0 otro período glacial correspondiente 























á la 6poca de formación del terreno cám- 
brico que, como se sabe, es una porción de 
silúrico. De ser cierta esta deducción de 
los geólogos de Australia, resultaría que 
con arreglo á la teoría del doctor Jaekel, 
debió haberse desprendido del Sol en 
aquel período otra nebulosa planetaria; 
es decir, que habría otro planeta más, 
comprendido dentro la órbita terrestre 
¿Sería este astro el famoso planeta intra- 





mercurial, acerca del que tantas suposi- 
ciones se han hecho? 

El doctor Jaekel aduce en apoyo de su 
a acción que las manchas sola- 
res ejercen, reduciendo ó debilitando el 
calor que el astro central emite á todo sis- 
tema planetario de que formamos parte. 








Las Obras de Provisión de Aguas potables 
para la Ciudad, 





Detalle de uno de los grandes depósitos. 


A MARION 


Como la piel de un pescado, 
Tu blusa de fina seda 
Perfeccionaba las curvas 

De tu busto de princesa; 
Bajo el corpiño temblores 
De palomas prisioneras, 

Y en la tarde oliente á rosas 
Encantos de primavera. 


Cuando te ví descendiendo 
Vasto el camino que cercan 
Floripondios, cuyas fiores 
Encarrujadas remedan 
Níveas campanas de mármol 
O marfilinas cornetas, 

De tu sombrero las plumas 
Temblaban; así cual tiembla 
Un copo de blanca espuma 
Que agita la linfa trémula, 
Que mueve la brisa indócil 
Y el so] rubicundo besa. 


Tu rostro cubría el velo 
Como un vapor; en la diestra, 
Y en alto, la falda obscura 
Que replegábase inquieta, 
Y tus breves zapatillas 
Brillando á la luz intensa 
Oual mojadas por la lluvia 
Que refrescó la pradera. 


Destilaba tu cabello 

rubio cual miel de colmena, 
Y se tenía tu rostro 

Con sangre de rosas frescas. 
Amada: estará mi vida 

De tu recuerdo suspensa, 
Como de mástil erguido 





ABEL SALAZAR. 


PAGINAS DE 






"1 — 


TRAJES DE BAILE. 


Confeccionados en telas suaves, ligeras, vaporo- 
sas: en tules matizados, en muselinas brillantes, en 
satines de reflejos argentados; bordados de perlas y 
de lentejuelas, cuyo brillo luce extraordinariamente 
á la luz de los focos; orlados de preciosos encajes ó 





























da 


LA MODA 


7 















de tiras de seda, los trajes de baile son, en esta es- 
tación de una grande y hermusa variedad. 

Se ven los trajes imperio de tul, de muselina de 
seda y de encaje montados con ligeros fruncidos 
que dejan adivinar bajo la transparencia de la tela, 
la línea precisa de un fondo de seda bien ajustado, 
que modela el talle; otros son menos amplios en la 
parte superior, disminuidos por pequeños pliegues 
muy juntos, que dan una forma muy semejante á 
las de las faldas corselete. Algunos trajes lucen to- 
davía la sobrefalda y los largos levitones simulados 
con encajes ó guipure, y que hacen notable contras- 
te al lado de las graciosas confecciones muy apro- 
ximadas, por su estilo risueño, álas lorlettes Luis 
XV hechas en sedas floreadas 6 en tafetas pequina- 
das. Los corpiños de baile adoptan también la for- 
ma japonesa que ha sido admitida con gran entu- 
siasmo en el mundo de la moda, y es de verse la 



















































































gracia y el encanto de la línea del esco- 
te, prolongada como al descuido sobre 
los hombros, formando la caída de la 
hombrera verdaderamente oriental por 
su suavidad yla naturalidad de su 
caído. 

Los fichús y los tirantes lucen toda- 
vía, encontrándose nuevas y bellas 
combinaciones, cuya originalidad no 
deja envejecer este estilo, sobre todo, 
parece que las:confecciones de esta cla- 
se más admiradas, son las que se han 
inspirado en las modas del tiempo del 
Directorio. 








En la mayor parte delos modelos en- 
contramos los delanteros en forma de 
delantal, con adornos distintos del res- 
to de la falda, ó cuando menos, coloca- 
dos en otra posición diferente. A me- 
nudo se encuadran con las líneas bri- 
llantes de los galoncillos lentejuelaedos 
de oro mate ó de plata brillante, y de 
trecho en trecho otros adornos cortan la 
línea de los galones, dando mayor va- 
riedad al conjunto. Los bordados en 
relieve se ven menos, aunque no han 
desaparecido del todo, ni desaparecerán 
en mucho tiempo, porque han logrado 
hacerse de numerosas y entusiastas 
partidarias; solo que Su campo va sien- 
do invadido poco á poco por otros ador- 
nos más nuevos, aunque no más be- 
llos: los entredoses y las incrustaciones 
de encaje inglés y de malla labrada, y 
los bordados de cordoncillo alternando 
con rosetas de listón ó terciopelo; tam- 
bién el gusanillo trata de volver á apa- 
recer entre los adornos, y se ve en al- 
gunos elegantes modelos, pero usado 
con mucha sobriedad, formando rosi- 
tas diminutas, aseguradas en el centro 
por medio de un botón brillante ó ro- 
deadas de una aureola de gasa argen- 
tada. 

Estos adornos son deliciosos y de un 
efecto sorprendente, sobre todo si se 
procura que armonicen con la tela del 
traje y con el fondo, pueden encontrar- 
seá este respecto combinaciones es- 
pléndidas nada vulgares. Y 

En los trajes Princesa se hace subir 
el delantero hasta el corpiño, y los ga- 
lones que encuadran el primero se pro- 
longan sobre los hombros, convirtién- 
dose en tirantes que ocultan el naci- 
miento de la manga y. descienden por 
la espalda, terminando en el cinturón. 

















" 





' 
ma 






. 
ll 
A 






* 
** 

Se necesita un gran cuidado para dis- 
poner el fondo de un traje de tela lige- 
ra y transparente. Los fondos de satín 
siempre serán hermosos y elegantes, 
pero hoy se hacen más bellos, ate- 
nuando su brillo con una ó dos túnicas 
de g; que producen, si son de distin- á 
to matiz, un tornasolado seductor. Al- > 
gunos trajes de este estilo son verda: 
deramente de fantasía, pero es sabido 
que en la actualidad un traje es más 





























































































































Teno 


Traje de calle en paño marrón. Falda adornada con ancho mottvo de guipure; 
levita de faldones redondos y plegados con chaleco á rayas y adornos 
de guipure. 


apreciado, mientras más original y di- 
fícil es su disposición. 

Para terminar, daré á mis lectoras'la 
descripción de ún traje de esta clase 
que llamó grandemente la atenció en 
uno de los principales salones pari- 
sienses. 

Sobre fondo de raso naranjado muy 
pálido, caía una cubierta de gasa azul, 
ajustada como el fondo que era de cor- 
te Princesa, y sobre ésta, otra suelta 
de estilo Imperio, de gasa rosada con 
bordados de finísimo hilo de plata. La 
belleza misma de la combinación, ex- 
cluía todo adorno superpuesto. 

La túnica de encima llevaba cenefa 
bordada en el bajo, en torno del escote 
y en las mangas; la túnica azul dos vo- 
lantes poco plegados para dar vuelo á 
la parte inferior, sin alterar el resulta- 
do de la combinación deliciosa de tres 
colores Superpuestos. 


MARIA LUISA. 


ES 
CURIOSIDADES 





En la capilla de los Santos, enel con- 
vento de las Ursulinas de Quebec, hay una 
lámpara votiva, cuya luz viene ardiendo 
sin interrupción desde hace siglo y me- 
dio. 

—En el último Congreso de los Estados 
Unidos, los discursos pronunciados por los 
legisladores arrojan un total de 20 000,000 
de palabras. 

—La producción de remolacha en Aus- 
tria-Hungría en 1905 alcanzó á 11.199,000 
libras, 

—El presupuesto de gastos para la ciu- 
dad de París en el año fiscal del 1906 alcan 
361 677 000 francos. El correspondiente 
al año en curso es de 340.750 000. 

—Fl número de millas cubiertas por los 
ferrocarriles en Bélgica es de 2,500. 

—Un distinguido químico alemán ha 
calculado queen su país únicamente se 
podrían obtener 600,000 caballos de fuerza 
motriz con sólo el excedente de los gases 
de los hornos de carbón, y además 1 000 000 
delos gases que se pierden en los hornos 
de fundición. 

—Entre las naciones europeas, Rusia es 
la que cuenta con mayor longitud de 
alambres telegráficos. Después vienen 
Francia, Alemania y Gran Breteña. 

—Landrat von Uslar, á quien el Empe- 
rador de Alemania envió á las colonias 
alemanas del Sur del Africa á descubrir 
manantiales de agua con la ayuda de un 
perforador inventado por él, ha descubier- 
to cincuenta y tres. 

—El número de empleados oficiales en la 
ciudad de Nueva York en el mes de Junio 
alcanzó á 42,340. 

—Los obreros chinos de Samoa sólo ga- 
nan mensuales, además de los ali- 
mentos, casa y asistencia médica. 





























Sombreros Ingleses ¿"ee 
Fabricados por ¿on las prin- 


TRESS « CO. lalo 
LONDON. | 

Representante: S. H, A. de Lima. | 
¡rías y casas 


Oficina de Muestras: San Juan de Letrán, 54: 
MEXICO, D. F. * similares. 


Banco Central Mexicano 


21.000.000.00. 


Sombrere- 





Núm. 50061. 








CAPITAL... e 
FONDO DE RESERVA 



















Negocios en cuenta corriente, giros y 
el extranjero, y en general toda clase 
ntes, industriales, propietarios y agri- 






BONOS DE CAJ 
todos un inverés de cinco por ciento a 
'Podos los Bancos de los Estad 
Bremen, Mun 








gal 
_CORR 


lín 


New Yo 







Deutsche Bank, Ber- 
,: fort, Dresden, 
Morgan y Cía», 
ork,—National City 
el y Cía., Madrid. 






alt y ( 
'0.—Guil 





LA POMADA BALSAMICA MARAVILLOSA 


es la reina de las pomadas, porque siempre cura, siempre alivia y siemgre es efi- 

Millares de personas curadas con ella testifican sus maravillosos resulta- 

y por esto es que seha hecho la preferida del público. Basta usarla una vez 

siempre á prevención. Produce efectos segurísimos en 

nos, Tumores, Almorranas, Heridas, Pústulas, Llagas, Uñeros, 
Ulceras, Quemaduras, Fístulas, Erupciones, 

De venta en todas las Droguerías y 





Cc 

do: 

para tene 
C 















Boticas. 
















I 
) 





Gran Joyería y Relojería 


LA JOYA” 


ENRIQUE G. SCHAFER, Sucs. 


México, la. de Plateros 12 y 14,—Apartado 271. 


$b 


Pida Usted el Nuevo Catálogo Ilus- 
trado de Relojes y Joyas 
con 380 Dibujos. 


$b 


Agencia de los Afamados Relojes 


de Precisión 3 


“OMEGA” 





BOUQUET FARNESE xe55 


Italiens, Paris 





















































































EL MUNDO ILUSTRADO 


FIGURINES DEL DIA 





Traje de tafeta de seda «escocés» ly Penco para reñora joven. 
falda se pliega ligeramente para sujetarla á la cintura; el bajo se adorna 
con un bies de la misma tela, bordeado de vivos de seda de un solo color; 
sobre el bies se dispone una tira finamente ahuevada que se sujeta solo 
en una orilla, dejando la otra al aire. 

El corpiño se ahueca en los hombros con anchos tablones, y se sujeta 


. “FéLr 


> arriba del codo, la otra sale por debajo de 





los delanteros se abren al frente, de- 


á la cintura con pliegue menudo; 
jando ver un chaleco de muse na de seda bla; encaje. Sobre los hom- 
bros cruzan los tirantes, abotonándose con botones de fantasía. La man- 
ga es doble, la superior de p ajustado en un puño, llega 
2 y es de muselina de seda 
blanca. El cinturón de la misma tela drapeado. 


” pz Paris, PARA “EL MunDo ILusTrRADO.”—MoDaAs LAFERRIERE, 




















Este elegante traje de recepción fué hecho en una de las mejores Ca- 
sas de París para Mlle. Bernov. La falda es de linón deseda blanco sobre 
fondo perla, lleva en el bajo un bies de satín. Sobre esta falda cae un le- 
vitón fantasía de mesalina perla muy ajustado y modelando bien el talle; 
los faldones llegan á la mitad de la falda y se abren en los costados. Un 


EL MUNDO ILUSTRADO 











FIGURINES DEL DIA 


cuello de finísimo guipure rodea la espalda y cae abierto sobre el delan- 
tero, uniendo sus extremos un lazo de seda liberty. La manga es amplia, 
el bullón se pliega en la parve inferior en un puño cubierto de guipure y 
bordeado de cinta de terciopelo negro. La parte superior del levitón en 
el delantero se cubre de gasa de seda á manera de canesú. 


For. “FeLIx,” DE PARIS, PARA “EL MunDo ILUsTRADO.”—MoDaAs Polsk. 









LOS QUE PADECEN 


DISPEPSIA 


Y OTRAS 


ENFERMEDADES del ESTOMAGO 


ENCONTRARÁN QUE EL 


GLYCOZONE 


UN REMEDIO SEGURO Y EFICAZ 


Es un agente curativo, inofensivo y po- 
deroso, prescrito y usado con mucho éxito 
por la profesión médica en los últimos 
quince años. 

Se vende en las Principales Farmacias 


Legítimo solamente cuando la etiqueta lleva 
mí fírma 


cal Mondino 
A 


Químico 
Graduado de T' Ecole Centrale des Arts 
et Manufactures de Parts, Francia, 
PRINCE STREET, NEW YORK, U. S. A 
Gratis: Folleto en español, “¿Como 
deben Evitarse y Curarse las Enfermeda- 
des.” Pídase hoy. 


LAS 


PILDORAS 
AZITEOAS 


Curan radicalmente las en- 

iermedades del híga= 
do, las calentu- 
ras y sus 































consecuencias, la falta de 
apetito y todas las enfermeda- 
des originadas por envene- 
namiento de la sangre y de- 
sarreglos del vientre. 

De venta en todas las Boticas 
y Droguerías dela República. 
Laboratorio y Depósito general: 

Droguería Veracruzana 
Vicarlo, 21 
VERACRUZ. 


PA AS 


ER MO 


sin [competencia 


Gastro- tEnteritis, 
Diarrea, etc., etc. 





EL MUNDO ILUSTRADO 


La Asociación en el Matrimonio. 


LA MISION DE LA MUJER. 


¡Oh modernas francesas! Sabéis cuán- 
to os admiro y con qué alegre corazón sa- 
ludo vuestro advenimiento! Sois la espe- 
ranza de nuestro mañana, sois entre la 
vejez triste de los pueblos un gran pueblo 
ardiente y nuevo. Nuestra salud será 
vuestra obra; pero esa obra exigirá más de 
un dia, toda la sociedad que os rodea está 
aún amenazada por el hombre amo y por 
la inujer niña. El tiempo, con vuestro es- 
fuerzo, abolirá estas cosas; pero no con- 
táis cón que para abolirlas vuestro es- 
fuerzo puede pasarse sin el tiempo. Des- 
confiad de las impaciencias infantiles que 
suministran á los incrédulos, á los enemi- 
gos, argumentos contra vosotras. Hay en 
vuestra generación admirables asociadas 
que recomiendan con un brillante ejemplo 
la igualdad de sexos, y hay también aso- 
ciadas horripilantes hechas para cambiar 
al mismo Stuart Mill por el bueno de Chry- 
sall. Estas asociaciones guardan, bajo las 
apariencias enérgicas y reflexivas de la 
Eva moderna, toda la puerilidad, toda la 
malicia miserable de la Eva antigua. No 
creen más que en los medios de malicia ó 
de ostentación: el único medio eficaz, la 
labor obstinada y paciente, tiene lentitu- 
des que les desagradan; viven con el mo- 
mento, sin preparar el porvenir. Son ellas 
las que encadenan al marido estudioso, en 
el ciclón de recepciones, comidas, salidas 
mundanas, bajo pretexto de que es preciso 
ante todo “hacerse de relaciones.” Son 
ellas las que aceleran el tren de la familia 
hasta una velocidad en que el pobre mari- 
do, á pesar detodos sus esfuerzos, no pue- 
de suministrar bastante combustible. Son 
ellas las que sugieren los pequeños com-= 
promisos, los arreglos que la conciencia 
profesional compone con el interés Inme- 
diato. Por ellas, el marido artista descen- 
derá á las necesidades del oficio, remune- 
radoras en el presente, perniciosas para 
el porvenir. Su sugestión incitará al indus- 
trial honrado al fraude, que “todos hacen 
y del que sería muy tonto privarse.” Polí- 
ticas, usarán los escrúpulos del marido y 
lo incitarán á las mercaderías de influen= 
cia; hay mujeres, esposas inteligentes mez- 
cladas á todos los Panamá; asociadas ne- 
fastas, malos ángeles guardianes, son, 
cerca del marido honrado y laborioso, el 
genio del réclame, del hluyf de la trampa. 
Y lo peor es, que lo son de buena fe, á me- 
nudo con un amor sincero hacia ese marido 
que ellas han descarriado. 

Decimos hoy que esto se logra algunas 
veces. Distingamos: ¿cómo es preciso en- 
tender la palabra lograr? No es lograr 
asombrar al mundo por una rápida y bri- 
llante fortuwa prontamente adquirida. Na- 
poleón 1 no logró, en el verdadero sentido 
de la palabra. Solo que, su ascensión y 
su caída fueron tan formidables que el 
mundo las admira aún. No contéiscon esa 
admiración del mundo los que no sois Na= 
poleón, ni siquiera su sombra. El mundo 
que mira vuestra ascensión con mirada 
irónica Ó celosa, se regocijará mucho de 
vuestra caída. Recorro mis recuerdos y 
encuentro que todas las familias llevadas 
por una fortuna creciente, por regla gene- 
ral han perecido, Las que no se han hun- 
dido completamente á pesar del imprudente 
esfuerzo de la mujer, lo deben al valor real 
del marido; pero suresultado final siempre 
ha sido abatirse. La mayor parte después 
de un período de brillo y de apariencia de 
triunfo, han pagado un costoso rescate á 
la opinión y á la fortuna. 

* 
*o* 

¿Cómo, entonces, mi querida Paquita, 
concebir el papel de la verdadera asociada, 
de la esposa útil, para quien no es extras 
ño nada de lo que hace el marido, que le 
ayuda, que le facilita el esfuerzo y cuando 
es necesario lo excita, lo anima, sin caer 


en los caprichos de ciertas blu/feuses mo- 
dernas; sin comprometer por demasiada 
impaciencia, ó por un gusto desmesurado 
de apariencias, el fruto del trabajo co- 
mún? 

Cuestión de medida y de medida varia- 
ble, según las familias. Hay maridos muy 
inteligentes para su estado y que tienen 
en las relaciones sociales una incapacidad 
singular. En tales parejas, una mujer lista 
será naturalmente el ministro de relacio- 
nes exteriores; por su buena gracia, por su 
tacto, completará útilmente á su marido. 
Hay maridos de talento que no tienen nin- 
guna traba para poner en obra ese talento 
y que son, subrayemos la palabra, pere- 
zosos. Una esposa ingeniosa les hará el 
trabajo habitual y amable, sin fastidiarlos 


con reproches continuos, ó con reprensio- | 


nes de maestra de escuela. Muchos hom- 
bres no saben decidirse, acostumbrados á 
reflexionar, á mirar minuciosamente los 
diversos aspectos de las cosas, ningún 
partido les parece netamente preferible. 
La mujer más impulsiva adivina 4 menudo 
por instinto el mejor partido. 
* 
e 

Queda el caso en que el marido es fran-= 
camente inferior á la mujer é inferior á la 
medianía delos hombres. Entonces es muy 
natural que la dirección de la familia in- 
cumba á la mujer y esto acaba asíá me 
nudo de bueno ó de mal grado. La mujer 
conduce á la familia, arrastra al marido 
como un cuerpo muerto; pero entonces no 
sepuede ya hablar de asociación. El mari- 
do es una simple servidumbre impuesta á 
la mujer, y tales familias prosperan rara 
vez. Cuando más prospera la mujer, pero 

aparte de la familia. 

En las familias normales en que el mari- 
do y la mujer son gentes casi iguales por 
el talento, la asociación para el bien co- 
mún exige que ninguno de los dos asocia- 
dos quiera lograr aparte del otro. Ciertos 
maridos son celosos del éxito de su mujer, 
aunque la mujer sea irreprochable: malos 
asociados. Ciertas mujeres juzgan á su 
marido inhábil rechazando las objeciones 
de oportunidad ó de moralidad, empren- 
diendo á escondidas cosas delicadas en vis- 
ta de tal ó cual ventaja para la comunidad: 
asociadas culpables que á pesar de las 
mejores intenciones, no violan menos el 
pacto de asociación. Nada es más peli- 
groso que tales empresas. La esposa que 
va á ver á un personaje influyente dicién- 
dole: “Mi marido ignora este paso mío,” 
se pone á merced del personaje, y por in= 
fluyente que sea, un personaje puede ser 
un aprovechado desprovisto de escrúpu- 
los.... 

Hagamos resumen, querida sobrina, de 
los principios de la asociación conyugal, 
en cierto número de artículos, que vos, yo 
creo, meditaréis prudentemente. 

1.—Toda buena esposa es una asociada 
de su marido. 

11.—En la generación de modernas fran- 
cesas, la mujeres incontestablemente, pa- 
ra su familia, un elemento de progreso 
más activo que el marido. Debe moderarse 
en sus veleidades de excitadora, no debe 
olvidar que toda la sociedad moderna está 
aún regida por viejas costumbres hostiles 
á la iniciativa de la mujer. 

1I.—Una mujer que trata de prosperar 
independientemente de su marido, traicio- 
na la asociación. 

IV.—Un paso de la esposa á escondidas 
del marido aún con las más puras inten- 
ciones y en interés de la comunidad, va 
nueve veces sobre diez en contra de la 
asociación, 

Sobre esto, querida Paquita, buena mu- 
danza y buen viaje. 


MARCEL PREVOST. 





Hunyadi János 


LA MEJOR AGUA PURGATIVA NATURAL 





“El Purgante de las Familias,” 


Aprobada por eminentes Médicos de México. 
REPUTACION UNIVERSAL. La Preferida por los Médicos. 


“El agua más rica ensales pureante eso prototipo de totas las agnas pur- 


(Justus von Liebig) vantes> 


(The Lancet.) 


“Muy precioso, Exito siempre rápido “Una purga de efecto rápido, cierto 


y favorable.” 


(Virchow. y Moderado” 


(Moleschott) 


Hunyadi János se vende en las farmacias y droguerías. 










PARA LOS 


DIENTES 
“El 
Dentífrico Ideal” 





Limpia y conserva la 
dentadura como ningún 
Otro. 

Aceptado por miles de 
Dentistas. No hay Otro que lo substituya. 

De venta en todas las Droguerías y Boticas, 
4. $0.50 tubo, ó directamente, remitiendo el im 


porte á 


Dentacura Co,, 


! BOHEMIO 


Con cada comida conserva la 
salud y prolonga la vida. 
PIDANLA A LA 


CERVECERIA CENTRAL, 


Ss. A. 
Teléfono 1,198 Apartado 973 








México, D. F. 


JABON APOLO 





Es el único ja- 
bón que hace el 







cutis fresco y 
limpio. 





Precio: $ 0.50 Pieza, 


¿s Droguerías y Boticas. 


de 5 Y 
QA NAFE “e 
DELANGRENIER 


contra E 
la Tos, el Catarro 3) 
«, yla Bronquitis ¿5 
4 


29 


3 
3 


m a 
o is-Páres, POD 

























































HSA 




























































ELO No O EAS 





















TOCADOR, 


Ana María: Es muy buena costumbre 
usar unas gotas de benjuí en el agua para 
lavarse; esto conservu el cutis fresco y 


suave. E 
—El jabón á que se refiere Ud. noe 


judicial ni tampoco:caro. sólo val . 
—El alcohol donde se hayan puesto en 
infusión hojas de nogal y un poco de ro- 
mero, fortifica el cabello. 
—La preparación que menciona Ud. da 
buenos resultados; puede Ud. usarla sin 
temor. 






per 


HISTORIA. 


Pompeyo: No hay ningún compendio de: 
Nistoria Patria que trate solamente de 
los episodios á que Ud. se refiere. Los li- 
bros compendiados se escriben general- 
mente para los niños barcan con una 
extensión másó menos grande toda la 
historia. 








RELACIONES SOCIALES. 


Enamorada: Puede Ud. contestar la 
tarjeta postal que recibió con otra, en que 
envíe á su amigo un saludo atento y afec- 
buoso. 

—El modelo de peinado lo tendrá Ud. 
en el próximo número. 

TRAJECITO MARINO. 

Juan Manuel: Dos modelos de trajecí- 
tos marinos para niño tiene Ud. á la vista: 
uno de color obscuro, pantalón corto y 
blusa volteada; el otro en tela blanca de 





A a A 


PARFUMERIE 


ED. PINAUD 


PARIS 





pantalón largo, chaleco y 0 recto; la 
forma de la boina esigual para uno ú otro. 
Puede Ud. elegir el que más le agrade ó el 
que le parezca más apropiado para el 
niño. 





Trajecito marino. 


DIFICULTADES MATRIMONIALES. 


Pobre afligida: Procure Ud. ocul- 
tar ásu hijo las faltas del padre; 
de enterarse de ellas, lo desprecia- 
ría, y es un principio de gran des- 











moralización para los niños 

perder ásus padres el res- 

peto y el cariño. La madre 

nunca vacila en sacrificar- 

se por la felicidad de sus 

hijos; aunque sea para Ud. 

una pena intensa separarse 

del niño, resístala y pónga- 

lo de interno en un buen co- 

legio, no enterándolo para 

nada del desequilibrio de su 

hogar, porque, además de 

ofrecerle pésimo ejemplo 
“para su conducta futura, 

amargará ese recuerdo toda 

su vida. Hágale Ud. creer 

que entre sus padres reina 

la más perfecta armonía, 

quese quieren y se respe- 

tan mutuamente; es ésta 

una piadosa mentira bas- 

tante dispensable, puesto que se trata 
de no contaminar ese espíritu que co- 
mienza á vivir con las miserias más dolo- 
rosas para un ser: las que alientan en su 
propio hogar. 


ENFERMEDADES CUTANEAS. 


Esther: Los “mezquinos” desaparecen 
tocándolos diariamente con un poco de 
ácido clorhídric: urante ocho días sólo 
se hace esa operación sin cortar ni picar 
en absoluto; al cabo de ese tiempo se po- 








A TI 





y 
4 


mM 
CI. 





154 
5d 
am 


INN 


RD) A 


ne enel “mezquino” un algodón 
mojado en agua de s se cubre 
con una tela impermeable para 
conservar la humedad, y se venda 
perfectamente. A losdos días se 
descubre el '“mezquino,”” que esta- 
rá muy blando, y entonces se pro- 
cede á cortarlo conuna navaja de 
barba, cauter: do enseguida con 
yodo. 








MONOGRAMA. 


Otilia: Doy á Ud. el enlace H. G. 
























Polvos de 
Tocador “Loria” 
Un compuesto 

dela flor de arroz 
la más pura, 

fabricado especi- 
almente para los 
paises 

Suaviza y embellece el cútis. 


Violette de Parme 


Preparada con Violetas 
de Parma. Es adaptada es- 


el atomizador y para el baño. 
Dá al agua una fragrancia 


agradable y duradera. 


cálidos. 


Los perfumes principales de Ú 
ED. PINAUD E 
Parfum GENET D'OR 
Esencia THEODORA 
Bouquet MARIE=LOUISE 


y el último favorito de la Sociedad 
Parisien, 
Esencia LA CORRIDA En 














EUR DENTIFR! 
Odontalgique 

ED. PINAUD 

[PBovlovaradeSt 

(2 —PARIS = 


Debe Usarse diariamente 
con el cepillo para lavar la 
boca. Esantiséptico y sano 
PTE y mantiene la dentadura, la 
boca y la garganta en buena 
condición. 

Usase junto con la 


que es la mejor pasta para 
Él blanquear la dentadura y 
) para endurecer las encias. 


Elixir Dentrifice 


PATE DENTELAIRE 





Agua de tocador 


pecialmente para usar con 


olor delicado. 


«“V; 





substancia injuriosa “al cútis. 


y blanquea la complexión y tiene un 





Jabón 


olette Reine” 





NN 0 
Un Jabón su- Alle l 


















perior. No con- 


tiene ninguna 


AUENEDELTEE 


Suaviza 























Tónico para el Cabello 


E Eau de Quinine 


El mejor tónico conocido. 
Mantiene el cuero cabelludo 
pa tesa ]] limpio y cura la caspa. Dá 
al cabello brillantez y her- 


m l 
Ll 1 I mosura. Usado por la gente 
: de tono en todas partes. 


de Ed. Pinaud 





Para informes, correspondencia, pedidos, catálogos, etc., dirigirse á las Oficinas Generales para los Estados Unidos, Canada, 
Mexico y Cuba, ED. PINAUD BUILDING, N. Y. 





JABON 


de Avellano de 
la Bruja de 


MUNYON 


Pone el cutis 
tan suave 

















como la 
felpa. 
Mejora cual- 
quier com- 
plexion, 

El mejor jabon para shampoo. 

Cura la cast 

Suspende la caida del pelo, 

Cura tod s erupciones de la piel, 

Deleita mas que cualquier crema. 

Embellece más que smeético. 









Si Vd. D 
dad del Hígado us 
de Munyon. Cur 
mient 4 cen de: 
purezas de la sangr 

»e venta en todas las droguerías. 


Dr. Munyon, 1505. Arch. St. Phila- 
delphia, Pa. U. S. A. 

3. Labadie Sucrs. y Cía.. Calle de la 
Profesa núm. 5, México, D. F. 


LA REINA 


DE LAS CERVEZAS EMBOTELLADAS 
ESLA 


PRIMA CENTRAL 


+ 


ELABORADA POR LA 


Cervecería Central 


S. A. 

















TELEFONO 1,198. APARTADO 973, 


=> 
MEXIGO, D. F. 


MANOS ASPERAS 


Por cualquiera causa que sea, pueden 
adquirir la suavidad del raso y conservar- 
se así, usando pródigamente el 


Jabón de Extracto de Pond 


Antes de poder recuperar la más com- 
pleta suavidad, hay necesidad de que las 
celdillas rotas de la piel exterior desap 
rezcan por completo, formándose nuevas 
capas internas. El 


Jabón de Extracto de Pond, 


por sus cualidades cremosas, emolientes y 
nutritivas para la piel, ablanda primero 
las escamas endurecidas y ásperas, luego 
penetra hasta las cavas más profundas, 
llevando el efecto estimulante y fónico del 
Extracto de Pond. hasta las mismas 
glándulas y células, estimulando la circu- 























EL MUNDO ILUSTRADO 





que desea; sírvase indicarme si es desu 
agrado ó silo desea de otra manera. 


TRAJE DE BAILE. 


Esmeralda: Es muy hermosa la tela, de 
la cual me envió una muestra; creo que 
su traje de baile ya á resultar muy bello; 
sólo me permito aconsejarle que elija un 
fondo un poco más vivo, es tan pálido el 
tinte de la tela, que necesita avivarse al- 
go; según mi gusto, preferiría los encajes 
de color marfil y las rosetas de gasa li- 
berty. 





TRAJE DE BAÑO DE MAR, 


Costeña del Golfo: No tengo inconve- 
niente en dar á Ud. el modelo de traje de 
baño de mar que desea; pero le aseguro 
que quedaría mucho más cómoda ponien- 
do en lugar de la falda un pantaloncillo 
amplio. sujeto abajo de la rodilla. Si desea 
Ud. un figurín de esta clase se lo daré gus- 
tosa. 


MARÍA Luisa. 


po 


Ningún siglo puede empezar en miérco- 
les, viernes ni domingo. Cada veinte años 
puede usarse un mismo calendario. 

El mes de octubre empieza siempre el 
mismo día de la semana que enero; abril 
igual día que julio, y septiembre el mismo 
que diciembre. Febrero, marzo y noviem- 
bre empiezan también conigual día; pero, 
en cambio, mayo, junio y agosto comien- 
zan en días diferentes. El primero y el úl- 
timo día del año es siempre el mismo. 

Estas reglas no tienen aplicación cuan- 
do se trata de años bisiestos. 





e 
Los ferrocarriles consumen más de...... 
2.000.000 de toneladas de acero, ó sea cerca 
de la mitad de la producción total de ese 
metal. 








Corsé R. 81, W. H. S. 


Pídase en 


(Duración y Elegancia) 





Forma recta= 


Forma cintura. 
Especialidades: “Marquise,”” “Reina,” “Dama.” 


las principa- 


les Corsete= 


Imprime elegancia y distinción á la figura. 


Representante: S. H. A. de LIMA. 


Oficina de muestras: San Juan de Letrán 
54. México, D. F. 


rías y casas 


de Modas. 



















Tación y apresurando verdaderamente la 
creación de nueva piel que empuje y ocu- 
pe el lugar de la 
piel áspera y esca- 
mosa. Su blancu- 
ra lechosa garan- 
tiza su pureza. 

En las drogue- 
rías: 


Armour y Co. 


Unicos concesio- 
narios de la Com- 
pañía de Extrac- 
tos de Pond. 

Sanborn Hnos, 

Droguistas. Agen- 
tes Generales. San 
Francisco 6, Mé- 
xico, D.F, 











Pruebe nuestra FAVORITE 
SKIN CREAM para quitar 
los clavos negros y toda im= 
pureza del cutis, 


Hermosura en Cada caja. 50 y 
75 (ts. Cada Una. 


Sanborn hermanos 


DROGUISTAS. 


18 S, Francisco 6. 
MEXICO, D. F. 
Enviamos por express. 









TSE 
O 









para Niños y Adultos. 








DER: 


LS 
pre 






peligrosas. 
| tapa de cada cajita. 






POLVOS DE TOCADO 
DE MENNE 


Hermosean el Cutis. 

Deliciosos después del Baño. 
Alivio positivo para los Sarpullidos, Quemaduras de Sol, Piés 
Doloridos y todas las afecciones del cutis. 
Eminentes Facultativos y Nodrizas por ser el 


Más Perfectamente Higiénico de Todos los Polvos | 
diferente y muy superior á todos los demás. 
POLVOS DE TOCADOR DE MENNEN de Talco Boratado 


y su buen éxito, ha producido innumerables falsificaciones, que son P 
Los legítimos tienen el retrato de MENNEN en la 


MENNEN CHEMICAL C 


Un lujo después de Afeitarse 


Recomendado por 


Pídase el de MENNEN (el legítimo) 
El gran mérito de los 







Se vende en todas partes. 











DE TALCO| 
BORATADO B 






















0., Newark, N. J., E. U.-A. , 








NDORFER BROS. 


Las Célebres Preparaciones para Dorar, Esmaltar y Barnizar. 


El más inexperto puede usarlas. 


Para dorar muebles, bric-a-br: 
tos, marcos de cuadros, cru 
Parece y dura como oro pr 

Se seca pronto quedando muy duro. 
como la porcelana. Do blan: 
cuendo se ensucie pin que y 

PINTURAS 

BARNIC 

| TINTE DE LU: PA 

i TINTE PARA SUELOS 

3 están hechos de los 

de barniz y p: 


Ornamen- 









tos artís 


Esmalte de 019 OUR 


FAVORITE " 


(Lavable) 


> Esmalte “STAR” | 


















VINAGRE DE MESA AROMATICO 


45 gramos. 


1 kilógramo 





filtra al cabo de quince días de mace- 





| ración. 


De igual modo se preparan los vinagres 
de pepino, berro, chalota ó escaluña, cor= 
teza de naranja, gengibre, cebolla, pi- 
miento, etc, 


ESPECIFICOS VETERINARIOS 
DEL DR. HUMPHREYS 


PARA CURAR Á LOS 





Ss 


Perros 
"SAY Á 


SOPI9) SOIDULR( 





CURA 





A.A. FIEBRES, Congestiones, Inflama 
ciones. 
B.B. AFECCIONES DE_LOS TEN- 


DONES Y MUSCULOS, espur- 
F s reumatismo. 













LAS 


ORIGIN- 
VERMES. 


O FLUJOS 
ita el aborto. 
-h 





'S ORIGIN- 
iones, 


ARA CASCOS 


venta en 









Humphreys (296 y 
de los animales, 
, pideseá su bo: 





de curarlas, se da 
RUMPHREYS* MEDICINE CO, 
Cor. William € John Sts., NEW YORK, 





El Testamento 
Del lllmo. Sr. Arzobispo Feehan 


== 


Los blenes fueron valuados en $125,000 
ETE 


La mayor parte de lo testado con 
sistía en dos pólizas de $25,000 
cada una tomadas en “La Mu- 


tua,” Compañía de Seguros so- 
bre la vida, de Nueva York. 





tua, “Compañía de 

Seguros sobre la Vi- 

da, de Nueva York, 

por $25,000 oro cada 

Una, Ó sean... . 
Dividendos acumulados 

sobre una de las pó- 

IA » 9,329 oro 
Otra póliza de seguro. ,,14,000 oro 
Acciones en efectivo y 

en Bancos. . . . + 37,000 oro 

Entre las disposiciones del se: 
for Arzobispo, en su testamento 
se hicieron éstas: 

A su hermama, señorita Kate 
Yeehan, que estuvo siempre con él 
lasta su muerte, $04,000 oro en bo- 
nos, y $25,000 oro en unía de las 
pólizas de seguros; 4 la señora 
Ana A. Feehan, viuda del señor 
Dr. Eduardo L. Feeham, herma- 
no del señor Arzobispo, $5,000 oro 
de otra de las Pólizas, y $5,000 oro 
en efectivo; á la Academia de San 
Patricio, de Chicago, la que es 
preceptora su hermana, Madre 
Marí aCatalina, $10,000 oro de la 
última póliza; 4 la escuela “Santa 
María,” de enseñanza práctica pa- 
ra varones, de Feehanville, Illinois, 
que era la institución por la que 

resaba el señor Arzo- 
tantes de la ñltima póliza. 
bispo, se entregaron log $14,000 res- 


- 50,000 oro 
















Al Puerto de Veracruz 


Esquina Capuchinas y Segunda de la Monterilla.- Apartado, 61. México, D. F. 
Signoret, Honorat y Comp. 














Juego Recámara francés de nogal encerado, Luis XV, compuesto de 1 Guardarropa 3 puertas con lunas 'isela- 
NN das, 1 toilette Emperatriz con lunas biseladas, 1 Tocador, Cómoda con lunas biseladas y cubierta mármol, 1 Cama, 
| Al 2 Burós, todo el juego finamente acabado $1950. 00. 

Ñ Pidan nuestro Catálogo especial de Muebles. 





Depósito de Papel Tapiz.-Papel Tapiz desde 20 centavos rollo. 
































[E MUNDOJLUSTRADO | 


Año XIV—Tomo Il México, 21 de Julio de 1907 Número 3. 










































































18 de Julio.—En Honor de Juárez. 































































AA 


€ 
JJ 


Acabo de recibir 
toda clase de útiles 
para artistas. Caba- 
lletes, Tientos, Espá- 
tulas, Pinceles, Telas, 
Papeles y Cartones 
preparados, Colores, 
para Uleo, Acuarela, 
Pastel, Porcelana y 
Fotografía, Sueltos y 
en Estuches. 





Colores sólidos para 
Oleo, Paletas, 





Bleros, Aceites, 
Barnices. 


= . « « México 24. Qalle de San Francisco Dúm. 10, 








TA | 

Nuevo surtido en 
liensos pintados al 
Oleo, Repisas, Marcos, 
Jardineras, Acuare- 
las, Consolas, Colum- 


nas, Estatuas, Pintu- 
ras en porcelana. 


CROMOS Y GRABADOS 


Hago toda clase de 
trabajos artísticos en 
madera tallada, 





Mis talleres están 
montados á todo cos- 
to y conforme á los 
adelantos Europeos. 





ea e e e 


CLAUDIO PELLANDINI 


Casa de entera confianza fundada en el Año de 18309. 








Vidrieras artísticas, sencillas y complicadas obtuvieron Primer Gran Premio 


y Medalla de Oro en la Exposición Universal de San Louis Missouri. 





Siempre tengo en existencia la cantidad de vidrios ó crista- 


les que Ud. necesite--Vidrios especiales para piso. 











Grandes almacenes (le Panel Tapiz 


Surtidos completos en estilos modernos. 





Gran fábrica de aparatos niquelados para 
aparadores v Pasamanos. 





MI Sucursal 6n Guadalajara: López Gotllla 43 y 45. 






alacio de Hierro 





Elegantísimos y valiosos Sombreros Modelos, que realizamos á la cuarta 
cio para los Sombreros de Otoño é Invierno, que recibiremos en breve. , ¿ > 

Son tan numerosos los pedidos que se nos hacen de los Sombreros Modelos que realizamos, que suplicamos á las Señoras 
y Señorivas que se interesen por alguno ó por algunos de ellos se apresuren á adquirirlos. 


parte de su verdadero valor, por necesitar espa 





















































































































EL? COMPUESTO 
VEGETAL DE 
LYDIA E, PINKHAM 


se reconoce que es el remedio de mayor 
éxito en Norte-América para las afec- 
ciones dolorasas que suelen atacar al 
sexo feminino. 

Por más úe treinta años se han curado 
con él afecciones femininas tales como 
inflamación y ulceración, prolapso y 
desviación del útero, afecciones de la 
espina dorsal que de esto resultan, dolor 
de espalda, y sobretodolas enfermedades á 
que á menudo se presentan en conexión LYDIA E. PINKHAM 
con el Cambio de la Vida. 

Prueba la estadística que este remedio ha curado más =asos de enfermedades 
femeniles que cualquier otro conocido. 

El Compuesto Vegetal de Lydia E. Pinkham disuelve y arroja tumores en 
estado de desenvolvimiento. Esa sensación de tirantez acompañada de dolores, 
pesadumbre y jaquecas, se alivia y se cura del todo ccn su uso. 

Normaliza la menstruación cuando ésta es irregular ó penosa; quita la 
Debilidad del estómago, la Indigestion, la Flatulencia, la Prostración Ner- 
viosa, las Jaquecas y la Debilidad en general; también los Vahidos ó Desmayos, 
la Lasitud extrema, el Abandono de sí mismo, la Irritabilidad, la Nerviosidad, 
los Insomnios, la Turgencia, y la Melancolía, que son indicaciones de enfer- 
medad femenil 6 de algún desarreglo de los Órganos. 

Para las enfermedades de los riñones de ambos sexos el Compuesto Vegetal 
es un remedio de sumo valor. 

A las mujeres que sufren de cualquiera forma de enfermedad femenina, se 
les invita dirigirse 4 la Sra. Pinkham, para consultarla. Es la misma Sra. 
Pinkham que desde hace más de 20 años ha aconsejado gratis á las mujeres. 
Habiendo servido de asistente á su suegra, Doña Lydia E. Pinkham, en las 
consultaciones de ésta, se halla bien calificada para mostrar á las enfermas el 
camino que conduce á la salud. Su consejo es libre y en todas ocasiones de 
mucho valor. 


0d 













ues es una de l 


correos el folleto explicativo. Se verá cuan fácil es lib 
medad la más penosa, cuando no la mas dolorosa. Exíjase la 
garantia Nyrdah1. — Venta en todas las Droguerías y Far 


0 ALLIFLORE FLOR DE BELLEZA 


POLVOS ADHERENTES 
E INVISIBLE 
FINURA, PUREZA, PERFUME IDEAL. — Comunica al rostro una maravillosa 
y delicada bellezs, una blancura perfecta y un aterciopelado incomparable. 
Cuatro tonos en cada una de los colores Rosa y Rnquel Blanco de una pureza 
absoluta. Son los polvos de arroz de las reinas y los reyes de los polvos de arroz, 





AGNEL, Perromista, 16, AVENUE DE L'OPÉRA, PARIS. 


EL MUNDO ILUSTR. ADO 





Pocas personas ignoran qué triste enfermedad constituyen las almorranas, 
s afecciones más generalizadas; pero como á uno no le gusta 
tos padecimientos, mismo á su medico.se sale mucho menos que 
e: te desde algunos años un medicamento.el Elixir de V -ginie Nyrdahl, | 
que las cura radicalmente y sin ningún peligro. No hay más que escribirá: 
Nyrdahl, 20. Rue de La Rochefoucauld, Paris, para recibir franco de 
de la enfer- 

















] 


z 


W 


Hunyadi János 


El tipo más perfecto y más acreditado de todas 
las aguas purgantes naturales contra: 
Constipación habitual, congestiones, obesidad, obstruc- 
ciones del bajo vientre, hemorroides, etc. 


“Sus efectos rápidos y seguros, suaves y moderados se dejan sentir sin 
cólicos ni molestias, sin repugnancia en el gusto, ni perturbaciones gástricas, 
ni cansancio consecutivo.” “Es un regulador y no un debilitante.”? “Hunyadi János 
es, por excelencia, el purgante de las mujeres y de los niños.” “Esel laxan- 
te de los estreñidos y de los congestivos, el gran remedio de los sujetos se- 
dentarios y para los trabajadores intelectuales, en los cuales regulariza Jas 
evacuaciones alvinas y calma los síntomas dispépticos; es el esp: o de los 
afligidos polisárcicos.”” (Dr. E. Monin, París.) 

Desconfiese de las falsificaciones. 

Hunyadi János se vende en las farmacias y droguerías. 















Vino fortificante, digestivo, tónico, reconstituyente, de sabor 
excelente, mas eficaz para las personas debilitadas que los 


——— 


ferrnginosos y las quinas. Gonservado por el método de $ 
M. Pasteur. Prescribese en las molestias del estómago, la [3 


clorusis, la anemia y las convalecencias; este vino se reco- | 


micuda alas personas de edad, á las mujeres, jóvenes y á losniños. 4 


AV_SO MUY IMPORTANTE. — El único V/NO auténtico de 
S. RAPHAEL, el solo que tiene el * recho de llamarse así, el solo 
que es legitimo yde que se hace mención en el formulario del 
Profesor BOUCHABDAT es “' de M' CLEMENT yC*, de Valence 


Dróme, Francia). — Cada Botello lleva la marca de la Unión de | 


Los Fabricantes y en el pescuezo un medallón anunciand> el 
CLETEAS ”,— Los demas son groseras y peligrosas falsificaciones. 











Curiosidades de la comparación. 


Muchas de las grand=s maravillas de la 
tierra, observadas aisladamente, se pre- 
sentan á los ojos de quien las contempla, 
con mayor grandiosidad; pero cuando se 
las compara con otras que se encuentran 
distribuidas en el planeta, una rara Sor- 
presa se apodera del espectador. Natu- 
ralmente esta comparación hay que hacer- 
la sobre el papel con la ayuda de la foto- 
grafía, pero no por esto deja de ser menos 
completo el efecto que dicha comparación 
produce. 

Ahí tenemos por ejemplo al famoso Niá- 














El diagrama muestra cómo el largo del 
famoso puente de Louthend alcal 1 
la mitad de la altura del Monte B: 
15.781 pies; dos terceras partes de 
Etna, 10,870, y resulta mayor que la altu- 
ra de los montes Urales, 5 
subio, , y Snowdon, de 











gara, que para hacer tanto ruido, resulta 
que cae desde una altura menor que la de 
la torre de una catedral londinense; esta 
misma catedral, su competidora en fama, 
la de Colonia, y la vetusta Gran Pirámide, 
quedan á su vez achatadas por un edificio 
común de Nueva York, uno de los llamados 


Catedral de 
San Pablo 


La gran  Torrede 
pirámide Blaskpool 


Catedral de 
Colonia 























ágara desciende desde una altura 
astante menor que la catedral de San 
Pablo, de Londres. 


“Sky scraper,” que mide sus doscientos 
metros de altura. Esta construcción yan- 
qui, no reconoce más que un rival que le 
aventaja en elevación: la torre Eiffel. 

El planeta que habitamos con su satéli- 
te y todo, colocados ambos á la respetable 
distancia que nos separa de la pálida re - 
na de la noche, quedan como dos puntos 
casi imperceptibles sobre un radio del dis 
co solar. 

El Brasil, entre otras cosas grandes. 
tiene el río más grande del mundo, el 


19) 





Un “sky craper”, Torre Eiffel 
de Nueva York 


Monumento á Nelson 


LOS OUEN a DECEN 


DISPEPSIA 


Y OTRAS 


NFERMEDADES del ESTOMAGO 


ENCONTRARÁN QUE EL 


GLYCOZONE 


UN REMEDIO SEGURO Y EFICAZ 

Es un agente curativo, inofensivo y po- 
deroso, prescrito y usado con mucho éxito 
por la profesión médica en los últimos 





quince años. 


Se vende en las Principales Farmacias 


Legítimo solamente cu"ndo la etiqueta lleva 
mí firma 





Químico 
Graduado de I' Ecole Centrale des Arts 
et Manufactures de Parts, Francia. 
PRINCE STREET, NEW YORK, U. S. A. 
Gratis: Folleto en español, “¿Como 
deben Evitarse y Curarse las Enfermeda- 
des.” Pídaso hoy. 












Con cada comida conserva la 
salud y prolonga la vida. 
PIDANLA A LA 


CERVECERÍA CENTRAL, 


S. A. 
Teléfono 1,198 Apartado 973 


A —_—__—__— 


México, D. F. 


JABON APOLO 














Es el único ja- 
bón que hace el 
cutis fresco y 
limpio. 


Precio: $ 0.50 Pieza, 
En las Droguerías y Boticas. 





ANTEFÉLICA ó CANDÉS 
pura ó con agua, disipa 
PECAS, LENTEJA > 
TEZ ASOLEADA 
ARbUGAS PHECOCES 
SARPULLIDOS 


| Agua Mineral 


¡[VICHY GRANDE-GRILL 











EL MUNDO ILUSTRADO 








230 MINAS 
A 


¿rms OXFORD 


a 


SOMINAS 


6 MINAS 





El río más grande de Inglaterra, el Támesis y el Amazonas, el más grande del mundo 
Como se ve, en este último caben cómodamente aquél y algunas grandes ciudades 
inglesas. 


Amazonas, que la revista inglesa de don- 
de sacamos la presente nota, lo mues- * 
tra al mundo tragándose al Támesis y 
todas las grandes ciudades inglesas que 
cómodamente podrían flotar en el anchu: 
roso río. Cuando los brasileros tengan 
también los más grandes acorazados del 
mundo que han mandado construir, podrá 
hacerse una comparación mejor, porque 
no siendo tan grande la diferencia entre 
los elementos comparados, resultará más 
fácil la comprensión de la grandiosidad 
del río y de los poderosos buques. 

En cuanto á las construcciones altas, 
dado el entusiasmo de los yanquis por 
aproximarse á las nubes, no sería raro 
que cualquier día anunciáramos que la 
torre Eiffel no es ya la más alta de las 
construcciones, sino alguna de esas casi- 
tas de cien pisos que sólo al mirarlas en 
la fotografía dan miedo, pensando en la 
suerte que se correría, obligado á ocupar 
uno de esos pisitos, en donde uno debe 
sentirse más mareado que un Jefe de Es- 
tado elevado de improviso á las alturas 
del poder. 





El enorme tamaño del sol.—Tmagínesela 
tierra colocada en el centro del disp 





lar, la luna en su culo alrededor de 
la tierra, 4 una distanc 288,000 mi- 
llas y se verá cuán f: o caben 
nuestro planeta y su satélite en la masa 
del astro rey. 


Corsé R. 81, W, H. S. 


Francia, Bélgica, Inglaterra, Estados Unidos. 
(Duración y Elegancia) 


Forma recta===Forma cintura. 









Pídase en 


las principa- 





Especialidades: “Marquise,” “Reina,” “Dama.” ¿les Corsete- 


Imprime elegancia y distinción á la figura. 
Representante: S. H. A- de LIMA. 


Oficina de muestras: San Juan de Letrán 
54. México, D. F 


rías y casas 


de Modas. 





Manantiales 
del Estado 
Natural de Prancés. 


BIEN ESPECIFICAR EL NOMBRE 


VICHY CÉLESTINS Wo dicminios 207 pot 
dal 


VICHY HOPITAL vasco 6: cómnco 


PASTILLES — SELS — COMPRIMÉS VICHY- -ÉTAT 





Sra. Gertrude 


McKlernam 








MADRE É. HIJA 
ELOGIAN LA PE-RU-NA. 


IES SRA. GERTRUD MCcKIERNAN, 
de Emporia, Kansas, 216 Neosho 
St., escribe: 

“Padeci mucho de un seyero resfrío 
en la cabeza, y me sentía siempre can- 
sada y adormecida. Cuando mi madre 
me aconsejó é insistió en que tomára la 
Peruna, lo hice inmediatamente, y poco 
tiempo después me sentía somo una 
húeva persona, Mi madre elogia alta- 
mente la Peruna,:y yo también.” 

Confianza En Pe-ru-na. 

La Sra. M. F. Jones, de Burning 
Springs, Kentucky, escribe como sigue: 

“Hemos estado usándo la Peruna por 
algún tiempo, y no vacilamos en 
recomendarla para los miles padeci- 
mientos á que á sujeto el ser humano. 

“La Perung se ha cactado la confianza 
y estadía permanente, en nuestro 
hogar,” 














Un Graa Tónico. 
Sra. Anua Linder, Dassell, Minn., 
cribi 
“Tomé Peruna y me siento bien. No 
estaré sin cl gran tónico, mí por diez 
“yeues su costo.” 


ESPECIFICOS 


DEL CELEBRE 


Dr. Humphreys de Nueva York 


En uso 50 años, simples, seguros, eficaces, ba- 
ratos En venta en la 
zadas Droguerias y Farmacias del Mundo. 
No. CURA LA 

1. Fiebre, Congestion, Inflamación. 

2. Fiebre de Lombrices, 

3. Colico, Lloro é Insomnio, 

4, Diarrea en Niños y Adultos. 

5 

6 























. Disenteria, Cólico bilioso. 

6. Colera, Cólera Morbus, Vomitos. 

|. Tos, Resfriados, Bronquitis. 

8. Dolor de Muelas, Neuralgia. 

9. Dolor de Cabeza, Jaqueca, Vértigo. 
10. Dispepsia, Bilis, Estreñimiento. 

11. Supresion del periodo, ó escazés. 
12. Leucorrea, ó Periódos profusos. 

13. Crup, Tos ronca, Respiracion dificil. 











15. Reumatismo, ó Dolor 
16. Calenturas, de 
Te A 'impli 












Asma, Respiración oprimida, dificultosa. 
Supuracion de Oidos, Sordera. 
Escrofula, Hinchazon y Ulceras, 
Debilidad general, debilidad fisica. 
Mareo en el mar, Nausea, Vómitos. 
. Enfermedades Urinarias, depositos, piedra 
en la vejiga. 
28. Debilidad de los nervios, debilidad vital. 
3. Incontinencia de la Orina, Derrame de 
orines en la cama 

cion dolorosa, Pruritus. 
'orazon, Palpítacion. 

6 Baile de San Vito. 

o 








Difte: 





Dolor de Cabeza. 
La Grippe, Trancazo, Dengue. 


El Manual del Dr. Humphreys sobre las enfer- 
medades y modo de curarlas se da gratis, pidese 
á su boticario. 


HUMPHREYS” MEDICINE CO., 
Cox, William $ John Sts., NEW YORK, 


3 
7 





Avisos Recomendados 









Las Damas más elegantes com- 
pran sus sombreros en 


alas honochan 


2a. de Plateros B. Alphand 


Loeb Hermanos, la. de Plateros y 
Alcaicería. 


La Cristalería 


mejor surtido de México. 
precios no tienen Competencia. 


Sus 















Compañía Bancaria de Obras y 
Bienes Raíces. 
Departamento de Bienes Raíces: 
2a. de las Damas 3 y 4, 
| Gerente: Víctor M. Garcés. 
| Compra y venta de casas, terrenos 
| y haciendas. 





Compañía Bancaria de Obras y 
Bienes Raíces. 


Departamento Bancario. 


Prolongación del Cinco de Mayo núm. 31, 
Gerente: Xavier Icaza y Landa, 
Se reciben depósitos pagando intereses 
muy liberales. 


CORSES, 


Hechos ó sobre medida. La uni- 
ca casa especialista en el ramo es 
la Sedería y Corsetería Francesa 

Refugio Num. 13. 


Sombreros - 


Para Señoras y Niños los más ba- 
ratos en la “Ciudad de París,” 


Primera de Plateros, 16 











Trajes para Niños y Niñas 
| De 3á09años, á.... $1.25 
DA PAra Dinos ESTO 
Einfinidad de clases más. 
“LA SAMARITANA” 


Il Empedradillo Núm, 3. 








Prajes sobre medida 


Para caballeros. La Sastrería 


mejor montada Miranda Hermanos | 


Rebeldes núm. 143 















Oficina de Mu 
IN “Baden Powell” 


CUELLOS ¿ Pídanse 


fabricados por WELCH MARGETSON 3.c0, 01 las 


¿princi- 
London E pales 
) Representante: S. H. A. de Limas Cami- 
estras: San Juan de Letran 5/5 ¿serías. 
3 
E w 
MEXIGO, D. P. $ 

















ENRIQUE 









Pida Usted el 


con 














de 


Gran Joyería y Relojería 


TARA 


México, la. de Plateros 12 y 14, —Apartado 271. 


trado de Relojes y Joyas 


Agencia de los Afamados Relojes 


“OMEGA” 


G. SCHAFER, Sucs. 


$b 


Nuevo Catálogo lus- 


380 Dibujos. 
pb 


Precisión 

















08493:1 











Basta usarla una vez para ad 





Páte Dentifrice - 


GELLÉ FRERES, Paris. 


Hermosura de los Dientes. 





NE 









optarla. 


EL MUNDO ILUSTRADO 





Cómo viven las arañas. 


Todas las arañas no son lo mismo. Las 
hay de muchas especies que constituyen 
varios géneros y varias familias; pero 
de ¡tro de cada especie, conocida la histo- 
ria de una se sabe la de todas sus seme- 
jantes. 

La presente biografía es la de una ara 
ña hembra, de la especie común que vive 
en los jardines, y cuya tela tiene una for— 
ma perfectamente geométrica. Como sus 
setecientos hermanos (nuestra araña for 
maba parte, como se ve, de una numerosa 
fimilia», nació en primavera, en una her- 
mosa mañana de Mayo. La comunidad 
entera salió de un paquete de huevos de- 
positados por su madre, siete meses an- 
tes, bajo una saliente de las piedras de 
una tapia, y cuidadosamente envuelto en 
una cubierta de seda amarillenta. Las di- 
ñas se descolgaron por medio 
imos, y fueron a reunirse de 
nuevo sobre una hoja de yedra, donde se 
amontonaron en confuso hervidero de 
cuerpos y patas. Esto es lo primero que 
hacen las arañas al venir al mundo: pero 
basta tocar el informe montón que forman 
los setecientos ú ochocientos hermanos, 
para que aquella masa se divida como por 
aste de magia en otros tantos diminutos 
seres, que se dispersan para no volver á 
reunirse más. 

Una conmoción de este ó parecido géne- 
ro hizo que nuestra araña se encontrase 
separada de todos sus hermanos y se vie- 
seen el casu de empezar áwvivir sola. Los 
comienzos de su yida fueron muy curio— 




















Cara de araña vista con la lente. Enla 
parte sup.rior se ven los ocho ojos y 
debajo las mandíbulas con los garfios 
venenosos. 





sos, Colocada en el borde de una hoja de 
yedra, levantó la parte posterior de su 
cuerpo con mucha gracia, y dejó salir por 
el extremo de su abdomen tres ó cuatro 
hilitos de seda, que durante cosa de me- 
dio minuto flotaron en el aire Los tales 
hilillos eran pegajosos como los que se 
desprenden del lacre caliente, v el viento 
se encargó de pegar uno de ellos contra 
una planta de jacintos. situada alli cerca. 
La araña nctó la tirantez del hilo y dando 
media vuelta trepó ligeramente por él has- 
ta llegar á una de las hojas del jacinto. 
Aquél era el punto elegido para comenzer 
á tejer su primera tela. 

Los materiales para ésta los sacan las 
arañas de su propio cuerpo. Mejor dicho, 
son el producto dela digestión, convertido 
en finísima seda por medio de las hileras, 
que son numerosos y pequeñisimos tubos 
situados en el extremo posterior del abdo- 
men. La hembra de nuestra historia ten- 
dió un hilo, con ayuda del aire, desde la 
hoja en que estaba hasta una ramita pró- 
xima; después con otros hilos fué for- 
mando un polígono regular, que marcaba 
el perimetro de la tela, y finalmente unió 
del mismo modo los ángulos de este poli- 
gono con su centro, resultando una figura 
un tanto p: recida á una rueda con sus ra- 
dios. El hilo, bastante grueso salía casi 
































PRINCI 















NOUVEAU PARFUM 
VIOLET 








29. B' des Italiens, PARIS 


La araña atacando á una mosca, 


líquido, pero se endurecía apenas estaba 

un momento en contacto con el aire. 
Terminado este varillaje ó armazón; la 

araña fué uniendo los radios á partir des- 








La araña cambiando de piel 


de el centro, con otro hilo que tendió en 
espiral, formando un enrejado transversal 
entre cada dos radios. 

Mucho más finos que la armazón, estos 
hilos estaban provistos de gotitas de cier- 
ta substancia pegajosa, como una liga, go- 
titas que con un poco de atención podían 
verse aún á simple vista. 

No hará falta decir que el objeto de esta 
obra de paciencia era la caza de insectos. 
Una araña necesita cazar mucho, pues 
cuanto más come, más necesita comer. En 
efecto, á consecuencia del constinte fun- 
cionamiento, su red se rompe con mucha 
frecuencia, y como para recomponerla ne- 
cesita la araña más seda y ésta procede 
de lo que come, tiene que comer casi con- 
tinuamente. De aquí que las arañas sean, 
en Proporción á su tamaño, los seres más 
comilones del mundo. 

Bueno es advertir que la araña no 
vivía en la tela, Esta era sólo su artificio 
de caza. Su vivienda era una celdilla, 
también de seda, oculta bajo una hoja de 
un rosal, ápoca distancia de lared y pues- 
ta en comunicación con ésta por un hilo 
grueso, que hacía de puente y teléfono á 
la vez, 

De vez en cuando la araña cambiaba de 
traje, ó para hablar con más exactitud, de 
piel. 





Hilos de araña yistos con aumento. 


A semejanza de lo que ocurre con una 
culebra que muda la camisa, la envoltura 
dérmica del animalejo salía toda entera; 
pero no duraba así mucho tiempo, porque 
la misma araña se la comía sin reparo. Sus 





Envolviendo á la mosca en tela para con- 
servarla viva. 


trajes eran, como se ve, tan convenientes 
para el uso interno como para el externo, 
puesto que contribuían más tarde ó más 
temprano á la formación de la tela. 
Dícese que á las arañas les gustan mu- 
cho los chiquitines de su misma especie, 
y en especial los suyos. Pero entendámo- 
nos: que les gustan para comérselos. La 
que es objeto de esta biografía no tuvo 
ocasión de cometer semejante acto de 
crueldad; pero no por eso dejó de manifes- 
tar su absoluta carencia de afectos de fa- 
milia. Cierto día de verano dos arañas 
machos se acercaron á su tela y poco á 
poco avanzaron por la armazón, tirando 
del hilo para llamar la atención desu 
voraz adorada. Esta no tardó en salir 
de su vivienda, y de un salto se plantó en 
el centro de la red, donde se estuvo buen 
rato mirando con sus ocho ojos tan pron= 
to al uno como al otro de los dos enamo- 


rados. PC ) 
más próximo. En un abrir y cerrar de ojos 


s 
cl 


rador huyó más que de prisa; pero no pa- 


Ss 
Si 
q 


comprender. 


te y se dignó atender al porfiado galán. 
Pero la fortuna de éste duró poco tiempo. 
Entre las arañas es costumbre, cuando 
una hembra se cansa de su amante, no 
reñir ni disputar, sino comérselo sobre la 


m 


Si 
n 


p 
E 


EL MUNDO ILUSTRADO 


Por fin, pareció decidirse por el 


e había apoderado de él y le devoraba 
omo una de tantas víctimas. El otro ado- 


6 mucho tiempo sin que volviese, atraído 
in duda por encantos de la araña hembra 
ue nosotros ignoramos ó no sabemos 


Aquella vez estaba ella de mejor talan- 


narcha y buscar otro. 

Esto ahorra tiempo y disgustos y acaso 
ea, al fin y ála postre, lo más conve- 
¡ente para el bienestar de la especie, es- 
ecie en que por lo visto el sexo débil no 
s tan débil, sino todo lo contrario. 





Represe 





TRESS « CO. 


Oficina de Mi 


tante: S, H. A. de Lima. 


Fabricados por ' 


LONDON. 
; Sombrere- 


| Tías y casas 


uestras: San Juan de Letrán, 54 
MEXICO, D. F. 


* similares. 





El Intestino, El Estómado 
Y el Fermento de Uvas, 





EXTRACTO DE UN INFORME 
MEDICO A LA 
“HIGIENE THERAPLUTIQUE.” 


A 


En el tratamiento de da enteritis, 


el Fenmento tiene un papel importan- 


te: 
Con su ayuda, en efecto, 
solamente «ltenuarse, los 


se ve no 
diferentes 


síntomas de lla enfermedad, sino ¡bam- | 


bién mejorar el estado general. 

Mi enfermo de “enteritis” tenía 
una nutrición comprometida por ¡per- 
turbaciones en la absorción  intesti- 





nal y por mala elaboración digestiva | 








de los alimenitos. 
Por de autirición se encontra: 
ba en un estado ¡gr 








a, debilidad extre- 
tar; todos estos 


arecieron rápida y ¡com- 


sacione's so ES faltig: 















E¿NTO PURO DE UVAS.” Recobró 
su robustez, sus fuerzas y ¡sus ¡colo- 
res los licos desaparecen y tiene 





buen apetito, digiere muy ¿bien y su 
intestiny ¡funciona ularmente todos 
los días: es, con se ld, el “HER- 
MfINTO,” lo que le curó radicalmente. 

¡Esa curación no me sorprenlde, pues 
ERMETO,” que es absolutamen 
sivo sin ningún inconveniente 
ni peligro posible para los enfermos, 
ha modificado la parte enferma. Es 
un antiséptico, antiespasmódico, un an- 
ticatarral (que quita también la ¡con 
gestión de los tejidos. 

Ha ¡calmado los dolores del enfer- 
mo y ovocado reabsorción (de 
depresión y ular, y la disolución de 
los product nflamatorios. 

Els un medicamentg sin igual. Es 
un ¡agente muy precioso de la Terapéu- 
tica intestinal que hace desaparecer 
las manifestaciones sintomáticas, muy 
frecuentes, muy ltenaces y muy ¡peno- 
sas para los enfermos. 


















Doctor Capelle Paul, de la Facultald 
de París. 


Daspués de que los médicos de to- 
do el mundo han confirmado la efica- 
cia del Femmento ¡puro de Uvas del 

Profesor Jacquemin, muchas groseras 
imitaciones se hicieron en todas ¡par- 
tes. En el interés de los enfermos, 
es indispensable pedir el verdadero 
Fermento puro de Uivas del Profesor 
cacquemin, ide Malzéville, cerca de 
Nancy, y de rehusar ¡todos los fras- 
cos cuya etiqueta uo tenga escrita 
transversalmente la firma: G. Jacque- 
min, 


ve, como lo ¡pro- | 
baban la diminución de peso, las sen- | 


depa de tomar el “HER- | 








LA IRBINA 


DE LAS CERVEZAS EMBOTELLADAS 
ES LA 


PRIMA CENTRAL 


AP NÁ 


ELABORADA POR LA 


Cervecería Central 


S. A. | 
APARTADO 973, 





TELEFONO 1,198, 
eS 


y 


MBEXIGO, D. F. 





No deben descuidarse 
LAS ENFERMEDADES DE LA PIEL, 


s, Sarpullido, 
Panadizos, 
s de la piel, 








DELANGRENIER 





2 contra 
ho, la Tos, el E 
S e YlaBronquitis ¿ss 








e > 
dato peres, ES 











SEÑORAS HER 
EL, APIOL 0: 
D”JORET, HOMOLLE 


Cura las Dolores, Retaraos 
Supresiones de los Menstruos 


Fis SEGUIN,1665,R.St- Honoré, Paris, y todas Farm*s, 
HIERRO 
QUEVENNE 


Aprobado por la ACAD.de MEDICINA de PARIS 
El más actlvo y económico, el único 
Hlerro inalterable en los países cálidos, 


Cura. Anemla, Clorosls, Debilidad. 


ir el Sello de la “Unlon des Fabricante” 


14, Rue des Boaux-Arts, PARIS 


























E e E 


¿POR QUE 


El Jarabe de Higos 


ES EL MEJOR LAXANTE 
PARA USO DE LAS 
FAMILIAS? 


PORQUE 


Es puro. 

Es suave en su acción. 

Es agradable. 

Es eficaz. 

Es barato. 

Es bueno para los niños. 

Es excelente para las señoras. 

Es conveniente para los hombres ocu- 
pados. 

Es perfectamente inocuo en cualquier 
circunstancia. 

Lousan millares de familias en todo el 
mundo. 

Los médicos lo estiman como un la- 
xante valiosísimo. 

Si Ud. lo toma estará tomando el me- 
jor laxante que se conoce en todo el 
mundo. 

Sus ingredientes son todos saludables. 

Su acción es suave sin efectos conse- 
cutivos desagradables. 

Está enteramente desprovisto de sus- 
tancias deletéreas. 

Contiene los principios laxantes de 
ciertas plantas. 

Contiene los principios carminativos 
de otras plantas. 

“antiene líquidos aromáticos de sabor 
agradable y refrescante. 

Todos sus componentes son puros. 

Están sabia y científicamente combi- 
nados. 

Forman una bebida deliciosa. 

Para ohtener sus benéficos efectos dé- 
bese siempre comprar el legítimo 

preparado por la California Figsirup 

Compani, San Francisco, Cal. 

SE VENDE EN TODAS LAS DROGUERIAS Y BOTI- 

CAS. 


ppp oo 


Agentes Generales para la República Mexicana. 


JOSE, Uilem Sucesor. 


Droguería. 


MEXICO. 
eocrororororororores 
OOOO 


>. 
OS 


Po 


E 


E 
$00 ooo 





3 
$ 
$ 
$ 
$ 
$ 
$ 
3 
3 
3 
$ 
3 
3 
3 
$ 
3 
3 
3 
$ 
$ 
3 
$ 
3 
3 
$ 
$ 
3 
3 
3 
3 
3 
3 
3 
$ 
$ 
$ 














































































El Centro Mercantil 


Grandes Almacenes de Novedades 


aparador? Y, ROBERT 460, mexico, o.« 


Gran Departamento de Lencería 


Ofrecemos el más rico surtido en Lencería Tina para Señoras 
Juego de Ropa interior- - TROUSSEAUX PARA NOVIA --Vestiditos para Niños 


-= GCGONFBOCIONES a 























GUANTES Y MITONES SOMBRILLAS Y CINTURONES 
PERFUMERIA 
am Depósito de los acreditados 
Depósito de los afamados E dE Corsés marca 


perfumes de 


“LENTHERIC” 


Los más finos que se fabrican. 


G.P.ála SIRENA 
Reconocidos como los más 
elegantes. 





Gran surtido de Perfumería fina de las mejores marcas 
de Europa: Roger £ Gallet, Pinaud, L. T. 
Piver, Houbigan. 





PELISSES 


Sombre 









SULLHA VI 





-SOMDreros para 
Señoritas U 
Niñas, 


















Formas Canotiers 
Plumas  Capelinas 
Flores Charlottes 
Hebillas Jardineras 7 





IN 
UL Ú 


Calzado Americano y Francés para Señora, Caballero y Niño. 
DAS AT NT TIRAS 





FL MUNDO ILUSIRADO 


Registrado como artículo de segunda clase, en 3 de Noviembre de 1894.—Impreso en papel de las Fábricas de San Rafael. 





Año XIV—Tomo II México, 21 de Julio de 1907 Número 3 





HOMBRES DEL DIA 


a 





M. Falliéres, 


Presidente de la República Francesa. 














































































































Fundador y Propietario, 

LIC. RAFAEL REYES SPINDOLA 
Director, 
LUIS €. URBINA 

Secretario de Redacción, 

JOSE GOMEZ UGARTE 
-- 5 4,50 
1.25 
0.50 


Gerente, 
LUIS REYES SPINDOLA 
Subscripción foránea, por trimestre. 


En la capital, al me: 
Números sueltos. 











Los asuntos de redacción deberán tratarse directa- 
mente con el Secretario. 


No se devuelven originales. 


PERIODICO ILUSTRADO 





EL 


La información gráfica, la enseñanza objeti- 
va por medio de la imagen flel y la exacta re- 
producción de personas, cosas y sucesos, ha to- 
mado un vuelo inmenso con los progresos de la 
fotografía y del grabado. 

Gracias á ellos puede decirse que hay un ob- 
jetivo frente á cada rincón del mundo, que to- 
do personaje ilustre y todo acontecimiento im- 
portante pasa al alcance de ese ojo penetrante, 
escudriñador é indiscreto que todo lo percibe 
y todo lo revela, que todo lo anota ytodo lo di- 
vulga y que es capaz de sorprender las ostenta- 
ciones de la plaza pública como los secretos de 
la alcoba y del gabinete diplomático. 

A la narración pura y simple de antaño, á la 
descripción esencialmente analítica y en con- 
secuencia monótona y fría, la instantánea ha 
substituido la imagen real, viva, sintética. El 
cuadro ha reemplazado al libro y quién sabe si 
“aquello acabará por matar á ésto.” 

“'Motines en Odesa,” “Batalla en Manchu- 
ria,” “Entrada triunfal,” “Baile,” ““Banque- 
te,” rezan los rubros y, debajo, el grabado repro- 
duce el sitio de los sucesos, las actitudes de los 
personajes, las emociones gratas ó dolorosas 
que los animan. En las manos centellean las 
espadas ó sealzan las copas de los festines; ba- 
jo los muslos de los jinetes piafan y se encabri- 
tan los palafrenes; de las bocas abiertas pare- 

se los hurras, los himnos ó los ayes. 
El grupo, nsformado en estatua de sal en 
las misteriosas profundidades del aparato, se 
fija eternamente con su misma distribución y 
sus mismas proporciones, real, verdadero y elo- 
cuente, comosi hubiera él mismo impresiona- 
do nuestras retinas. 

El figurín de modas no es ya una fiición en 
la que es el dibujante el que corta, entalla, 
adorna y embellece, sino la reproducción exac- 
ta de la mujer hermosa y elegante con todo el 
lujo de su indumentaria, con todas las elegan- 
cias de su vestidura, con toda la gracia ó la es- 
plendidez de su atavío. Aquel traje ha sido he- 
cho realmente, se sabe á ciencia cierta que en- 
balla bien, que cae con elegancia, que está 
adornado con gusto y con gracia. 

El personaje ilustre es él mismo, con su ges- 
to, su actitud, su expresión fisionómica, su mi- 
rada de águila ó de zorra, sus rugas y sus Ca- 
nas. Si en tiempo del gran Napoleón se hubie- 
ra conocido la fotografia moderna, no nos hu- 
biera engañado el gran ““tragediante”” con el 
cráneo de fantasía y la mirada de aguila de 
las estatuas y de los retratos cortesanos y lo 
veríamos tal como fué, con las mechas lacias y 
la demacración enfermiza del general Bona- 
parte ó con la ventripotencia y las piernas exi- 
guas del Emperador de los franceses. 

En las ilustraciones de batallas se ven real- 
mente las líneas desplegadas, los reductos for- 
tificados, los cadáveres inertes y los heridos 
arrastrándose y clamando. 

En los desfiles y ceremonias se ostentan los 
recamados uniformes, las carrozas de gala, los 
palios y las custodias con toda su riqueza y to- 
da su suntuosidad, y cuando se trata de críme- 
nes se ve á las víctimas mutiladas, los rincones 
de bosque ó las profundidades de alcoba que 
fueron escenario del drama y los instrumentos 
de suplicio y los retratos de los asesinos. 

Jon estas reproducciones la publicidad ilus- 
trada se ha transfigurado. Contemplamos las 
erupciones volcánicas, los estragos delos terre- 
motos, las explosiones de las minas, las des- 
cargas eléctricas, los efectos de nieve ó de gra- 
nizo dela última tempestad, las casas y las 
arboledas náufragas de la reciente inundación 
ólas devastaciones y las ruinas que causó el 
último huracán. 

Todo lo contemplamos y todo lo miramos á 
través de la placa fotográfica, lo mismo lo eter- 
no como el Himalaya, que lo fugitivo como el 
relámpago. Viajamos por todos los países, nos 
codeamos con todos los hombres, seguimos de 
cerca todos los sucesos, vivimos, además de la 
nuestra, la vida universal, y lo que el telégrafo 














no puede transportar en sus alas lo recoge, lo 
fija y lo elabora la cámara en sus flancos. 

Así es como hojeando nuestro periódico pre- 
senciamos los atentados dinamiteros y las Se- 
siones de la Conferencia de la Paz, asistimos á 
las bodas de los reyes y á las exequias de las 
víctimas del grisou, vemos al rey Alfonso pasear 
en automóvil ó jugar al golf, al príncipe de As- 
burias recibir las aguas bautismales, á Fuentes 
estoquear y á «Guerrita» presidir el Comité de 
aprovechamiento de las aguas del Guadal- 
quivir. 

Nada yanoses extraño. Sabemos cómo se pes- 
ca la ballena en los mares boreales y cómo se 
caza el tigre en los juncales del trópico; como 
se imprime el 7ímes de Londres y como se fabri- 
ca el cañón Krupp. El arte, la industria, la 
ciencia, la vida diaria, todo se da cita en el pe- 
riódico ilustrado, todo nos entra por los ojos 
para llegar hasta el espíritu instruyéndonos, 
educándonos, moralizándonos, ampliando los 
ámbitos y acrecentando las potencias de la vida 
y haciéndonos á la vez más fuertes, más bue- 
nos y más felices. 

Hojear el periódico ilustrado moderno es dar 
la vuelta al mundo y pasar revista 4 la Nabu- 
raleza y ála Humanidad. En las páginas pobla- 
das de imágenes se ostentan la fauna y la flora, 
la actividad de la colmena y la fecundidad del 
nido. La luzse esparce en ellas á torrentes di- 
cipando las sombras, rasgando los velos, reve- 
lando los misterios y descubriendolos secretos; 
y la luminosa antorcha lanza sus dardos de luz 
hasta el fondo de todos los antros y las profun- 
didades de todas las simas. 

Y esa prodigalidad de la imagen acumulada 
en los archivos humanos, hará cada día más 
verdadero el principio de Taine de que la His- 
toria y el hombre se estudian mejor que en las 
bibliotecas, en las colecciones de estampas. 


Dr. M. FLORES. 


$e 
Sonetos de “Vida y Muerte,” 








OBACION. 
En mi angustia callada y escondida, 
sé tú como enfermera bondadosa 
cuya mano ideal viene y se posa, 
llena de suave bálsamo, en la herida. 
Ríe en mi tedio—sepulcral guarida— 
como un rayo de sol en una fosa, 
perfuma, como un pétalo de rosa, 
el fango y la impureza de mi vida. 
Del corazón en el silencio, canta, 
entre las sombras de mi sér, fulgura, 
mi fatigado espíritu levanta, 
enciende la razón en mi locura; 
¡Tengo hambre y sed de Bien! Dame una santa 
limosna de piedad y de ternura....... 
INTERIOR 
mE 


El sol baña el tapiz que sobre el muro 
extiende su tupida felpa roja 
en la que fulge el hierro de una hoja 
y brilla el pomo de una espada. 
El duro 
gesto del mascarón feroz y obscuro, 
en el solar reflejo se sonroja, 
y cerca dél, en carmesí se moja 
un torso escultural de mármol puro. 


Del piano en la caja, reverbera 
una ánfora con fiores; braciabierto, 
un sillón amorosamente espera; 
por el amplio balcón se asoma el huerto. 
Y es un atardecer de primavera, 
íntimo, melancólico y desierto...... 


INTERIOR. 
JUL 
Una visión de amor pasa y enciende 
mi espíritu.—(Estoy solo; en la penumbra 
del triste cuarto que, en silencio, alumbra 
la luz crepuscular.)—El sol desciende. 


Una sensual fragancia se desprende 
del sombrío rincón en que relumbra 
—áureo cristal—el búcaro.... Y se encumbra 
mi alma, aliabierta, cual travieso duende; 
rompe el obscuro techo de la casa, 
vuela á buscar mi juventud perdida 


y en un deseo de placer se abrasa. 
Surge, ante mí, tu desnudez vencida 
y una visión de amor se enciende y pasa 
por la serena sombra de mi vida. 
Mayo de 1907. 
Luis G. URBINA. 


El Vivaó de D. Benito 


Acababa de ser jurada la Constitución de 57, en 
la entonces patriarcal ciudad de Antequera. Los par- 
tidos políticos de entonces traían á maltraer á los 
asendereados habitantes del lugar, donde, como en 
toda la República, se desmechaban tirios y troyanos 
con encarnizamiento, hasta el grado y punto de 
contagiar en sus polémicas y denuestos á la cara 
mitad del género humano. Terrible era la situación. 
Las cruzadas se colocaban en el pecho la emblemá- 
tica insignia del Calvario, para significar su afecto 
y adhesión á Labastida, Haro y Tamariz y demás 
agitadores de Puebla; las puras usaban moño rojo y 
zapatilla del propio color, y entrambas se dirigían 
motes á granel por la cosa más infeliz, y en los su- 
premos conflictos poníanse como no digan due- 
ñas. 

Los hombres se levantaban la falda del sombrero 
á guisa de resplandor ó se la calaban hasta las na- 
rices, según el bando rojo ó reaccionario en que mi- 
litaban. Aquello era imponente. Jamás se había 
visto división más encarnizada de la sociedad ni 
tamañas injurias de unos y de otros. En la calle, en 
la iglesia, en el paseo, los dimes y diretes, las pu- 
yas, los encarnizamientos...... 

Eso, no obstante, cuentan las crónicas de aque- 
llos ya idos tiempos que la jura de la Constitución 
estableció una tregua en los partidos, gracias al ele- 
mento femenino. Los conservadores trinaban contra 
aquel Código del 5 de Febrero, y habían apurado el 
tósigo hasta las heces con el campaneo, afluir de 
gente, dianas y demás del solemne espectáculo, el 
22 de marzo, cuando en soberbio tablado, de mala 
ó de buena gana subían todos diciendo: ¡Sí juro! 
De la casa del Obispo á la del Abogado X, á la del 
hacendado Z, á la del militar N., iban y venían los 
conservadores, cariacontecidos y apesadumbrados 
disponiendo el motín, la conjuración 6 asonada, en 
tre mil planes diabólicos y temerarios que les acon- 
sejaba el despecho político. 

Pero, decíamos que la fiesta de la jura fué una 
tregua, gracias al elemento femenino, y es verdad. 
Entre los festejos del día se dispuso rumbosa sere. 
nata... .jy una serenata entonces!, si ustedes su- 
pieran lo que valía eso! 

De figurárselo es al saber la vida patriarcal que 
llevaban nuestros abuelos. En todas partes se to- 
maba, á las ocho de la noche en punto, el oloroso 
maracaibo al amor de la familia; contábanse cuentos 
de la primera edad; discurríase de la vida de los 
santos, de las penas, de la motlaxthua nocturna. y 
á la hora de la queda, cuando el sereno anunciaba 
las diez, todo bicho viviente tomaba soleta, temero- 
so de ser atrevido en prolongarla velada con sus 
amables contertulios. Pero se trataba de una sere- 
nata ó retreta, como decían entonces, y á pesar de 
ser cosa delos puros, de celebrarse el enorme peca- 
do de los protervos, ellas iban....¡y todos saben lo 
que son ellas! 

Y la serenata se verificó con esplendidez. He leí- 
do crónicas de entonces, y me quedo admirado. En 
la Alameda, embellecida con centenares de farolillos 
venecianos, bajo las verdes frondas embalsamadas 
por el ambiente puro y fresco, se dieron cita (para 
hablar en estilo consagrado) “las pollas salerosas y 
merecedoras de entonces. Aquello fué el acabóse. 
Los estudiantes hicieron un defile inusitado por las 
calles, llevando farolas con los nombres de los hé- 
roes de la revolución de Ayutla; el pueblo gri- 
taba enardecido y la Alameda era un encanto con 
tanta belleza deslumbradora. Los conservadores 
perdían terreno, pues á pesar de sus trabajos, la 
fiesta resultaba inmejorable. Por eso aquella noche 
conspiraron. 








e 

De la Alameda se desprendieron dosindividuos y 
embozándose en sus amplias capas españolas cruza 
ron aprisa la desmantelada plaza de armas, donde 
Fiallo colocó enorme fuente de mármol, y se per- 
dieron en las callejuelas obscuras y mal empedra- 
das de la parte sur de la ciudad. Cuenta la leyenda 
que después de muchas precauciones, se detuvieron 
en la casa de temido conservador, dieron tres alda- 
bonazos y penetraron. La reacción trabajaba allí por 
su causa, sin considerarla vencida. Ese día habían 
renunciado sus puestos varios empleados, entre otros 
un Ministro y un catedrático. Al Diocesano se le 
tuvo que dirigir nota enérgica para que cantara el 
Te Deum de estilo. Preciso era acudirá las armas. Y 
acudían. Fuertes con el dinero y la influencia entre 
las masas incultas, no desmayaban. Tenían jefes 
comprometidos de la guardia nacional y partidarios 
acérrimos en la Mixteca y en el Valle, sobre todo en 
Miahuatlán Alli—según rumores—el Prefecto con- 
taba con gran cantidad de armas para aprovisionar 
á los departamentos limítrofes y sostenerse él mis- 
mo. He aquí el plan: Sorprender al Prefecto, qui- 
tándole el parque, hacer porque la guardia nacional 
se pronunciara en Santo Domingo la misma noche 
y á la misma hora aprehender á Don Benito des- 
conociendo al gobierno general. je 

De todo eso se habló en la reunión del 22 según 
reza la leyenda. Los oficiales y tropa de Santo Do- 
mingo estaban comprados. Las tropas leales al go- 
bierno, guarnecían Tehuantepec y otros puntos, y 
polera auxiliarlo. : 

quella noche se previno todo, se mandó ent: 

resuelta á Miahuatlán, y se distribuyeron los Pao 

































































































El golpe se daría al primer aviso. Quizás pasarían 
dos ó tres semanas, pero era seguro. 

Por desgracia la trama no estaba mal urdida, y el 
Gobierno no contaba esos días con sus mejores je- 
fes, como Salinas, Velasco y otros, y el batallón 
único de Santo Domingo estaba próximo á ven- 
derse. 

Y así comolos reaccionarios se reunían á las al- 
tas horas, así los puros iban noche á noche, dizque 
á jugar la malilla ó el tute, á casa de alguno de sus 
correligionarios, y con sus espías estaban en sospe- 
chas de lo que se tramaba. Juárez no daba, sinem- 
bargo, importancia á los trabajos de los conspira- 
dores de la capital, y así fué como estos pudieron 
concertar el complot la noche del 22. Veamos sus 
resultados. 

















* 
e 

Pasaron varios días, y otra noche, cuando Don 
Benito iba á entregarse al descanso, recibió un co- 
rreo importantísimo de Miahuatlán. El mensajero 
venía hecho pedazos. Tuvo que hacer grandes ro- 
deos y perder horas enteras entre las breñas para 
traer la infausta nueva: en la madrugada habían 
asaltado á Miahuatlán los reaccionarios, atacado el 
cuartel, causado el desorden en la pacífica Villa, ... 
No sabía más. El salió en la trifulca, cuando todos 
huían, gritaban. Los liberales del punto demanda- 
ban auxilivs y—lo que era peor—tenían pruebas de 
que el movimiento no se limitaría á Miahuatlán, si- 
no que la tropa de Santo Domingo, esa misma no- 
che daría el golpe. Le avisaban para que en el acto 
tomara providencias. 

Juárez leyó con atención la carta del correo, medi- 
tó largo rato y tomó su sombrero y su caña de puño 
de oro con borlas.—Ven,—le dijo al mozo, y fué con 
él al palacio del Gobierno. De su puño y letra escri- 
bió a Don Bruno Almaraz, que era el Prefecto de 
Miahuatlán, de su bolsillo dió al enviado cinco pe- 
sos y le ordenó que regresara á la villa inmediata- 
mente. En su despacho revolvió papeles, escribió no 
sé qué, y paso á paso, sólo por los corredores del 
edificio, —con el ceño fruncido y el continente repo- 
sado—atravezó como una sombra...... 























* 
**e 


En Santo Domingo nadie dormía. Los jefes y ofi- 
ciales que allí estaban, tenían el insomnio del delito. 
Era verdad. Hasta ellos había cundido la rebelión. 
Mal aconsejados contra el Código jurado, se com- 
prometieron en el complot y esperaban el aviso su- 
premo. Cuando la fuerza triunfadora de Miahuatlán 
llegara á las goteras de la ciudad, un enviado les 
daría el santo y seña,/“religión y fueros;”” entonces, 
gritarían mueras á la Constitución, haciéndose due- 





EL MUNDO ILUSTRADO 


ños de la plaza y derrocan- 
do al Gobierno. 

Todo era movimiento en 
el cuartel. Los soldados 
corrían á los marheros, 
cargaban sus armas y 
arreglaban la impedimen- 
ta. Creían exactas las no- 
ticias recibidas. Los parti- 
dos de entonces no se to- 
maban la molestia decom- 
probar el triunfo, Ó por 
mejor comprobado que es- 
tuviese, el caso es que por 
una misma acción repica- 
ban los dos bandos, hacían 
festejos y demás, hasta 
que la plena verdad era 
posible. Aquella noche na- 
die dudaba, pues, del gol- 
pe dado en Miahuatlán, y 
los oficiales de la fuerza, 
contando con la adhesión 
de ésta, por indiferente ó 
engañada, cambiarían de 
casaca con relativa facili- 
dad. 

El soldado del garitón 
escudriñaba en la profun- 
da obscuridad de la desier- 
ta plazuela. Sólo un farol 
alimentado con aceite, lan- 
zaba su parpadeo somno- 
liento y triste. El viento 
fuerte hacía crujir los vie- 
jos retablos de la iglesia y 
los murciélagos revolotea- 
ban en las vóbedas altas 
y Cuajadas de oro, en los 
bajo-relieves toscos del co- 
ro churrigueresco y sin- 
gular. La maciza puerta 
del cuartel estaba á piedra 
y lodo, y sólo de vez en 
cuando oíase el chasquido 
de un sable que tropezaba 
0 el rastrear de los acica- 
tes de un soldado. Espera- 
ban al mensajero que no 
tardaría. El cuidado del 
cuerpo de guardia era ex- 
tremo: Dieron las doce. 
El viejo reloj de la Cate- 
dral, — obsequio de los 
Borbones á la nueva An- 
tequera—sonó con el timbre alto y lleno, conocidí- 
simo, de su campana grande, rechoncha y pesada 
que llamaban “Santa María.” El viento arreciaba, 
el farolillo de la esquina seguía parpadeando como 
un agonizante, cuando un bulto negro atravezó la 
plazuela con rapidez y se acercó á la puerta. 

—¿Quién vive?—pregunta el centinela sin obtener 
respuesta....¿quién vive?—dijo otra vez preparan- 
do el arma....¡Cabo cuarto! Chirriaron los goznes 
y la pesada puerta se abrió dando paso al hombre 
que en lugar de “religión y fueros, dijo otro santo y 
seña: “libertad y reforma.?” El cabo,—que con el 
fusil á la cara iba á hacer fuego, —distinguió á la dé- 
bil luz del farolillo de la prevención las facciones se- 
veras de Don Benito, y gritó tembloroso: ¡Guardia! 
El Gobernador y Comandante Militar del Estado! 

Confusión, ruídos, carreras, todo un desorden se 
notó á este grito. —¡El Comandante de Guardia! — 
dijo á su vez Juárez, sin un temblor, sin una con= 
tracción en el rostro, golpeando su bastón borlado 
en las disparejas baldosas del cuartel. 

—Que nadie se mueva, Sr. Comandante, que to- 
dos permanezcan en sus puestos y sobre las armas. 
Déme Ud. una silla y cumpla con su deber.—Así 
dijo, y se sentó en la prevención estrecha, junto á 
débil mesa de ocote, donde un farol de mano le 
alumbraba de lleno el rostro, el rostro griego de va- 
rón sabio y justo....! 

Y aquel valor se impuso. La vergiienza se abrió 
paso en las filas, y el amor al deber y á la patria hi- 
cieron lo demás. 

Don Benito dejó caer la cabeza entre las manos y 
meditó largo, larguísimo tiempo. Inerme, sólo, con 
su frac severo y su capa española, parecía una esta- 
tua, una estatua arrancada á un viejo capitel co- 
rintio. 

Me dicen los viejos que él contó alguna vez aque- 
llo. Creyó llegada su última hora, pero no perdida 
la causa si por ella se sacrificaba. También él creía 
perdido Miahuatlán. También él esperaba las terri- 
bles noticias. Y tenía poca fe en la ayuda inmediata, 
y no contaba sino con civiles, pues su vieja guardia 
estaba lejos....¡Ah! Yo no sé si tales fueron sus 
pensamientos. Sigo la leyenda, la leyenda que entre 
brumas, sueños y velos, es la poesía de la Historia. 
La leyenda me lo afirma. Penetra á mi entendimien- 
to y me dice: 


—Aquél hombre creyó morir y nodudó... Por su 
vista pasaron cuadros de infinita ternura y de amor 
supremo....Se veía niño en la easa de Salanueva, 
tropezando con el jarro de atole y causándose una 
herida, cuya cicatriz le ennoblecía el rostro... veía- 
se niño sin abrigo y sin calzado, llevando á cuestas 
el estandarte de San Francisco para ir al rezo con 
su protector...... Después las aulas, el estudio, el 
triunfo....de nada, todo; del último, el primero... 














y su hogar, y sus hijos y su pueblo... .más tarde el 
destierro amargo, las vejaciones, el abandono. Y 
cuando parece todo concluído, cuando las nuevas 
ideas se condensan en un pacto supremo, la rebelión, 
el horror de la guerra, el azote incapaz. ......Por eso 
intenta lo decisivo: ó se impone á aquellos engaña- 
dos ó perece en su puesto. Si Oaxaca cae, sufrirá al 
igual de Puebla los horrores de un sitio penoso co- 
mo el que Comonfort ha sostenido. Quizás caerá el 
istmo, se perderá todo el Sur y Oriente de la Repú- 
blica. No; por eso está allí. Sabrá imponerse con su 
pULEciDIbiaS augusta, que es la impasibilidad de la 
ey. 

Y así transcurren lentas, crueles, inacabables las 
horas de aquella noche única, en la que está á punto 
de ser sacrificado el hombre inmenso que necesitaba 
la Patria. Y pensando en el peligro propio y en la 
suprema ignominia, no se atrevieron los soldados á 
cometer el sacrilegio enorme! 

La aurora comenzó á teñir de granate el amplísi- 
mo horizonte, y al fin lució la mañana clara, her- 
mosa, triunfadora. Don Benito ordenó que perma- 
necieran acuarteladas las fuerzas, y dejó el sitio 
cuando los clarines del batallón lanzaron sus ale- 
gres notas tocando diana.... 


e 
**e 


Ya las gentes iban y venían por las calles cuando 
Juárez descendía las escaleras de Palacio con la 
sonrisa en los labios. El conflicto había pasado me-* 
jor de lo que nunca pensó. Don Bruno Almaráz, que 
debió ser sorprendido, sorprendió á los pronuncia- 
dos con la estrategia de un general. Supo lo del pro- 
nunciamiento; desde luego procedió á sacar con to- 
do sigilo las armas del cuartel; dejó un piquete in- 
significante allí; armó con presteza á toda la gente 
disponible, situándola convenientemente. Cuando 
los conservadores cayeron sobre el cuerpo de guar- 
día, fueron tiroteados por todas partes. Tomaron el 
cuartel......pero vacío, y huyeron dejando muertos, 
caballos y fusiles. 

_Don Benito bajaba las escaleras del Palacio del 
Gobierno, cuando en todas partes repicaban, y la 
bandera ascendía, y el sol espléndido de aquella 
mañana de marzo mandaba sus rayos.de oro sobre 
la ciudad. 

Cuando Juárez cruzó por la desmantelada plaza 
de Armas, un trasnochador artesano entonaba la si- 
guiente copla de cierta letrilla en boga: 





Se dice que está en la Habana 
el católico Santa Ana, 
y que si surcan las olas 
las legiones españolas, 
ha de hacer un desatino 
el moderno Constantino, 
poniéndonos en tutela: 
—esa sí que ya no cuela.— 


Y cuenta la leyenda que D. Benito sonrió al ar- 
tesano y dijo en alta voz: 

“Ah, mi pueblo, mi valiente pueblo!” Y fuése 
alegre, sonriente, nimbado con los rayos de oro pu- 
ro de aquella mañana primaveral! 


ADALBERTO CARRIEDO. 

















































































































EL MUNDO ILUSTRADO 





























El Sr. Encargado de Negocios de Francia, la Junta del 14 de Julio y los comisionados del Comité Liberal.—Grupo de concurrentes 


á la Kiurmesse del día 14. 


LAS FIESTAS FRANCESAS 


Con una animada kermesse que se efectuó en el Parque Luna, con- 
cluyó el domingo último la serie de brillantes festejos con que la Colo- 
nia francesa acordó solemnizar entre nosotros el gloricso aniversario de 


la toma de la Bastilla. 


La Junta Organizadora invitó para que concurrieran al Parque, al 
señor Chivot, Encargado de Negocios de Francia, y en obsequio de aque- 
lla invitación el distinguido diplomático visitó por la mañana aquel sitio 
de recreo permaneciendo en él hasta después de medio día. Los distintos 


pabellones se encontraban vistosamente ador- 
nados con flores y banderas, siendo de notar 
el buen orden que reinó en todos ellos durante 
el día, no obstante que la concurrencia fué, par- 
ticularmente por la tarde. moy numerosa 

Cuatro buenas bandas amenizaron la agrada- 
ble fiesta, que se prolongó hasta la media no- 
che en medio del mayor entusiasmo. 

e 

La mañana del mismo domingo, el señor 
Chivot, ofreció en su residencia de la calle de 
Versalles, una magnífica recepción á la cual 
fueron invitados los miembros de la Junta y 
algunos otros caballeros prominentes de la Co- 


En esta recepción pronunció un entusiasta discurso el señor Brun, 
diciendo, entre .otras cosas, que el 14 de Julio debía considerarse como 
una fiesta universal, puesto que el hecho que se conmemora había influi- 


do en el avance de las ideas liberales y en la libertad de todos los pue- 





Grupo de vendedoras en la Kermesse. 


blos. Tuvo para nuestro país frases en extremo galantes, y al traerá 
aquella reunión el recuerdo de la patria lejana, vitoreó con vehemencia 
á la República de Thiers y de Carnot y á su actual Presidente Fallieres. 

Contestó á este discurso el señor Chivot, haciéndolo en términos muy 


elocuentes. Elogió la labor constante y honra- 
da de sus compatriotas que han sabido «hacer- 
se amar en este hermoso país» y terminó con 
estas palabras: «puesto que ya conocéis el ca- 
mino de la Legación, venid frecuentemente á 
ella; podéis estar seguros de encontrar un ami- 
go siempre deseoso de serviros en la débil me- 
dida de los medios de que dispongo.» 

Como en años anteriores, una Comisión del 
Comité Liberal de la (República, que presidía 
el Sr. Lic, D. Juan Dublán, estuvo en las mis- 
mas oficinas de la Legación con el objeto de fe- 
licitar porel aniversario que se solemnizaba al 
señor Encargado de Negocios. Entre el referi- 
do Sr. Lic. Dublán y el señor Chivot, se cam- 











lonia. 


biaron expresivos discursos. 





Uno de los sitios predilectos de mis 
peregrinaciones en Madrid, es el Con- 
vento de las Trinitarias, donde, por su 
última voluntad, fué inhumado Cer- 
vantes. 

El convento de las Trinitarias ocupa 





Fachada del Convento de las Trini: 
tarias. 


casi una manzana, entre las calles de 
las Huertas, de San Agustín y de Lope 
de Vega, dando hacia esta última su 
fachada, en la medianía de la cual hay 
un gran relieve con el busto de Cervan- 
tes y esta inscripción: 

“A Miguel de Cervantes Saavedra, 
“que por su última voluntad yace en 
“este Convento de la Orden Trinita- 
“ria á la cual debió principalmente su 
“rescate. 

“La Academia Española.” 

“Cervantes nació en MDX 
y falleció en MDCXVI.” 

Paralela á la calle de Lope de Vega 
está la de Cervantes. En ella, sobre un 





«XXVII 





LOS RINCONES HISTORICOS DE MADRID 





DONDE ESTA ENTERRADO CERVANTES. 


mezquino portal se lee, al pie de otro 
relieve, la conocida inscripción: 

“Aquí vivió y murió Miguel de Cer 
vantes Saavedra, cuyo ingenio admira 
el mundo. Falleció en MDCXVI.” 

Cervantes y Lope vivían á un paso; 
pero mientras Lope disfrutaba de todos 
los honores y del valimiento de los 








Casa en que vivió y murió Cervantes 


grandes, Cervantes estaba desposado 
con la pobreza y la melancolía 

No he encontrado fotografías de es- 
tos rincones á donde tiene que ir devo- 
tamente en romería todo espíritu culto 
y pensativo; y he tenido que fotogra- 
fiarlos yo mismo con mi kodak. 

La calle de Cervantes está de tal 
suerte orientada que jamás baña el sol 
de plano la fachada de la casa histórica 








[reedificada por cierto desde hace más 
de 70 años.] Esto explica lo deficiente 
de la fotografía respectiva. [Esto y mi 
impericia, es claro.] 

Las Trinitarias es convento de clausu- 
ra mayor. La joven que en él entra no 
sale ni muerta. Duerme su apacible 
sueño, “mientras llega la resurrección,” 
á la sombra de algún ciprés del huerto. 

Dicho está con esto que fuera del 
capellán y de tal ó cual dignatario 
eclesiástico, ningún hombre, queno sea 
obrero, pisa jamás las baldosas de 
aquellos claustros. Pero la capilla sí 
está abierta en ciertos días, especial- 
mente en los de mayo, por la mañana y 
por la tarde, con motivo de las piado- 
sas practicas propias del mes de Ma- 
ría, y yo he permanecido en ella algún 
tiempo, contemplando sus retablos do- 








El busto de Cervantes y la inscripción, 





rados y sus hermosas tallas de ma- 
dera. 

Sobre el arco de la entrada está el 
coro, cubierto por una gran reja, detrás 
de la cual surgen las voces cristalinas 
ó gangosas de las monjas, cuando can- 
tan la letanía, y se adivinan siluetas, 
en cuyo pecho se abre la cruz azul y 
roja de las religiosas de la orden. 

A la izquierda del Altar Mayor, en 
parte muy visible del muro, se lee: 

“En este monasterio yacen Miguel 
““de Cervantes Saavedra, Doña Cata- 
“lina de Salazar, su espoca, y Sor 
“Merced de San Felix, hija de Lope de 
“Vega.” 

Nadie ha dudado, pues, nunca de que 
allí duerme el autor del Quijote su últi- 
mo sueño. 

¿Pero en qué sitio? 

Se ignora, como se ignora donde re- 
posan Lope de Vega, Tirso de Moli- 
na, Moreto, Góngora, nuestro Ruiz de 
Alarcón, Montalván, Velázquez, Muri- 
llo, Coello, Alonso Cann, etc., etc. 

Duermen todos en la divina igualdad 
de la tierra madre, en el apacible ano- 
nimato de la común ceniza humana! 

“Siempre, dice Don Manuel S 
“nero Romanos en su libro intitula- 
“do «Las sepulturas de los hombres 
“ilustres en los cementerios de Madrid.» 
“Siempre fué España perezosa y olvi- 
““dadiza con sus hijos esclarecidos, cu- 
“yo recuerdo no alcanzó, hasta media- 
““dos del siglo, una estatua óun monu- 
““mento que perpetuase sus nombres. 
“La gratitud nacional, tan avara de 
““mármoles y bronces, no ha tenido si- 
“quiera la solicitud de conservar sus 
“cenizas.” 








* 
e 


La verdad es que en el caso de Cer- 
SS no se trata de ingratitud nacio- 
nal. 

La razón del olvido absoluto del lu- 
gar en que duerme su sueño definitivo, 
la sabe mejor una portera que los sa= 
bios. Esta” portera es la del inmueble 
de las Trinitarias. 





Cierto domingo estuvimos los dos 
charlando á más y mejor. 

—Toa la Academia ha venío aquí, me 
dijo, y se han hecho trabajos suterrá- 
neos, pero el Cervantes NO parece. 

—¿Y cómo no se les ocurrió á quie- 
nes lo enterraron grabar siquiera un 
nombre sobre su fosa?......le pre- 
gunto. 

—Porque era pobre, señorito, y en- 
tonces no valía na. Lo enterrarían aquí 
de pura misericordia. Bueno estaba él 
para exigir lápidas. 





e 

Los que hayais leído el docto y sa- 
brosísimo libro del malogrado Navarro 
Ledesma, “El Ingenioso Hidalgo Don 
Miguel de Cervantes Saavedra,” re- 
cordaréis, sin duda, aquel magistral y 
postrero capítulo que se intitula: 

“Cómo murió Cervantes” 

Los que desconozcáis la obra, leed 
conmigo los siguientes párrafos. 








* 
ee 

Aquellos de vosotros que hayan leído 
la dedicatoria del Persiles, al conde de 
Lemos, recordarán, sin duda, las ex- 
presivas palabras en que, por decirlo 
así, Cervantes describe su propia ago- 
nía. 

Cuatro días antes de morir, en efec- 
to, trazaba en la dicha dedicatoria las 
siguientes líneas: 

** Aquellas coplas antiguas que fue- 
““ron en su tiempo celebradas, que co- 
““mienzan “Puesto ya el pieen el estri- 
“bo,” quisiera yo no Vinieran tan á 
“pelo en esta mi espístola, porque casi 
“con las mismas palabras la puedo co- 
**menzar, diciendo: 

“Puesto ya el pie en el estribo, ton 
“las ansias de la muerte, gran señor, 
“ésta te escribo.” 

“Ayer me dieron la Extremaunción 
“y hoy escribo ésta: el tiempo es bre- 
“ve, las ansias crecen, las esperanza 
““menguan, y con todo esto llevo la v 
**da sobre el deseo que tengo de vivir, 
y quisiera yo ponerle coto hasta be- 
r los pies á vuestra Excelencia, que 
podría ser fuese tanto el contento de 
“ver á vuestra Excelencia bueno en 
“España, que me volviese á dar la vi- 
“da: pero si está decretado que la ha- 

ya de perder, cúmplase la voluntad de 





















EL MUNDO ILUSTRADO 


“los cielos, y por lo menos sepa vues- 
“tra Excelencia este mi deseo y sepa 
“que tuvo en mí un tan aficio: 1 
*“*do de servirle, que quiso p: 
“más allá de la muerte, mostrando su 
“intención.” 

Está fechada esta carta: 

“De Madrid, á diez y nueve de abril 
““de mil y seiscientos y diez años.” 

“Los cuatro postreros días de su 
““existencia—dice Navarro Ledesma en 
“Su libro magistral intitulado «El Inge- 
““nioso Hidalgo Miguel de Cervantes 
































La portería de los Trinitarios donde ha- 
blé con la portera verbosa y gorda. 


“Saavedra»>— hasta el veintitrés de 
“abril, en que murió, debieron ser an- 
“gustiosísimos. La disnea y el ester- 
“tor, propios de los enfermos cardiacos, 
“oprimían aquel anciano pecho. 1 ed 
“de agua, ¡terrible congoja! se tro- 
“caba en sed de aire, que los pulmones 
anhelosos consumían, y en sed de 
angre, la cual corría furiosa, desbo- 
ada por las venas, marcando ciento 
veinte, ciento cuarenta, ciento sesen- 
“ta pulsaciones por minuto, sin que la 
“fiebre se presentase. Los nervios va- 
““Somotores se agitaban convulsos, en 


























“tensión insoportable. Tras esto vino 
“un estado comático, algo como un so- 
“por silencioso, cortado solamente por 
“el trabajoso ruido pulmonar, seme- 
“ante al roce de una escoba sobre los 
“ladrillos. Miguel cerró los ojos. No 
“veía, no entendía ya las cosas exte- 
“riores, pero aún lo suyo interior, su 
“alma, luchaba, quería balbucir algo, 
““esa última palabra que se nos queda 
“por decir siempre cuando nos despe- 
“dimos de alguien y que era quizás la 
“única justa y conveniente. 

- “Elpobre moribundo estaba sentado 
““en el lecho, apoyado el busto en cua- 
“tro ó cinco almohadas y cabezales. Su 
“ancha frente, que fué siempre un fs- 
“pejo para la luz, se amortecía, se tro- 
“Caba mate: su aguileña nariz pálida, 
se encorvaba, prensil, buscando la 
“boca: los marciales bigotes caían des- 
““mayados en la suprema dejación de 
“toda lucha.” 

“Un último estremecimiento, un 
“pneuma”? ó soplo misterioso que salía 
por la boca y narices, una inclinación 
suave, lenta de la cabeza sobre el pe- 
cho, fueron las postrimeras señales. El 
Ingenioso Hidalgo estaba muerto. 








Pe 

Y para concluír, esta otra magistral 
página del mismo libro, en la que se 
refiere el entiereo: 

““Al pie de la cama sollozaban doña 
Constanza de Figueroa, doña Isabel de 
Saavedra, doña Catalina de Salazar y 
rezaba el buen clérigo don Francisco 
Martínez Marcilla. Pronto el vecindario 
curioso corrió la noticia. Mucha gente 
entró á ver el cadáver. Del mentidero 
de representantes no dejó de acudir to- 
da la comiquería á ver muerto. al escri- 
tor alegre y al regocijo de las musas. 

El vecino de enfrente, Lope de Ve- 
ga, entró también, miró el cadáver, re- 
z6 un rato, marchóse ásus negocios, 
moviendo pensativo la cabeza.” 
Luego vinieron los hermanos ter- 
ciarios de San Francisco, amortajaron 
con el hábito de la Venerable Orden 
Trinitaria el cadáver de su hermano en 
religión, le pusieron en la Como 
el trayecto del entierro había de ser tan 
corto, pues pocos pasos hay desde la 
casa de Cervantes al convento de las 
Trinitarias, bastó que se arremolinaran 
la vecindad y los cómicos del mentide- 

















ro para que la angosta calle pareciese 
llena. Los hermanos terciarios de San 
Francisco tomaron en hombros la caja. 
El cadáver llevaba el rostro descubier- 
to, como las reglas de la V. O. E. pre- 
vienen.” 

“Detrás de la caja marchaban algu- 
“nos personajes ricos, grandes de Es- 
“Daña y títulos del Reino, 4 quienes 
“agradaba asistir á entierros humildes y 
“demostrar así públicamente su acendra- 
“da piedad. En medio de ellos, entre 
““marqueses y condes, tal vez acompa- 
“Gando á su nuevo protector el duque 
“de Sessa, el clérigo Lope de Vega 
“Carpio mostraba sus pulcros hábitos 
“sacerdotales, su cruz de San Juan en 
“el pecho. El entierro en el convento 
“de las Trinitarias, fué pobre y nada 
*“ceremonioso. Dos modestos poetas, 
“de quienes casi nada se sabe, sino que 
“admiraban al muerto, siguieron la 
“fúnebre comitiva: se llamaban Luis 
“Erancisco Calderón y D. Francisco de 
“Urbina, este pariente ó deudo del se- 
“cretario Juan.” 

“La tierra cubrió el cuerpo del Inge- 
“nioso Hidalgo. Rojos ladrillos taparon 
“la fosa. No se colocó en ella lápida ni 
“inscripción, nisiquiera un humilde 
“azulejo. No sabemos dónde está lo 
““que del cuerpo de Cervantes queda, 
“si queda algo.” 








pa 

Véis, por tanto, que la humilde, gor- 
da y verbosa portera de las Trinitarias 
coincide con Navarro Ledesma... . Sólo 
que ella no sabe á punto fijo cuándo 
enterraron á Cervantes, y al oír, inci- 
dentalmente de mis labios, que pronto 
hará tres siglos de ello, exclama sor- 
prendida: 

—Tanto así, señorito. 
lo andan buscando! 

Yo me 2lejo con una sonrisa, y á po- 
co, enla capilla de aureos retablos, 
donde un cura viejo y balbuciente guía 
el rosario, vuelvo á oír la voz gangosa 
ó cristalina de las monjas, que cantan 
la letanía detrás de la espesa reja del 
coro. 

Ese plañido fervoroso que acompaña 
un viejo armonio, es el único que arru- 
lla el sueño del genio, casi mendigo, á 
quien cupo en suerte escribir la novela 
más bella de todas las literaturas. 


AMADO NERVO. 


..y entoavia 



































— A 

















La Yegua “Honda.” 


LA ULTIMA FIESTA HIPICA. 


Un grupo de entusiastas sportman, entre los cuales se cuentan los 


Sres. Alejandro de la Are 
Amor, Jos 








Gustavo A. Salas, Joaquín y 
ó Ignacio Limantour y Carlos Rincón Gallardo, organizó para 


Alejandro 





el día 13 del actual por la tarde una brillante flest a hípica que tuvo efec- 
to en el hipódromo de Peralvillo con asistencia de numerosas familias de 


la buena sociedad. 


La fiesta á que nos referimos se distingu1ó particularmente porque 
en ella jugaron los mejores caballos que existen en México y que en otras 


ocasiones han resultado vencedores ) Y 0 
metros, en pista curva, fué ganada por el “Baby” y el “Danton 





La mera carrera, á seiscientos 








Sres. E. Revilla y M. Domínguez respectivamente y que recorrieron la 
distancia referida en cuarenta y ocho segundos. La segunda carrera fué 
á mil metros, permitiéndose únicamente la entrada de caballos y yeguas 


de pura sangre. 


tour, fué la que llegó primero á la meta, siguiéndole el “First Attempt, 


del Sr. E. Welton. 
La consurrencia, que 


La “Haphra,” que corría el joven José Ignacio Liman- 





había presenciado con verdadero interés esta 


carrera por tratarse de jockeys muy hábiles y de animales reconocidos 
como de priraera fuerza, estaba ansiosa de que el match anunciado en el 
programa, como tercer número, diera principio, y cuando los jueces hicie- 





a 





Sr. J. Buenrostro. 





Salida en la 24. carrera, 


ron la señal de partida, 
todas las miradas se vol- 
vieron á la pista: la ye- 
gua'“Honda,” del Señor 
Illanes Blanco y “Le 
Poussin,” del Sr. Don 
Joaquín Amor, iban á 
disputarse el triunfo, 
corriendo á dos mil me- 
tros. “Le Poussin” fué 
Fe | cabalgado por su mis- 
| mo dueño, que es uno de 
los más notables corre- 
£ dores que hay actual- 
4 mente en México y que 
j se ha distinguido ya en 
los hipódromos de Lon- 
dres y Longchamps, en 
competencia con joc- 
keys de los más afama- 
2 dos. La “Honda” iba 
montada por un corre- 

dor igualmente hábil. 























EL MUNDO ILUSTRADO 








La Asociación de Ingenieros Civ 





iles Norteamericanos. —Uisita 4 la Obra del Desagúe del Valle. 
































































““Le Poussin” tomó desde un principio la de- 
lantera, pero, ála mitad de la distancia que 
debía recorrer, la “Honda” le aventajó deján- 
dolo atrás hasta el final. Entre los propietarios 
de los caballos se había cruzado una apuesta. 
de mil cien pesos, y entre algunos de los con- 
currentes se concertaron otras que ascendían, 
en junto, á más de dos mil pesos. 

La última carrera fué también para caballos 
de pura sangre, y se jugó á mil seiscientos nue- 
ye metros. El “Mazini” del Sr. Luis Illanes 
Blanco fué el que llegó en primer término, si- 
guiéndole el “Riceland,” del señor Limantour. 

Para cerrar la fiesta se efectuó un concurso 
de velocidad entre automóviles, señalándose co- 
mo distancia cinco millas y como intervalo de 
partida medio minuto. Sólo tomaron parte en 
este concurso tres carruajes: los de los Señores 
José Ignacio Limantour, Francisco Suinaga y 
J. Buenrostro, habiéndose retirado del torneo 
á última hora otras máquinas que estaban ins- 
criptas. El Sr. Buenrostro resultó, vencedor, 
ganando el premio ofrecido por el Sr. Sánchez 


Juárez. 
qu 
EL 18 DE JULIO 











Con asistencia del Sr. Presidente de la Re- 
pública, de los miembros de su Gabinete y de 
humerosas comisiones y delegados de las distin- 
bas Entidades Federativas, se efectuó el día 
18, por la mañana, la manifestación patriótica 
con que, año poraño, honra el Partido Liberal 
mexicano al insigne Reformador Benito Juá- 
rez. 

La manifestación, imponente y solemne co- 
mo siempre, fué digna del heróico hijo de Gue- 
latao. Ante su tumba depositaron su ofrenda 
desde el ilustre Jefe de la Nación hasta el más 
humilde obrero. 

De las piezas literarias leídas en la ceremo- 
nia, recogemos el poema de Francisco M. de 
Olaguíbel, que reproducimos en seguida y que 
es, indudablemente, una de las más notables 
producciones con que se ha enaltecido el re- 
cuerdo del Patricio, 


p 
EL POEMA DE JUAREZ 


LA EVOCACION. 


A veces, cuando cierro el libro, en cuyas hojas 
Blasfema el odio negro y rugela ira insana, 
Y claman las angustias y gritan las congojas, 
Y pasa sobre un fondo de llamaradas rojas, 
La procesión dantesca de la tragedia humana; 


Oyendo aún el grito tremendo de la Historia 
Bajar, como un torrente, de las exceisitudes, 
En un desfile enorme cruzan por mi memoria, 
Chorreando sangre y crímenes, .. radiantes de fe y 


sx (gloria... 
Abyectas ó triunfales, las roncas multitudes. 


En un tropel confuso, desordenado y ciego, 
Que la pasión fustiga y azuza el atavismo, 
Pasan las razas muertas, bravo raudal de fuego, 
Que lucha, invade, crece, se ya extendiendo . .y luego 
Se pierde entre las fauces abiertas del abismo. 


Y pienso: ¡cuánto esfuerzo humilde y abnegado! 
¡Qué gestación fecunda en ansias dolorosas! 
Para qué, como brotan los astros del nublado, 

De entre la noche fría y negra del pasado, 
Emerjan unas cuantas cabezas luminosas! 


¡Cuánta plegaria inútil; cuánto perdido lloro! 
¡Cuánto viril esfuerzo estéril é imprevisto, 
Para que Esquilo anime el formidable Coro, 

Y Sócrates prorrumpa en cláusulas de oro 
Y en un peñén abrupto se transfigure Cristo! 


Mas, oh, leyes eternas, el gérmen que escondido 
Bajo la tierra, aguarda, sin fuerzas y sin nombre, 
Rompe el obscuro encierro, y se hace árbol florido 
Y de la masa anónima que duerme en el olvido 
El ideal de un pueblo encarna y Se hace hombre. 


Y la profunda sombra de la letal marea 
Del tiempo, que adelanta, como siniestra ola, 
En vano avanza y crece ...Ese hombre es una idea; 
Una divina antorcha que luce y que flamea 
Sobre el futuro incierto, inconmovible y sola. 


Y vuelve el santo orgullo que á la desgracia humilla, 
Y tornan á sus templos los dioses tutelares, 
Y ante el prestigio inmenso que asombra y maravilla 
La admiración se inclina y dobla la rodilla, 
Y con fervor devoto canta tu gloria, oh, Juárez! 


¡Oh, Padre, no te has ido; oh, Padre, no estás muerto! 
Ea nuestro amor te elevas en ascensión suprema, 
Surja tu imagen épica que saludó el desierto 
Y el mar vió estupefacto; deja el sepulcro yerto; 

Cobra en mis versos vida y alienta en mi Poema. 


LA EPOPEYA. 


El mar es un insomne batallador, ¿Quién sabe 
En el vaivén terrible y eterno de las olas, 
Cuánta fiereza indómita, cuánta amargura cabe 
En la llanura líquida que desfloró la nave, 

Al encrespar sus yórtices con lo infinito á solas? 








¿Quién copia las auroras de luminosos rastros? 
¿Quién tiene voz tan alta en tan amplio proscenio? 
¿Quién guarda hondos misterios y níveos alabastros, 
Y se eleva á los cielos y refleja los astros, 


Y es, como el mar, altivo, solemne y grande?—El Genio. 


Fué allí, frente á la glauca inmensidad remota; 
Bajo el excelso dombo del ancho firmamento; 
En la ciudad invicta, cuya muralla rota 
El mar, al estrellarse contra la playa, azota, 
Y que sacude en vano el huracán violento. 


Una visión, oh, Juárez, iluminó tu mente, 
Y ante el océano inquieto que rompe toda norma, 
Se irguió sobre la duda tu espíritu vidente, 
Y en explosión sagrada de tempestad ingente 
Tronó un fragor insólito y vasto: la Reforma! 


Sopló sobre tus sienes el vendabal deshecho, 
Bajo el alud sombrío que arrolla y despedaza, 
Mas tu conciencia indúctil donde alentó el derecho 
Se acorazó en el bronce estoico de tu pecho, 
Forjado con los mudos dolores de tu raza. 


¡Oh, duelo! cuanto befa ó hiere de algún modo 
Se levantó en tu contra: las armas, los altares, 
Del anatema el rayo, de la calumnia el lodo, 

La usurpación, el crimen, el fanatismo... todo, 
Todo estuvo de un lado....Del otro, sólo Juárez! 


Pero en tu alma había la clara luz que albea 
Y el sol del Bien anuncia con inefable hechizo; 
Tenías en tu espíritu la potestad que crea. 
Con decisión profética dijiste: la luz sea! 
Y se rasgó la sombra, y al fin la luz se hizo! 


No fué el labor que lucha con la tiniebla fría, 
El tímido crepúsculo sobre del mar acerbo; 
Fué la eclosión radiosa de un rojo mediodía, 
Fué todo el horizonte velado, que se abría 
A la triunfal y augusta evocación del verbo! 


Huyeron en derrota las viejas tradiciones, 
Se iluminó la noche que la ignorancia puebla, 
Y en el vetusto claustro de las supersticiones 
Se rebujó en su manto de horror, hecho girones, 
Por el fulgor del día vencida, la tiniebla. 


Al formidable empuje de tu potente brazo 
Cayeron las cadenas que el pensamiento oprimen; 
Y desataste el vínculo que unió en estrecho lazo 
La Iglesia y el Estado en secular abrazo.... 

Y comenzó la artera conspiración del crimen! 


Después vino la lucha... Inmóvil, el arado 
Cayó sobre el regazo fecundo de la tierra; 
Un viento de exterminio pasó por el sembrado; 
De bélicas llamadas sonó el clamor airado, 
Y retemblaba el suelo al paso de la Guerra. 


Vibraron en el aire patrióticas canciones; 
Trazaba su parábola de fuego la metralla; 
Rompían en estrofas de bronce los cañones, 
Y el viento que agitaba los fieros pabellones 
Se estremecia, al bronco fragor de la batalla. 


Mientras que tú seguías, alzada la cabeza, 
Erguido en la desgracia, aislado, sin auxilio, 
Soberbio en tu abandono, sublime en tu pobreza... 
Y en éxodo gigante, nimbado de tristeza, 

Te vió pasar la senda amarga del exilio. 


POR EL MUSEO NACIONAL 


Una magnifica adquisición. 


La Secretaría de Instrucción Pú- 
blica y Bellas Artes adquirió últi- 
mamente en la suma de cuarenta 
mil pesos la valiosísima colección 


EL MUNDO ILUSTRADO 


Y en el desierto en donde la soledad impera 
Y vence la fatiga, y mata el desconsuelo, 
Con ademán heróiso clavaste la bandera 
En cuyos nobles pliegues el águila altanera 
Abre las fuertes alas para volar al cielo. 


Y en tanto que soplaba la racha embravecida, 
Te alzaste, silencioso, del porvenir delante, 
Hiciste un holocausto supremo de tu vida, 

Y halló un altar intacto la libertad herida 
Bajo la tienda nómade del Presidente errante. 


No; tú no estabas hecho del triste barro humano 
Sujeto á la inconsciente fatalidad del sino, 
Polvo que al polvo vuelve, juguete del arcano. 
No; tú eras un símbolo; por eso, soberano 
Te ¡ergues en la Historia, más alto que el destino. 


Alos contrarios golpes de la enemiga fuerza 
Respondías con nuevos alardes de confianza. 
Poder, honores,—glorias que el vendabal dispersa, — 
Todo arrastró la ira de la fortuna adversa, 
Pero dejándote algo más grande: la Esperanza. 


Mas no el anhelo efímero y vano que provoca 
El espejismo fútil de una ilusión interna, 
La aspiraclón informe, desatentada y loca; 
No; tu esperanza inmensa, más firme que la roca, 
Era la fe invencible en la justicia eterna. 





Cuando por el perjurio miraste desgarrada 
La ley; cuando á tu encuentro se adelantó la muerte; 
Cuando la mano impía de la traición armada 
Amenazó tu vida; y cuando viste en cada 
Momento de infortunio que se nubló tu suerte; 


Ante el feroz empuje de la invasión que espanta 
Y en la cruenta ruta que lleva al ostracismo, 
Ni desmayó tu espíritu, ni vaciló tu planta; 
Firme, tenaz, resuelto....De la justicia santa 
Sonó por fin la hora, y entonces fuiste el mismo. 








¡Oh, vengador sagrado, tu amor intenso oía 
De la llorosa Patria el angustioso grito! 
Y ante la madre exangúie, que de pesar moría, 
La compasión doliente era una cobardía 
Y el misericordioso perdón era un delito. 


Después, tras la sorpresa del cataclismo rudo, 
Mientras se disipaba el trágico nublado, 
El orbe, suspendido de asombro, verte pudo 
Como el deber, austero, como el destino, mudo 
En pie sobre las ruinas humeantes del pasado. 


Mas para que venciera tu fe de visionario 
Y despuntara el astro dorado de tu ensueño, 
Y la verdad triunfase del mal, fué necesario 
Que en cada roca estéril hallaras un calyario 
Y vieras en cada árbol un afrentoso leño. 


Y entonces elevaste ante la faz del mundo 
La hostia que en el destierro formó tu afán fecundo 
Con carne de tormento y sangre de martirio. 


La tempestad vencida purificó el ambiente; 
Se prodigó la tierra en más lozanas flores, 
Y de la paz el iris tendióse, como un puente, 
Entre el pasado negro, colérico y rugiente, 
Y el porvenir, radiante de juventud y amores. 


ANTE LA HISTORIA. 


Después la muerte vino, y se dobló rendida 
La frente del patricio, y como se derrumba 
Un roble, en el sepulcro se desplomó su vida. 
Y en el umbral sombrío el alma, suspendida, 
Así entabló el supremo diálogo de la tumba: 


—Yo vi á la Patria inerme, por los siete puñales 
Del crimen traspasado el palpitante seno; 
Y levanté con manos piadosas y filiales 
Su corazón, un cáliz de puros ideales.... 
Y respondió la Historia: bendito sé, por bueno! 


Después, cuando el espanto llenaba los confines, 
Y se mostró el destino aciago, hostil y adusto, 
Cuando sopló la guerra sus fúnebres clarines 
Y derramaron sangre de hermanos los Caínes, 
Fuí implacable....La Historia: bendito sé, por justo! 


¡Horas de horrible duelo! Amarga y triste vía! 
Perdida la esperanza que la ilusión expande 
La Patria palpitaba en bárbara agonía.... 
Yo iba al deber, impávido....En lo alto, Dios veía... 
Y tuvefe....La Historia: bendito sé, por grande! 


Como un fugaz relámpago se extingue la memoria 
Del hombre. Mi despojo vuelva á la tierra inerte, 
Para dormir el sueño de muda paz....La Historia: 
Descansa en el regazo augusto d Gloria, 

Y vence al negro olvido y triunfa de la muerte....! 






Asi duermes, oh, Juárez; tu figura yacente 
Acaricia el recuerdo con sus auras piadosas; 
Los laureles ilustres sombra dan á tu frente, 
Y á tu sepulcro viene la Patria reverente 
Y en el triste recinto riega todas sus rosas. 


Y así cantan tu vida, cuando la luz desmaya, 
Con sus solemnes voces las selvas seculares, 
Y ante el acantilado que pone al mar á raya 
O al fustigar la arena candente de la playa, 
Con sus estrofas rudas los tumbos de los mares. 


Te canta con sus suaves perfumes la floresta, 
El fuego del crepúsculo, el sol de la mañana, 
El trópico arrullado por la enervante siesta, 
Las nieves inholladas sobre la cumbre enhiesta 
Y con su azul divino la noche americana. 


Por la justicia amado, por la razón bendito, 
No hay un viril hossana que para tí no vibre; 
Y tu suprema gloria se eleva al infinito 
Con majestad excelsa, en el inmenso grito 
De redención de un pueblo á quien hiciste libre. 


Mas no estás en la tumba, bajo del mármol duro, 
En el descanso eterno de imperturbable calma; 
No estás en el pasado tormentoso y obscuro, 
Estás en la apoteosis radiosa del futuro; 
Estás en lo inviolado y blanco de nuestra alma! 


Y hoy surges, al llamado evocador, despierto, 
Y en nuestro amor te elevas en ascención suprema 
Sobre las densas brumas del porvenir incierto.... 
¡Oh, Padre, no te has ido! ¡Oh, Padre, no estás muerto! 
Cobra en mis versos vida y alienta en mi poema! 


México, 18 de Julio de 1907. 
FRANCISCO M. DE OLAGUIBEL. 





EN LA CIUDAD DE LOS CALLADOS. 


nates tallados en piedra, mármol y 


jade. Aden figuran en la colec- 
ción muches vasos con inscripcio- 
nes geroglítficas y objetos de meta- 
les preciosos en su mayoría, así co- 
mo unas piezas destinadas á la fa- 
bricación de papel de maguey, res- 
tos de lujesos trajes, sellos para 
tatuajes y collares de cuentas de 








De noche, cuando voy al camposanto, 

pongo el oído en las obscuras grietas 

que abre el tiempo en el duro calicanto 
de las tumbas; y en tanto 

que, como flamígeras saetas, 

los buhos me prodigan indiscretas 

miradas llenas de profundo espanto, 


de ídolos, vasos, etc., etc., que se 
conoce con el nombre de «Sologu- 
ren,» y que está exclusivamente 
formada con objetos arqueológicos 
procedentes de las razas zapoteca y 
mixteca. 

La colección ha venido á enrique- 
cer extraordinariamente el caudal 
de preciosidades precortesianas con 
que cuenta el Museo Nacional, y 
que tanto admiran propios y extra- 
ños, considerándola, en su género, 
como de un valor inestimable. 

Entre los objetos que se han re- 
cibido, y que el mismo vendedor, 








caracol. 


Dos Idolos. 


en persona, ha ido entregando por 
riguroso inventario, se hallan di- 
versas piezas de importanci un 
pebetero pintado de rojo, represen- 
tando una figura humana; un vaso 
de mármol, á medio acabar; varias 
urnas funerarias; un horno para la 
fundición de metales y algunos pe- 








oigo vagos rúiidos 
allá, en el fondo de las negras cajas 
donde duermen los muertos ateridos 
envueltos en sus fúnebres mortajas. 
Y entonces, confundido, 
en busca de mi madre corro al punto 
y después de contarle lo que he oído, 
ansioso le pregunto: 
—no0 crees que ese rilido 
de las tumbas, indica 
que entran allí las auras y retozan? 
y mi madre, al instante, me replica: 
—no es eso...son los muertos que sollozan. 











Urna funeraria y adorno de salón. 


Entre las piezas de oro y plata, 
existen una tortuga quefué encon- 
trada en Cuicatlán, un colgajo cu- 
ya figura principal es un caballero 
águila, una calavera, ina fuente, 
un disco y varias orejeras. 

La colección á que nos referimos 
consta de cerca detres mil ejempla- 
res, que fueron reunidos en el Es- 
tado de Oaxaca. 





Calavera de oro y vasos de colores, 








Tulio Flórez. 









































































































La serie de artículos que"hemos venido publicando, con el propósito de dar á 
conocer los principales elementos de guerra de que dispone nuestro país, queda- 
ría incompleta si no incluyéramos en ella los datos relativos al servicio de ame- 
tralladoras. 

Puede decirse que México cuenta en este ramo con armas de los más perfec- 
tos modelos que se conocen, y que, en punto á instrucción, el personal que tiene 
á su cargo el referido servicio, se distingue no sólo por los adelantos que ha rea- 
lizado en sus prácticas de tiro, sino por la destreza con que procede en sus evolu- 
ciones, cuando—sobre terrenos escabrosos, particulamente—se trata de que se 
ejercite en las marchas, movilizándolo con la mayor rapidez yseguridad posibles. 

El Sr. Mayor D. Alberto Méndez, actual jefe de las Ametralladoras, ha des- 
plegado todo su empeño para alcanzar este éxito, mediante una distribución del 
tiempo que, sin dar margen á que la tropa se fatigue inútilmente, permite quesu 
enseñanza se lleve á cabo con todo orden y de una manera tan eficaz como pro- 
vechosa. 

El primero y tercer lunes de cada mes, por ejemplo, los soldados reciben ins- 
trucción de infantería, comprendiendo marchas, conversiones y otros movimien- 
tos pie á tierra; el segundo y el cuarto, se dedican á adiestrarse en el manejo de 
la ametralladora sistema Colt, y el primero y tercer martes, también de cada 
mes, al aprendizaje de todo lo que se relaciona con el transportede las piezas"á lomo de mula, en un m 
prontitud. 

Durante dos días, mensualmente, el personal hace su práctica de escuela de batería con el material H 
se entrega á ejercicios de artillería en campaña, que consisten, principalmente, en reconocimientos de cal 
elección y ocupación de posiciones estratégicas, etc., etc. El servicio de bocas de fuego es también objeto 
dose la tropa otros dos días, mensualmente, en las operaciones de carga de las ametralladoras, determi 
paros. 

El tiro al blanco se hace con tanta frecuencia como es necesario, previa la colocación de impactos á di! 
ñalando á los soldados puntos del terreno que por sus condiciones especiales ofrezcan la ventaja de que pue 
to de las descargas. 

Además, la tropa se ejercita en determinados días en el manejo del revólver y en el tiro de guerra con 
generalmente, á una distancia que varía entre mil setecientos y mil ochocientos metros, batiendo blancos 
ciones probables en que puedan presentarse en campaña. 

















ES 
Para el servicio de la ametralladora Hotchkiss, bastan tres hombres: uno, que se dedica á hacer la pun 



















































































































































































omento dado y con la debida 


otehkiss, y durante otros dos, 
minos, observaciones de tiro, 
de suma atención, instruyén- 
inación de la puntería y dis- 


erentes distancias, ó bien se- 
da apreciarse en ellos el efec- 


ametralladora. Este se hace, 
- simulados, según las condi- 


tería, y que se coloca á reta- 




















a 



























































Batería de Ametralladoras subiendo una pen- 
diente. 


. Batería en un paso dificil. 
. Formación de Cofres en Bateria. 
. Batería haciendo fuego. 


Batería en linea; Material Hotchkiss. 


5. Cambio de posición para tirador pecho á 


tierra. 


. Desenganchando el tripté de la «Ametralla- 


dora. 


. Sacando la Amelralladora. 


Desarticulando el tripié de la Ametralla- 
dora. 


. Cambio de posición con Material á brazo. 

. Rodilla en tierra '“Mando de punteria.” 

. En el momento del Desatalaje. 

. Colocación del Arma para tirador rodilla 


en tierra. 


























































































































































Arlilleros pecho á tierra haciendo fuego. 





guardia de la pieza; otro, que hace el oficio de 
cargador, y que se sitúa hacia el costado iz- 
quierdo de la misma pieza; y el último, que es 


EL MUNDO ILUSTRADO 


nando la ametralladora. Los cofres se disponen 
á retaguardia de la pieza y á una distancia no 
mayor de veinte pasos. 

El transporte de todo el material correspon- 
diente al ramo de Ametralladoras, se hace á 
lomo de mula, por estar aquellas destinadas 
exclusivamente á acompañar á la infantería, 
protegiéndola en todos sus movimientos, fren- 
te al enemigo. Para cada una de las de sistema 
Hotehkiss se emplean ordinariamente tres acé- 
milas con sus correspondientes conductores: 
una para conducir la pieza y las «cajas» de res- 
peto, y dos para llevar las municiones. 

Debido á la ligereza y disposición especial 
dei montaje, el transporte puede hacerse tam- 
bién personalmente, por los soldados, ya sea á 
brazo ó al hombro, en terrenos muy accidenta- 
dos ó á cortas distancias. 

Las baterías que constituyen el Ramo están 
dotadas con todos los elementos que requiere 
un buen servicio en campaña, pues cada una 
de ellas cuenta con herramientas y útiles sufi- 
cientes para armeros, talabarteros y marisca- 
les, y con diversos instrumentos de zapa y 
científicos. Cualquiera descompostura de las 
armas podrá así ser prontamente reparada so- 
bre el terreno; en caso de que sea preciso abrir 
brechas ó improvisar puentes, podrán hacerse 
estos trabajos sin la intervención de un per- 
sonal especial, y, en cuanto al ganado, estará en 
todo caso suficientemente atendido. 








* 
** 
Respecto á las ventajas que ofrecen las ame- 





























Cambio de posición con el Material al hombro. 


ciadas, comprobándose con experimentos muy 
minuciosos, por comisiones nombradas expre- 











Conducción en formación de combate. 


el que se dedica exclusivamente á proveer 
de municiones al cargador, llevándolas desde 
los cofres hasta el sitio en que se halle funcio- 








Equipajes 


tralladoras Colt y Hotchkiss, que son los sis- 
temas adoptados por nuestro Gobierno, debe- 
mos decir que han sido cuidadosamente apre- 




















Material de campaña. 


Piquetes y cuerdas de campamento. 


samente para ello. 
La Hotchkiss es una de las más modernas 
que se conocen, y también una de las más efi- 


A (DLE 




















Herramienta de tropa, 








Artilleros pecho á tierra haciendo fuego 





EL MUNDO ILUSTRADO 











caces, pues con ella pueden hacerse por minuto 
hasta quinientos disparos, dato que 4 muchos 
de nuestros lectores parecerá fabuloso, pero 
que nada tiene deexagerado. Es una verdadera 
lNuvia de fuego la que una de estas máquinas, 
de finísimo mecanismo, puede arrojar sobre el 
enemigo. Su disposición sobre el tripié que la 
sustenta, permite que á voluntad varíen los 
tiradores la dirección del fuego, pudiendo ha- 
cer éste, ya sea sobre un mismo punto, ó bien 
en forma de abanico. En este último caso, la 
lluvia de proyectiles cubre una vastísima 


ZONA. 
Los soldados pueden atacar con las ametra- 


lMadoras Hotchkiss en dos diferentes posiciones: 
rodilla en tierra y pecho en tierra. En alguno 
de nuestros grabados se ven las operaciones de 
carga con la claridad suficiente para que nues- 
tros lectores se formen una idea exacta de 


ellas 
Los cartuchos que se destinan á alimentar 


estas terribles armas de guerra son los mismos 
que emplea la infantería para el Mauser. 
Pu 

Porlo que llevamos dicho, se verá que el gru- 
po de ametralladoras está llamado á prestar 
importantísimos servicios como elemento de 
combate, dadas las facilidades que ofrece para 
su transporte y su'eficacia efectiva. Una sola de 
estas máquinas, haciendo fuego, muy bien pue- 
de, ex ciertos casos, causar por minuto tantas 
bajas en una columna enemiga, como las que 
causaría un grupo de diez hábiles tiradores. 




















«Amelralladora '*Colt” atalajada. 


Artillero rodilla en tierra. 


Aioeorin eleotecioodo electores ejrelerioedo ebro ejonadocdnojoaioejorio ojrojocjo e uojocine o ejonjrede ojrejonguejo jojojo cjrogsjondo ejercer ejorjojo sine ojooajaejonegocjoejonjojonde jorge ojorjoenieojonjesgecdo rjenjelonjejo ejeofrezcio jo cjorto lo rtrojoatoedo 


El escritor venezolano Rafael Silva ha- 
bla de “Victor Hugo el pequeño,” á pro- 
pósito del epistolario de aquel grandioso 
poeta, publicado recientemente; pero este 
calificativo de pequeño aplicado al coloso, 
*“aquel leviatán de la literatura más bella 
de la tierra; aquel poeta estentor cuyo 
poderoso canto resonó como una tempes- 
tuosa orquesta, como una policorde lira 
mítica, en todos los ámbitos del viejo y 
nuevo mundo; Víctor Hugo, el titán enca- 
ramado en Guernessey, vengador y terri- 
ble como una Némesis macho; el viejo león 
que rugió soberbias undias en las al- 
tas cimeras dei Parnaso; aquel viejo león 
lírico en cuyas recias muñecas la pluma 
fué como una grandota flamberga Je com= 
bate;” ese calificativo de pequeño, repe- 
timos, es simplemente cariñoso, intensa- 
mente cariñoso en la pluma del escritor 
venezolano. Victor Hugo padre tuvo ado- 
rables pequeñeces de niño grande que po- 
nen de manifiesto los inagotables tesoros 
de amor y de ternura que abrigaba aquel 
gran corazón. Visitando Silva el Museo 
Victor Hugo, tuvo ocasión de aquilatar su 
veneración por el autor de “Los Casti- 
gos?” registrando todo lo que se refiere á 
la vida íntima de aquél. Y como resultado 
desus investigaciones, traduce algunas 
cartas del poeta á su hija Leopoldina. Di- 
cen así: 

“*1g de agosto de 1832. Buenos días, mu- 
fieca mía; buenos días, mi querido ange- 
lito. Te prometí escribir, y ya ves que yo 
tengo palabra. He visto el mar. He visto be- 
llas iglesias. He visto muy hermosas cam-= 
piñas. La mar es grande; las iglesias son 
bellas; las campiñas son hermosas, pero, 
las campiñas son menos bonitas que tú, 
las iglesias son menos bellas que tu ma- 






























VICTOR HUGO INTIMO 





CARTAS A SU HIJA LEOPOLDINA 


má, el mares menos grande que mi amor 






“Conserva siempre esta carta. Cuando 
tú grande yo estaré viejo, me la mos- 
trarás y nos amaremos mucho; cuando tú 
estés vieja yo estaré muerto, entonces tú 
se la mostrarás átus hijos y ellos te ama- 
rán como yo te amo. Tu papaito, Victor.” 

“Boulogne, 15 de agosto de 1839. Acabo 
de llegará esta población bajo la alegre 
algarabía de las campanas. Esla fiesta 
de la Virgen. Yo te la dedico, hija mía. 

“No he querido, mi Didina bien amada, 
dejar pasar este día sin escribirte. Nose 
pasa una hora sin que yo piense en tí. 

“Tu madre, tú, tus hermanos, tu herma= 
nita, vosotros todos estáis siempre pre- 
sentes en mi pensamiento y mezclados en 
mi corazón por un grande é iséntico amor. 

*“Acabo de dar un largo paseo por la ori- 
lla del mar pensando en tí, pobre angelito 
mío. En la orilla del mar recogí para tí es- 
ta flor que te envío. Es un pensamiento 
salvaje que ha bañado más de una vez la 
amarga espuma ¿el océano. Guárdala co- 
mo un recuerdo de tu papaíto que tanto te 
ama.... 

““A tu madre le envié una flor de las rui- 
nas: la amapola del Gand; ahora, para tí, 
es esa flor de la mar. a 

“Paseando por la playa escribí tu nom- 

















=== 





Ss 


bre sobre la areza: DIDI. La ola de la alta 
marea lo borrará esta noche, pero, lo que 
nadie borrará nunca de mi corazón, es el 
amor que tu padre tiene para tí. 

“¡Cuántas veces he pensado en til En 
cada bella ciudad que he visto he querido 
tenerte conmigo, y á tu madre, y á tus 
hermanos, y á tu abuelo también, para que 
nos explicara todo. 

“Todo el día lo he pasado viendo las 
iglesias y las pinturas. Las noches las 
paso viendo el cielo y pensando aún en tí, 
mi Didina, cuando observo esta bella cons= 
telación de la Osa Mayor que te he ense- 
ñado á distinguir entre las estrellas: 


* 
* * 
* * 


¡Repara, hija mía, cómo Dios es grande, 
y cómo nosotros somos pequeños! Donde 
nosotros ponemos manchitas de tinta, él 
pone soles deslumbrantes ...Es con esas 
letras que él escribe, El cielo es su libro. 
Yo bendeciré á Dios si tú sabes leer siem-= 
pre en ese libro.” 

““Leopoldina, dice el escritor Silva, era 
la primogénita. Crecida en una idolatría 
casi fanática, apenas abierta á la vida 








£ LY ZA ZA 





aquella fina flor de belleza, robóla á los 
afectos paternales su matrimonio con el 
poeta Carlos Vacquerie. 

“El dolor venturoso de Victor Hugo se 
revela en esta carta dirigida ceremoniosa- 
mente, ya no á Didína, sino á “Madame 
Leopoldine Vacquerie-Hugo.” 

“Si tú recibieras, híja mía, todas las 
cartas que yo te envío, el cartero te des- 
pertaría detus sueños de ventura á cada 
instante del día y de la noche. Desde hace 
un mes, en medio de este torbellino, rodea= 
do de odios que se reaniman, fatigado de 
procesos, de intrigas, de abogados, de có- 
micos y de ensayos; cansado, los ojos en- 
fermos, el espiritu inquietado por todas 
partes; en estos días que han sucedido á 
tu matrimonio, mi hija bien amada, no se 
ha pasado un cuarto de hora sin que yo te 
haya enviado, íntimamente, una multitud 
de cariñosos mensajes. 

Yo te sé feliz, y gozo desde lejos de tu 
felicidad con una triste dulzura. Tu cielo 
azul es consuelo para mi sombra. 

Tengo el corazón dolorido, pero también 
tengo el corazón pleno; yo sé que tu ma- 
rido es bueno, dulce y afectuoso. Yo le 
agradezco tu felicidad. Vivid ambos absor- 
tos, el uno en el otro. La alegría de la yi- 
da reside en la unidad, hijos míos. No hay 
sino eso de serio, de verdadero, de bueno. 
y de real. Ñ 

Yo os amo y pienso en tí, hija mía. 

Cuando recibas Les Burgraves, lee los 
versos que hay en las páginas 96 y 97 
Escritos bajo la pesadumbre de tu partida, 
yo no podía escucharlos durante los ensa 
yos. Cuando los actores los declamaban 
yo me iba á un rincón del Teatro y me po- 
nía á llorar como una bestia, ó mejor di- 
cho, como un padre que SON 






SEECECCEESE 


























Los Motines en Francia 


Conocido es el carácter de extrema gravedad que to- 
mó bruscamente la crisis meridional en Francia. Desde 





Clemenceau y Albert. 


la primera aplicación de las medidas represivas puestas 
en vigor por el gobierno en los tres departamentos de 
L'Aude, de L'Herault y de los Pirineos Orientales, la 
agitación degeneró en un verdadero movimiento revolu- 
cionario, y cuatro ciudades, Narbonne, Montpellier, Be- 





EL MUNDO ILUSTRADO 
A 


ziers y Perpignan, fueron teatro de acontecimientos de- 
plorables. 

Los periódicos diarios de aquellas regiones han publi- 
cado relatos detallados de esas jornadas tristemente 
memorables, donde abundaron las escenas trágicas. 


* 
.x 

En Narbonne el arresto del alcalde Dr. Ferroul y la 
presencia de tropas numerosas acabaron de exasperar 
al pueblo. Antes de dejarse aprehender, el alcalde, des- 
de una de las ventanas arengó á la multitud y le reco- 
mendó la calma; pero después de su partida, la excita- 
ción fué mayor. Las casas de comercio se cerraron, se 
levantaron barricadas y los campesinos de los lugares 
cercanos engrosaron la masa popular. Una banda de 
manifestantes sitió la subprefectura que estaba guarda- 
da por un grupo de gendarmes; éstos hicieron fuego y 
las balas tocaron no soloá los asaltantes, sino también 





Uno de los salones de la Prefectura de Perpígnan des- 
pués de ser invadido por los revoltosos. 


á gentes inofensivas. Por otra parte, en el boulevard 
Gambetta los coraceros recibieron algunos proyectiles: 
hicieron uso, en revancha, de sus armas, y nuevas vícti- 
mas inocentes vinieron á aumentar el número delos muel- 
tos y heridos. El pueblo se mostró muy indignado y no 
tardó en declararse una feroz hostilidad contra los agen= 
tes de policía enviados de París y que fueron cruelmen- 
te maltratados. 

Ante la actitud agresiva de una parte de la turba, la 
tropa hizo varias descargas causando mayor derrama- 
miento de sangre. A la excitación siguió la consternación 
y el pueblo improvisó túmulos en los lugares donde ca- 
yeron las víctimas, en honor de las cuales se efectua- 
ron al día siguiente solemnes funerales. 

En Montpellier se hicieron también manifestaciones 
tumuituosas ante el Palacio de Justicia y aute la casa 
donde estaban detenidos el Dr. Ferroul y tres de los 
principales agitadores. La tropa encargada de la defen- 
sa hizo varias descargas, matando é hiriendo á algunas 
personas. 

En Perpignan los revoltosos invacieron, incendiaron 
y saquearon la prefectura; el Prefecto escapo milagro- 
samente del furor del pueblo, refugiándose en la terraza 
con su familia. 

En Beziers, uno de los hechos más graves fué la su- 
blevación del 17 de línea; cerca de cuatrocientos hom- 
bres de este regimiento abandonaron la guarnición des- 











El 17 de infanteria después de insurreccionarse. 


pués de haberse robado la pólvora; se dirigieron á Be- 
ziers á tambor batiente y al son de los clarines, y acam- 
paron en Paul Riquet, entre sus parientes y amigos ofre- 
ciendo el espectáculo extraordinario y terríble de la más 
completa indisciplina, hasta que el General Bailloud con 
toda su autoridad los indujo á volver al orden prome- 
tiéndoles que no sufrirían' ningún castigo individual. 
Pronto se supo el regreso del regimiento á Gay y el em- 
barque de los amotinados para Túnez. 

En París se verificó una sensacional entrevista entre 
M. Clemenceau y el famoso agitador Marcelin Albert. 
El presidente del Consejo dejó en libertad a su Inespe- 
rado visitante á condición de que iría á ponerse á dispo- 
sición de las autoridades después de haber procurado 
calmar los ánimos. El redentor pasó el dia en París, hi- 
zo un paseo en automóvil con algunos amigos redacto- 
res de La Humanidad y regresó en la tarde al lugar de 
los disturbios, donde relató su visita al presidente del 
Consejo. Pero parece que la estrella del apóstol había 

alidecido; el Comité se opuso á toda conciliación y se 
e envió á reunirse con los prisioneros de Montpellier. 

Tales á grandes rasgos la historia de los últimos 
acontecimientos tristemente memorables en las regiones 
del mediodía de Francia. 


El Atentado contra M. Falliéres 


El Presidente de la República Francesa, M. 
Armand Falliéres estuvo á punto el día 14 del 
actual de ser víctima de un atentado que en 
estos momentos cubriría de luto al pueblo que 





<M. Falliéres en su halitación. 


lo llevó al poder hace apenas unos cuantos 
Meses. 

Al regresar, seguido de su brillante comiti- 
va, de la ceremonia patriótica con que en Pa- 
rís se conmemoraba latoma de la Bastilla, un 
loco disparó sobre el Supremo Magistrado dos 
tiros de revólver que, afortunadamente, no hi- 
cieron blanco. El pueblo, en masa, se disponía 
á castigar el reprobable intento, y hubiera in- 
dudablemente linchado al delincuente á no ser 
porque la oportuna intervención de la policía 
Jo puso á salvo de las iras de la muchedumbre. 

El individuo que disparó sobre el Presidente 
Falliéres se llama León Maille y durante al- 
gún tiempo prestó sus servicios en la marina 
francesa. 





M. Falliéres en su gabinede de trabajo. 


UP UNOS TRADO 


PAISAJES SUDAMERICANOS 


Desde hace algunos días se encuentra en Mé- 
xico el notable viajero alemán Villy Granden- 
witz, que ha recorrido una gran parte de la 
América del Sur y que ahora se propone visi- 
tar todos aquellos lugares que, desde el punto 





El canal del Guavrá. 


EL SALTO DE GUAYRA 


lo, obteniendo, juntamente con las fotografías 
que reproducimos, los apuntes que en seguida 
ofrecemos y que se refieren á laexpedición que 
o 1906 hizo por el Alto Paraguay, hasta el 
UAyrá. 

“Mientras es posible utilizar la navegación 
por el río—el Paraná—el viaje no ofrece mayo- 
res contratiempos; pero de puerto Adela en 
adelante, es preciso efectuarlo por tierra, lo 
que significa atravesar una zona enmedio de 
bosques tupidos, por los cuales se abre camino 
á fuerza de machete. En esta forma, se llega 
á Tapuij, toldería de indios caynguás, una de 
las tribus más lejamas y poco conocidas hasta 
ahora, De este punto, ya queda relativamente 
poco camino por recorrer para presenciar á la 
salida del monte el hermoso espectáculo que 
ofrece el salto con su inmensa laguna y caídas 
de agua de una altura de sesenta metros.” 

El viaje al salto del Guayrá duró cinco días, 
desde Buenos Aires, haciéndose en extremo di- 
fícil y penoso por el fuerte calor y los insectos 
que abundan en aquella región. Las enormes 
caídas de agua se hallan situadas en los lími- 
tes del Brasil y el Paraguay. 

Hablando del famoso Salto del Guayrá, dice 


un explorador de los muy pocos que han llega- 
do hasta él: 














casi perpendicularmente sobre un abismo 


profundo con estruendo más atronador que el 
estallido de cien cañones disparados al mismo 
tiempo.» 

El señor Gradenwitz visitó también otro be- 





El Iguazú. 





Salto de Iguazú. 


de vista histórico ó desde el geológico, ofrez- 
can en nuestro país mayor interés para la ex- 
ploración Ñ 

Deseosos de adquirir del señor Gradenwitz 
algunos datos relativos á sus viajes, nuestros 
raporters tuvieron oportunidad de envrevistar- 





Ruinas de un templo en Minis 


“Un inmenso caudal de agua corriendo en 
un cauce de 4,200 metros de ancho, se encuen- 
tra de repente reducido á abrirse paso por un 
angosto canal de sesenta mebros. Al llegar á 
este punto se engolfa el río con indecible furia, 
estrellándose sobre los peñascos y cayendo 


LAS GRANDES OBRAS DE NECAXA 








Caida de Tenango. 














Otra vista del Iguazú. 





lHísimo salto: el de Iguazú, al cual se llega des- 
de Buenos Aires, en diez días, caminando en 
vapor primero y después á caballo, así como el 
pueblo de Miní, fundado por los jesuitas en el 
siglo XVIII y que contiene muchas y muy in- 
teresantes ruinas históricas. 


Vista general de las caídas. 




















Necaxa, —Dos de los túneles. 


LAS GRANDES OBRAS DEL NECAXA 





LA EXCURSION DE LOS INGENIEROS 
AMERICANOS. 


Industrias que van á desarrollarse,—Baratura de la Luz y 
de la Fuerza, —Brindis al Progreso de México 
y á su Gobierno. 


Para el viajero que dejara pasear su mirada 
por la cuenca que ha formado el pequeño ria- 
chuelo de Necaxa en el corazón de la Sierra 
Madre Oriental, al Norte del Estado de Pue- 
bla, parecería imposible que aquella delgada 
corrjente caprichosa encerrara un poder capaz 
de iluminar ciudades situadas á muchos miles 
de millas de distancia, y de mover toda clase 
de maquinarias instaladas en remotas comar- 
Cas. 

Y, sin embargo, así es, debido ála aplica- 
ción de la inteligencia del hombre unida á su 
perseverancia y energía. La potente planta mo- 
vida por la fuerza hidráulica que desarrollan 
las caídas del Necaxa, al precipitarse desde una 
altura superior á mil pies, da luz actualmente 
á la ciudad de México y á otras muchas pobla- 
ciones de importancia, y pronto proporcionará 
alumbrado y fuerza mobriz á gran parte de la 
Mesa Central del país, comprendiendo varios 
Estados, numerosas ciudades é innumerables 
fábricas y haciendas de beneficio. 

En el número de «El Imparcial» del do- 
mingo pasado, describimos con cierto detalle 
las colosales obras emprendidas por la Compa- 
ñía Mexicana de Luz y Fuerza Motriz, para 
aprovechar la fuerza hidráulica del Necaxa, y 
almacenar en aquella región una cantidad de 
agua suficiente para producir doscientos mil 
caballos de fuerza, que poner al servicio de las 
industrias del país. Esta obra es la primera de 
su género en el Continente, y por su magnitud 
y buena ejecución, no tiene nada que envidiar 
le álas instalaciones de su misma clase, es- 
tablecidas en Europa. Ahora vamos simple- 
mente á referirnos á algunos de los puntos 
principales que hacen especialmente impor- 
tantes los trabajos de Necaxa para la nación y 
el desenvolvimiento de sus industrias. 

Debido al inteligente aprovechamiento de la 
gran caída y al depósito de una enorme canti- 
dad de aguas para las estaciones de secas, y 
debido también á la maravillosa calidad de las 
obras llevadas á cabo por los ingenieros de la 
Compañía, obras que fueron calurosamente 
admiradas por la Sociedad de Ingenieros Civi- 
les Norteamericanos, el precio del alumbrado 
y de la fuerza motriz para las fábricas de gran 
parte del país, es excepcionalmente barato. La 
Compañía, al intentar estos trabajos que han 
costado muchos millones de pesos, y que repre- 
sentan un capital que el país por sí sólo difí- 
Cilmente hubiera podido proporcionar todavía 
en esa forma, le ha hecho á éste un gran bene- 
ficio. porque esa fuerza es el mejor instrumen- 
to de la explotación barata de sus maravillosos 
recursos. ¿Por qué muchas de las industr as, 
por qué muchas riquezas del país han permane- 
cido tan largo tiempo sin explotación? Pues 
sencillamente, porque el precio de la fuerza era 
sumamente elevado, como lo es todavía en ca- 
si todas las naciones del mundo, que no dis- 
ponen de la fuerza hidro-eléctrica, y tienen 
que mover sus instalaciones, máquinas y mo- 
tores con carbón y otros combustibles costosos. 

México tiene una riqueza enorme en sus caí- 
das de agua; pero no bastaba que éstas exis- 
tieran; era preciso aprovecharlas debidamente. 
Muchos años hacía que nuestras cascadas eran 
infructuosas en gran parte, por la falta del ca- 
pital, del espíritu de empresa y de la energía 
é inteligencia necesarias para aprovecharlas. 

Esto es lo que ha sabido hacer muy bien la 
Compañía de Necaxa. Comprendió el porvenir 
de las caídas de la Sierra de Huauchinango, y 
tuvo el capital suficiente para abordar las 
obras, capital enorme, pero sin el cual no bas- 
taba la buena voluntad de intentar la empresa. 
Era preciso tener en cuenta que esos riachue- 
los se secan casi enteramente en ciertas esta- 
ciones del año y que no bastan las caídas sino 
que es necesario almacenar el agua para tener 
siempre la fuerza constante y poder proporcio- 
nar un servicio uniforme á las ciudades y á las 
fábricas. Para esto se ha emprendido la cons- 
trucción de las inmensas presas de que habla- 
mos en «El Imparcial,» y que por su concep- 
ción y su ejecución son prodigiosde ingeniería. 
En el gran salón-comedor donde la Compañía 
obsequió á los ingenieros americanos, las pare- 
des están cubiertas con todos los planos de esas 
obras grandiosas, algunas ya hechas, Otras en 
construcción, y los huéspedes más competentes 
manifestaron que ellas podían enorgullecer á 
los ingenieros más notables del mundo. 

Una de lasideas más brillantes de estas obras 
consiste en hacer las excavaciones y trabajos 


























de zapa de las colinas que rodean los depósitos 
de agua donde se van á levantar las presas, va- 
liéndose de la misma fuerza del agua llevada 
en tubos con gran presión y arrojada sobre los 
flancos de las colinas que se van á excavar. Es- 
te método, ála vez que sumamente barato, 
tiene la ventaja de que el agua misma acarrea 
la arena que va á servir de lecho á la presa y 
las piedras que quedan colocadas encima. Pero 
esto no es sino uno de los muchos detalles ad- 
mirados por los ingenieros norteamericanos 
que visitaron las obras: compuertas magníficas, 
túneles que atraviesan montañas, vías férreas, 
tubos de proporciones gigantescas, generado- 
res de potencia eléctrica, sin duda los mayores 
que existen, etc., todo lo que allí se ve, asom- 
bra, porque parece increíble que haya podido 
ser transportado á semejantes cumbres. Y esa 
fué la obra titánica de la Compañía. 

¿Cuál es el porvenir de estas obras cuando 
estén terminadas? Muy sencillo es decirlo. Co- 
modidad y utilidad para las grandes ciudades 
que tendrán luz y fuerza eléctrica para el ser- 
vicio de 3us trenes y de sus instalaciones más 
barata que en ninguna otra parte. Las innu- 
merables riquezas del país estaban esperando 
con ansia este beneficio, para poder ser fruc- 
tuosas. ¡Cuántas industrias, cuántas fábricas 
van á aparecer ahora contando con el poder ba- 
rato que antes les faltaba! No sólo los fabri- 
cantes en grande escala, sino también las in: 
dustrias pequeñas serán favorecidas. Miles de 
gentes que no tenían trabajo productivo van á 
encontrarlo ahora. Miles de capitales pequeños 
que se hallaban muertos por falta de energía 
motriz barata para aplicarla en distintas ma- 
nufacturas, van á acrecentarse ahora que ya 
la tienen asegurada. Por todas partes van á 
surgir empresas particulares que explotarán 
con fuerza eléctrica del Necaxa todos los ramos 
de las industrias fabriles. El comercio aumen- 
tará con el desarrollo de la producción indus- 
trial y los ingresos del país aumentarán pro- 
porcionalmente al aumento de salarios en to- 
dos los talleres y de bienestar para todas las 
familias. En las ciudades el alumbrado eléc- 
brico se universalizará por su comodidad y ba- 
ratura. 


Una empresa así, beneficia al país, á la vez 
que á si misma. Por esto admite entre sus em- 
pleados á nuestros nacionales útiles y les da 
excelentes puestos. Se ha identificado con el 
país y está cooperando á su progreso. Asíse ex- 
plica que el caballeroso señor Hayward, Ge- 
rente general de la Empresa, en el elocuente 
brindis que pronunció en lasúltimas fiestas de 
Necaxa declarara que el afán de la Compañía 
era contribuir con su parte, en su esfera espe- 
cial, á la obra grandiosa de progreso y de tra- 
bajo llevada á cabo por el ilustre gobernante 
de México, General Porfirio Díaz. 

Después de haberse pronunciado entusiastas 
brindis por el señor Bates, Vicepresidente de 
la Asociación y por otros distinguidos caballe- 
ros, Mr. Hayward, profundamente conmovi- 
do—dice «El Imparcial»—se levantó para de- 
clarar solemnemente que daba las gracias en 
su nombre y en el de su esposa, por las frases 
encomiásticas que había escuchado; pero que 
creía de su deber manifestar á todos los pre- 
sentes, y hacer pública declaración de que, si 
1a Compañía que él representaba había hecho 
una obra de verdadera importancia y realmen- 
te benéfica para el país, era porque sus em- 
pleados se reclutaban entre «hombres,» no en- 
tre nacionalidades; porque todos ellos trabaja- 
ban perfectamente unidos, sin más fin que el 
trabajo y el progreso, y porque el desarrollo 
de la empresa, como el de todas las otras em- 
presas, provenía del sabio gobierno del ilus- 
tre hombre de Estado que hoy dirige los desti- 
nos de México, General Porfirio Díaz. Termi- 
nó proponiendo un hurra en honor de nuestro 
Presidente, ácuya propuesta toda la concu- 
rrencia se puso de pie, como por un impulso 
eléctrico, y prorrumpió en una aclamación elo- 
cuente y significativa. 

Verdaderamente orgullosos nos sentimos los 
cuatro únicos mexicanos que nos hallábamos 
presentes, en medio de más de cien extranje- 
ros, todos ellos hombres cultísimos, al ver la 
espontaneidad, el fervor. con que estas perso- 
nalidades ilustres aclamaron al gobernante de 
México á invitación de Mr. Hayward. Pocas 
veces habíamos presenciado un entusiasmo tan 
sincero y tan profundo.» 











* 
e 


En este número publicamos diversas fotogra- 
fías de Necaxa, esperando que serán vistas con 
agrado por nuestros lectores por tratarse de 
una obra digna por mil títulos de ser conocida. 





EL MUNDO ILUSTRADO 











Presa en construción. —Caballetes que sostienen el canal por donde el agua lleva los fragmentos 
le roca de las escavaciones. 




































































La Gran Kermesse del día 14 





LA INSTALACION DE “EL BUEN TONO,” S. A. 


Sabido es que esta importante negociación 
industrial no desperdicia ocasión alguna en que 
pueda lucirsu esplendidez, y noes extraño, 
por lo mismo, que en las últimas fiestas fran- 
cesas haya derrochado á manos llenas un lujo 
y una galantería verdaderamente dignas de 
aplauso y encomio. 

El hermoso salón que el público había tenido 
ya oportunidad de veren otro sitio de recreo, 
el año pasado, fué transladado al Parque Lu- 
na, donde en esta vez se efectuaron los princi- 
pales números del programa, agregando de es- 
ta manera un nuevo atractivo á aquel centro 
de diversiones. El salón, con su gran toldo y su 
magnífico decorado interior, llamó, como era 
natural, la atención del público, siendo incon- 
table el. número de personas que acudían á é 
deseosas de proveerse de los exquisitos ciga: 
llos que elabora la gran Fábrica que lo instaló, 
y que no tienen, hasta hoy, rival en el merca- 
do. Un grupo de graciosas señoritas atendía 
con suma delicadeza á la concurrencia, multi- 
plicándose, por decirlo así, para hacer con pron- 
titud el despacho. 

Los cigarrillos especiales que se pusieron á 
la venta ese día en envolturas artísticamente 
litografiadas en los talleres de «El Buen Tono,» 
hicieron las delicias de los fumadores, por su 
exquisito aroma y por su inmejorable elabora- 
ción. No había, en todo el Parque, fumador al- 
guno que no los saboreara con deleite. 

Una vez más, «El Buen Tono» supo colocarse 
á la altura que le corresponde, y por ello mere- 
ce las más entusiastas felicitaciones. 











LOS PRODUCTOS CAILLER 


Debemos hacer una mención especial del 
kiosco del Chocolate Cailler que fué para todos 





Instalación del Chocolate Cailler en la Kermesse del día 14. 


los que concurrieron á la kermesse una verda- 
dera sorpresa. 

El «Chalet» rústico que hizo levantar en el 
Parque Luna el agente general en la Repúbli- 
ca mexicana, Sr. Julián M. Levy, estaba ador- 
nado con sumo gusto; cuatro simpáticas vende- 
doras, de las cuales dos iban vestidas de «<alsa- 
cianas» y dos de «suizas,» llamaron mucho la 
atención del público porsus trajes típicos y 
tan á propósito para el caso. El mismo grupo 
de guapas señoritas hacían los honores de este 


EL MUNDO ILUSTRADO 




























Instalación de El Buen Tono en la Kermesse del día 14. 


kiosko, despachando sin cesar á las numerosas 
personas que acudieron allí para regalarse con 
los exquisitos productos de Cailler. 

La fama tan justificada que ha tenido este 
chocolate con leche, hace hoy que la fábrica 
Cailler sea considerada como la más grande del 
mundo, ensu género, pues cuenta con 3,500 
operarios que forman casi la totalidad de ha- 
bitantes de la población de Broc. 


E 
La Vieja Hilandera 


Hay una extraña vie- 
jecita que hila sentada 
al borde del camino. 

Sus ojos tristes, de un 
azul sombrío, fosfore- 
cen como un temblor 
de luna en el fondo de 
un pozo. Su rueca es de 
madera de sicomoro y 
son grises los vellones 
que se destrenzan len- 
tamente desde el huso. 
Canta una balada de es- 
tribillo harto sabido, 
que parece nuevo cuan- 
do lo entona su voz an- 
tigua y sibilina. Es un 
ritornello penetrante y 
confuso como un rumor 
de olas que van y vie- 
nen. Es siempre el mis- 
mo y siempre diferente, 
y sus manos proféticas 
y misteriosas, sus ma- 
nos doctas de sortílega 
een tejiendo, tejien- 

Dbbras 

Y las estrellas y las 
flores, la voz delas fuen- 
tes y el rumor del vien- 
to cantan y se funden 
en la gama lírica de una 
misma harmonía. Dela 
alta torre caen las ho- 
ras, las horas...... ME 
caen temblando como 
lágrimas en el vacío de 
la noche. 

—Viejecita que hilas 
sentada al borde del ca- 
mino. ¿Has visto á la 
esperada de mi cora- 
zón? Sus ojos celestes y 
cándidos son radiantes 
como una gloria místi- 
ca; su voz es dulce co- 
mo una música lejana y 
su nombre es tan gene- 
roso yueperfuma mi la- 
bio al pronunciarlo. 

Las horas huyen, huyen en melancólica ca- 
balgata. La viejecita no responde y sus manos 
pálidas y mortales, donde las finas venas azu- 
ladas trazan unas flores de ensueño, sus manos 
de dedos largos y escuálidos como lentas ara- 
ñas melancólicas van tejiendo la tela. 


105 


La luna mira á sus pobres locos con sus crue- 
les ojos verdes y muestra una maligna sonrisa 
funambulesca como un carillón de Carnaval, 


En las calles azules de luna, las figuras todo 
negras trenzan una extraña y absurda zaraban- 
da enla quecada giro y cada tiempo parece 
tener un oculto y solemne sentido de rara li- 
turgia. Pasan riendo y desaparecen en seguida 
y pasan otras sombras iguales que tampoco 
vuelven. Sus risas son una vibrante algazara 
de panderetas de plata, y sobre todas triunfa 
una risa de angel y diablesa cantada por una 
boca femenina, maligna y banal, como flor de 
cinismo. Nieszche hubiera dicho que era la pe- 
rra sensualidad. 

Los bailarines han dejado al pasar una este- 
la de perfumada frivolidad, un rastro de besos 
y canciones. Pero en los rostros borrachos de 
júbilo, había huellas de un hondo, implacable 
y trágico dolor como si fuesen protagonistas de 
un sainete sangriento. 

—¡Madre Locura! Préstame tu escandalosa 
caperuza de cascabeles. Mira lo triste de mi 
soledad, lo amargo de mi cordura esperando á 
esa amada incógnita que ha de venir, que ha 
de venir....! y por la que siento un amor pro- 
fundo, misterioso y magnífico como la muerte. 
¡Madre Luna! Bésame con tu rayo verde y fa- 
tal, embriágame de ese ajenjo visionario que 
hace delirar á los gatos, que hace soñar y reír 
álos tristes bailarines del mundo. 

La luna muda, con su gran risa estática, pa- 
rece el rostro amortajado de un clown. 

Hay una extraña viejecita hilando al borde 
del camino. Los grises vellones descienden 
lentos desde el huso que gira eternamente, y 
las manos, de dedos escuálidos y martfileños, 
como lentas arañas van tejiendo la tela. 


TIT 


Las horas forman un círculo en torno mío, 
y giran, pasan, huyen con un ritmo espantosa- 
mente igual. Sus rostros son idénticos, sus 
vestes y sus cantos unánimes, y al deslizarse 
alzan un rumor hondo y melancólico como un 
gran río caminando hacia el mar. 

—Decidme, hermanas tristes y gemelas: ¿ha- 
béis visto á la esperada de mi corazón? Su cuer- 
poes blanco y perfumado como la 1lor de la 
acacia, y sus ojos radiantes como una apo- 
teosis. 

A lo lejos el camino hollado es una monó- 
tona cinta polvorienta, sin flores y sin fuentes, 
abrasada por un sol implacable, extenuador 
como una inmensa fiebre. 

¡El cansancio, .....el hastío....la misería! El 
corazón ha llamado á todas las puertas, ha pre- 
guntando á los astros y á los lirios por ese gran 
inaccesible que nunca llega, estrella por lo que 
tiene de ideal y lejana, divina mentira por lo 
que tiene de felicidad, y mi alma, como un 
surtidor todo música, ha cantado su nombre 
por el mundo. 

Hay una extraña viejecita tejiendo al borde 
del camino; canta una balada milenaria y mo- 
nótona como un rumor de olas que vany 
vienen. 

—¿Qué tejes, inquietante viejecita, sentada 
al borde del camino? Tu rostro parece de mar- 
fil antiguo y el ruido de tu rueca es sombrío 
como una elegía. 

Alzó la cabeza. Las cuencas hórridas fosfo- 
recían como un temblor de luna en el fondo 
de un pozo, y me mostró una gran tela gris, 
dolorosamente gris, implacablemente gris, que 
era mi vida. 

Y sus manos, de dedos tardos y escuálidos, 
siguieron avanzando por la urdimbre como 
lentas arañas melancólicas. 


EnmILIo CARRERE, 


LIMPIA-PLUMAS. 


Joven potosina: Tiene Ud. á la vista un 
sencillo modelo de- limpia plumas que 
consiste en un cojín circular de raso ama- 
rillo, sobre el cual se borda al punto atrás 
una Cara; este cojín se rodea de un volan- 





te de paño negro, que sirve para limpiar 
las plumas, y sobre él se pone otro de raso 
tornasol de rojo y amarillo. 


DEPILATORIO. 


Emilia: Se prepara una pasta con 10 
gramos de cal pulverizada, 3 desulfhidra- 
to de sosa y 10 de almidón; se deslíe en un 
poco de agua,se aplica sobre la región» 
cuyo vello se quiere suprimir, y transcu- 
rridos 15 6 20 minutos, se quita la pasta y 
se lava el sitio con agua tibia. 


BARROS Y ESPINILLAS 

Coqueta: Una solución saturada de clo- 
ruro de sodio, usada todos los días en lo- 
ciones, hace desaparecer en poco tiempo 
os barros y espinillas. 

FAJA DE TIRANTES 

Señora de la Roca: Oreo que leserá á 
Ud. cómodo y provechoso usar una faja 
como la que indica el modelo, con pocas 





varillas, cerrada por detrás con cordones 
y por delante con broches análogos á los 
de un corsé. La parte que corresponde, á 
la cadera es más larga y está provista de 
un tirante; otros dos penden del delan- 
tero. 
MOTIVO PARA MANTEL. 

Mirriñaque: Sobre el granité de lino co- 
lor crudo de que quiere Ud. hacer su jue- 
go de mantelería, queda muy bien el bor- 
dado al pasado, sencillo y abierto con hi- 
laza roja. Doy á Ud. en la ilustración res- 
pectiva un motivo muy propio para esa 
labor; puede Ud., para darle mayor va- 
riedad, combinarlo con racimos de uvas Ó 
cerezas regados con gusto y bordados en 
Otro color, 





Motivo para Mantel. 





EL MUNDO ILUSTRADO 


SBOCION DB CONSULTAS 


l 
Il 
E 
El . 


ll 
Dal 


PEINADOR. 


Flor Silvestre: Doy á Ud. el modelo de 
peinador que me pide: se confecciona en 
nipis color de rosa, y se adorna con entre- 
doses de tira bordada; es muy amblio, so- 
bre el delantero se hacen grupos de alfor- 
zas y se cierra al lado izquierdo con un 
lazo de listón en el hombro. 


MEDICAMENTO,—TRAJE. 


Veracruzana: La preparación á que 
Ud. se refiere, la venden en todas las dro- 
guerías; en cuanto á sus resultados, no 
puedo asegurarle si en efecto son tan bue- 
nos como Ud. cree. Experiméntela de to- 
dos modos, que sino la sana, tampoco la 
perjudicar: 

—Sírvase Ud. indicarme de qué color es 
la tela con que va á confeccionar su traje, 
para poder darle mi opinión respecto álos 
adornos. 


DEPILATORIO. 


X. X.: Vea Ud. en este mismo número 
la contestación á Emilia, 









Mp 


CREMA DE TOCADOR 


Gracia Sh.: Compre Ud, en la botica las 
almendras para preparar la crema, dul- 
cesó amargas, según lo indique la fór- 
mula. 


CONSULTAS. 


María de los Angeles: Puede Ud. hacer- 
metodas las preguntas que guste, las 
contestaré en seguida. 


POLVOS DENTIFRICOS. 


Emmy Harris: Mezcle Ud. en partes 
iguales bicarbonato de sosa, clorato de 
ácido bórico y carbonato de mag- 
esta es una de las mejores fórmu- 
las para polvos dentífricos. Ponga Ud., 
además, en el agua que use para lavarse 
los dientes dos ó tres gotas de esencia de 
menta. 





SERVILLETAS. 


Dora: Es, en efecto, elegante hacer que 
los criados tomen los platones y demás 
vasijas, poniendo sobre su mano una ser- 





villeta, que puede hacerse, según indica 
el grabado, en granité de lino con cenefas 
bordadas en hilaza de colores vivos. 


ENFERMEDAD INFANTIL, 


Inexperta: Si el niño no padece enfer- 
medades del estómago ó del intestino, en 
las que, por prescripción facultativa se 
necesite el uso regular y periódico de pur- 
gantes, debe abandonarla costubre de su- 
ministrárselos, porque sin duda á eso se 
debe la debilidad y el agotamiento que 
nota Ud. en su hijo. También la rigurosa 
dieta á que le tiene Ud. sujeto, sin razón 
alguna, lo está poniendo anémico, y con 
el temor que tiene Ud. de quese enferme, 
quiere evitarle daños por medios que se 
los producen mayores. Deje Ud. que el ni- 
fío coma hasta que se sienta satisfecho, 
procurando no darle manjares difíciles de 
digerir; sobre todo suprima Ud. los pur- 
gantes, bropinándolos sólo en caso nece- 
sario, y en breve su niño recobrará con la 
salud, la hermosura y la alegría. 





INSOMNIO, 


Kardec: Es posible que la digestión di- 
fícil ocasione á Ud. insomnios; procure no 
tomar porla noche alimentos pesados, y 
sobre todo no acostarse inmediatamente 
después de cenar, sino al cabo de 243 ho- 
ras de haberlo hecho. Cuando esto no le 
sea posible tome únicamente un vaso de 
leche fría. 


CUBIERTA PARA PIANO. 


Una tímida: La ilustración respectiva 
indica 4Ud. la forma de las cubiertas pa- 
ra los pianos de cola; se hacen en varias 
telas; paño, raso, terciopelo, etc., y se 
bordan con sedas ó con gusanillo. 


MARÍA LUISA. 





Pruebe nuestra FAVORITE 
SKIM CREAM para quitar 
los clavos negros y toda im- 
pureza del cutis, 


Hermosura en cada caja. 50 y 
25 (ts. Cada una, 


Sanborn Bermanos 


DROGUISTAS. 


18 S, Francisco 6. 
MEXICO, D.F. 
Enviamos por express. 





Cubre tapa para Piano. 








































































































EL MUNDO ILUSTRADO 


PAGINAS DE LA MODA 

















SOMBREROS. 


“Los sombreros, —dice una cronista parisien- 
se, —se vengan en este momento de los rigores 
que les hicieron sufrir este invierno por parte 
de los directores de teatro.” En efecto, vienen 
hoy modelos de sombreros enormes que se so- 
brecargan de plumas, y que, ácierta distancia 
producen la ilusión de haberse desprendido de 
algún cuadro del siglo XVIII. 

Las formas de boina, han desaparecido, sen- 
tando sus reales las de campana, éstas se diri- 
gen más y más hacia atrás, casi como aureola, 
aproximándose así á los sombreros levantados 
del frente, que por un momento se creyeron 
nuevamente adoptados, pero su reino fué efí- 
mero. Los rayos del sol de estío bastante vi- 
vos, derrotaron este capricho de un día, se ne- 
cesita la sombra dulce de los grandes sombre- 
ros para librar el rostro del calor del sol. Las 
plumas que los cubren son á veces de un solo 
color, otras, sombreadas, en una gradación de 
matices que sefunden y armonizan con una in- 
finita delicadeza. Cuando las flores substituyen 
á las plumas, se procura imitar de éstas el mo- 
vimiento y el caído, los largos y flexibles tallos 
caen fuera de la forma del sombrero, y se mez- 
clan á los bucles y rizos que impone la moda 
á los peinados de actualidad. Están muy en 
boga esos haces de musgo que semejan atercio- 
pelados plumerillos, y que se hacen en los más 
lindos tonos del verde, desde el más sombrío y 
quemado hasta el más ténue y desvanecido, 
hasta ese delicioso matiz que se llama verde 
agua. Para dar variedad á este adorno se ]le- 
van á veces los plumerillos y guías de musgo, 
salpicados de menudas gotas cristalinas, ar- 
gentadas ó doradas, según lo exija el conjunto 
del sombrero. 


* 
Le 


Comienzan á verse algunos sombreros con 
bordados y encajes; los guipures de Cluny ó de 
Crapone, así como los encajes de Puy están en 
camino de alcanzar un éxito brillantísimo. Me- 
nos preciosos que los puntos de Milán y de Ve- 
necia, pero más abordables que el guipure de 
Irlanda, muy decorativos gracias á sus gran- 
des flores, á sus follajes, á sus motivos que se 
destacan netamente sobre fondos claros, cons- 
tituyen bellísimos sombreros cuya forma am- 
plia se sujeta con un cordón de rosas. 

Parece que las modistas tienen especial pre- 
dilección por los gruesos tules y por las mallas 
á cuadros, cuya disposición recuerda la red 
de hilo muy de moda en los trajes en esta 








Grande ó pequeño el sombrero de forma de 
campana, goza de todas las preferencias; las 
formas de crín son muy solicitadas, y á menu- 
do se doblan pasando un plisado de tafeta que 
es de un magnífico efecto para encuadrar el 
rostro. En algunos modelos encontramos com- 
binadas felizmente las flores con las alas de pá- 
jaro y los a¿grettes. 

El mayor chic ahora es encontrar nuevas y 
extrañas armonías entre los trajes y los som- 
breros, buscando los más notables contrastes 
que en muchas ocasiones se creerían á primera 
vista absurdos. ¿Se trata de aproximar al ros- 
tro los colores más apropiados para hermo- 
sear el de la morena ó el de la rubia? Mirad en 
nuestros paseos qué innumerable variedad 
ofrecen las damas elegantes; cuántos sombre- 
ros que se asocian á los trajes grises, á los ra- 
yados, á los cuadriculados. Para los grises y 
rayados no hay como la paja gris fierro, rugo- 
sa, cuyo borde no se ve, y quese adorna con 
tafeta gris humo y una gran pluma caída de 
ave del paraíso. Es ésta una sencilla combina- 


ción de gris, propia para un alivio de luto y / 


cómoda para el tiempo incierto. 

También queda en este caso la paja rosa de 
Francia, guarnecida de tafeta negra medio 
oculta bajo una cascada de gasas, sin una flor, 
sin una pluma, á también una paja color maíz, 
guarnecida de grandes alas negras, suaves y 
caídas; paja color trigo maduro, cubierta de 






pequeños ranúnculos de todos colores ó de una 
aglomeración de flores de trébol matizadas de 
rosa, malva, amarillo y blanco; ála derecha un 
nudo de terciopelo de un color claro; azul ja- 
ponés, azul Nattier, verde hoja, moreno do- 
rado. 

Los sombreros donde predomine el verde, es- 
tán muy en boga, ya en paja, ya en crín con 
adornos de plumas ó de follaje de tonos más ó 
menos intensos que los de la forma, para que 
resalten, pero siempre en la misma gama. Al- 
gunas veces pasan del verde al moreno dorado, 
pero entonceses preferible que la forma sea de 
un color verdoso ceniciento y no de un verde 
franco. 

Respecto á la forma, es difícil enumerar to- 
das las que se llevan; son tantas y tan varia- 
das, que la empresa sería árdua; sólo se puede 
asegurar que predomina la de campana, pero 
en torno de ella se agrupan infinitas varieda- 
des. Para darse cuenta de la enorme cantidad 
de modelos que se ofrecen á las modas de estío, 
basta pasar una ligera revista á los periódicos 
de modas y á los sombreros de los grandes al- 
macenes. 

MARIA LUISA. 

































EL MUNDO ILUSTRADO 


FIGURINES DEL DIA 


Traje trotador, estilo sastre, en lana cuadrillé marrón y blanco. La 
falda se ajusta á la cintura con tablas interiores, que se abren á cierta 
altura para formar abanicos y dar amplitud á la parte inferior. El bajo 
se adorna con tres tiras de anchos desiguales, cortadas al bies. El bolero 
lleva en el delantero y en la espalda tablas quese sujetan con un bies 





de la misma tela; el cuello volteado se prolonga en solapas forradas de 
terciopelo. La manga va cruzada por alforzas y se pliega en un puño cu- 
bierto con cartera de terciopelo. El bolero se coloca sobre una camisola 
de muselina de la India, adornada con encajes: el cinturón es de piel y 
se cierra al frente con una hebilla. S 


For. “FiáLrx,” De PArIs, PARA “EL Munpo ILusTrRADO.”—MODAS STROM, 



































Traje de paseo para señorita joven, confeccionado en paño color 
maíz. La falda se ajusta á las caderas; en el bajo se adorna con galón de 
seda y trencilla. El corpiño se abre sobre un chaleco de muselina de seda. 
ll y encaje, volteando los bordes del delantero á manera de solapas, bajo 
y las cuales se esconden los extremos de la amplia pelerina que rodea todo 





EL MUNDO ILUSTRADO 





For. “FeLrx,” DE PARIS, PARA “EL MunnDo ILusTRADO.”—MonDas LAFERRIERE. 
4 , 








FIGURINES DEL DIA 





el cuerpo y cubre en parte las mangas, adornándose también como la 
falda con galones de seda y trencilla; rodea el cuello una vuelta de paño 
café obscuro, recubierta de un motivo de pasamanería. La manga es de 
un bullón regularmente amplio sujeta al codo con un puño. El cintu- 
rón liso, cerrado con botones y adornado con galón y trencilla. 


EL MUNDO ILUSTRADO 


sensaciones de la navegación aérea. — | MUCHAS PERSONAS CURADAS CON LOS 
REMEDIOS DE MUNYON 


Un artículo de Santos Dumont. 





























EPOPOPINCIIIEGEIGOSOEGOG DIS EDEPIODESIODICOO PIPE DIGIGOS IS 


$ en el Monasterio de la Grande Char- 4 
> reuse (Francia), y conocido por todo el 
2 mundo con el nombre « Chartreuge ». 


5 venta desde la expulsión de los Monjes 


9 treux. El 


P íínicos que conocen los componentes 
de este delicioso nectar, 


La aerostación de noche tiene su encan- 
to peculiar. Se está solo, en el vacio obs- 
curo, en los limbos de tinieblas en donde 
parece que se flota sin peso, fuera del 
mundo, libre el alma del fardo de la mate- 
rial Se es feliz cuando de tiempo en tiem- 
po aparecen luces terrestres. Se ye á lo 
lejos, hacia adelante, encenderse un pun- 
to. Lentamente, se ensancha; donde no 
había sino un fulgor, aparecen innumera- 
bles manchas brillantes. Corren en líneas 
largando grapas de claridad. Se conoce 
que se atraviesa una ciudad. 

O bien se cierne uno sobre campos de- 
siertos. Apenas una rutilación aparece en 
ciertos sitios. Cuando la luna se levanta, 
se percibe á la ventura una estrecha cinta 
gris que se tuerce; es un río que refleja la 
claridad del astro 6 la de las estrellas. Un 
relámpago desgarra la sombra, se percibe 
débilmente un silbido ronco: es un tren 
que pasa: los fuegos de la locomotora ¡ilu- 
minan, sin duda, el humo por encima de 
ella, 

O bien, por medida de prudencia, se 
arroja lastre, se sube á través de la som- 
bra desierta de las nubes, bajo el movible 
y espléndido abrazo de un dosel de estre- 
Tlas. Alli, solo con las constelaciones, se 
espera la aurora! Y cuando llega, en una 
gloria de rojo, de oro y de púrpura, en va= 
no se busca, y bien pesarosamente, la 
tierra. Sin embargo, es un placer lo im- 
previsto de desembarcar no se sabe en 
qué punto de Europa. 

Para mucha gente, la aerostación no 
tiene otro atractivo. El aereonauta se ha- 
ce explorador. ¿Sois un joven deseoso de 


e LiCOP mas apreciado 


para A8Spués de la Comida. 






EXQUISITO 
DELICIOSO 
DIGESTIVO 


EXQUISITO 
DELICIOSO 
DIGESTIVO 


Liqueur 


DES 


res Charlreux 


y VERDE y AMARILLO 


Este famoso Cordial que se fabrica 
actualmen:e en Tarragona (España) 
ha sido por muchos siglos destilado por 
los Monjes Cartujos (Péres Chartreux) 





El grabado de arriba representa la 
botella y etiqueta empleados para la 


de Francia y que se conoce ahora Con 
el nombre Liqueur des Péres Char- 
licor es destilado por un 
sistema euyo secreto de fabricación 
solo lus Monjes poseen y conservan 
hace centehares de años, siendo los 


—— 


Se encuentra de venta en las buenas 


Tiendas de Abarrotes, Hoteles, Restaurants, 
. Cafés, Cantinas, etc., etc. 





correr el mundo, conocer aventuras, es- 
crutar lo desconocido, contar con lo ines- 
perado? Practicad el globo esférico. Al 
medio día, almorzáis tranquilamente en 
casa; á las dos, partís en globo, Diez mi- 
nutos más tarde, ya no sois ciudadano 
ordinario, sino un explorador, un aventu- 
rero de la ciencia, tanto como los que van 
á helarse en los ¿cebergs de Groenlandia ó 
á fundirse de calor sobre las riberas de co- 
ral de la India. 

No sabéis sino vagamente en dónde es- 
táis: no podéis saber á dónde iréis; pero 
esto depende, en mucho, de vuestra vo- 
luntad, tanto como de vuestra destreza y 
experiencia. Tenéis la elección de altitud; 
sois dueño de aceptar una corriente ó de 
ir más arriba á buscar otra. Podéis fran- 
quear las nubes, alcanzar las regiones en 
donde se respira apenas oxígeno, perder 
la visión dela tierra, que desaparece todo; 
podéis descender, seguir la superficie del 
suelo, ayudaros de un puñado de arena 
para dar saltos de gigante por sobre las 
habitaciones y por sobre los árboles. 

Cuando llega el momento de desembar- 
car, se siente verdaderamente un júbilo de 
explorador de hallarse entre hombres ex- 
traños, como un dios salido de la máqui- 
na. ¿En qué país estáis? ¿En qué lengua, 
alemana, rusa ó noruega, se os contesta- 
rá? Miembros del Aereo Club han sufrido 
tiros de bala al franquear ciertas fronteras 
europeas. Otros, arrestados, en el mo- 
mento de desembarcar, por algún burgo 
maestre ó algún gobierno militar, han si- 
do acusados de espionaje. Otros, en pe- 
queños rincones escondidos, han tenido 
que defenderse contra la ignorancia y la 
superstición de las poblaciones rurales. 
Tal es la fortuna de los vientos. 

* 
e 

Mi primera impresión de navegante aé- 
reo fué, lo confieso, de sorpresa: sorpresa 
de sentir el aeróstato ir recto ante S1, SOr- 
presa de sentir el viento soplarme el ros- 
tro. En la aerostación esférica se marcha 
con el viento, no se le siente. Sin duda, 
al subir ó al bajar, el aeronauta, á bordo 
de un globo esferico, siente el frotamiento 
de la atmósfera y la oscilación vertical 
hace flotar la bandera: pero, en el movi- 
miento horizontal, el globo ordinario pare- 
ce que está fijo, mientras que la tierra hu- 
ye bajo él. 

Asi es que, mientras mi aéreo cortaba el 
aire con su proa, el viento me golpeaba el 
rostro y mi levita flotaba como sobre el 
puente de un trasatiántico. Bajo otros 
respectos, sería más exacto comparar la 
navegación aérea á la navegación fluvial 
á vapor. No se parece á la navegación á 
vela. Cuando se habla de “'bordear,” esto 
no quiere decir nada. Si sopla el menor 
viento, es en una dirección dada; la ana- 
logía es completa con una corriente de río. 
Si no hay absolutamente viento, la nave- 
gación aérea se hace entonces comparable 
á la navegación sobre las aguas lisas de 
un lago. Ésto es lo que importa compren- 
der bien. 

Supongamos que mi motor y mi propul- 
sor me imprimen en el aire un impulso de 
veinte millas por hora. Estoy en la situa- 
ción del capitán de un buque cuyo propul- 
sor determine, sea que suba la corriente 


PROTEJED VUESTRO CUTIS 


EN LA 


TIERRA DEL SOL 


Los rayos del sol tienen un efecto espe 
cialmente estimulante sobre la piel. no 
solo utrayendo la sangre á la superficie. 
sino produciendo quemaduras y quioasma 
(depósitos de pigmento que se conocen con 
el nombre de atezamiento.) Pero estos ra- 
yos de sol ocasionan vna evaporación no 
hatural y las pequeñas glándulas de la 
piel sonincapa para dominar este efec 
to, si no les presta ayuda. 


EL JABON DE EXTRACTO DE POND 


es una crema y una loción combinadas. El 
Jabón es una grasa suave y pura, siendo 
una substancia nutritiva que aceita y 
prepara la piel, contrarrestando la evapo 
ración. Penetra los conductos de la trans- 
piración y de la grasa natural; calma y 
refresca y lleva el Extracto de Pond—el 
curativo más afamado—y que estimula las 
glándulas, preparándo para satisfacer 
Tas demandas atmosféricas, conservando 
la piel delicada, suave, húmeda, protegida. 

Bajo los ardientes rayos del sol, es pre- 
ciso lavarse varias veces al día con el Ja 
bón de Extracto de Pond, jabonándose 
bastante y frotándose con él; luego hay 
que enjuagarse bien y secarse con suavi 
dad. Su blacura indica su pureza. En las 
Droguerías, 


Armour 8. Company 


Unicos concesionarios de la Compañía de 
Extracto de Pond. Sanborn Hnos.—Dro- 
guistas.—Agentes Generales, —San Fran- 
cisco 6.—México, D. PF. 
































'EXPRESAN SU GRATITUD 


AS 





Lea Vd. Detenidamente los Atestados de Algunos de sus Vecinos Quienes 
Tienen Motivos Para Estar Agradecidos al Dr. Munyon por 
sus Remedios Homoeopaticos Perfeccionados. 





No esperaba yo en tan poco tiempo estar restablecido. 
Todavia no he terminado las medicinas que me receto 


Doy a Vd. 


Curado con el Remedio para el Asma 





E Sr. D. José Sanchez de Atotonilco, Morelos, dic 

«Compré sú remedio para el Asma, y habiendo toma- 
do los globulillos, mis sufrimientos por la falta de res- 
siracion necesaria se han transformado en felicidad, 
Por lo cual le viviré altamente agradecido,” 


y ya me encuentro aliviado y con fuerzas. 
Ías mas sinceras gracias.” 





Curados de Reumatismo 
Una Tos Nerviosa Curada Rápidamente El Sr. D. Panfilo Ramirez Rodriguez, Botica del 
Carmen, C suerrero No. 17, Pachuca, Hidalgo, 
qua igun tiempo escribi a Vd. dandola las 
fui curado del Reumatismo, y hoy re- 
pito las mismas gracias por haber tenido buen ex 

Remedio para la Cara y el Cutis. — Mi Sra, pa 
nte algunos años de una erupcion en la piel y 
y habiendole y lo sus remedios hoy 


se encuentra enteramente s: 







El Sr. D. Florentino G. Montiel, de Monterrey, dice : 
«Habiendo padecido por algun tiempo de una tos ner- 
viosa, tome varios medicamentos, pero no obtuve 
resultauo alguno. Luego una buena persona me re- 
comendo el Remedio de Munyon para la Tos, del cual 
compre un pomito y todavia no habia terminado este 
cuando ya estaba sano.” 










an: 
Restablecido en Poco Tiempo 


El Sr. D. Jesus M. Ostos de Monterrey, dice: 
«Estoy muy complacido con sus buenas medicinas. 


Munyon's H. Fi. Remedy Co., 53rd and Jefferson Sts., Philadelphia, Pa., EE, UV. A. 


Y seran atendidas gratis y confidencialmente. 
Dr. Munyon, 1505. Arch. St. Philadelphia, Pa. USAS 
J. Labadie Sucrs. y Cía.. Calle de la Profesa núm. 5, México, DIES 


OOOO 0 LR E 


Polvos de Tocador 


DE MENNE Talco 


Boratado 
Alivio positivo para los Sarpullidos, Deso- 
A Maduras, Quemadas de Sol y todas las afec- 
ciones del cutis. Hace desaparecer el olor del sudor, 
Es una delicia después del Baño. 
p Es un lujo después de Afeitarse. 
ÍS) Es el único polvo para los NIÑOS y para el 
K TOCADOR que es inocente y sano. 
Pídase el de MENNEN (el original) de precio 
un poco más subido quizás que los sustitutos, pero 
hay razón para ello. 
Recomendado por médicos eminentes y nodrizas, 


Rehuse todos los demts, ] nesto que pueden dañar al cutis. Se vende en todas partes. 


GERHARD MENNEN COMPANY, Newark, N. J., E. U. 
NS 


GERSTENDORFER BROS. 


y Las Célebres Preparaciones para Dorar, Esmaltar y Barnizar. 


El más inexperto puede usarlas. 


Para dorar muebles, bric-a-brac, ornamen- 
Esmalte de Dro 


tos, marcos de cuadros, crucifijos, eto. 
Parece y dura justamente 


Parece y dura como oro puro. Usese (Lavable) Ñ 

So seca pronto quedando muy duro ' 
como lh porcelana. Do blanco y bonitos colores. Puedo lavarso Eg alt 66 STAR sE 
cuando DO consuelo ala que por ello so afecten el color ó brillo. EOMANTO a 


|"SAPOLIN” 


Todos los remedios de Munyon se venden en todas 
las boticas y droguerias... Consultas sobre cualquiera 
enfermedad pueden dirigirse por correo a 

















2000000 0000000006 000UDUD0D0 CRUDO DD ADORR DEAR DDO COOADODO LD DD DDD nA DD ADD LS 
ALIADO LOLA CDA DCD DDD ARD ADA DIRA CULO DALIA A 


El 


“QUR FAVORITE” | 





PINTURAS DE LUSTRE PARA CARRUAJES 





NINE >= =P 
% AS 
A vos PERRO 


=> 


a 


ESENCIA - POLVO DE ARROZ EA 





































































































El Testamento 
Del IlImo. Sr. Arzobispo Feehan 


LOS BIENES FUERON VALUADOS EN $ 125,000 
E 

La mayor parte de lo testado con 

sistía en dos pólizas de $25,000 

cada una tomadas en “La Mu- 

tua,” Compañía de Seguros so- 

bre la vida, de Nueva York. 

Hace pocos días que se practicó 
la apertura del testamento del Ilus- 
trísimo Sr. Arzobispo D. Patricio 
A, Feehan, en la ciudad de Chicago, 
Tlinois. La fortuna del listinguilo 
prelado ascendió á cerca d2..... 
$125,000 oro americano; y según el 
inventario que se ha publicado. ¡os 
bienes que dejó fueron como sigue: 
Dos pólizas de la Mu- 

tua, ”Compañía de 

Seguros sobre la Vi- 

da, de Nueva York, 

por $25,000 oro cada 


una, Ó sean. . . . . 50,000 oro 
Dividendos acumulado: 

sobre una de las pó- 

Zas: ÉS = 2, 9,329 Oro 


Otra póliza de seguro. ,14,000 oro 
Acciones en efectivo y 
en Bancos. . . . +. ,37,000 oro 
Entre las disposiciones del se- 
ñor Arzobispo, en su testamento 
se hicieron éstas: 

A su hermana, señorita Kate 
Teehan, que estuvo siempre con és 
asta su muerte, $04,000 oro en bo- 
nos, y $25,000 oro en unla de las 
pólizas de seguros; á la señora 
Ana A. Feehan, viuda del señor 
Dr. Eduardo L. Feehanm, herma- 
no del señor Arzobispo, $5,000 oro 
de otra de las pólizas, y $5,000 oro 
en efectivo; á la Academia de San 
Patricio, de Chicago, la que es 
preceptora “su hermana, Madre 
Marí aCatalina, $10,000 oro de la 
áiltima póliza; 4 la escuela “Santa 
María,” de enseñanza práctica pa- 
ra varones, de Feehanville, Illinots, 
que era la institución po: la que 
más se interesaba el señor Arzo- 
bispo, se entregaron los $14,000 res- 
tantes de la última póliza. 





























pOIMUNDOMUUSIRADO 


de un río ó que la baje, veinte millas por 
hora, Imaginémonos ahora que la corrien- 
te sea de diez millas. Si el vapor navega 
contra la corriente. hace diez millas por 
hora con relación á la orilla, bien que en el 
agua no tenga una velocidad mayor. Es 
esta una de las razones que hacen tan di- 
ficil la determinación de la velocidad de 
un globo. 

Por esto es por lo que los capitanes de 
aéreos gustan siempre más, para su pla- 
Cer, de navegar en tiempo tranquilo, y por 
lo que, al hallar una corriente contraria, 
tratan de escapar á ella, por medio de una 
subida ó de una bajada oblicua. Asílo ha- 
cen los pájaros. El yachtman, en su vele- 
ro, en el mar, reclama una buena brisa, 
porque nada puede sin ella: en el río, el 
capitán de buque, se aproximará lo más 
posible á la orilla, á fin de evitar la co- 
rriente y se arreglará para bajar de prefe- 
rencia con el reflujo que con la onda. No- 
sotros. marinos del aire, no somos capita- 
nes del vapor ni yachtmen de vela. 

El navegante aéreo no tiene sobre los 
otros sino una ventaja, pero grande: puede 
abandonar una corriente por otra. El aire 
está lleno de corrientes variables. Al subir 
encontrará ya una brisa favorable, ó bien 
una región tranquila. Estas no son sino 
consideraciones prácticas que no tienen 
nada que ver con la aptitud del aeronauta 
para luchar, si el caso se ofrece, contra la 
brisa. 

Antes de mi partida, cuando mi primer 
viaje, me preguntaba si marcharía. Pre- 
veía que al subir y al bajar oblícuamente, 
podía experimentar una sensación des- 
agradable. Esperaba mucho “tangage,” 
como se dice á bordo de los buques. Sin 
duda tendría menos ““roulis.” Ambas sen- 
saciones serían nuevas en aereonáutica, 
porque el globo esférico no da ninguna 
sensación de movimiento. 

Sin embargo, con mi primer globo, la 
suspensión era muy larga y como se apro- 
ximara á la de un globo esférico, tuve po- 
co roulis. De una manera más general, 
bien que se haya dicho que en tal ó cual 
de mis viajes el aparato ““roulaba” consi- 
derablemente, jamás, desde el primer día, 
senti mareo. 


...A bordo del “aéreo” no hay olor. 
Todo es puro y neto. Eltangage mismo es 
sin sacudidas. El movimiento tiene la sua- 
vidad de un deslizamiento, sin duda por- 
que las olas del aire oponen menor resis- 
tencia. 


....El hombre jamás ha conocido nada 
que se parezca á la libre existencia verti- 
cal. Retenido en la superficie del suelo no 
hace movimientos hacia ““abajo;”” nuestro 
espíritu no abandona nunca la superficie 
plana; tanto es así, que cuando el aereo- 





nauta sube, no sienteningún movimiento, 
sino que tiene la impresión de que la tie- 
rra desciende, 

En cuanto á las combinaciones de movi- 
mientos verticales y horizontales, el hom- 
bre no conoce nada absolutamente de ello... 

En verdad, yo no sabría decir la sorpre- 
sa, la alegría, la ebriedad que produce ese 
libre movimiento diagonal hacia adelante, 
sea subiendo ó bajando, combinado con 
bruscos cambios horizontales de direc- 
ción, cuando el aparato responde a un 


golpe de timón. Los pájarcs deben expe- 
Jimentar la misma sensacicn cuando des- 
pliegan sus grandes alas y su vuelo se 
dobla en el cielo... 


Por mares nunca d'antes navegados! 


El yerso de nuestro gran poeta cantaba 
en mi memoria desde mi infancia. Des- 
pués de mi primera travesía, lo hice ins- 
cribir en mi bandera. 


SANTOS DUMONT. 


pro 
LAS GRANDES LLAGAS SOCIALES 





El juego y los jugadores en París. 


Los estatutos de los principales círculos 
de París se parecen mucho unos á otros. 
Para ser admitido en ellos como miembro 
titular, se necesita tener, porlo menos, 
veinticinco años, ser presentado por dos ó 
tres socios y pasar por escrutinio. Cada 
uno de los socios es responsable, ante el 
comité, de las personas que introduce en 
los salones del círculo, antes de su admi- 
sión. 

Pero al lado de estos clubs, hay otros, 
en la gran capital y en todas las del mun- 
do civilizado, en los cuales las formalida- 
des de admisión son infinitamente menos 
penosas y donde, no contentos los admi- 
nistradores con hacer gala de una prisa 
excesivamente cortés en admitir á los 
nuevos socios, imponen ellos mismos las 
presentaciones, recolectando al cliente. 

En esos círculos se juega, por lo común 
la fachzuse. La facheuse es una especie de 
baccará de un solo cuadro. Se sabe que el 
baccará se juega contra un banquero que 
distribuye dos cartas á dos de los puntos, 
á derecha é izquierda; cada uno de los dos 
puntos tiene frente á si un tapete, sobre 
el cual pueden apuntar los jugadores; el 
ganador, punto ó banquero, es aquel cu- 
yas cartas, totalizadas, suman nueve ó 
una cantidad aproximada á ésta. La fa- 
cheuse, por su mecanismo y sus conse- 
cuencias reporta beneficios enormes al 
establecimiento. El banquero es siempre 
miembro del círculo. 

Por un golpe maestro, los directores de 
esos círculos dieron entrada en ellos al 
elemento femenino. Las jugadoras que no 
tenían hasta entonces otros lugares don- 
de dar rienda suelta á su pasión que los 
casinos veraniegos, dondese jugaba un 


PAMPRES D'0R 


ESENCIA PARA 


PoLvos DE ARROZ 


DE 


JABON, LOCION 


LUBIN 


11, Rue Royale, 11 





MO 
MO 
0 


EL PAÑUELO 


modesto baccará, se agruparon en estos 
clubs galantes y prácticos. Un joyero for= 
maba parte del personal del estableci- 
miento. Después de haber perdido sus 
luises y sus billetes de banco, las jugado- 
ras vendían sus collares de perlas, sus 
cadenas de oro ó sus sortijas de brillantes 
áese complaciente industrial que hacía 
alli excelentes negocios, facilitados por la 
fiebre del juego. Desde las dos de la tarde 
hasta las dos de la mañana, ciertas rabio- 
sas del juego no abandonaban sus sitios, 
mordiendo valientemente, cuando sentían 
apetito, algunos sandwiches, acompaña- 
dos del vaso de agua gratuito ódela li- 
monada traída por mozos de pies silencio- 
sos y rápidos. 

Es aquí, también, donde entra en escena 
el rabatteur. Este personaje es siempre un 
viejo jugador arruinado pur el vicio, y que 
ha hecho de su pasión un modo de vivi. 
Es un ocioso y un elegante; se instituye 
como guía, como cicerune de las jóvenes 
gentes de provincia y después de haber 
ofrecido á la víctima un excelente almuer- 
zo servido en los salones del círculo, le 
conduce á otro salón donde el punto inge- 
nuo se deja por lo general arrebatar una 
fortuna. El rebatteur cobra una comisión 
que pierde él mismo en el juego, siguiendo 
una combinación, según el infalible, muy 
personal, y que debe asegurarle la fortu- 
na. Porque todas esas gentes que viven 
del juego, que no ignoran sus consecuen 
cias, que saben todos sus recursos, son 
ellas mismas grandes é impenitentes ju- 
gadores. Se sabe que los bookmakers ylos 
jockeys pierden en las carreras la mayor 
parte de sus beneficios. Pero lo que es 
más ignorado es que los croupiers, obliga- 






















dos por su fatigoso servicio á permanecer 
todas las noches en vela hasta las tres ó 
cuatro dela mañana, no regresan jamás á 
sus domicilios hasta la entrada del día. 
¡No! Vánse todos, en París, á un café de 
Montmartre, queno secierra nunca, y allí, 
hasta las siete ú ocho de la mañana, pier- 
den el dinero tan laboriosamente ganado 
en el club. Se cita como un ejemplo rarí- 
símo, á ese croupier de Baden, que odian- 
do el juego y encargado del arreglo de las 
diferencias entre los jugadores y los direc- 
tores de la ruleta, decía á aquéllos sin ce- 
sar: 

—¿Qué diablos venís á hacer aquí? Os 
arruinaréis. .Esta casa esun infier- 
no....Idos: 1 mejor partido que podéis 
tomar.... 

El personal de las casas de juego, —por+ 
que esta designación es más exacta en es- 
tas circunstancias quela de círculo ó club— 
propaga, al contrario, más sonrientes le- 
yendas. Existe aquella de cierto director 
de un gran diario de París que, muy joven 
aún, y habiendo pedido prestados veinti- 
cinco luises á un príncipe de las finanzas, 
ganó trescientos mil francos, cantidad que 
le permitió hacer su emocionante y rápida 
carrera social y política. 






EL CLUBMANN ENGORROSO. 


La plaga de esta clase de círculos es el 
roublard, que tiene todas las ventajas del 
club y huye de todos sus peligros. Él rou- 
blard se ha hecho admitircomo socio. Gra= 
ciasá una cotización insignificante, está 
en su casa. Saludado por el conserje, ga- 
loneado como un general, se instala en un 
ancho sillón de cuero en la biblioteca y se 
absorbe en la lectura delos diarios, de las 
revistas, de los libros recientemente apa- 
recidos. Por tres francos, el almuerzo, y 
tres y medio, la comida, se mantiene como 
un príncipe. 

Abotagado por la absorción de viandas 
deliciosas sabiamente preparadas; por la 
ingestión de vinos generosos y de todas 
clases de licores, el punto está más dis- 
puesto á desprenderse del lastre de sus 
billetes de banco y de sus luíses. Pero el 
roublard, un peso muerto para el círculo, 
que es en general un solitario, encuentra 
allí una especie de familia; se interesa por 
la marcha del baccará ó de la ruleta, com- 
padece á los infortunados, celebra las yic- 
torias pasajeras, tutea al comisario de jue- 
go, pero no hace en las salas donde corre 
el dinero, sino breves y estériles aparicio- 
nes.... 


RP A 





EL MUNDO ILUSTRADO 


PEQUEÑOS Y GRANDES MEDIOS DE 
ALIMENTAR LA PASIÓN. 


Los mozos de estos clubs son, general- 
mente, usureros; ellos no fijan el interés á 
que prestan su dinero, abandonándose á la 
generosidad del deudor, con lo que consi- 
guen, claro está, mayores beneficios, Esta 
profesión tiene sus inconvenientes y sus 
peligros. Hace algún tiempo uno de los 
calaveras más célebres de París, habiendo 
agotado su crédito en la caja del círculo y 
con todos los sirvientes, que ya desconfia- 
ban de él, descendió á las cocinas, y vien- 
do áuno de los marmitones, nuevo en el 
club, le dijo: 

—No tengo tiempo para ir hasta mi ca- 
sa. Dame diez luises: te los devolveré 
mañana. 

El marmitón se enjuga las manos, saca 
á relucir su cartera y alarga los dos bille- 
tes de cien francos. Un poco inquieto, sin 
embargo, cuenta su aventura á sus cole- 
gas, que se burlan de é 
. —Pero sies conocido....No te devolverá 
jamás tu dinero. 

_Habiendo terminado el marmitón su ser- 
vicio, sube al primer piso é interroga á los 
MOZOS: 

—¿El señor X? Gana en estos momentos 
más de veintiocho mil francos. 

Era la media noche. A las dos de la ma- 
fñana, X descendía, habiendo perdido todo, 
y el marmitón lo esperaba: 

—¿Mi dinero? 

—Lo tendrás mañana... 

—No tengo deseos de esperar. Voy á 
acompañaros hasta vuestra casa. 

X se niega á aceptar la compañía, y en- 
tonces. exasperado el cocinero, apalea bru- 
talmente al impenitente jugador... 





ESTRATAGEMAS DE LOS JUGA- 
DORES. 


Un contemporáneo de Carlos X cuenta 
que un jugador, habiendo perdido todo su 
dinero en una casa de juego, colocó sobre 
la mesa una caja llena de pólvora y la 
prendió fuego. La alarma fué grande; los 
daños causados, pequeños, pero como el 
terror que se apoderó de los puntos nofué 
menudo, tuvo ocasión el audaz perdidoso 
de cargar con todo el dinero apuntado y 
huir á toda la velocidad de sus piernas. 

En otro de esos centros la estratagema 
fué más teatral: una campanilla eléctrica 
hizo cesar la partida de baccará. En un 
abrir y cerrar de ojos, la mesa desapare- 


































Polvos de 
Tocador “Loria” 


Un compuesto 
de la flor de arroz 

la más pura, 
fabricado especi- 
almente para los y 
paises 
Suaviza y embellece el cútis. 


PARFUMERIE 


ED. PINAUD 


PARIS 





ció, el tapete se hizo humo y las puestas 
volvieron á los bolsillos de los jugadores. 
En lugar de todo esto, una pianista se 
instaló delante de un piano, y cuando el 
comisario de policio hubo abierto la puer- 
ta, no encontró otra cosa queá algunas 
parejas entregadas por completo á los ino- 
centes placeres de la danza.... 

En los circulos poco escrupulosos, el 
croupier, según un eufemismo delicioso 
agrega á los trescientos ó cuatrocientos 
francos de su sueldo, otro tunto trabajan- 
dopara la casa. Al comienzo de la partida, 
desgarra la envoltura del naipe (naipe 
que ha sido convenientemente envuelto 
después de uso) y baraja rápidamente. El 
sabe que barajando á “la parisiense”” no 
ha cambiado en nada absolutamente el or- 
den de las cartas; corta y recorta y las 
hace pasar con un movimiento circular, 
apresurado antelos jugadores. El banque- 
rose instala, gana siete ú ocho veces; 
después se levanta, como contentándose 
nada más que con esas ganancias mode- 
radas. Tiene el banquero, en esos instan- 
tes, todo el aspecto de una persona sen- 
sata que no quisiera arriesgar en el juego 
lo que el mismo juego le ha dado. 

En cuanto á los sistemas empleados por 
los jugadores poco escrupulosos, un libro 
entero no bastaría para describirlos. He 
aquí uno inédito, y que tuvo por teatro un 
club boulevardier. 

Un caballero muy correcto en su perso- 
nalidad exterior, habíase acercado ya tres 
ó cuatro veces á tomar parte en una parti- 
da de 3,500 francos. Depositaba á su lado 
una cartera confortable. Una vez los ta- 
bleros cubiertos de apuestas, da las car- 
tas y pierde. Todos los puntos esperan 
que pague. ...Pero él, dirigiéndose al co- 
misario de los juegos, le pregunta: 

—Perdón. Suponed, una simple suposi- 
ción nada más, que yo no pague lo que 
acabo de perder. ¿Qué pasaría? 


(Toses nerviosas) 
Curacion rápida y segura 


CON EL 


JARABE MONTEGNIET 


A FOURIS, 9, Faubourg Polssonnlére, PARIS 
MEDALLA DEORO, PAris1897 
De Venta en las princioales Farmacias. 











también se nommaliza la 





—El círculo se vería obligado á pagar; 
él es el responsable, contestó el interro- 
gado. 4 
—Entonces ¿los jugadores no pierden 
nada? 

—Nada, pero.... 

—Y bien, amigo mío. Estoy encantado... 
No tengo un céntimo... 


+ aa Bolo TOPICO 

BE VABRICA reemplazando el 
Fuego sin dolor al 

caida del pelo, 

r a y Segura de 
jas Cojeras, Espara- 
* vanos, Sobrehuesos, 
*Porceduras,etc.jote, 
Revulsivo y resolu= 

tivo inmejorable. 


Paris, 165, Rue S'-Honoré y todas Farmaciaz 











Las fermentaciones anormales en el 


conducto gastro-intestinal del niño da 
pelcho, fenmentaciones que se ¡presen- 
tan en los casos de alteraciones ¡pato- 
lógicas del intestino, y muy especial- 
“mente en los miños alimentados con 
leche ide vaca, se reduce icon mucha 
rapidez suprimiendo la leche y subs- 
tituyéndola con la Harina Kufeke pa- 


ra niños (cocida en agua); con ésto 
“cesa el vómito y en muchos 


“de vientre sin necesidad de más medi- 
cación. 





pios de origen animal. 


te, la harin 





mo el conducto gastrointestinal y pue- 
de servir perfectamente como alimen- 
to exclusivo idel niño. 





che de vaca ú la Harina Kufeke, 
pues gracias á esta harina dicha leche 
se coagula en ell estómago del niño en 
copos más finos, con lo cual se digie- 
Te con más facilidad. 





cálidos. 


Los perfumes principales de 


ED. PINAUD 
Parfum GENET D'OR 
Esencia THEODORA 
Bouquet MARIE=LOUISE 


el último favorito de la 
Parisien, 
Esencia LA CORRIDA 





Odontalgrque 


d ED. PINAU 
Sociedad mE 








Elixir Dentrifice 
Debe Usarse diariamente 
con el cepillo para lavar la 
boca. Esantiséptico y sano 
y mantiene la dentadura, la 
boca y la garganta en buena 
condición. 
Usase junto con la 
PATE DENTELAIRE 
que es la mejor pasta para 
blanquear la dentadura y 
para endurecer las encias. 














de Parma. 













Violette de Parme 


Preparada con Violetas 
Es adaptada es= 


el atomizador y para el baño. 
Dá al agua una fragrancia 


agradable y duradera. 


Agua de tocador 








EZ 





pecialmente para usar con 


olor delicado. 


SS 


(EESavON Violerte ¡REINED) 





substancia injuriosa al cútis. 


y blanquea la complexión y tiene un 


Jabón 


«Violette Reine” 


Un Jabón su- 
perior. No con- 
tiene ninguna 


Suaviza 





Tónico para el Cabello 


Eau de Quinine 
de Ed. Pinaud 


El mejor tónico conocido. 
Mantiene el cuero cabelludo 
Dá 


al cabello brillantez y her- 


limpio y cura la caspa. 


mosura. Usado por la gente 


de tono en todas partes. 









Para informes, correspondencia, pedidos, catálogos, etc., dirigirse á las Oficinas Generales para los Estados Unidos, Canada, 
Mexico y Cuba, ED. PINAUD BUILDING, N. Y. 





¡CASOS 
evacuación 


¡La Harina Kufeke obra como 
anitifermentativa porque log principios 
albuminoideos de origen vegetal que 
contiene son para (los materiales pató- 
genos un terreno mutritivo de condi- 
ciones mucho peores que llos princi- 
Por otra par- 
a mencionada se digiere 
y absorbe muy bien, aunque esté enfer- 


Una vez 'cura- 
do éste, se puede volver á añadir la- 




















AI PUERTO de VERACRUZ 


Esquina Capuchinas y Segunda de la Monterilla.-Apartado, 61. México, D. F. 


Signoret, Honorat y Comp. 


Acabamos de recibir en nuestro Departamento de Iglesia, un surtido varia- 
dísimo de Coronas Mortuorias de todos precios. 
A continuación damos algunos grabados relativos: 





Núm. 23.—Coronas Mortuorias de Metal y Porcelana Cruz Griega de Metal con Corona 6 Palma, 
0.85 por 0.75 cms , cada una, $ 37.00, de 0.60 por 0.72 cms., cada una, $ 40.00. 





Cruz de Metal imitación Madera, con Corona, Núm. 21.—Coronas Mortuorias con lazo 6 sin él, 
de 1 m. por 0.72 cms., cada una, $ 40.00. de Metal y Porcelana. 0.58 por 0,50, cada una, $ 16.00. 














Año XIV—Tomo Jl 


. 
Ú 
| Ú 


gr 


AN 
¡PE 


) 



































+ e 
IN 
Ñ 
NN 
| IM 


UNS 
De 
14 


UNA Ú ie 
Ú 
QU ! y 











































































































































































































































































































































































































































































































































ES 55, ZN 
———- 7 E Y ll | 


















































































































































/ 
































UNO 23937 










ar 
Ú 






Número 4. 






CREARA 


RS 











O IAEA R 


or 
ed 


O 
LEA 




























































































a 
A Los artículos de lujo fabricados en mis talleres son inimitables y sin comp 
l cia. Obtuvieron Primer Gran Premio y Medalla de Oro en la 
Exposición Universal de San Louis Missourl. 


CLAUDIO E I 


VIDRIERAS ARTISTICAS SIN COMPETENCIA 


En todas las casas de buen gusto encontrará Ud. modelos de mis 





vidrieras.-=-Trabajo acabado. 


Grandes AIMAGENES de Papel Tapiz 


México, 2a. de San Francisco Múm. 10. 
En estos departamentos siempre tengo una existencia competente de Papel 
Tapíz, para dejar satistechos á los gustos más delicados 


ESTILOS MODERNOS - - ESTILOS AS | 





Siempre tengo en existencia la cantidad de vidrios ó crista- 


les que Ud. necesite--Tragaluces:- 












ó EEN E 
pS a AN 
eN SA % 


Sion 


a z 














AV 


FARECTABCESPADO: 





< lianas y Oleos. 


Sol 
2 Facsímiles de Acuarelas. 


Guadalajara: López Qotilla 43 y 45. 


Sun ; 


es 

El mejor adorno 
para sala es una Jar- 
dinera. 

Las fabrico al es- 
tilo y color de sus 
muebles, 6 dorados 
según mi sistema. 





Acabo de recibir 
un magnífico surtido 
de Repisas, Espejos, 
Consolas y Marcos. 





Preciosa colección 
de pinturas esmalta- 
das en porcelana. 





ln surti- 
do de Acuarelas ita- 





Columnas y bustos 
en Alabastro y Már- 
mol. 











| 
H 
HA 
El 


El Zalacio de Hierro! 


Somos los únicos Depositarios 
en México de los 


GUANTES “JOUVIN” 


Premier Choix 
AX Y Fa 
Garantizamos ll GAbBIeIÍA balidad. 


Cabritilla, 12 bo- Suecia, 12 boto- 
tones, — blancos, nes, blancos, ne- 
negros y de color, 
$5.75. el par. La 
misma clase y co- 
lores, con 16 boto- e 
? nes, $6. 75. ¿ 
Pueden hacernos / 
pedidos por Co- 
rreo. 


gros, y de color, 
$4. 75. 

Ñ La misma cla- 
. se y colores, con 
Y 16 botones, $5. 75. 
E La misma clase 
1 y colores, con un 
—=3 botón, para Caba- 
—  Jleros $3. 25. 


NINOS D8AEN0S0 NDS DANI PND DEN DA 





2 LOS GUANTES “JOUVIN son tos preteri- 


dos por el mundo elegante de toda Europa, v 
es tan indiscutible su primacía sobre cual: 
quiera otra marca, que nadie se ha atrevido 
á discutirles el primer lugar entre al 
los guantes conocidos. 


do pe E 
























































































































































S 


Ñ 
A 


ES UN REMEDIO POSITIVO PARA TODAS AQUELLAS DOLOROSAS 
Dolencias de la Mujer. 


Cura enteramente las peores formas de Afecciones de la Mujer, to- 
dos los Desarreglos del Ovario, Inflamación y Ulceración, Caída y Desvío 
de la Matriz y consecuente Debilidad Espinal, siendo peculiarmente 
apropiado para la Edad Crítica. Cura el 


Mal de Espalda. 


Ha curado más casos de Leucorrea que cualquier otro remedio del 
mundo conocido. En tales cases es casi infalible. Disuelve y expele Tu- 
mores del Utero en los primeros períodos de su desenvolvimiento, y 
ataja toda tendencia á los tumores cancerosos. Aquella 


Sensación de Opresión 
que causa dolor, pesadez y dolor de espalda se alivia instantáneamente 
y se cura permanentemente con su administración. Bajo todas circun- 
stancias obra en armonía con las leyes que gobiernan el sistema de la 
mujer, y es tan inofensivo como el agua. Cura la 


Irregularidad, 


Ta Menstruación Suprimida ó Dolorosa, Debilidad del Estómago, Ind1- 
gestión, Hinchazón, Flujo, Postración Nerviosa, Dolor de Cabeza, 
Debilidad General. también a a 


Mareos y Desvanecimientos, 


astitua Extremada, la Sensación de Indiferencia y Preferencia por 
la Soledad, Excitabilidad, Condición Nerviosa, Somnolencia, Flatulencia, 
Melancolía, Ó Mal Humor, y Dolor de Cabeza. Estas son indicaciones 
seguras de Debilidad de la Mujer ó algún Trastorno del Utero. 


Para las Afecciones del Riñón 


+1 Dolor de Espalda (de uno y otro sexo), el Compuesto no tiene igual. 
A Compuesto Vegetal de Lydia E. Pinkham ha curado más mujeres 
que cualquiera otra medicina del mundo. Las ventas anuales del mismo, 
en los Estados Unidos solamente, son mayores que las de cualquier otra 
medicina para afecciones de la mujer exclusivamente. Ha realizado el 
mayor número de curas positivas de males de la mujer. Este hecho está 
pmprobado por cientos de miles de cartas de mujeres que ha curado. 
9 que ha hecho para las mujeres de los Estados Unidos, lo hará para 
»As mujeres de todas las partes del mundo, Se puede fiar de él com: 
e fiazía, de un amigo. Le 2-ounsejamos á Ud «ue lo pruebe. 














De venta en todas las Farmacias. 
Carlos Félix y Comp., Sucs., Agentes Generales, 











EL MUNDO ILUSTRADO 


Los perros como objeto de lujo. 


En Inglaterra y en el Norte de América 
la afición por los perros ha llegado á un 
grado tal, que se puede decir con toda 
exactitud que allá el perro es el más caro 
amigo del hombre. 

Un proverbío inglés dice que un perro 
lleva siempre beneficios iguales á la suma 
que ha costado. Este proverbio nació sin 
duda en la antigua tienda de un comer- 
ciante en perros de la ciudad. 

Los elegantes de Londres pagan por un 
perro de señora, hoy, 2,500 francos, cuan- 
do antes, hace á lo más 20 años, un perro 
de esa clase sólo valía 250. La cría de pe- 
rros absorbe en Inglaterra un capital enor- 
me; sin embargo, ningún comerciante no- 





Bunll-dog francés vendido 
en 3,000 francos. 


vicio podría realizar beneficios serios á 
menos de tener una suerte excepcional. 
He aquí una anécdota que probará que 
á veces el éxito depende de la suerte. 
Un francés encontró en Londres un empleo 
y se alojó en una casita con jardin. Penso 
en llevar un perro para completar aquel 
decorado casi campestre y se lo comunicó 
á su vecino de mesa en el modesto res- 
taurant donde comía. El vecino le dijo que 
él tenía un perrito que le habían regalado 
en su almacén y que él lo daría de buena 
gana á quien quisiera cuidarlo. El francés 
tomó el perro, lo cuidó y alimentó y en 
poco tiempo el animalito se puso tan her- 
moso que su dueño no vaciló en darle una 





El verdadero tipo del bull. 





Collies de gran valor. 


compañera. La primera pareja de su cría 
de perros la vendió en 18,500 francos y 
aninfado con esto se dedicó al negocio, 
llegando á prosperar mucho. Pero como 
ya dijimos, esto es una excepción; gene- 
ralmente los que hacen negocio en esto, 
son los que conocen á fondu la materia y 
que han estudiado durante varios años las 
diversas razas caninas. Enormes sumas 
han invertido los aficionados en la adqui- 
sición de un perro. Nu hace mucho un 
collev, el champion Squire of Tytton, cam- 
bió de propietario media: te la suma loca 
de 3r, 250 francos. El comprador, M. Un- 
termyr, era amerieano; el vendedor, M. 
Mason, Inglés, Cuando los perros de San 
Bernardo estaban de moda, se les compra- 
ba á precios fabulosos: Plinlímmon, perro 
magnífico de esta raza, de un tamaño y de 
una robustez extraordinarios costó al ac- 
tor americano Enmut la cantidad de 25,000 
francos. Después los perros de San Ber- 
nardo han pasado de moda. ¿Por qué? 
Nadie lo sabe; por una de esas corrientes 
misteriosas que rigen las modas de todos 
los tiempos y de todos los países. 








Collies de gran valor. 


Por el contrario, el co/ley domina, triun- 
fa en toda regla; sus precios son cada vez 
más elevados. Hace 30 años M. Krehl 
causó una verdadera emoción en Inglate- 
rra pagando por uno de estos perros 2 500 
francos. En América la primera compra 
importante de un collev fué la que hizo M. 
Harrisson y que importó ,000 francus. 

Los perritos diminutos l amados fher70s 
de dama más apreciados en este momento 
son los de Pomerania; su constitución es 
muy delicada y perecen con mucha facill- 
dal. Otra raza muy en boza ahora es la 
de los perros lanudos de Pekin, que des- 
pués de una ruda lucha lograron suplan 
tar á los perros lanu los del Japón. 











Un raro perro lanudo. 





En un baile. 

—Diga usted. señora: ¿quien es ese ma- 
jadero á quien mira usted sonriendo? 

—Mi marido. 

—Dispense usted: no Sabía... 

—Les presentaré á usted, y creo que 
simpatizarán, porque se parecen como dos 
gotas de agua. 


LA RBINA 


DE LAS CERVEZAS EMBOTELLADAS 
ES LA | 


PRIMA CENTRAL 


=== 


ELABORADA POR LA 


Cervecería Central 


S. A. 
TELEFONO 1,198. 











APARTADO 973. 


PS 





MBXIGO, D, Fo. 


COUPES, LANDEAUX, ROCKAWAYS, 





Victorias, Cabriolets, Phaentons, Bug- 
gles de la fina construcción. Si no 
puede Ud, venir á verlos, pida catálogo 
núm. 10, 

CARLOS H SHAFER £ COMP. SUCR. 

Esquina San Juan de Letrán y Rebeldes. 

(Toses nerviosas) 
Curación rápida y segura 


CON EL 


JARABE MONTEGNIET 


A. FOURIS, 9, Faubourg Polssonnlére, PARIS 
MEDALLA DEORO, Paris 1897 
Do Venta en las princivales Farmacias, 














MUNDO ILUSTRADO 


La muerte de un Héroe 





(DEL PRANCES) 


En el fuerte Bannier sonó el clarín, en el 
otro extremo del pueblo, en el fuerte Hu- 
gueny, la trompeta respondió como un eco. 

El Oriente cenicientose argenta. los mi- 
naretes de las tres mezquitas salen de la 
sombra, un hilo de luz perfila al borde de 
las terrazas: Tombuctú se despierta y 
mientras los morabitas recuerdan al pue- 
blo prosternado, la grandeza de Allah, so- 
bre el fuerte Bonnier ondea el pabellón de 
la Francia; dos pelotones salen, desfilan 
ante la bandera y la saludan. ¿Cuáles vol- 
verán de esos que parten al encuentro de 
los touaregs, guerreros legendarios, cabal- 
gando sobre sus fogosos caballos que le- 
vantan la arena como si pasara un hura- 
cán, los touaregs que hace más misterio- 
sos el velo negro que les cubre siempre la 
faz? El destacamento de spahís se lanza 











Los spahis saliendo de Tombuctú. 


á perseguirlos, se interna en el desierto; 
el General que lo manda, Chevigne, tiene 
orden de hacer el camino en una sola eta- 
pa; detrás, Tombuctú va á desaparecer: 
sus contornos se borran, el pabellón fran- 
cés ya no se distingue, por todas partes 
se extiende la llanura. Al lado de Chevig- 
ne marcha el teniente Latour, jefe del 2 2 
pelotón. Sobre toda la columna el sol de 
mediodia lanza sus rayos abrasadores, 
los caballos bajan la cabeza, los ginetes 
cierran los ojos, cegados por una bruma 
ardiente. 

Los spahis avanzan siempre, pronto sus 
sombras comienzan á alargarse en el sue- 
lo; el sol declina, es tiempo de pensar en 
el vivac. 

En un lugarcito llenode palmeras se ha- 
ce alto, se atan los caballos, y europeos é 
indígenas comen su ración; no se les per- 
mite encender fuego porque sería un aviso 
para el enemigo. Tirados sobre el suelo, 
con la mano sobre la carabina, los spahis 
duermen. Enla extremidad del campo un 








El combate entre spahis y touaregs. 


hombre vela armado y mira al Noreste; el 
General Chevigne se acerca y le dice: 

«“¡Atención, Samba, los touaregs se des- 
lizan como serpientes!” El centinela ne- 
gro ha comprendido. El oficial trata de in- 
vestigar en las tinieblas: ¿cómo guardar- 
se en esa llanura? 

ata 

Vuelve junto á sus hombres, los contem- 
pla y piensa en la responsabilidad que 
tiene; su misión es aventurada, los spa- 
his son pocos y el enemigo poderoso. 

En el momento de tenderse junto al te- 
niente Latour, que duerme, oye un ruido 
lejano, va á despertar á su amigo, pero el 





ruido se ha producido por el sur y el peli- 
gro no está en esa dirección. sargento 
Matar Gave ha despertado y escucha. 


“No, mi General. dice, son los salvajes 
que se casan.” 

En efecto, el sonido del tam-tam viene 
de Kagha, haciéndose cada vez más vivo; 
la cadencia se acentúa, el ritmo se precipi- 


ta en un canto de triunfo y vuelve poco 
á poco el silencio. 

El General sueña: sobre su camino de 
muerte saluda á la vida que palpita en 
aquel pueblo y que tal vez se suspenderá 
mañana para él y sus compañeros, piensa 
en Francia, en los seres queridos que ha 
dejado y quizá no volverá á ver. 

¡La Francia! A esta palabra surgió la 
visión de lo que habi: ido á buscar tan le- 
jos: ¡un poco de gloria para Su pais! S 
ojos seiluminarun, creyó que el cielo chis- 
peaba y las estrellas palpitaban; el Niger 
corría más claro entre sus márgenes som- 
brias. Sonrió y con íntima fruición pensó 
que el día que no tardaba en levantarse se- 
ría un dia de gloria. Despertó el vivac se 
ensillaron los caballos y los spahis conti- 
nuaron su marcha, 

Al mediodía, al pasar frente al pueblo de 
Serery, el General trató de obtener algu- 
nas indicaciones sobre el rumbo que de- 
bía seguir; pero tojas sus preguntas que- 
daron sin respuesta; los indígenas de 
acuerdo con los touaregs Ó aterrorizados 
por ellus no quisieron hablar; los peloto- 
nes continuaron su camino. De pronto el 
brigadier Maressal, que mandaba la pa- 
trulla de un flanco, se detuvo é hizo una 
seña. 

El General Chevigne y el teniente La- 
tour se acercaron á él. Delante de ellos se 
extendía una zona pantanosa prolongada 
al Oeste; más allá, continuaba el desierto; 
por el Norte un tupido zarzal cerraba el 
horizonte El brigadier indicó esta línea 
ubscura diciendo: 

“Mi General, detrás de esos arbustos 
se deslizan sombras.” 

El General miró; en efecto, una columna 
como de gusanos negros se escondía en- 
tre los zarzales. Sin dejar de mirar los 
movientos de los touaregs indicó á Latour 
que ordenara los pelotones y en un mo- 
mento se pusieron al galope. 

Se escuchó como el ruido de un torrente; 
los gusanos negros se destacaron y una 
masa obscura se levantó. Estalló el fuego. 
La horda sombria invadió la llanura como 
una oleada; los touaregs eran más, mu- 
cho más de los que se había sospechado; 
era imposible sostener más tiempo el 
ataque. 

¡En ritirada! ordenó Chevigne. Un grito 
de triunfo saludó ese movimiento; los 
touaregs se precipiteron contra la reta= 
guardia de la caballería de los spahis, 
blandiendo sus enormes puñales y en po- 
cos momentos rodearon completamente 
los pelotones. Las carabinas no podían 
detener aquella feroz avalancha; sin em- 
bargo, Chevigne y Latour daban sus ór- 
nes para la defensa. Chevigne se lanzó 
por delante, su alta estatura dominaba 
sobre todos sus soldados. Al primer cho- 
que los touaregs se abrieron aullando de 
rabia, muchos cayeron heridos ó muertos; 
sigió un breve rato de asombro y de vaci- 
lación y luego reaccionaron lanzándose lo- 
cos contra los spahis que tuvieron que 
ser vencidos, pues estaban con touaregu 
en proporción de uno á diez. 

Una lanza atravesó á Chevigne; este qui- 
so aún detenerse en la silla, pero sus ojos 
se nublaron y su cuerpo desfalleclo, el 
brigadier Amady Bocartrató de sostenerlo. 
Tuuavia se vyeron entre los spahis algu- 
nos gritos de desesperación y muerte, so- 
lo quesabsn ocho que rodearon á su jefe 
moribundo. Puruna segunda vacilación 
suspendió el ataque, vacilación ó quizá ad- 
miración de los tauaregs hacia aquellos 
bravos guerreros spahis que yacian por 
todas partes mezclados á los caballos. 
Chevigne recibio todavía otras dos heridas 
y quedó sin conocimiento. 

Poco despues el brigadier Amady Bocar 
quie continuaba sosteniendo á Chevigne, 
miró al Norte, los touaregs habían des- 
aparecido; por el lado de Tombuctú el ca- 
mino quedó libre. Chevigne se dió cuenta 
de la situación, los bravos spahis que 
auedaban debían salvarse y con voz débil 
dijo: 

—Brigadier, os doy orden de huir. 

—|mposible abandonaros, contestó este. 

—Yo moriré pronto, dejadme, huíd. 

—Mientras estéis vivo, estaremos con 
vos, nadie se moverá de aquí. 

Chevigne apenas tenía fuerza para ha- 
blar, la decisión del Brigadier era enérgica; 
¿cómo salvar á sus compañeros, cómo ha- 























Muerte de Chevigne. 








En P. ¡ses Frios Y Gálidos La 
Pe=ru=na Es El Remedio Más 
Eficaz Para El Gatarro. 


Sr. M. Ha corresponsal «da 
guerra del per ico inglés “Black 
and White,” 58 Spark St., Otaway 
Ontario; Cam., escribe como sigue. 
















comprende ent 
de la Peruna, 


cuál es el 
la Neva con- 


erund 
S ío, la 

gripe Ó bromquitis, la Peruna le cu- 
ra en corto tiempo ó si padece de in- 

somnio Óó si no tiene apetito la Pe 

Tuna actúa 'mpre en estos Casos 
iccimo el me amigo del viajero, 
es el tónico que se necesita. 
a 

El catarro en climas cálidos atribu- 
ye una peculiar de tales climas. 
En apariencia, qui: no se asem: 
ja al catarro de climas fríos, por má 
que es la mi=ma enfermedad. 

Catarro significa congestión de la 
membrana mucosa. 

Generalmente en los países fríos las 
membranas que más afecta el catarro 
son de la nariz ó cavidades de la ca- 
beza, garganta, y pulmones. 
membranas que por lo general 
arro afecta más en los países 
ntes, son 1 de los órganos ab- 

a y pélvicos. 


le 

























es poco común el catarro de la cabeza 
es no obstante, muy común el cata- 
rro del estómago, de los intestinos, 
de los riñones y catarro de los órga- 
nos pélvicos. 


A A AAA 





Adonde quiera que haya seres hu. 
manos, en los trópicos ó en los ár- 
ticos, el catarro es la enfermedad 
con la cual tiene que combatir más 
la humanidad. 

La Peruna está reconocida como 
el remedio universal para el cata- 
rro en todas sus fases, estados y va- 
riedades. 

La Peruna es la protección del ho- 
gar. 


El señor Antonio Llabreg Cintron, 


Amroyo, P. R., escribe como sigue: 


**Cuando empecé á tomar la Peru- 






na, pesaba 115 libr Después de ha- 
ber tomado un frasco, pesaba 120 li- 
bras. 


“Mi catarro nasal desapareció por 
completo 


con el uso de tan maravi- 
una, y nunca me cansaré 
darla á mis amigos enfer- 





La Peruna es la protección del ho- 


gar. 











Aun cuando en países calientes no | 


Lar bres << ro noes rs << ss 4 ss e e e 


E LOS MALOS EFECTOS DE LOS CLIMAS — 3 
¿SON ALIVIADOS POR LA PE-RU-NA. + 


Lee e e e e 






SR. JOSE I. SOLER 







José 1. Soler, ingeniero civil, 
dente del Cuban Fruit Co., es- 


mado doctor: *“Permítame unir 
mi recomendación á la de mi ¡lustre 
compatriota, el señor Quesada, y tam- 
bién á las que recibe de todas par- 
del mundo, de personas que han 
sido beneficiadas por su remedio la 
Peruna. Yo, como los demás que le 
felicitan, he sido curado, y espero 
verla en mi país, Cuba, adonde indu- 
dablemente hará el bien que ha he- 
cho en los Estados Unidos, y extrae- 
rá de las garras del catarro á infini- 
dad de víctimas. 

*“Aconsejo á todo aquél que desee 
estar libre de enfermedades climati- 
cales, que tenga Peruna en el hogar.” * 

““ki hogar que se proteje con Pe- 
runa está libre de catarro, y adonde 
no hay catarro, hay salud y felici- 
dad. 

De usted afmo. amigo, 


José 1. Soler.” 














Hunyadi János 


LA MEJOR AGUA PURGATIVA NATURAL, 
“El Purgante de las Familias,” 


Aprobada por eminentes Médicos de México. 
REPUTACION UNIVERSAL. La Preferida por los Médicos. 


"El asua más rica en sales purgantes” “El prototipo de todas las duras pUr- 


(Justus von Liebig) antes” 


(The Lancet.) 


“Muy precioso, Exito siempre rápido| “Una purga de efecto rápido, cierto 


y favorable,” 


(Virchow.)l y moderado” 


(Moleschott) 


Hunyadi János se vende en las farmacias y droguerías. 


A. 

































































Avisos Recomendados 





Las Damas más elegantes com- 
pran sus sombreros en 


AnPalasshonechan 


2a. de Plateros B. Alphand 


Loeb Hermanos, la. de Plateros y 
Alcaicería. 


La Cristalería 


mejor surtido de México. Sus 


precios no tienen Competencia. 





Compañía Bancaria de Obras y 
Bienes Raíces. 


Departamento de Bienes Raíces: 


2a. de las Damas 3 y 4, 
Gerente: Víctor M. Garcés. 
Compra y venta de casas, terrenos 

y haciendas. 





Compañía Bancaria de Obras y 
Bienes Raíces. 


Departamento” Bancario. 


Prolongación del Cinco de Mayo núm. 31. 
Gerente: Xavier Icaza y Landa, 
Se reciben depósitos pagando intereses 
muy liberales. 


Trajes para Niños y Niñas 


De 3á409años, á ...$1,25 
De ,, » 5) Paraniños.. 1.75 
Einfinidad de clases más. 
“LA SAMARITANA” 


Empedradillo Núm, 3. 











CORSES, 


Hechos ó sobre medida. La uni- 
ca casa especialista en el ramo es 
la Sedería y Corsetería Francesa 

Refugio Num. 13. 


Sombreros 


Para Señoras y Niños los más ba- 





ratos en la “Ciudad de París,” 


Primera de Plateros, 16 


1rajes sobre: medida 


Para caballeros. 





La Sastrería 
mejor montada Miranda Hermanos 
Rebeldes núm. 143 








The St. Andrews 


¡ Representante: S,H.A.de LIMA e 


Oficina de Muestras: San Juan de Letran 5 % 
México, D. F. 


C U E L IL, 0 S fabricados por Muda nis 


WELCH, MARGETSON é Co. 


en las 
princi- 

London E 

mise- 


rías, 








Gran Joyería y Relojería 


ENRIQUE 6. SCHAFER, Sucs. 


México, la. de Plateros 12 y 14, —Apartado 271. 


$b 


Pida Usted el Nuevo Catálogo Ilus- 
trado de Relojes y Joyas 
con 380 Dibujos. 


$ 


Agencia de los Afamados Relojes 
de Precisión 


“OMEGA” 





LA POMADA BALSAMICA MARAVILLOSA 


es la reina de las pomadas, porque siempre cura, siempre alivia y siemqre es efi- 
caz. Millares de personas curadas con ella testifican sus maravillosos resulta- 
dos, y por esto es que seha hecho la preferida del público. Basta usarla una vez 


para tenerla siempre á prevención. Produce efectos segurís 
Herid 
"ístule 


Granos, Tumores, Almorranas. 
Úlceras, Quemadura 





mos en . 
agas, Uñeros, 





as, Pústulas, L: 
Erupciones, d.. 8 









De venta en todas las Droguerías y Boticas. 











Banco Cemtral Mexicano 


CAPITAL 
FONDO DE RESERVA. 


Hace descuentos y préstamos con ó sin prend: 









.000.000.00. 
2 045,100.00. 


. Negocios en cuenta corriente, giros y 


cobros sobre todas las plazas de la República y el extranjero, y en general toda clase 
de operaciones bancarias con Bancos, comerciantes, industriales, propietarios y agri- 


colas. 


EMITE BONOS DE CAJA de 100, 500 y 1.000 pesos, sin cupón, pagaderos á seis semestrales, 
ganando todos un interés de cinco por ciento al año. 
CORRESPONSALES: Todos los Bancos de los Estados Mexicanos, Deutsche Bank, Ber- 


lín y sus sucursales en Londres, H 
Beichroeder, Berlín; Comptoir 





amburgo. Bremen, Munich, Francfort, Dresden, 
National d'Escompte, Parí: 
New York.—Neufitze y Cía, París. —Muller, Schalt y Cía. 
Bank, New York,—First. National Bank, Ohicago.—Guillermo Vogel y Uf 


S.J. 





J. P. Morgan y Cía., 
ew York.—National City 
» Madrid. 








EL MUNDO ILUSTRADO 








cerlos huir antes que los touaregs volvie- 
ran á recoger su botín? e 

De pronto, haciendo un esfuerzo sacó 
surevólver y lo disparó en su sien, se oyó 
un grito de dolor delos suyos; después na- 
da, un gran silencio, como el de la víspera 
cuando pensaba en su madre y en la Fran- 
cia, sus labios se entreabrieron con una 
sonrisa; el día en que se había levantado 
había sido un día de gloria. 





* 
ee 


El sacrificio de Chevigne permitfo al Bri- 
gadier y á los spahis que sobrevivieron, 
ganar Tombuctú. Los cuerpos de los muer= 
tos se recogieron algunos días después 
y fueron inhumados. 

El recuerdo del héroe Chevigne fué de 
los más gloriosos entre los spahis. 


End 
LA BELLEZA, ARTE Y MARTIRIO 





Antificios y dolores de la toilefte femenina 


Cuidar la propia persona, 
corregir ci imperfec- 
ciones, vestirse con gusto y 
tener en cuenta las ex 
cias de la moda es para una 
mujer. no solamente una co- 
quetería permitida, sino un 
deber de ejecución impres- 
cindible. Pero si en este te- 
rreno el arte de la toilette 
es delos más legítimos, no 
podría decirse otro tanto de 
los procedimientos á los que 
recurren muchas damas que 
se esfuerzan por aparentar 
una hermosura que la natu- 
raleza les negara. 

Para quien no está versa- 
doen estas materias, sería 
sumamente difícil darse 
cuenta delos mil recursos y 
sufrimientos empleados y 
sentidos por las mujeres pa- 
ra embellecerse. uestros 
'n, estupe- 


























pués de haber asistido á a 

gunos delos suplicios m: 

comunes de la toilette, se 
preguntarán, como nosotros 
si noes pagar muy cara una 
belleza ficticia que después 
de todo no consigue en- 
gañar á nadie. 

Ser bellas y siemprejóvenes ¿no es aca- 
so el sueño detodas las mujeres? ¿Y quién 
pensaría en reprocharlas? ¿Qué moralis- 
ta seatrevería á motejarlas por aspiración 
y deseos tan justos? Nada más natural 
que procurar aparecer siempre hermosas 
ante los demás, corrigiendo para ello im- 
perfecciones ligeras, subsanando defectos, 
haciendo resaltar hermosuras. E 

Pero, en esto, como en todo, la cuestión 
es permanecer en el justo medio. Al lado 
de una coquetería legítima como la de que 
acabamos de hablar, existe otra, ante la 
que no podemos menos de sonreír: consis- 
te ella en substituir decididamente el arti- 
ficio á la naturaleza, en desfigurar su obra, 
en convertirse, en una palabra, en una 
mentira física que no alcanza su objeto, 
puesto que no logra engañar á nadie. 











Las elegantes que se bañan en sangre 


El primer mérito de la belleza femenina 
y el que más seduce los ojos es, sin duda, 
la frescura del cutis. Símilia similibus, 
dice un adagio: bañándose en aceite ó en 
lezhe ¿no podrían ganarse el brillo del pri- 
mero y la blancura de la segunda? 

Las mujeres de Corinto se sumergían 
dos horas cada día en un baño de aceite 
de olivo perfumado. En Roma el baño de 
vapor y el masaje ocupaban las mañanas 
de las elegantes. La emperatriz Popea in- 
ventó, después, los baños de leche de 
burra: tomaba hasta dos cada día. 

Bajo el Directorio, Madama Tallien en- 
sayó los baños de frambuesas machaca- 
das; y después de éste vinieron los baños 
de vino, de champagne, de todos los líqui- 
dos, menos el agua. Por fin, un médico 
francés recomendó los de sangre fresca; y 
en ciertas ciudades se instaló piscinas es- 
peciales cerca de los mataderos...... Un 
médico alemán, deseoso de sobrepasar á 
su colega el galo en este record de lo ex- 
traordinario, prescribió los baños de hu- 
mo ... 


Rostros de Piedra, —Los misterios de un gabinete 
de toilette 


Esto no es nada todavia comparado con 
la tortura que implica conservar toda la 
noche y á veces todo el día una máscara 
más ó menos rígida y siempre repugnante. 
En Roma el uso de la máscara era tan 
general que se la llamaba la máscara do- 
méstica del marido. ¡Venturoso marido! 
Esclavas especiales fabricaban estas más- 
caras con una pasta de harina ó con una 
substancia mucilaginosa recogida en los 
nidos de ciertas aves marinas, 

En Francia la máscara doméstica estu- 
vo en uso hasta el siglo XVII. Se debe al 
rey Enrique III, que la empleó él mismo, la 
fórmula de una máscara de harina y de 
clara de huevos que hablandaba el rostro 
durante la noche. La harina de albarico- 
ques, la crema fresca, la miel y el aceite 
entraban enla composición de estos ex- 
traños aparatos de suplicio. Los cronistas 
nos han dejado muchas y entretenidas 
descripciónes de estas caras de piedra con 
las que se martirizaban las elegantes du- 
rante la tarde y la noche, con el solo ob- 





jeto de exhibir, unas cuantas horas, un 
cutis fresco y sonrosado. 


Los instrumentos de tortura 


Pero á pesar de las máscaras, á pesar 
de las compresas y de las pociones arse- 
nicales, aparecen ligeras deformidades, 
pequeños ó indiscretos pliegues se cruzan 
en las comisuras delos labios y en el extre- 
mo de los ojos; esto significa la aparición 
de la primera arruga. Un tratamiento enér- 
gico se impone: pronto todo un arsenal 
de utensilios es puesto en uso para hacer 
desaparecer ese minúsculo pliegue. 

Mirad esa serie de instrumentos de ma- 
dera y de metal que tienen semejanza con 
los instrumentos de jardinería; los hay de 
todas las formas y de todos los tamaños: 
son esos los instrumentos de que ha me- 
nester el masaje facial. Durante una ó dos 
horas cada día y durante semanas, si no 
meses, un práctico pasea esos instrumen- 
tos sobre el rostro con minuciosa atención: 
es necesario que cada uno de los múscu- 
los que pueden actuar sobre el fastidioso 
pliegue sea masajeado cuidadosamente. 
Fricciones de alcohol, aplicación de tam- 
Pones húmedos y otras operaciones com- 
pletan la curación. 

Una vez desaparecida la arruga, se apli- 
can en el lugar donde ella apareciera más- 
caras parciales destinadas á mantener la 
frescura del cutis, tan laboriosamente ad- 
quirida. 

El tratamiento eléctrico es más delicado 
aún: es preciso aplicar una corriente con- 





El Testamento 
Del lllmo. Sr. Arzobispo Feehan 


—— 


LOS BIENES FUERON VALUADOS EN $ 125,000 
—= 


La mayor parte de lo testado con 
sistía en dos pólizas de $25,000 
cada una tomadas en “La Mu- 
tua,” Compañía de Seguros so- 
bre la vida, de Nueva York. 
Hace pocos días que se practicó 

la apertura del testamento del Hlus- 

trísimo Sr. Arzobispo D. Patricio 

A. Feehan, en la ciudad de Chicago, 

llinois. La fortuna del distingul lo 

prelado ascendió 4 cerca d2..... 
$125,000 oro americano; y según el 
inventario que se ha publicado. los 
bienes que dejó fueron como sigue: 

Dos pólizas de la Mu- 
tua, "Compañía de 
Seguros sobre la Vi- 
da, de Nueva York, 
por $25,000 oro cada 
una, Ó Sean. . . . 

Dividendos acumulados 
sobre una de las pó- 
lizas. . . . . . 0... 9329 oro 

Otra póliza de seguro. ,,14,000 oro 

Acciones en efectivo y 

en Bancos. . . . ..,37,000 oro 
_Entre las disposiciones del se 
ñor Arzobispo, en su testamento 
se hicieron éstas: 
¿A su hermana, señorita Kate 
Teehan, que estuvo siempre con éi 
lasta su muerte, $04,000 oro en bo- 
nos, y $25,000 oro en unia de as 
pólizas de seguros; á la señora 
Ana A. Feehan, viuda del señor 
Dr. Eduardo LL. Feehan, herma- 
no del señor Arzobispo, $5,000 oro 
de otra de las pólizas, y $5,000 oro 
en efectivo; á la Academia de San 
Patricio, de Chicago, la que es 
preceptora su hermana, Madre 
Marí aCatalina, $10,000 oro de la 
última póliza; á la escuela “Santa 
María,” de enseñanza práctica pa- 
ra varones, de Feehanville, Illinois, 
que era la institución por la que 
más se interesaba el señor Arzo- 
bispo, se entregaron los $14,000 res- 
tantes de la última póliza. 


+ 50,000 oro 














ELIXIR 


estomacal 


6 
SAIZ 


(6 
Garlos 


CURA 
Positiva 

















y Radical 
Del 98 
Por 
CIBNTO 


























de los 











Enfermos 








DE VENTA, 


DROGUERIAS 


EY FARMACIAS_> 








EL MUNDO ILUSTRADO 


tinua ó descontinua ei cada una de las 
extremidades de los músculos que es nece- 
sario robustecer: cinco ó seis electrodos 
pueden ser aplicados al mismo tiempo so- 
bre un rostro que comienza á arrugarse. 
Como las corrientes eléctricas no pueden 
ser muy fuertes, se ha menester de un 
gran número de sesiones para alcanzar 
buen resultado. 


Por el Bierro y por el Fuego 


No se trataba hasta ahora sino de con- 
servar eternamente fresca la obra dela 
naturaleza. Pero se presenta después al- 
go más difícil. Es preciso corregir esa 
obra, suprimir algunos de sus errores. Se 
nos ha contada muchas veces de cómo los 
salvajes tostaban á sus prisioneros, que- 
mándolos á fuego lento. Esá un suplicio 
de este género que Se sometz voluntaria- 
mente una mujer, desolada al ver su labio 
superior cubierto con un bozo demasiado 
espeso. E 

Los griegos, los egipcios y los romanos 
procedían enérgicamente y los extraían á 
la fuerza por medio de pinzas: los proce- 
dimientos modernos consisten en abla 
dar primero la piel, mediante el ácido acé- 
tico cristalizable: la epidermis se hace 
pastosa y entonces el vello cedeá la me- 
nor presión. Pero como de todas maneras 
la operación resulta de las más dolorosas, 
la paciente solo puede soportar que se le 
extraigan cinco ó seis pelos en cada sean- 
ce. Y para verse completamente libre del 
bozo habrá sufrido durante un mes ó dos 
meses suplicios indescriptibles.... 

Ouemadas al ácido, —Prácticas misteriosas 

Todo esto no es el principio. Vamos, aho- 
ra, á asistir á todo un trabajo de ornamen- 
tación del rostro. No existe uno solo de 
sus rasgos que nose pueda sabiamente 
modificar y embellecer. En la antigúedad 
se conocía ya el arte de ennegrecerlas pu- 
pilas. E ae 

“Es preciso, escribía el poeta Ovidio, 
ennegrecer ligeramente el contorno de los 
ojos, insuflar bajo los párpados un ligero 
polvo fino, á fin de hacerlos aparecer más 
brillantes; teñir las cejas con sepia y alar- 
gar el arco de los párpados... ye 

En nuestros días la transformación no 
es solamente superficial. Absorbiendo cier- 
tas substancias tóxicas, la atropina y la 
belladona entre otras, se puede obtener 
una dilatación de la pupila, lo que hace la 
mirada más viva y más luminosa: alrede- 
dor del ojo así agrandado. discretos gol- 
pes de lápiz prolongan la línea externa de 
los párpados y prestan más fuego á la 
mirada. 

Para completar este cuadro, es menes- 
ter exhibir cejas bien dibujadas, de arco 
perfecto. En la corte de Pedro el Grande 
las damas adoptaban el procedimiento de 
epilarse las cejas verdaderas, substitu- 
yéndolas con otras postizas, compuestas 
de una espesa capa de plombagina. Claro 
está que este procedimiento solo servía 
para horas y que se tenía que renovarlo 
todos los días. 

En el rostro se combinan, después de 
terminada esta operación, todos los colo- 
res de la más rica paleta de un pintor. 
Primero el blanco de plata, que proporcio- 
na lo que podría llamarse el fondo del cua- 
dro. Sale extiende en largas capas, por 
medio de un pincel forrado de algodón, ca- 
pas que serán más gruesas en los lugares 
amenazados por las arrugas; en seguida 
viene el rojo, una de las diez y siete va- 
riedades del rojo, desde el rosasuave has- 
ta el violento bermellón, colocándosele en 
degradés sucesivos en las mejillas, los pó- 
mulos, los labios y la frente. En fin, y sir- 
viéndose de lápices de azul de índigo, el 
artista traza algunos rasgos, destinados 
á hacer sobresalir y resaltar el azul de 
las venas. 

Puede creerse, entonces, que el cuadro 
está acabado. 

Pero la pintura ha cedido, desde hace 
algún tiempo, su puesto al esmalte, proce- 
dimiento misterioso todavía. 

Consiste en una débil pero firme envol- 
tura del cutis, destinado á conservarlo 
transparente y coloreado, y revistiendo el 
rostro de una verdadera máscara de es- 
malte. Entanto que la mas hábil pintura 
no resiste un fuerte calor, el esmalte pres= 
ta á la cara un brillo de larga duración que 
puede persistir durante algunas semanas. 
Su inconveniente es la inmovilidad que da 
á la fisonomía, quitándola toda apariencia 
de vida, Además, para ser aplicado nece- 
sita de una operación dolorosa y larga, 
siendo menester el uso de muchos ácidos, 
que á veces pueden ser de resultados pe- 
ligrosos. En efecto, las crónicas elegan- 
tes registran muchos graves accidentes 
debidos á este procedimiento, poco en uso 
todavía, causados por un esmaltado en 
demasía fuerte. Pero el riesgo mismo de 
esta operación le presta un maravilloso 
atractivo, el atractivo de lo inquietante y 
lo desconocido. 

¿Qué mujer no arriesgaría su existencia 
por ser ó parecer, solamente, más hermo- 


sa? 





JresarnraiaVan rar nara 





LA FISONOMÍA MAS 
L1A 


y fresca, pierde sus encantos si al abrir la boca 
descubre una hilera de dientes dañados y sucios, 
mientras que toda persona, aún siendo fea, posee 
atractivos mostrando su dentadura limpia y sana. 

Una dentadura sana es la mejor garantía de 
una larga vida. Los dientes influyen eficazmente 
sobre la digestión y 


Muchas enfermedades 
del 
Estómago 
han desaparecido 
con la 
costumbre de asearse 
la Boca, 


Este cuidado asiduo de la dentadura constituye 
una condición fundamental de la hermosura, un 
deber impuesto por la decencia, y una necesidad 
indispensable para la conservación de la salud. 

El dentífrico más reconocidamente eficaz para 
conservar la dentadura limpia y sana, es el 


ODOL. 


Se vende en el acreditado ALMACEN DE DROGAS 
De dose Uihlem, Sucesores 


CALLE DEL COLISEO NUEVO, Número 3. 
MEXIO, D. F. 


PEPLELELLLPLEPEILEIEID 


PP ep ppp e pop ppp ppp ppp ap ep ap ap ope ep op pop opop ep opapeo 


Pa 


¿eee dd ds des deta dad dedo de da dodo dodo aci o a ta dí o o lodo dea do a e do da da e o oo doo ocho 


4 




















































































































El Centro Mercantil 


Grandes Almacenes de Novedades 








APARTADO 472 


9. ROBERT 4 (o. 








MEXICO, D. F. 














Por los últimos vapores de Europa, hemos recibido las 
últimas novedades en confecciones para la estación, 





Sombreros modelos de las princnales casas de París 


LA NEA. Es la nueva cintura sangle 
para señoras, del Doctor Glénard. Ese nue- 
vo modelo es á fuerza elástica que va dis- 
minuyendo de abajo arriba y verificada al 
dinamómetro por cada especimen, con ce- 
rradura por delante y pudiendo apretar por 
detrás por un nuevo sistema. Ha sido esta- 
blecido según las indicaciones del Doctor 
Glénard mismo y sometido á su aprobación. 
Hasta ahora las sangles de su primitivo mo- 
delo (sangle pelvienne) que abandonó al domi- 
nio público, se fabricaban y remitían sin 
ninguna verificación de su parte sobre su 
calidad, aunque los designasen de su 
nombre. Esta cintura sangle es, pues, la 
única que sea aprobada por el Doctor Glé- 
nard, la única que haya autorizado lleve su 
nombre. 

El uso de la cintura sangle “LA NEA” 
produce los más saludables efectos, según el 
Doctor Glénard y todo el cuerpo médico, 
preserva contra buen número de enferme- 
dades del estómago ó del intestino y par- 
ticularmente contra la «entéroptose» que 
es una de las más frecuentes de esas enfer- 
medades, porque mantienetodos los órganos 
en sus lugares naturales sin comprimirlos. 

Es de una utilidad incontestable en 
todos los ejercicios de sport, evita la fatiga 
estando de piés ó de una marcha prolonga- 
da, previene y disminuye poco á poco la 
gordura abdominal y de las caderas. 





AN 
Y) 
e) 


—) 





Corsé marca 0. P. á la SIRENA. 





[ SES 
Margen 


Recomendamos muy especialmente 
á nuestra distinguida clientela 


nuestros 


Corsés marca €, P 


á la. SIRENA 





EL NEOS. El corsé cintura sangle “El 
Néos” cuya teoría fué formulada por el 
Doctor Glénard en sus primeros trabajos 
sobre la «entéroptose» en 1885 y cofirmada 
en su conferencia sobre el vestido femenino 
y la higiene en 1902 ála«Asociación pba- 
ra eladelantamiento de las ciencias 
en Paris» ha sido creado bajo sus datos, 
consejos y sometido á su aprobación. 

“EL NEOS,” gracias á su construcción 
y su modo de aplicación, es el corsé que más 
fácilmente se adapta á todos los talles, man- 
tiene todos los órganos en sus lugares nor- 
males y los retrae cuando se deslocalizan. 

Por la elasticidad de la cintura sangle 
(parte abdominal del Néos,) no puede ma- 
gullar ni mucho menos aplastar esos órga- 
nos, por su corsé (parte torácica del Néos) 
sostiene el pecho y da al talle la silueta exi- 
gida por la estética, dejando al mismo tiem- 
po tola flexibilidad á sus movimientos. 

El corsé “EL NEOS” debe pues sustituir- 
se, no solamente álos antiguos corsés que 
oprimían los órganos abdominales en el 
empeine, 21 corsé abdominal que deforma- 
ba el talle, pero también al mismo corsé 
derecho que actualmente se usa que tiene 
el grave inconveniente de aplastar los ór- 
ganos abdominales y quitar al talle, enva- 
nado en toda su altura, toda flexibilidad, 
y toda gracia. 





MIA 
Corsé-Sangle El NEOS. 


Enviamos gratis Catálogo especial de Corsés y Confecciones. 








EL MUNDO ILUSTRADO 


Registrado. como artículo de segunda clase, en 3 de Noviembre de 1894.—Impreso en papel de las Fábricas de San Rafael. 





Año XIV—Tomo ll México, 28 de Julio de 1907 Número 4 





HOMBRES DEL, DIA 











El Ex-Emperador de Corea. 

















































































































Fundador y Propietario, 
LIC. RAFAEL REYES SPINDOLA 
Director, 
LUIS €. URBINA 
Gerente, Secretario de Redacción, 
LUIS REYES SPINDOLA JOSE G0MEZ UGARTE 


Subscripción foránea, por trimestre. 
En la capital, al mes.... 
Números sueltos... 











Los asuntos de redacción deberán tratarse directa- 
mente con el Secretario. 


No se devuelven originales. 


LA MUERTE MEJOR 


Puesto que todos hemos de morir, convendría 
que de antemano nos pusiéramos de acuerdo 
en el modo, forma y demás condiciones del in- 
evitable trance. E AS 

Los hombres se ocupan mucho de cómo vivir 
y descuidan casi por completo el cómo morir. 
Apenas sí los gladiadores romanos escogían la 
postura en que debía sorprenderlos la parca. Y 
salvo los suicidas, que precipitan deplorable- 
mente el desenlace y los mártires que lo pre- 
paran de «larga mano,» el común de los morta- 
les no se ocupa siquiera de disponer el vestua- 
rio, el atbrezzo y la «mise en scéne» de ese 
quinto acto de tragedia de que nadie deja de 
ser tarde ó temprano protagonista. 

Hay excepciones; pero confirman la regla. Al- 
gunas jóvenes casadas suelen pedir que se cu- 
bra su cadáver con el velo nupcial; no faltan 
libres pensadores que exijan la incineración de 
sus restos mortales; á veces un viudo pide se 
le entierre en la fosa de su difunta, en otros 
pide precisamente lo contrario. k 

Pero obsérvese que todas estas precauciones 
y previsiones son para después de la muerte y 
no para el momento en que acaece, que es 
nuestra tesis, y que, por un tandófilo que exi- 
ge se le toquen «La Machicha» ó «El Morrongo» 
en sus últimos momentos, ó por un gastrónomo 
que clama que le coloquen en la boca un chile 
relleno en el momento supremo, la mayoría de 
los humanos ni se ocupa ni quiere siquiera pen- 
sar enesos interesantes pormenores. 

Claro es que hay quien haga testamento; pe- 
ro sobre que este caso debe clasificarse entre 
las disposiciones para después de la muerte y 
no para el momento de la muerte, todavía re- 
sulta que nuestros «grupos sociales» suelen ol- 
vidar tan importante requisito, como no sea 
en los casos en que dejan viuda joven y agra- 
ciada y en que, por consiguiente, les interesa 
dejar establecido que le conceden el usufructo 
de sus bienes, los del testador, mientras no 
cambien, las viudas, de estado. Con lo cual se 
logra que muchas viudas no se casen por no 
perder la torta; pero que procedan como la yie- 
jecita del cuento: CN : 

—¿Y Ud. Doña Francisquita fué casada? 

—No señor; pero haga Ud. de cuenta. 

Queda, pues, en pie la cuestión, ó sea, se bra- 
ta de averiguar cómo hemos de morir, si hemos 
de hacerlo en forma decorosa y digna, por una 
parte, y por la otra de la manera más cómoda y 
en lo posible más honrosa y remuneratoria. 

En esto varían las opiniones, como, por lo 
demás, en todos los asuntos humanos. 

La generalidad opina porque la mejor mane- 
ra de morir es sucumbir de vejez; y esa mayo- 
ría ni sabe lo quees vejez, ni sabe lo que se 
pesca, ni sabe lo que es cajeta, ni tampoco es 
verdad. (Esta frase corre parejas con la de cier- 
to general que decía: “El que dice que los ma- 
sones son unos farsantes, ni es hombre, ni es 
caballero, ni es mason, ni....es verdad!) 

Morir de vejez, es morir de impotencia, de 
olvido, de miseria, á veces, de menosprecio y 
en calidad de estorbo, obras. Morir de vejez es 
transformarse al principio en brasto viejo y al 
cabo en basura. Es estorbar primero, é impor- 
tunar después. Es parpadear meses y años, co- 
mo horas enteras la lámpara falta de aceite, 
sin descansar ella misma ni dejar reposar á los 
demás. t Es 

Después de dos ó tres años con sus noches de 
envolverlo en algodones, de nutrirlo con ma- 
madera, de sacarlo al sol, de precaverlo del se- 
reno, de asearlo como á un recien nacido y de 
recibir de él improperios y discolerías, cuando 
un decrépito muere, su familia lanza un ¡uf! 
de satisfacción y lo subraya con un ¡al fin des- 
cansó! que es el himno que el cansancio entona 
en loor del reposo. Francamente, para dar tanta 
guerra € importunar á tanta gente no vale la 
pena de morir de vejez. La filantropía bien 
entendida exige otra Cosa. 








Muramos, pues, jóvenes ó todo lo másenedad 
adulta, pero ¿cómo y de qué manera? 

Las muertes súbitas, inesperadas, instantá- 
neas tienen sus partidarios; pero, á nuestro jui- 
cio, más aparentes que reales. Si la muerte sú- 
bita fuera realmente tan deseable como se la 
hace aparecer, el tren eléctrico, el automóvil, 
el desplome y el rayo se sentarían á la mesa de 
los dioses. Y sin embargo ¿qué vemos? y sobre 
todo ¿qué leemos? Diatribas, injurias, protes- 
bas, procesos verbales contra todos los que ofre- 
cen á sus semejantes un modo de muerte que 
tantos reputan envidiable y el segundo en su 
género. 

Filosóficamente considerado el caso, hay que 
reconocer que la muerte súbita casi noes muer- 
te. Un hombre, por barbudo y picado de virue- 
las que se le suponga, que muere fulminado 
por el rayo ó cosa semejante, sin previo aviso, 
á tanto equivale como un espectador que se 
elimina antes del desenlace del drama. Sale de 
su casa sonriente y proyectando una intriga 
política, un enredo galante, una combinación 
financiera, y de pronto, en pleno idilio ó en 
plena actividad todo se aniquila, todo se hun- 
de, todo desaparece, todo acaba en coma sin 
que ni autor ni actor sepan ni lleguen jamás á 
saber en qué paró aquello, si derrocaron al go- 
bernante, nisi poseyeron á la joven ó de ella 
los desposeyeron, ni si la mina entró en bonan- 
Za, ni cosa alguna. La ruptura, más frecuente 
de lo que parece, del cable de Necaxa en medio 
de un baile no da idea bastante del estado de 
ánimo de un hombre que muere súbitamente; 
porque en el caso de Necaxa sobreviven los bai- 
ladores y se dan cuenta de los acaecimien- 
tos, en tanto que en el de la muerte súbita lo 
que se extingue es el bailarin y nola luz que 
lo alumbraba. Los partidarios de la muerte sú- 
bita se parecen un poco á ciertas gentes que se 
encaprichan en presenciar el momento en que 
se quedan dormidas, y suponen implícitamente 
sin poder conceder lo exbliciter, lo que el indivi- 
duo del cuento que, encaprichado en verse dor- 
mir, ponía todas las noches un espejo al pie 
de su cama. 

En efecto; todo el chiste de morir de pronto 
consiste en verla cara que ponen los circuns- 
tantes, en presenciar los sucesos inmediatamen- 
te ulteriores al accidente, en participar de la 
compasión genera! y de la pública conmoción 
que el caso suscita, en leer al día siguiente los 
comentarios de la prensa y oír la oración fúne- 
bre que el presidente de la sociedad de mese- 
ros ó de la de tablajeros á que pertenecemos 
pronuncia ante nuestro propio cadáver. 

Naturalmente todo eso es idiota por imposi- 
ble, lo cual no obsta para que constituya el so- 
fisma en cuya virtud atentan ásu vida todos 
los suicidas. 

Los taurómacos, los partidarios del ver venir 
y del dejar llegar, prefieren á las anteriores la 
muerte lenta, lúcida, consciente y vista desde 
lejos. 

La tisis es para ellos el bello ideal y el tipo 
del género. Decaer, enflaquecer, fundirse en 
sudores viscosos, y en diarreas coliquativas, per- 
der cada día varios quilos de peso y ya reduci- 
do el cuerpo á su más simple expresión congre- 
gar á la familia, bendecir á los hijos, dar con- 
sejos ála esposa y expirar exclamando«luz, más 
luz» como Goette ó «Plaúdite cives....» «Aquí 
había algo» ó cosa análoga, tiene sin duda sus 
atractivos para el actor; pero es inquisitorial 
para los «parientes, amigos, demás familia y 
personas deestimación.» Por humanidad, pues, 
debe desecharse de plano ese género de muerte 
y pasar á otros ejercicios. 

La muerte en plena inconsciencia ó en pleno 
delirio es aleatoria y vamos á verlo. ¿Qué pien- 
san, en efecto, ó qué sienten esos seres en esta- 
do comatoso que roncan, estertorizan y pasan 
á mejor vida en pleno estupor y completa in- 
sensibilidad? Lo ignoramos. Pero sí, según 
las doctrinas más en boga, el alma es inde- 
pendiente del cuerpo, autónoma y tiene exis- 
tencia propia, y si este no es más que su ins- 
trumento y su cosa simple ¿nlerpósita persona €n- 
tre el espíritu y el mundo nada debe ser más 
cruel ni más triste que la situación de un co- 
matoso. 

El alma, incorruptible, inmarcesible, inefa- 
ble y eterna, debe exclamar: 

—¡Oh pobre cuerpo mío; en qué estado te 
han puesto tus enfermedades y tus miserias! 
Quiero hablar y tus labios me niegan sus acen- 
tos, quiero moverme y tus músculos me rehu- 
san tus contracciones! Como el CHAUFFEUR 
de un automovil descompuesto te veo impo- 
tente y sufro de mi impotencia; quiero ver y 
no tengo ojos; quiero hablar y no tengo lengua; 
quiero oír y carezco de oídos! ¡Qué va á ser de 
tí, de mí, de nosotros! Mientras yo vivo tú 
mueres: tu aniquilamiento es mi viudez! 

Y francamente no percibimos qué pueda te- 
ner de apetecible ese estado de ánimo. 

La muerte con delirio es también horrible, 
porque el delirio mortal es en general terrorí- 
fico y atormentador. 

Después de excluidos esos géneros de muer- 
te ¿qué queda disponible? ¿El patíbulo? ¿el 
campo de batalla? 

El patíbulo, pase, si no fuera por la capilla 





que lo precede y que no es más que una inqui- 
sición piadosa. 

El campo de batalla es de lo mejor si se de- 
fiende la buena causa 

Pero por más vueltas que se le dé siempre 
resulta que el género de muerte mejor y más 
digno de loa, es no haber nacido. Por lo cual 
huelgan todas las consideraciones anteriores. 


Dr. M. FLORES. 


bd 
Por el País del Poeta 


Homenaje á la memoria de Peón Contreras. 


Almas y corazones: de un país encontado 
Vengo; conserva intacto el sello del pasado 
Cual suntuosa reliquia. Ese país divino 
Tiene por sol la lámpara de uro de Aladino 
Cuya luz lo hace todo fantástico y risueño 
Como si lo envolviera la gasa del ensueño, 
Pues como atravesando una perla de Ormuz 
Lenta y trémula y suave va cayendo la luz. 
Sus variados matices tenues, crepusculares, 
Parece que condensan destellos pupilares 
Que hieren la retina con cambiantes de raso 
Y dejan una huella perenne de su paso; 
Que nos prometen besos, éxtasis y pasión 
Y aceleran el ritmo de nuestro corazón. 


Iba por el sendero florido: arriba el cielo 
Azul, profundamente azul, un terciopelo 
Abierto en el espacio, prendido con un broche 
Que de día es de oro y es de plata de noche; 
Abajo, en ¡a llanura, en la selva, en el monte; 
En toda curvatura que abarca un horizonte, 
Sobre la superficie sinuosa de la tierra 
Cuya amorosa entraña germen de vida encierra, 
Perpetuo festilogio de vívidos colores: 
Una explosión polícroma de capullos y flores... 
Flores acariciadas por fugitivas brisas 

¿Como un madrigalesco concurso de sonrisas; 

En alas de los céfiros vagando las esencias, 
Anímulas errantes que esquivan sus presencias 
Y vuelan impalpables dejando en nuestro ser 
Fugaz caricia, eterna sensación de placer. 

En ese panorama que solo se creería 
Forjado por alguna sublime fantasía, 
La música: los trinos y los arpegios suaves, 
Las endechas eróticas y las querellas graves 
Que esas liras errátiles, los pájaros, deslíen 
En las ondas del aire cuando lloran ó ríen, 
Y en esa Arcadia eglógica de honda paz y hondo amor 
Una novia, la rosa; un novio, el ruiseñor... 
Nada igual á una rosa en pureza y decoro, 
Nada más melodioso que un ruiseñor canoro. 
El desgrana las perlas de su constante idilio 
Con la fresca ternura de un pastor de Virgilio 
Y le canta á su amada desde que el sol asoma, 
Ella le manda besos envueltos en aroma. 
Allá sólo es posible la vida concebida 
Sin las torpes pasiones humanas de la vida; 
País de canto y de encanto donde la dicha impera, 
Absurdo y bello como poética quimera, 
Y es el país del poeta que cruza en su Pegazo, 
El que cantó la vida de amor de Garcilazo, 
Y el que dijo: Ecos, Trovas, Líricas y Cantares 
Y enlazó sus melifluas estrofas populares 
Su alma limpia y serena, su alma blanca de niño 
Al alma de su pueblo, con un lazo: el cariño. 


Y continué la marcha, dejando las canciones 
De aquel jardín edénico, como las ilusiones 
Se dejan en los lindes dorados de la vida, 
En esos lindes en que la juventud perdida 
Ya no embriaga de ensueños ni enloquece de ideales; 
Busca la gota acidula entre los madrigales 
Y al que nefelibata pasaba por su nube 
Ahora le dice: baja....antes le dijo: sube.... 





Detrás de las colinas cercanas un castillo 
Se levantaba al cielo, y abriénd se el rastrillo 
Con mano seca y férrea un viejo servidor 
Me dijo humildemente: podéis pasar, señor: 
Esas nobles mansiones de orgullo y de leyenda, 
Puntales de los siglos trágicos de contienda, 
Amedrentan y halagan: grandes bloques de piedra 
Que festona y esmalta con sus flores la hiedra, 
Pienso en el viejo prócer de empuje formidable, 
Pienso en la castellana de sonrisa adorable 
Y ambos fingen: una águila que cuidara del nido 
De una casta paloma que se hubiera dormido. 
Y desde las almenas del vetusto castillo 
Miro pasar los tiempos de deslumbrante brillo, 
La fe que alza sus templos de rica arquitectura 
Y nos lanza buscando la gloriosa aventura 





A teñir el acero con sangre del infiel, 

Y el amor que recoge en las noches la miel 

De los alados besos que van á despertar 

Las más sentidas notas del más tierno cantar, 
Forman como las alas de esa gran ave errántica 
Que dió múltiples notas á la lira romántica; 

Y como si no hubiera dejado en lontananza 

Las dulces ilusiones que animan la esperanza, 
Siento que ésta vibraba con impetuoso ardor 
Con estos dos impulsos unidos: fe y amor. 

Oh, tiempos de guerreros, monjes y trovadores, 
Los que dieron la sangre de los conquistadores 
Que luego nos trajeron, en heróica proeza, 

Sus vicios, sus virtudes, su orgullo, su nobleza; 
Epocas sucesivas de estruendo y de hidalguía, 
Mientras más pavorosas más llenas de poesía, 
Son la oración del monje y la amorosa troya 
Poema que compunge y poema que arroba... 

Y es el país del poeta, ese que va de paso 
Veloz sobre la grupa de su triunfal Pegaso; 

El que cantó en romances tersos, caballerescos, 
Aventuras monjiles y cuentos principescos 

Y acuñó dos efigies en oro de alta ley: 

Un Conde de Peñalva y una Hija del Rey. 


Almas y corazones: el país encantado, 
El que trae de Grecia un recuerdo sagrado 
En la forma serena de su amor y su vida 
Que á los placeres sanos y fecundos convida; 
El que tiene en las notas de su perpetuo idilio 
La ternura y dulzura sin igual de Virgilio; 
El que guarda de Itálica el fulgor argentino 
En un lago que tiembla ó un puñal florentino; 
El que luce de España de ayer el bravo mote: 
Por mi Rey y mi dama como Cid ó Quijote: 
El país en que se habla de aventuras de amor, 
En que aún vive la fe, en que alienta el honor, 
En que vibran el himno religioso y el cántico 
Amoroso, en que vagan por el jardín romántico 
Mil sombras que conservan la leyenda y la Historia, 
Palpitación de vida y luminar de gloria, 
Existe y os lo jura mi convicción sincera; 
De sus reales cimientos lo arrancó la Quimera 
Y lo grabó en los pliegues del único estandarte 
Que no abaten los siglos ni los hombres: el Arte, 
Y un lucrifugo insigne que soñó tantas cosas 
Inútiles y bellas cual pájaros y rosas, 
Un poeta quetuvo exquisita exigencia 





EL MUNDO ILUSTRADO 


Y al par que un gran artista era un hombre de ciencia 
Y sobre todo eso un tierno corazón, 
Nos lo tradujo en música, en ritmo, en emoción. 


Ensalcemos al genio que alcanzó la secreta 
Clave que nos resguarda del olvido traidor 
Y amemos la obra mágica del mágico poeta 
Que dió á la vida sangre de ensueños y de amor. 
Campeche, Abril de 1907. 


SALVADOR MARTINEZ ALOMIA, 


¿uo 


Abdicación del Emperador de Gorea. 


A propósito de los últimos acontecimientos 
que se han desarrollado en £1 remoto imperio 
de Corea, publicamos en este número el retra- 
to del Emperador que, en favor desu hijo, aca- 
ba de abdicar. 

Como el paso dado por aquel monarca no es 
sino la natural consecuencia de la política que 
ha adoptado el Japon con respecto al gobierno 
de los coreanos, mucho se teme que, de un mo- 
mento á otro, sobrevengan trastornos de ca- 
rácter grave que pongan en peligro nosólo la 
estabilidad de la monarquía, sino la paz del 
pueblo. 


Se dice, entre otras cosas, que el viejo Em- 
perador se vió obligado á abdicar cediendo á la 
presión de sus mismos Ministros, y que, no 
contento con encontrarse alejado del trono, 
trata ahora de derrocar á su hijo, ó cuando 
menos, de hacer que prevalezca su influencia 
en los asuntos públicos. Desde el día de su ab- 
dicación, ha sido acusado como el instigador 
principal de cuatro conspiraciones: la primera, 
que tenía por objeto hacer que la guardia im- 
perial penetrara porla noche en Palacio y ase- 
sinara á los miembros del Gabinete; la segun- 
da, lograr que el ejército se declarara en abier- 
ta rebelión contra el Ministro de la Guerra; la 
tercera, atacar á la policía, y la cuarta, adue- 
ñarse de la situación, tomando parte indirecta 
en todos los negocios de gobierno. 

El Japón, según parece, enviará fuerzas su- 
ficientes á Corea para restablecer el orden, afir- 
mando su preponderancia. 








El Sr. Brigadier D. Julián Jaramillo, 


Ofrecemos hoy el retrato del Sr. Brigadier 
D. Julián Jaramillo, Jefe de la 9% Zona Mili- 
tar cuya cabecera es actualmente Juchitán, en 
el Estado de Chiapas. 

El Sr. Brigadier Jaramillo ha acompañado 
al Sr. Subsecretario de Guerra, Gral. D. Rosa- 
lino Martínez, durante su visita de inspección 
áclo largo de la frontera Sur de la República, 
y á él corresponde directamente ejercer sobre 
las tropas allí destacadas la vigilancia respec- 
tiva, á fin de que el servicio se haga con la ma- 
yor regularidad y de que los cuerpos queden 
alojados de la manera más conveniente á la 
mayor brevedad posible. 

Según despachos últimamente recibidos por 
nuestro colega «El Imparcial,» es probable que 
el Cuartel General de la 9% Zona se translade á 
Tapachula, en vista de que las necesidades del 
servicio así lo reclaman. 





EL NUEVO MINISTRO DE MEXICO 


EN LONDRES. 


Procedente de Santiago de Chile, 
se encuentra entre nosobros desde 
el martes último, el Excmo. En D. 
Miguel Co varrubias, diplomático 
que, con el carácter de Enviado 
Extraordinario y Ministro Plenipo- 
tenciario, representó á nuestro país 
durante algún tiempo en las Repú- 
blicas sudamericanas del Pacífico. 

El Sr. Covarrubias, que hace Ca- 
torce años no visitaba la capital y 
que se muestra muy gratamente 
sorprendido de los rápidos progre- 
sos que ha realizado en ese período 
de tiempo, hizo el viaje hasta Sali- 
na Cruz á bordo del vapor<Suhan,» 
acompañado de su distinguida es- 
posa y desus cuatro hijos. Pre- 
viendo que el barco mencionado no 
pudiera traerlo hasta aquel puer- 
$0, solicitó oportunamente de la 
Secretaría de Relaciones que Se 
enviara á su encuentro al <«Tampi- 
eo,» acordándose de conformidad su 
pedimento; pero, á última hora, se 
supo que el «Suhan» tocaría nues- 
tras costas, y ya no fué preciso que 
aquel cañonero se pusiera en cami- 
no con el fin indicado. 

Durante su permanencia en Sud- 
América, el Sr. Covarrubias fué 
objeto de innumerables demostra- 
ciones de simpatía y de cordialidad 
por parte de los gobiernos ante los 
cuales estaba acreditado. En Chile, 
particularmente, se le distinguió 
siempre con las mayores atencio- 





Srita, Covarrubias, Sr, Covarrubias y Sra. de Covarrubias. 


nes, lo mismo en la esfera política 
que en los círculos sociales. 


* 
e 


Como es sabido, el Sr. Covarru- 
bias fué últimamente designado 
para substituir al Sr. General D. 
Pedro Rincón Gallardo, en Lon- 
dres, como Ministro de nuestro país 
ante la Corte de S. M. Eduardo 
VII. A propósito de este nombra- 
miento, que no viene sino á paten- 
tizar la importancia de los seryi- 
cios que ha prestado al Gobierno, 
transcribimos ácontinuación algu- 
nos datos relativos á su carrera di- 
plomática. 

En 1880 fué nombrado tercer se- 
cretario de la Legación de México 
en los Estados Unidos; en 1885, se- 
gundo secretario en Italia; en 1890, 
pasó con igual caráterá Inglaterra; 
en 1891, volvió á los Estados Uni- 
dos, recibiendo allí su ascenso á 
Primer Secretario en 1893; del 3 de 
junio al 3 de agosto de 1896 desem- 
peñó el puesto de Encargado de 
Negocios, en ausencia del Ministro 
D. Matías Romero, y en septiem- 
bre del mismo año, partió para Bél- 
gica con el mismo carácter de Pri- 
mer Secretario. Posteriormente, y 
durante varios períodos, fué En- 
cargado de Negocios en Alemania. 

Como se ve, el Sr. Covarrubias ha 
obtenido sus ascensos por rigurosa 
escala. Según sabemos, el próximo 
mes de septiembre partirá para 
Londres con el objeto de hacerse 
allí cargo de nuestra Legación. 


90 






































































































































EL MUNDO ILUSTRADO 





RECEPCION DEL REPRESENTANTE DE NICARAGUA 


Solemne Ceremonia Diplomática» 


El sábado 20 del actual fué reci- 
bido en audiencia pública por el 
Primer Magistrado de la Nación, 
el Excmo. Sr. Dr. D. Fernando 
Sánchez, á quien el Presidente Ze- 
laya, de Nicaragua, tuvo á bien in- 
vestir hace poco con el carácter de 
Ministro Plenipotenciario y En- 
viado Extraordinario de aquel país 
en México. 

El Sr. Dr. Sánchez fué conducido 
á Palacio en uno de los coches de 
la Presidencia, acompañándolo des- 
de el hotel en que se aloja, el Sr. 
Introductor de Embajadores, Lic. 
D. Luis G. Pardo. Cerca de las do- 
ce se abrieron las puertas del salón 
Amarillo, donde es costumbre que 
se efectúen las recepciones diplo- 
máticas, encontrándose ya á esa 
hora reunidos en el mismo local, el 
Sr. Presidente de la República, los 
miembros de su Gabinete y los je- 
fes y oficiales francos de la Guar- 
nición, que vestían de gran unifor- 
me, formando una doble valla. 

Después de los saludos de estilo, 
que hemos descrito en otras oca- 
siones, el nuevo Ministro de Nica- 
ragua pronunció un significativo 
discurso, elogiando los adelantos 
realizados por nuestra patria, y re- 
firiéndose, de paso, al interés que 
inspira al Sr. General Díaz la con- 
servación de la paz en Centro-Amé- 
rica: 

“El Gobierno de mi país, que ha 
tenido— dijo —la satisfacción de 
cultivar con el de los Estados Uni- 
dos Mexicanos las más cordiales re- 
laciones de inalterable amistad, ha 
mirado siempre con legítimo orgu- 
llo—por la honra que reflejan sobre 
los pueblos de la América Latina— 
los notables adelantos y alta respe- 
tabilidad que este país hermano 
ha alcanzado bajo vuestra sabia 
administración. 

““Por otra parte—agregó—el no- 
ble interés que os inspira la conser- 





Los Sres. Introductor de Embajadores, Ministro de Nicaragua y Se- 


cretario de la Legación. 


vación de la paz entre las Repúbli- 
cas del itsmo centroamericano, es 
un título másá la estimación y 
agradecimiento de mi patria, y así 
me complazco en manifestároslo 





por especial encargo de mi ilustre 
jefe, el Excelentísimo Sr. Presiden- 
Le General D. José Santos Zelaya, 
quien desea vivamente robustecer 
y estrechar cuanto posible fuere, 
los vínculos que el común origen y 
semejanza de instituciones estable- 
cen entre los pueblos de Nicaragua 
y México.” 

Contestó el Sr. General Díaz al 
expresivo discurso del Sr. Dr. Sán- 
chez con frases que fueron muy 
bien recibidas por todos los coneu- 
rrentes al acto, entre quienes ha- 
bía prominentes centroamericanos: 

“Los benévolos conceptos con que 
os habéis expresado en favor nues- 
tro--dijo el Sr. General Díaz—son, 
sin duda, el efecto de un senti- 
miento fraternal muy propio de 
naciones á quienes une la comuni- 
dad de origen, instituciones é idea 
les. Por mi parte, puedo asegurar 
que ese sentimiento es el que me 
ha inspirado al asociarme con el 
señor Presidente Roosevelt, en un 
esfuerzo amistoso, y sin coacción 
alguna, para lograr la paz en Cen- 
bro-A mérica; y esa ha de ser tam- 
bién mi norma para lo que en lo fu- 
buro quizá me tocare hacer, por la 
libre voluntad de los interesados, 
con el fin de que esa paz llegue á 
convertirse en sólida y duradera.” 

El Sr. Dr. Sánchez, en unión del 
estimable caballero D. Horacio Es- 
pinosa, compatriota suyo, que tie- 
ne el carácter de Secretario de la 
Legación, fué al terminar el acto 
presentado por el Sr. Secretario de 
Relaciones á los demás miembros 
del Gabinete. Antes de retirarse 
permaneció conversando algunos 
minutos con el Sr. General Díaz. 





alesteoteotendesterdasteskentententerjarlentende tentes stenfendasteotent:elentesdasdenkende nlenlene obeabenke ootente olentendeobrntreleofesfesde ofenfente rente nfentente testeado nfesfene testeado rferfene sbontento ofertes alentando sfrnfesteoferfeedo otentertesfentrot atententarterten) eleotesterto 


LAS REGATAS DE KIEL 


Uno de los episodios más intere- 
santes de la «semana de Kiel,» fué 
segurante el de la jornada del 26 de 
junio. z 

El príncipe de Mónaco dió un al- 
muerzo á bordo de su yacht «Prin- 
cesa Alicia.» Hacía ya largo rato 
que estaban en la mesa, cuando 
un expreso fué á anunciar la llega- 
da del Emperador Guillermo. Afir- 
mándose así una vez más uno de 
los rasgos salientes del tempera- 
mento del monarca: el gusto por lo 
inesperado, —Guillermo II se invi- 
taba sin ceremonias. —Pero elimpe- 
rial anuncio, no encontró despre- 
venido al anfitrión, quien un cuar- 
to de hora después, estaba ya en 
aptitud de recibir brillantemente 
al monarca. 

Después del almuerzo, la conver- 
sación continuó muy animada, y 
no se interrumpió sino hasta que 
el soberano fué invitado á que se 
colocara ante la cámara del ayuda 
de campo del príncipe de Mónaco, 
quien lo retrató á colores, según los 
nuevos procedimientos, al mismo 
tiempo que otro objetivo sorpren- 
día y fijaba la escena. 

Este incidente fué lo más nota- 
ble de la «semana de Kiel.» 


pb 


En el Cementerio. 





Pocas veces voy al cementerio, 
porque de allá regreso profunda y 
dolorosamente impresionado. 

Recuerdo á los parientes que allá 
están sepultados, 4las personas con 
quienes junto viví y los amigos á 
quienes oí hablar y me hablaron de 
cosas del alma. 

Y después de tantos recuerdos, 
siento mucha soledad en mi cora- 
zón y hago hondas y tristes refle- 
xiones acerca de la vida, tan ama- 
da, tan pasajera y tan ingrata. 


Me aflijo, y acabo por sentir fie- 
bre de disgusto y locura de desespe- 
TAnZa. 

Por eso no quiero ir á los cemen- 
berios. 

Pero antier fuí allá. 

Era la hora de la muerte del sol: 


en el vasto campo, por entre los tú- 
mulos funerarios, los obscuros ci- 
preses se erguían y se agitaban, co- 
mo si quisieran borrar con los plu- 
meros verdes de sus ramas la tinta 
azulada del cielo de aquella tarde, 
para destacarse pronto y mejor, si- 





Un ayuda de campo toma la primera fotografía en colores, 
del Emperador Guillermo, 





lenciosos y solemnes, si j á 
ne , Semejantes á 
góticas catedrales, en el fondo de 


la luz lunar que ya s i 
l ya se asomaba in- 
decisa sobre los cerros á 


x e ERE á 
Joven todavía, com- 
pletamente vestido de negro. 
o E mano á un niño; y le oí 
r tristemente, señal 'un bú- 
a » ando un tú: 

—Oye, Alberto, tu á 

= ) mamá está 
alí Anda, reza ... a 

El niño fué y comenzó á rezar. 

Y cuando su padre, el joven en- 
lutado, se alejó para leer el epitafio 
de otra sepultura, el niño se dejó 
caer de bruces sobre la, piedra de 
la en que rezaba, y con voz baja y 
lacrimosa llamó hacia adentro: 

Mamá, mamá!! 

El padre aproximóse entonces, 
o silenciosamente. 

n la mirada del niño había u 
a na 
expresión de dolor y de susto. ..... 


ÁNTERO DE FIGUEIREDO. 


bb 


DE VIAJE 


Siempre aturdido, entr i 

E » e el tumulto ignaro, 
voy con mi carga de dolor á Cuestas, Ú 
olas salvando y empinadas crestas: 
en tierras sin bordón, y en mar sin faro. 


Aquí y en todas partes, sin ampar: 

E o, 
con los labios repletos de cios 
tras horas desabridas y funestas, > 
á bajar la pendiente me preparo. 


Ruinas no más, desolación y luto, 
dejo en mi senda lúgubre; 4'mi vista 
Se abre la eternidad.... y no me inmuto; 


sólo seguir viviendo me contrista: 
pues tengo, para el último minuto, 
el alma pronta, y la materia lista! 


JULIO FLOREZ 
* 
Eos 
El valor de la verdadera amistad 


es inapreciable; el de la amistad 
fingida es detestable. Sl 


+ 





LA CHIMENEA 


POR BONNEFONT. 


Hall es una bonita ciudad del Tirol, levan= 
tada en un inmenso valle rodeado de montañas 
gigantescas; en el centro de la ciudad se ve una 





vieja iglesia gótica; en un extremo se encuen- 
tra la torre Muntze y en el otro un viejo casti- 
llo; en suma, parece que Hall está en plena 
Edad Media. 

En esta población habitaba hace algunos 
años Franz Strehla, muchacho de mejillas ro- 
sadas, ojos brillantes y cabellos castaños. Su 
madre había muerto y su padre era muy pobre, 
porque había en la casa muchas bocas que ali- 
mentar. 

Una tarde de invierno, Franz volvía á su ca- 
sa con un tarro de cerveza entre sus manos en- 
rojecidas por el frío; la nieve caía e1 grandes 
copos y las calles estaban desiertas; 4 manera 
de consuelo se decía: —«Pronto estaré en casa y 
Hirschvogel me reconfortará.» 

La habitación de Karl Strehla, su padre, se 
encontraba muy cerca de la iglesia; el niño lle- 
gó por fin, quitó la gruesa cadena que contaba 
por lo menos cuatro siglos y entró en un salón 
casi vacío, cuyo mobiliario era usado y des- 
igual, pero en un extremo de la pieza había 
una soberbia chimenea de porcelana de múlti- 
ples colores, adornada de gentileshombres, de 
escudos y armas y sobremontada con una coro- 
na dorada. Tenía la fecha de 1532 y las letras 
H. R. H. visibles sobre un lado y que indica- 
ban que era obra del famoso artista de Nurem- 
berg Hirschvogel. 

Sin duda aquella chimenea había sido hecha 
para un príncipe y destinada á un palacio; era 
una maravilla; una emperatriz no habría teni- 
do otra más bella. No hubo jamás cosa más 
útil que ésta en el gran salón de la casa de los 
Strehla, donde su calor bienhechor alegraba á 
un grupo de niños apretados sobre una piel de 
lobo extendida frente al fuego. 

—¿No ha llegado mi padre? preguntó Franz 
á su hermana Mina. 

Esta contestó negativamente. Era una mu- 
chacha de 17 años, la mayor de todos, de rostro 
dulce y resignado; después de ella venían tres 
hermanos y dos hermanas. Juan y Otto que ya 
ganaban algún dinero trabajando; Franz que 
durante el estío cuidaba los ganados, pero que 
en invierno no tenía ocupación y luego dos ni- 
ñas Hilda y Ermenegilda, aún muy pequeñas. 

El padre era un buen hombre, trabajaba en 
las salinas de Alp, pero su salario era muy re- 
ducido; los vecinos opinaban que habría pasa- 





EL MUNDO ILUSTRADO 


do menos trabajos si no fuera tan aficionado á 
la cerveza y al tabaco. Mina era un modelo; 
inteligente, cuidadosa y trabajadora, tenía su 
casa en una irreprochable limpieza, la sopa es- 
taba siempre lista á la hora de costumbre y los 
vestidos de sus hermanos nunca tenían una 
mancha ni una desgarradura, Mina sufría mu- 
cho con la miseria que cada vez era más terri- 
ble en su hogar y pasaba grandes vergienzas 
cuando los acreedores iban á cobrar y ella no 


tenía nada que darles. Para no entristecer á 
sus hermanos, siempre se mostraba alegre an- 
te ellos, sólo á Franz comunicaba sus inquie- 
tudes, porque aunque no era el mayor, era el 
más prudente y reflexivo. 

Muchas veces el niño decía á su hermana: 
“Ten paciencia hasta fines del invierno, cuan- 
do vuelva el buen tiempo tornaré á cuidar ga- 
nados y tendré para pagar nuestras deuda; 

--¡El padre no quiere que lo esperemos á Co- 
mer, dijo Mina, á la mesa! 








Los niños se rodearon de la mesa y en pocos 
momentos engulleron los escasos manjares bien 
preparados y apetitosos. Después Juan y Otto, 
cansados de trabajar, fueron á acostarse. Mi- 
na se acercó á la chimenea y se puso á hacer 
labor y Franz tomó un pedazo de yeso y sobre 
un pizarrón comenzó á dibujar para divertir un 
rato á las pequeñas. Franz era el artista de la 
familia, poseía un talento admirable para el 
dibujo que sus hermanos aplaudían. Aquellos 
pobres niños en su miseria tenían un consuelo: 
la gran chimenea que les proporcionaba dulce 
calor y á la que amaban hondamente, conside- 
rándola como parte de la familia. Hacía 60 
años que se encontraba allí, descubierta por un 
pariente en unas excavaciones; más tarde, un 
viajero que la vió declaró que era obra de 
Hirschvogel y con este nombre se le bautizó en 
la casa de los Strehla. En sus horas de reposo, 
Franz gustaba de contemplar su chimenea y 
deadmirarla, sabía de memoria todos sus di- 
bujos, línea por línea, y jamás entraba ó salía 
del salón sin dirigirle una mirada de ternura. 

“Cuando yo sea grande, pensaba, seré artista 
y produciré obras maestras como ésta.' Franz 
era un soñador; en la montaña, mientras guar- 
daba los ganados, se perdía en interminables 
contemplaciones, viéndose ya un artista glo- 
rioso cuando apenas sabía leer. 

Franz dibujaba ante sus hermanas, absortas, 
cuando una racha fría sesintió en el salón; era 
Karl que volvía. Los niños corrieroná abrazar- 
lo; Mina acercó á la chimenea el único sillón 
de la casa y Franz aproximó la mesa con el ta- 
rro de cerveza y la sopa humeante. Karl se 
sentó sin decir palabra, fumando su pipa, y 
bajando la cabeza como oprimido por una pe- 
na. Sus hijos lo contemplaban con inquietud; 
después besó á las pequeñas y las envió á acos- 
tar. Reinaba un gran silencio, sólo se oía el 
ruido del péndulo; Franz, tendido frente á la 
chimenea iba á dormirse, cuando su padre, co- 
mo sacudiendo el profundo entorpecimiento, 
dió unos tragos de cerveza y exclamó: 

—«He vendido á Hirschvogel.» 

No acababa de hablar cuando ya Mina había 
suspendido la labor y Franz estaba de pie; les 
parecía á los dos que su padre había dicho una 
blasfemia. 

—He vendido á Hirschvogel, repiti 
prador de objetos de arte me ofrec: 
nes y he aceptado: debemos mucho, mis fuer- 
zas se agotan cada día, no puedo trabajar co- 
mo antes y mi salario disminuye, las niñas cre- 
cen y los gastos aumentan; la chimenea parti- 
rá para Viena mañana. 

Y el pobre viejo acabó de hablar entre sollo- 
ZOS. 

—¡Oh padre! dijo Mina, ¡qué va á ser de los 
niños en pleno invierno! 

—Pero es preciso pagar el pan que comemos 
y el lecho que nos abriga. 

Franz estaba como petrificado, pálido é in- 
móvil. 

—No, exclamó por fin, es imposible! No, pa- 
dre, no dejéis partir á Hirschvogel; es nuestra 
mejor amiga, nuestrosol, nuestra alegría, Ven- 
dedme á mí mejor, pero no á ella; yo iréá bus- 
car al comprador y le suplicaré de rodillas que 
os devuelva vuestra palabra! 

—Imposible, me ha adelantado 100 florines y 
be pagado ya una parte de nuestras deudas! Y 
llorando se fué el pobre padre á su cuarto. 














> q 






EL MUNDO ILUSTRADO 





Duran . 0 : EF , uedó sentado frente á la chime- 
La Asociación de Ingenieros Civiles Norteamericanos. alain ptaalcinblantso Sue 


manos temblaban retorciéndose de angustia. 

—Vamos á acostarnos, le dijo Mina dulce- 
mente. e 

—Duerme tú, si puedes, respondió; yo me 
quedo aquí. 

Su hermana no insistió, aquellas palabras 
fueron dichas con la decisión enérgica de un 
hombre, no de un niño. 

e 

La lámpara se extinguió, y toda la noche 
Franz permaneció frente ásu querida chime- 
nea; al amanecer Juan y Otto, sin saber nada, 
marcharon al trabajo, poco después Mina co- 
menzaba sus faenas; Franz se levantó, estaba 
agitado é inquieto, tenía fiebre. 

Llamaron á la puerta. eran los hombres que 
iban por Hirschvogel. Por un momento cruzó 
por la mente del niño la idea de oponerse con 
todas sus energías á que se llevaran su tesoro, 
gritar, llorar, golpear á aquellos intrusos; se lo 
dijo á su hermana y ésta, con infinita ternura. 
lo calmó, haciéndole comprender la inutilidad 
de todo aquello, y rechinando los dientes, con 
los puños apretados, lleno de rabia, de senti- 
miento v de indignación, vió cómo rodeaban de 
paja la chimenea, cómo la sacaban y la coloca- 
ban en un carro y cómo se alejaba éste por el 
camino lleno de nieve. De pronto tuvo una 
idea: si Hirschvogel se iba, se iría con ella, y 
se dijo: '*Nada nos separará! Corrió tras del 
carro hasta la estación y en un momento en 
que nadie lo veía, se introdujo al wagon donde 
la chimenea fué colocada, desprendió la paja, 
abrió la puerta y se deslizó al interior. Las di- 
mensiones de la chimenea eran tales que pudo 
sentarse cómodamente. 

Y en aquel estrecho recinto Franz empren- 
dió el largo viaje hasta Viena; durante dos 
días y medio po comió ni bebió nada ni vió la 
luz, dormía á ratos y á veces sesentía desfalle- 
cer, pero ni por un momento se arrepintió de 
su arriesgada empresa: estaba con su querida 
Hirschvogel y se sentía feliz, 

Llegaron por fin á Viena y la chimenea fué 
transportada con todo cuidado. Franz oyó á 
los que la conducían hablar de ella y prestó 
atención. Uno decía que aquella chimenea te- 
nía un enorme valor y queel que la había com- 
prado á un pobre del Tirol iba á venderla en 
2,000 ducados al emperador. 

Al pensar que lo describirían en palacio, el 
niño se puso á temblar: lo tomarían quizás por 
un ladrón, y tal vez lo encerrarían en la cárcel 
por mucho tiempo...... Entonces se acordó de 
su casa, de su padre, de sus hermanos, alarma- 
dos ya sin duda por su desaparición, y temien- 
do su muerte lloró mucho, mucho.... 

Lleearon á palacio, y la chimenea fué lleva- 
da al emperador. 

—i¡ Admirable! exclamó cuando la vió. ¿Cuán- 
to queréis por ella? 

—2 000 ducados, señor, dijo el comerciante. 

—Bien, se os entregarán en seguida. 

Los oficiales comenzaron á examinar la chi- 
menea por todos lados; de pronto, uno dijo: 

—Hay alguno dentro. 

Apareció Franz, pálido y trémulo, debilitado 
por el largo ayuno, y sofocado por la emoción. 

— “Señor! —exclamó cayendo de rodillas,-—os 
suplico que me dejéis con Hirschvoge); he he- 
cho con ella todo el camino, y mejor quiero 
morir que separarme de ella. 

Uno de los oficiales se disponía á apoderarse 
del niño, pero el emperador, lleno de curiosi- 
dad, le ordenó que lo dejara hablar. 

—Explicáos, amiguito, dijo el emperador 
con voz que dió ánimos á Franz. 

—Señor, esta chimenea es toda nuestra ri- 
queza, la queremos, y cuando mi padre nos di- 
jo que la había vendido, pensé no separarme de 
ella; me metí dentro y así hice el viaje. Señor, 
tomad mi vida, pero devolved á Hirschvogel á 
mis hermanos! 

—¿Cómo os llamáis? 

—Franz Strehla, de Hall, en el Tirol. 

—Y verdaderamente habéis hecho todo el 
viaje dentro? 

—Sí, señor. 

di Quin compró la chimenea á vuestro pa- 
re? 

—Este mismo hombre. 

—¿Cuánto dió por ella? 

—200 florines. 
rea emperador se volvió al comerciante y le 
ijo: 

—¿ Es verdad todo esto? 

—Sí, señor. 

—Estaba yo dispuesto—agregóel emperador— 
á daros la suma que pedísteis, creyendo que 
vuestra ganancia era razonable; pero puesto 
que abusásteis villanamente de la pobreza, re- 
tiro lo dicho. 

Os doy 300 florines solamente. 

Hágase lo que Vuestra Majestad ordene. 

El emperador devolvió la chimenea á los 
Strehla, y se encargó de la educación del arro- 
jado niño, que ingresó ála Escuela de Bellas 
SS donde hizo una brillante carrera artís. 

ica, 





| 
1 
| 





























Visita á las Obras del Desagite del Valle, —Banquete en obsequio 


de los concurrentes, Arreglo del francés por MARIA LUISA. 











La Enferma 


El conventillo ríe: vistió de fiesta 
sus dolores oscuros como sus noches, 

y las guitarras tienen fugas de orquesta 
que acompañan los gritos de los Gavroches. 
Ya hay asaltos gloriosos á las hermosas 

y dan rudos desdenes los labios frescos, 
ó en las frases que vuelcan sangran las rosas 
de fecundos jardines arrabalescos. 

Ahí está la incurable: mira la escena 
—invitación alegre para la insana — 
desde su desconsuelo, como una pena 
enclavada en el marco de la ventana. 

Acaso la esperanza. sobre ella ¡risa 
los destellos fugaces con que la inunda, 
como la vida breve de una sonrisa 
en una boca helada de moribunda. 

Alguna visión rara tal vez le miente 
todas las sensaciones de un afán tierno, 
como el sueño de rosa loco y ardiente 
de una tísica en cruda noche de invierno. 

Perspectivas de angustias frente á esa vista, 
me parece al mirarla, vaga é incierta, 
una creación rubia de un pobre artista 
que recuerda en el lienzo su amada muerta. 

Se ocultaron dos sombras interminables 
ensus ojos, abismos penitenciarios, 
de indecibles asombros, inexcrutables 
y negros como noches de presidarios. 

El dolor la ennoblece con su diadema, 

y ha puesto en esa frente donde se aduna 
el pesar y la gracia, como un poema 
de los que se recitan bajo la luna. 

Así, pobre y enferma, sin un contento 
que disipe tan sólo su enorme hastío, 
¡es una muestra ruda del sufrimiento, 
Óó acaso una escapada de un verso mío! 

Anoche, bordó un traje de prometida, 

“traje que no era el suyo, jamás amada; 
y hay anónimas ansias en esa vida; 
en su cara de eterna desconsolada. 

Con su pálido rostro. rostro de anemia, 
la-creo cuando pasa su cuerpo leve 
la Mimí dolorosa de una bohemia 
en una despedida bajo la nieve. 

Porque siente deseos torturadores, 
porque nunca en sus fiebres hubo alegrías, 
quizás la neurastenia le brinda flores 
en un ramo de suaves melancolías. 

Porque son amarguras sus horas yermas, 
y ennegrecen sus días dudas fatales, 
porque nadie la ha amado—¡pobres enfermas! 
para ella hago sonetos y madrigales. 


EL MUNDO ILUSTRADO 


UN 







































































































































































EZ A 


A veces. compasivo, me la figuro, 
cuando cruzar contemplo sus formas vagas, 
¡yo no sé qué promesa de amor futuro 
para todas las tristes carnes aciagas! 

Ahí está la vencida, sola, mirando 
de los sucios faroles al tenue brillo, 

















cómo la gente moza pasa bailando, 
mientras gimen las teclas del organillo. 

La finjo en ese claro de luz temblona, 
como en éxtasis graves y dolorosos, 
con sus blondos cabellos, una madona 
de los tiernos misales pecaminosos. 

Y allá en la fiesta. Dichos espirituales 
vuelan sobre los tangos y las canciones, 
en tanto que en los gestos sentimentales 
surgen las romancescas declaraciones. 

Deseos triunfadores queman los ojos: 
hay en todas las bocas algu escondido, 

y empurpuran sus besos los labios rojos 
como un sueño de apóstol ó de bandido. 
Ella sigue observando, del goce ajeno 

las dichas; las figura sus prisioneras. 
¡Sin embargo á ese lindo rostro sereno 
no lo abanican todas las primaveras! 

Se agita el barrio. Vivas, hondas pasiones 
descubren las dichosas en sus sonrojos, 
y ahogan en el vaso sus decepciones 
los burlados amantes llenos de enojos. 

En los halagadores requiebros finos, 
se piensa al escucharlos que las coquetas 
son lujosas marquesas de pergaminos, 

y que los payadores fuesen poetas. 

Parodiando álas salas de antiguos días, 
al son del organillo de timbres turbios 
resucitan añejas galanterías, 
como si hubiesen Louvres en los suburbios! 

Palpita en los semblantes la vida ufana 
sus desdenes ó amores cantan los mozos, 
mientras á ese concierto, la pobre insana 
mezcla los pizzicatos de sus sollozos! 


EVARISTO CARRIEGO. 


AAA AAA o o oo o eo e jee er ejorio dore ejortoejocioejocfrejess ejosterjonjo 








Rincones del Bosque de Chapultepec —Subida al Colegio Militar. 









































































































































EL MUNDO ILUSTRADO 





EL GRAN PREMIO DEL AUTOMOVIL 


El gran premio del automóvil en 
París, ha sido disputado sobre el 
circuito del Sena Inferior, consti- 
tuido por un triángulo de 77 kiló- 
metros que tiene por vértices Diep- 
pe, el barrio de Londinieres y Eu. 
Los vehículos debían darle diez 
vueltas ó sea recorrer una distan- 
cia de 770 kilómetros. 

Esta prueba que ha reemplazado 
á la de la copa Gordon Benett, con- 
cedió á la industria francesa, dice 
“D'Ilustration.”” una representa- 
ción proporcional y equitativa. Ca- 
da casa nacional ó extranjera podía 
en efecto poner en línea tres ca- 
rruajes y todos los tipos de auto- 
móviles fueron admitidos sin limi- 
tación de peso ni de potencia. La 
única condición impuesta era un 
máximo de combustible fijado en 
30 litros por cada 100 kilómetros. 

El punto de partida se señaló á 
unos cuatro kilómetros de Dieppe; 
á pesar del rigor del tiempo, la 
afluencia de gente fué muy grande, 
y numerosas partidas de camping 
fueron como de costumbre á insta- 





El Circuito del Sena Inferior. 


larse en las cercanías de las tribu- 
nas. A la prueba se presentaron 37 
concurrentes representando: diez 
marcas francesas, dositalianas, una 
alemana, una belga, una america- 
na y una inglesa. 

Desde el principio la lucha se en- 
tabló particularmente entre el co- 
rredor Duray que dirigía un Lo- 
rraine-Dietrich y los dos famosos 
chauffeurs de una casa italiana: 
Nazzaro y Lancia. Después de la 
octava vuelta, Duray iba á la cabe- 
za con seis minutos de avance res- 
pecto de Nazzaro, pero se vió súbi- 
tamente imposibilitado de seguir 
adelante poc la ruptura de una rue- 
da de la caja de cambio de veloci- 
dad, y el primer lugar fué tomado 
por Nazzaro, ya vencedor en dos 
grandes concursos en el año: el de 
la Targa Florio y el del Circuito de 
Taunus. 

Nazzaro llegó á la meta en 6 horas 
46 minutos, corriendo por término 
medio, 113 kilómetros por hora. 
Szisz en el vehículo Renault, ven- 
cedor del Gran Premio en 1906, lle- 
gó en segundo lugar; las ocho pla- 
zas siguientes corresponden á casas 
francesas. 





NUESTRO EJERGITO.—Gaballería- 





Cargando las monturas. 


Monturas en tierra. 


NUESTRO EJERCITO 


CABALLERIA. 


Damos fin, en el presente número, á la serie 
de artículos que hemos venido publicando con 
relación á los principales elementos que cons- 
tituyen nuestro ejército. 








Primer tiempo de montar. Sobre el estribo. 


tografías que ilustran estas páginas, algunos 
datos referentes al 10% Regimiento y á las ope- 
raciones principales de la caballería en cam- 
paña. 

Como en todos los demás cuerpos, la tropa 
del Regimiento número 10 recibe una instrue- 
ción esmerada y constante, variando, según 
las distintas estaciones del año, las prácticas 
á que se le dedica. Pasado el tiempo de llu- 
vias, los dragones se entregan con todo empe- 
ño á los ejercicios hípicos, adiestrándose bajo 
la vigilancia de los oficiales en los saltos de 





Preparándose para montar. 


El ramo de caballería está constituído ac- 
tualmente por catorce regimientos y cuatro 
cuadros de Regimiento, destacados en distin- 
tas plazas de la República. Mucho tendríamos 
que decir acerca de losexcelentes servicios que 
todos estos cuerpos están llamados á prestar, 
así como de la decidida protección que les im- 
parte el Gobierno, con el propósito de mejo- 
rarlos cada día más; pero, en obsequio de la 
brevedad, sólo consignaremos al lado de las fo- 





Formando escuadra sobre el 
lomo del caballo. 





Listo para toda maniobra. 


obstáculos, principalmente, y deoctubre á ma- 
yo se dedican al tiro al blanco, haciéndose és- 
te con trece series de cinco cartuchos, á cien 
metros por los reclutas y á trescientos y' qui- 
nientos por aquellos de los soldados que se en- 
Arreglando la grupa. cuentran ya más hábiles. El tiro de combate 








Ensillando. Pelotón en clase de esgrima. 































































Ejercicios de Equitación. 


es colectivo, y se efectúa, porlo regular, á una 
distancia de seiscientos á ochocientos metros, 
para lo cual se emplean grandes blancos cua- 
driculados á 0.20 metros. 

En la misma época de octubre á mayo, se 
hace también la práctica de explosivos, la de 
topografía y fortificación yla de servicio de 
campaña. 

Dentro del cuartel, invariablemente, la tro- 
pa se ejercita, además, en las marchas pié á 
tierra y en el manejo de armas, así como en 
las operaciones de grupa, que consisten en la 
manera de ensillar el caballo y colocar en él 





Estocada á la derecha. 


todo el equipo del dragón, con la mayor rapi- 
dez posible. 

La escuela de primeras letras con que cuen- 
ta el 10% Regimiento para la enseñanza de la 
tropa, está cargo de un reputado profesor nor- 
malista, el señor Huacuja, siendo muy nota- 
bles los adelantos que los alumnos han alcan- 
zado bajo su dirección. En cuanto á la instruc- 
ción de la oficialidad, el señor Teniente Coro- 
nel del Cuerpo se ocupa personalmente del ser- 
vicio de academias en el ramo militar, estan- 
do encomendadas las clases de Matemáticas, 
Topografía y Fortificación, á uno de los jefes 
del Cuerpo Especial de Estado Mayor. 





Ejercicios de Equitación. 


EL MUNDO ILUSTRADO 


pa 

Con respecto á los servicios que la caballería 
puede prestar en campaña, tomamos en extrac- 
to de una interesante conferencia que acerca 
del asunto dió en días pasados en la Asociación 
del Colegio Militar, el señor Brigadier Juan 
N. Durán, que tiene hoy bajo sus órdenes el 
Regimiento tantas veces mencionado, lo si- 
guiente: 

“Al declararse una guerra, la caballería es 
la primera que entra en juego, haciéndolo todo, 
por decirlo así, en los preliminares de la cam- 





Estocada al frente contra Caballería. 


paña. Después de efectuar su concentración, 
se translada al terreno probable de las hostili- 
dades, generalmente en las fronteras, sirvien- 
do como de «cortina» para que detrás de ella 
las columnas de infantería y los grupos de ar- 
tillería hagan su despliegue estratégico, mien- 
tras lanza hacia adelante sus destacamentos 
de exploración y reconocimientos, y establece 
hacia atrás, al mismo tiempo, los medios de 
correspondencia necesarios para tener siempre 
al tanto al General en Jefe desu Ejército de 
todos aquellos informes que puedan serle úti- 
les para el desarrollo de sus planes. 





Corte áretaguardia. 


Por eso es que la caballería, en la guerra mo- 
derna, desempeña uno de los principales pape- 
les, no sin grandes sacrificios; pues para lograr 
sus múltiples objetos, tropieza á cada paso con 
el enemigo, empeñado en alcanzar los mismos 
fines que ella persigue. Gracias á los más au- 
daces movimientos sus «patrullas» se adelan- 
tan filtrándose por decirlo así entre las filas de 
la caballería enemiga, para tomar el contacto 
de los contrarios que, no por creerse á cubierto, 
dejan de tener su servicio avanzado de segu- 
ridad. 

Estas patrullas, estos grupos de abrevidos dra- 





Envainando, 


gones, deben ver, contar y calificar las fuerzas 
del enemigo, substrayéndose á los mil riesgos 
que los amenazan; se alimentan sin salir de los 
bosques que los abrigan, sin abandonar su es- 
condite, para no desaprovechar el fruto de su 
audacia; si se les cierra el paso, uno, uno solo 
de aquellos abnegados, debe escaparse para lle- 
gar á sus filas con los ansiados informes, mien- 
tras los demás luchan sin descanso para dar 
así tiempo á que el portador de noticias tras- 
pase la línea peligrosa. 

“Y esto que parece un rasgo de heroísmo ó 
una azaña épica, dice el Sr. Brigadier Durán, 





Tiro de Carabina. 


en la caballería se llama “deber,” deber á se- 
CAS. 
* 
ex 

Lo anterior no es sino uno de tantos detalles 
relacionados con el servicio de caballería en 
campaña. Otras partidas, otras patrullas, di- 
remos nosotros para que mejor nos compren- 
dan los lectores poco versados en asuntos de 
esta índole, ocupan pueblos, los llenan en un 
momento de barricadas, para defenderlos á pie 





Estocada á retaguardia. 


ó6 ácaballo, según las circunstan- 
cias. Las oficinas de correos y telé- 
grafos caen en su poder. se registra 
lacorrespondencia minuciosamente 
para ver si es posible sorprender 
noticias ó datos de importancia pa- 
ra el Geaeral en Jefe; se interroga 
á los niños, que casi siempre pro- 
porcionan informes exactos, y por 
último, se toman rehenes, se exigen 
las cartas geográficas de la locali- 
dad; se lee la prensa procedente de 
lugares ocupados por el enemigo y 
se traduce todolo más importante. 
La caballería es una fuente inago- 
table de información 

Entretanto, el General en Jefe 
forma sus planes de acuerdo con 
las noticias que se le proporcionan; 
escoge su terreno, lo estudia y de- 
cide dar la batalla. La caballería 
recibe entonces orden de replegal- 
se, correspondiendo casi siempre á 
este movimiento el avance del ene- 





Mark Twain. 


EL MUNDO ILUSTRADO 





Pelotón en clase de esgrima 
AAA A o e oo e oe elo to teo e doo eb e tebeo en epojroje eo vjoojooio eo ejoojeojecdo oofrejor]o ojoofrajerzo 


AMAZONA 


El General Booth. 


Dos nuevos Doctores de la Universidad de Oxford 


El vasto anfiteatro que sirve de 
sala de fiestas en la Universidad de 
Oxford, ha visto desarrollarse últi- 
mamente, dice «L'Ilustration» de 
París, unespectáculo que presenta- 
ba singular interés para algunos de 
los invitados que tomaron lugar en 
las gradas. Mark Twain, el célebre 
humorista americano, procedente 
de New York, se oyó nombrar por 
primera vez doctor en letras. 

Entre otras anécdotas que pintan 
admirablemente el carácter de 
Marck Twain, se cuenta la si- 
guiente: a 

Invitado áuna recepción á la 
Casa Blanca, leyó en la esquela que 
el traje de etiqueta era de rigor; 
pero el jefe del protocolo america- 
no, omitió, naturalmente, indicar 
el color del traje de noche. Este 
olvido abrió las alas á la imagina- 
ción de Marck Twain. A la hora 
dicha, solemnemente se presentó 


en la casa del Presidente Roose- 
velt, con un traje de un corte irre- 
prochable, pero de una blancura 
inmaculada, y sobre su cabellera de 
nieve se posaba un gorro del mis- 
mo color. 

Este incidente no fué olvidado 
por los estudiantes ingleses, que no 
pudieron estar serios en la Univer- 
sidad, y cuando Marck Twain se 
presentó, estallaron las risas y al- 
gunos le gritaron: “¡Eh, Marck, 
¿qué has hecho de tu traje blanco? 

El humorista americano no se 
pudo contener, y se puso á reírá 
carcajadas, contagiando á toda la 
concurrencia. 

En la misma sesión se confirió el 
título de doctor en derecho á un 
venerable octogenario, no menos 
ilustre que Marck Twain: el gene- 
ral Booth, fundador de la '““Armee 
de Salut.” 


ED 


migo que, más ó menos prevenido, 
se encuentra ante el ejército que le 
presenta batalla haciendo su des- 
pliegue en combate. 

La caballería vuelve á las alas 
de su Ejércitoó bien ocupa un pun- 
to determinado, con tal que en 
todo caso se encuentre pronta á 
lanzarse como un rayo. ya sea sobre 
la del enemigo que trate de romper 
la línea, ya contra tropas en reti- 
rada ó baterías comprometidas, ó 
bien cayendo por la espalda sobre 
los contrarics como una avalancha. 
Si la victoria corona los esfuerzos 
de los suyos, no por esto queda en 
reposo, se lanza á la persecución y 
siguecombatiendo, pues la caballe- 
ría contraria tratará deimpedirque 
aquella sea completa. Si sus com- 
pañeros son derrotados, los proteje 
en aquel duro trance, cubriéndolos 
hasta sacrificar el último hombre y 
el último caballo. 





(DE UN LIBRO EN PRENSA) 


Llevas la bota ceñida, 
la falda suelta y severa 
y en un mechón recogida, 
vomo serpiente dormida, 
la dorada cabellera. 


Tiembla impaciente el corcel 
bajo el mandil con corona, 
pero tú saltas sobre él 
y le acaricias la piel 
con el traje de amazona. 


Tu cuerpo frágil se arquea 
como el tallo de un rosal, 
y cuando el potro escarcea, 
lo dominas á tu idea 
con la espuela de metal. 


Rutila bajo el ramaje 
tu sombrerito de copa 
y das encanto al paisaje, 
porque eres en ese traje 
la más gallarda de Europa... 


'Tu mano nerviosa y fina, 
que bajo el guante hormiguea, 
tiene la rienda y domina, 
porque es mano femenina 
y, aun hiriendo, lisonjea...... 


Y cuando el noble animal 
se arranca en un torbellino, 
tu cuerpo primaveral 
parece el sueño triunfal 
de un artista florentino. 


MANUEL UGARTE, 





En la Gonferencia de la Haya 





<M. Bcurgeois, delegado de Francia, y M. Nelidoff, 
delegado de Rusia. 











































































































Los dos viajeros bebían el último 
vaso de vino, de pie al lado de la 
hoguera. La brisa fría de la maña- 
na hacía temblar ligeramente las 
alas de sus anchos sombreros de 
fieltro. El fuego palidecía ya bajo 
la luz indecisa y blanquecina de la 
aurora; se esclarecían vagamente 
los extremos del ancho patio, y se 
trazaban sobre lassombras del fon- 
do las pesadas columnas de barro 
que sostenían el techo de paja y 
cañas. 

Atados á una argolla de hierro 
fija en una de las columnas, dos Ca- 
ballos completamente enjaezados, 
esperaban, con la cabeza baja, mas- 
ticando con dificultad largas briz- 
nas de yerbas. Al lado del muro, 
un indio joven, en cuclillas, con 
una bolsa llena de maíz en una 
mano, hacía saltar con la otra has- 
ta su boca los granos amarillos. 

Cuando los viajeros se disponían 
á partir, otros dos indiosse presen- 
taron en el enorme portón rústico. 
Levantaron unas de las gruesas vi- 
gas que incrustadas en los muros 
cerraban el paso y penetraron en el 
vasto patio. Su aspecto era humil- 
de y miserable, y más miserable y 
humilde lo tornaban las chaquetas 
desgarradas, las burdas camisas 
abiertas sobre el pecho, las cintas 
de cuero llenas de nudos de las 
sandalias, las monteras informes, 
debajo de las cualescaían, cubrien- 
do las orejas y uniéndose bajo la 
barba, los extremos de los dudosos 
gorros de lana gris. 

Se aproximaron lentamente á los 
viajeros, que saltaban ya sobre sus 
caballos, mientras el guía indio 
ajustaba á su cintura la bolsa de 
maíz y anudaba fuertemente en 
torno de sus piernas los lazos de sus 
sandalias. 

Los viajeros eran jóvenes aún; 
alto el uno, muy blanco, de mirada 
fría y dura; el otro, pequeño, more- 
no, de aspecto alegre. 

—Señor....murmuró uno de los 
indios. El viajero blanco se volvió 
á él. 

¿qué hay, Tomás? 
—Señor... déjame mi caballo.... 
—¡Otbra vez, imbécil! ¿Quieres 

que yo viaje á pié? Te he dado en 

cambio el mío, ya es bastante. 

—Pero tu caballo está muerto. 

—Sin duda, está muerto; pero es 
porque lo he hecho correr quince 
horas seguidas. Ha sido un gran 
caballo! El tuyo no vale nada; mí- 
ralo, hace gestos con los huesos de 
las costillas y de las ancas. ¿Crees 
tú que soportará muchas horas? 

—Yo vendí mis llamas para com- 
prar ese caballo para la fiesta de 
San Juan.... Además, señor, tu has 
quemado mi choza. 


—Cierto, porque viniste á inco- 








EL MUNDO ILUSTRADO 





modarme con tus lloriqueos. Yo te 
arrojé un tizóná la cabeza para que 
te marcharas y tú desviaste la cara 
y el tizón fué á caer en un montón 
de paja. No tengo la culpa. Debis- 
te recibir con respeto mi tizón. ¿Y 

ú é quieres, Pedro? preguntó 
giéndose al otro indio. 

—Vengo á suplicarte, señor, que 
no me quites mis tierras. Son mías. 
Yo las he sembrado. 

—Este es asunto tuyo, Córdoba, 
dijo el caballero dirigiéndose á su 
acompañante. 

—No por cierto, este no es asun- 
to mío. Yo he hecho lo que me en- 
comendaron. Tú, Pedro Quispe, no 
eres dueño de esas tierras. ¿Dónde 
están tus títulos? Es decir, ¿dónde 
están tus papeles? 

—Yo no tengo papeles, señor. Mi 
padre tampoco tenía papeles y el 
padre de mi padre no los conocía. 
Y nadie ha querido quitarnos las 
tierras. Tú quieres darlas á obro. 
Yo no te he hecho ningún mal. 

—¿Tienes guardada en alguna 
parte una bolsa llena de monedas? 
Dame la bolsa y te dejolas tierras. 

Pedro dirigió á Córdoba una mi- 
rada de angustia. 

—Yo no tengo monedas ni podría 
juntar tanto dinero. 

—Entonces no hay nada más que 
hablar. Déjame en paz. 

—Págame, pues, lo que me de- 
bes. 

—¡Pero no vamos áconcluir nun- 
ca! ¿Me crees bastante idiota para 
pagarte una oveja y algunas galli- 
has que me has dado? ¿1 maginaste 
que íbamos á morir de hambre! 

El viajero blanco, que empezaba 
á impacientarse, exclamó: 

—Si seguimos escuchando á estos 
dos imbéciles nos quedamos aquí 
eternamente... 

La cima de la montaña, en el 
flanco de la cual se apoyaba el am- 
plio y rústico albergue, comenzaba 
á brillar herida por los primeros 
rayos del sol. La estrecha hondo- 
nada se iluminaba lentamente y la 
desolada aridez del paisaje, limita- 
do de cerca por las sierras negruz- 
cas, se destacaba bajo el azul del 
cielo cortado á trechos por las nu- 
bes plomizas que huían. 

Córdoba hizo una señal al guía 
que se dirigió hacia el portón. De- 
trás de él salieron los dos caballe- 
TOS. 

Pedro Quispe se precipitó hacia 
ellos y asió las riendas de uno de 
los caballos. Un latigazo en el ros- 
tro lo hizo retroceder. Entonces 
los dos indios salieron del patio, 
corrieron velozmente hacia una co- 
lina próxima, treparon por ella con 
la rapidez y la seguridad de las vi- 
cuñas y al llegar á la cumbre ten- 
dieron la vista en torno suyo. 

En las gargantas y en los desfila- 
deros amarilleaban los pastos re- 
cién cortados; en las márgenes de 
los arroyos, los pajonales y las cor- 
taderas limitaban los cauces con un 
muro caprichoso y ondulante; al- 
gunos rebaños de cabras y de lla- 
mas corrían por las lomas ó desapa- 
recían en las grietas de los cerros, 
y aquí y allí una humareda anun- 
ciaba la próximidad de una choza ó 
de un campamento de indios viaje- 
TOS. 

Pedro Quispe aproximó á sus la- 











bios el cuerno que llevaba colgado 
á su espalda y arrancó de él un son 
grave y prolongado. Detúvose un 
momento y prosiguió después con 
notas estridentes y rápidas. 

Los viajeros comenzaban á subir 
por el flanco de la montaña; el guía, 
con paso seguro y firme, marchaba 
indiferente devorando sus granos 
de maíz. Cuando resonó la yoz de 
la bocina, el indio se detuvo, miró 
azorado á los dos caballeros y em- 
prendió rapidísima carrera por una 
vereda abierta en los cerros. Bre- 
ves instantes después desaparecía á 
lo lejos. 

Córdoba, dirigiéndose á 
pañero, exclamó: 

— Alvarez, esos bribones nos qui- 
tan nuestro guía. 

Alvarez detuvo su caballo y miró 
con inquietud en todas direcciones. 

—El guía....¿ Y para qué lo nece- 
sitamos? Temo algo peor. 

La bocina seguía resonando y en 
lo alto del cerro la figura de Pedro 
Quispe se dibujaba en el fondo 
azul, sobre la rojiza desnudez delas 
cimas. 

Diríase que por las cuchillas y 
por las encrucijadas pasaba un con- 
juro; detrás de los grandes hacina- 
mientos de pasto, entre los pajona- 
les bravíos y las agriás malezas, ba- 
jo los anchos toldos de lona de los 
campamentos nómades, en las puer- 
tas de las chozas y en las cumbres 
de los montes lejanos, veíase sur- 
gir y desaparecerrápidamente figu- 
ras humanas. Deteníanse un ins- 
tante, dirigían sus miradas hacia 
la colina en la cual Pedro Quispe 
arrancaba incesantes sonesá su bo- 
cina y se arrastraban después por los 
cerros, trepando cautelosamente. 

Alvarez y Córdoba seguían as- 
cendiendo por la montaña; sus Ca- 
ballos jadeaban entre las asperezas 
rocallosas, por el estrechísimo sen- 
dero, y los dos caballeros, honda- 
mente preocupados, se dejaban lle- 
var en silencio. 

De pronto, una piedra enorme, 
desprendida de la cima de las sie- 
rras, pasó cerca de ellos, con un 
largo rugido; después otra. ..Obra... 

Alvarez lanzó su caballo á esca- 
pe obligándolo á flanquear la mon- 
taña. Córdoba lo imitó inmediata- 
mente; pero los peñascos los persi- 
guieron. Parecía que se desmoro- 
naba la cordillera. Los caballos, 
lanzados como una tempestad, sal- 
taban sobre las rocas, apoyaban 
milagrosamente sus cascos en los 
picos salientes, y vacilaban en el 
espacio. á enorme altura. 

En breve las montañas se coro- 
naron de indios. Los caballeros se 
precipitaron entonces hacia la an- 
gosta garganta que serpenteaba á 
sus pies, por la cual corría dulce- 
mente un hilo de agua, delgado y 
cristalino. 

Se poblaron las hondonadas de 
extrañas harmonías; el son bronco 
y desapacible de los cuernos brota- 
ba de todas partes y en el extremo 
del desfiladero, sobre la claridad 
radiante que abría dos montañas, 
se irguió de pronto un grupo de 
hombres. 


En ese momento, un piedra enor- 
me chocó contra el caballo de Al- 
varez; se le vió vacilar un instante 
y caer luego y rodar por la falda de 


su com- 

















EFE SS SS 








la montaña. Córdoba saltó á tierra, 
y empezó á arrastrarse hacia el 
punto en que se veía el grupo pol- 
voroso del caballo y del caballero. 

Losindios comenzaban á bajar de 
Jas cimas; de las grietas y de los re- 
codos salían uno á uno, avanzando 
cuidadosamente, deteniéndose á ca- 
da instante, con la mirada obser- 
vadora en el fondo de la quebrada. 
Cuando llegaron á la orilla del arro- 
yo, divisaron á los dos viajeros. Al- 
varez, tendido en tierra, estaba 
inerte. A su lado, su compañero, 
de pié, con los brazos cruzados, en 
la desesperación de la impotencia, 
seguía fijamente el descenso lento 
y temeroso de los indios. 

En una pequeña planicie ondula- 
da, formada por las depresiones de 
las sierras que la limitan en sus 
cuatro extremos con cuatro anchas 
crestas, esperaban reunidos los vie- 
jos y las mujeres el resultado de la 
caza del hombre. Las indias con 
sus cortas faldas redondas, de telas 
groseras, sus mantos sobre el pe- 
cho, sus monteras resplandecientes, 
sus trenzas ásperas quecaían sobre 
las espaldas, sus pies desnudos, su 
aspecto sórdido, se agrupaban en 
un extremo, silenciosas y se veía 
entre sus dedos la danza vertigi- 
nosa del huso y el devanador. 

Cuando llegaron los perseguido- 
res, traían atados sobre los caba- 
llos á los viajeros. Avanzaron hasta 
el centro de la explanada, y allí los 
arrojaron en tierra como dos far- 
dos. Las mujeres se aproximaron 
entonces y Jos miraron con curiosi- 
dad, sin dejar de hilar, hablando 
en voz baja. 

Las indios deliberaron u1 mo- 
mento. Después un grupose preci- 
pitó hacia el pie de la montaña. 
Regresó conduciendo dos grandes 
cántaros y dos gruesas vigas. Y 
mientras unos excayaban la tierra 
para fijar las vigas, los otros llena- 
ban con el licor de los cántaros pe- 
queños jarros de barro. 

Y bebieron hasta que empezó el 
sol á caer sobre el horizonte, y no 
se oía sino el rumor de las conver- 
saciones apagadas de las mujeres y 
el ruido del líquido que caía dentro 
de las vasijas al levantarse los ja- 
IrOS. 

Pedro y Tomás se apoderaron de 
los cuerpos de los caballeros y los 
ataron á los postes. Alvarez, que 
tenía roto el espinazo, lanzó un ge- 
mido. Los dos indios lo desnuda- 
ron, arrojando lejos de sí, una por 
una, todas sus prendas. Y las mu- 
jeres contemplaban admiradas los 
cuerpos blancos. 

Después empezó el suplicio, Pe- 
dro Quispe arrancó la lengua 4 Cór- 
doba y le quemó los ojos. Tomás 
llenó de pequeñas heridas, con un 
cuchillo, el cuerpo de Alvarez. Lue- 
go vinieron los demás indios y les 
arrancaron los cabellos y los ape- 
drearon y les clavaron astillas en 
las heridas. Una india joven ver- 
tió, riendo, un gran jarro de chicha 
sobre la cabeza de Alvarez. 

Moría la tarde. Los dos viajeros 
habían entregado, mucho tiempo 
hacía, su alma al Gran Justiciero 
y los indios fabigados, hastiados ya, 
indiferentes, seguían hiriendo y la- 
cerando los cuervos. 

Luego fué preciso jurar el silen- 
cio. Pedro Quispe trazó una cruz 
en el suelo y vinieron los hombres 
y las mujeres y besaron la cruz. 
Después desprendió de su cuello el 
rosario que no lo abandonaba nun- 
ca y los indios juraron sobre él, y 
escupió la tierra y los indios pasa- 
ron sobre la tierra húmeda. 

Cuando los despojos ensangren- 
tados desaparecieron y se borraron 
las últimas huellas de la escena que 
acababa de desarrollarse en las as- 
perezas de la antiplanicie, la in- 
mensa noche caía sobre la soledad 
de las montañas. 





RICARDO JAIMES FREYRE. 


EL MUNDO ILUSTRADO 


Espectáculos 





El Trío Sola, ante la Cámara de la Ilustración Popular de “El Imparcial.” 











SRA 





A A o A OA CUNAS 











Conciertos del Violín 


Hace pocos días llegó ála capital el Sr. D. 
Angel Celestino Morales, distinguido violinis- 
ta portorricense que se propone dar una serie 
de conciertos en la Academia Metropolitana. 

El señor Morales está reputado como un buen 
«solista» y durante su carrera artística ha con- 
quistado muchos triunfos. Siendo muy joven 
obtuvo del gobierno de su país una pensión pa- 
ra ingresar al Conservatorio Nacional de Mú- 
sica de Madrid, y en este establecimiento hizo 
sus estudios al lado de profesores tan amerita- 
dos como D. Enrique Fernández Arbós y D. Je- 
sús Monasterio. En cierta ocasión, el señor Mo- 
rales tocó en presencia de la Infanta Isabel, y 
logró que el Rey Alfonso XI1I lo condecorara 
con la Cruz de la Orden de Carlos III. De Ma- 
drid salió para algunas provincias españolas, 
dándose á conocer en los principales teatros, y 
de allí pasó á la Habana, donde obtuvo nuevos 
triunfos. 

Después de su permanencia entre nosotros, 
el señor Morales piensa visitar Estados Unidos, 
Chile, Argentina y Brasil. 


$ 
Un episodio del Juicio Final 





Entonces fueron juzgados los que habían re- 
cibido el dón de la inteligencia y los que ha- 
bían simulado la inteligencia. 

Mientras que los invocadores de Satán caían 
como balas de plomo en el pantano excremen- 
cial de su propia credulidad, avanzaron bajo la 
custodia de ángeles indiferentes los favoritos 
de la palabra. 

Y entre ellos marchaba un humilde. 





EL MUNDO ILUSTRADO 





Y fueron juzgados todos, según sus obras, y 
sus obras eran tan malas, que cada demonio 
recibió su cabro. 

—Y tú, humilde, preguntó Nuestro Señor, 
¿qué me braes? 

--Ay! nada, Señor, yo no he hecho nada, yo 
no he escrito; encerrado en un sueño de amor, 
he orado. ¡Oh, señor, que yo no sea juzgado 
según mi nada, sino según tu misericordia! Me 
habías dado la inteligencia, el Verbo murmu- 
raba en mí, y no hice fructificar mi inteligen- 
cia y cerré los oídos á los murmullos sagrados 
del Verbo eterno. El campo de tu gloria ha 
quedado estéril bajo mi inerte arado; tenía por 
misión evocar sobre la tierra desnuda el es- 
plendor de las mieses y la gracia de las yerbas: 
el esplendor y la gracia han quedado hundidas 
en el suelo confiado á mi genio: y mientras los 
bueyes tendidos bajo el yugo inútil, dormían 
picados por las moscas al calor del día, y mien- 
tras el sol iluminaba la gleba y le daba la esen- 
cia de la fertilidad, ah! Señor, ¿quéiba á decir- 
te? retirado en la sombra, de rodillas, los ojos 
cerrados, las manos juntas, yo rezaba. 

—Ven, repuso Nuestro Señor, ven, único cor- 
dero que se me parece, hijo de mi amor, hijo 
de aquella que me hizo hombre, amigo de mi 
padre, cordero como yo y sin mancha, ven, 
que yo sea tu hermano, y que Dios te bese en 
la frente. 


'Tú comprendiste, en la pureza de tu alma lo 
que yo pedía á tu genio, y la vanidad de la obra 
y la perversidad del trabajo; tú supiste, dejan- 
do á los tristes la aspereza dle los sudores bajo 
el sol, acercarte á la sombra divina que soy yo 
y regocijarte bajo mis hojas; cordero ávido de 
la frescura esparcida por el árbol de la vida. 

Habías recibido la inteligencia, hombre, tú 
multiplicaste el dón primero, te dí un cerebro 
y de él hiciste tres: uno sobre los hombros y 
uno en cada rodilla. 

Orabas, amigo: esa era la obra que te había 
encomendado. 

Ah! poeta verdadero y firme que no fuiste 
como otros la celestina del ideal, que no hicis- 
te de buscona, que no tuviste liviandades con 
el símbolo, tú guardaste tu genio puro de todo 
contacto, y los necios no bebieron en tu cán- 
baro. 

Fuente sellada, el agua que dormía en tí se 
heló según el cristal de las doce piedras y tú 
contrasellaste, al lado de la piedra angular, la 
pai de hoy más cerrada de la eterna Jeru- 
salén. 

Y eso porque comprendiste que el genio no 


debe trabajar sino para Dios, para Dios solo, 
y he aquí que eres inocente de la liviandad del 
espíritu, y he aquí que estás cargado de más 
obras maestras y de más mundos que mi amor 
hubiera concebido. 

Entra y sé la gloria de los inconsolables: la 
plegaria mató al orgullo. 


REMI DE GOURMONT. 








Tiples de género chico.—Paca Ctres Sánchez. 
(Fot. Lupercio,) 





Exposición de Pintura, (34 de San Francisco Núm. 2.) Paisaje de Claussel. 





Exposición de Pintura, (39 de San Francisco Núm, 2,) Paisaje de Clausse1, 


La Exposición de pintores modernos mexicanos 





A reserva de ocuparnos con mayor extensión 
de este certamen artístico, nos es satisfactorio 
dar el parabién álos jóvenes pintores que en 
él han tomado parte. En los salones del taller 
de Gerardo Murillo, situados en la tercera de 
San Francisco núm. 2, se abrió la exposición, 
casi como una prolongación de otra que ante- 
riormente nos dió á conocer al fuerte artista 
Enciso. Los verdaderos dilettantí han asistido, 
comentado y admirado con beneplácito. 

Ahora, en nuestro número, damos á conocer 
dos cuadros del atrevido y enérgico talento 
de Joaquín Claussel. 


$ 


LAS OBRAS DE WAGNER 


A propósito de los próximos conciertos en Alrbeu, 





En los momentos en quese efectúa la temporada 
anual de grandes conciertos en el teatro Arbeu, y pues- 
to que la orquesta del Conservatorio, bajo la hábil ba- 
tuta del maestro Meneses, interpretará algunas de las 
grandes composiciones de Wagner, es interesante echar 
una ojeada sobre distintos detalles de la vida de este 
célebre compositor, y sobre sus más poéticas fantasías 
que le han dado justo nombre de literato, colocándolo á 
la vez, en uno de los primeros lugares entre los genios 
musicales de todos los tiempos. 


* 
*o* 

No es posible ofrecer en unas cuantas líneas,—dice 

una prestigiada revista francesa,—una idea completa 

de la obra de Ricardo Wagner, hacer un estudio de su 


vida, desde sus primeros pasos, harto difíciles, hasta su 
triunfo definitivo; sólo podremos dar á grandes rasgos 





Parsifal resistiendo el encanto de las mujeres-Jtores. 


una idea general que permita ver el lazo que existe en- 
tre sus diversas concepciones. 

Wagner decía que el hombre es inseparable del ar- 
tista. 

“No puedo ser comprendido,—escribía en 1851,—más 
que por los que sienten la necesidad y el deseo de com- 
prenderme, los demás no pueden ser más que mis ami- 
gos; pero no puedo considerar como tales á los que pre- 
tenden amar en mí al artista, al mismo tiempo que creen 
un deber rehusar su simpatía al hombre. Si la separa- 
ción del artista y del hombre está tan desprovista de 
buen sentido como la separación del alma y del cuerpo, 
igualmente es cierto que nunca el artista ha podido ser 
amado, q1ejamás su arte ha podido ser comprendido, 
sino es amado como hombre y sin quese comprenda 
por igual la inteligencia de sus obras y la de su vida.” 

En efecto, no siempre es fácil comprender todas las 
intenciones que un músico pone en su música. 


* 
e 

Se cuenta que un día Gounod, comentando las obras 
de Wagner, dijo que “Mireille” era algo así como una 
columna de un templo, una cosa vertical, mientras que 
“Romeo y Julieta,” era más bien el frontispicio del tem- 
plo, una cosa horizontal. A A 

—¿Y Fausto, maestro ?—preguntó una joven. 

—¡Oh, Fausto! Fausto es una cosa......así. 
gonal. 8 qe 

Seguramente que nadie habría adivinado tan rápida- 
mente el pensamiento octagonal del autor de Fausto. 

Ahora, se recordará sin trabajo que las óperas de 
Gounod son de una gran claridad, si se les compara con 
las obras wagnerianas. En fin, los wagnerianos exclu- 
sivistas, aquellos para los cuedes la obra del maestro 
debe ser admirada sin reserva, reconocen en él, no sólo 
un músico de genio, sino uno de los espiritus filosóficos 


..Octa- 





Herotnas de Wagner. 





EL MUNDO ILU: 








más vastos y potentes de su tiempo. Wagner no ha lo- 
grado, desde luego, su manera definitiva al primer gol- 
pe. Si en sus primeras obras * Las hadas” y la ““Prohi- 
bición de amar,” establece netamente la lucha entre el 
amor sagrado yel amor profano, en “'Rienzi”” parece 
vacilar un poco. Pero consideraciones de orden menos 
filosófico, deben decidir de la orientación de su talento. 

En 1827, siendo alumno del colegio de Leipzig, Wagner 
pasaba por un buen estudiante de letras; se llevó el 
premio en un concurso poético, abierto para lamentar la 
muerte de uno desus compañeros, y el éxito lo llevó á 
creer que sería poeta. Estudió á Shakespeare, tradujo 
Romeo en verso, fabricó tragedias de corte antiguo, des- 
pués otras inspiradas en “Hamlet” y en el Rey Lear,” 
donde más de cuarenta individuos moría: al principio 
de manera que tuvo que resucitar algunos para llegar al 
desenlace. Pero en breve dejó la literatura y se puso á 
estudiar música; su intención era hacer una partitura 
para su tragedia de las cuarenta víctimas. Compró un 
tratado de armonía, pero no pudiendo hacer nada, él só- 
lo, confesó sus deseos á su familia y se le puso un pro- 
fesor, Tanto tuvo que hacer éste con aquel raro discípu- 
lo, que '“soñaba en pleno día'” proponiéndole cosas in- 
coherentes, que, por fin, se vió precisado á decir: 

“No quiero perder la cabeza yo también, nada se sa- 
cará de este muchacho.” 

Algún tiempo antes, el profesor de piano había dicho 
casi lo mismo, refiriéndose al joven Wagner. Esa doble 
predicción no preocupó al vistonario, quien se puso á 
escribir una obertura y la llevó á Dorn, al director de 
orquesta del Teatro Real. 

Esta obertura fué ejecutada entre dos actos de una 
pieza, y se hizo célebre por el azoramiento del público, 
que no distinguió más que los redobles de los timbales, 
que sonaban cada cuatro compases, y que la bautizó 
con el nombre de * Obertura de los Timbales.” 

“Esta obertura, —escribió Wagner,—fué el punto cul- 
minante de mi locura; para facilitar la ejecución tuve la 
idea de escribirla con tres tintas diferentes: roja para 
las cuerdas, verde para los latones y negra para la ma- 
dera.” 


Después, bruscamente Wagner se apasionó por la po- 
lítica y entró en la Universidad, á fin de seguir los cur- 
sos de estética y de filosofía. Pero pronto volvió á la 
música, trabajó con Weinleris, que fué para él un amigo, 
y no lo dejó sino hasta el día en que el maestro le dijo: 
“Idos, estáis ya listo.” 








Herotnas de Wagner. 


* 
** 

En la primavera de 1834, Mme. Schroeder Devrient, 
cantaba en Dresde la “Muda de Portici,”? y Wagner vió 
por primera vez á esta artista incomparable que debía 
llegar á ejercer sobre él una gran influencia y sugerirle 
la idea de esa intima unión de la música con el drama, á 
la cual tendieron bien pronto todos sus esfuerzos. Aún 
al fin desu vida decía: *El ejemplo dela Devrient ha 
sido mi constante ideal, y cada vez que concebía un pa- 
pel, la tenía ante mis ojos.” 

Ya habia escrito su ópera '“Las hadas,” en la cual 
contaba los amores de una hada por un poeta. 

La hada sacrificaba de buena voluntad su inmortali- 
dad al poeta, si él resistía todas las pruebas que ella le 
impusiera; pero el poeta no era más que un mortal; du- 
dó, quiso saber, y la hada se transformó en estatua. En- 
tonces, desesperado, canta, y el calor de su canto vuel- 
ve la vida á la amante que habia perdido, 


Pero tenía 20 años, se encontraba según dice él mis- 
mo, “enlas disposiciones más alegres del mundo, y 
sentía el diablo en el cuerpo.” Emprendió cantar la be- 
lleza material de la mujer. en su segunda ópera ““Pro- 
hibición de amar,” de la que debió cambiar el título por 
el de ''La Novicia de Palermo,” para obedecer á la cen- 
sura. El tema era tan escabroso para la época, que en la 
segunda representación no había en la sala más que 
tres personas: sus propietarios y un judío polunés en 
traje de gala. Para colmo de males, entre bastidores, en 
el momento en que el telón se iba á levantar, el marido 
de la cantatriz golpeó al segundo tenor y á su mujer, de 
IS que los dejó incapaces de presentarse en pú- 
blico. 

Tal fué la historia de su segunda ópera. 

Wagner hizo una tercera tentativa con *Rienzi,” ópe- 
ra histórica; pero mientras, su vocacion y su talento se 
afirmaron, como lo demostró la obra '“El buque fan-= 
tasma, cuyo primer libreto se vendió en la Opera 








Una escena de **El Crepúsculo de los Dioses.” 


de París en soofrancos. La partitura había sido es- 
crita por otro, la obra tuyo un gran éxito, Wagner no se 
desanimó, y en siete semanas escribió él música para 
su poema, y ““El buquefantasma” se representó en 1843 
en Dresde, y tres meses más tarde en Riga. 

Se ve qué tenacidad tenia Wagner para la lucha, es 
éste uno de los rasgos tan notables desu naturaleza 
tan especial, que en 1886 dos críticos daban su opinión 
sobre el hombre y su obra: 

“Wagner, escribía en la “Deutsche Rundschau” M. 
Hiller, director del Conservatorio de Colonia. tiene mu- 
chos puntos de contacto con Napoleón III, Como éste, 
siempre tiene fe en su estrella, á pesar de las circuns- 
tancias más contradictorias; todos los medios que pue- 
den llevarle al fin de sus aspiraciones los emplea con 
me constancia y una energía que ningún músico ha po- 
seído.” 

El “Siglo XIX,” por otra parte, escribía: 

“Ricardo Wagner, es la voluntad, la energía, la tena- 
cidad, encarnadas; como á todos los que persiguen obs= 
tinadamente una idea fija, se le ha tratado mucho tiem- 
po de maniático. Hoy, Bismarck y él son los dos hom 
bres cuyos caracteres tienen más rasgos de semejanz. 
son los dioses de Alemania. Lo más selecto de los ger- 
manos melómanos está prosternado á sus pies.” 








se 
* 

_Lo único que falta en estos dos paralelos, es el espí- 
ritu absoluto y sistemátlco de Wagner, su deseo, su ne- 
cesidad de unidad. E l 

El sistema, es decir, la concención filosófica, aparece 
por primera vez en “El buque fantasma,” y se encuen- 
tra después por todas partes. 

En Dresde se acogió con entusiasmo el “Tannhau- 
ser,” y enel Teatro de la Opera se hicieron crecidos 
gastos para representarlo dignamente. Mme. Devrient 
hizo Venus. 

—““Sois un hombre de genio, decía á Wagner, pero es- 
nIcOSAS tan excéntricas, que es casi imposible can- 

El éxito no fué completo, y Weber decía qu 
“debía an mejor las cosas; era Sa 

4 

AS e manera feliz, el arte debe ser alegre y conso- 

La fábula de “Tannhauser” i 
a era demasiado dolorosa, 

Tannhauser vacila entre la molicie y la vir 

tre el amor de Venus tentadora y el anos mistico de El 
sabeth redentora. Para conquistar á ésta, toma parte en 
el torneo de canto organizado por el padre de Elisabeth 
Vence, pero Venus le ha inspirado un himno al amor 
protanO: Tannhauser perdido, rompe el encanto que le 

ictan sus canciones y parte para Roma á 
raoba p para Roma á implorar el 

El Santo Padre lo rechaza y lo arroja á Venus por to- 
da la eternidad, y al dirigirse á AOS lo espera al or 
profano, encuentra un lúgubre cortejo que conduce el 
cadáver de Elisabeth, que se ha matado para pagarla 
falta del que ama. Tannhauser muere invocando á aqué- 
lla, cuya muerte la da el cielo 

Wagner había tomado definitivamente su camino y 
escribió ““Lohengrin,” primera ópera con que triunfó en 
París. Puso de nueyo en lucha +l amor tentador y el 
amor redentor. 

Durante su destierro en Zurich comenzó á componer 
“La Tetralogía,” “Tristan é Isolda” y “Los maestros 
cantores de Miremberg.* Con la Tetralogía compuesta 
de “El oro del Rhin,” “Las Walkirias,” “Sigfrido” y 
“*El crepúsculo de los dioses” y su bellisima obra **Par- 
sifal” cayó en pleno simbolismo. 

Un critico alemán decía de “Parsifal:”> 

“El cantar de los cantares del amor divino, como 
“Tristan é Isolda,” es el cantar delos cantares del amor 
terrenal.” 

La obra de Wagner se termina así en apoteosis místi- 
ca, y es uno de los caracteres más extraños de este mú 
sico de genio, haber edificado al lado de su obra mus: 
cal, un ensayo de sistema filosófico, que sino es indis 
cutible, tuvo cuando menos la cualidad hermosa de dar 
á todas sus obras un aspecto de unidad y de tuerza que 
ningún otro había conseguido hasta entonces. 

















EL MUNDO ILUSTRADO 





(Fotografías de Arriaga.) 








'TMUDO. 


CUENTO 


EN EL, PECADO. 

























































































































VINO DE MEMBRILLO.—DURAZNATE MO- 
RELIANO. 


Concha Perla: Para preparar el licor 
que Ud. desea, se limpian bien los mem- 
brillos, se cortan en trozos quitando las 
semillas y se aprensan para extraer el 
zumo que se clarifica al fuego, después de 
añadir para cada litro, un kilo de »zúcar, 
una copa de vino blanco y midio litro de 
agua. Aparte se hace el almíbar, se incor- 
pora con la mitad de supeso de aguar- 
diente y se añade ála mezcla anterior 
cuando ésta haya fermentado. 

—Para hacer el duraznate de Morelia, se 
limpian y preparan los duraznos como 
para cualquiera otro dulce; en seguida se 
muelen y se tamizan. Se hace almíbar de 
punto de bola en la proporción de un kilo 
y cuarto de azúcar por cada kilode la 
fruta molida; se deja al fuego hasta que 
adquiera consistencia de pasta; entonces 
se le agrega medio litro de jalea de tejo- 
cote por cada kilo de pasta; se le da pun- 
to de cajeta bastante fuerte, se retira del 
fuego, se bate hasta que se enfría y se le 
pone una clara de huevo batida por cada 
dos kilos de duraznos. 








OBJETO DE ESCRITORIO. 


Rina, hermosa mujer: Es muy propio 
para obsequiar á un caballero, un objeto 
de escritorio. Vea Ud. la ilustración res- 
pectiva que representa un secante sencillo 
y elegante, de madera labrada. 

Sidesea Ud un modelo de algún otro 
objeto, sírvase indicármelo y selo bus- 
Caré, 


—Haga Ud. sus invitaciones en papel 
que imite pergamino con tinta negra. 

—Los listones no deben tener más de 10 
centímetros de ancho. 































PEINADO. 


Enamorada: Vea Ud, el grabado que 
acompaña estas líneas, es un modelo de 
peinado de los que más se llevan actual- 
mente. 

—El corte del traje depende del paseo á 
que Ud. lo destine. 


ADORNO JAPONES. 


Emmelina de la Rosa; No hay ningún 
inconveniente, si toda su pieza está arre- 
glada al estilo japonés, de adornar la 
sombrilla central con esferitas brillantes 
de colores, listones, farolillos diminutos y 
flores; Cuide Ud. únicamente de que el 
conjunto sea artístico y gracioso, no Ca- 
yendo en la exageración de recargarle de 
adornos hasta hacer de una cosa boni- 
ta una ridícula. 


COLORES DE TRAJES. 





COubanita: El color lila, favorece á las 
morenas; es mejor el rosa pálido; aconse- 
jo á Ud. que elija este último para su tra- 
je. procurando que lleve un canesú am- 
plio cubierto con encaje crema. 

—La sombrilla queda mejor blanca con 
rosas de castilla pintadas. 


Mantelería de etamina. 


PARA LIMPIAR UN PIANO. 


Una subscriptora: Con un lienzo que no 
desprenda pelusa m o en alcohol, se 
limpia el barniz de los piamos. 

—Para quitar al teclado el color amari- 
lento, se frota con una pasta compuesta 
de sal volátil, cal apagada en volvo y acei- 
te; el cepillo que se use para esta Oper: 
ción debe ser suave; conviene separar las 
teclas para limpiarlas, con el objeto de 
impedir quese introduzca el polvo al in- 
terior del piano. 


PINTURAS PARA ACUARELA. 








Subscriptor preguntón: La fabricación 
de los panecillos que se usan para pintar 
á la acuarela, requiere una serie de ope- 
raciones que serían muy difíciles y costo- 
sas á domicilio. Aconsejo á Ud. que com- 
pre los panecillos, así le resultarán mucho 
más baratos y de mejor calidad. 


MANTEL DE ETAMINA, 





Carmen S. Rivera: Doy á Ud. el modelo 
de un bonito juego de mantelería, hecho 
en etamina y trabajado con hilaza seda. 
A fin de facilitar 4 Ud. más la labor, le 
doy un detalle al tamaño natural donde 
puede Ud. tomar la idea exacta de todo el 
mantel. 


PEINADOR. 


Recién casada; El figurín de peinador 
que acompaña estas líneas, estoy segura 
que será de su agrado, porque llena las 
condiciones que Ud. desea. Se haceen una 





seda delgada, foulard, pongée ó surabh; 
se recoge en el delantero y la espalda con 
grupos de alforzas; lleva un cuello grande 
volteado y una corbata de lazo; las man- 
gas son japonesas, formando en el borde 
picos, y tanto éstas como el cuello, la 
corbata y la orilla del delantero se guar- 
necen de anchos bieses de seda lisa. 





CARNE CRUDA. 


Ignorante: Es peligroso comer carne 
cruda; puede ocasionar graves daños al 
organismo; respecto á las cualidades exa 
geradas que Ud. le atribuye para comba- 
tir la anemia, le diré que no las posee en 
tan alto grado, y las que tiene en reali- 
dad, no las pierde cuando se le sujeta á la 
cocción. 





MARÍA LUISA. 


Detalle de la labor de mantelería. 


























































































































El, MUNDO ILUSTRADO 


PAGINAS DE LA MODA 





LOS TRAJES INFANTILES. 


Si quieres, lectora mía, nos ocuparemos hoy de 
los pequeños; hace mucho tiempo que los tenemos 
relegados al olvido, por egoísmo; sólo nos ocupamos 
de nosotras, las novedades que nos ofrece la moda 
á cada momento, el advenimiento de un nuevo mo- 
delo, las reformas de los que se han llevado ya, los 
flamantes estilos en boga, los cortes originales, los 





adornos sorprendentes y «tras mil cosas encantado- 
ras en su frivolidad que nos interesan, nos divier- 
ten y absorben por completo nuestra atención. Ape- 
nas tenemos tiempo de ocuparnos de otra cosa que 
de recorrer los figurines, buscando los más exquisi- 
tos modelos de mangas japonesas, nota brillante en 
la moda de actualidad; apenas pensamos en algo 
más que en hojear muestrarios buscando las varie- 





dades más lindas y menos lleva- 
das de esa bellísima tela llamada 
tussor, que tiene hoy todas nues- 
tras preferencias. 

Pero es preciso, lectora ama- 
ble, ocuparnos algunas veces de 
los demás, pensar en los que nos 
rodean, en los que necesitan de 
nuestros cuidados y nuestras 
atenciones, 

Ya me parece ver á los gracio- 
sos chiquitines, haciendo mohi- 
nes de disgusto y preguntando: 
¿Es que ya nunca os ocuparéis de 
nosotros? 

e 

Nunca como en esta época se 
han invertido mas blondas y en- 
cajes en la canastilla de un re- 
cién nacido; se rodea al bebé, se 
le cubre, se le agobia con los 






































más vaporosos volantes de valenciennes, de tu 
de Irlanda, de punto de Venecia. Desde las diminu- 
tas camisillas que acarician la piel rosada del nene, 
hasta la cuna portátil, bellísimo y cómodo vehí- 
culo encargado del transporte del pequeño y querido 
ser, todo lleva encajes en gran profusión, desde la 





puntilla que mide apenas de ancho unos cuantos 
milímetros hasta la opulenta blonda que cubre el ro- 
pón. La moda ordena hoy recibir á los niños en una 
cascada en encajes. 

El lujo de los ropones es hoy refinadísimo; una 
de estas prendas, medianamente dispuestas, impor- 
ta una suma muy regular, sin hablar de la amplia 
esclavina bordada, y de la falla que completan el 








traje de calle de un caballero ó de una señorita que 
cuentan dos ó tres meses de edad. 
PE 

Los trajecitos de los niños de uno ó dos años lle- 
van menos encajes, pero no por esto son menos lu- 
josos; la seda se impone; hay que confesar que esos 
pequeños no son aún personas, no son más que de- 
liciosas muñecas con que juegan las mamás jóve- 
venes, y las muñecas se visten de seda. 

Nada más seductor que ver á uno deesos niños 
de carita sonrosada y rizos sedosos, sonreír y agi- 
tar sus manecitas entre una nube de gasas ya azu- 
les, ya blancas ó rosadas. 

En esta edad los trajes son todavía iguales para 
niños y niñas; hasta los cuatro años comienzan á 
marcarse diferencias; el traje del varón adquiere 
cierta seriedad, el de la niña empieza ya á bosque- 
jar todas las coqueterías de la mujer. Un poco más 
tarde y el traje masculino se precisa: llega el tiem- 
po de colocar al nene su primer pantalón. El vestido 
de la niña ya varía poco; la altura de la falda, el 
corte del corpiño, la disposición del talle solo reci- 
ben ligeras reformas. 

Inútil es recomendar que siempre se elijan para 





EL MUNDO ILUSTRADO 





los pequeños los colores claros, dando la preferencia 
á los tonos pálidos: prefiero una muñeca de seis 
años, vestida de crema ó de color de rosa á una con 
traje rojo ó verde hoja. 

El estilo Imperio, aplicado á los trajecitos de las 
niñas hasta á las de once y doce años, da magnífico 
efecto; se ven muy bien esos graciosos cuerpecitos 
flexibles, encerrados entre los pliegues flotantes de 








R 


PARIS 



















Polvos de 
Tocador “Loria” 


Un compuesto 
dela flor de arroz 
la más pura, 
fabricado especi- 
almente para los 
paises cálidos 


Los perfumes principales de 
ED. PINAUD 


Parfum GENET D'OR 
Esencia THEODORA 
Bouquet MARIE=LOUISE 


favorito de la Sociedad 
Parisien, 


Esencia LA CORRIDA 


y el último 





UMERIE 


D. PINAUD 


una bata de pongée 6 de foulard, de muselina ó de 
gasa, cuyas ondulaciones marcan apenas los con- 
tornos indecisos de los ta!les infantiles con una va- 


guedad encantadora. 
Los sombreritos de ancha ala completamente ten- 


dida, se llevan ahora mucho, casi están en compe- 
tencia con las capelinas de tiras bordadas super- 
puestas, con copa en forma de boina, sujeta por 
medio de un listón que se anuda á un lado. Este úl- 
timo estilo se acogió con tanto favor, que de las pe- 
queñas de seis á diez años, pasó á las jovencitas de 
trece y quince, y de éstas á las señoritas. 

A mi juicio, no caen bien en este último caso; ese 
detalle de tozlette infantil disuena al lado de los tra- 
jes complicados que la moda ha impuesto á las se- 


ñoritas. 
* 


ee 

No se quejarán ya los pequeños, buena lectora, 
les hemos consagrado unas líneas para tenerlos 
contentos, ya podemos, la próxima vez que plati- 
quemos un momento, ocuparnos sin remordimiento 
de nosotras; consagraremos de nuevo, el próximo do- 
mingo, nuestros minutos de charla á los trajes de 
las damas, naturalmente más exigentes; los bebés y 


las nenas se cententan con poco. 
MARIA LUISA. 











Elixir Dentrifice 


Debe Usarse diariamente 
con el cepillo para lavar la 
boca. Esantiséptico y sano 
y mantiene la dentadura, la 
boca y la garganta en buena 
condición. 

Usase junto con la 
PATE DENTELAIRE 
que es la mejor pasta para 
blanquear la dentadura y 
para endurecer las encias. 
















Agua de tocador 


Violette de Parme 


Preparada con Violetas 
de Parma. Es adaptada es- 
pecialmente para usar con 
el atomizador y para el baño. 
Dá al agua una fragrancia 


agradable y duradera. 








Jabón 


«Violette Reine” 


Un Jabón su- 
perior. No con- 
tiene ninguna 

substancia injuriosa al cútis.  Suaviza 
y blanquea la complexión y tiene un 


olor delicado. 







Tónico para el Cabello 


Eau de Quinine 
de Ed. Pinaud 


El mejor tónico conocido. 
Mantiene el cuero cabelludo 
limpio y cura la caspa. Dá 
al cabello brillantez y her- 


mosura. Usado por la gente 
de tono en todas partes. 








Para informes, correspondencia, pedidos, catálogos, etc., dirigirse á las Oficinas Generales para los Estados Unidos, Canada, 
Mexico y Cuba, ED. PINAUD BUILDING, N. Y. 











Pruebe nuestra FAVORITE 
SKIM CREAM para quitar 
los clavos negros y toda im- 
pureza del cutis, 


Hermosura en cada caja. 50 y 
25 (ts. Cada Una. 


Sanborn hermanos | : 


DROGUISTAS. 


18 S, Francisco 6. 
MEXICO, D. F. 
Enviamos por express. 








ÁS 


que es legitimo y de 


Ñ : 7 y . 


Vino fortificante, digestivo, tónico, reconstituyente, de s 
excelente, mas eficaz para las personas debilitadas que los 
ferruginosos y las quinas. Gonservado por el método de 
M. Pasteur. Prescribese en las molestias del estómago, la 
|| clorosis, la anemia y las convalecencias; este vino se reco- 
| q mienda álas personas de edad, álas mujeres, jóvenes y á losniños. 
(AVISO MUY IMPORTANTE. — El único VINO auténtico de 
S. RAPHAEL, el solo que tiene el V"recho de llamarse asi, el solo 
que se hace mención en el formulario del 
Y Profesor BOUCHARDAT es (* de MW CLEMENT y C*, de Valence f 
| (Dróme, Francia). — Cada Botello lleva la marca de la Unión de 
| tos Fabricantes y en el pescuezo un medallón anunciando el f 
a CLETEAS ”.— Los 7 


demas son groseras y peligrose, 


o 


sfalsificaciones. | 












abor 


DELANGRENIER 


contra 
la Tos, el Catarro 
e Y laBronquitis 
% A 







Cu) S 
E ts-Peres, 054 




















Este elegante traje de comida se confecciona en gasa pequinada 
| ““banana.'” La falda se pliega en torno de la cintura, y se adorna en las 
| piezas laterales con motivos de tul moteado y grandes nudos de seda li- 
berty en la parte inferior. El corpiño, escotado en cuadro, lleva los de- 

ll lanteros plegados en los hombros, abiertos y cruzados en la cintura, de- 





EL MUNDO ILUSTRADO 





FIGURINES DEL DIA 





jando al descubierto una pechera de muselina de seda, cubierta en parte 
con un ancho entredós de punto de Irlanda. La manga muy amplia he- 
cha de tul, llega sobre el codo y se adorna con una hombrera de estilo 
japonés con bordados y encaje. El cinturón es de seda, se cierra al frente 
con una gran hebilla de fantasía de forma circular. 


For. “FeLIx,” DE PARIS, PARA “EL MunDo ILUSTRADO.” —MoDas LACcHARTROUILLE. 


EL MUNDO ILUSTRADO 


FIGURINES DEL DIA 





Traje de calle en paño suave color maíz, para señora joven. La falda vuelta se unen al frente con pasados de listón negro, las puntas se suje- 
es lisa, todas las costuras pespunteadas, el bajo lleva un bies interior de tan con dos grandes botones de acero. 
seda, que sobresale dos centímetros. El corpiño es de muselina de seda La manga es de encaje, corta y ajustada; sobre ella baja obra que es 
tableada sobre fondo de tafeta; se recubre con una amplia vuelta de pa- prolongación de la vuelta de paño, y que tiene regular amplitud. El cin- 
ño con bordados en relieve y un entredós de guipure. Los extremos de la turón es de paño, angosto y liso. 


For. ““FáLrx,” De PARIS, PARA “EL MunDo ILusTraDO.”—MoDAs BOURNICHE, 














































j FUNDADA 1847 
EMPLASTOS 


ponososs AMllcock 


Remedio universal para el dolor de caderas (tan frecuente entre las mujeres) 
Proporcionan alivio 
instantáneo. 
Donde quiera que se 
sienta dolor aplíquese 
un emplasto. Para 


Reumatismo, 
Resfriados, Tos, 
Dolor de Pecho, 

Debilidad de 

Caderas, 
Lumbago, 
Ciática, etc., etc. 


Insista en obtener el 


de Alicock 


Para dolores en la región de 
losRíñonesó para la Debilidaden 
las Caderas, el emplasto deberá 

A aplicarse como se vé arriba. 

Donde haya dolor póngase 

un emplasto de Allcock. 


TENGA PRESENTE-—Que los Emplastos de Allcock, se han vendido 4 millones 
durante mas de 58anos. Como todas lascosas buenas ban sido imitados; pero solamente 
en apariencia. Los de Allcock se garantiza que no continen Belladona, Opio, ni veneno 
de niguna especie. 

DE VENTA EN LAS BOTICAS DEL MUNDO ENTERO. 


Para Mal de Garganta Tos, 
Bronquitis Pulmones bebilita- 
dos, y las partes EA 
doloridas del estómago, aplí- 
quese como queda dicho, 


Fundada 1752. 


Píldoras de Brandreth 


El Gran Purificador de la sangre y Tónico: 
Para el Estreñimiento, Biliosidad, Dolor de Cabeza, 
Vahidos, Indigestion, etc.—Puramente Vegetales. 


BOUQUET FARNESE ist" 


Italiens, Paris 


GERSTENDORFER BROS. E 


Las Célebres Preparaciones para Dorar, Esmaltar y Barnizar. 


El más inexperto puede usarlas. 


Para dorar muebles, bric-a-brac, ornamen- 66 ”; 
nens de cnica co e Esmalte de 019 OUR FAVORITE 
Se seca pronto quedando muy duro. Parece y dura justamente 


como la porcelana. De blanco y boni lores. Pus 66 
dando ho ensuela ale ano por elos ato ade Esmalte “STAR” 


Pda | SAPOLIN ” 



























"ER BROS. € => Y NUEVA YORK, B. U; de A. 


BELLE ANN 0) a 
LAS 
Suayiza la piel y la da una blancura nacarada perfecta, y cura radicalmente 
irritaciones y sabañones. Fortifica las uñas y las da brillo y transparencia. 


AGNEL, PERrFUMISTA, 16, AVENUE DE L'OPÉRA, PARIS. 


















POLVOS DE TOCADO 
DE MENNE DE TALCO 


BORATADO 
1 Z Hermosean el Cutis. 
| Deliciosos después del Baño. Un lujo después de Afeitarse. 
Alivio positivo para los Sarpullidos, Quemaduras de Sol, Piés 
Doloridos y todas las afecciones del cutis. Recomendado por 
Enxinentes Facultativos y Nodrizas por ser el 


Más Perfectamente Higiénico de Todos los Polvos 
para Niños y Adultos. Pídase el de MENNEN (el legítimo), 
diferente y muy superior á todos los demás. El gran mérito de los 
POLVOS DE TOCADOR DE MENNEN de Talco Boratado 
y su buen éxito, ha producido innumerables falsificaciones, que son 
peligrosas. Los legítimos tienen el retrato de MENNEN en la 
4 tapa de cada cajita. Se vende en todas partes. 


A 
52% GERHARD MENNEN CHEMICAL CO., Newark, N. J., E, U, A. 




















O Pn  nuraa 
RARO Mennen CHEMA 
Ani 








_ La Flebitis es curada por el Elixir de Virginie Nyrdahl1 que cura 
igualmente las varices, almorranas, hemorragias y todos los accidentes 


ael retorno de edad (congestiones y hemorragias). 

No confundir nunca el Elixir de Virginie Nyrdahl con las falsificaciones 
fraudulentas, con que se prueba de substituirlo, las que no tienen ningun 
valor y á menudo son peligrosas Por esto debe exigirse sobre la envoltura 

de cada frasco la firma de garantia: NWyrdah1. Envio gratuito y franco 


de correos del folleto explicativo. Escribir : Nyrdah1, 20,Rue de La, 
Rochetoucauld, Paris. De venta en todas las Droguerias y Farmacias. 





EL MUNDO ILUSTRADO 











Algunos Consejos 






para las Mujeres. 


EL ARTE DE CONSERVAR LA BELLEZA. 





La belleza y la elegancia de la mujer no 
pueden mantenerse más que gracias á una 
perfecta salud, y la salud no se obtiene ni 
se conserva más que por una higiene bien 
entendida y fielmente observada. Las per- 
sonas que quieran conservarse bien se- 
guirán escrupulosamente estos principios 
elementales. 


Desde luego se evitará acostarse tarde, 
es decir, después de media noche, pero se 
levantará siempre temprano. Después de 
un baño seguido de una buena fricción de 
alcohol, se hará un paseo corto á pie. He 
aquí un principio que no es del todo des- 
agradable y del que se sentirán efectos 
excelentes todo el resto del día. Hay que 
evitar comer mucho y muy de prisa; nada 
hay más malo que esas dos cosas. La 
abundancia y la precipitación en la ali- 
mentación, entorpecen el cuerpo y el es- 
píritu y son causa de numerosas pertur- 
baciones que acaban por desequilibrar los 
temperamentos más resistentes. 

Un desayuno frugal (si se tiende á 
engrosar, hay que suprimir al comer las 
bebidas); no se beberá más que terminan- 
do el almuerzo, poco y lo más caliente po- 
sible. Un reposo hasta detres horas des- 
pués del desayuno, es excelente, mejor 
dicho, indispensable. No se puede imagi- 
nar lo que este corto instante es en las 
ocupaciones y las preocupaciones del día. 
De todas maneras!se evitarán las visitas, 
sobre todo las visitas fastidiosas com- 
prendidas en la categoría delas caravanas 
y todas esas múltiples tiranías de que lle- 
namos la vida, sin saber por qué y que son 
la fuente de mil fatigas. 

Si se tuviera la prudencia de huir de los 
“five oclock,'” de las innumerables tazas 
de té, de todas las cosas pesadas al estó- 
mago y con las que poblamos nuestras 
tardes, no se tardaría en notar cuánto 
puede ganar la salud con esa abstinencia. 
Se viviría en un continuo desarrollo de la 
belleza y en una perpetua tranquilidad de 
espíritu. ¿Pero tendremos esa paciencia? 


e 

Es indispensable, y esto lo recomiendan 
los mejores médicos, comer lentamente. 
Por lo general se come de prisa y esto es 
el origen de tantas dispepsias. ES preciso 
suprimir de las comidas, sobre todo de las 
de la noche, las substancias excitantes 
que hacen difícil la digestión. La mujer 
bastante enérgica que siga estos diferen- 
tes consejos se asombrará de los resulta- 
dos que obtenga en poco tiempo. 


* 
* e 


La piel exige escrupuloso cuidado, hay 
numerosos medios naturales de embelle- 
cerla y aún de rejuvenecerla; todo consis- 
te en que cada mujer estudie las particu- 
laridades desu piel para tratarla según su 
naturaleza y necesidades. 





Corsé R. 81, W. H.S. 


Francia, Bélgica, Inglaterra, Estados Unidos. 
(Duración y Elegancia) 


Forma recta==-=Forma cintura. 
Especialidades: “Marquise,” “Reina,” “Dama.” 
Imprime elegancia y distinción á la figura. 


Hay tres clases de piel: una que exige 
las abluciones de agua fría. otra que ne- 
cesita agua caliente y otra que no exige 
agua del todo. No es de lo más halagador 
tener que tratar uno su piel de esta últi- 
ma manera, es decir, sin agua, y sin em- 
bargo, muchas mujeres están obligadas á 
adoptar este método y se citan varias re- 
putadas por su elegancia que no deben 
haber conservado la pureza y frescura de 
su tez hasta una edad avanzada, más que 
á no haberse servido nunca del agua. Así, 
á riesgo de cometer una indiscreción dire- 
mos que Adelina Patti no seha servido del 
agua desde hace más de 25 años.Selava el 
rostro con una crema fabricada por su 
doncella y que se dice está preparada se- 
gún una fórmula del siglo XVIII. 

El masaje y las fricciones del rostro es- 
tán ahora muy en boga, seusan mucho, 
y puede asegurarse que las fricciones en 
el rostro, después de cada salida y lim- 
piar perfectamente el polvo que se haya 
fijado en él valen más qus los mejores 
afejtes para conservar bien la piel. 

Deciamos que hay tres clases de piel, la 
que necesita agua fría, la que exige agua 
caliente y la que no admite el uso del 
agua. Si la piel es grasosa y tiende á cu- 
brirse de botoncitos, se lavará con agua 
boricada al 4p8 y con un agua de toca- 
dor preparada con roo gramos de agua de 
Colonia, z gramo de esencia de verbena, 
25 gramos de mentol y 3o detímol. La 
piel que está sujeta á enrojecimientos ne- 
cesita un método sencillo y muy eficaz. 
Dos días seguidos se frota la parte roja, 
durante medio minuto, con un trozo de ja- 
bón fino y duro; se repite la operación 
otros dos días sobre otra mancha roja y 
así sucesivamente hasta que desaparez- 
can todas; después se hacen lavados con 
una infusión de so centigramos de ipeca= 
cuana disuelta en 16 gramos de agua y en 
seguida se aplica un polvo formado con 
100 gramos de talco, 2 de esencia de ver- 
bena y so de ácido bórico. Este tratamien- 
to da excelentes resultados. 


Hay una multitud derecetas para luchar 
contra los ultrajes del tiempo; nos limita= 
remos á indicar las de más fácil aplica- 
ción. Para borrar ó atenuar las arrugas, se 
emplean bandas preparadas con polvos 
especiales que se aplican enla parte arru- 
gada, pero antes hay que lavar con agua 
tibla. Para las que desean adelgazarse, 
no hay como sujetarse á un régimen seye- 
ro, suprimiendo de la alimentación las 
harinas y el azúcar, no bebiendo al comer 
ningún líquido y tomando cada día una 
taza de té con el jugo de un limón. Los 
masajes ligeros ayudan también á adelga- 
zar; los cinturones de caoutchouc usados 
constantemente disminuyen el volumen 
del vientre sin perjudicar la salud. Ulti- 
mamente se está usando á este respecto 
en París, un corsé con monturas en lugar 
de ballenas y por el cual pasan corrientes 
eléctricas. Es esta una de las invenciones 
más útiles é ingeniosas. 





Pídase en 
las principa- 
les Corsete- 


rías y casas 


Representante: S. H. A- de LIMA. 


Oficina de muestras: San Juan de Letrán 


54. México, D. F 


de Modas. 









'ULTIMAS NOV 





Sylvanis ¿ 
La Belle Héléne ¡ 


DES 


QUINTESSENCES 


Perfumeria GEL 43 FR ERES, 


» PARIS. 


Idylle Bouquet 
Royal Mondain 













Paris. 












A 


Núm. 15006, 


Sombreros Ingleses 


TRESS «< CO. a 


Pidase 


en las prin- 
Fabricados por Ll 


LONDON. 
Sombrere- 


Representante: S. H. A. de Lima. 
Oficina de Muestras: San Juan de Letrán, 54 


rías y casas 


MEXICO, D. F. * similares. 





JABON 


de Avellano 
de la Bruja de 


MUNYON 


s y ancianos 










ida del pelo. 
1 pelo. 
bon Y 





1 Shampoo. 
Es ideal p 
Da el color vivo de 1 





juventud á las com- 




























plexi 

Deleita mas que cualquier crema. 

Embellece mas que cualquier locion ó cós- 
metico. 

Si Va, ti pepsia 6 cualquier enferme- 
dad del Hígado, use las Pildoras de Payw- 
de Munyon. Curan la Biliosidad, el Estre 
miento y hacen desaparecer todas las impure- 
zas de lá sangre. 

rta en todas las droguerías. 
Dr. Munyon, 1505. Arch. St. Phila: 


delphia, Pa. U.S. A. 


J. Labadie Sucrs. y Cfa.. Calle de la 


Profesa núm. 5, México, D. F. 





JABON APOLO 







Es el único ja- 
bón que hace el 
cutis fresco y 
limpio. 


Precio: $ 0.50 Pieza, 
En las Droguerías y Boticas. 


EL MUNDO ILUSTRADO 





El olor de la piel de Rusia. 


El aceite de brea de abedul se obtiene 
por destilación seca, y el procedimiento 
empleado por los aldeanos rusos es todo 
lo simple posivle. Por encima de un hogar 
de ladrillo, formado sobre el suelo, se co- 
loca una caldera, que puede estar her» 
ticamente cerrada y puesta en comunica- 
ción, por medio de un tubo, con otra cal- 
dera encerrada en el suelo; este es el apa- 
rato. 

Se llena la caldera superior de corteza 
de abedul seca, después se cierra y se 
calienta. El vapor que se escapa de la 
corteza es conducido á la caldera inferior, 
donde se condensa, formando un líquido 
obscuro, que es el aceite de brea de abe- 
dul. Se deja enfriar; en tanto, se eleva á 
la superficie un ácido vegetal, que se qui- 
ta con cuidado. Cuando este aceite se 
destila, produce un nuevo aceite de un 
olor particular, muy parecido al del cedro, 
que es el que da á la piel de Rusia su co- 


nocido perfume. 


El amor en Holanda. 











Holanda es uno de los países que mejor 
conservan y observan sus tradiciones y 
sus antiguas costumbres. Una de las más 
curiosas y que de más antiguo se siguen, 
es la “los domingos de hacer el amor.” 
Son estos domingos. los cuatro de no- 
viembre, que en el país reciben los nom- 
bres de domingo ''de revista,” “de deci- 
sión,” '“de adquisición” y “posesión ” 

El domingo de revista es costumbre que, 
al salir de la iglesia, acudan al paseo to- 
das las jóvenes casaderas que no tienen 
novio, y todos los muchachos que desean 
novia. Unas y otros no pueden hablarse; 
se miran, se sonrien y nada más. Cada 
muchacho elige in mente la que es más de 
su agrado, si es que la encuentra, y du- 
rante la semana que sigue puede irse en- 
terando de los antecedentes de la chica, 
de sus condiciones, etc. 

Al siguiente domingo, ó domingo de de- 
cisión, cada joven del sexo feo, al llegar 
al paseo su elegida, se acerca á ella cor- 
tésmente y hace su declaración. La mu- 
chacha no puede pedirle tiempo para pen- 
sarlo, debe contestar sobre la marcha, y, 
en caso favorable, comienza el noviazgo. 

Si durante la semana los dos novios se 
encuentran satisfechos del paso que aca- 
ban de dar, al ep el domingo de adqui- 
sición solicitan el consentimiento de los 
padres ó tutores de la joven, Y si lo'obtie- 
nen, al otro domingo, día del a posesión, 
aparecen ya en todas partes como novios 








ESPECIFICOS VETERINARIOS 
DEL DR. HUMPHREYS 


PARA CURAR Á LOS 








E a 
dG E 
ES 3 
= 
5 Aa 
a o 
na > 
Da ES Ea 

3259 
A e 
Noa E 
5 - 
E a 
e 5 
A o 
> A 
CS 

CURA 
A.A. FIEBRES, Congestiones, Inflama 
ciones. 

B.B. AFDCCIONES DE LOS TEN- 





Y MUSCULOS, espar- 





PIRATORIAS. 


COLICOS, dolores de vientre diar- 
rea, disentería. 
HEMORRAGTAS 


O FLUJOS 
ita el aborto. 
L 












ostiones. 
PARA CASCOS 

TERNO. 
De y. 

cioner 

sobre | 


" HUMPHREYS' MEDICINE Co.. 
Cor, William € John Sts,, NEW YORK, 








Lus niños que la | Remedio seguro y ali= 





toman,crecen _| mento excelenteenca: 
robustos “El, sos de Gastro- 
y ESE SS enteritis, 
sanos, 2 Diarrea 
> Kufeke% etc, efc.! 


l 
) 





oficiales. 
ES 


Amputación de un Trasatlántico 


Algunos días después de la catástrofe 
del “Berlín,” el “Suevic,'”* una de las me- 
jores unidades de la flota de White Star, 
encallaba de proa en los arrecifes del ca- 
bo Lizard, en la extremidad de la Cor- 
nouaile. El mar estaba tempestuoso y 
numerosas tentativas que se hicieron pa 
ra libertar el buque resultaron infruc- 
tuosas. 

Cuando ya se abandonaba toda esperan 
za de salvar el hermoso buque, un inge- 
niero propuso un sistema, cuyo éxito ga- 
rantizaba: aserrar el navío por medio de 
cartuchos dedinamita, dejar presa entre 
los arrecifes la parte á ellos sujeta y re- 
molcar la otra parte hasta Southampton. 
Este programa, que todos calificaban de 
absurdo, fué aceptado por los gerentes de 
la White Star y se cumplió á la letra. 

El aserramiento comenzó hacia fines de 
la tercera semana de marzo, prosiguién- 




























Agua Mineral 
Natural de 






VICHY CELESTINS ve deemute eg 
VICHY GRANDE- 
VICHY HÓPITAL succión 6 ns 


PASTILLES — SELS — COM PRIM ÉS VICHY-ÉTAT 
PVIYIIDIIDIDIAY Y 


dose lentamente en vista del mal estado 
del mar. Cuando las chalupas ú vapor 
podían aproximarse «al buque encallado, 
los dinamiteros colocaban en buen sitio 
un cartucho y una sorda detonación anun- 
ciaba pronto que el “Suevic” había reci- 
bido una nueva herida. Algunos fragmen- 
tos de la nave fueron proyectados por las 
explosiones hasta doscientos y trescientos 
metros en el interior de la tierra firme. 

Por fin, la amputación estuvo casi con- 
cluida el primero de abril. Por los dos cos- 
tados de la quilla, 4 184 pies á la extremi- 
dad de la proa se distinguía el alineamien- 
to vertical de la cerradura. El2se pudo 
constatar que la silueta del buque no pre- 
sentaba, y á una apariencia rectilínea, si- 
no una línea curva, cuyo ángulo se desta- 
caba perfectamente. No quedaba ya sino 
dar el golpe de gracia. 

Las dos partes del navío, una de 61 me- 
tros de largo y la otra de 135, comprendien- 
do ésta las maquinarias, solo estaban uni- 
das por el puente. Algunos cartuchos de 
dinamita bastaron para romver la unión 
y saludado por las aclamaciones de los 
millares de espectadores; el gigantesco 
amputado se apartó de las rocas que lo 
aprisionaban desde hacía dos semanas y 
siguió á los cuatro remolcadores que lo 
arrastraban hacia Southamton. 


909 
CURIOSIDADES 








En Inglaterra y enlos Estados Unidos 
disponen los teléfonos de llamador auto- 
mático. Si el abonado no contesta 4la lla- 
mada de su central, por falta de diligen- 
ciaó por estar distraído, las señoritas 
telefonistas, lejos de molestarse en seguir 
oprimiendo el botón, conectan el timbre 
con una pequeña dinamo, y como conse- 
cuencia, continúasonando el desagradable 
repiqueteo hasta que se contestaá la 
central. 

Las telefonistas norteamericas estable- 
cen la comunicación, cuando es necesario, 
con un aparato fonográfico, encargado de 
contestar las frases sacramentales: '“está 
comunicando,” “no contesta,” etc. 

e 

Yaestán hechos los planos y comenza- 
das en parte, las obras de diez y nueve 
inmensas casas nuevas, situadas en la 
parte más céntrica de Nueva York. Las 
nuevas construcciones suman 401 pisos, y 
en ellos se van á gastar treinta millones 
de dólares, es decir, el doble delo que ha 
costado la perforación del túnel del Sim- 
plón. 








* 
*o 


La alfombra de la cámara de los comu- 
nes ofrece un ejemplo del apego que tie- 
nen los ingleses á todo lo tradicional. En 
el centro de la sala de sesiones el dibujo 
de dicha alfombra se halla interrumpido 
por dos anchas listas rojas. Estas no son 
Otra cosa que un recuerdo de los lejanos, 
cuanto turbulentos días en que los legis- 
ladores ingleses se hallaban siempre dis 
puestos á apagar sus discursos con la 
punta de la espada. A fin de que el parla- 
mento no se viera nunca profanado por el 
derramamiento de sangre, acordaron los 
que tenían autoridad para ello, que se 
trazasen dos líneas rojas en las losas del 
piso; barrera que no podían pasar los 
contendientes, bajo pena de severo casti- 
go. Y aunque han cambiado radicalmente 
las costumbres, continúa perpetuándose 
en las alfombras la singular divisoria, 
símbolo de un período histórico de la Gran 
Bretaña. 











Manantiales 
del Bstado 
Prancés. 





Enfermedades del | 
Higado. 


GRILL 





LOS QUE PADECEN 
DISPEPSIA 


Y OTRAS 


ENFERMEDADES del ESTOMAGO 


ENCONTRARÁN QUE EL 


GLYCOZONE 


UN REMEDIO SEGURO Y EFICAZ 


Es un agente curativo, inofensivo y po- 
deroso, prescrito y usado con mucho éxito 
por la profesión médica en los últimos 
quince años. 

Se vende en las Principales Farmacias 


Legítimo solamente cuando la etiqueta lleva 
mí firma 


wu 


Químico 
Graduado de l' Ecole Centrale_des Arts 
et Manufactures de Parts, Francia. 
PRINCE STREET, NEW YORK, U. S. A. 


Gratis: Folleto en español, “¿Como 
deben Evitarse y Curarse las Enfermeda- 
des.” Pídase hoy. 








Zon cada comida conserva la 
salud y prolonga la vida. 
PIDANLA A LA 


CERVECERIA CENTRAL, 


Ss. A. 


Teléfono 1,198 Apartado 973 





México, D. E. 





COMEZONES 


Estas son causadas por la sensibilidad 
dela piel tierna 
(como la delos ni- 
ños) al calor re- 
pentino ó prolon- 
Eo La transpi- 
Ón aguda 
irrita la superfi- 
cie de la piel, que 
se hincha formán- 
dose  espinillitas 
cerca de los con- 
ductos del sudor. 
produciendo así 
congestión, ardor, color encendido, come- 
zón y dolor. 


El Jabón de Extracto de Pond 


primero calma y luego refresca las super- 
ficies Calenturientas. Aplíquese sobre 
ellas una espuma tibia, con suavidad pe- 
ro en abundancia. "El Extracto de Pond” 
contrae la hinchazón y abre los poros ce- 
rrados. El Jabón y el Compuesto de Ex- 
tracto seintroducen, limpian los conduc- 
tos y curan las glándulas. Séquese la piel 
con una toalla suave, sin frotar. 

Usese siempre el Jabón de Ex 
Pond y evítese así estas molestias. Su 
blancura indica su pureza. 

















DE SU DROG 


Armour 4 Company 


Unicos concesionarios de la Compañía 
de Extracto 8 Pond. Samborn Hnos., 
Drogui: Agentes Generales.— San 
Francisco 6. México, D. F, 


ISTA. 














HIERRO 
QUEVENNE 


Aprobado por la ACAD.de MEDICINA de PARIS 
El más ACE y económico, el único 
Hlerro inalter: 'n los paises cálidos, 


Cura Anemia, Clorosls, Debilidad. 


irelge/lodola Union des a 
14, Ruo des Boaux-Arts, P. 























































































































AL PUERTO 
DE VERACRUZ 


Esquina Capuchinas y Segunda de la Monterilla.-Apartado, 61. México, D. F. 
Signoret, Honnorat y Comp. 


DEPARTAMENTO DE PERFUMERIA 


En este Departamento siempre encontrarán las últimas creaciones de Per- 
fumes que se venden en París en las casas de los grandes perfumistas como 
Guerlain, Legrand, Houbigant, Gravier, Roger et Gallet, Pinaud, Piver, etc, etc. 





Soir de Bal 
$ 11.00. $ 11.00. $ 11.00. 











Nuits d'Espagne Pluie d'Or Murmure de Fleurs 
$ 10.00. $ 10.00. $ 11.00. 


” 


Agua de Tocador “Violette de Parme 
de Pinaud, $ 4. 25. 


La Corrida, de Pinaud, 
$600, 





Perium Genet d'Or de Pinaud, 
$ 2,25. 


Jabón “Violette Reine,” 
$ 1,50. 








Esencia Theodora de Pinaud, 
$1.50, 


Eau de Quinine, de Pinaud, 
$ 2.25. 





Bouquet Marié-Louise, de Pinaud, 


Brico des Nue La Violette de Madame, 
$ 3.00. Í 


$ 14.00. $ 11.00. 


Aprés POndée, $ 11.00. 

















PR y yO nn 4 5 55 5 II 
































E 
p 















































































































CLAUDIO PELLANDINI | 


México, 2a. de San Francisco Míúm. 10. Guadalajara: López Qotilla 43 y 45. 


GRAN DEPARTAMENTO DE PAPEL TAPÍZ 


Surtido sin competencia Precios módicos. 


Fabrico toda clase de Vidrieras Artisticas, Grabadas, Biseladas, 
Emplomadas y en todos estilos. 


ES 000000000 
En mi departamento de Talla, fabrico toda clase de Marcos, 
Jardineras, Biombos, Repisas, Mesas y Columnas. 


Vitrinas de todas Jormas con esqueleto de madera y acero. 


Toda olase de aparatos niguelados para aparadores. 
TRAGALUCES - MARQUESINAS - PASAMANOS 


CS ESA 













EST AT AS: a surtido en Estu- 
ches para in : 

COLUMNAS, ol da 

BUSTOS, : 2 De e Telas, 

E e Y yA calco, 
ACUARELAS, y) y Tintas indelebles, 
GRABADOS, ) Colores, 
OLEOS Pr 25, Reglas, Lápices, Pantógrafos, 

E va Ha 3. Pistolas, Godetes y Pinceles. 


X 


Preciosas Jardineras en todos 
estilos y colores 


EL MEJOR ADORNO. 


E ¿/ Toda clase de artefac- 
tos para pintores 
(E ón A y doradores. 
Interesante colección en o 
Facsímiles de acuarela. Oro frencés volador, 


clase extra. 


ROJO, VERDE, AMARILLO 
Diquelo - Plateo - Doro. 
RIPOLIN 


Gran fábrica de niquelar. 
/ A 


Completo surtido en mode- 
los de yeso y cartón 
para dibujar. 





AE NR 


Precios módicos. Ear El mejor esmalte francés. 





e e 


El Falacio de Hierro! 


Somos los únicos Depositarios 
en México de los 


GUANTES “JOUVIN” 


Premier Choix 


ol o 
Garantizamos al cAb6IBIÍS balidad. 


Suecia, 12 boto= 


| 
S 
de 
| 
; 


Cabritila, 12 bo- 
tones, — blancos, 
negros y de color, 
$5.75. el par. La 
misma clase y co-: 
lores, con 16 boto- a 
nes, $6. 75. 


¿NM '/ A : 
Ay ! '/ NE WN 
IV a Mi 16 botones, $5.75. 
E Ml AN | La misma clase 
o a pd de / YY | UL A y colores, con un 
dla ia AN -2 botón, para Caba= 
rreo. a === 


=  lleros $3. 25. 


gros, y de con 
$4. 75. 
La misma cla=- 










LOS GUANTES “0 o. los preferí=- 


dos vor el mundo elegante de toda Europa, v 
es tan indiscutible su primacía sobre e 
quiera otra marca, que nadie se ha atrevido 
á discutirles el primer lugar entre Aua 
os guantes conocidos. 


o E aL 


NO a E A Ta 



























































































































































































El COMPUESTO 
VEGETAL DE 
LYDIA E, PINKHAM 


se reconoce que es el remedio de mayor 
éxito en Norte-América para las afec- 
ciones dolorasas que suelen atacar al 
sexo feminino. 

Por más de treinta años se han curado 
con él afecciones femininas tales como 
inflamación y ulceración, prolapso y 
desviación del útero, afecciones de la 
espina dorsal que de esto resultan, dolor 
de espalda, y sobre todo las enfermedades 
que á menudo se presentan en conexión 
con el Cambio de la Vida. 


femeniles que cualquier otro conocido. 


es un remedio de sumo valor. 


mucho valor. 





Prueba la estadística que este remedio ha curado más sasos de enfermedades 


El Compuesto Vegetal de Lydia E. Pinkham disuelve y arroja tumores en 
estado de desenvolvimiento. Esa sensación de tirantez acompañada de dolores, 
pesadumbre y jaquecas, se alivia y se cura del todo con su uso. 

Normaliza la menstruación cuando ésta es irregular ó penosa; quita la 
Debilidad del estómago, la Indigestion, la Flatulencia, la Prostración Ner- 
viosa, las Jaquecas y la Debilidad en general; también los Vahidos 6 Desmayos, 
la Lasitud extrema, el Abandono de sí mismo, la Irritabilidad, la Nerviosidad, 
los Insomnios, la Turgencia, y la Melancolía, que son indicaciones de enfer- 
medad femenil ó de algún desarreglo de los órganos. 

Para las enfermedades de los riñones de ambos sexos el Compuesto Vegetal 


A las mujeres que sufren de cualquiera forma de enfermedad femenina, se 
les invita dirigirse á la Sra. Pinkham, para consultarla. Es la misma Sra. 
Pinkham que desde hace más de 20 años ha aconsejado gratis á las mujeres. 
Habiendo servido de asistente á su suegra, Doña Lydia E. Pinkham, en las 
consultaciones de ésta, se halla bien calificada para mostrar á las enfermas el 
camino que conduce á 1a salud. Su consejo es libre y en todas ocasiones de 


EL MUNDO ILUSTRADO 








































LYDIA E. PINKHAM 





















































Hunyadi János 


El tipo más perfecto y más acreditado de todas 
las aguas purgantes naturales contra: 
Constipación habitual, congestiones, obesidad, obstrue- 
ciones del bajo vientre, hemorroides, etc. 


“Sus efectos rápidos y seguros, suaves y moderados se dejan sentir sin 
cólicos ni molestias, sin repugnancia en el gusto, ni perturbaciones gástrica , 
ni cansancio consecutivo.”” “Es un regulador y no un debllitante.? “Hunyadi János 


es, por excelencia, el purgante de las mujeres y de los niños.” “Es 
te de los estreñidos y de los congestivos, el gran remedio de los 






jet 


dentarios y para los trabajadores intelectuales, en los cuales regulariza Jas 
evacuaciones alvinas y calma los síntomas dispépticos; es el específico de los 


afligidos polisárcicos.”” 








(Dr. E. Monin, Paris.) 


Desconfiese de las falsificaciones. 
Hunyadi János se vende en las farmacias y droguerías. 


DOI po 
SNA 

SY 0) 
ARONVENPIZ OS 
US 


3 NE 
SÍ ESENCIA POLVO DE ARROZ NR 


q 


JABON + AGUA DE TOCADOR RNNVZ 


POLVOS PARA SACHETS 2722 





A EDAD CRITICA 


Los accidentes del retorno de edad tales como: hemorr: 
vértigos, ahogos, palpitaciones, gastralgias, desórdenes digestiv 


,congestione 
nervios 


estreñimiento, son curados por el Elixir ae Virginie WNyrdahl1 que cura 
igualmente los varicoceles, varices y almorranas. 
No confundir nunca el Elixir de Virginie Nyrdahi1 con las falsificaciones 


fraudulentas, con que se prueba de substituirl 


válor y á menudo son peligros. 
de cada frasco la firma de gs 





O, las que no tienen ningun 
to debe exigirse sobre la envollura 
WNyrdah1. Envio gratuito y franco 


de correos del folleto explicitivo. Escribir : Nyrdahl, 20, Rue de La 
Rochefoucauld, Paris. De venta en todas las Droguerias y Farmacias. 








CARTAS INTIMAS 


Lyon, jueves 3 de marzo. 
Mi querido Alfredo: 


Ya en tierra francesa, cumplo con gusto 
el ofrecimiento que te hice deir comuni- 
cándote mis impresiones de viaje, si bien 
con mayor inexpresión dela que tú pudis- 
te llegar á suponer en quien como yo, 
tiene tan pocas cualidades de cronista. 

Después de una travesía deliciosa, lle- 
gué á Marsella el lunes, al amanecer de 
un bello día de primavera, Gratamente me 
impresionó la hermosa vista de este puer- 
to, tan concurrido por palacios flotantes 
de todas las naciones del orbe. 

Impaciente por seguir miitinerario y lle- 
gar pronto al corazón de este gran país, 
sólo me detuve breves horas en Marsella, 
y por la noche del mismo lunes partí á es- 
ta ciudad, donde llevo varios días contem- 
plando, diré mejor, admirando sus encan- 
tadores paisajes. No entro en detalles 
acerca de las bellezas de esta región de 
Francia, porque sería en mí tamaño disla- 
te hablarte en mala prosa de lo que tú co- 
noces en buena práctica: sólo te diré que 
he pasado unos días deliciosos, lo cual no 
te extrañará, puesto que bien conocidas 
son para tí mis predilecciones por la na-= 
turaleza. 

Muy gustoso prolongaría mi estancia 
aquí, pero ardo en deseos de conocer la 
grandiosa metrópoli del mundo, el París 
famoso, orgullo de vosotros los ““gaba- 
chos,” y me decido á dejar Lyon, con 
rumbo á la capital, para donde saldré por 
el tren de esta tarde, 


Hasta la próxima se despide afectuosa= 
mente tu leal amigo 


LuIs. 


Londres, lunes 7 de marzo. 
Mi siempre estimado Luis: 


Aún no he sido favorecido con ninguna 
de tus gratas cartas, que espero no me 
faltarán, a pesar de tu reconocida noble 
indolencia. 

Presumo que habrás de excederte en 
elogios de mi amada patria, y que habrás 
de dejar tamañito en tus encomios á este 
franchuti vanidoso, como has solido lla- 
marmemuchas veces. 

Mas no era para hablarte de mi Fran- 
cia, por lo que me decidi á escribirte ésta, 
que más feliz que yo, irá á buscarte á mi 
bello París. Motiva la presente el deseo 
de anticiparte una noticia que, por lo gra= 
ta, no me cabe dentro del pecho. 

¡Allá va la andanada! Muy pronto, caro 
amigo, me tendrás en París. 

—¿Y qué motiva ese viaje tan inespera- 
do?—te preguntarás tú. He ahí el ¿ntrín- 
gulís de la cosa. Debiera reservar ese se- 
gundo notición, á fin de causarte una sor- 
presa teatral; pero mi cualidad de indis- 
creto me fuerza á anticipártela, Apuesto á 
que no aciertas, aunque caviles mucho. 
¿Piensas que voy á recoger una herencia? 
¿Imaginas que voy á emprender algún ne- 
gocio? ¡No, hombre, no! ¿Tan melón tehan 
vuelto los aires de mi patria, á ti, á quien 
las brumas de Inglaterra hicieran tan 
perspicaz? E 

No quiero que martirices por más tiem- 
po tu cerebro, no vaya á dar un estallido, 
y me decido á sacarte de dudas: ¡voy á 
casarme! 

Si es que te has caído del susto—la sor- 
presa no es para menos—sacúdete el pol- 
vo, ponte árnica en la parte lastimada, 
toma tila, y oye. 

¿Recuerdas que alguna vez te hablé de 
una primita, fresca como una rosa, que 
me habia sorbido el seso? Entre ella y yo 
había una inteligencia secreta, un conve- 
nio formulado por los ojos, suscrito por el 
corazón, y guardado en el archivo de 
nuestros pechos. Nos amábamos; era un 
sentimiento que alentaban nuestras al- 
mas, sin que los labios lo divulgasen; 
nuestros labios no intervinieron en aquel 
asunto—que fué de mudo asentimiento— 
sino para sellarlo. 

Y calcula mi loca alegría cuando ayer, 
al recibir carta de mi tío, me sorprende 
con la noticia de que desea que me case 
con su hija, ¡que es la propia y hechicera 
primita por quien yo suspiraba! 

Esa resolución de mi buen tiío—¡porque 
de veras es bueno!—me parecía un sueño. 
¿Era posible que me hubiera reservado 
tanta dicha? Ya supondrás cuál sería mi 
entusiasmo. 

Creo innecesario decirte que me apresu- 
ré á contestar, aceptando la proposición 
que tan feliz me hace; por el mismo correo 
le escribí á mi primita, mi linda prome- 
tida. 

En mi próxima te daré más detalles, y 
perdona si esta va llena de incoherencias 
y garrafales; pero es tal el estado de mi 
ánimo, que nada podría hacer con acierto 
ni calma, 

“Pronto será contigo en el Paraíso” tu 
amigo del alma, 


ALFREDO. 


París, viernes 11 de marzo. 
Mi buen amigo Alfredo: 


Sin darte tiempo á que contestes mi 
carta anterior, te envío esta segunda des- 
de tu hermosa ciudad natal, cuyas mara- 
villas no me canso de admirar entusiasma- 
do. Muchas cosas notables confiaba en- 
contrar en París. pero la realidad ha exce- 
dido á cuanto pudo concebir mi imagina- 
ción. Las bellezas de esta ideal ciudad 
causan en el tourista, una impresión á la 
par que dulce y grata, imperecedera y fir- 
me. Ano ser tú tan conocedor de esta 
ciudad, intentaría hacer de cronista, y me 
lanzaría en la ardua empresa de describir. 
aunque fuera en mal bosquejo, las esplen- 
dideces de esta histórica y hermosa capi- 
tal, aunque mis esfuerzos fuesen corona- 
dos porel fracaso más estupendo. 

Cierto que el estado de mi ánimo, hoy 
más que nunca soñador, es un auxiliar 
para que las bellezas que admiro resulten 
de mayor relieve. ¿No tiene siempre ma- 
yores encantos todo lo que rodea al que 
tiene el alma repleta de ilusiones? ¿No se 
determinan, no se dibujan más acentua= 
damente las líneas y perfiles de una pin- 
tura, cuando el que la admira está bajo la 
impresión de un ensueño? 

Y siendo ese el estado psicológico de tu 
amigo, nada extraño es que la ciudad Luz 
leparezca más hermosa, más encantadora 
que en realidad lo sea. 

¿Te alarman mis raras disquisiciones? 
¿No adivinas lo gue pasa por mí? Es sen- 
cillo en extremo: ¡estoy enamorado! 

En el tren que me conducía á París, 
montó, en una de las estaciones interme- 
dias, una joven angelical cuya extraordi- 
naría hermosura me interesó grandemen- 
te. A medida que el tren avanzaba, iba yo 
sintiendo cómo el gusanillo del amor se 
iba deslizando en mi pecho, y cómo iba 
aquella divina criatura adueñándose de 
mi corazón. ¡Quién hubiera sido un nuevo 
Josué, no para detener el curso del sol, 
sino para acortar siquiera la marcha de la 
rauda locomotora! 

Al bajar del tren, la seguí en mi coche 
para averiguar dónde vivía, y desde que 
estoy aquí, me he entregado á la tarea de 
buscarla. ¡Gozo tanto cuando la veo! Por 
las tardes la encuentro en los ““boyle- 
vards'” y por las noches me extasio con- 
templándola en el palco del teatro, donde 
se me antoja una reina, una deidad. Cada 
día me parece más hermosa, y cada hora 
me siento más perdidamente enamorado. 

Busco ansioso la oportunidad de ser 
presentado á ella, para poner á sus pies 
mi amor, ese amor sin límites, que cons- 
tituye mi dicha, que me abraza. Su sen- 
tencia será para mi de inefable dicha ó de 
infortunio horrendo: mi felicidad está pen- 
diente desus labios de rosa. ¡Dios proteja 
mi causa! 

Seguirá informándote de la marchaque 
siga esta novela, tu amigo que te quiere, 


LUIS. 








Londres, domingo 20 de marzo. 
Mi excelente amigo Luis: 


Todo marcha á pedir de boca. Mi futuro 
padre y mi encantadora primita me han 
escrito y desean que pronto abandone es- 
ta triste ciudad, y me embarque para 
Francia. Yo no puedo negarme á insinua- 
ción tan grata, y estoy ya, como se dice, 
arreglando las maletas. Dentro de breves 
días zarparé, pues, rumboá mi patria, 
donde me espera una /lindajoven para unir 
su suerte á la mia. Presuroso y anhelante 
corro á estrechar la mano que me tiende 
el dulce objeto de mis amores, y que yo 
cubriré de besos. 

Tus dos cartas las recibi á tiempo, y si 
no me extiendo en consideraciones acerca 
de ellas, es porque espero reunirme conti- 
go muy pronto en Paris. Sin embargo, no 
quiero dejar de referirme a un extremo de 
tu segunda carta, en la que me hablas de 
la encantadora joven de quien te has ena- 
morado perdidamente. 

Celebro que al fin sehaya conmovido tu 
corazón de roca, y te animo desde aquí 
para que prosigas valientemente en tu 
conquista. Ojala queá nuestra vista se 
haya rendido ya esa fortaleza de puro dia- 
mante. 

Muy pronto espero tener el placer de 
conocer á esa guapa señorita que de tal 
modo te fascinó. Si para entonces durare 
el “sitio,” seré tu aliado; si, por el con- 
trario, fueses ya “vincitor,” pondré en tus 
sienes la corona de laurel y repetiré el 
¡Ave César! latino. 

Como en la última carta á mi prima le 
hablaba de tí y le anunciaba que irías á 
hacerle una visita en mi nombre, te envio 
una carta de introducción para que te pre- 
sentes tan pronto como tus grandes preo- 
cupaciones te lo permitan. 

Contéstame en seguida, á fin de que 
pueda recibir tu carta antes de partir. De- 
seo oir tu parecer acerca de mi prometida; 
tu opinión me será muy grata. 


Te abraza tu deyoto amigo 
ALFREDO, 





París, lunes 28 de marzo. 


Querido Alfredo: 


Contra todo lo que esperaba, me es for- 
zoso dejar París sin pérdida de tiempo. 





JABON APOLO 








Es el único ja- 
bón que hace el 
cutis fresco y 
limpio. 





E Lo apreciado; 


para (ESPUÉS de la COMA. 





EXQUISITO 
DELICIOSO 
DIGESTIVO 


EXQUISITO 
DELICIOSO 
DIGESTIVO 


ORDOPOPIOCOS SPRRESORPCPOIROAS 


Liqueur 


DES 


Peres Charbreux 


VERDE y AMARILLO 


e 
€ 
¿ 
€ 
$ 
$ 
¿ 
$ 
$ 
€ 
¿ 
< 
< 
¿ 
€ 
¿ 
í 
¿ 
€ 
b 


Este famoso Cordial que se fabrica 
actualmen:e en Tarragona (España) 
ha sido por muchos siglos destilado por 
los Monjes Cartujos (Péres Chartreux) 
en el Monasterio de la Grande Char- 
reuse (Fruncia), y conocido por todo el 
mundo con el nombre « Chartreuse ». 
El grabado de arriba representa la 
botella y etiqueta empleados para la 
venta desde la expulsión de los Monjes 
de Francia y que se conoce ahora Con 
el nombre Liqueur des Péres Char- 
treux. El licor es destilado por un 
sistemu cuyo secreto de fabricación 
solo los Monjes poseen y conservan 
hace centehares de años, siendo los 
únicos que Conocen los componentes é 


de este delicioso nectar. 
—m— 











Sa encuentra de venta en las buenas 
Tiondas de Abarrotes, Hoteles, Restaurants, E 
« Cafés, Cantinas, etc.» Otc, 
BINIDERAIIDIDEGADDIABINDMA 


— HIERRO 
QUEVENNE 


Aprobado por /a ACAD de MEDICINA de PARIS 
El más actlvo y económico, el único 
Hierro inalterable en los países cáiidos, 


Cura Anemia, Glorosís, Debilidad. 


Erisir as Soo de ia “Union des Fabricante” 


14. Boo des Resuz-Arts. PARIS 


























EL MUNDO ILUSTRADO 


Parto á la Argentina, de donde me llaman 
por cable, 

Renuncio, también, á mis dulces ensue- 
ños de amor. La dicha es fruta vedada á 
un ser desgraciado como yo. Ya ves que 
en lugar de saludarme con el ¿4ve César, 
debes pronunciar, al recibo de ésta, el 
“Lasciate ogni speranza”” del Dante. Para 
mila vida ya no tendrá sino abrojos y 
amarguras; los perfumes y las flores son 
para los afortunados como tú. 

No he querido ausentarme de París sin 





cumplir antes la comisión que me enco- * 


mendaste: fuí á conocer á tu prometida, y 
sólo puedo decirte que es un ángel, y que 
será digna esposa tuya. Te felicito since- 
ramente, y siento de corazón que circuns- 
tancias ajenas de mi voluntad no me per- 
mitan ser testigo de tu dicha. 

Que seas dichoso te desea ardientemen- 
te tu infortunado amigo, cuyo horizonte 
es sombrío é incierto; que seas tan feliz 
cuanto es desgraciado tu 


Luis. 
Por la copia: J. B. MIRABAL. 


(eS) 
LA VIDA A 3,000 METROS 


No es necesario ser un héroe, ni un 
atleta, para practicar con fruto la vida á 
3,000 metros de altura. Un equipo media- 
no pero ordenado, basta en los Pirineos, 
para vivir en plena montaña durante al- 
gunas semanas, gustando de las alegrías 
de la caza, de la pesca y del escalamiento. 


* 
e 


El sol ha desaparecido detrás de las 
crestas que cierran el horizonte, la som- 








El último esfuerzo pare escalar 
un picacho. 


bra avanza, un viento ligero sube de la 
llanura, llevando todos los perfumes de la 
tierra dormida. 

Con las manos apoyadas en un nudo- 
so bastón, el pastor mira las tinieblas que 
aumentan: es un viejo; su rostro parece 
de piedra, su traje y Su gorra tienen el co- 
lor de la roca. Y en efecto, á la larga se 
ha convertido en una especie de roca; 
ve en la altura durante los meses de estío 
sin más compañeros que sus carneros y 
su perro. ¿Quien se atrevería á llegar á 
ese rincón de los Pirineo: , Alejado de todo 
centro de excursiones, quién pensaria en 
visitar ese lugar melancólico y desierto, 
que nadie designa á la curiosidad de los 




















turista: 
Paquito, pastorcillo español, viene una 
vez por semana á ll rle pan y tocino, 








ningún extraño atraviesa jamás sus do- 
minios; es muy rara la vez en que tiene 
que ofrecer la mitad de su miserable casa 
y participar de su comida á algún contra- 
bandista que busca un pasoignorado para 
Cataluña ó Andorra, 

Está solo como siempre; de pronto un 
ruido o le hace levantar la cabeza, 
algo pasa allí en la altura, donde nunca 
pasa nada, 

El rumor crece, se oyen 
caen desde lo alto de las 





guijarros, que 
pendientes, za- 





Transporte del material. 


patos ferrados que hieren el duro granito, 
luego un tumulto de voces. 

¿Quiénes son esos viajeros, tan auda- 
ces é imprudentes para aventurarse:á 
esas horas por aquellas peligrosas sole- 
dades? 

El pastor lanza un grito, otro más débil 
le responde; va ásu cabaña, toma algu- 
nos tizones encendidos y hace afuera una 
luminaria; guiados por “la luz los viajeros 
se acercan. 

No son turistas, ni héroes, ni atletas, 
son muchachos, robustos y valerosos; la 
práctica del sport los ha habituado á las 
más duras tareas. Cansados de salones y 
casinos, han querido pasar el estío en lo 
alto de la montaña. 

Depositan en las rocas unos bultos, y 
en pocos momentos, ante los asombrados 
ojos del pastor se levantan las tiendas; 
una tela impermeable sirve de alfombra; 
llevan, además, almohadas y colchones 
automáticos. Se prepara la cena, todo tie- 
nen dispuesto, y mientras se come, se ríe 
y se charla 


Se cuentan muchas anécdotas; en nin- 
guna parte se vivetan sencillamente co- 
mo en la Europa Occidental, donde todo 
obedece á lo imprevisto, 

Uno dice: ““El año pasado fuí cogido por 
un caporal de carabineros que cuidaba la 
puerta Venasque, el paso más frecuenta- 
do de los Pirineos centrales; cometí la im- 
prudencia de avanzar vivamente hacia él 
con la mano cerrada, desde que vió brillar 
en mi palma una peseta, me indicó que era 
el hombre más inofensivo del mundo, víc- 
tima de una odiosa consigna que no siem- 
pre se puede obedecer entre gentes honra- 
das. Su honradez nos valió. á cambio de 
una segunda peseta, una fotografía que 
perpetuó el recuerdo de esta aventura 
burlesca que pudo ser trágica.” 

—Nos ha sido imposible siempre, á pe- 
sar de nuestros conocimientos en el país, 
atravesar el Aran sin incidente. Enviamos 
nuestro equipaje la víspera al cuidado de 
nuestro jefe-gula Sansuc, un hombre muy 
entendido; al otro día lo encontramos fu- 
rioso. contó que el aduanero, asusta- 
do á la vista de nuestras carabinas y apa- 
ratos fotográficos, lo amenazó con confis- 
carle todo si no entregaba inmediatamente 
36 pesetas de derechos. Sansuc no leteme 
á nada, es un coloso, un atleta conocido 
en todos los Pirineos por sus proezas, ha 
recorrido con nosotros el Cáucaso y los 
Balkanes, es muy valiente y no puede su- 
frir que se toquen las cosas de sus amos; 





y 





Los Cazadores. 


paga cuanto es necesario antes de ver 
profanados por las manos de los aduane- 
ros nuestros fusiles y objetivos. El go- 
bernador general que nos encontró más 
tarde nos saludó y declaró que no debía- 
mos haber pagado nada. 

La cosa es reparable, contestamos, 
devolviéndonos el dinero. 
—¡Deyolver el dinero! 

enviado ya á Madrid. 

Una hora después el gobernador nos 
invitaba á comer con él. La carne fué ex- 
quisita, guisada á la francesa, y brinda- 
mos con champagne á la salud de nuestro 
amable anfitrión; nos separamos muy tar- 
de y al otro día, cuando partimos, tuvimos 
la sorpresa de ver agregada á nuestra 
cuenta del hotel la del festín de la víspe- 
ra. El hostelero nos dijo que Su Excelen- 
cia el gobernador había tenido que partir 
urgentemente y se excusaba de no despe- 
dirse de nosotros. 

Los ursionistas se dedican en lo alto 
de la montaña á lo que quiere cada uno. 
Parte primero el cazador acompañado de 
su guía, llevando provisiones, porque no 
saben á dónde los conducirá el capricho 
de los animales que van á perseguir. Otros 
van á intentar la ascensión de un enorme 





Imposible, se ha 








Transporte de víveres en barca. 


(CARTA DE UNA SEÑORITA. 


Sía. Rose Hurst, Appleto Appleton, Wisconsin, 
Escribe Algo De Interés Para 
Las Mujeres. 





££C0N mis deseos recomendar la Pe- 

runa para catarro del sistema, y 
confio la experimentorán todas las que 
lean mi carta, y recibirán el mismo 
beneficio que yo. 

“Estuve enferma por largo tiempo, y 
nada parecía curarme, á pcsaf de las 
muchas medicinas que tomé. Estaba 
tan agobiada que no veía placer en la 
vida. 

“Finalmente un amigo me aconsejó 
que probáíra la Peruna, lo que hice 
dudosamente. ,Mi deleite fué ver 
cl cambió tan satisfactorio después del 
primcr frasco. Continué tomándola 
hasta que recobré completamente la 
salud. Ahora mesientocomo una nueva 
mujer. Medió un marayilloso resulta- 
do, y con placer la recomiendo á¿otras.” 

No hay mujer enferma que no deje de 
interesarle este testimonio. La Sta. 
Jlurst fué persuadida por uu amigo 
para que probára la Peruna, y ahora 
está enteramente bien, y so siente como 
una nucva mujer. 















ESPECIFICOS 


DEL CELEBRE 


Dr. Humphreys de Nueva York 


años, simples, 
en las prin 
adas Droguerias y Farm 
CURA LA 

stion, Inflamacion. 


'eguros, eficaces, ba- 
pales y mas garanti- 
s del Mundo. 








. Fiebre, Cor 
2. Fiebre de Lombrices. 
. Colico, Lloro é Insomnio. 
. Diarrea en Niños y Adultos, 
5. Disenteria, Cólico bilioso, 
6. Colera, Cólera Morbus, Vomitos. 
7. Tos, Restriados, Bronquitis. 
5. Dolor de Muelas, Neuralgia. 
9. Dolor de Cabeza 
10. Dispe 
11, Supresion del periodo, 6 escazés. 
eucorrea, ó Periódos profusos. 
. Crup, Tos ronca, Respiración dificil. 
14. Reuma Erupciones, Erisipelas. 
3 Reumatismo, 6 Dolores reumáticos. 

ale Tercianas. 
jangrantes. 
s. Oftalmia, Ojos debiles ó Inflamados. 
|. Catarro, Fluxion, Influenza, 
. Tos Ferina, Tós espasmódica. 
Asma, Respiración oprimida, dificultosa. 
. Supuracion de Oidos, Sordera. 































. Mareo en el mar, 
Enfermedades Urinarias, depositos, pie»: 
en la vejiga. 
. Debilidad de los nervios, debilida 
y ai la Orina, De 
or cama, 








Menstrua 
. Mal de € 
Epilepsia 
. Miftería, la Garganta, 
estion Cronica, Dolor de Cabeza. 
rancazo, Dengue. 

1 del Dr. ot 
os y modo de curarlas 

ario. 


HUMPHREYS” MEDICINE CO., 
Sor. William $: John Sts,, NEW YORK, 













sobre las enfer- 
'e da gratis, pidese 































































E 










































































PUMPNDoO E rEaDO 


Avisos Recomendados 





Las Damas más elegantes com- 
pran sus sombreros en 


AuPalasshonechan 


2a. de Plateros B. Alphand 


Loeb Hermanos, la. de Plateros y 
Alcaicería. 


La Cristalería 


mejor surtida de México. Sus 
precios no tienen competencia. 





Compañía Bancaria de Obras y 
Bienes Raíces. 


Departamento de Bienes Raíces: 
2a. de las Damas 3 y 4, 
Gerente: Víctor M. Garcés. 
Compra y venta de casas, terrenos 

y haciendas. 





Compañía Bancaria de Obras y 
Eienes Raíces. 


Departamento Bancario, 


Prolongación del Cinco de Mayo núm. 31. 
Gerente: Xavier Icaza y Landa, 
Se reciben depósitos pagando intereses 
muy liberales. 


CORSES, 


Hechos ó sobre medida. La uni- 
ca casa especialista en el ramo es 
la Sedería y Corsetería Francesa 

Refugio Num. 13. 


Sombreros 


Para Señoras y Niños los más ba- 





ratos en la “Ciudad de París,” 


Primera de Plateros, 16 





Trajes para Niños y Niñas 


De 3á9años, á «$1.25 
DA DATA MInos iO! 
E infinidad de clases más. 
“LA SAMARITANA” 


Empedradillo Núm, 3. 








Drajes sobre medida 


Para caballeros. “La Sastrería 
mejor montada, Miranda Herma- 
nos. Rebeldes núm. 144 








“Baden Powell” 








CUELLOS ?rianse 


$ 
fabricados por WELCH MARGETSON £.CO, ¿91M las 
s princi- 
ondon 
E z pales 


Representante: S. H. A. de Limaé Cami- 
Oficina de Muestras: San Juan de Letran 5/4 5 serías. 
MEXIGO, D- P. E ww 


Gran Joyería y Relojería 


LA TORTA) 


ENRIQUE 6. SCHAFER, Sucs. 


México, la. de Plateros 12 y 14, — Apartado 271. 


$b 


Pida Usted el Nuevo Catálogo llus- 
trado de Relojes y Joyas 
con 380 Dibujos. 


po 


Agencia de los Afamados Relojes 
de Precisión 


“OMEGA” 





ALADADAÁ 


E Manantiales 
¡CHYEES 
> : : Prancés. 


Agua Mineral 
Natural de 


hODÁA 


BIEN ESPECIFICAR EL NOMBRE 


VICHY CÉLESTINS “e mtm do cut 


VICHY GRANDE- 


-GRILL 


Enfermedades del 
Higade. 


¡VICHY HOPITAL rusrccisio ás 55:03: 


PASTILLES — SELS — COMPRIMÉS VICHY-ÉTAT 








picacho que han estudiado largamente 
desde abajo para poder escalarlo. Los 
pescadores quedan dueños del campo, ar- 
man sus botes y se dirigen al lago para 
explorar aquellas aguas que jamás ha 
surcado embarcación alguna; llevan todos 
los instrumentos que la industria humana 
ha encontrado para la pesca detruchas, y 
á pesar de ello pasan las horas y aún los 
dias, sin poder atrapar una sola trucha; 
pero conviene hacer notar que el paseo en 
barca es el único en estas regiones que no 
ofrece peligro alguno. 

Porque el peligro en estas soledades 
siempre está próximo, aunque no se pien- 
se en él, aunque se platique y seria. 
Cuando se ha triunfado diez veces, cien, 
mil, delos peligros que se presentan á 
cada paso, se acaba por creer que se tiene 
derecho á la inmunidad; á medida que las 
fuerzas crecen, la audacia aumenta, has- 
ta que un día pasa el limite fijado por el 
destino. 

Los Pirineos son poco explorados y no 
seles deben tantas victimas; sin embar- 
go, el año pasado sacrificaron al mejor de 
sus hijos. Por su talento, su virtud y su 
prudencia, Marcel Spont parecía invul- 
nerable; realmente vivía en la montaña 
como en su casa. Á sus conocimientos 
técnicos reunía un instinto extraordinario 
para conocer aquellas regiones y á pesar 
de ello pereció trágicamente, en plena ju= 
ventud, en plena posesión de sí mismo, 
por un moyimiento irreflexivo, un aía que 
fumaba al sol sobre una cresta. 

Este fin no debe desanimar á los que 
aman este sport, no todos están sujetos á 
los mismos accidentes; esto no prueba 





La vida bejo las tiendas. 


sino que el hombre está en manos del des- 
tino donde quiera, ya en las llanuras ba- 
jas, ya en el mar inmenso, ya en los altos 
picos montañosos á una altura de 3,000 
metros. 


needed ejolorde jrojrojeeo qortrjo doren rotor dorar ire lotto root rjoejojeeejerdo ore 


El hombre=mono, descubierto. 





El profesor Klaatsch, de la universidad 
de Heidelberg, ha descubierto una raza de 
hombres-monos. 

Hallándose el referido etnólogo explo- 
rando la costa norte de Australia, y en la 
región denominada Port Aithur, tuvo oca- 
sión de asistir al proceso de algunos de 
dichos indigenas, acusados de haber da- 
do muerte a un europeo. La mirada expe- 
rimentada del profesor no tardó en descu- 
brir, con asombro, que uno de los proce- 
sados tenía las manos, los piés y algún 
otro rasgo, como los del mono antropo- 
morfo. 

No sin grandes dificultades logró averi- 
guar Klaatsch la procedencia de los extra- 
ños individuos y allá se fué. Exhibiendo 
el explorador, como cebo, algunos objetos 
de relumbrón, pudo al cabo de varios días 
despertar la curiosidad de los salvajes 
hasta el extremo de que éstos se acerca- 
ban subrepticiamente para apoderarse de 
ellos. Luego, sustituyó los objetos por 
diversos alimentos, que una vez paladea- 
dos por los indígenas, determinaron á es- 
tos á entablar relaciones amistosas con el 
extranjero. 

La aproximación conseguida sirvió al 
sabio alemán para descubrir cosas intere- 
santísimas. En primer lugar, observó que 
los salvajes tenian el cuerpo cubierto de 
largo y brillante pelo, con la sola excep- 
ción de la cara, las palmas de ambas ma- 
nos y las plantas de los pies. El detalle 
más notable en los referidos indígenas era 
la forma de sus pies y de sus manos. La 
palma de estas últimas tenía casi la mis- 
ma longitud del pie en un hombre civiliza- 
do, peru cun dedos mucho más cortos. Es- 
tos se presentaban unidos parcialmente 
entre sí, por medio de membranas. El 
pulgar, todavía más corto que los restan- 
tes, hasta el punto de alcanzar apenas al 
arranque del índice, no tenía la facultad 
de moverse libremente á lo largo de toda 
la palma, y que es lo que constituye la 
característica de ese dedo en el hombre 
civilizado. En suma, el Dr. Klaatsch com- 
probó, á su placer, grandes afinidades en- 
tre la mano del indígena en cuestión y los 
grandes antropomorfos, tales como el go- 
rila y el chimpancé. Análogas semejanzas 
pudo advertir en los piés, conformados de 
modo casi igual que las manos y dotados 
de la misma aptitud prensil; razón por la 
cual los empleaban, alternando con las 
manos, para trepar á los árboles y para 
coger objetos. 

No pararon ahi las observaciones de 
Klaatsch. Examinada minuciosamente la 
estructura fisica de los salvajes, halló 
aquél que, aparte de las extremidades, la 
armazón huesosa no se diferenciaba, en 
ningún punto fundamental, del esqueleto 
humano, así como que carecía de los de- 


talles menores que separan la armadura 
osteológica del hombre y del mono antro- 
pomorfo. 

Todo lo cual no impide que sea extraor- 
dinario el parecido de los salvajes austra- 
lianos al gorila ó al chimpancé. Su aspec- 
to general no puede ser más simiesco, 
pues sobre lo ya dicho, tienen frente es- 
trechísima, casi nula, y abultados arcos 
superciliares; prognatismo acentuado 
(avance de la mandíbula inferior,) y nari- 
iS chatas y de ventanillas casi vertica- 
es. 











El hombre-mono fotografiado 
por el Profesor Klaatsch. 


Estos hombres-monos no construyen al- 
bergues. Su casaes la selva entera, con 
sus boscajes y sus altos árboles, para 
ellos de facilísimo acceso. Sin embargo, 
cuando las mujeres están criando, los hom- 
bres les improvisan con unas cuantas ra- 
mas una especie de cobertizo para pasar 
la noche. 

Estos salvajes no poseen lenguaje ar- 
ticulado, entendiéndose por medio de gri- 
tos y aullidos. 





BOUQUET FARNESE xi255s 


Italiens, Paris 
















AAA 


FINURA, PUREZA, PERFUME IDEAL. — Comunica al rostro una maravillosa 
y delicada belleza, una blancura perfecta y un aterciopelado incomparable. 
Cuatro tonos en cada una de los colores Rosa y Raquel Blanco de una pureza 
absoluta. Son los polvos de arroz de las reinas y los reyes de los polvos de arroz. 
AGNEL, PErRFOMISTA, 16, AVENUE DE L'OPÉRA, PARIS. 






FLOR 0£ BELLEZA 
POLVOS ADHERENTES 


EIMVISIBLES 










EL MUNDO ILUSTRADO 


EL VINO DESILES 


Apreciado por los principales Artistas de Teatro. 





































































































































































































Le EIA LT 
RI 


Serna (Ame: 


Pe a Da ÚDIADA 
/ CEPA AO AAA AE, 























7 SEE ) 
ARETES z = 7 AS y : O 
Erazo |] Ol OL] E 
SIA Lara E, NT ) A 
Hg IFICE Detatro e Y SEN ErrmoTomclitss 
a HS = : razo uo 


VINO DESILES 


EL MEJOR TÓNICO Y EL MÁS EFICAZ 


ANEMIA —FIEBRES EN GENERAL 
EXCESO DE TRABAJO — CONVALECENCIA 






























































































































El Centro Mercantil 


Grandes Almacenes de Novedades 


aparraDo zz, ROBERT 4i 00. mw... 
Gran Departamento de Adornos 


Ofrecemos el más selecto surtido en tiras y embutidos bordados de 
color y blancos en cambray y linón, por piezas y por metros. 


Encajes, Listones, Pasamanerías, Aplicaciones. 


Juegos eS PERFU MER] A B ONE TER| A. Sombrillas y Cinturones 












































Blusa de Nipis algodón blan- Blusa de Nipis mercerizado 
co antes $6.00 hoy blanco antes $7.00 
$3.50. hoy $3.99, 
















€ 


UD 
xn» xD 


GRAN REALIZACION 


de Cortes para Vesti- 
dos y blusas 


| 
blanco ó en crudo to- Traje mi-confeccionado en linón blan- 
da la parte PSrasd d 1d mía dl (10 SU Va A co apresto hilo boraados realzados 
en Ln ar de a Sa O en crudo, aplicacio- 
o ransparentes en encaje 


Antes $22,00 hoy 14 pesos. e_0-3 Antes $22.00 oy. 14 pesos. 


CALZADO AMERICANO 
impermeables y mangas de hule. 


ao? ) 
=D 











Traje mi- ion dol qn 




















EL MUNDO ILUSTRADO 


Registrado como artículo de segunda clase, en 3 de Noviembre de 1894.—Impreso en papel de las Fábricas de San Rafael. 





Año XIV—Tomo II México, 4 de Agosto de 1907 Número 5 








SR. DON FEDERICO GAMBOA, 


Ministro Plenipotenciario de México en Centroamérica. 





































































































































































CU tdo 





Fundador y Propietario, 
LIC. RAFAEL REYES SPINDOLA 


Director, 
LUIS €. URBINA 
Gerente, Secretario de Redacción, 
LUIS REYES SPINDOLA JOSÉ GOMEZ UGARTE 


$ 4.50 





Subscripción foránea, por trimestre. 
En la capital, al mes. 
Números sueltos... 





0.50 








Los asuntos de redacción deberán tratarse directa- 
mente con el Secretario. 


No se devuelven originales. 


LA SEMANA 


BLANCO—NEGRO—0RO, 





Hay muchos pequeños sucesos, muchos mi- 
núsculos acontecimientos que llenan la semana 
y que caen como arenillas de historia, de la 
clépsidra impasible del tiempo. Aplicando el 
microscopio de la curiosidad observadora, po- 
dría cualquiera sorprender en estos insignifi- 
cantes episodios que se desgranan en noticias 
de gacetillas, cosas dignas de atención y estu- 
dio, que en el microcosmos social, como en el 
físico, hay maravillas y portentos que nos su- 
mergen en admiración y perplejidad. De esas 
naderías saca muchas veces el filósofo pene- 
trantes generalizaciones, amplias leyes, tras- 
cendentales conclusiones. El gesto de un hom- 
bre, el ritmo fatigado de una pasante que fué 
hermosa, el rumor de una fanfarria lejana, ¿no 
suelen ser evocaciones que nos conducen por la 
sutil cadena de una rápida asociación, á una 
idea general: á la tristeza de una raza, al aba- 
timiento de una clase, al modo de sentir de un 
pueblo? 

Pero no tengo hoy vagar ni lugar para entre- 
tenerme en estas miniaturas de crónica, en 
estas filigranas de fantasía. No tomo, pues, el 
pincelillo, de seda floja, de la revista mundana 
para hacer «arte nuevo» en complicadas y sua- 
ves decoraciones literarias; empuño la brocha 
burda del «repórter» y pintarrajeo á grandes 
rasgos, mi artículo de la semana. Y comienzo 
por embadurnar toda la página en dos tonos: 
es una semana en blanco y negro. Domina el 
blanco, el matiz que no dice nada, el que con- 
tiene, en potencia, todos los colores, sin que re- 
salte ni prepondere ninguno; el rojo de la cró- 
nica criminal—sangre de riñas populares, celos, 
de bestia, de amores selváticos, arrestos y biza- 
rrías de taberna; el azul de las «notas so- 
ciales» con sus fiestas de salón y sus ceremo- 
nias de boda; el amarillo de sol de los acci- 
dentes callejeros, de las ceremonias al aire li- 
bre, de las procesiones cívicas. Y una gran fa- 
ja negra, la ausencia del color, donde no hay 
sol, ni sangre, ni alegría, y gesticulan imbécil- 
mente los locos de San Hipólito alineados en 
macabra formación, y un pusilánime criminal 
en el fondo de un calabozo se convulsiona co- 
mo una mujer histérica, pensando en la sen- 
tencia de muerte. 

Pongo una gran mancha de oro en este fon- 
do: la glorificación á Hidalgo. La gloria, decía 
el viejo poeta, es polvo y sol. Y en este rompi- 
miento hecho con ráfagas de día olímpico, la 
figura de nieve del Padre de la Patria se tras- 
parenta y funde en reyerberaciones, como des- 
leída en luz inmortal. Sobre el blanco y negro 
de la semana brilla esta fiesta como una meda- 
lla conmemorativa sobre un obscuro tercio- 
pelo. 

Y, sin embargo, á pesar de los fulgores que 
despide este recuerdo inmarcesible, á pesar del 
blanco en que se embeben las nimiedades de la, 
vana noticia y que entretiene la pereza con 
sus frágiles fantasmagorías, la franja de tinie- 
bla, tendida entre la blancura de la existencia 
y el oro de la gloria, interesa y atrae más que 
los regocijos narrados y que las apoteosis líri- 
cas. Es el dolor humano, penetrante y sombrío, 


que llama y seduce como los misterios y como 
los abismos: 

Ese reportaje de los locos de San Hipólito pa- 
rece trivial, parece curioso: es cruel, es repug- 
nante. Porque muestra que más allá de la ra- 
zón, el instinto del mal sigue tejiendo sus ne- 
bulosas maquinaciones en la noche de los cere- 
bros enfermos. Los alienados son larvas del 
crimen; son ímpetus ciegos é irreflexivos de la 
destrucción, son fantasmas insomnes del asesi- 
hato. Han perdido, como Pulgarcillo en el 
bosque, la senda y la señal para salir del labe- 
rinto; pero allá lejos ven un fulgor cárdeno, el 
de la choza del ogro, el del anhelo de matar. 
¿Por qué? Por nada; por impulso atávico de fe- 
rocidad. 

Y luego....ese pobre soldado que tiene pá- 
nico, pavor desesperado, angustia infernal de 
morir, él, que supo dar la muerte sin que se 
estremeciera su mano homicida. Dentro de es- 
be egoísmo brutal, de lobo encarnizado, gimo- 
tea una mujerzuela con espasmos de histeris- 
mo agudo. El caso no es excepcional. Las nove- 
lescas narraciones de bandidos nos cuentan có- 
mo losleones que destrozan en el combate, se 
vuelven con frecuencia corderos de lastimero 
balido, enel castigo. No obstante, esas noticias 
del sufrimiento de un reo encapillado que 
aguarda y cuenta el tiempo, átomo por átomo, 
instante por instante, sobrecogido de miedo y 
penetrado de esperanza, esas noticias nos hie- 
ren en lo que el corazón de los civilizados es- 
conde como una fuerza persistente del amor hu- 
mano: la piedad. 

Así pasó la semana: unos cuantos ayes de do- 
lor, unos cuantos gritos de alegría, las músicas 
del entusiasmo, los cascabeles de la locura, que 
pasan sonando y se pierden á la vuelta de la 
esquina del olvido. 

Así fué la visión de estos siete días atados 
por la cinta brillante del domingo: mucho 
blanco, mucho negro, el negro y blanco de la 
vida, espolvoreado de oro de ideal y ensueño. 

¡Y pensar que esta monotonía puede hacerse 
radiosa y milagrosa, con que el amor la toque 
con su vara de encantamientos; pensar que el 
árido y mustio paisaje puede envolverse en 
brumas de poesía, con que, á lolejos, se adivine 


Pat 

EL MuNDo ILUSTRADO se complace en salu- 
dar cordialmente al señor Don Federico Gam- 
boa, que acaba de llegar á nuestro país, después 
de haber representado, con alto y singular pa- 
triotismo, el honor nacional. El distinguido 
diplomático cumplió gallardamente con su no- 
ble misión. El Gobierno de la República se ha 
mostrado satisfecho de las gestiones diplomá- 
ticas del Sr. Gamboa. 

La nación entera ha aprobado la irreprocha- 
ble conducta de nuestro Ministro en Guate- 
mala. 

Lo cual prueba que el distinguidísimo lite- 
rabo es asimismo un hábil y penetrante polí- 
tico. 


E 
EL DOLOR Y EL ARTE - 


El arte, llamado á exaltar la felicidad huma- 
na, á acrecentar la vida acrecentando sus go- 
ces, á multiplicarla multiplicando sus placeres, 
ofrece esto de paradojal y de extravagante, que 
destinado al deleite se alimenta de sufrimien- 
to y que creado para el recreo, se nutre y vive 
del dolor. 

Parece absurdo, y es sin embargo racional, 
que las gentes se congreguen en masa en el 
teatro, como la plebe romana en el Circo, para 
presenciar torturas, para escuchar lamentos, 
para asistir á las hecatombes de Shakespeare, 
á las interminables agonías de las heroínas y 
á las repugnantes infamias de los traidores. 

Y todo el mundo se da cita, proclama y pre- 
gona las delicias del próximo espectáculo y se 








agrupa en el teatro de drama y de tragedia, en 
el coso taurino en que todo son angustias y en 
el match de pugilato en que todo es barbarie. 

Verá Medea despedazar con garras de pan- 
tera á sus propios hijos; contemplar cómo Edi- 
po rey se vacía las órbitas; admirar los ester- 
tores siniestros de Isabel de Inglaterra ó de 
Luis Onceno; resentir las convulsiones de Des- 
démona estrangulada, son voluptuosidades so- 
lo comparables al deleite de presenciar cómo 
el buitre devora las entrañas de Prometeo ó 
cómo los gusanos hacen silenciosa presa en el 
cadáver. 

Y gustamos de todos esos horrores y nos en- 
fangamos en todas esas delicias con solo una 
condición: que sean fingidas y no reales, que 
sean imitadas y no vividas. Acompañar á un reo 
al patíbulo, recibir de un moribundo el último 
suspiro, asistir á una riña sangrienta 0 á una 
batalla campal, qué horror, qué tristeza y qué 
repugnancia! En el escenario de la vida todo 
eso es insoportable y en la vida del escenario 
todo eso es delicioso. 

Las inefables madres de familia, incapaces 
de ver morirá un pichón, apremian á sus hijos: 

—¡Date prisa! ¡vístete pronto! Si no, no ve- 
mos descuartizar al hereje y perdemos el auto 
de fe que es lo más bonito. 

Al regreso del teatro los comentarios harían 
erizar los cabellos si las gentes áquienes debie- 
ran erizárseles noestuvieran á prueba de fuego. 

—Te acuerdas cuando Rigoletto descubre el 
cadáver de su hija creyendo que era el del du- 
que. ¡Qué chasco! Y la cara que pone y todo 
lo que dice! 

—¡Es muy bonito. Mamá, que nos lleven otra 
vez el domingo. 

—A mí me gusta más “La Muerte Civil.” 
¡Qué bien agoniza y cómo se va desfigurando! 
Cuando se cae de cabeza del sillón y da la ma- 
chincuepa......! 

Y entre tanto las gentes serias, los pensado- 
res y filósofos de cámara, los padres de familia, 
experimentados cambian sus impresiones en 
forma reflexiva y circunspecta: 

—A mí me parece que la tesis del drama es 
falsa. El marido debió haber matado no sólo á 
su mujer y alamante, sino también á la suegra. 

—Y se hubiera quedado corto. En el tercer 
acto, cuando descubre la traición y duda con 
sobrada justicia de si sus hijos son ó no suyos, 
debió haber arrasado su domicilio y hundídose 
en un mar de sangre él, sus hijos y las mujeres 
desus hijos.... 

—Hasta la quinta generación—replica otro 
circunstante—Y además el autor desperdicia 
los mejores efectos; nada más torpe que colo- 
car entre bastidores la escena en que el asesino 
devora las entrañas de su víctima. Esta esce- 
na pierde todo su valor literario contada por 
el verdugo. 

—Y, además, la mise en scéne deja mucho que 
desear. Cuando queman al hereje no huele á 
carne chamuscada, y tal parece más bien que 
están quemando enel foro «Pastillas del Se- 
rrallo.» Mientras no haya verdad escénica, no 
habrá teatro. 

Y si estos dialogantes caníbales vieran her- 
guirse ante su vista dos pelados chaveta en ma- 
ho, 6 fueran «cariñosamente invitados» á la eje- 
cución del último parricida, sentirían náuseas, 
experimentarían vértigos, caerían en cama y 
reputarían que todo aquello era insoportable, 
repugnante, odioso, que se puede pagar cual- 
quier dinero por no verlo; lo cual no obsta pa- 
ra que desembolsen sus buenos Hidalgos para 
ir al teatro á disfrutar de esas paradisíacas 
delicias. 

Y es que, en el fondo, el arte es un himno al 
dolor. Transitoria, pasajeramente lo festivo, 
lo alegre, lo jocoso ocupan nuestro espíritu y 
divagan nuestra imaginación. Pero por un Ra- 
belais, un Moliére, un Cervantes que nos re- 
gocijan, hay cien Sófocles, Eurípides, Shakes- 
peares, y Hugos que nos torturan. 

«El Paraíso Perdido» de Milton es inmenso 
porque es doloroso; Miguel Angel es sublime 
porque es cruel, y en «La Divina Comedia» del 
Dante, «El Infierno,» donde se sufre, es sobre- 
humano, en tanto que «El Paraíso» donde se 
goza es insulso y soso. 

¿Por qué todo eso? Porque la imaginación en 
el hombre es más dominadora que la sensa- 
ción; porque sentir es cruel é imaginar es su- 
blime, y porque si el hombre goza con la repre- 
sentación del mal y del dolor, es que el imagi- 
narlo le hace percibir que no lo siente, y al es- 
tar seguro de no experimentarlo, se siente fe- 
liz de haber escapado á él, sin el remordimien- 
to de que alguien en su lugar lo haya resen- 


tido. 
Da bla 





VOCES DE AYER 


“Para “El Mundo Ilustrado.'” 


¿Quieres para esta página una historia 
De pájaro, de flores y de estrellas? 
Déjame recurrir á la memoria: 

¡Yo oí en mi juventud voces muy bellas! 

Versos de amor, ardientes serenatas, 
Himnos triunfales, suspirar de brisas, 
Notas del lago azul, músicas gratas, 
Frufrú de sedas y rumor de risas. 

Románticas leyendas, tradiciones 
Saturadas de vaga poesía, 

Cuentos y fabulosas narraciones: 
Todo me lo enseñó la fantasía. 

Y aún las suelo oir cuando me pierdo, 

Para evocar escenas ya pasadas, 
En el rincón obscuro del recuerdo 
Donde duermen las cosas olvidadas. 
¡Ah, qué de cantos supe! Ya dispersos 
Vagan hoy al acaso y sin abrigo..... a 
¿Dónde pueden estar mis pobres versos, 
Mis estrofas aladas? ¡Ven conmigo! 

Mira: son las primeras, turba loca 
Que va por los boscajes tlorecidos 
Con canciones joviales en la boca, 
Cortando rosas y cogiendo nidos. 

Después en el silencio de la aurora 
Se oye un repique que el espacio salva. 
¡Qué alegre la campana, qué sonora! 
Esla piedad que llama á misa de alba. 

Y en la humilde parroquia solitaria, 
De altos muros, más blancos que el armiño, 
¿Oyes ese susurro? Es la plegaria 
Que me enseñó mi madre cuando niño. 

Luego el gorjearde un pájaro divino 
Hacia el azul del cielo se levanta: 

¡Qué magia deliciosa en ese trino! 
Es la ilusión eterna la que canta. 

Franco reír de voces argentinas...... 
Ruidos de carnaval...... En la callada 
Noche, rumor de dulces mandolinas.... 
¡La juventud que pasa, enmascarada! 

Una estrofa doliente. Lleva luto; 
Anubla su pupila amargo llanto. 
Déjala sollozar: es un tributo 
Sobre la tumba de un cariño santo. 

Luego el amor: la rubia primavera 
Que el horizonte con su luz inflama; 

La fe celeste que me dice: ¡espera! 
Y la pasión que grita: ¡vive y ama! 

Y del ensueño el maternal arrullo, 
Y el blando suspirar de los anhelos; 
El acento altanero del orgullo 
Y el trágico rugido de los celos. 

Y la inefable voz de la esperanza 
Y de la duda el himno taciturno; 











EL MUNDO ILUSTRADO 





De la ventura alada la romanza 
Y de la pena el fúnebre nocturno. 
Y todo ya borroso, todo muerto 
Quedó en descanso mudo é infinito 
Al sacudir el polvo del desierto 
En los umbrales del hogar bendito. 
Todo pasó. Cuando al ayer acudo, 
Enhebrar episodios no podría; 
Yo mismo no lo sé; yo mismo dudo...... 
¿Hace ya muchos años? ¿Hace un día? 
Del oleaje de mi vida inquieta 
Viene de lejos el rumor que escucho.... 
No me preguntes ya si fuí poeta. 

Acaso sí, porque soñaba mucho! 
¡Cuántas cosas perdidas y olvidadas! 
¿Lo ves? No están en mi memoria fijas. 

Ya sólo sé contar cuentos de hadas 
Ante el asombro ingénuo de mis hijas. 

¿Qué galardón mejor que el embeleso 
Que enciende en sus pupilas dos estrellas 
Al cerrarme los labios con un beso? 
Y ya lo ves: Soy padre, y lo confieso, 
No oí en mi juventud voces más bellas. 

FF. M. DE OLAGUÍBEL. 


pe 
TARDE LLUVIOSA 








Una atmósfera gris y somnolente, brumosa 
como un día londinense. 

Bajo los chorros del agua cantarina, la ciu- 
dad, silenciosa, se amodorra, con perezas de 
reptil adormecido. 

Los vehículos chapotean sobre el sucio em- 
baldosado y algún transeunte recibe salpicadu- 
ras enojosas. Traidor, lento y vagoroso, como fil- 
tro perfumado del oriente, un hastío sutil aca- 
ríciame con sensación de malestarindefinible. 

Las teclas marfileñas del piano me sonríen, 
me invitan dulce y calladamente. Y preludio, 
con torpeza, una vieja sonata melancólica. 

Armoniza, el lánguido motivo, con los sones 
del agua cantarina. 

Mozart y Beethoven yacen sobre el piano. 

Son dos finas figurillas de color pajizo deli- 
cado. 

Extraña sugestión me fascina en la bruma 
del día soporífero. 

Beethoven, el huraño melodioso, genial y 
desgraciado, frunce el entrecejo y contrae los 
labios pálidos, irónico en un gesto volteriano. 

Y Mozart, el fino Mozart, dulce como el án- 
gel de la muerte que le encargó su divino Re- 
quiem, levanta noble la frente con altivez des- 
deñosa. 

Paréceme que flota en el espacio un murmu- 
lo de seráfica armonía. 

Y es acaso el espíritu de Mozart que gime 


tenue: —Profanas mi arte excelso; él llenó mi 
alma de supremas inspiraciones misteriosas; yo 
he creado, en noches letales de lolor y de amar- 
gura, sonidos purísimos, acentos encantados 
de amor y de pasión, de dulzura infinita y mís- 
tica tristeza. 

Yo aprisioné un día en el pentagrama la mú- 
sica universal, y allá, en la vieja Alemania, pa- 
reció quesurgía el milagroso genio de la gama. 
sonora. Yoera muy niño y en mi frente de 
mágico elegido brilló la luz de las alturas. Y 
brotaron de mi ser interno fantásticas creacio- 
nes, tan bellas como Zerlina y Querubín, Yo he 
muerto, como Rafael, mísero y joven, para lle- 
var misinefables melodías allá muy lejos, donde 
invadían las estrellas ignotas y diamantinas”... 

En la vaga penumbra de la sala silenciosa 
resuenan gravemente las notas del piano y el 
lento sonsonete de la lluvia que modula extra- 
fñías variaciones. 

. Profunda turbación me trueca la mentira 
en realidad. Pienso que, ciertamente, Beetho- 
ven y Mozart búrlanse de mí. 

Abandono el piano con sus teclas marfilinas. 
Contemplo el cielo grisáceo. Parece un albor- 
noz ensombrecido. Sobre los adoquines moja- 
dos resbaladizos asientan ruidosamente los ca- 
ballos el duro casco. 

La tristeza no me deja, siento una rara nos- 
talgia, un descontento nervioso, infinito. 

Entretanto, los chorros del agua cantarina 
modulan sobre la ciudad tranquila, una vieja 
sonata melancólica. 


RosALÍA CASTRO. 


$e 


Un hermoso trabajo de escultura 


Reproducimos en este número una fotogra- 
fía del hermoso alto-relieve hecho en la Escue- 
la de Bellas Artes por el joven Gabino Zárate, 
como aspirante á una de las pensiones que el 
Gobierno ha acordado conceder á todos aque- 
llos alumnos que más se distingan por su ta- 
lento y su aplicación. 

El alto-relieve á que nos referimos fué favo- 
rablemente juzgado por el grupo de profesores 
que debía dictaminar acerca de las aptitudes 
de su autor, considerándosele como un esfuer- 
zo muy bien logrado en lo general, como una 
revelación de lo mucho que el joven Zárate 
puede llegará hacer si continúa cultivando 
con el mismo empeño de que dió tan buena 
muestra, el arte á que se dedica. 

Bajola protección del Gobierno, Zárate mar- 
chará próximamente á Europa para perfeccio- 
nar allí sus estudios. 











La Cabeza de Marco Crasso —Altorelieve de Gabino Zárate. 








Sr. Ricardo Trigueros, sentenciado á muerte. 


LOS SUCESOS DE. GUATEMALA 


Una dama y varios caballeros prominentes sen- 
tenciados á muerte. 


Nuestros lectores no han olvidado, sin duda 
alguna, que pocos momentos después de ha- 
ber ocurrido el atentado del 29 de abril, que 











Sra. Luz Castañeda, 
Sentenciada á muerte, 


estuvo á punto de privar de la vida al Sr. 
Presidente de la República de Guatemala, Be- 
nemérito D. Manuel Estrada Cabrera, la poli- 
cía de la capital de aquel nombre se puso en 
campaña logrando aprehender, como sospecho- 
sas de encontrarse complicadas en semejante 
crimen, á más de cien personas. entre niños, 
damas y caballeros de alta representación so- 
cial en el país. 

Abierto el proceso respectivo, diez y nueve 
detenidos fueron declarados bien presos, avo- 
cándose el conocimiento de los hechos un Con- 
sejo de Guerra que, conforme con las conclu: 
siones del fiscal respectivo, seatenció á muer- 
ve á varios de ellos, por el delito de asesinato 
frustrado en la persona del Sr. Cabrera, y, ade- 
más, por el de sedición, haciéndose consistir 
éste en el supuesto más ó menos fundado de 
que los acusados pudieron haber promovido 
una revolución, caso de que su primer inten- 
to—asesinar al Presidente—no hubiera resul- 
tado, como resultó, fallido 

Entre los sentenciados á muerte figuran los 
Sres. D. Manuel Herrera, ex-Ministro de ua: 
temala en México, muy honorable; el Lic. D. 
Emeterio Avila, el Sr. Celedón Argueta, D. 
Rafael Rojas Taracena, D. Juan y D. Adolfo 
Viteri, D. Felipe y Don Rafael Parado, 1. 
Francisco Villadares, los Tinetti y D. Ricar- 
do Trigueros, caballero de nacionalidad espa- 
ñola. El Fiscal en sus conclusiones pidió tam: 
bién la aplicación de la misma pena para José 
María Mendoza, mexicano que estaba al servi: 
cio del Dr. Valdés Blanco, como cochero, así 
como para una dama y un niño: la Sra. Luz 
Castañena y el jovencito Rafael Rodil; pero el 
Consejo no quiso sancionar semejante enormi- 
dad, tratándose de este último y lo absolvió. 
Mendoza fué condenado á quince_ años de pri- 
sión, y encuanto á la Sra. Castañeda, se Con- 
firmó la sentencia de muerte. 

Hay que advertir que todas, ó casi todas las 
personas sobre quienes ha recaído la terrible 
sentencia, pertenecen á la mejor sociedad gua- 
temalteca, ó son, como el Sr. Trigueros, miem- 
bros muy distinguidos de las colonias extran- 
jeras. 

En este número damos á conocer los retratos 
de algunos de los presos queserán pasados por las 
armas, publicando también el del niño Adolfo 
Jáuregui, dediez años de edad, quefué llevado á 
la Penitenciaría y azotado para obligarle á que 
declarara en qué lugar se encontraba oculto un 
tío suyo sobre quien recaían ciertas sospechas. 
La Sra. Castañeda es hermana política del ac- 





tual Presidente de la Asamblea Nacional Le 


gislativa de Guatemala y fué casada en segun- 
das nupcias con uno de los más íntimos amigos 
del Benemérito Sr. Cabrera, que se divorció de 
ella no hace mucho, abandonándola. 

La resolución de la Corte Marcial de Guate- 
mala ba causado profunda impresión en Méxi- 
co, quizás en todos los países civi:izados de Eu- 
ropa y América. La generalidad se inclina 
á creer que todos, ó cuando menos la mayor 
parte de los sentenciados (las verdaderas vícti- 
mas del atentado) son inocentes y que van á 
sufrir las consecuencias de un error judicial; y 
se inclina precisamente ácreersemejante cosa, 
porque, de lo contrario, tendría que admitir 
que Guatemala pasa en estos momentos por 
un período de desmoralización y desorganiza- 
ción social tan espantoso, que hasta las muje- 
res y los niños conspiran contra el Primer Ma- 
gistrado de aquella República. 








Sr. Lic. Mariano Salas, Abogado Mexicano 
que defendió á los acusados, 





losé Mendoza, mexicano sentenciado á 15 años 
de brisión, 


La Herencia. 





El niño no juega, 
pálido y endeble; 
el niño está triste, 
el niño se muere. 
Huraño no deja 
que nadie lo bese; 
que nadie lo mime, 
ni que se le acerque; 
y ya la sonrisa, 
candorosa y ténue, 
huyó de sus labios, 
como el ave agreste 
abandona el nido 
cubierto de nieve. 

El niño está enfermo; 
su cabeza hierve; 
sin lástima alguna 
por su lado, aleve, 
pasa la implacable 
ronda de la muerte: 
ya el niño no pide 
dulces ni juguetes, 
y sólo se queja 
como aquel que tiene 
una herida oculta 
que sangra y que duele, 

El corcel de palo 
atado al pesebre, 


EL MUNDO ILUSTRADO 





en vano hace días 

espera al jinete, 

que antes lo montaba 

risueño y alegre, 

galopando en torno 

del vasto ''parterre.” 
Se aproxima un coche: 

¡el médico viene! 

Ya está junto al lecho 





donde el niño duerme. 
Lo pulsa y lo mira 
repetidas veces; 

sus párpados abre, 

lo toca y lo vuelve; 
en el pavimento 

sus ojos detiene, 
despacio y pensando 
la receta extiende; 


y luego se aleja 
con aire solemne, 
pensando que el niño 
¡se muere, se muere! 
Cuando la mañana 
moja sus pinceles. 
matizando el cielo 
con tonos ardientes, 
cuando el vecindario 
canta y se divierte, 
mirando los chicos 
que van y que vienen, 
aquel niño enfermo 
pálido y endeble, 
regresa á la patria 
de que estaba ausente, 
dejando á sus padres 
recuerdos perennes. 
¡Ay! les deja el lecho 
donde ya no duerme; 
sus libros ocultos 
en e: viejo mueble; 
su fotografía 
sobre las paredes, 
su kepis y un sable, 
su látigo verde, 
y el corcel de palo 
atado al pesebre.... 
¡la herencia que dejan 
los niños que mueren! 





B. BYRNE. 


efron ofrecio ofrece ejecu ejonfoogoade eJoagojonioojorfocjoato ojorocjordo ojergecjesdo forge joegoojesgoojuegoojortoojortoojordoejeagociond ejongeadonto jortrodorteejortelocineiortedorieejorbradrade ejocjuejocto joofrejonteejonfejocteejrofrojento jonfoclort: ojortrojortrejonjo 


DE PEKIN A PARIS EN AUTOMOVIL. 


Desde que se supo que un grupo 
de atrevidos chauffeurs trataba de 
ensayar la ruta Pekín-París, mu- 
chas personas bien informadas con- 
sideraron como imposible,—dice 
una revista francesa, —que los au- 
tomóviles pudieran franquear los 


gerado desmesuradamente las di- 
ficaltades del camino; pero una se- 
rie de instantáneas tomadas por un 
particular permiten apreciar lo que 
fueron las tres primeras etapas de 
este viaje extraordinario. 

Cinco vehículos solamente, y de 





Partila de los Automóviles, el 10 de Junio. 


bres macizos de montañas que se 
elevan entre Pekín y el desierto de 
Gobi; por otra parte, la morosidad 
del gobierno chino en tomar las 
medidas necesarias para la seguri- 
dad de los turistas, inspiraba se- 
rios temores. 

Gracias á la energía del ministro 
de Francia en Pekín, felizmente 
secundado por sus colegas de Ru- 
sia, Italia y Holanda, todas las di- 
ficultades fueron allanadas, y pron- 
to se pudo prever la fecha de 1: 
llegada de los autos á Pa 
tras rodaban en las estepas de $ 
beria, después de haber recorrido 
sin accidente la parte má 
del trayecto. Este ito casi 



















ines- 
perado, podría hacer suponer que 
la imaginación de les «sportmen» 


y de los constructores, habia exa- 


ellos tres franceses, osaron afrontar 
la prueba; dos autos de Dion Bou- 
ton conducidos uno por Cormier y 
otro por Collignon; uno Contal mon- 
tado por Pons; uno Itala «pilota- 
do» por el príncipe Scipion Borghe- 
se, y un holandés dirigido por Go- 
dard. La partida se efectuó el 10 de 
junio á las ocho y media de la ma- 
fana, ante la casa Voyron, bri- 
llantemente adornada con los colo- 
res Íranc: Los clarines de la 
guardia de la Legación de Francia, 
marchaban á la cabeza, seguidos 
por la música del 16% colonial, en- 
viado expresamente de Tien-Tsin. 

Un grupo de caballeros bajo las 
órdenes del comandante Laube, 
formaba la escolta y tenía la roi- 
sión de acompañar á la caravana 
urante los primeros días. 








El cuerpo diplomático, la guarni- 
ción y los miembros de diversas co- 
lonias extranjeras asistieron al des- 
file, y entre el ruido de las aclama- 
ciones entusiastas los viajeros atra- 
vesaron las calles de Pekín. Los 
mismos chinos acudieron en masa, 
y si no apreciaron el lado difícil de 
la situación, al menos se mostra- 
ron muy interesados en observar 
las «diabólicas» máquinas. En todo 
el trayecto su curiosidad se mani- 
festó muy vivamente y los mismos 
mandarines, obedeciendo á órdenes 
superiores, prestaron en variascir- 








El Contal, listo para la marcha 


cunstancias una ayuda eficaz y 
oportuna. El prestigio de los ca- 
rruajes que caminaban «sin caballos» 
servió tal vez .mucho mejor que to- 
d las combinaciones diplomáti- 
cas. 





* 
** 


En cuanto á las dificultades del 
camino, ninguna descripción po- 
dría dar idea tan clara como los 














grabados. Fuera de dos puentes ru- 
dimentarios, donde fué preciso le- 
vantar los autos con palanca. la 
primera etapa de Pekín á Nan- 
Keon, fué relativamente fácil; pe- 
ro una vez internados en el camino 
de Nan-Keon, los chauffeurs tuvie- 
ron que desistir de avanzar por sus 
propios esfuerzos. 

Una lluvia abundante había aflo- 
jado el suelo, los lodazales donde se 
hundían los autos, alternaban con 
tramos de pedregal, y los veinti- 
cinco kilómetros que separan Nan- 
Keon de Tcha-Tao no fueron reco- 
EOS! sino con la ayuda de caba- 

OS. 


* 
e 


Si esta etapa y las siguientes no 
prueban que las rutas más escabro- 
sas son prácticamente accesibles á 
los automovilistas, demostrarán, 
cuando menos, la resistencia excep- 
cional que los constructores han 


logrado dar á sus máquinas. 





Salida de Pekin. 





Frente á la gran Murallas 





En Teha=Tao. 


Un paso dificil. 


Entre la gran muralla y Tcha-Tao, 

























































































































































































EL MUNDO ILUSTRADO 


TRES AUTÓGRAFOS INEDITOS DEL PADRE DE LA PATRIA 














Carta de Hidalgo á Morelos (16 de Septiembre deb1810 ) 





Carta de Hidalgo á4 Morelos. 


¿A qué hora se lanzó el grito de Dolores?—Una duda histórica resuelta. 


Como un homenaje á la sagrada memoria del 
Cura Hidalgo, cuyo fusilamiento se conmemoró 
el último martes, publica hoy «El Mundo Ilus- 
trado» tres valiosísimos documentos autógra- 
fos del inmortal Cura, dos de los cuales se re- 
producen en facsímile, insertándose solamente 
el texto del meros importante de los tres. 

Los tres documentos están fechados en el 
glorioso año de 1810, datado el primero el mes 
de julio, cuando ya la preparación dela gran 
obra libertaria estaba organizada: el segundo 
el mismo día de la Independencia, el 16 de Sep- 
tiembre de 1810, y el tercero, dos meses des- 
pués de proclamada ésta, el 12 de Noviembre del 
mismo año. 

El texto del primero dice así: 


Señor Pb* D. José M*? Morelos. 
Dolores, Julio 10 de 810. 
Querido discípulo y amigo. 

Contesto su grata de 4 del presente y le re- 
mito el pequeño Diccionario Castellano fran- 
ces que me pidió, y que dice me devolverá. Yo 
deseo que ese libro Je sea á Ud. util y lo con- 
serve como recuerdo mio. Bamos á otra cosa 
Ud. recuerda lo que tanto hemos hablado y 
nuestros proyectos, pues bien es llegado el 
tiempo de ponerlos en práctica, para lo cual le 
ruego que emprenda un viaje y me venga á ver 
para que hablemos con detencion. A mi no me 
es posible el ir á verlo porque tan pronto es- 
toy en Querétaro como en San Miguel y Gua- 
najuato, tratando este asunto con la delicadeza 
que requiere. Por esto espero que Ud. venga y 
se regrese luego. Sin otroasunto sabe lo quiere 
su antiguo maestro y amigo. 

Q.A.S. M. B. 
Mig. HIDALGO. 

Como se ve, el libertador estaba ya en plena 
actividad gestando en la sombra y el silencio 
la heroica empresa libertadora.La simplicidad 
del humilde obsequio ofrecido por Hidalgo al 
glorioso Morelos, es un toque que revela la sen- 
cillez y la austeridad de aquellas vidas cuyo 
sacrificio significó la vida futura de la Patria. 


El segundo documento es á nuestro juicio el 
más importante de los tres. Nuestros lectores 
pueden verlo reproducido en facsímil; pero pa- 
ra evitarles un laborioso trabajo de paleogra- 
fía, insertamos su contenido á continuación. 


El sobrescrito dice así: 


NUCUPÉTARO. 
Señor Ph% Don 
José M* Morelos 
Urgente. 
Y la carta: 


Señor D. José M* Morelos. 
Dolores. Sbre. 16 de 810. 
Querido dicípulo. 


Solo le digo que en estos momentos estoy á 
la cabeza de multitud de gente armada, pues 
Don Ignacio y yo, en vista de que fuimos dela- 
tados por el sargento Garrido y que Riaño ha 
librado ordenes de que seamos presos, como lo 
está el Corregidor y aun D* Josefa, resolvimos 
anoche jugar el todo por el todo y en la ma- 
drugada de hoy reuní á los serenos y con otros 
lansamos el grito de muera España. En fin va- 
mos á salir para San Miguel el Grande y Cela- 
ya, y creo que Ud. con su gente se nos reunirá 
pronto. 

Su amigo y servidor 
MIG. HIDALGO. 


No dudamos que los lectores hayan resenti- 
do una honda emoción patriótica al pasar sus 
ojos por esta carta venerable, entre cuyos ren- 
glones parece levantarse el clamor del heroico 
tropel de hombres que iniciaron la Guerra San- 
ta de nuestra libertad. Su lenguaje austero y 
conciso es el verbo de un héroe. Ni una decla- 
mación, ni una frase retórica. Enesos momen- 
tos de angustia y de violencia, el Santo Padre 
de la Patria tenía la misma unciosa serenidad 
que cuando celebraba sus misas en el ara de la 
humilde parroquia. 

Esta carta, además, pone en claro el punto 
largamente debatido y por mucho tiempo du- 


doso, de la hora verdadera en que el grito de 
manumisión fué lanzado. Parece, después de 
leer esta carta, que Hidalgo surge desu tumba, 
y para que sus hijos no confundan ni equivo- 
quen el momento más solemne y glorioso de la 
vida de la Patria, declara terminantemente que 
ese grito resonó al mismo tiempo que la albo- 
rada derramó sus fulgores sobre la tierra. Di- 
vino momento en que dos auroras estallaban á 
un tiempo abriendo las puertas del cielo á la 
tierra y el Cielo de la Libertad á las almas! 

El tercer documento, un oficio dirigido á Mo- 
relos por Hidalgo, que ya se titula Generalísi- 
mo de América, dice así: 

<Ha llegado á mis notisias qe. la retirada qe. 
tubimos en el Monte de las Cruses se ha inter- 
pretado como una derrota, cosa qe. puede des- 
aléntar á los pusilanimes por lo qe. tengo á 
bien exponer lo qe. pasó. 

El fuego qe. por mucho tiempo sostubimos 
en las Cruses devilitó nuestras municiones en 
términos qe. pudiendo tomar Mexico, las cir- 
cunstancias qe. por este motivo estabamos, no 
resolvimos el ataque y si el retroceder para 
habilitar nrta artilleria. 

De regreso encontramos el cuerpo de Calleja 
y de Flon con qe. no pudiendo entrar en com- 
bate por lo desprevenido de nuestra artilleria, 
solo mantuvimos un fuego lento y á mucha 
distansia mientras se retiraba la gente sin ex- 
perimentar pérdida. 

Por lo tanto imponga á los habitantes de esos 
qe. la intencionada retirada no resultó gravá- 
men mas qe. la pérdida de algunos cañones y 
seis u ocho hombres qe. peresieron ó se perdie- 
ron; pero qe. eso no debe ser sensible por qe. 
en el dia está reunida nta tropa y como tengo 
montados mas de cuarenta cañones de á 12, 16 
y otros calibres diversos provido de abundante 
bala y metralla y no dilataré en acercarme á 
México con fuerzas qe. hagan temblar á nues- 
tros enemigos. 

Me dirá Vd en contestasion como se hayan 
los ánimos, qe. noticias corren qe. se dice de 


Mexico, Puebla etc y por ultimo todo lo que 
OCULTA. 








Museo Nacional de Historia. Las cartas á que 
el Fraile alude son las mismas á que nos aca- 
bamos de referir. 


* 
ES 


Otro venerable objeto de grandísimo interés 
histórico reproducen nuestros grabados: el Bre- 
viario del Cura Morelos que junto con los do- 
ó E cumentos á que nos hemos referido llevaba 
quit ce á Pa Es S z consigo el héroe á la hora de ser fusilado. Casi 


farmentórum: fal 


todas las hojas del volumen están manchadas 
de sangre. En la última hoja en blanco hay un 
texto manuscrito que dice así: 
¿ «Este Breviario lo traia consigo el apostata 
p-] o o E » z Don José Maria Morelos cura que fué de Nu- 
> A y cupétaro fusilado el dia de hoy á la salida de 
2 E ; este Pueblo por traidor á su patria y á su Rey. 
Tanto este libro como un pequeño dicionario 
un libro de oraciones de Doña Juana Pabon 
dos medallas, una bolsa de cuero utiles de sacar 
fuego (aqui hay un periodo ilegible)....y fue- 
go. Se hace esta declaracion en esta hoja por 
estar las del principio manchadas de sangre y 
estas un poco mas limpias. Todos los objetos 
espresados se depositaron en el archivo de esta 
Sta Iglesia 


San Cristoval. Dbre 22 de 1815 años. 
Notario 
Alf9 de Quiros 


dei 0% ” Pad " Rio / (Un sello en lacre negro del Juzgado Ecle- 
Páginas del Breviario de Morelos, manchadas con la sangre oe. Sióftico de sano nstopalbrcatepeciónste ales 





Dios guarde á Vd. ms as. 
Cuartel Gral de Sellaya Nbre 12 de 1810 
Mig Hidalgo 
Generalisimo 
de America 
A. D. Jose M* 
Morelos Gefe de 
los insurrectos del 
Sur 


San Cristobal Ecatepec Dbre 22 de 1815 as 
Este documento hecho ciete fracsiones asi Nes : b 
vomo unas cartas fueron encontrados dentro + E une denuo o 
de los forros de la capa de D. José M* Morelos E a 3 auctoritato ca S e 
fusilado el día de hoy á la salida de este Pue- q e . a AS 
blo. 
Fr J. Miguel Ayala» 


[cuatro sellos neros del Juzgado Eclesiástico 
de S. Cristobal Ecatepec] 


Así es como comenta el Cura Hidalgo el de- 
sastroso combate de Aculco. Su fé no vacila y 
como la llama del cirio cantada por el poeta se 
agranda al ser batida por el viento! 

La nota que figura al pie del oficio firmada 
por Fray Miguel Ayala, y los negros sellos del 
Juzgado Eclesiástico de San Cristóbal Ecate- 
pec impuestos en cada una de las fracciones 
del papel, son la mejor auténtica de estos va- 
liosísimos documentos que adquiridos por el 
Gobierno serían la mejor presea de nuestro Portada del Breviario de Morelos. 





mo sello está grabado á fuego sobre los cantos 
del Breviario y sobre el cuero de sus pastas. ) 


Todas las hojas del libro están manchadas 
por la sangre de Morelos. Sobre esas piadosas 
páginas se inclinó el Cura en sus más intensos 
instantes de plegaria y de fervor. Ellas fueron 
testigos de la vida austera y noble del caudillo 
y así, á la hora del sacrificio, bebieron avida- 
mente la heróica sangre derramada por la más 
santa de las causas! 

Los anteriores documentos que hemos pro- 
curado reproducir fielmente, respetando en sus 
textos las faltas de ortografía y puntuación, 
pertenecen á la colección de un distinguido ca- 
ballero que galantemente los puso á nuestra 
disposición. Ojalá y pronto puedan ser admira- 
das y veneradas por los mexicanos en las vibri- 
nas de un museo. Documentos así son páginas 
del ritual cívico y su lugar está en el templo 
de la Historia y de la Patria adonde todos los 
ciudadanos puedan llevar el homenaje de su 
veneración. 





Páginas del Breviario; donde se ve la auténtica. 

































































































































































En un hermoso día de Verano... 


Terminadas las fiestas con que fueron recibidos 
en el pueblo los seis mozos, después de un año de 
ausencia, Pablo, como sus compañeros, reanudó sus 
antiguas tareas. Sentado á la puerta de su choza, 
desde la mañana hasta la noche, cortaba y pulía pe- 
queños pedazos de madera, ahuecándolos y tallán- 
dolos cuidadosamente, para que resultaran verdade- 
ras obras dearte. El joven indio era, sin duda, uno 
de los más hábiles obreros de la aldea, y los estri- 
bos que salían de sus manos hallaban siempre bue- 
na acogida entre los arrieros y los pequeños trafi- 
cantes que recorrían el valle con sus caballos y sus 
mulos, cargados de barricas de vino. La aldea india 
era una peyueña agrupación de casas de barro y ca- 
ñas; un rincón del mundo, con un valle ancho y pe- 
dregoso al frente y una serranía rocallosa y áspera 
á la espalda. Sobre estas rocas y estas asperezas se 
apoyaban las chozas, eslabonadas como una cadena, 
ocultas bajo las ramas espinosas de un bosque que 
descendía hasta el lecho del río, como un oasis en- 
tre las dos desolaciones del valle y de la sierra. Los 
primeros habitantes de ese bosque derribaron los 
árboles que faldeaban una de las montañas, y en el 
claro construyeron su población, dejando el peque- 
ño y apretado ejército de troncos espinosos que la 
separaba delrío. 

Por las laderas y entre los árboles corrían confun- 
didos niños y cabras. En una depresión de las mon- 
tañas se abría una quebrada, donde crecía el pasto 
y ondulaba un verde océano de maíz. Los indios de 
la aldea eran los dueños de esa quebrada y los pro- 
ductos de la tierra y la fabricación de estribos, céle- 
bres en toda la comarca, daban al pueblo tranquili- 
dad y bienestar. 

Pablo había llenado su servicio de un año en los 
caminos. Fué por las fiestas de San Juan y por las 
fiestas de San Juan regresó. Era fuerte, ágil y va- 
leroso. Sabía correr al lado de los caballos, guiando 
álos viajeros, sin fatigarse jamás; sabía atar con 
fuertes nudos las cuerdas que sostenían las cargas 
en el lomo de las acémilas. Su trabajo fué penoso, 
porque le tocó un largo trayecto por entre agrias 
serranías, y los viajeros son amenudo impacientes y 
crueles, y lo mismo en las horas heladas de la ma- 
ñana, que bajo el sol ardorosísimo del medio día y 
en la noche obscura, bajo la lluvia y el viento ó en 
medio de la tempestad, hacía y deshacía su camino, 
subía y descendía las sierras, evitando el abismo, 
rodeando los grandes peñascos y hundiéndose en el 
agua de los ríos. Pero había cumplido su deber y el 
Estado no podía exigirle más. Cuando regresó á la 
aldea fué recibido con músicas y grandes libaciones. 
Dos días y dos noches danzó y bebió con sus com- 
pañeros. Después fué al bosque, derribó un árbol 
corpulento, de madera fuerte y dócil, lo dividió en 
infinitos pedazos, los llevó ásu choza y volvió á ser 
el antiguo obrero, inteligente y hábil. 

Todo el pueblo sabía que Pablo debía casarse con 
Juliana, cuando Juliana cumpliera doce años; así 
había sido pactado entre los padres de ambos, ha- 
cía muchísimo tiempo; pero sabía también que el 
viejo Tomás, después de muerto el padre de Pablo, 
vacilaba en cumplir lo convenido. Y esto era porque 
al lado desu tierra estaba situada la tierra de 
otro mozo, y Tomás quería casar á este otro mozo 
con su hija para juntar las tierras. Y no había otro 
motivo. 

Todos los viejos del pueblo censuraban la con- 
ducta de Tomás; pero decían: Juliana no es nuestra 
hija. Y Pablo, triste y ceñudo, trabajando desde la 
mañana hasta la noche en la puerta de su choza, 
veía pasar, al caer la tarde, al viejo indio y á Julia- 
na y al mozo Marcos, que regresaban de cultivar 
sus campos de maíz. 

Y cuando el pueblo se reunía para celebrar las 
fiestas Ó para asistir á las procesiones religiosas ó 
para irá llorar y ábeber en el cementerio ó en la 
margen del camino, Pablo, sentado sobre una roca, 
hacía gemir durante horas enteras su quena, dulce 
y triste. 

Avanzaba la primavera. Los chullques y los quin- 
chamales del bosque, los molles, gruesos y altos, que 
cubrían las chozas, espesaban su fronda. El río cre- 
cía ensanchando su lecho. Aumentaba el número de 
los viajeros que penetrando por el bosque, iban á 
detenerse delante de las casas del pueblo, donde á 
ambos lados de las puertas, sobre largas tablas fijas 
en los muros, se alineaban los estribos de madera, 
ostentando caprichosos tallados y pequeñas argollas 
blancas y brillantes por donde pasan las correas que 
penden de las sillas. Y las mujeres indias corrían á 
ofrecer leche á los viajeros, llevando sobre los hom- 
bros pequeños cántaros de barro; las ramas espino- 
sas herían al paso sus piernas y sus brazos desnu- 
dos, y flotaban sobre las espaldas y sobre el seno los 
groseros mantos de lana. 

El cacique recordó á los mozos del pueblo que se 
aproximaba la estación de las lluvias, y todos los 
indios jóvenes acordaron reunirse en la choza de To- 
más para subir un día juntos á la montaña; porque 
la choza del padre de Juliana era la más alta de la 
aldea y los muros de su aprisco subían por las fal- 
das de la sierra. 

Una mañana, al rayar el alba, los indios efectua- 
ron la ascensión. Pablo estaba con ellos, y como 
ellos, llevaba una azada en la mano. La enorme 
mole era escarpada y peñascosa; en las grietas y en 
los intersticios de las rocas, las semillas, llevadas 


EL MUNDO ILUSTRADO 


por el viento, habían germinado, y numerosísimas 
plantas, enfermizas y raquíticas, erguían sus ramas 
delgadas y largas, serpenteando entre los peñascos. 
Hacia la mitad de la montaña, los mozos se detu- 
vieron delante de una gran zanja. Las últimas llu- 
vias y la fuerza de los vientos habían empujado una 
considerable cantidad de tierra y piedras á “la enor- 
me hendidura que estaba semicegada. Los indios 
emprendieron ardorosamente su trabajo y algunas 
horas más tarde la zanja se hallaba libre “de piedras 
y de tierra. 

Cuando volvieron á la aldea, Pablo los dejó ir y 
apoyado en su azada, permaneció algún tiempo in- 
móvil y silencioso. A sus pies se extendía la mole 
rocallosa, después las chozas, con sus techos ne- 
gros y pajizos; más allá el bosque, luego el yalle pe- 
dregoso y árido, cerrado por su línea de colinas. A 





derecha ¿izquierda aumentaban las ondulaciones del 
terreno y el valle parecía cerrarse en un horizonte 
próximo. En las lejanías, los altos picos nevados 
alzaban sus crestas por encima delas nubes anchas 
y brillantes. 

El indio continuó así hasta la puesta del sol. En- 
tonces descendió á su choza. La aldea estaba tran- 
quila y sólo los perros vigilantes descubrían el paso 
de Pablo, cerca de las tapias de los apriscos. 

Al día siguente Tomás anunciaba á sus vecinos 
que el matrimonio de Juliana y de Marcos se cele- 
braría el día de Pascua de Resurrección, y los veci- 
nos, al oirlo, sacudían la cabeza murmurando: Eso 
no está bien hecho; pero volvían á sus chozas y ha- 
blaban á sus mujeres de preparar los regalos “para 
los novios, á fin de que sus provisiones fueran Sufi- 
cientes para un año; porque los esposos no deben 
conocer las tristezas del trabajo ni pensar en otra 
cosa que en su amor durante los primeros doce me- 
ses de su unión. Y en la choza de Marcos se cons- 
truía ya la habitación que debía guardar los presen- 
tes de los amigos. 

Pablo trabajaba en la puerta de su cabaña, cuan- 
do se acercó á él un joven indio para darle la mala 
nueva. La oyó sin dejar de la mano el trozo de ma- 
dera que redondeaba con un cepillo, y cuando su 
compañero terminó su relación, el mozo se puso á 
contemplar fijamente su obra; después la dejó á un 
lado, y sin decir una palabra, se encaminó lenta- 
mente hacia la casa de Tomás. El otro indio levan- 
tó su poncho, desprendió de su cintura un saquito 
de maíz, se agazapó en el suelo, y empezó á devo- 
rar los granos, esperando tranquilamente la vuelta 
del mozo. 

Una hora después regresó Pablo. 

—Era cierto, José Celis, murmuró. 

José Celis se levantó, volvió á poner su saco de 
maíz en la cintura y dijo: 

—Yo labraré el campo de Marcos el segundo mes. 
Tú puedes labrarlo el tercero. 

—i¡No! exclamó bruscamente Pablo. 

José lo miró un instante; después, asiéndolo de un 
brazo, le dijo en voz baja: 











—Si quieres hacer algo, te ayudaré; tú me has 
salvado dos veces; pero ya sabes que hay cárceles 
y que los blancos fusilan. Y se fué. 

Pablo se encerró en su chosa y no salió de ella 


durante todo el día. En la noche se oyó sonar su 
quena. 

Era un gemido largo y lamentable que rompía 
plañideramente el silencio. Y los perros respondían 
ladrando y aullando al sonido de la quena. Y así 
pasó toda la noche. 

Al otro día, los vecinos pudieron verlo alineando 
como siempre los estribos en las tablas del muro y 
trabajando silenciosamente con los ojos fijos en los 
trozos de madera. 

Cuando declinó la tarde, se dirigió á la choza de 
José. 

Poco después la noche caía sobre el valle, pero la 





luna se levantaba detrás de las montañas, tendiendo 
un amplio velo sobre el bosque, bañando de resplan- 
dores las ramas negras de los árboles y bruñendo el 
agua clara del río. Los picos salientes de las rocas 
se esclarecían, mientras las tinieblas se espesaban 
en las grietas de los cerros. 

Cuando se ocultó la luna, Pablo y José, con aza- 
das y picos en las manos, salieron de la choza y 'en- 
traron en el bosque; lo atravesaron hasta salir de la 
línea del pueblo y empezaron á ascender por la 
montaña. Al llegar á la zanja reposaron un instan- 
te. Después dieron principio á su trabajo. Arranca- 
ban con los picos grandes pedazos de roca y los em- 
pujaban al fondo; luego, con las azadas los cubrían 
de tierra. Así trabajaron hasta que las estrellas em- 
pezaron á palidecer. Entonces arrojaron los instru- 
mentos y se precipitaron hacia la falda de la monta- 
ña. Aún no había aparecido el alba cuando ellos se 
encerraban en sus chozas. 

A la noche siguiente reanudaron su trabajo y, des- 
pués, al ocultarse la luna, volvían á la montaña, y 
cuando la Juna los sorprendía en medio de la tarea, 
seescondían en la zanja para no ser descubiertos 
desde el pueblo. 

Y pasaban las noches y la ancha hendidura ¡ba 
desapareciendo. Pacientemente, sin cruzar una pa- 
labra, los dos indios llenaban su enorme labor y só- 
lo la proximidad de la montaña daba descanso á 
sus cuerpos rendidos y cubiertos de sudor. 

Borrada de la inmensa mole la línea de la zanja, 
Pablo y José removieron la tierra y las piedras, en la 
ladera de la montaña. 

Terminaron esta nueva obra cuando el verano 
reinaba en toda su fuerza y caían las primeras llu- 
vias. 

La estación muerta. 

Los viajeros no llegaban á la aldea y era necesa- 
rio llevar lejos los productos para venderlos. Cesa- 
ba durante tres meses el trabajo de los obreros, por- 
que los restos de la labor del invierno y de la prima- 
vera bastaban para el escaso tráfico. El sol caldeaba 
y hacía relampaguear las piedras en las márgenes 
del río. En la tarde se cubría el cielo de espesas nu- 





bes y la lluvia, regular y monótona, caía sobre el 
valle y anegaba el pueblo. 

Al rayar el alba los indios dirigían sus miradas in- 
quietas hacia la cumbre de la montaña, donde bri- 
llaban los hilos de agua. Después, tranquilizados, 
reanudaban sus tareas. 

Fué durante la fiesta de Nuestra Señora de la 
Candelaria, cuando ocurrió la catástrofe. 

Los indios, vestidos de gala, acudían danzando y 
tocando el tamboril y la zampoña, á la blanca igle- 
sia del pueblo. Había llovido torrencialmente en los 
últimos días y el cielo se presentaba entonces puro 
y sereno. Ni una sola nube cruzaba por el espacio. 
El sol, enorme y encendido, empezaba á inclinarse 
sobre el poniente. 

Los aldeanos celebraban su fiesta. La campana, 
echada á vuelo, resonaba sin cesar y la pequeña pla- 
nicie, cubierta de yerba, que rodeaba el templo, res- 
OS gozosa con las músicas y la luz brillante 

el sol. 


Pero de pronto cesaron los juegos y las danzas. 
Un hombre señalaba con el brazo extendido la cima 
de la montaña y todos los indios, agrupándose junto 
al muro de la iglesia, contemplaron en silencio el fe- 
nómeno que empezaba á producirse en las alturas. 

Todos los años, durante la estación de las lluvias, 
una enorme manga de agua se detiene en las conca- 
vidades superiores de las sierras. Cuando esa masa 
desborda, rueda mugiendo porlos flancos de las 
montañas y arrastra cuanto encuentra á su paso. 
La tornan pesada y espesa la tierra y los peñascos, 
y es una gigantesca ola de fango: 

Los indios vieron inclinarse lentamente las rocas 
más elevadas de la montaña; rodaron después los 
primeros peñascos; se abrió un ancho canal en la 
cima y apareció la negra y movible onda de lodo. 
Llenó rápidamente las hendiduras y las grietas de 
las piedras y empezó su descenso. 

Se la veía extenderse por todas partes, rodear las 
peñas, arrancarlas de su base; crecer espesándose 
con la tierra y las plantas que hallaba en su camino 
y bajar con un rugido enorme. Los indios espera- 
ban verla llegar á la zanja y precipitarse por ella 
hacia el lecho del río, que desbordaría por toda la 
extensión del valle; pero la negra masa no encontró 
ningún obstáculo. Cuando pasó la línea de la zan- 
ja, un clamor espantoso partió de la aldea. Los indios 
enloquecidos por el terror, huyeron hacia el valle, 
para alcanzar las colinas lejanas, precipitándose en 
el río que, aumentado por las últimas lluvias, se- 
guía con su rugido el rugido de la ola de fango. Jo- 
sé Celis y Pablo contemplaban aterrados su obra. El 
alud, que jamás había sido tan terrible, no devora- 
ría solamente las chozas y los campos de Tomás y 
de Marcos, los más próximos á la montaña. Veíase 
que el pueblo entero iba á ser aniquilado. José em- 
prendió entonces una desenfrenada fuga. Pablo se 
dirigió pausadamente ásu choza y se encerró en 
ella. Pocos instantes después se unía al espantoso 
ruido del río y del alud el sonido suave y triste de 
su quena. 





Aoejootendo jnefuejeed ejoofociocle jocdrelerto juego joofeoferdo jortortocto jesse ejocfocterterjuejosjocdoejoojocjondo foafrafoejo jejee locforlordo joto ojoofoaiocd retrato joo focbraduade trejo ocioajacd afueto «cto lo ojocloaloade bnetoetocin ojeofaajerda 





EL MUNDO ILUSTRADO 








La masa de piedra y de barro llegó al pié de la 
montaña, se detuvo un instante, avanzó después 
lentamente, ciñó la aldea y la estrujó, como una enor- 
me boa. Crujían los árboles y las vigas como hue- 
sos humanos y se desplomaban sobre el torrente. 

El alud penetró en el bosque, se abrió en él un an- 
cho cauce y se precipitó en el río. 

Y fué así como desapareció la aldea india en ese 
hermoso día de verano. 


RICARDO JAIMES FREYRE. 


as 


SONETO ELEGIACO. 





Quedó sombrío el lago. callada la ribera, 
El cielo taciturno, la tarde sin fulgor, A 
Y gimieron los cisnes del Rey Luis de Baviera 
La partida del último divino soñador. 

Dobló el sauce en la onda su mustia cabellera 
Mecida por un viento de duda y de dolor, 

Y lloraron los cisnes su cantiga postrera 
Por aquel otro cisne de inefable blancor... 

Sus himnos olvidaron las pálidas ondinas 
Que habitan de los lagos las grutas opalinas; 
Lyra, tímpano y sistros, ahogaron su rumor: 

Y vióse, cual fantasma de ensueño sobrehumano, 
Pasar la dulce sombra del héroe wagneriano, 
Del Poeta-Rey, del último divino soñador! 


LEOPOLDO DIAZ. 





De Pekin á,Paris en. Automóvil. —Una máquina remolcada bor los chinos, 




















E 
































































































































































































La Nao de China y el Japón Moderno 





Un campeón de “Jiu-Jitsú.” 


Han pasado ya los tiempos en que el Japón, 
el fabuloso Cipango, no era más que el empo- 
rio que derramaba sobre el mundo civilizado 
pródigos cargamentos de artefactos suntuosos 
y de doradas naderías. Desde el siglo XVIhas- 
ta el pasado siglo, el país obscuro y suntuoso no 
parecía, á los ojos de los europeos, tener obra 
misión que llenar salas y bhoudoirs de biombos 
bordados y de tibores llenos de esmaltes. Eu- 
ropa perdió el recuerdo pomposo de las solem- 
nes embajadas que desde el Nipón fueron á vi- 
sitarla en épocas remotas, y la débil memoria 
que guardara se confundía con una decoración 
de ópera cómica ó con los cortejos bufos de al- 
gún Chatélet. 

¿Qué son los japoneses? se preguntaba á me- 
diados de la última centuria el buen burgués 
de Gavarni y su imaginación le respondía, pre- 
sentándole un cuadro, un paisaje con pagodas 
de techumbre arriscada, enmedio de árboles 
retorcidos, bajo un cielo cruzado por vuelos de 
garzas descoyuntadas. Ese era el país de los ja- 
poneses amarillos, oblícuos, equilibristas y 
miopes, ocupados únicamente en ornar con te- 
larañas de oro el negro espejo de las lacas; en 
bordar con mujeril aliño sederías y brocados 
para Europa; en tomar thé y bailar trompos 
sobre el canto de un abanico. 

















Golpe de Jiu-Jitsi —El contrario á punto 
de ser derribado. 





Jiu Jitsi.—El contrario por el aires 











El Prof. Shingo Harada. 


El Japón era, pues, la tierra de los gusanos 
deseda, delas sombrillas bordadas y de los 
abanicos de sándalo...... Y el buen burgués 
de Gavarní sonreía con protección benévola 
ante la visión de aquel país de opereta.... 

Los mexicanos de antaño tenían del glorioso 
archipiélago una noción muy semejante. Bau- 
les de alcanfor; pañolones bordados; ventrudos 
tibores para guardar el chocolawe; figurones de 
porcelana y miniaturas de marfil, todo eso ve- 
nía de lejos, de una comarca situada más allá 
de Acapulco y Manzanillo, que indistintamen- 
te se denominaba Manila, China, el Japón, en- 
cerrada dentro dela Gran Muralla, tendida á 
la sombra de la Torre de Porcelana de Naukín 
y desde la cual periódicamente llegaba á nues- 
tras playas el famoso Galeón, la Nao emocio- 
nante y prodigiosa. ñ 

¡Ah, los soponcios, los aspavientos y las zale- 
mas de nuestras abuelas, cuando de los empo- 
rios del Pacífico llegaba hasta las ciudades el 
mágico cargamento de la Nao milagrosa! ¡Se- 
derías irisadas de matices é incandescentes de 
oro! ¡Cajas de mil secretos olorosas á sándalo! 
Porcelanas sonoras y relucientes consteladas 
de dragones furiosos, de Princesas asombradas 
y de frenéticos guerreros! ¡ Brillantes primaye- 
ras de los mantones de Manila! 

Pasó aquel cortejo brillante y milagroso y la 
Nao de China encalló en quién sabe qué arre- 
cife lleno de sombra y de silencio..... 


* 
*o* 


Aquel país de Jauja, aquellas Islas de Oro, 


Ataque del Jiu-Jitsú. 


aquellas montañas de lapizlázuli y de cristal se 
transformaron en un Sinai sacudido por los 
truenos é inflamado por los relámpagos. Mani- 
la se estranguló con los muros de sus conven- 
tos. China entre los escombros de su torre de 
porcelana se aletargó eu una pesadilla de opio... 
Solo el Japón vivió retiñendo en sangre enemi- 
ga el rojo sol de su bandera y proyectando sus 
gloriosos rayos sobre la faz de la tierra. 

Del capullo del gusano de seda surgió el te- 
rrible Dragón de la mitología oriental. No 
eran un vano capricho de arte los guerreros fu- 
riosos y armipotentes esmaltados en los tibores 
y bordados en las suntuosas sedas. 

Todas esas imaginaciones terribles parecie- 
ron cobrar vida, alentar ardientes corazones 
golpeados por una sangre heróica y vivir una 
vida real y formidable en los trágicos campos 
de batalla de Manchuria y de Corea! 

E 

Hoy el Japón nos asombra, pero con una ad- 
miración grave, previsora y cargada de pensa- 
mientos, muy diversa de aquella admiración 
que la Nao de China provocaba al volcar sobre 
nuestras playas sus asiáticos tesoros. Y el país 
que antes adornaba las consolas y las rincone- 
ras de la sala, manda hoy á nuestro territorio 
emigrantes llenos de virilidad y de inteligercia 
y á nuestras academias militares, maestros 
que difunden los secretos del atletismo más 
racional, más científico y más adaptable á las 
contingencias de la vida. 

La flimante novedad japonesa es hoy el Pro- 








Golpe de Jiu-Jítsú.—El contrario levantado 
en vilo. 





El profesor Harada derriba á dos hombres á la vez 








fesor de «Jiu-Jitsú» Shingo Harada, instructor 
de su arte en la Escuela Militar de Aspirantes 
y cuyo retrato y notables ejercicios presentan 
nuestros grabados. 

El «Jiu-Jitsú» es el más admirable sistema 
de defensa, y su conocimiento, útil para todas 
las clases sociales, es indispensable para la cla- 
se militar. 

La propagación de ese arte japonés significa- 
rá un gran adelanto para la cultura física na- 
cional, toda vez que su ejercicio implica un 
desarrollo harmónico del cuerpo, un gran ro- 
bustecimiento del corazón y los pulmones, un 
perfecto conúrol del sistema nervioso y requie- 
re la observancia rigurosa de los preceptos hi- 
giénicos. 


* 
e 
Al consumar sus maravillosos ejercicios el 
Profesor Harada, escuchó del auditorio asom- 
brado, exclamaciones iguales á las que antaño 
oían sus compatriotas, los misteriosos tripulan- 
tes de la «Nao» llena de tesoros. 











El contrario vencido. 


Pero el dón que hoy nos viene del Japón re- 
moto, será más duradero y más fecundo que 
los frágiles tibores de antaño, hoy hechos añi- 
cos, y los florones que se han marchitado sobre 
las arcaicas sederías! 


JosÉ JUAN OA 
«+ 
Las maravillas de la aguja 





UNA OBRA MEXICANA PARA LA EXPOSICION DE AUSTRALIA, 


La gran Exposición de Australia, patrocina- 
da por la Reina de Inglaterra, se verificará en 
los meses de noviembre y diciembre del pre- 
sente año, y promete ser un acontecimiento de 
renombre en todo el mundo. 

Nuestro Gobierno recibió invitación para que 
tomara parte el país en dicha Exposición, y al 
efecto se encargaron á la Escuela de Artes y 
Oficios para Señoritas los trabajos de labores 
femeniles que debían presentarse al Certamen. 

La directora del plantel comisionó á la seño- 
rita Angela Coudurier, profesora mexicana que 
tiene á su cargo la clase de encajes, para que 
eligiera la labor más á propósito. La señorita 
Coudurier emprendió desde luego la difícil ta- 
rea, escogiendo como trabajo, el encajede Bru 
selas, que por su finura y variedad de delica- 
dísimos detalles, es de gran mérito, mérito 
tanto mayor para nosotros, cuanto que es la 
primera vez que se hace en México. 

Las señoritas Refugio Zea, Soledad Márquez, 
juadalupe Escalona, María Velázquez, Raquel 
Laguna, Gregoria Guzmán, Judith Agis y Tri- 
nidad Díaz, alumnas más aventajadas de la 
clase de encajes. se encargaron de la obra co- 
menzando á hacerla á fines de mayo. El resul- 
tado fué mejor de lo que se esperaba: el encaje 
de Bruselas hecho en la Escuela de Artes se 
aplicó á un abanico, y es una obra magistral 
que demuestra el grandísimo esmero de las 
alumnas que lo trabajaron y la hábil dirección 
de su profesora, que es una de las más compe- 
tentes de la capital por sus vastos conocimien- 
tos en toda clase de labores femeniles. El di- 
bujo del abanico es bellísimo; en el centro lleva 
el escudo nacional, destacándose el águila le- 








EL MUNDO ILUSTRADO 





Abanico de encaje de Bruselas, hecho en la Escuela de Artes para Señoritas, 


gendaria entre filigranas preciosísimas: rositas, 
no me olvides, margaritas y laureles de una pe- 
queñez maravillosa; el varillaje es de riquísima 
concha nácar. 


* e 
* 


Seguros estamos de que esta delicada labor, 
esta maravilla de la aguja, llamará mucho la 
atención en Australia. Nuestros lectores pue- 
den preciar su belleza en la fotografía que 


ahora publicamos. 
tu 
En el Colegio de la Paz. 


La fiesta de San Ignacio. 


El entusiasta festival que anualmente se ce- 
lebra en el Colegio de la Paz, revistió hoy un 
caracter brillantísimo. 

Fundado este colegio por unos caritativos 
vascongados. se le dió por patrono á San Igna- 
cio de Loyola, cuya fiesta titular celebran 
siempre educandas y profesoras con gran es- 
plendor. 

En la capilla que pertenece al edificio se ve- 
rificó por la mañana una solemne función reli- 
giosa, y en la tarde, las alumnas organizaron 
una kermesse que resultó muy lucida. Los 
puestos de tamales, dulces, pasteles, helados y 


confetti, se instalaron en los patios y el boni- 
to adorno floral que lucían fué hecho por las 
mismas niñas. En los corredores se improvisa- 
ron salones de baile y la Banda de Artillería 
estuvo ejecutando alegres piezas de música 
hasta las primeras horas de la noche en que se 
quemaron algunas piezas pirotécnicas manda- 
das hacer expresamente para esta fiesta. 

Algunos de los miembros de la Junta Direc- 
tiva concurrieron al festival, contándose entre 
ellos los Sres. D. José de Landero y Cos y Don 
Gabriel Mancera y el Administrador del Cole- 
gio, Sr. Diputado Enrique dé Olavarría y Fe- 
rrari. Estas honorables personas, en compañía 
de la Directora del Colegio, Sra. Cecilia Ma- 
Jlet, recorrieron todo el plantel visitando los 
diversos departamentos. 

El festival de San Ignacio en el Colegio de la 
Paz, debe de haber dejado muy gratos recuer- 
dos en las alumnas y profesoras y entre las fa- 
milias invitadas. 


+0 


La mujer va, por medio del feminismo, nivelándose 
con el hombre; su cerebro con la gimnasia mental se vi- 
goriza, se ensancha y si, como dice Lombroso, aún no 
puede llegar al genio, sube hasta el talento, que es ya 
cumbre donde hay rayos y nieves eternas. Pero lo que 
gana en intelectualidad, lo pierde en gracia. Su belleza 
al masculinizarse se aleja del arquetipo griego, y es este 
el supremo molde de todos los encantos femeninos. 








Grupo de Alumnas del Colegio de la Paz» 




















| A mi hija Nydia. 


Ultimo rayo de mi sol poniente, 
Flor de mi huerto, perfumada brisa, 
Deja vagar tu beso y tu sonrisa 
Como un ala de cisne, por mi frente. 


A A la gloria y al triunfo indiferente, 
EN El peregrino soy que va de prisa: 

| Abelardo que sueña en Eloísa, 
ÚIN Y que á lejana cumbre alza la mente. 


Para zahumar tu vuelo de falena, 
l En una ánfora rústica de arcilla 
| Pongo este humilde gajo de verbena. 


| Tú la cultivarás, y tu cariño, 
MAA Y tu inocencia y tu piedad sencilla 
DU Darán al corazón la fé del niño! 


| LrorPoLDO Díaz. 


| $ 
WI Banquete al estilo chino. 


El Vicepresidente de la Compañía Comer- 
cial de Navegación, señor Leung-Kam-Ming, 
que reside actualmente entre nosotros y que 

| vino á México á arreglar algunos asuntos con 

la Secretaría de Comunicaciones. respecto á 

A los buques de la Empresa que tocan los puer- 
NIN tos de la República que están sobre el Océano 
RN Pacífico, ofreció hace pocos días vn banquete 
l Í á los señores Diputados Don Ignacio de la To- 

ll rre y Lic. Jesús M. Rábago. La fiesta, que se ve- 

l rificó en la residencia del nillonario chino, es- 

l Il tablecida en la 7% calle de Sor Juana Inés de la 
tl Cruz, fué en extremo original, ajustándose 

DU completamente á los usos de la aristocracia del 
AU Celeste Imperio. Los muebles y objetos del 
1 decorado eran de procedencia china, figurando 
IN hasta las clásicas pipas de opio como un adorno. 
MU Toda la servidumbre vestía trajes chinos de 














EL MUNDO ILUSTRADO 


























El Sr. Leung-Kam-Ming y sus invitados. 


finísima seda y una buena orquesta ejecutó se- 
lectos trozos musicales durante el banquete. 

Además de los señores de la Torre y Rábago, 
asistieron á la fiesta el Lic. D. Emilio Téllez, 
los Señores Héctor y Luis Labadie, Arístides 
Martel, Homero Bandala, Carlos Rincón Ga- 
llardo, el señor Ingeniero Pedro Río Seco y 
otras personas igualmente distinguidas y ho- 
norables. 


Durante la comida reinó una franca y ani- 
mada cordialidad, quedando Jos invitados muy 
satisfechos de las maneras finas y delicadas 
con que fueron obsequiados por el atento y co- 
rrecto caballero chino Leung-Kam-Ming, á 
quien nuestros lectores conocen sin duda por- 
que su retrato fué publicado en uno de los nú- 
meros de nuestro semanario, cuando dicho ca- 
ballero llegó á México. 












Algunos días más tarde el primer ministro francés, M. Clemenceau, 
hizo una excursión en el dirigible “Patria,” quedando muy satisfecho 
de ella. La ascensión se hizo con toda facilidad. 








90 


SAN. HIPOL.ITO 





El **Día de los Locos.” 





Como todas las fiestas populares, la de San Hipólito, que se cele- 
bra en los primeros días de agosto, ha ido perdiendo año por año los ras- 






















Im 














EL DIRIGIBLE “PATRIA” 




















Los parisienses han podido asistir á un curioso espectáculo. Por en- 
cima de los techos, las chimeneas, las cúpulas y las torres de la ciu- 
dad, á una altura de cerca de 300 metros, un gigantesco pescado amarillo 
surcaba el cielo claro. Deslizándose dulcemente como en plena agua, 
avanzaba, viraba, cambiaba de dirección con perfecta facilidad. Después 
de haber evolucionado durante más de una hora sobre París, desapare- 
ció en elshorizonte hacia el suroeste, para volverá su punto de partida, 
el parque aerostático militar de Chalais Meudon. Se trataba en efecto 
del globo dirigible “Patria” que tripulado por cuatro oficiales acababa 
de efectuar una muy feliz ascensión y que no debía escapar á la vigilan- 
cia de Argos, hecho fotógrafo,: substituyendo hoy la imagen auténtica 
de maravillosas realidades á las fantasías con que antes se ilustraban las 
obras de Julio Verne. 








Iglesta de San Hipólito, 








gos característicos de su antiguo 
esplendor; uno que otro puesto, 
instalado en las afueras del tem- 
plo, recuerda álos moradores del 
rumbo que se aproxima el «Día de 
los Locos,» y á donde antes iban, 
en brillante y sunsuoso desfile, des 
de el Virrey hasta el último de los 
habitantes de la Nueva España, 
digno de estar presente á la cere- 
monia, sólo van ahora hombres y 
mujeres de nuestra clase baja, pa 
ra quienes la algarabía y el bullicio 
de las verbenas son algo así tan ne- 
cesario como el aire que respiran. 

En aquellos tiempos, cuando pri- 
vaban aquí las grandes solemnida- 
des en que Oidores y _Canónigos se 
codeaban, en que el Virrey se mos- 
traba á los fieles vasallos como un 
personaje merecedor, no digamos 
ya de respeto, sino de veneración, 
el día de San Hipólito era tan so- 
nado como puede serlo ahora, para 
nosotros, el 16 de septiembre: con- 
memoraban los españoles en aque- 
la fecha la consumación de la Con- 
quista, y con esto queda dicho que 
todos——inclusive el Rey de Espa- 
ña desplegaban para su lucimien- 
to el mayor empeño de que eran ca- 
paces. 

Don José María Marroqui, á quien 
la ciudad de México debe un home- 
naje por elinestimableservicio que 
Je hizo de reunir en una obra inte- 
resantísima los datos más precio- 
sos que se relacionan con sus ca- 
les, sus templos, etc.. etc., descri- 
be con un lujo de detalles que ad- 
mira aquellas rumbosas fiestas del 
13 de agosto, en tiempos dela domi- 
nación española. 

Uno de los actos más imponentes 
era el famoso Paseo del Pendón, 
que se organizó por primera vez en 
1530, comisionándose al Alguacil 
Mayor Diego Hernández de Proaño 
para que sacara la insignia, bras de 
la cual debían marchar las autori- 
dades y vecinos principales. Por 
boca de un pregón, se hizo saber 
que todos los que tuvieran caballo 
debian concurrir al acto para que 

















EL MUNDO ILUSTRADO 


El Paseo del Pendón. 


acompañaran el pendón ““cabalgan- 
do,” bajo pena de diez pesos de mul- 
ta. Los Oidores de la Real Audien- 
cia concurrieron también, monta- 
dos, y así quedó desde entonces es- 
tablecida esta fórmula de etiqueta. 

Al siguiente año, el Ayuntamien- 
to, después de enterarse de la cé 
dula que concedió á la ciudad de 
México el Alferazgo Real, creyó 
conveniente mandar que se hiciera 
un nuevo pendón, para substituir 
el de tafetán, que había servido en 
1530, resolviendo que fuera de da- 
masco, con las armas del Rey y con 
las de la capital de Nueva España 
como emblemas; pero como no se 
encontraran telas de los colores 
elegidos, que eran el verde y el ro- 
jo, no fué muy del agrado del Ca- 
bildo aquel, y en 1540 se mandó ha- 
cer otro, también de damasco, 
adornado con flecos y cordones de 
oro y plata. 

Tarea imposible, dado "el corto 
espacio de que disponemos, sería 
seguir al señor Marroqui en su cu- 
riosa descripción de las modifica- 
ciones que andando el tienpo su- 
frió la insignia, así como en la enu- 
meración de las difienltadis con 
que siempre se tropezó para que 
aquellas personas á quienes estaba 
encomendadoservir, por decirlo así, 
de portaestandartes, nO se excusa- 
ran de hacerlo, alegando unos que 
no les correspondía el turno y otros 

archándose de Ja ciudad, «mali- 
ciosamente,» en vísperas de la fies- 
ta de San Hipólito. Esto dió lugar 
en más de una ocasión á que se sus- 
citaran disputas entre las autori- 
dades que debían velar por el cum- 
plimiento de lo que estaba manda- 
do y aquellos que se encontraban 
en la obligación de servir de «al- 
féreces » 

Estas contínuas disputas se pro- 
longaron durante largo tiempo y 
para cortarlas de raíz se trabajó 
mucho inútilmente. 

“La forma sencilla en que vimos 
comenzar el Paseo del Pendón, di- 
ce el señor Marroqui, fué gradual- 








mente complicándose hasta el punto de que al 
finalizar el siglo XVI encontramos que los dos 
Oidores más modernos ibaná caballo, sin ca- 
pas, por el Alférez Real, á su casa; le traían 
enmedio de ambos á las casas de Cabildo, en 
donde recibía el estandarte real de manos del 
Corregidor, con formal juramento de volverle 
á traer; de allí, acompañados de la Ciudad y 
de los caballeros convidados, se dirigían al 
Palacio por el Virrey y los Tribunales, que 
eran: la Real Audiencia, la Sala del Crimen, el 
Tribunal de Cuentas y demás oficiales reales, 
de donde todos á caballo procesionalmente se 
encaminaban á la Iglesia Mayor y de allíá la 
de San Hipólito, por la calle de Tacuba, lle- 
vando el Virrey el pendón al_lado izquierdo y 
á la derecha al Oidor decano. En la iglesia ocu- 
paba el Alférez un lugar en el presbiterio, 
acompañado de un regidor llamado «padrino,» 

















El Hospital de San Hipólito, 


Bajorelisve del atrio de San Hipólito. 


así en las vísperas como en la misa, y conclui- 
do el oficio de la tarde, volvía el mismo paseo 
en orden inverso; es decir, de la iglesia al Pa- 
lacio, por la calle de San Francisco, de allí á 
las casas de Cabildo, y entregado el estandar- 
te al Corregidor, volvía el Alférez, acompa- 
ñado de los dos Oidores, ásu casa, en donde 
le dejaban siñ apearse del caballo. Lo mismo 
se repetía á la mañana siguiente: esta prácti- 
ca fué la ley á que estuvo sujeto más de dos si 
glos el Paseo del Pendón, y cuyo quebranta- 
miento fué manantial de donde brotaron no 
pocas dificultades y la ley invocada por el 
Consejo de las Indias y por los Reyes para en 
ellas resolver.” 

Posteriormente, y esto confirma que lejos de 
abandonarse la costumbre, durante la época de 
la dominación española. de celebrar con gran 
pompa el día de San Hipólito, se procuraba á 
todo trance dar á la solemnidad todo el esplen- 
dor posible, el Cabildo acordó que se corrieran 
toros y se jugaran cañas, diciendo que aqué- 
los fueran siete y que se lidiaran dos á muer- 
te, dándolos después á los hospitales por amor 
de Dios. En 1537 se mandaron hacer para es- 
tas corridas «quinientos hierros de garrochas» 
encargándose de traer las varas correspondien- 
tes los indios de Ixtapalapa. 

“Ocho fueron generalmente—agrega el se- 
for Marroqui—las cuadrillas que se formaban 
para el juego de cañas, comandada cada una 
por un cabeza ó jefe, llamado «cuadrillero;» en 
los primerosaños hicieron de cuadrilleros los 
dos alcaldes ordinarios, el Alguacil Mayor y 
los tres oficiales reales: Tesorero, Factor y 
Veedor, el Alférez Real y otro Regidor. El pri- 
mer número de justadores que encontramos 
























































































































































convidado para ese torneo fueron sesenta y cua- 
tro el año de 1541, número que subió á sesenta 
el 46 y el 47 á ochenta, del cual parece que ya 
no se pasó.” 

“Todos los justadores vestían para ese easo 
un traje igual llamado ““librea” que costeaba 
la ciudad y de cuyo color nada se dice muy en 
los principios; hasta el año de 1540 en que se 
acordó que ““según uso y costumbre hubiera to- 
ros y juegos de cañas y que la Ciudad diera 
mantas y toldillos para las libreas que fueran 
la mitad de verde y la otra mitad de colorado, 
y que los alcaldes tomaran cada uno su puesto 
con cada color; y que estos colores quedaran 
para siempre para la ciudad para los días de 
San Hipólito, porque fueran y se sacaran siem- 
pre de los colores del Pendón de la ciudad.” 

Algunas veces estas grandes fiestas taurinas 
se celebraban en la Plaza Menor—lo que hoy 
es calle del Empedradillo y parte del atrio de 
Catedral—otras en la Mayor—la misma que 
ahora llamamos de la Constitución—y no pocas 
en la del Volador hacia la cual caían los bal- 
cones de las habitaciones del Virrey, que vivía 
en Palacio; nombrándose cuadrilleros, con el 
transcurso del tiempo, á los vecinos más carac- 
terizados de la población. “El discernimiento 
de un cargo honorífico de esta clase y su acep- 
tación ó repulsa, rayaban en cuestión de Esta- 
do,? y fué incontable el número de los que in- 
currieron en las penas más ó menos severas 
con que la Ciudad se veía precisada á amena- 
zar á todos los que sin causa justa, se excusa: 
ban de asistir. 

La costumbre de sacar el Pendón el día de 
San Hipólito persistió hasta la consumación 
de la Independencia de México, época en que 
fué suprimida para siempre. 


* 
e 


Con respecto al Hospital de San Hipólito- 
fué fundado en 1567 por Bernardino Alvarez, á 
quien ayudaron ensu caritativa empresa el 
Virrey D. Martín Enriquez y algunos de los 
principales vecinos de México. En 1580 se re- 
cibieron los primeros enfermos y desde enton- 
ces, aquella benemérita institución viene pres- 
tando sus servicios en bien de la humanidad 
doliente. En la actualidad, la obra llevada á 
cabo con tanto celo por Bernardino Alvarez, y 
que él quería fuese ““una casa donde cupiesen 
todos los pobres del mundo” está exclusivamen- 
te destinada al asilo y curación de enajenados. 

Pronto los infelices que han perdido la razón 
y que allí viven bajo el amparo del Gobierno, 
tendrán un nuevo edificio: el Manicomio que 
se construye en Mixcoac, conforme lo reclaman 
los adelantos de la ciencia. Gran parte del te- 
rreno en que ahora se encuentra edificado San 
Hipólito servirá para levantaren él el Panteón 
Nacional, donde los héroes de la Patria han de 
dormir el último sueño. 


HL MUNDO ILUSTRADO 


Antes de que la obra de Bernardino Alvarez 
desaparezca, antes de que los pesados muros 
que con tantos esfuerzos levantó sean demoli- 
dos, hemos querido consagrar un recuerdo á su 
memoria, consignando en nuestras columnas 
su ilustre nombre. 

Y ya que de aquella casa de beneficencia ha- 
blamos, daremos á conocer algunos datos con 
respecto á los enajenados que en ella se en- 
cuentran, así como del régimen á que están so- 
metidos. 

Pr 

Como se sabe, más de una ocasión se han re- 
gistrado allí escenas sangrientas, habiendo en- 
tre los locos algunos verdaderamente temibles 
por los fuertes accesos de cólera que sufren á 
menudo, y que los hacen buscar á todo trance 
armas con que poder herir, ya sea á sus com- 
pañeros ó á los celadores. 

Para prevenir desgracias, no diremos críme- 
nes, se ejerce una vigilancia constante, pasán- 
dose revista de armas con tanta frecuencia co- 
mo es necesario. A la voz de «A formar,» todos 
los enajenados se alinean paralelamente á las 
paredes del patio donde se encuentran, y sin 
ofrecer la menor resistencia, dejan que sus vi- 
gilantes registren sus ropas para que se cercio- 
ren de que no llevan consigo arma alguna. Ge- 
neralmente estas armas son pedazos de cucha- 
ra ú hojas de lata, que afilan con mucha pa- 
ciencia. 

Cuando nuestro fotógrafo tomaba el grupo 
que hoy reproducimos, guardaron profundo si- 
lancio, ninguno se movió; pero al oír la voz de 
«Rompan Filas,» unos dando muestras de ale- 
gría y otros con aire de indiferencia absoluta, 
tomaron violentamente el camino que mejor 
les pareció. 

Nuestro fotógrafo tomó después retratos se- 
parados de algunos de los recluídos, figurando 
entre ellos el de Antonio Sámano. Este loco es 
uno de los más peligrosos: siempre que se le 
saca de la celda, sele sujeta con camisa de 
fuerza y por ningún motivo se le deja andar 
sólo por los corredores; lo vigilan constante- 
mente dos empleados. Sámano se hace llamar 
el «Dios de la Tierra,» y ha dado ya muerte á 
bres enfermos: Melesio Bernal, Bartolo Reyes y 
Manuel Marrón. Los detalles de estas terribles 
tragedias son espantosas, y llenaron las colum- 
nas de la prensa diaria cuando se dieron á co- 
nocer al público. El «Dios de la Tierra» hace 
catorce años que se halla en el Hospital. 

Petronilo Armas y Wenceslao Villanueva, 
fueron, antes de su ingreso á San Hipólito, pe- 
nitenciarios; el primero llevaba el número 192; 
el segundo el 41. 

Armas, en su separo, se muestra siempre ale- 
gre, ríe continuamente, y relata con fidelidad 
pasmosa las circunstancias de los crímenes que 
determinaron su «pase» á la Penitenciaría, 
slonde debió permanecer treinta y cinco años 








Locos asilados en San Hipólito, 





Fernando Jaramillo. 


Conrado Molina. 





Wenceslao Villanueva. 








por los delitos acumulados de heridas y asesi- 
natos que perpetró en distintas ocasiones. 

Villanueva asesinó al padre de su amante, y 
fué sentenciado á sufrir la pena de muerte, pe- 
ro como ésta le fuera conmutada, pasó á extin- 
guir la extraordinaria de veinte años en la Pe- 
nitenciaría. Desde entonces ha estado cinco 
veces en San Hipólito. Muy al contrario de 
Armas, Villanueva no recuerda nada de su vi- 
da anterior, siempre se muestra reservado y es 
impulsivo y muy peligroso. 


és 
En el mismo departamento donde se hallan 
los anteriores enfermos, está también Conra- 
do Molina, que padece delirio de persecución; 
cree que alguien trata de envenenarlo y dice 
que continuamente lo acecha un hombre de 





El “Gallo.” José Sánchez. 
piel muy blanca y bigotes muy negros. Cuando 
nació—este dato es muy curioso—su madre era 
muy joyen, y su padre contaba noventa años de 
edad. 

Otro caso notable, el único, mejor dicho, que 
ha sido observado por los médicos de San Hi- 
pólito, en su género, es el del recluído Joaquín 
Dondé, que se halla atacado de locura «circu- 
lar.» Este enfermo tiene épocas de depresión y 











San Hipólito.—El “Coyote.” Antonio Campiña. 


abatimiento y de una gran excitación, perfec- 


tamente determinadas; á veces se muestra muy 
alegre, y á veces profundamente decaído. 
PA 

Al lado de los retratos de estos infelices, pu- 
blicamos los de otros de los asilados de San 
Hipólito, que más se han hecho notar por sus 
extravagancias, como «El Coyote,» que por lo 
común anda «en cuatro pies;» el «Gallo,» un 
antiguo cocinero chino, que ha olvidado su 
propio idioma y el castellano que aquí apren- 
diera; Fernando Jaramillo, otro penitenciario 
y José Sánchez, «el Sagrado Señor.» 











Petronilo Armas» Antonio Sámano, 
































SS 
N=2 


MUNDANA. 


E 
Era una noche lóbrega y sombría; 
frío y húmedo el cierzo, 
no sé qué historia triste murmuraba, 
chocando en el cristal del aposento. 


Una mujer estoica, una esposa 
velaba junto al lecho 
sobre cuyas almohadas reposaba 
la pálida cabeza de un enfermo. 
La fiebre le abrasaba y oprimía 
sus párpados el sueño, 
pero en las largas horas del delirio, 
se agitaba, convulso, el pensamiento. 


De cuando en cuando, flébiles suspiros 


0 


ao 























Era una historia como tantas obras: 
era el romance eterno 
del insensato amor de lodo y sangre, 
¡viejo en la historia y en la vida nuevo! 


Era la negra página, el sarcástico 
epílogo de un duelo; 
la hiel de una mujer, que mata el alma; 
la espada de un rival, que mata el cuerpo. 


TI 


Y en esa noche lóbrega y sombría, 
también murmura el inconstante céfiro 
un madrigal risueño en los cristales 
de un carruaje que pasa con estrépito. 


En su interior se oprimen, olvidando 
que turban Ja agonía del enfermo, 
la boca que juró ser siempre suya, 


na que están más en boga en Europa y en los 
Estados Unidos y que han llegado á venderse á 
precios fabulosos, por decirlo así. 

En México hay algunos ejemplares notables, 
contándose entre ellos los dos cuyas fotografías 
reproducimos. Pertenecen al Sr. Ministro In- 
glés, Reginald Tower y son: uno «dachshund,» 
nel to, finísimo y un «bull-dog» inglés, legítimo. 





“Tammany,? Dachshund negro. 


se escapaban del pecho, 
y sus trémulos labios se inclinaban 
para acallarlos en sus dulces besos. 


Sólo turbaban de la estancia tébrica 


el lúgubre silencio, 


las cuentas de un rosario, deslizándose 


con monótono ruido, entre sus dedos. 


Y allá, en el corazón despedazado, 
el latido cruento 


que desborda en las húmedas pupilas, 


implorando la vida del enfermo. 


la mano, sin piedad que abrióle,el pecho! 


Soo 


Los perros de lujo. 


En nuestro número del día 28 publicamos un 
artículo que contiene datos muy curiosos acer- 


RICARDO DEL CAMPO. 


ca de los distintos ejemplares de la raza cani- 





““Tycho Brahe,”? Bulldog inglés. 





LA SIMPATIA 





POR MARCEL PREVOST 


Volvamos, querida Paquita, á nuestra 
última conversación en el punto en quela 
dejamos hace 15 días. Trataba yo para 
vos, el capítulo de las relaciones. Des- 
pués de haber analizado las relaciones ne- 
cesarías, nuestra psicología imperturba- 
ble trató de las relaciones de elección; 
una vez por todas estaba arreglado el ba- 
lance de la amistad verdadera, quedando 
por estudiar las relaciones de simpatía, 
con ó sin “flirt,”” las relaciones de vani- 
dad y las de ociosidad, cuando mi papel 
se encontró corto; pero he aquí hojas nue- 
yas para nuevas meditaciones, 

¡Simpatía! Esesta una palabra de la 
cual abusáis ¡oh mujeres! Es una palabra 
que no toma mucha significación al desli- 
zarse tan á menudo en vuestros labios; 
tiene una estructura científica, es, en Su- 
ma, el mejor comentario de la palabra 
““amistad,”? puesto que expresa el acuer- 
do de sensibilidades, la alegría y la pe- 
na en COmÚún.... -... Pero la sombra de 
una idea tan alta, se dibuja apenas so- 
bre un cerebro femenino, cuando la gra- 
ciosa propietaria del cerebro dice: “El se- 
for A. ó la señora B. son simpáticos.” Se 
ha usado este adjetivo con tal intempe- 
rancia, que ni el señor A. ni la señora B. 
se alegrarían á su vez de encontrarse dis- 
frazados. Saben si tienen algún buen sen= 


tido, algún uso de las modas, que eso 
quiere decir sin más: “El señor A, yla 
señora B. son gentes como todo el mundo, 
que no tienen malas maneras, que no son 
de una tontería agresiva y con quienes se 
puede estar un rato de tiempo en tiempo 
cuando no se quiere estar solo.” 

Así la mayor parte de las relaciones pre- 
tendidamente simpáticas, no son en rea- 
lidad más que relaciones de ociosidad, 
pretexto para perder el tiempo. Seamos 
justos: las mujeres emplean también la 
palabra “simpático”? para expresar una 
ligera preferencia, un poco de atractivo. 
Entonces en lugar de decir: “El señor A. 
es simpático,” dicen: ““El señor A. me es 
simpático,” y ese pequeño pronombre per- 
sonal significa un matiz apreciable. 

Las gentes ““simpáticas” así, sin pro- 
nombre personal, pertenecen indiferente- 
mente á los dos sexos. Son ciertos solte- 
rones, que completan la mesa las noches 
de comida, que juegan una partida de 
“bridge” y que envian escrupulosamente 
flores, bombones y un bibelot, el primer 
día del año. Ya son damas solas, provis- 
tas de un hermoso talento para el arpa ó 
para el piano y que se les utiliza econó- 
micamente en las noches de reunión. Son 
también familias muy agradables pero 
desprovistas de toda especialidad y que no 


se piensa en ellos más que cuando se les 
encuentra ó cuando se trata de aumentar 
el número de una reunión; de una manera 
general se les considera como inferiores; 
pero pueden en ocasiones ser útiles. Los 
días en que se les emplea se les trata co- 
mo iguales y se les deja confirmar su re- 
putación de “simpáticos.” 

Los simpáticos con pronombre, son por 
el contrario iguales, comprobados, perma- 
nentes. Si no lo son por el rango social, 
seles acuerda promoción de igualdad el 
día en que se dice de ellos: “Me son sim- 
páticos.”” Cuando una mujer dice tal cosa 
de una familia, esto significa que en la so- 
ciedad de esa familia, le parecen las horas 
mejores, más alegres, la vida más diver- 
tida; ó bien que ella misma se encuentra 
allí, considerada más alta, mejor compren- 
dida y verdaderamente se ven entonces 
señales ligeras pero reales de acuerdo, de 
simpatía; dos familias quese frecuentan 
así, tienen la intuición de que ninguna 
de las dos es deudor ó acreedor, se resti- 
tuyen el placer tomado. No pidamos de- 
masiadv ála pobre humanidad, reconoz- 
camos aquí una forma excelente de la so- 
ciabilidad, de la amistad mundana, tanto 
más cuanto que con los años, que amorti- 
zan entre las mujeres las rivalidades de 
coquetería y entre los hombres la concu- 
rrencia de fortuna óde situación, estas 
simpatías, ligeras al principio, cobran á 
menudo fuerza, se profundizan, se con- 
vierten en algo muy próximo á la divina 
amistad. 

Sucede también que es un aislado ó una 
aislada, ó bien uno de los dos miembros 
de una pareja, el que recibe el privilegio 
de simpatía con pronombre. 

Si este privilegio toca á una mujer, he 


aquí hecha una de esas graciosas ligas do- 
blemente femenina, rara vez sólidas, pero 
que fundadas sobre la atracción recíproca 
y sobre la igualdad de gustos, permiten á 
cada una de las dos amigas pasar agrada- 
blemente la sobremesa. 

Yo no he visto nunca que tales lazos re- 
sistaná la acción disolvente del tiempo, 
cuando las dos amigas son jóvenes, her= 
mosas, elegantes y festejadas. Porel con- 
trario, entre dos mujeres que ambicionan 
éxitos diferentes, la atracción primitiva 
puede insensiblemente transformarse en 
una especie de amistad. Ejemplo ilustre: 
Mme. de Stael y Mme, Recamier. Sabéis, 
querida Paquita, que la primera no tenía 
en absoluto ventajas físicas y que la se- 
gunda, según dicen sus enemigos, no tenía 
más que genio. 

Un día, La Harpe, instalándose en un 
canapé entre estas dos mujeres célebres 
exclamó con bastante tontería: 

““Heme aquí entre el talento y la belle- 
za,” á lo cual, Mme. de Stael dió esta de- 
liciosa respuesta: 

“Jamás se me había dicho que fuera yo 
bella.” 

Por último, se presenta el caso en que el 
privilegiado de una simpatia femenina per- 
tenezca al sexo llamado fuerte. Ya os di- 
je, en mi carta anterior, mi querida sobri- 
na, lo que pienso de la amistad entre un 
hombre y una mujer: espero haberos con- 
vencido de que es, según el axioma que 
hemos puesto, más peligrosa que el /lirt, 
sin quepor eso éstese halle desprovisto:de 
peligros. Hay que estudiar el /lírt, porque 
entre un hombre y una mujer, nueve veces 
sobre diez, la simpatía con pronombre es 


Jirt. 














=> 

















































































































a " 
paa) 




















IDIOMAS. 


Graziella: Tanto para el inglés co- 
mo para Cualesquiera otro idioma que 
se desee hablar con facilidad y soltura, el 
único medio seguro es la práctica; del 
tiempo que dedique Ud. al : prendizaje 
del inglés, deje una tercera parte para 
lectura y traducción, y las otras dos para 
hablarlo con una persona que lo domine 
y mucho mejorsi lo posee como idioma 
natal. 

—Las fricciones á que Ud. se refiere no 
creo que den resultado; le aconsejo que 
prefiera un masaje metódico, hecho por 
persona competente. 








CESTO PARA PAPELES. 


Emilia: El grabado respectivo repre- 
senta un cesto para papeles que llena las 
condiclones que Ud. deseaba encontrar en 
un objeto para obsequiarlo á un Caba- 
llero. 

Este cesto va cubierto de etamina bor- 
dada en sedas, labor que fácilmente pue- 
de Ud. hacer; es un objeto que ála vez 
que adorna un despacho presta grande 
utilidad. 


BARROS. 


Marianela: Antes de apelar ála electri- 
cidad para curar los barros. pruebe Ud la 
receta que doy á “Coqueta” en el número 
de 'El Mundo Ilustrado” del domingo 21 
de julio. 

—En cualquiera librería encontrará Ud. 
tratados de masaje. 

—Use Ud. la crema virginal. 


OBSEQUIO PARA SEÑORA.—CABELLO, 


La giiera: En la ilustración respectiva 
encontrará Ud. un bonito modelo de sachet 
para guardar guantes, y que constituye 
un obsequio muy propio y útil para una 
señora. Se hace en raso color de rosa, so- 
bre el cual se borda un ramo de rosas en- 
carnad seforra el sachet con tafeta co- 
lor marfil y se cierra con lazos de listón. 

—Lavándose la cabeza dos veces por se- 
mana con cocimiento de nogal se detiene 
la caída de! cabello, se tonifica éste y se 
activa su salida y su crecimiento. 






































































BORDADO EN RELIEVE 





Aurora del Mar: No hay ya tanto entu- 
siasmo para los trajes con bordados en re- 
lieve comose vió el año pasado, pero no 
por eso ha caído este adorno en desuso; 
puede Ud. emplearlo en su traje de baile, 
dará muy bonito efecto. Si los motivos de 
flores le parecen á Ud. vulgares. le doy 
uno de mariposas, muy original, y que lu- 
cirá mucho sobre la gasa rosada desu tra- 
je; el cuerpo d-1 insecto se borda en un 
matiz obscuro, el centro de las alas en 
blanco, el borde en azul marino y todo el 
contorno se perfila con puntada ojal que 
se trabaja con hilillo de plata, 











MANGAS JAPONESAS. 


Inepta: Ninguna dificultad presenta el 
arreglo de las mangas japonesas, su dis- 
posición es bien sencilla, como lo demues- 
tra la ilustración que acompaña estas lí- 





neas. Una de las figuras representa el 
corpiño en confección éindica claramen- 
te cómo se dispone la hombrera para que 
parezca continuación del corpiño; el otro 
representa el cuerpo del vestido ya ter- 
minado completamente. 



























































COJIN, 


Crisantema; Es mejor que elija Ud. un 
cojín de color que pueda servir para sofá. 


DIRECCION.—LIBROS. 


Noy Juan: Las direcciones que Ud. en- 
vía pertenecen á distintas casas. 

Los libros que desea Ud. necesita pe- 
dirlos directamente. 


PARARAYOS. 


Lucrecia: La única manera de preser- 
var un edificio de los rayos es el conocido 
aparato inventado por Franklin, el para- 
rayos; en algunas casas seinstalan ya- 
rios. 

PARA LAS SEÑALES DE VIRUELA. 


Emma: Creo queen tres meses y usan- 
do diariamente la preparación que indi- 
qué á Ud., desaparecerán casi totalmente 
las señales de viruela. 


CUIDADOS DEL GALLINERO. 


Siempre hacendosa; Llevada por su ins- 
tinto la clueca remueve sus huevos regu- 
larmente cada día, á fin de distribuirles 
un calor igual, por esoimporta mucho no 
confiarle mayor número de huevos de los 
que pueda cubrir. 

Las gállinas ariscas, inquietas y las que 
tienen espolones,Ino sirven para empollar 
y se dejan solo para poner. 

La disposición á empollar se muestra 
en las gallinas por cierto calor en los mús- 
culos pectorales. 


SALSA TARTARA. 


Anita: Para preparar esta salsa se pa- 
san por tamiz 3 yemas de huevos duros y 
se mezclan luego otras 2 yemas crudas, 
añadiendo una cucharadita de mostaza, 
sal y pimienta, todo en volvo. Se espesa la 
salsa, batiéndola sin cesar é incorporán- 
dole poco á poco, aceite y vinagre, lo mis- 
mo que si fuera mayonesa; cuando ya es- 
tá espesa, se termina su preparación 
agregándole en cantidad suficiente pepi- 
nos picados 


ENTREDOS DE MALLA. 


Una antigua subscriptora: Doy á Ud. el 
entredós de malla que desea; para que 
tenga el ancho que meindica Ud., basta 
hacerlo con mallero más grueso Ó poner 
la labor de las orillas más lejos del labra- 
do central 


ALFILETERO. 
Una admiradora: Tiene Ud.ála vista 


un gracioso alfiletero que sirve además, 
de caja para guardar horquillas, carretes 


El Y a 
ARES O MES, 
AERSSREUNRERO 
STSYG E 





GS 




















































6 cualquiera otra cosa. Se hace en raso de 
un color vivo cubierto de tul trapeado y 
encuadrado en listón quese anuda en bo- 
nitos lazos en las cuatro esquinas del co- 
jincillo; los volantes pueden ser también 
de tul trapeado ó de encaje; en el interior 
de la cajita da muy buen efecto un es- 


pejo. 
HUEVOS. 


Paquita: La clara del huevo comida 
cruda y fría, fatiga el estómago; batida es 
más digestiva, cocida con leche se digiere 
fácilmente, y cocida sola es pesada; la ye- 
ma alimenta y es fácil de digerir. Los hue- 
vos de pescado y los de ciertas aves que 
después de cocidos quedan viscosos son 
nocivos. 

Las llamadas pollas que se preparan con 
uno ó dos huevos batidos en cognac ó vino 
jerez, con polvo de azúcar y de canela» 
constituyen un buen alimento vara las 
personas anémicas y cuyo apetito no ad- 
mite alimentos sólidos; para los niños se 
preparan las pollas con un solo huevo muy 
bien batido en vino jerez mezclado con 
agua. 

MARÍA LuIsa, 





Sachet para guardar guantes. 


Entredós de Malla. 












EL MUNDO ILUSTRADO 





PAGINAS DE LA MODA 


ULTIMOS MODELOS DE PARIS. 


El acontecimiento más notable de la temporada en 
el mundo de la moda, fué, sin duda, la inaugura: 
ción del “Hotel de Modas” en París, y siendo esta 
ciudad una de las fuentes más apreciadas en cues- 
tión de trajes y sombreros, de adornos y cortes, el 
hecho á que nos referimos ha sido comentado por 
todas las naciones que copian las toilettes parisien- 
ses. Fué una jornada exquisita de elegancia y de 
arte, un verdadero desfile de los más deliciosos fi- 
gurines. La descripción de algunos trajes de los que 
allí figuraron, dará una idea de las bellezas que pu- 
dieron admirarse en esta ocasión. 

Desde luego un traje de muselina de seda color de 
humo transparente, sobre fondi blanco; la falda es- 
taba adornada por dos grupos de pliegues bastante 
largos, separados por bordados sobre tul del mismo 
color, hechos en grueso cordoncillo de seda figuran- 
do guías de flores de lis; en el bajo de la falda una 
orla de terciopelo chz/fon de igual tono. 

Habéis leído terciopelo, y sin duda exclamásteis: 
¡en julio! He aquí la razón: esa orla de tejido más 
pesado y sin embargo suave, se impone á nuestras 
preferencias, porque el lherty es demasiado frágil y 
se arruga; la tafeta, muy estival y encantadora es un 
poco seca para ciertas personas; queda el paño que 
se ensucia con gran facilidad en los tonos claros y 
que en los tonos obscuros es triste, y el terciopelo 
tan ligero y tan suave que se adapta perfectamente 
con el velo de seda transparente de nuestros trajes 
y con la paja ó la crín de nuestros sombreros. 

Así, pues, un borde de terciopelo chijfon en el ba- 
jo de ese traje y aun una tira de terciopelo haciendo 
revés al corpiño kimono, cuyas mangas, de un her- 
moso movimiento, se abren en lo alto sobre una 
sub-manga de encaje igual al de la blusa qué se ve 
entre el cruzamiento de los bordes adornados de di- 
bujos japoneses; un bordado de seda sobre tul y al- 
gunos pliegues de muselina de seda completan esta 
prenda que, á decir verdad, no tiene de corpiño más 
que el nombre, pero cuya hermosa línea prolongada 
hacia adelante y remontada hacia atrás es en extre- 
mo graciosa. 

Otro traje de los más bonitos que pudieron admi- 
rarse en el “Hotel de Modas,” estaba hecho en velo 
Ninón pequinado, blanco y kaki, de estilo medio Im- 
perio, plisado en la parte superior, de manera que 
no se veían más que las rayas kaki en el talle y en 
las caderas; las rayas iban álo largo, naturalmente, 
pero en los lados, dos panneaux planos, estrechos en 
lo alto y ligeramente alargados hacia abajo, se dis- 











ponen con las rayas á través y en el bajo de la fal- 
da, una banda con las rayas horizontales, dando 
una gran originalidad al conjunto. El corpiño ablu- 
sado por delante, muy corto en la espalda, encerra- 
do en la hebilla que marca el levantamiento del ta- 
lle, estaba confeccionado en muselina de seda kaki, 
mientras que las mangas pelerinas eran” de velo pe- 
quinado, el canesú y las submangas de encaje. 

No menos hermosc fué un traje de grueso tul 
griego, atravesado por entredoses de malla y bor- 
deado por una banda de tafeta; el corpiño ablusado, 
con entredoses de malla y sujeto por un cinturón 
corselete de tafeta. 

Manto bizantino en grueso tussor blanco, adorna- 
do de un bordado de grueso cordoncillo, perfilado 
con hilo de oro mate. 

e 

Un poco antes de la fiesta sensacional del “Hotel 
de Modas” se había registrado ya otra dedicada á la 
belleza femenina: “La exposición de retratos feme- 
ninos” en Bagatelle. En el decorado exquisito del 
“palazzino'? surgió en algunos días como bajo el 
golpe de una varita mágica, un cuadro de ayer, 
grandes damas antiguas, en todo su esplendor al- 
gunas con sus aureolas de dolor como la emperatriz 
Eugenia por Winterhalter. 

Y admirando todas esas figuras de ayer, se com- 
paraban sin querer con las de hoy. Aquellos adornos, 




















llevados entonces con tanto ardor, hoy nos parecen 
verdaderamente feos, casi grotescos. Treinta años 
nos separan de aquellos poufs monstruosos, de aque- 
llos corpiños recortados. ¿Nuestras modas actuales 
parecerán así tan feas dentro de algún tiempo? 

Suprimiendo las exageraciones de algunas muje- 
res, podemos esperar que no, porque nuestros mode- 
los de hoy, son bajo el punto de vista de la estética, 
muy Superiores á los que les han precedido hace 80 
años, y, además, nuestras telas son mucho más be- 
llas gracias á los progresos de la industria. 

En ningún tiempo será feo, por ejemplo, el tul 
griego, cuyo éxito va cada vez en aumento, y que 
se ve en trajes de día y de noche, variando sólo en 
la disposición; es el rey de la estación por encanta- 
dor y elegante, es suave, ligero y flexible, y á pesar 
de ello, soporta muy bien el peso de las incrustacio- 
nes y de los gruesos motivos aplicados. 


* 
0% 


Estas dos fiestas parisienses han sido verdaderas 
exposiciones de preciosos modelos; en cada una de 
ellas se pudieron admirar novedades llenas de origi- 
nalidad y gracia que la fama se ha encargado de 
llevar por todas partes entre las líneas de las cróni- 
cas mundanas. 


MARIA LUISA, 
















PUDO PErEcAaDO 


FIGURINES DEL DIA 





[ Se confecciona este traje de paseo en seda liberty color perla; el bajo 


una banda plegada de seda que se anuda á un lado. Completa este traje 
dela falda se adorna con tul trapeado, tiras ahuevadas y nudos de listón 


una especie de levita de finísimo guipure, cerrada al frente, con faldones 


estilo Luis XV. El corpiño es también de seda liberty, casi liso, plegado 
apenas en torno del cuello; la manga es de tul recubierta de un ancho 
volante de tul, el puño se ajusta bajo el codo y desaparece cubierto por 






largos cortados en pico y que se sujeta á la cintura con una banda de 
listón anudado al lado izquierdo en un gracioso lazo cuyos extremos 
caen sobre la falda. 


For. “FeLrx,” DE Paris, PARA “EL Munpo ILusrrano,”—Monpas DrecoLL. 


EA Mi) 


FIGURINES DEL DIA 


Este elegante traje de recepción es uno de los que han llamado más 
la atención últimamente en París, á causa de su original belleza. Sobre 
un fondo de tafeta amarilla perfectamente ajustado, según el corte prin- 
cesa, se dispone una amplia túnica de malla de seda plegada en torno de 
una tira ahuevada de muselina de seda que forma el contorno del escote. 
La túnica de malla se ajusta á la cintura con un cinturón tableado de 





seda; el bajo se labra con un gracioso dibujo trabajado con seda. Sobre 
esta túnica y saliendo por debajo del borde del escote cae un peplum de 
gasa con grandes bordados en relieve, alternando con otros de hilo de 
oro y lentejuela; este pep/um cerrado por la espalda queda abierto en el 
delantero. La manga essencilla, formada por un solo bullón de malla sin 
labrar ajustado en un puño angosto sobre el codo. 


For. “FeLix,”? De Paris, para “En Munno ILusrraDo, —Mopas Bechorr Davip. 


SSSSSSWEKKKÉ$ 







































































































































































LA CREMA ROSADA 


ADELINA | 
PATTI 


Usada por todas las grandes artis- 
tas y las damas aristócratas, es la 
mejor preparación entre todas las 
de su clase 


Para Conservar el Cutis 


CURA LAS EXCORIACIONES, 
ERUPCIONES, SARPULLIDO 


Y GRANOS 
eS 


SUAVIZA, 
PERFUMA, HERMOSEA 
Y REPRESCA LA PIEL 


eS 
DISIMULA LAS ARRUGAS 
Y LE COMUNICA EL BRILLO 
ATERCIOPELADO 
DE LA JUVENTUD 


E 











| 


DE VENTA EN TODAS LAS 


DROGUERIAS Y PERFUMERIAS. 
: +9 
Depósito General: ___b> 
Jose Uihlein, Suos. 


Almacén de Drogas, Coliseo Nuevo, $. 


| 
| 
| 
| 
| 
| 
| 
| 
| 


EL MUNDO ILUSTRADO 


El jiu=ji 


tsú hace cinco mil años. 





Si los juegos de los niños son los mis: 
mos en todos los paises, los deportes, 
que son los juegos de los grandes, no son 
menos universales. Prueba de ello, el tan 


| 


Una posición del jiú=jitsú. 


traído y llevado “jiu-jitsú,” el método de 
lucha de los japoneses, puesto en moda 
con ocasión de la campaña ruso-japonesa, 
y sobre el cual se han escrito ya tratados 
en casi todas las lenguas. 

Cuando se empezó á hablar del “jiu- 
jitsú,” nadie dudó de que fuera de origen 
japonés. Esta es todavía la opinión gene- 
ral. Sin embargo, hace poco más de un 
año se descubrió que en una obra holan- 
desa publicada en 1674 se describía un ar- 
te de luchar, con los mismos golpes, mo- 
vimientos y combinaciones. A menos que 
el autor del libro hubiese estado en el Ja- 
pón, cabía sospechar si el ““jiu-jitsú” se- 
ría de origen holandés. 

Pero hay algo más. Egipto, en la 
parte meridional de la región denominada 
Egipto Medio, y sobre la orilla oriental del 
Nilo, existe una aldea llamada Beni-Has- 
san, junto á la cual se conservan varios 
hipogeos ó tumbas subterraneas de la épo- 
ca faraónica, cuyas paredes aparecen cu- 
biertas de grupos de figuras, admirable- 
mente pintados, representando las más 
animadas escenas de la antigua vida egip- 
cia. Una serie de estos grupos retrata á 
dos luchadores, en posiciones enteramen- 
te semejantes á las del “jiu-jitsú.” Como 
en la lucha japonesa, en las pinturas de 
Beni-Hassan, el fin perseguido por cada 








LUBIN 





México. 


Ñ 








JABON 
+ AGUA 
+ LUBIN 


Blanquea y suaviza 
el cútis, 


luchador parece ser paralizar ó romper al 
contrario algún músculo importante, im- 
posibilitándole así para seguir luchando. 
En un grupo se trata de romperun brazo 
al adversario; en otro, caído éste en el sue- 
lo, se le disloca el cuello ó una pierna. 

Y lo más singular es que la manera de 
derribar al contrario, la forma en que am- 
bos luchadores se cogen, todo, en fin, es 
idéntico á lo que hoy hacen los japone- 
ses. 

Estas pinturas de Beni-Hassan no se 
han descubierto ahora, ni mucho menos; 
antes al contrario, son conocidas y visi- 
tadas por los turistas hace muchos años. 
Pero la mayor parte de los autores que se 
han ocupado de ellas suponen que se tra- 
ta, no de una lucha, sino de ejercicios 
acrobáticos, opinión 'hacida de que las 
posiciones no se asemejan en nada á las 
tan conocidas de los luchadores griegos y 
romanos. Otros han afirmado que las ta- 
les figuras egipcias representaban una 
verdadera lucha, y hoy que conocemos el 
“jiu-jitsú,” hemos de reconocer que estos 
son los que están en lo cierto. 

Las tumbas de Beni-Hassan datan de 
unos tres mil años antes de nuestra Era. 
El “jiu-jitsú” debe ser, por lo tanto, uno 
de los deportes más antiguos que seco- 
nocen, y hay que hacer justicia á los ja- 
poneses, reconociendo en ellos el mérito 





La misma posición en los monu- 
mentos egipcios. 










PARIS 








EL MUNDO ILUSTRADO 


EL INHALADOR DE MUNYON. 


Un completo y científico tratamiento que cura los Res= 
friados, la Tos, el Catarro en la Cabeza, la Nariz y la 
Garganta y todas las enfermedades de los pulmones, y 
evita la Tisis. Penetra en todas las Partes affecta 


Llega a la raiz de la enfermedad. Produce un alivio 








instantaneo. Penetra en lugares internos adonde no 
pueden llegar las Drogas tomadas por el Estómago. 
Todas las propiedades medic: y recupe as del pino y del 
lípto, combinadas y h: s con otros med 














se y 
cion. HF 
tan pene 
lan 


1 y hacen inmnejor 
or medicado aspi 






De venta en todas las boticas y droguerias. 


MUNYON'S H. H. REMEDY C0., 53rd and Jefferson Sts., Philadelphia, Pa., EE. UU. A. 


Dr. Munyon, 1505. Arch. St, Philadelphia, Pa. U. S. A. 


J. Labadie Sucrs. y Cía., Calle de la Profesa No. 5. México, D. F. 





20000 OI A IL LLL CA E 


Polvos de Tocador: 


DE MENNE Talco 


Boratado 


Alivio positivo para los Sarpullidos, Deso- 
A Maduras, Quemadas de Sol y todas las afec- 
ciones del cutis. Hace desaparecer el olor del sudor, 
Es una delicia después del Baño. 
Es un lujo después de Afeitarse. 


Es el único polvo para los NIÑOS y para el 
TOCADOR que es inocente y sano. 

Pídase el de MENNEN (el original) de precio 
un poco, más subido quizás que los sustitutos, pero 
hay razón para ello, 


a ome por médicos eminentes y nodrizas, 
Rehuse todos los demis, ] uesto que pueden dañar al cutis. — Se vende en todas partes. 


GERHARD MENNEN COMPANY, Newark, N. J., E. U. 
000000000 CLARA CER CE AE 











= 
= 
= 
= 





Sombreros Ingleses : ee 
; en las prin- 
Fabricados por | 
TRESS « CO. palos 
LONDON. 


| Sombrero» 





Representante: S, H, A. de Lima. 


Oficina de Muestras: San Juan de Letrán, 54 | 
MEXICO, D.F. : 


rías y casas 


Núm. 1560. 


similares. 





Páte Dentifrice . 





GLYCÉRINE 


Hermosura de los Dientes. 
Basta usarla una vez para adoptarla. 


Corsé R. €. W. H. $. 


Francia, Bélgica, Inglaterra, Estados Unidos. 
(Duración y Elegancia) 


Forma recta===Forma cintura. 
Especialidades: “Marquise,” “Reina,” “Dama.” 
Imprime elegancia y distinción á la figura. 


Representante: S. H. A- de LIMA. 


Oficina de muestras: San Juan de Letrán 
54. México, D. F. 












Pídase en 


las principa- 
les Corsete- 
rías y casas 


de Modas. 

















Vino jortificante, NINO tónico, IES de sabor 
| excelente, mas eficaz para las personas debilitadas que los 
ferruginosos y las quinas. CGonservado por el método de 
M. Pasteur. Prescribese en las molestias del estómago, la j 
clorosis, la anemia y las convalecencias; este vino se reco- 
mienda ¿las personas de edad, á las mujeres, jóvenes y á los niños, 
; AVSO MUY IMPORTANTE, El único VINO auténtico de f 
¡S RAPHAEL, el solo que tiene el cho de llamarse asi, el solo Y 
que es legitimo yde que se nac» mención en el formulario del | 
WProfesor BOUCHABDAT es /' de MM CLEMENT yC*, de Valence f 
l|Oróme, Francia). — Cada Botelle lleva la marca de la Unión de Ki 
(os Fabricantes y en el pescuezo un medallón anunciando el fi 
AL BIEAS ”,= LOS demas son ELQu eS y os E 








$ 


















SUS PERTURBACIONES 


El peligro de las perturbaciones 
orgánicas en las mujeres, comienza 
cuando aparece la inflamación. La 
Meritis simple, la leucorrea persisten- 
te, son como una puerta abierta para 
la infección y la transformación de 
los tejidos normales en tejidos enfer- 
mos. Es el cáncer, cuyo origen micró- 
hico está dem: Jo;es la fibrona, que 
como lo indiva su ncmbre, trasforma 
un tejido suave en un tejido duro 
como un pedazo de madera. Que una 
ú otra de estas terribles afecciones 
ataquen á la mujer, el resultado es 
la transformación de un organismo 
sano en un enfermo, de un tejido sano 
en un tejido putrefacto 6 de muerte 
| stos son los hechos en su realidad. 
Estos hechos deben y pueden preve- 
nirse, lo que es posible gracias á un 
producto que he preconizado en mi 
clientela siempre que un suceso uni- 
forme y algunas veces inesperado en 
los casos graves, —me refiero al Fer- 
mento de uva del Profesor Jacquemin. 
Esta preparación, rigurosamente cien- 
tífica, ha tenido ei honor de «er men- 
cionada públicamente en la Academia 
de Medicina; el informe tan brillante 
presentado sobre este producto ha lla- 
mado la atención de todo el cuerpo 
médico, que desde entonces le ha re- 





Luchadores japoneses peleando 
en el suelo. | 









de haberlo conservado hasta nuestros 
días, mientras en el resto del mundo se 
ha perdido su recuerdo hace un número | 
incalculable de años. 

Esto prueba una vez“más que no hay 
nada nuevo bajo el sol, y que muchas de | 
las cacareadas novedades de que nuestro | 
siglo hace alarde fueron ya conocidas ha- 
ce algunos siglos y quelo que hoy se hace 
es desenterrar, para presentarlas como 
nuevas, cosas que cuentan algunos años 
de existencia. | 








yy 





Luchadores egipcios peleando 
en el suelo. 


pos CS | 
. El Testamento 





Del Mimo. Sr. Arzobispo Fechan cetado en numerosas afecciones, de 
origen micróbico, y e ha daic fuer- 

a, za de fórmula. Esta preparación ga- 

LOS BIENES FUERON VALUADOS EN $ 125,000 rantiza la integridad de los órganos 
A y log ¡preserva de futuros males. De 


otro modo sobreviene la muerte del 
organismo, muerte lenta, cruel, acom- 
pañada de dolores atroces, de hemo- 
gias abundantes y algunas veces 
fulminantes. 

Pero he aquí el diagnóstico. El mal 
ex is irreparable? No, si la en- 
ferma tiene perseverancia, si sabe em- 
plear el remedio que la alivia. En 
efecto, el Fermento de Uva del Pro- 


La mayor parte de lo testado con- 
sistía en dos pólizas de $25,000 
cada una tomadas en “La Mu- 
tua,” Compañía de Seguros so- 
bre la vida, de Nueva York. 
Hacs» pocos días que se practicó 

pertura del testamento del Ilus- 

mo Sr. Arzobispo D. Pa 

A. Feehan, en la ciudad de Chicago, 

Tiinois. La fortuna del distinguido 















prelado ascendió á cerca de . sor Jacquemin. penetrando en lo 
$125,000 oro americano; y según íntimo de los tejidos, hace su obra 
inventario que ge ha publicado, 1 lentamente, pero segura, deteniendo 
bienes que dejó fueron como sigue: | ?l trabajo de destrucción y rechazan- 


Dos pólizas le “Laa Mu- 
tua,” Cormpañía de 
¡Seguros sobre la Vi- 


do los microbios destructores. 
El trabajo del cirujano es sólo un 
paliativo, porque por hábil que sea el 


















da, de Nueva York, operador, no puede siempre ir 4 los 

(or $25.000 oro cada miás secretos rincones 4 buscar un 

una, Ó sean. -$ 50,000 oro | germen perdido, metido allí como una 
Dividendos acumulados | mala yerba. 

sobre una de las pó- eS El Fermento de Uva penetrando en 

limas... . . . -$ 9329 oro las células, no puedo ser detenido por 
Otra póliza de seguro.$ 14,000 oro nada, poroue trabaja metódicamente 

| OS Sn efectivo y 7.001 é impregnando de su jugo bienhechor 

e iSSinES TOS E El A 2ñ0l las partes enfermas y amenazadas, 
_ íntre las disposiciones del se enra sin sacudidas in molestias, á 
ñor Arzobispo, en su: testamento las personas que le tienen confianza 
se hicieron éstas: y que le piden la fuerza y la vida. 

'A su hermana, señorita Kate 
Feehan, que estuvo siempre con él Doctor Lartic. 


hasta su muerte, $04,000 oro en bo- 
NOS, 


$25,000 oro en una de las 
de res á la 
Ana A. Feehan, o del 
Dr. Eliuardo L  Feshan. 

no del señor Arzobispo, 
de otra de las pólizas, 






her 





ma- 
$5,000 oro 
y $5,000 oro 


cÉ8 enfermos deben desconfiar de 
los productos farmacéuticos que se 
presentan con el nombre de Fermen- 



























en efectivo, á la Academia de San tos de Uwa, en los que falta la leva- 
Patricio, d hivago, de la que es dura de uva Ó se encuentra muy dé- 
preceptora «su hermana, Madre bil, siendo, por consecuencia, inútil 
| María Catalina, $10,000 oro de la su eficacia. Recordamos anue la fabri- 
última póliza la escuela “Santa al verdadero Fermento de 
María,” de enseñanza práctica pa- Uva, que sea activo, necesita 
ra varones, de Feehanville, Mlinois, una lación considerable de apa- 











que era la institución ¡por la que rato y perfeccionados que 
más se interesaba el señor Arzo- I solo. p tuto de Indagacio- 
bispo, se entregaron 1 $14,000 | ntíficas adustriales de Mal- 
restantes de la última póliza. | le, (fundado por G. Jacquemin). 








GERSTENDORFER BROS 


Las Célebres Preparaciones para Dorar, Esmaltar y Barnizas 


El y inespert to puede encia 
Sos, da 


rar muebles, br as Esmalte de 019 “0UR FAVORITE 1) 


marcos de cuad 
Lavable) 
Areco y dura Justamente 


ros: Buudotaverso Esmalte “STAR” | 


ello se afecten el color ó brillo. 


PINTURAS DE LUSTRE PARA CARTATEN 68 : so $ 
p""SAPOLIN” Í 


BARNICES. 
TE D: LUSIRE. FARA MADERAS - 
A EjOraR materlalez PATA jucir bonitos colores, efeste 
loros Justrer. Lástos para ussrae y de f4oil aplicas 


mos estado vendiendo sn el lo por más di 





















































es justamente más 
ls dirán que Sa 
































































UN GUTIS AJADO 


indica una piel sin vida, circulación po- 
bre y un sistema en malas condiciones. Un 
estado de apatía se manifiesta ú veces so- 
lamente en el rostro; pero el color an ari- 
llento de las mejillas ó de la frente, es el 
indicador de la naturaleza, para'decirnos 
que toda la superficie dela piel está en 
mal orden. 


EL JABON DE EXTRACTO DE POND 


sorprenderá á Ud. agradablemente. Dése 
dos veces á la sera: un baño moderada- 
mente tibio en una pieza templada. Jabó- 
nese en abundancia, enjuáguese y luego 
frótese en seco, rápidamente. 

El mismo tratamiebto tónico quese apli- 
ca al rostro, se necesita en todala super- 
ficie de la piel. Use Ud. el Jabón de Pond 
para el baño, y el brillo de la salud que 
aparece en su rostro, será el indicio de la 
buena salud general, Su blancura lechosa es 
indicio de su pureza. 


















En las Droguer 


ARMOUR « COMPANY 


Unicos concesionarios dela Compañía de 
Extracto de Pond. 

Samborn Hnos., Droguista: Agentes 
Generales —S. Francisco 6.—México, D. E 





AS. 








Aunque se dice hoy que la mujer está en 
todas partes menos en su casa, podemos 
asegurar que los que tal afirman mienten. 
Aunque la mujer de la actualidad no esté 
como la de antaño encerrada en su casa 
como en un claustro, no por eso deja de 















































No deben descuidarse 
LAS ENFERMEDADES DE LA PIEL. 







s, Sarpullido, 
as, Panadizos, 
ades de la piel, 
a la 


Los Granos, Tumores, 
Quemaduras, Golpes. 1 
Úlceras y demás enfer 
las cura cón toda efica 

**Pomada Balsámica Maravillos 








porque es la reina de las pomadas 
que siempre cura, siempre alivia y 
ara es eficaz. 

Se vende en to! 
sá 25 centavos ( 


LA REINA. 


DE LAS CERVEZAS EMBOTELLADAS 
ES LA 


PRIMA CENTRAL 


ELABORADA POR LA 


Cervecería Central 


S. A. 





s Boticas y Drogue- 





TELEFONO 1,198. APARTADO 973, 












ANTEFÉLICA 6 CANDÉS 
pura ó con agua, disipa 
PECAS, LENTEJAS 
TEZ ASOLEADA 
ARRUGAS PRECOCES 
SARPULLIDOS 





LINIMENTO GENEAD 


MARCA Solo no RO 


DE YABRICA 


caida del polo, cura 
pida y di 
las Cojeras, Espara- 
te.,0te, 
Rovalsivo y resolus 
tivo 1nmejorablo. 


Paris. 165. Rue S'-Honoré y todas Farmaciaz 








EL, APIOL.:::s 
D”JORET, HOMOLLE 


Cura las Dolores, Retardos 
SUpresiones de lo: de los Menstruos 
Fis SEGUIN,165,R.St-Honoré,Paris,y todas Tarnts, 








































































































































































































































































































































































































































































































amarla y trata siempre de embellecerla 
con esas mil coquetarías que la hacen ex- 
quisitamente agradable. 

“Las cosas tienen alma” se ha dicho y 
no hay que dudarlo; el cuadro que nos ro- 
dea habla mejor que una confesión porque 
traduce lo que somos, lo que nos gusta y 
nos preocupa sin disimular nada. 

Dice el grado de inteligencia, de bondad, 
de finura, de sensíbilidad de la que lo ha 
dispuesto, mejor que el más sutil análisis. 
Una sola ojeada en la pieza donde una 
persona es recibida es suficiente para for- 
marse idea dela manera de ser del ama 
de casa, antes de haberla visto. 

Tratar de no caer en la vulgaridad co- 
rriente, debe ser el principal objeto de una 
ama de casa cuidadosa de su'coquetería, y 
con un poco de esmero y de gusto, cada 
cosa gana en importancia y el conjunto en 
armonía. Los viejos cobres utilizados an- 
tes como utensilios, pondrán aquí y allá 
entre las telas y la madera de los muebles 
antiguos, su brillo claro y alegre; hasta 
los viejos calefactores de lecho, de tapas 
+gujereadas, que usaron nuestros abuelos 

nos sirven para este decorado. Con los 
morillos que recuerdan en nuestros [come- 


EL MUNDO ILUSTRADO 






LA MUJER EN SU CASA 


dores y en nuestras antesalas, las monu- 
mentales chimeneas de antes, las vasijas 
de metal de cualquier forma se han he- 
cho de actualidad. Algunas mujeres han 
transformado los antiguos calefactores 
para los pies, en raros floreros, introdu- 
















































































































































































ciendo en los agujerillos los tallos de gra- 
ciosas flores: violetas, margaritas, ané- 
monas de Niza y es muy bello el efecto 
de esas flores surgiendo de unfondo de oro 
claro. 

El moderno estilo derivado del género 
Maple, aunque este sea el más sobrio y de 
líneas más correctas, se presta muy bien 
á la gentil originalidad de las casitas de 
mufñiecas, pero es preciso no abusar. 

Es delicioso, sobre todo en los cuartos 
de las jóvenes y de los niños completar 
el adorno con frisos decorativos sobre los 
muros. 

Estos frisos se hacen con bandas de pa- 
pel pegadas bajo las molduras del plafond. 
Son anchas y representan por lo general 
escenas de la vida, pasajes campestres 
reproducidos con fantasia, patios y corra- 
les con gallinas, patos y palomas. Otras 
veces son bebés frescos y rosados que pa- 
recen escapados de algún album de Kate 
Greenaway, rondas Infantiles, adorables 
para los cuartos delos pequeños. 

En los departamentos más serios, el pa- 
pel se reemplaza por terciopelo de lino ó 
por telas de seda. 

La primera condición de una recámara 




















y de un gabinete-tocador, es la de sar 
muy claros, este último puede tener creto- 
nas antiguas con los tonos brillantes de 
las telas de Jouy. Se han hecho á precios 
cómodos imitaciones perfectas. Cada fras- 
co del tocador debe reposar sobre un fon- 








ns 


NW 

































































do de encaje, que parece puesto solamen- 
te para preservar el mármol, pero en rea- 
lidad está allísolo por coquetería, y he 
aquí un medio de utilizar los pañuelitos 
de encaje que ya no se usen. 

Un canapé calocado en un rincón permi- 
te tenderse en él una vez hecha la toilette 
y perderse en esos sueños que son á me- 
nudo lo mejor de nuestra existencia; este 
canapé puede lucir además coquetos coji- 
nes de batista y encaje que se fijan por 
medio de lazos de listón. En algunos luga- 
res á propósito de la pared ó sobre la me- 
sa de peinarse se ponen acericos bordados 
6 incrustados de valenciennes sobre fondo 
de tafeta; en las ventanas, cortinas de mu- 
selina sujetas con nudos de seda. 

Los focos eléctricos se disponen y se 
adornan de mil maneras artísticas y bellas 
que aumentan la gracia y el cachet espe- 
cial de una recámara ó de un gabinete-to- 


cador. 





EL MUNDO ILUSTRADO 


EL PESO DE NIÑO DE PECHO 
no aumenta en muchos casos como 


[LOS QUE PADECEN 





Recomenda- 
da como la 
mejor por 3000 dentistas 
limpía la dentadura, sa- 
La y vigoriza las encías 
purifica el aliento y des- 
truyendo las bacterias 
dañosas, llega verdade- 
ramente á ser un 


PREVENTIVO DE LOS DIENTES 


De venta en todas las Droguerías y Boticas á 
30.50 tubo. No acepta ningún substituto y_tén- 
gase cuidado de no obtener el legítimo. Es la 
mejor de lo mejor- 

Hecho solamente por la 


Dentacura Co. 


Newark, N. J., U.S. A. | 








Pruebe nuestra FAVORITE 
SKID CREAM para quitar 
los clavos negros y toda im- 
pureza del cutis, 


Hermosura en Cada caja. 50 y 
75 (is. Cada uno, 


Sanborn Bermanos 


DROGUISTAS. 


13 S. Francisco 6. 
MEXICO, D.F. 
Enviamos por express. 


debiera hacerlo á pesar de hallarse 
la criatura bien de salud, de tomar | 
bien la leche que se le administra | 
y de digerirla al parecer de un mo- | 
do normal. La causa de esta ano- ENCONTRARÁN QUE EL 
malía radica en muchos casos en 

que el niño no puede asimilarse por 

completo la gran cantidad de leche 


de vaca que se le da, de tal suerte | 6 


que sólo una parte de la misma es | 
absorbida en el conducto intestinal | UN REMEDIO SEGURO Y EFICAZ 

para contribuir á la formación y |  Esun agente curativo, inofensivo y po- 
desarrollo del cuerpo; el resto obra | deroso, prescrito y usado con mucho éxito 
á manera de lastreinútil. Añadien- | por la profesión médica en los últimos 
do Harina Kufeke á la leche de va- 
ca, ésta se digiere más fácilmente; 
además, el valor nutritivo del ali- 
mento gana con los principios al- 


DISPEPSIA 


Y OTRAS 


ENFERMEDADES del ESTOMAGO 


| quince años. 
| Se vende en las Principales Farmacias 
| Legítimo solamente cuando la etíqueta lleva 


buminoides y minerales y con todo afan 
esto el peso del cuerpo aumenta de | 
un modo normal y el niño medra y | we! 
prospera como corresponde á su 
edad. | 

— - — Químico 








salud y prolonga la vida. | 








| Graduado de P'Ecole Centrale_des Arts 
et Manufactures de Parts, Francia. 
PRINCE STREET, NEW YORK, U. S. A. 
Gratis: Folleto en español, “Como 
| deben Evitarse y Curarse las Enfermeda- 
des.” Pídase hoy. 





Qon cada comida conserva la | 


PIDANLA A LA | 


CERVECERÍA CENTRAL, | A 
S. A. | A la Tos, el Catarro 
Teléfono 1,198 Apartado 973 | 


S 
só | 


México, D. F. [ 


DELANGRENIER 


de, E $ 


S: Ly) S 
iDts-Pares, o 














PARFUMERIE 


Conservación de los ramos de flores. 





Se rocía el ramo con un poco de agua 
fresca y se coloca en una jarra que con- 
tenga agua de jabón, la cual nutre los ta- 
llos y conserva las flores tan lozanas. co- 
mo si se acabase de cortar la planta. Cada 
mañana debe sacarse elramo del agua de 
jabón y tenerlo vuelto durante unos dos 
mínutos, rociándolo después con agua 
fresca y poniéndolo de nuevo en el agua 
de jabón, que se renovará de tres en tres 


días. 
po 


El cliente.—Tengo mucha sed y tomaría 
alguna cosa con mucha agua. 

El dependiente (distraído.)—Un vaso de 
leche entonces. 


OQUELUCH 


(Toses nerviosas) 
Curación rápida y segura 


CON EL 


JARABE MONTEGNIET 


A FOURIS, 9, Faubourg Polssonnlére, PARIS 
MEDALLA DEORO, Paris 1897 
Da Venta en las princioales Farmacias. 











$1,100.00 
POR ELEGANTES Victorias, Guarni- 


ciones propias para éstas, muy baratas, 
en la casa de 


Carlos H. Shafer € Cia. Sucr, 


Esq. de San Juan de Letrán y Rebeldes. 








a 


ED. PINAUD 


PARIS 





Polvos de 
Tocador “Loria” 


Un compuesto 

de la flor de arroz 

la más pura, 

fabricado especi- 

almente para los 

paises 

Suaviza y embellece el cútis. 


Los perfumes principales de 
ED. PINAUD 
Parfum GENET D'OR 
Esencia THEODORA 
Bouquet MARIE=LOUISE 


y el último favorito de la Sociedad 


Parisien, 
Esencia LA CORRIDA 


cálidos. 


Elixir Dentrifice 


Debe Usarse diariamente 
con el cepillo para lavar la 
boca. Esantiséptico y sano 
y mantiene la dentadura, la 
boca y la garganta en buena 
condición. 

Usase junto con la 
PATE DENTELAIRE 
que es la mejor pasta para 
blanquear la dentadura y 
para endurecer las encias. 





Agua de tocador 


Violette de Parme 


Preparada con Violetas 


de Parma. 


pecialmente para usar con 
el atomizador y para el baño. 
Dá al agua una fragrancia, 


agradable y duradera. 


Es adaptada es= 


Jabón 


«“Violette Reine” 


Un Jabón su- 


perior. No con- 
tiene ninguna 

LEA Ae a De questa! | 
substancia injuriosa al cútis.  Suaviza 1092 Ml 


y blanquea la complexión y tiene un ! 


olor delicado. l | 














Para informes, correspondencia, pedidos, catálogos, etc. 





Tónico para el Cabello 


Eau de Quinine 
de Ed. Pinaud 


El mejor tónico conocido. 
Mantiene el cuero cabelludo 
Dá 
al cabello brillantez y her- 


limpio y cura la caspa. 


mosura. Usado por la gente 


de tono en todas partes. 





dirigirse á las Oficinas Generales para los Estados 


Mexico y Cuba, ED. PINAUD BUILDING, N. Y. 





Unidos, Canada, 






















































































































































AL PUERTO DE VERACRUZ 


ssquina Capuchinas y Segunda de la Monterilla.-Apartado, 61. México, D. F. 


Signoret, Honnorat v Comp. 















FIN DE ESTACION 


aaa + a + 





Venta excepcional para el Lunes 5 de Agosto de 1902. 











Departamento de Confecciones 





VESTIDOS DE PLUMETIS para Señora, antes $ 48.00, hoy 29.00. 
PALETOS, BOLEROS, COLLETS gasa, tafieta, «le $25.00 á 95.00, hoy á 
$12.75 17.75 19.75 22.00 25.00 29.00 35.00 3900 45.00 49.00. 
BOAS, ESTOLAS, antes $13.75 á 27.00, hoy á 5.75 8.75 13.75. 
FALDAS PIQUE, hoy á $4.50 7.75 875 9.75 10.75 11.75. 
BLUSAS NIPIS, hoy á $0 95. 
BLUSAS AMERICANAS, cambray antes $4.50. 6.75 7.75, hoy 2.25 2.95 3.75. 
BLUSAS DE SEDA, á $4.50 8.50 10.50 15.50. 
REFAJOS ALGODON, antes $12.50. 8.75, hoy 6.75 4.50. 
REFAJOS DE SEDA, antes $40.00 30.00 27.00, hoy 22.00 18.75 14.50. 
KIMONOS SATIN, $10.75. 
I Lote ramos flores finas, á elegir, cada una $0.50. 
[Lote plumas fantansía, á elegir, cada una $0.50. 
PLUMAS amazonas, negras blancas y de culor $2.75 y 2.25. 
CINTURONES, varios estilos á elegir $1.50. 
BABEROS finos, hoy $0.75. 
Formas paja para Sombreros, antes $3.75 350. 2.75, hoy 2.50 1.50 0.75. 


Las mercancías de realización sólo se venden al contado 
y no se prestan á vista. 











A 
Ps 





























A 
A 


Val 
E 


11 de Agosto de 1907. 

































































































































































| 
5 




































































CLAUDIO ) PELLANDINI 


México, 2a. de San Francisco Múm. 10. Guadalajara: López Qotilla 43 y 45. 


GRAN DEPARTAMENTO DE PAPEL TAPÍZ 


Surtido sin competencia | Precios módicos. 


Fabrico toda clase de Vidrieras Artisticas, Grabadas, Biseladas, 
Emplomadas y en todos estilos 


En mi departamento de Talla, fabrico oda clase de Marcos, 
Jardineras, Biombos, Repisas, Mesas y Columnas. 








Vitrinas de todas formas con esqueleto de madera y acero. 


Toda 6lase d6 aparatos niquelados para aparador6s. 
TRAGALUCES - MARQUESINAS - PASAMANOS 
ao ADD 

EST ATU AS, Magnífico surtido en Estu- 
COLUMIN AS, coa ingenieros, 
BUSTOS, yA 


Telas, 





ACUARELAS, Tintas indelebles, Suso 
GRABADOS, ASQUA Colores, 
OPESS ; TR ) Reglas, Lápices, Pantógrafos, 


A A Pistolas, Godetes y Pinceles. 
Preciosas Jardineras en todos h po A ad 
estilos y colores 


EL MEJOR ADORNO. 


j y Toda clase de artefac- 
tos para pintores 
A id O y doradores. 
Interesante colección en AA RÁ 
Facsímiles de acuarela. Oro frencés volador, 


clase extra. 


R0JO, VERDE, AMARILLO 
, Diquelo » Plateo - Doro. 
o / RIPOLIN 


E ó 
ce módicos. El mejor esmalte francés. | 





Gran fábrica de niquelar. 


Completo surtido en mode- 
los de yeso y cartón 
para dibujar. 








ABANDO DOS NIN NN DON GENIO DEN END IN DA 


Ol Falacio de Hierro 


A las Señoras 


| 
: Invitamos á Usted á visitar nuestros almacenes y á examinar nuestro 
gran surtido de Lencería para Señoras y Niños. 
? Tanto en clases como en precios, encontrará Usted en esta casa lo que 
? la agrade y convenga. 

La siguiente lista es todo lo corta que exige éste pequeño espacio; 
pero sirve, sin embargo, para dar idea de nuestros precios. 


Camisas de día para señora en tela de algodón, desde $0.95 125 2.50 3.00 hasta...... $ 5.00 S 

Camisas de día, batista, fina, con adornos encaje torchón, valenciano y bordadas á ma- e 
no desde OUR IO A A 15 00 

Calzones haciendo juego con la camisa, de tira bordada, desde $1.25 y 2.00 hasta........ 5.00 

Calzones, haciendo juego, de batista fina, desde $4.50 hasta... ooo. 24.00 

Combinaciones de batista, adornos encaje y bordados á mano, desde $5.00 hasta......... 13.00 

Cubrecorsés de algodón, adornos finos, desde $1.95 hasta... oo, 3.00 





Bonito y elegante surtido en Fallas, Gorros y Ropones para 
bautizo, en seda, linón y encaje. 








Las personas de los Bstados que se imteres 
sen por estos artículos pueden hacer pedis 
do de ellos 0 solicitar los informes que acers 
ca de los mismos deseen. e 

ASIS INAANNIGNODO NE YONININ SSW LYNN INCAS Nro, 


Pañales en lino algodón, franela ó bombasí pieza desde 0.75 
Cubre pañales bombasí, $6.50, en franela..........ooooooocononccnno conocio nonncnnnccoconnnnnoós 8.00 


















































































































































































































































zz 
EE 





ES UN REMEDIO POSITIVO PARA TODAS AQUELLAS DOLOROSAS 
Dolencias de la Mujer. 


Cura enteramente las peores formas de Afecciones de la Mujer, to- 
dos los Desarreglos del Ovario, nfamación y Ulceración, Caída y Desvío 
de la Matriz y consecuente Debilidad Espinal, siendo peculiarmente 
apropiado para la Edad Crítica. Cura el 


Mal de Espalda. 


Ha curado más casos de Leucorrea que cualquier otro remedio del 
mundo conocido. En tales casos es casi infalible. Disuelve y expele Tu- 
mores del Utero en los primeros períodos de su desenvolvimiento, y 
ataja toda tendencia 4 los tumores cancerosos. Aquella 


Sensación de Opresión 
que causa dolor, pesadez y dolor de espalda se alivia instantáneamente 
y se cura permanentemente con su administración. Bajo todas circun- 
stancias obra en armonía con las leyes que gobiernan el sistema de la 
mujer, y es tan inofensivo como el agua. Cura la 


Irregularidad, 


"a Menstruación Suprimida ó Dolorosa, Debilidad del Estómago, Ind1- 
gestión, Hinchazón, Flujo, Postración Nerviosa, Dolor de Cabeza, 
Debilidad General también A E 


Mareos y Desvanecimientos, 


asitua Extremada, la Sensación de Indiferencia y Preferencia por 
la Soledad, Excitabilidad, Condición Nerviosa, 5 »mnolencia, Flatulencia, 
Melancolía, ó Mal Humor, y Dolor de Cabeza. Estas son indicaciones 
seguras de Debilidad de la Mujer ó algún Trastorno del Utero. 


Para las Afecciones del Riñón 


1 Dolor de Espalda (de uno y otro sexo), el Compuesto no tiene igual. 

4 Compuesto Vegetal de Lydia E. Pinkham ha curado más mujeres 
que cualquiera otra medicina del mundo. Las ventas anuales del mismo, 
2n los Estados Unidos solamente, son mayores que las de cualquier otra 
medicina para afecciones de la mu) amente. Ha realizado el 
=ayor número de curas positivas de males de la mujer. Este hecho está 
omprobádo por cientos de miles de cartas de mujeres que La curado 
w que ha hecho para las mujeres de los Estados Unidos, lo hará para 
4s mujeres de todas las partes del mundo, Se puede fiar de Él come 
*e fiazía, de un amigo.” Le 2omsejamos á Ud vue lo vbruebe. 











EL MUNDO ILUSTRADO 


Al público de los teatros le gustan los 
estrenos y cuando presencia la primera 
representación de una pieza aplaude ó sil- 
ba sin pensar en las impresiones que ex- 
perimenta el autor. Basta para darse cuen- 
ta de esto, revisar alguna de las pasadas 
temporadas del teatro en Europa, leyendo 





Jean Richepin. 


lo siguiente que reproducimos de una im- 
portante revista francesa. 
e 

Una vez terminada la pieza se lee á los 
que vaná representarla, se reparten los 
papeles, comienzan los ensayos y. en fin, 
se da la primera representación. Durante 
estas etapas ¿cuáles son las impresiones 
del autor? 

Esta pregunta se ha hecho á varios de 
ellos; desde luego á M. Richepin, quien 
dió á la escena francesa un arreglo de esa 
obra maestra universalmente admirada, 
“Don Quijote.” Este poeta alto, robusto, 
dé cabellos grises, de ojos dulces, tiene 
una gran sangre fría, 

Afé mía, dice, cuando leo mi pieza á los 
actores, no vivo fuera de mi lectura y SOy 
tan poco nervioso que no noto cuando se 
me duermen las piernas, púrque como las 
tengo cruzadas desde el principio de la 
lectura la sangre no circula, Por eso acos- 
tumbro escribir cada cierto número de pá- 
ginas, al margen: “Mis piernas,” para no 
olvidarlas. Un día, en una lectura, Mou- 
net Sully estaba detrás de mi, y de pronto 
se inclinó diciendo asombrado: “¿Qué di- 
ce allí, tú has escrito “mis piernas?” yo 
me reí y sencillamente cambié de postura; 
desde el principio tenía yo las piernas 
cruzadas y ya comenzaban 4 hormiguear- 
me. La noche de la primera representación 
me quedo entre bastidores; sin embargo, 
cuando se estrenó “Miarka” en la Opera 
Cómica, estuve en la sala entre el públi- 
co y durante los entreactos me paseaba 
E los pasillos como si la pieza fuera de 
otro.”* 

He aquí un autor filósofo; pero no es el 
único; buscando, hemos encontrado otro: 
Henri Lavedan. Este nos dice que sus 
piezas, una vez escritas, no le intere- 
san ya. 

“La gran alegría, agrega, es cuando na- 
cela idea. Así para “El Duelo,” paseán- 
dome, pensé en un hombre médico, des- 


Rostand en su parque de Cambo. 


pués en otro hombre (un sacerdote, ) luego 
en una mujer entre los dos. El sacerdote 
director de la mujer, el otro, médico de 
ella; esta fué la primera idea del “Duelo.” 
Yo estaba muy contento; pasaron dos me- 
ses. Segunda idea: el sacerdote y el mé- 
dico hermanos, ya se podía trabajar, ya 
había material. 

“Me gusta estar en la sala, ver al pú- 
blico lo más cerca posible.” 

Tanta sangre fría es rara; la mayor par- 





De venta en todas las Farmacias. 
Carlos Félix y Comp., Sucs., Agentes Generales. 


viosos. E d 
Uno de los escritores que han tenido en 





te de los autores se muestran á medida 
que se acerca el estreno, inquietos y ner- 


Los que escriben para el Teatro. 


EL ESTRENO.--IMPRESIONES DE AUTORES CELEBRES. 





estos tiempos mayor éxito, M. Rostana, 
pasa en Cambo la mayor parte del año; 
por consiguiente, tuvimos que ir allá á 
buscarle. Era uno de los últimos días de 
octubre, los dos hijos del poeta, Mauricio, 
un muchacho de 14 años, y Juan, de to, 
ambos de precoz inteligencia, se retiraron 
y nos dejaron solos con Rostand. Un cria- 
do anunció que el carruaje estaba listo 
para conducirnos á la casa nueva que en 
la cima de una colina Rostand acababa 
de hacer construir. Partimos; las ruedas 
del carruaje se deslizaban silenciosas so- 
bre el suelo mojado; Rostand evocaba sus 
recuerdos. 

“Oh, decía, la lectura de una pieza es 
para mí cosa importante; como siempre 
hay muchos personajes en mis piezas, las 
leo ante un público muy numeroso, 20 Ó 
3o personas, represento más bien que leo 
y veo el efecto que producen y siempre el 
éxito obtenido al leer ha correspondido 
exactamente al éxito obtenido en la prime- 
ra representación.” 

El carruaje se detuvo, habíamos llega- 
do; atravesamos el jardín; la casa estaba 
todavía llena de obreros, el poeta se que- 
jaba sonriendo de su lentitud. 

“Ved, nos decía, este es el vestíbulo, 
aquí quedará la biblioteca, acá el come- 
dor....¡Ah! Admiráislas pinturas de Jean 
Weber, son cuentos de hadas que él rela- 
tasobrelos muros: “Pulgarcito,” “*El gato 
con botas” ....es deliciosa su fantasía. 


Allá será mi gabinete de trabajo, como 
veis, comunica con la biblioteca.” 





Maurice Donnay. 


Después de enseñarnos todas las belle- 
zas de su futura morada, continuó en el 
jardín ia conversación interrumpida. 

<“¡Ah, sí, dijo, cómo lo recuerdo! una vez 
leída mi pieza, á ensayarla, con las últi- 
mas repeticiones y sus incidentes comen- 
zaban las verdaderas angustias. En la 
penúltima repetición de “Cyraro,” Co- 
quelín había invitado un regular público, 
cerca de 200 personas; era una prueba de- 
cisiva. En el momento de levantar el te- 
lón, Mile. Legault, que creó el papel de 
Roxana, mandó avisar que estaba indis- 
puesta. Tenia que leer otra persona su 
papel; todo el efecto estaba destruido, creí 
que iba á volverme loco. ¿Sabéis quién 
salvó la situación? Mme. Rostand, que 
sabía todo el papel de Roxana; sólo pidió 
un cuarto de hora para repasarlo, se vis- 
tió y entró en escena, desempeñando el 
papel magistralmente. 

—Y la noche de la representación ¿qué 
hacíais? 

—Os acordáis que el primer acto pasa 
en el hotel de Bourgogne, durante una re- 
presentación: imagináos que estaba yO 
disfrazado de caballero Luis XIIl y mez- 
clado entre los comparsas que hacían de 
espectadores. Veo aún la cara estupefacta 
de una mujer que reconoció al autor bajo 
aquel traje; por fin me dí cuenta de que 
no estaba en un traje conveniente cuando 
mis amigos vinieran á felicitarme y mien- 
tras los aplausos resonaban, dejé la esce- 
na y fuí al cuarto de Coquelin para arre- 
glarme, repitiendo maquinalmente como un 
niño: ¡Es un triunfo, es un triunfo!” 


* 
** 

Mucho más numerosos de lo que se cree 
son los autores que no asisten á la prime- 
ra representación de sus obras: M. Gau- 
dillot, autor de “Hacia el Amor,” es de 
ese número; Mellhac partió para Saint Ger- 
main; Henry Bataille, autor de “La mar- 
cha nupcial,” se enfermó de inquietud. 

El humorista escritor de “El inglés tal 
como se habla” tenía tal temor al público, 
que una vez entregada su pieza al direc. 











Henry Lavedan. 


tor, no tenía más que un deseo: que nose 
representara. 

Maurice Honnay preferiría también no 
asistir al estreno de sus plezas. “La emo- 
que me causa la primera. representa- 
ción, dice, es más grande hoy que antes, 
permanezco entre bastidores, desconozco 
mi pieza, la voz de los actores toma una 
rara sonoridad; las palabras no tienen el 
efecto que yo esperaba. ¡Ah! cuántas im- 
presiones penosas! 

Jules Lemaitre dice que él experimenta 
sensaciones terribles y enloquecedoras. 

Cuando se lee una pieza á los actores, 
dice el autor de ““Bertrade,”” se nota que 
no ponen atención más que al papel que 
se les ha dado; no oyen las escenas en 
que no figuran, cada uno encuentra mejor 
el papel del vecino. Llega después, cuan- 
do la pieza es ensayada, un período corto, 











Alfred Capus, rotua de "Le Veine” 








EL MUNDO ILUSTRADO 


El Gran Tónico La Pe-ru-na 


== 


oogoriordo ejeje Hoslociocdo abocado ojoojoojoeeojoojrojoe «rojonjrato ojrojonjrejecjrojrojrado frofrajenje ojete jojrojrale rgrojrrjendo frojrojrndo juojoajajo fragata 


spore ofonjo aja ojoojonje ja iuofajoadeojrojrejonjo jrojrejooj jojojo jocjociondo jor > edo Joofrejroje ejredo joer ofre ofre ojo 


meses y no podía curarme. 


trucciones del libro, 


blación. 


do.-==Timante Flores, 


elo leelo aleteo strrlrrjo stestrejo rtentento ejerzo ejesfrndo stes sfeotrsto ofenda sentra 


seo! 


Catarro del Estómago, 


Carta del Sr. G. B. M. Grafton, 
Franconia, Pa. 

“Si Vd. pudiera verme, podría 
convencerse de lo que la Peruna ha 
hecho por mí.* 

““En vez de sentirme como un in- 
válido, me siento como todo un 
hombre saludable, y puedo traba- 
jar. 

“Cómo tres completas comidas 
al día y estoy engruesando. 

““Me mediciné por dos años y me- 
dio, hasta que uno de mis amigos 


me aconsejó probara la Peruna, sin | 


cuya medicina jamás estaré. 

“Le estoy tan agradecido, esti- 
mado Dr. Hartman, que no sé có- 
mo darle las gracias por su simple 


robraioc oobrojoj joto edo ctoojunjocioojoojrajecio oojrajon]o jrojrejenio oojrejorio eoojrejorjo oojrejorio ojoojrejorte ofrajonjo 






Sr. Timante Flores. 


srenfeele ofentente efestrslo tester efentrslo nlesfrrto serlo elestrrlo tester fenteriontrsfento sfrotrolostestertrcfentrrdo sfrrterterfrn treo 
Múzquiz, Coahuila, México, 

Sres. Peruna Medicine Co., Columbus, Ohio, E. U. de A. 

Muy Sres. míos: Padecí del catarro crónico por cinco 


Atortunadamente pude leer su libro “Las Enfermedades 
de la Vida” que recomienda la Peruna para el catarro, é 
inmediatamente empecé á tomarla de acuerdo con las ins= 


Antes de tomarla, estaba débil y sin fuerzas. Ahora es- 
toy fuerte y he recuperado mi salud. 

Durante mi enfermedad consulté varios especialistas, 
pero sus medicinas no me aliviaron. 

Hace pocos meses no se conocía la Peruna en esta po- 
Ahora todos los droguistas la tienen de venta. 
También me consta que muchos enfermos la están toman- 


le oo a ojos fi aa foja 


Vigoriza Todo El Sistema, 


Tomando 
La 
Pe-ru-na. 


ooo odo mondo cfedo sjesfonboao ajeno cfr agocjoaionfojocinadeofojojr ojo nfrolroded ojrofrofrcdo ojete ojo breed role joer: jojojo ojo 


5 


fase ej up us osas jj 


E? 
- 


¡ tratamiento. Le deseo todo el éxi- 
to del mundo, y jamás olvidaré el 
bien que me ha hecho.”—Geo. B. 
M. Grafton. 


| La Pe-ru-na Es El Mejor 
| Remedio. 
| 


Palabras auténticas de la Señori- 
ta Albina Chauvin. 

“La Peruna es el remedio que me 
curó después que todos los reme- 
dios fallaron. 

“Padecí por años y años del co- 
razón, dolor de cabeza y debilidad. 
Jamás creí poder encontrar un re- 
medio que me curara. 

“Me informé porel periódico «La 
Presse,» que la Peruna era exce- 
lente, 6 hice una prueba. 





“Un solo frasco me alivió, y si el 
precio de éste hubiera sido de.... 
$100.00, lo hubiera pagado con gus- 
to.” —Albina Chauvin. 

50 Rue Agnes, St. Henri, Mon- 

treal, Can. 


La Pe.ru=na Es El Remedio 
Para los Padecimientos 
De la Familia. 


Si Se Usa Una Vez, Se 
Hace Indispensable- 
mente El Remedio 


Favorito. 


Tan pronto como la Peruna es 
conocida en una población, perma- 
nece y se vende rápidamente. 

Esto se debe á que la Peruna li- 
geramente proporciona alivio en 
casos de enfermedades causadas 
por cambjos rápidos de tempera- 
bura. 

Una vez usada, se anuncia sola. 

Los droguistas saben por expe- 
riencia que la Peruna es el reme- 
dio más solicitado, el que más se 
vende en el mercado. 

La familia que empieza á usar 
Peruna, la solicita otra vez. 

Es una medicina muy convenien- 
te para la casa. 

Si alguien está delicado ó débil, 
le fortalece y le devuelve el vigor 
perdido. Si la digestión es mala, 
Peruna la corrige inmediatamente. 

Purifica la sangre, ayudando á la 
digestión. 

Fortalece los nervios, aumentan- 
do la nutrición. 

Proporciona buen dormir, apaci- 
guando los nervios. 

Muchas víctimas del catarro cró- 
nico, como el Sr. Flores, de Méxi- 
co, han consultado doctores y han 
tomado toda clase de medicinas, 
pero ninguna les proporcionó el 
alivio que proporcionó la Peruna. 

Todo el anuncio que necesita la, 
Peruna, es introducirla en una ve- 
cindad y familia. 


Padecí Del Hígado y Los Ri- 
ñones Por Cuatro Años. 


Dice el Sr. Evan Evans en su car- 
ta á la Peruna Medicine Co. 

Padecí del Hígado y los Riñones 
por espacio de cuatro años, y que- 
dé débil y enflaquecido. Muchas 
veces sufría intensos dolores en el 
lado derecho y en la espalda, y me 
sentía tan fatigoso que tenía que 
tirarme en cualquier parte. 

Gasté un dineral en medicinas, 
sin provecho alguno, y estaba muy 
desanimado, pues no mejoraba, 
cuando se me recomendó la Peru- 
na. Empecé á tomarla y me alivió. 

Me curó el catarro del hígado y 
los riñones, extrajo el veneno del 
sistema, me purificó la sangre 7 me 
puso bien y fuerte. 

:*—Evaa Evans, 
309 E. 5th St., Topeka Kans, 













































































































































































































Avisos Recomendados 





Las Damas más elegantes com- 
pran sus sombreros en 


AuPalasshonechamp 


2a. de Plateros B. Alphand 


Loeb Hermanos, la. de Plateros y 
Alcaicería. 


La Cristalería 


mejor surtida de México. Sus 
precios no tienen competencia. 





Compañía Bancaria de Obras y 
Bienes Raíces. 

Departamento de Bienes Raíces: 
2a. de las Damas 3 y 4, 
Gerente: Víctor M. Garcés. 
Compra y venta de casas, terrenos 

y haciendas. 





Compañía Bancaria de Obras y 
Bienes Raíces. 


Departamento Bancario. 


Prolongación del Cinco de Mayo núm. 31. 
Gerente: Xavier Icaza y Landa, 
Se reciben depósitos pagando intereses 
muy liberales. 


CORSES, 


Hechos ó sobre medida. La uni- 
ca casa especialista en el ramo es 
la Sedería y Corsetería Francesa 

Refugio Num. 13. 


Sombreros 


Para Señoras y Niños los más ba- 





ratos en la “Ciudad de París,” 


Primera de Plateros, 16 





Trajes para Niños y Niñas 


De 3á09años, á 
De ,, ,, », para niños.. 

E infinidad de clases más. 
“LA SAMARITANA” 


Empedradillo Núm, 3. 








rajes sobre medida 


Para caballeros. La Sastrería 
mejor montada, Miranda Herma- 


nos. Rebeldes núm. 144 








| Pebreseniante: S,H.A.de LIMA 
Oficina de Muestras: San Juan de Letran 5 %| 
México, D. F. 


C U E L L 0 S fabricados por | emo 


WELCH, MARGETSON € Co. as 


princi- 
London E 
Jamise- 


rías, 








Hunyadi János 


LA MEJOR AGUA PURGATIVA NATURAL 
“El Purgante de las Familias.” 


Aprobada por eminentes Médicos de México. 
REPUTACION UNIVERSAL. La Preferida por los Médicos. 


“El aona más rica en sales puraantes” 
(Justus von Liebig) 

“Muy precioso. Exito siempre rápido 
y favoralle.?”  (Virchorw.) 








“El prototipo de todas las aonas pur- 


cantes. ip (The Lancet.) 


“Una purga de efecto rápido, cierto 


y moderado”  (Moleschott) 


Hunyadi János se vende en las farmacias y droguerías. 





COLORES PÁLIDOS 


2 
uN 
O 
ne 
[2] 
E) 
lO 


CURACIÓN RADICAL 2 () DIAS 
ra BLIXIR+S VICENTE. PAULO 


VINILSVININ 


GUINET, Farmacéutico, 1, Rue Saulnier, PARIS, 


CONVALUECENCIAS YM 


o 
MEXICO: B. L. GRISI; CARLOS FELIX y C'*; MENDEZ y MENDEZ, 





3. LABADIE Sucs. y G'*; A.R VARGAS, Sucs. NOTICIA FRANCO A QUIEN LÁ PIDA. 











pero espantoso: los 5 ó 6 días que antece- 
den al estreno; lo peor de todo es la de- 
manda de localidades, gentes que habéis 
visto una sola vez hace 10ó 15años, otras 
que no habéis visto nunca, redactores de 
periódicos desconocidos, representantes 
innumerables de periódicos extranjeros. 
Una ocasión un señor que me dijo que h: 
bía comido conmigo hacía 15 años y me pi- 
dió dos butacas con tono casi impera- 
tivo.” 

Se sabe de la inquietud nerviosa y la me- 
lancolía angustiosa que son los caracteres 
del talento de Paul Hervieu. Compara al 
autor dramático en el estreno, con el acu- 
sado que espera ante el tribunal su sen- 
tencia y no sabe si será de muerte ó de 
libertad. 

Para terminar, nos dirigimos á M. Ca- 
pus, cuyo optimismo es célebre, y nos 
sorprendimos de la manera como habla de 
su carrera y de las emociones que ésta 
trae consigo. Nos decía: 

“Una primera representación es un tu- 
multo ante un accidente. A medida que 
hago obras, una estupefacción más gran- 
de experimento al ver que no se compren- 
den mis piezas como yo las comprendo. 
En el estreno de la “Veine” me quedé 
confundido al oír los aplausos y al ver 
que el lado dramático, profundo y doloro- 
so, el solo verdadero quedó ignorado; 
siempre se obtiene el éxito que no se es- 
pera.” 

¡Cuántas actitudes distintas asumen los 
autores ante la misma prueba! Pero refle- 
xionando bien, se llega á comprender que 
bajo formas tan diversas es el mismo sen= 
timiento el que se manifiesta, sólo la ex- 
presión cambia según el temperamento; 
unos son más dueños de sí mismos y se 
dominan, otros no; pero en unos y otros 
existe la emoción. La filosofía de Riche- 
pin, el buen humor de Lavedan, la nervio- 
sidad de Rostand y de Hervieu, la inquie- 
tud de Lemaitre y de Donnay traducen 
igualmente esa especie de espanto que an- 
tecede á la realización de un sueño, á la 
prueba decisiva en quesereconoce al yer- 
dadero artista. 


LA REINA 


DE LAS CERVEZAS EMBOTELLADAS 
ESLA 


PRIMA CENTRAL 


=P EXÁ 





ELABORADA POR LA 


Cervecería Central 


S. A. 


TELEFONO 1,198. APARTADO 973, 
A 
MEXIGO, D. F. 


DEL DR. HUMPHREYS 


PARA CURAR Á LOS 


los, Vacas, 





sSO9AY Á 
“SOP19/) “SOLQUILO) 


CURA 
TIEBRES, Congestiones, Inflama- 









¡IONES DE LOS TE) 
Y MUSCULOS, espur- 








F.F. COLICOS, dolores de vientre diar- 
rea, disentería. 

MORRAGIAS O FLUJOS 
GRE, y evita el aborto. 
¿DADES DE _ LA 
de los RINONES. 
MEDADES DE LA 
sarna roña. 

El MEDADES ORIGIN- 
2. ADAS por indigestiones. 
UNGUENTO_ VETERINA PARA CASCOS 

PARA USO EXTERNO. 

De venta en las principales boticas y guarni- 
cionerías del mundo. 

El Manual del Dr. Humphreys (296 páginas), 
sobre las enfermedades de los animales, y modo 
de curarlas, se da gratis, pidese á su boticario, 


HUMPHREYS' MEDICINE CO». 
Cor. William € John Sts,, NEW YORK, 



















































ELIXIR 


estomacal 


(l6 


SAIZ 
(6 
Garlos 


[STOMAL1X] 


AEZS 


Cura 


DISPEPSIA, 
GASTRALGÍA, 
DIARREA, 
DISENTERÍAS, 
CATARRO 
INTESTINAL, 
ÚLCERA, 
DILATACIO 
DEL 
ESTÓMAGO. 


han 
ONIS 


DE VENTA, 

































Ñ 

























DROGUERIAS 









€AY FARMACIAS > 





EL MUNDO ILUSTRADO 


FUNDADA (847 
EMPLASTOS 


sonsos Allicock 


Remedio universal para el dolor de caderas (tan frecuente entre las mujeres) 
z Proporcionan alivio 3 
instantáneo. 

Donde quiera que se 
sienta dolor aplíquese 
un emplasto. Para 

Reumatismo, 
Restriados, Tos, 
Dolor de Pecho, 

Debilidad de 

Caderas, 
Lumbago, 
Ciática, etc., etc. 


Insista en obtener e) 
Contusiones, En- 


de Alicock ento, y Pies Doloridos, 


c. el emplasto deberá cortarse 
el tamaño y forma requeridas 
1 idolo según se demuestra 


TENCA PRESENTE- Que los Emplastos de Allcock, se han vendido 4 millones 
durante mas de 58anos. Como todas lascosas buenas ban sido imitados; pero solamente 
en apariencia. Los de Allcock se garantiza que no continen Belladona, Opio, ni veneno 
de niguna especie. 

DE VENTA EN LAS BOTICAS DEL MUNDO ENTERO. 





Para Reuma- 

tismo ó Dolor 
de Espalda, Codos, 
y otias pártes, Ó 
para Torceduras, 
losRiñionesó para la Debili 
las Caderas, el emplasto deberá 
aplicarse como se vé arriba 

Donde haya dolor póngase 

un emplasto de Allcock. 











Fundada 1752. 


Píldoras de Brandreth 
El Gran Purificador de la sangre y Tónico. 
Ph 


Para el Estreñimiento, Biliosidad, Dolor de Cabeza, 
PRINCI "VIOLET. 





29. B* des Italiens. PARIS 


Vahidos, Indigestion, etc.—Puramente Vegetales. 
VIOLET 

















Vino fortificante, digestivo, tónico, reconstituyente, de sabor 
excelente, mas eficaz para las personas debilitadas que los 
ferruginosos y 1l.s quinas. Gonservado por el método de $ 
M. Pasteur. Prescribese en las molestias del estómago, la 
clorosis, la anemia y las convalecencias; este vino se reco- 
mienda alas personas de edad, á las mujeres, jóvenes y á los niños, 


3 AV.SO MUY IMPORTANTE. — El único V/NO auténtico de 
S. RAPHAEL, el solo que tiene el "recho de llamarse asi, el solo 
que es legitimo yde que se hace mención en el formulario del 

W Profesor BOUCHARDAT es “' de M* CLEMENT y C*, de Valence 

| (Dróme, Francia). — Cada Botelle lleva la marca de la Unión de 

tos Fabricantes y en el pescuezo un medallón anunciando el 

AU CLETEAS ”,= Los demas son groseras y peligrosas falsificaciones. 


A 


POLVOS DE TOCADOR 


DE MENNE DE TALCO 


BORATADO 

Hermosean el Cutis. 
Deliciosos después del Baño. Un lujo después de Afeitarse. 
Alivio positivo para los Sarpullidos, Quemaduras de Sol, Piés 


Doloridos y todas las afecciones del cutis. Recomendado por 
Exminentes Facultativos y Nodrizas por ser el 


Más Perfectamente Higiénico de Todos los Polvos 
para Niños y Adultos. Pídase el de MENNEN (el legítimo), 
diferente y muy superior á todos los demás. El gran mérito de los 
POLVOS DE TOCADOR DE MENNEN de Talco Boratado 
y su buen éxito, ha producido innumerables falsificaciones, que son 
peligrosas. Los legítimos tienen el retrato de MENNEN en la 
tapa de cada cajita. Se vende en todas partes. 


GERHARD MENNEN CHEMICAL CO., Newark, N. J., E. U,A. 























AA CHEN 


Le 


—GERSTENDORFER BROS. 


Las Célebres Preparaciones para Dorar, Esmaltar y Barnizar. 


El más inexperto puede usarlas. 


Para dorar muebles, bric-a-brac, ornamen- 66 ” 
Esmalte de 019 OUR FAVORITE 


tos, marcos de cuadros, crucifijos, ete. 
Parece y dura justamente 


Parece y dura como oro puro. Usese 
Se seca pronto quedando muy duro, 66 35 
ol lana. Do blanco y bonitos colores. Puede lavarse 
O e o acosa sario, Esmalte * STAR 
PINTURAS DE LUSTRE PARA CARRUAJES 
O o Ec OE '"SAPOLIN ” 
as o A MADERA: 
TINT: En 2 

TE hechos de los mejores materiales para producir bonitos colores, efectos 

de barniz y preciosos lustres. Listos para usarso y de fácil aplicación. 

Estos artículos loz hemos estado vendiendo en ese mercado por más de veinte años y hemos 
logrado saber lo que es justamente más apropiado para ese clima. Las principales casás nego- 
eifntes en Pinturas le dirán que ninguna otra mercancía dá la misma satisfacción. Hagala prueba 
y se convenserá de ello. 4, GBRSTENDORPER BROS. 0 - NUEVA YORK, B. U. de A. 

















































Los prodigios del aire comprimido 


La industria moderna ha sabido escla- 
vizar el airo hasta el punto de hacerlo 
el más dócil de sus servidores. Desde que, 
hace pocos años, empezó á mover el aire 
comprimido locomotoras y vagonetas, no 
ha transcurrido día sin que el maravillo 
so agente haya tenido una nueva aplica- 
ción. Hoy su campo de actividad es en 
verdad inmenso, cual puede advertir el 
lector. 

El aire comprimido empuja los motores 
enlos trabajos subterráneos, «allí donde 
no es posible el empleo de la tracción á 
vapor; perfora y excava en los túneles y en 
las minas. y, con su enorme fuerza, man 
tiene en suspenso las grandes masas de 
agua sobre las galerías subterráneas Ó 
comprime y desmorona terraplenes con el 
empuje de veinte titanes. Visítese una 
hullera montada á la moderna y se verá 
al aire comprimido haciendo actuar picos, 
palas, ascensores, montacargas y desgra- 
nadores, 

En los grandes talleres de montaje me- 
tálico, el martillo de aire comprimido rea 
liza inverosímiles trabajos, haciendo po- 
sible el roblonado perfecto y rápido, cosa 
que no se puede obtener á manu. Un ope- 
rario provisto de esa herramienta pareci- 
da á una pistola, oprime un gatillo 6in 
mediatamente sale del cañón del arma 
una cuchilla cilíndrica que ataca el acero 
con fuerza incontrastable, practicando un 
agujero perfectísimo, cualquiera que sea 
el grueso de la lámina metálica. Estos 
martillos neumáticos pueden practicar 
hasta 250 perforaciones por minuto. Apri- 
sionado el aire en otros instrumento: 
cepilla. corta y tornea los metales m 
duros, ó calafatea cisternas y barcos, ecu- 
nomizando una enorme cantidad de tiem- 
vo y le esfuerzo muscular. Provisto el 
hombre de esos aparatos sólo tiene que 
guiarlos inteligentemente. Es la realiza- 
ción del mito de Atlas guiado por un niño. 
Y todo ello, todo ese colosal trabajo, lo 
llevaácubo el aire silenciosamente, sin 
humo, sin calor y sin molestias para el 
ubrero. 

Hoy se le encomienda á ese agente toda 
clase de trabajos, desde los más gig ntes- 
cos á los mas úbtles; 
rrumba montañas Ó que hace encaje. Con 
su ayuda se hacen ú bordo de lus Darcus 
operaciones múlviples; desue el funcio- 
namiento de grúas y borres blindadas, 
hasta la dislocación del water vallast, cuyo 
peso enormísimo no podría ser vencido 
con otros agentes poderusos. Esta aplica- 
ción del aire comprimido á empresas gran: 
des, no impide el que la orfebrería se val - 
ga de Él pura hacer incrustaciones de 
metales preciosos, Ó qúe el dentista lo 
emplee en tan delicad» trabajo como es el 
oriticar una muela, ó que el químico lo 
utilice para manipular líquidos tan Cu- 
rrosiyos que lo disuelven tudo á su cun- 
vacio: 

En gran número de poblaciones de Eu- 
ropa y América, el «ire comprimido pons 
en accion poten: mas maquinarias des: 
tinadas á la limpieza de alcantarillas, su- 


















es el hada que ue- 








primiendo el empleo áe válvulas y otro 
mecanismos móviles y sujetos á deterioro. 
Nirve también para elevar el petróleo y 
otros aceites minerales desde centenares 
de metros, para libertar de insectos per- 
judiciales las ténues hojas de una orquí- 
dea ó para alimentar un horno con bri- 
quetas de hnlla. Como escultor, lo mismo 
hiende y modela el duro granito, que es- 
culpe las maderas más finas; como pintor 
nues menos hábil, y, aunque todavía no 
hu llegado á manejar el pincel y el tiento, 
Colabora á la obra del artista, insufiando 
colores allí donde las cerdas de la brocha 
no pueden jamás penetrar. 

En los talleres de vidriería y pulimento 
bal, se le uviliza para el esmerilado 
de grandes superficies ó para sacar brillo 



















á las piedras. Combinado con un chorrito 
finísimo de urena, atraviesa de parte á 
parte láminas de acero fundido con la 
misma facilidad que si fueran de jabón, y 
s 


dispuesto en obros aparatos, limpia case 
de buques, hace desaparecer el orín y las 
capas de sales en calderas y armazone: 
metálicas, realizando, por fin, Obra por: 
1 sde que nadie le hubiera 
















Fijo en un vagón de ferrocarril se trans- 
forma á voluntad en poderosísimo freno 
queimpide las colisiones; emplazado en 
estaciones, hace funcionar los telégrafos 
de señales y las agujas, mientras queen 
las grandes capitales se encarga de la 
condu n de la correspondencia ó de pe- 
queños objetos por medio de cañerías neu- 
máticas. Por último, encerrado en un tu- 
bo, aspira el polvo de alfombras, tapices y 
muebles, libertando de microbios y ha- 
ciendo aparecer brillantes los colores de 
tejidos y pintur: El aire comprimido 
hace todo eso, y mucho más que mencio- 
naríamos si no temiéramos cansar la aten- 
ción del lector. 


Pruebe nuestra FAVORITE 
SKIM CREAM para quitar 
los clavos negros y toda im- 
pureza del cutis, 


Hermosura en cada caja. 50 y 
25 (ts. Cada uno, 


Sanborn hermanos 


DROGUISTAS. 
13 $, Francisco 6. 
MEXICO, D. 
Enviamos por express. 


(Toses nerviosas) 
Curación rápida y segura 


con EL 


JARABE MONTEGNIET 


A FOURIS, 9 Faubourg Polssonnlére, PARIS 
MEDALLA DEORO, Paris 1897 
De Venta en las prinoivales Farmacias 























Corsé Hh. 8. W. H. S. 


Francia, Bélgica, Inglaterra, Estados Unidos. 
(Duración y Elegancia) 


Pídase en 


las principa= 


Forma recta==-=Forma cintura. 


Especialidades: “Marquise,” “Reina,” “Dama.” 
Imprime elegancia y distinción á la figura. 


les Corsete- 


rías y casas 


Representante: S. H. A- de LIMA. 





Oficina de muestras: 





an Juan de Letrán 
. México, D. E. 


de Modas. 








LA POMADA BALSAMICA MARAVILLOSA 


es la reina de las pomadas, porque siempre cura, siempre alivia y siemgre es efi- 


caz. Millares de person; 


dos, y por e: 





es que se 
para tenerla siempre á prevención. Produce efecto 





Granos, Tumores, Almurranas, Herid 
Ulceras, Quemaduras, Fístulas, Erupcioho: 


s curadas con ella vestifican s 
hecho la preferida del públic 









villosos result: 
usarla una y 
sen 

, Uñeros, 











bos segurí: 
Pústulas, E 





S 





De venta en todas las Droguerías y Boticas. 





NO OS DEJEIS ENGAÑAR! 








AS VARICES 


Las varices son curadas por el Elixir de Virginie Nyrdahl1 que cura 
igualmente los varicoceles, almorranas, accidentes del retorno de edad, 
Congestiones, y hemorragias de toda naturaleza. 

Prestad atencion á las falsificaciones fraudulentas yá menudo peligrosas! 
Exíjase sobre la envoltura de cada frasco la firma de garantia Nyrdabhl, 
Escribir : Nyrdahl. 20,Rue de La Rochefouca»”1d,Paris, para recibir 
franco el tolleto explicatiyr JÉ venta en tc las las Farmacias. 



















































































































El Centro Mercantil 


Grandes Almacenes de Novedades 


aparravozz Y, ROBERT dí 


Gran Realización 


Notable rebaja de precios sobre 
nuestros impermeables 
para Señora y 
Caballero. 


Carmelia, Impermeable de lana, antes $23, hoy $18.00 








Co. MÉXICO, D. F. 








Tris, 5 e » $25, hoy $20.00 
Nancy, en 4 +» $29, hoy $23.00 
Baxone, . E » $32, hoy $24.00 
Arlette, a E 2» $34, hoy $25.00 
Colette, PS E » $40, hoy $32,00 


Mangas de hule, Capotes é Imper- 
meables para hombre, todo 
con 33 por ciento de rebaja. 


CD (Cia 7 
Perfumeria Camisería 
Grid CAS ) 

















































































































Nuevotsurtido en calzado americano francés 
y mallorquin para Señora, 
Caballero y Niño 


(amisería, Bonetería 


li 


Ofrecemos el más variado surtido en medias de 
todas clases para Señora, Cubre—corsés y Ca- 


misetas de punto de algodón, lana y seda. 


Medias y Calcetines para Niño. 


Juegos de ropa interior para hombre, en. al- 
godón, hilo y seda. 


Zalcetines Qamisetas 





[NA A A A A IE AAN 


Gran Surtido en casimires franceses 


ingleses y de país; Alepines, Cor- 





tes de chaleco, Sobretodos, 
Capas, etc. 


Muebles, Tapicería. 


Gran variación en estilos de ajuares 


XX 






Eos 


de nogal para sala. 
Juegos de comedor y recamara en 


estilo francés y americano. 
Ajuares forrados de cuero 
para Despachos. 


Alfombras de alta lana, Bruselas y tripe, 
Brocateles para cortinas y para 
forrar ajuares. 


EL MUNDO ILUSTRADO 


Registrado como artículo de segunda clase, en 3 de Noviembre de 1894.—Impreso en papel de las Fábricas de San Rafael. 





Año XIV—Tomo II México, 11 de Agosto de 1907 Número 6 





Ruinas Históricas. 





CHURUBUSCO, 
1847—1907, 





€ _—— 2 


ES 





















































































































































































































































































Fundador y Propietario, 
LIC. RAFAEL REYES SPINDOLA 
Director, 
LUIS €. URBINA 
Gerente, Secretario de Redacción, 
LUIS REYES SPINDOLA JOSE G0MEZ UGARTE 


Subscripción foránea, por trimestre. 
En la capital, al mes 
Números sueltos... 









Los asuntos de redacción deberán tratarse directa- 
mente con el Secretario. 


No se devuelven originales. 


LA SEMANA 


ALRREDEDOR DEL COMETA. 








Las cosas del cielo atraen, por fuerza, las mi- 
radas de los hombres. Por muy distraídos, por 
muy abatidos, por muy inclinados que estemos 
hacia la tierra, llega un instante en que nues- 
tro pensamiento sacude el yugo de la idea te- 
naz, nuestra frente rompe las invisibles ata- 
duras que la retenían sujeta, todo nuestro 
cuerpo y todo nuestro espíritu readquieren su 
libertad y levantamos los ojos á lo alto, y, en 
una sagrado contemplación, vemos cómo nos 
cubre y nos rodea el divino secreto azul. En 
él, como en un hondo ánfora de misterio, des- 
hojamos perpetuamente las flores de nuestras 
esperanzas. A él recurrimos en busca de con- 
solaciones sobrehumanas. El es todo para no- 
sotros. Más vivimos en él con la agitación in- 
somne del alma, que aquí en la tierra con los 
rastreros temblores del cuerpo, y más nos ali- 
geran y embellecen la vida las vagas aspira- 
ciones de ideal que nos sugiere el infinito, que 
mo los torpes deseos, los placeres reales pero 
bestiales, los regocijos efímeros, juguetes de 
arcilla fangosa, que el instinto pone en nues- 
tras manos, y que nos ensucian y nos hastían 
y nos envenenan porque los goces terrenales 
traen escondido, traidoramente, el dolor que 
hiere y tortura, y del que sólo nos salvamos 
clavando en el cielo, como una estrella, el dia- 
mante de una inmortal esperanza. 

Estas primeras líneas de mi artículo me sor- 
prenden de un modo extraño. Al concluir el 
período, me he dado cuenta de que mi lirismo 
exaltado me lleva á una disquisición mística, 
impropia de un escrito baladí como éste, y 
fuera de tono y de lugar en una revista ligera, 
insubstancial y chismosilla como la conversa- 
ción de un barbilindo. 

Sin embargo, y para no volver á las andadas, 
he de confesar que hoy amanecí sinceramente 
romántico, y que, sin advertir que esta es una 
crónica, empecé una confidencia, tal vez una 
confesión. Pero lo escrito, escrito está, como 
dice la sentencia, que no ha de ser cosa de vol- 
ver á comenzar por sólo haber enseñado indis- 
cretamente un rasgo del sentimentalismo 
que debía dejar en casa, es decir, para la hora 
en que pueda vestir, encubrir con la harmo- 
niosa forma del verso todas estas idealidades 
mías de empedernido soñador. 

La conciencia es el humor con que uno ama- 
nece—decía nuestro famoso cronista. ¡Vaya en 
gracia! Mi conciencia de hoy por la mañana es- 
tá amablemente clara y risueña. Como que 
después de una noche tranquila, de un baño 
fresco y estimulante, de una lectura sana, me 
he puesto á mirar desde mi balcón, el cielo del 
día: un horizonte de vaho gris que azulea ha- 
cia arriba, y en el que las nubes escardadas, 
bañan en rubio de miel, sus grumos capricho- 
SOS. 


El sol parece estar como yo: satisfecho de vi- 
vir, y lo alegra todo con su luz tibia y buena. 

Unas golondrinas que frente á mí se han pa- 
rado en los alambres de los postes, aprueban 
mi reflexión: están contentísimos de que haya 
quien opine como ellas y sacuden las alas, co- 
mo un auditorio sacudiría las manos para 
aplaudirme. No obstante, yo estoy mudo; no 
hablo; pero ellas —¡pájaros agoreros!-—adivinan 
mi lenguaje interior, en el que estoy pronun- 
ciando un discurso .un discurso Cuyo exor- 
dio lo acabo de escribir inconscientemente, en 
los primeros renglones de esta crónica. 

Y es que me levanté con una curiosidad; una 
curiosidad tardía, como la mayor parte de mis 
curiosidades: ver el cometa. ¿Habrá tontería 
igual? ¿Quién se levanta á las ocho de la ma- 
ñana con la curiosidad de ver el cometa? No 
hay que buscarlo muy lejos, señores míos: yo. 
Mas para no insultarme á tontas y á locas 
chocarrerías de muy mal gusto—aclararé mi de- 
seo. Sí, quiero ver el cometa; quiero verlo lo 
más pronto posible. No en estos momentos— 











por de contado—sino en una de las próximas 
madrugadas. De modo que el cometa lo tendré 
más tarde; pero nadie me impide que la curio- 
sidad la tenga desde ahora. 

La tuve desde ayer. Y de buen grado hubie- 
ra satisfecho mi anhelo, si el interesante nú- 
cleo astral fuera menos trasnochador que yo. 
Porque no podemos ponernos de acuerdo en la 
hora de la cita. Yo me recojo, después de mis 
correrías teatrales y periodísticas, precisamen- 
te á la hora en que él da principio ásus aven- 
turas siderales. Yo mato la luz de la bujía y 
cierro los ojos momentos antes de que él, rom- 
piendo el azul profundo de la noche, como un 
acróbata rompe el papel de un aro, asome su 
cabeza luminosa, en cuya cabellera de esplen- 
dores se prenden, como gemas de tocado, los 
joyeles de algunas estrellas. Dicen que el co- 
meta aparece después de las tres de la mañana. 
Sale á la calle en horas inoportunas y peligro- 
sas, cuando ya en esta ciudad santificada por 
los reglamentos gubernativos del señor Landa 
y Escandón, todas las puertas están cerradas: 
las de los teatros, las de los restaurants, las de las 
Comisarías, y el mundo entero duerme de orden 
terminante de la autoridad. 

También en el cielo las estrellas estarán ya 
cansadas y soñolientas. Cuando yo logro verlas 
antes de recogerme, las noto ya pálidas, con 
pestañeos de fatiga, como niños en una tertu- 
lia que se prolonga. ¡Pobrecitas! ¡Cómo esta- 
rán á la hora en que ese trasnochador les hace 
su visita de enamorado! 

Al llegar aquí, consulto el almanaque: preci- 
samente, la luna, por no esperar talvez al re- 
cién llegado á la noche, se va á esconder por 
algunas horas. Luego irá apareciendo, poco á 
poco, en corvos filet3s argentados, en angostas 
uñas de plata, en haces deslumbrantes, á la 
manera de esas comadres de barrio, fisgonas y 
taimadas, que espían por las ventanas entrea- 
biertas, la vida del vecino. 

El cometa, pues, reinará por algunas noches 
en el cielo. Debe de ser hermoso con su cauda 
pavorrealesca prendida al buche de oro. Se me 
viene á las mientes una imagen: veo pasar, en 
mi imaginación, la figura de una muchacha, 
recién salida del baño, y con el blondo cabello 
suelto. ¡Oh, los dómines retóricos van á comer- 
me si se percatan del símil! ¡Comparar la cola 
de un cometa con el pelo de una mujer! ¡Achi- 
car así y desnaturalizar las cosas grandes asi- 
milándolas con las cosas pequeñas! Y es que 
para inter nos, los dómines retóricos, son unos 
redomados hipócritas! Entre un cometa y una 
mujer, esos viejos, á pesar de los años, opinan, 
como yo: que se quedan con la mujer. Solo que 
ellos no lo dicen, por miedo al precepto, y yo, 
que no tengo miedo á nadie, sí lo digo. 

Y bien: ¡qué bello estará el cometa, á las 
cuatro de la mañana! En la trasparencia del 
horizonte, junto al cuadrilátero de clavillos 
relucientes de Orión, en medio el polvo fulgu- 
rante de los astros, entre los cambiantes de iris 
de los planetas, sobre el áureo carro de guerra 
de la Osa, ¡qué gallardamente se destacará este 
Buckingham del espacio, que atraviesa, des- 
lumbrante de pedrerías por entre la corte sun- 
buosa de los astros! 

Hace veinticinco años ví un cometa: el de 
ochenta y dos. Se me clavó en la memoria para 
siempre: tengo desde entonces una joya incrus- 
tada en el cerebro. Era una perla enflecada de 
hilos de luz. Recuerdo que los habitantes de 
la metrópolise volvieron soñadores. Las ancia- 
nas supersticiosas se convirtieron en pitonisas. 
El oráculo estaba allá, fúlgido, en la mitad de 
los cielos. ¡Qué tristes presagios! ¡Qué adivina- 
das catástrofes! 

Y yo, chiquitín de escuela en aquel tiempo, 
oía, sobrecogido, aquellos fatales augurios, cu- 
chicheados entre palique y palique por el fana- 
tismo y la ignorancia. 

Mas debo hacer justicia al cometa de ochenta 
v dos; debo hacerte justicia clara, estrella radio- 
sa engastada en mi pensamiento. De todo 
cuanto he sufrido después, de mis desilusiones 
y mis quebrantos, del adiós de los que se fue- 
ron queriéndome, de la traición de los que me 
abrazaron engañándome, de los hastíos que 
amargaron mis placeres, de los soplos que apa- 
garon mis esperanzas, no tuviste la culpa tú, 
calumniado viajero del infinito, falso agorero 
de penas y abominaciones, profeta de extermi- 
nios é iniquidades....Como la mayor parte de 
los seres, he sido yo el autor de mis desdichas. 
No te rememoro con rencor ni con aborreci- 
miento, al contrario; tú significas para mí la 
edad candorosa de la fe en todo....hasta en los 
cometas; la edad, en que teniendo miedo á to- 
do, me creía, sin embargo, capaz de todo.... 
hasta de llegará ser bueno y hermoso, por los 
impulsos de mi libre albedrío y de mi volun- 
tad. Alucinaciones de mis libros infantiles, 
de los Cuentos de hadas de la Moral práctica!.... 

Ya me resigné á no ser bueno y sobre todo, 
á ser feo. Todavía en el fondo, guardo resabios 
de mis fantasías de chiquillo, por lo que toca 
á la bondad....Por lo que atañe á la fealdad, 
la experiencia me dió la receta para ser feliz, 
relativamente feliz, se entiende. Hela aquí: 
los feos debemos, primero que nadie, burlarnos 
de nosotros mismos, adelantarnos á la maligni- 





dad ajena, salirle al encuentro con un chiste, 
con una alusión, hasta con un sarcasmo, para 
herirnos el amor propio antes que mano extra- 
ña nos lo hiera. Debemos atarnos y ceñirnos 
los cilicios de nuestro propio ingenio; flagelar- 
nos con las disciplinas de nuestra propia gra- 
cia. Así, los dardos emponzoñados que nos lle- 
guen, se embotarán en la coraza de nuestra 
ironía. 

La invectiva que nos forjemos para destro- 
zarnos, siempre será benévola:; será como los 
puñales de los prestidigitadores: de resortes y 
gOzmes. 

El segundo ingrediente de esta receta, es la 
franqueza; debemos ser unos feos francos, es- 
pontáneos, cordiales. Nuestra fealdad debe 
estar como las iglesias; abierta, para todos, de 
par en par. 

Las fealdades vergonzantes, las quese dis- 
frazan y almibaran, no logran ocultarse sino 
más bien, mostrarse mejor. La fealdad ha de 
ser como la bandera para un soldado; si la na- 
buraleza nos señaló para el servicio de llevarla, 
la debemos portar con orgullo; es nuestra in- 
signia. La fealdad nos personaliza, v....¿no di- 
cen por ahí los estetas que lo personal en el Arte 
es lo primero? 

Un ciego que finge ver y un sordo que finge 
oir, son abominables. Pues lo mismo es un feo 
que se retoca....para embaucarse á sí mismo 
Nada; hay que tener el orgullo de ser feo, con 
lo cual, uno se engaña, pero no pretende enga- 
fiar á los demás; y luego, á veces, no siempre, 
esta bizarra actitud vuelve benévolas álas mu- 
jeres altivas. No es ésta una jactancia. Me ex- 
plicaré.... 

Pero señor ¿qué iba yo á hacer? 

Me estoy enredando en la cola del cometa. 
Mi intención era hablar de lo bello y no de lo 
feo. Y cátate que comencé místico y concluí 
burlesco.... 

¡Bab! Como la vida. 


GRES 


asss«ol A PARECIO TU CORREA! 








Veinte años ha que nuestra servidumbre do- 
méstica nos tiene reducidos á la más dolorosa 
y abyecta de las servidumbres. En los legenda- 
rios tiempos del patriarcado nacional, el amo 
mandaba y el criado obedecía, aquél pagaba y 
éste servía; si el primero enfermaba ó moría, 
el segundo lo acompañaba, lo asistía, velaba su 
cadáver y vertía lágrimas y depositaba flores 
sobre su féretro. Los consejos, las amonesta- 
ciones, las reprimendas venían de arriba y 
eran sumisamente aceptadas y sufridas abajo. 
El amor y el respeto subían del criado al amo 
como elincienso sube hasta el santuario, y si el 
patrón era paternal y bondadoso, el servidor 
era abnegado, sumiso y leal. 

El desenvolvimiento industrial, la demanda 
de brazos, jamás harta, el alza de los jornales, 
el mal ejemplo de los extranjeros vinieron á 
transformar el idilio en drama, la paz en gue- 
rra, la obediencia en rebeldía, la lealtad enin- 
gratitud, la sumisión en insolencia; y poco á 
poco, en un crescendo que ha llegado á ser formi- 
dable, el criado se ha ido haciendo más exigen- 
te, más altanero, menos tratable, y de fiel com- 
pañero y dócil colaborador del hombre ha aca- 
bado por convertirse en su verdugo, en su ahu- 
zote, en su octava plaga. 

Tuvimos antaño servidores; tenemos hoy in- 
quisidores de cámara. En otra época mandába- 
mos; hoy estamos reducidos á la obediencia. 
Antes despedíamos al criado torpe y vicioso, 
ahora lo alhagamos y agasajamos por temor de 
topar con otro peor. Y ápaso y medida que 
ellos son más malos, nos vemos obligados á pa- 
garlos más caros y á tolerarles mayores vicios. 

Un solo clamor se escapa por todos los respi- 
raderos del hogar, un lamento doloroso se es- 
cucha detrás de cada puerta, en el alféizar de 
cada ventana y se abre paso entre las volutas 
de humo de las chimeneas y los gases mifíti- 
cos de los tubos ventiladores. 

—¡Líbranos de nuestras criadas! ¡ Redímenos 
de nuestra cruel servidumbre! ¡ Dónde encon- 
trar un doméstico respetuoso, una moza útil, 
una cocinera sobria y aseada! 

Voces clamantes muchos años in desertum! 

Volver atrás! Imposible. El torbellino del 
progreso nos arrastra á todos, á ellos y á noso- 
bros, y como á «Ashaverus, nadie ni nada puede 
detenerle el paso, ni, como Josué la del Sol, 
suspender su marcha. 

Habría que quemar las fábricas, inundar los 
campos, azolvar las minas, desclavar los rieles 
de los ferrocarriles, decretar el caos para vol- 
ver 4 encontrar compatriotas capaces de servir 
sin injuriar, de trabajar sin embriagarse y de 
lavar la vajilla sin llevarse los cubiertos 








Esos retrocesos son imposibles, y con esa 
forma de tratamiento, nuestra enfermedad 
resultaba incurable y el remedio peor que la 
enfermedad. 

Pero el progreso lleva en sí mismo aparejado 
el remedio de los males que causa; y como la 
luz del sol, ese remedio nos está viniendo del 
oriente. 

Cuando hace dos años oíamos desde las co- 
lumnas de nuestro periódico detonar los caño- 
nes del Yalú, estallar las bombas de Puerto 
Arturo y reventar los torpedos de Tsoushima, 
lo que menos nos figurábamos era que esos pro- 
yectiles reventaban en nuestras cocinas y por- 














terías, y que la fusilería de Mukden estaba 
diezmando á nuestra servidumbre, apagando 


los fuegos á su altivez y ásus exigencias y 
abonando, como diría Prochu, los campos eria- 
zos de nuestra domesticidad, en donde á poco, 
comenzarían á abrirse las corolas, á sazonarse 
los frutos y á dorarse las espigas de una nue 
va, más suculenta, más económica y más res- 
petuosa cosecha de servidumbre. 

Los héroes de Mandchuria por una parte, 

por la obra el excedente de la población civil, 
ansiosa de trabajo y de lucro, han rebasado su 
litoral, han transpuesto el Océano, han venido 
ádonde saben se encuentra el Paraíso de los 
criados domésticos y han comenzado nuestra 
redención. 
5 han sacado de las garras de Faraón 
como Moi al pueblo de Israel; pero han ve- 
nido á nosotros en busca de trabajo honrado y 
comienzan ya á limar los dientes y á cortar las 
uñas al mónstruo. 

Sobrios, laboriosos, inteligentes é instruidos, 
los vencedores de Rojensvensky, de Kuropat- 
kine y de Stoessel, sin saber nuestra lengua, nos 
comprenden mejor; sin tenernos afecto nos sir- 
ven con mayor lealtad y más completa eficacia, 
sin conocer nuestros usos penetran más pronto 
nuestras intenciones y nuestros deseos y nos 
sirven mejor y más barato que nuestros anti- 
guos tiranos. 

Ante esta inmigración, buena en sí misma y 
mejor queotras muchas, nuestro pueblo traba- 
jador no tendrá otro remedio que «someterse ó 
dimitir,» tendrá, quiera que no, que entrar en 
línea de combate para defenderse de la compe: 
tencia y conservar el derecho al pan cotidiano; 
tendrá que hacerse sobrio, diligente, respetuo- 
so con dignidad y útil sin abyección, óse verá 
forzado á abandonar el campo, á buscar obros 
géneros de trabajo y entonces nos dejará tran- 
quilos ó se volverá más razonable. 

Si algunos sucumben, será doloroso; pero los 
que se sobrepongan valdrán más no sólo como 
criados, sino también como ciudadanos. 

Y después del Calvario vendrá el Tabor y to- 
dos habremos sacado provecho, los amos porque 
estaremos mejor servidos y á menos costo; los 
criados porque encontrarán donde servir más 
y estorbar menos y los nipones porque habrán 
legado á su Tierra de Promisión. 

Y he ahí cómo el progreso promueve el pro- 
greso, cómo de la libertad y del trabajo nace 
el bienestar y cómo un problema, insoluble al 
parecer, quedará pronta y satisfactoriamente 
resuelto para bien de la riqueza pública, del 
pueblo mexicano y de las familias atribuladas 
tan solo con la política de la «puerta abierta» 
que se quiere imponer al Oriente sin prestarse 
á observarla respecto al Oriente. 

¡Tanto peor para los pueblos que cierren la 
puerta! 























EL RIO MAGDALENA 


(Inédito.) 


(Exclusivamente para **El Mundo Ilustrado.) 


Del arenal calenturiento, sobre 
el tapiz deleznable que enmaraña 
con sus frondosidades la montaña, 
va el dulce río hacia la mar salobre. 


Un chapán pescador, de aspecto pobre, 
se aleja....el sol con sus efluvios baña 
el río que se esfuma en la campaña, 
como un gran boa de fundido cobre. 


Y del amplio horizonte en los extremos, 
donde extinguirse los colores gayos 
de los flotantes arreboles vemos, 


se pierde de la tarde entre los rayos, 
sacudiendo á compás sus cuatro remos, 
una pareja azul de guacamayos. 


JULIO FLÓREZ. 


EL MUNDO ILUSTRADO 














Sr. Rocabruna y Sra. Escobar de Rocabruna. 


DE “SOMBRAS QUE FUERON” 


Para '**El Mundo Ilustrado.*? 
El claro azul del cielo, de un esplendor latino, 
Es palio que cobija la procesión triunfal 
Que, como sierpe de oro, ondula en el camino 
Al son de las vibrantes trompetas de metal. 
Mal velando las curvas del cuerpo femenino 
En los rígidos pliegues de su traje oriental, 
Bajo la tiara enorme, el césar Antonino 
El agabal avanza, voluptuoso y fatal. 
Con ademán hierático, en una danza ambigua, 
Huella el sagrado polvo de la ciudad antigua 
Y sonríen sus labios cubiertos de arrebol; 
Mientras, —deidad informe de sangre y de lujuria— 
Idolo tenebroso que al viejo culto injuria— 
Se alza la Piedra Negra en la gloria del sol. 


FRANCIS 








> M. DE OLAGUIBEL. 


$ 
LOS CONCIERTOS EN ARBEU 


La gran temporada de conciertos se inaugu- 
ró por fin con extraordinario éxito en el Teatro 
Arbeu; el maestro Meneses ha preparado obras 
musicales exquisitas y varias de ellas descono- 
cidas en México. Otelo y Juana de Arco son los 
primeros poemas musicales que hemos escucha- 
do y que agradaron extraordinariamente. 

El joven artista Pedro Luis Oyazón, que se 
ha conquistado ya numerosos admiradores, in- 
terpretó magistralmente el gran concierto de 
Saint-Saens, poniendo una vez más de mani- 
fiesto sus grandes dotes artísticas y su mara- 
villosa ejecución. 

Una de las notas más brillantes del primer 
programa, fué sin duda el aria de la ópera «Fi- 
delio» de Beethoven que cantó admirablemen- 
te la Sra. María Luisa Escobar de Rocabruna. 
Esta joven cantante posee una voz amplia y 
bien timbrada y una magnífica escuela de can- 


(Bot, Moreno.) 


to. El aria fué dicha por la artista magistral- 
mente y el público premió su labor con una en- 
tusiasta y prolongada ovación. 

La hermosa cantante, cuyo retrato aparece 
en nuestras columnas, es esposa de uno de los 
violinistas que más simpatías han sabido con- 
quistarse entre nosotros, y que figura en primer 
término en la orquesta del Conservatorio Na- 
cional, el Sr. Rocabruna. 

La temporada promete resultar brillantísi- 
ma y el público espera con ansia los conciertos 
sucesivosenlos que seescucharán nuevas obras 
musicales de gran mérito, 


$ 
NOVISSIMA VERBA 





Tnéditos, para “El Mundo Tlustrado. *> 

Yo no sé si la muerte pondrá un sello 
de nobleza mayor, á esto que escribo; 
si tendré el privilegio de que exclame! 
“Murió después de haberlo escrito... 
“Se formó un cabezal para su sueño 
postrer, coz. este libro!*” 

Pero, muerto ó viviente, soy fantasma, 
somos fantasmas nada más, amigo! 
El alma universal que nos anima, 
en los cuerpos encarna de contino 
para sentirse y escucharse en ellos, 
y son las existencias el efímero 
“aquí estoy,” las materializaciones 
fugaces, el furtivo 
disfraz de lo que vive tras la sombra, 
de Aquello que se emboza en el abismo, 
de Aquello que resume el universo, 
de lo Inefable, de lo que es, ha sido 
y por siempre será.... 

Mi buen hermano, 

oye con atención esto que digo, 
y que no te conturbe: ¡Dios sí existe! 

. ¡Nosotros somos los que no existimos! 








AMADO NERVO. 














Nuestro País, —Nueva Estación del Ferrocarril Mexicano en Pachuca. 













































































































































































































































EL MU DO ILUSTRADO. 


LOS SULESOS DE MARRUECOS 


El joven de 16 años que en el mes de 
junio de 1894 sabía repentinamente, 
en el puerto de Rabat, sobre la costa 
del Atlántico, que la muerte de su pa- 
dre lo hacía Sultán de Marruecos, reci- 
bió el poder en condiciones trágicas. 
Su antecesor el enérgico Moulay-El- 
Hassan, acababa de conducir en el Sur 
de Marruecos una de esas expediciones 





El Sultán “sportman *” 


militares que se renuevan sin cesar en 
un país donde la revolución es un mal 
crónico y donde la fuerza es siempre 
necesaria para someter á las tribus tur- 
bulentas. Las excepcionales fatigas de 
esta dura campaña minaron su salud; 
se encontraba en el territorio de Tadla 
cuyos habitantes le eran hostiles. En 
cuatro días Moulay-El-Hassan sucum- 
bió. ¿Qué iba á suceder en el campo, 
en el ejército y en la corte? 

El Vizir Ba Ahmed salvó la situación, 
él solo presenció la muerte de su amo y 
no vaciló en ocultarla á la corte y al 
ejército, de acuerdo cun algunos servi- 
dores fieles. 

Hizo tocar el tambor, convocó á los 
jefes de los batallones, anunció que el 
Sultán podía continuar su viaje y orde- 
nó la marcha rápida hacia Rabat. El 
cuerpo de Moulay fué colocado en un 
palanquín bien cubierto y entre las acla- 
maciones de los soldados el cadáver 
imperial “marchó”? á una región menos 
hostil. Para el desayuno se detuvo el 
convoy, se armó una tienda y dentro 
de ella se puso el palanquín; las vian- 
das se llevaron ostensiblemente, si- 
mulándose que el Sultán las tomaba. 

Dos días después fué abandonado 
por fin Tadla, la muerte del soberano 
no podía permanecer oculta por más 
tiempo, tanto más cuanto que el calor 
tropical de junio provocaba la rápida 
descomposición del cadáver. 

Los vizires anunciaron entonces la 
muerte de Moulay-El-Hassan, procla- 
mando que según la última voluntad 
del difunto, su hijo Moulay Abd-el-Aziz 
debía sucederle. 








Cómo llegó al Trono el actual Sultán Abd-el-Aziz.—Un artículo interesante. 


Los terribles sucesos de que ha pocos días fué teatro el Puerto de Casa Blanca, en 
Marruecos, donde un grupo de extranjeros murió á manos de los árabes, iniciándose 
así una nueva “Guerra Santa,” hacen de todo lo que se relaciona con aquel imperio 
un asunto de actualidad y de importancia. 

Francia y España han tomado ya á su cargo la tarea de restablecer el orden y de 
conservarlo, en bien de la civilización, pues como todos nuestros lectores saben, al só- 
lo anuncio de que en las inmediaciones del citado puerto había veinte mil nativos dis- 
puestos á sacrificar hasta al último europeo, se apresuraron á enviar buques de guerra 
que pusieran coto á las atrocidades de los árabes, desembarcando fuerzas suficientés 
si las circunstancias lo exigían. Noticias de última hora dan cuenta de que Casa Blanca 
fué ya bombardeado por los barcos “Du Chayla,” “Galileo” y “Don Alvaro de Bazán,” 
y de que el Comandante de la Plaza ha sido conminado por el jefe de las fuerzas fran- 
cesas para que se constituya prisionero del cónsul de su país. 

El artículo que ahora ofrecemos, y que se refiere á las condiciones en que el actual 
monarca marroqui llegó al trono, asu vida íntima y ásus primeros pasos en el go- 
bierno, fué publicado por la prensa europea precisamente en los momentos en quese 
efectuaba la Conferencia de Algeciras, (1906), firmándose el tratado de este nombre 
que vino á definir, por decirlo así, la situación de las principales potencias europeas, 
con respecto á Marruecos. 

Damos también en este número el retrato de Sir Harry Maclean, á quien retiene 
aún en su poder como prisionero el famoso Raisuli, y que es uno de los favoritos del 
Sultán, quejándose de que habiéndole éste prometido que podría ir á Fez, sin 
ser molestado, para exponer ante el monarca las causas determinantes de su rebeldía, 
las tropas del Gobierno atacaron su campamento. devastaron sus propiedades y cap- 


Detalle del interior del palacio del Sultán. 


turaron á algunos miembros de su familia. 





Hubo en el campo un espantoso pá: 
nico, se apresuró la marcha y era un 
espectáculo extraño ver aquel ejército 
desorganizado, desmoralizado y sin je- 
fe caminando á marchas forzadas ha- 
cia donde se encontraba un Sultán casi 
niño y desconocido y escoltando un 
cuerpo en completa descomposición con- 
ducido con gran pompa entre banderas, 
Ocho días después se llegó al puerto 
de Rabat donde Moulay Abd-el-Aziz 
acababa de saber la muerte de su pa- 
dre. Se inhumó el cuerpo á toda prisa 
á la luz de las linternas. 





El quitasol del Sultán. 


_ _ _ o_O 





Costumbres de Marruecos.— Los vencidos ante el vencedor: 
Una fórmula de sumisión. 








Guardia del Sultán. 


* 
e 

El joven sultán que toma- 
ba el poder no tenía las cua- 
lidades que exigían las cir- 
cunstanci Había recibido 
una educación muy diferente 
de la de sus hermanos; mien- 
tras que ellos pasaban el 
tiempo en los placeres y en la 
caza, él permanecía con su 
madre la bella circaciana La- 
lla Rekia que le daba una 
instrucción relativamente ex- 
tensa. Se le tenía por un afe- 
minado; en Rabat, el díaque 
llegaron las tropas, derramó 
abundantes lágrimas al reci- 








bir los despojos de su padre y esta 
prueba de dolor se consideró como un 
rasgo de debilidad de su carácter. Fe- 
lizmente tenía á su lado al tutor más 
seguro: el Vizir Ba Ahmed, cuya gran 
energía acababa de salvar ála vez al 
ejército, el tesoro del sultán difunto y 
la corona de su hijo preferido. 

Las gentes de Fetz le eran al parecer 
hostiles, se les consideraba como par- 
tidarias del hijo mayor del sultán muer- 
to; pero al saber el advenimiento de 
Moulay Abd-el-Aziz no hicieron de- 
mostración alguna de des- 
agrado y el 21 de julio hizo 
éste su entrada triunfal en 

aquella ciudad. 


Durante los primeros seis 
años de reinado, el vizir Ba 
Ahmed fué el que dirigió la 
cosa pública en Marruecos 
continuando la política de los 
anteriores sultanes; pero en 
1900 este buen hombre murió 
y Abd-el-Aziz quedó sin con- 
sejero y sin guía á la edad de 
22 años. Tenía aspecto de 
apático, llevaba siempre una 
sencilla túnica blanca con 
gran capucha que le cubría la 
cabeza. Encerrado por lo re- 
gular en su palacio, solo se 
presentaba ante el pueblo en 





Detalle del interior del palacio del Sultán. 





Sir Harry Maclean, prisionero de Raisuli. 


los días de grandes solemnidades. 


* 
xk 


El sultán come solo y no usa cubier- 
tos porque en su religión hay un ver- 
sículo que dice: ““La bendición de Dios 
solo está en el alimento que se toma 
con las manos.” Los platillos más usa- 
dos son carnes cocidas con mucha man- 
tequilla y aceite y espolvoreadas con 
pimienta y azafrán; su bebida favorita 
es el té verde, muy azucarado. Una 
vez que termina de comer, unas muje- 
res le lavan las manos y se las perfu- 
man con esencia de rosa. 

Desde que comenzó á reinar solo, 
Abd-el-Aziz se mostró muy severo y se 
rodeó de hombres nuevos y de adula- 
dores, admitiendo entre éstos á algu- 
nos extranjeros. Eljoven sultán hizo 
llevar á Fez del puerto de Laroche, au- 
tomóviles, bicicletas, un billar inglés, 
una carroza de gala roja y oro, todos 
los útiles de fotografía conocidos, cine- 
matógrafos, fonógrafos, aparatos de 
telegrafía sin hilos, etc., todo lo cual 
importó enormes sumas. Le gusta ha- 
cer quemar piezas pirotécnicas en pleno 
día y para poder caminar en bicicleta y 
en automóvil manda ampliar los jardi- 
nes del palacio. Los de Marruecos veían 
con estupor al descendiente del Profeta 
llevar la túnica recogida para montar 
en bicicleta Ó gruesos cristales en los 
ojos y el para ellos raro traje de chau- 
ffer para ir en aquel carruaje extraordi- 
nario, sin caballos que los llenaba de es- 
panto. 

Abd-el-Aziz creía que con estas in- 
novaciones orientaría su país hacia el 
progreso y solo logró producir en aque- 
llas gentes tan apegadas á las tradicio- 
nes del Islam impresiones deplorables. 
A esto hay que agregar que reformó el 
sistema de impuestos y que tal paso dió 
por resultado el que estallara la rebe- 
lión, capitaneándola un hombre que pre- 














Lo que le puede acontecer á Raisuli —Castigo 
de un prisionero politico. 


Convencido de su impotencia Abd-el-Aziz solici 


se 
e 


Nuestros grabados representan, entre otras escenas de la vida de Marruecos, 
¡mente se relacionan con las costumbres que alliimperan, tratándose 
s de delitos políticos. El prisionero es obligado á 
montar en asno, vuelto hecia atrás, atándosele de pies y manos, mientras los sol- 
dados que lo custodian solo esperan la orden respectiva para azotarlo. Las más 
severas penas del Código de Marruecos son las que se imponen a los rebeldes. Otra 


una que directa 1 € 
de la ley penal, aplicable á los re: 














él mismo un tutor. 


EL MUNDO ILUSTRADO 


tendía ser el hijo mayor 
del Sultán muerto. Abd- 
el-Aziz demostró enton- 
ces poseer cualidades gue- 
rreras muy notables,apres- 
tándose á encabezar el 
ejército para combatir, por 
más que regresara sin 
gloria. 

Aquel movimiento lo li- 
bró de la especie de fas- 
cinación que ejercían en 
él sus aduladores enropeos 
y comprendió que Marrue- 
cos no podía ser converti- 
do por la revolución en un 
pueblo civilizado, sino más 
bien por una evolución 
lenta y gradual, evolución 
que solo podía lograrse 
con la ayuda de una po- 
tencia europea. En ese mo- 
mento intervino Francia 
para ejercer en Marruecos 
una política más activa, y 
por medio de dos tratados 
hizo reconocer á las dos 
potencias más interesadas 
en la cuestión de Marrue- 
cos, á Inglaterra y á Es- 
paña, el derecho que te- 
nían de intervenir en el 
imperio para que reinaran 
alií el orden y la seguridad 
ácondición de respetar el 
reinado del sultán y las 
tradiciones religiosas y 
sociales del país, insistien- 
do particularmente en que 
no se pongan vías férreas. 











Entrada de tropas francesas en Oujda, en Abril de 1907. 








de nuestras ilustraciones representala fórmula de sumisión á las autoridades, ge- 


neralmente adoptada en los dominios del Sultán. 


Entrada de tropas francesas en Oujda, en Abril de 1907. 


PIO OIR jr efoojo jojojo elo joder efron io ojoriocdo proferida oojregcdejrofuajoodojoofoejo ojo o ofrejoodo ojo ojo ojrezocdejoojrejoade ejoojrezocdo rjoojuajooderjocjuejocderjonteejocdo jente? eloctrelorto ejer ejoafuejento 


PODEROSO CABALLERO... 


Largo rato hacía, muy largo, que los dos esposos 
guardaban absoluto silencio. Don Ruperto leía, 6 
aparentaba leer, en un pequeño volumen de edición 
económica y doña Petra repasaba varias piezas de 
ropa blanca sin levantar, ni por un momento, la ca- 
beza de la costura. ] 

Cuando el reloj dió la una, aquel cuadro de quie- 
tud y silencio se desbarató. Don Ruperto apartó con 
brusco movimiento el libro, miró con iracunda mi: 
rada la esfera del reloj, se levantó de la silla, metió 
las manos en los bolsillos del pantalón, dió dos 6 
tres pasos á lo largo de la sala, y encarándose con 
doña Petra, exrlamó: 27 

—¡Esto ya es demasiado! ¡Hay que poner fin á 
este escándalo de una vez!....¡Y hoy le voy á po- 
ner! 

Doña Petra permaneció con la cabeza baja, mien- 
tras su marido le hablaba, luego le miró como para 
decirle algo; pero ya porque no encontrara qué res- 
ponder ó porque don Ruperto había vuelto á sus pa- 
seos y juzgara ella innecesaria la respuesta, se con- 
formó con lanzar un suspiro muy hondo, mover la 
cabeza á uno y otro lado y volver á su costura. 

Otra vez se detuvo don Ruperto ante su esposa y 
la dijo: e , 

—Acuéstate, Petra; yo le esperaré. Tú no estás 
acostumbrada á pasar malas noches, puedes enfer- 
marte. SS E 

—No tengo sueño—contestó ella. Y no bien aca- 
bó la frase cuando un largo bostezo se encargó de 
desmentirla. 

Volvió á reinar el silencio que duró no menos de 
media hora. Ahora fué doña Petra quien le rompió 

ara exclamar: 

E —¡Ninguna noche ha venido tan tarde! —Y con la 
voz preñada de lágrimas, agregó: —Pero es lo que 
yo digo ¿qué tiene que hacer ese muchacho á estas 
horas fuera de casa y con esta lluvia?....¡Nos va á 
matar á disgustos! » A 

Don Ruperto, que había vuelto á sentarse y á to- 
mar su libro, respondió: e E 

—¿Que qué tiene que hacer? ¡Yo sé lo que tiene 
que hacer! ¡Crápula, más que crápula! 

Y añadió enderezándose nuevamente y con acen- 
to de la más reconcentrada ira: E e 

—¡Yo te prometo que esta será la última 
vez!....¡No; no le van á quedar ganas de volver á 
las andadas! a 

Calló para reanudar sus paseos á lo largo de la 
pieza, deteniéndose como para escuchar cada vez 
que en la calle se producía algún ruído. Luego, 
cuando se convencía de que no eran las pisadas de 
su hijo, murmuraba entre dientes algunas palabras 
y volvía á pasear. 








En una de sus vueltas se paró en seco ante doña 
Petra y dijo: 

—Yo me había imaginado que sería algún trapi- 
cheo; pero don Cleto me hizo saber la verdad, que 
después me han confirmado otros amigos. Debí ha- 
berlo sospechado, porque las tres veces queha veni- 
do tarde ha sido en días en que, como hoy, tenía que 
cobrar su sueldo ó algún trabajito extraordinario; y 
las tres ha venido sin un centavo y contando algún 
embuste. ¡Canalla! Hoy nos dirá que le han robado 
en el tranvía y que ha tenido que esperar al comisa- 
rio para hacer la denuncia; ó cualquier paparrucha 
semejante. ¡Cómo si lo viera! 

Doña Petra, que había dejado la costura y escu- 
chaba á su marido, asintiendo con movimientos de 
cabeza á sus palabras, preguntóle: 

—¿Y tú sabes lo que le pasa? 

—(¿Pues no te he dicho va—replicó él con acritud 
—que se ha hecho jugador? 

—No me habías dicho nada—dijo con la voz en- 
trecortada por los sollozos. 

—Sí; te lo dije antes; y si no, te lo digo ahora. 
Manolito está completamente entregado á ese vicio, 
mil veces maldito, y no sólo se juega cuanto gana 
con su trabajo, sino que ya ha contraído deudas: ha 
tomado un anticipo de doscientos pesos. 












































La buena señora no pudo contenerse más y rom- 
pió francamente su llanto. 

—i¡ Jugador! ¡Jugador, Manolito! —exclamó entre 
sollozo y sollozo.—¡Qué vergienza!.... Y mientras 
él se juega la plata, yo estoy sin un triste vestido 
con que salir á la calle y pasando un sofocón cada 
día con el almacenero...... ¡Qué falta de concien- 
cial... 

_ Hubo una larga pausa, después de la cual agre- 
gó: 

—¡ Y si ganara siquiera alguna vez!.... 

—¡No digas eso, Petral—saltó don Ruperto.—El 
dinero del juego es dinero de maldición. ¡Antes me 
cortaría la mano que tomar un sólo centavo así ga- 
nado! Ese género de ganancias nunca aprovecha, y 
en cambio, ¡cuántas veces representa la ruina y la 
desesperación de la inocente familia del que perdió! 
¡No, no permita Dios que éntre nunca en casa un 
sólo peso así adquirido! 

—Tienes razón—afirmó doña Petra convencida. 

El reloj tocó las tres, y en la habitación volvió á 
reinar el silencio. Por fuera continuaba el monótono 
chapoteo de la lluvia que azotaba los cristales y de 
cuando en cuando resonaba el estridente rodar de un 
coche, lejano y débil en un principio, pero que au- 
mentaba rápidamente en intensidad, hasta que al 
pasar delante de la casa, hacía retemblar los vidrios, 
para, en seguida, debilitarse de nuevo hasta con- 
vertirse en leve rumor que se confundía y perdía 
entre esos mil ruidos indefinibles, eternos compañe- 
ros de la noche. 

Don Ruperto había vuelto á sus paseos de fiera 
enjavlada, y doña Petra se había situado en pie de- 
trás de la ventana, abrigando la inocente ilusión de 
que por mirar hacia el lado por donde suponía que 
vendría su hijo, había de llegar éste más pronto. La 
humedad y el calor de la habitación habían deposi- 
tado sobre los vidrios una ligera capa de vapor que 
les daba el aspecto de cristales esmerilados, y en 
ella abrió la buena señora un pequeño claro frotan- 
do ligeramente con los dedos. Miró por él con ansie- 
dad; pero lo único que pudo ver fué la luz de un fa- 
rol que brillaba casi al extremo de la cuadra, las fa- 
chadas de las casas á que alcanzaban los temblo- 
rosos reflejos del gas, y allá, en la esquina, casi 
perdida en la penumbra, la silueta oscura del vigi- 
lante que, para librarse del aguacero, se había aga- 
zapado en el quicio de una puerta. 

Oyóse á lo lejos el ruido de unos pasos precipita- 
dos, y doña Petra, reconociéndolos, exclamó  respi- 
rando con fuerza: 

—¡Ahí está! 

Y trató de salir al patio para dirigirse alzaguán y 
abrir la puerta de la calle; pero don Ruperto la de- 
tuvo, diciéndola: 

—¡No! ¡Deja que éntre él!....¡Y no se te ocurra 
á última hora defenderle, perque va á ser peor! ¡Hoy 
las ha de pagar todas juntas! 














































































































































Y dicho esto, adoptó la actitud más solemne que 
pudo encontrar para recibir á su hijo. 

Los pasos se detuvieron ante la puerta, sonó la 
cerradura con una especie de repiqueteo, como si la 
mano que sostenía la llave temblara convulsivamen- 
te; abrióse, al fin, siguió un portazo violento y pa- 
sos acelerados en el zaguan y el patio, y apareció 
Manolito ante sus padres, chorreando agua, con las 
facciones desencajadas, pálido como un cadáver y 
con ademanes que acusaban una violenta excitación 
nerviosa. 

Miró con ojos de loco ásus padres, y antes que 
pudieran éstos reponerse de la impresión que les 
causara su aspecto, gritó con voz enronquecida y 
entrecortada: 

¡He ganado una fortuna!... .¡Mucho!. 
cuánto!....¡Más de treinta mil pesos! 

Y mientras hablaba, iba sacando de sus bolsillos 
y colocando sobre la vieja carpeta de mesa, billetes 
y más billetes. 

—¡Hijo de mi alma! 

—i¡Hijo mío! 

Estos dos gritos resonaron casi simultáneos, y 
Manolito se sintió abrazado, besado, estrujado por 
sus padres. 


«¡No sé 





EMILIO VERA Y GONZÁLEZ. 





Patio del Instituto Normalista de Puebla. 


EL MUNDO ILUSTRADO 





Instituto de Puebla.—Departamento de 
Historia Natural. 


El Monumento á Rébsamen en Jalapa. 





La Comisión de normalistas do México agasajada on Pobla. 





Saben nuestros lectores que por iniciativa de 
un grupo de amigos, discípulos y admiradores 
del Sr. D. Enrique C. Rébsamen, muerto hace 
pocos años, pronto se erigirá en la ciudad de 
Jalapa un monumento que perpetúe la memo- 
ria de este eminente educador, á quien tanto 
debe la niñez estudiosa. 

Para la colocación de la primera piedra del 
monumento se organizó una sencilla ceremo- 
nia, siendo especialmente invitado á ella el 
Sr. Secretario de Instrucción Pública y Bellas 
Artes. Debido á sus múltiples y urgentes ocu 
paciones, el Sr. Sierra no pudo concurrir al ac 
to y nombró para que lo representara al Sub- 
secretario, Sr. Lic. D. Ezequiel A. Chávez. 

Este distinguido funcionario, en unión de 
un grupo de normalistas mexicanos, partió pa- 
ra Jalapa en los primeros días de la última se- 
mana, deteniéndose en Puebla algunas horas 
con el objeto de asistir á una velada artístico- 





literaria que prepararon en su honor y en el 
de sus compañeros de la capital, los profesores 
más reputados de aquella población. 

La fiesta ofrecida en Puebla álos viajeros 
resultó muy lucida, así por lo escogido de la 
concurrencia, como por los buenos elementos 
artísticos que para su organización se aprove- 
charon. La nota saliente de la parte literaria 
fué el discurso que el Sr. Adolfo Márquez, di- 
rector de la Escuela Alatriste, pronunció para 
dar la bienvenida á los huéspedes y hacer el elo- 
gio de la alta labor educativa de la escuela mo- 
derna. El Sr. Prof. Luis Covarrubias Ibarra 
disertó después acerca de la educación moral, 
de manera muy acertada, y para concluir. el 
Sr. Subsecretario ocupó la tribuna poniendo de 
relieve con su brillante discurso la convenien- 
cia de unificar los ramos de laenseñanza en to- 
dos los cursos. 

Tanto el Sr. Chávez, como la comisión de 
profesores, recorrieron los distintos departa- 
mentos del edificio destinado en Puebla á Ins- 
tituto Normalista, mostrándcse en general 
muy complacidos de su buena distribución. de 
su amplitud y de su magnífica dotación de úti- 
les é instrumentos científicos. 








Personal de la Dirección del Instituto de Puebla 





PADRE FAUSTO 


Poema que obtuvo el Primer Premio en el último Concurso Literario que se celebró en Oaxaca. 





No fué ficción, Maestro, tu existencia 
—Beso de un rayo sobre impuro lodo— 
Eres yo mismo, la Ilusión, la Ciencia, 
Goce y Dolor, el Universo: Todo. 

¡Oh, nigromante! desaliento y brío, 
Impetu y fuerza que el disgusto ahoga, 

El sol no puede desraigar el frío 
Que muerde tu alma como dura soga. 

Joven y viejo Fausto, hombre-emblema, 
Padre de un mundo inteligente y triste, 
Fulge y tortura la ansiedad suprema 
Que en nuestras torpes frentes encendiste. 

¡Oh superhombre y miserable escoria, 
Padre del ansia que en mis venas arde 
Cuando en el fuego hirviente de la tarde 
Ruedan mis sueños de Absoluto y Gloria. 

Padre en la noche diáfana, bendita, 
Cuando la luna y el rosal florecen 
Y mis sentidos ebrios se estremecen 
Bajo el estrecho yugo de Afrodita. 

Padre en el rayo y en la virgen calma 
Con que los bosques ungen su hermosura 
Si Pan difunde por el campo su alma 
Impenetrable, universal y pura. 

Tu fiebre eterna, tu voraz deseo, 

Baña mi ser en honda sacudida 

Cuando en la tierra y en los astros leo 

Que es engañosa esplendidez la vida. 
ee 

Sobre los crespos hombros del Eurotas 
Que hinchó el bigarro mágico de Eolo, 
Augusta Elena, que del Hades brotas, 
Llegas al pecho derrumbado y solo. 

Cunde un olor de rosas y de incienso 
¡Oh dulce forma de inmortal Belleza! 
Luego se yergue tu auroral cabeza 
Con la corona del azur inmenso. 

Vienes de llión, deun mundo que ha tragado 
Nuevo sentido de una edad sombría, 
Bajas á mí como un ensueño alado 

De antiguo amor, de Gracia y Armonía. 

Fuiste en la lid la insignia y el trofeo, 

—Rico tesoro tu triunfal belleza— 

Fué para tí la sangre, la riqueza, 

La adoración de un mundo y el deseo. 
Y el frenesí quimérico de Fausto 

Quiso beber, en su inquietud más loca, 


Alver el seno del placer exhausto, 
La miel de Grecia en tu divina boca 

Padre y Maestro! Se perdió marchita 
Esa gran flor espléndida y pagana 
Como voló la dulce Margarita 
Entre el rosado tul de la mañana. 

Frutos que brinda la infernal potencia 
A tu insaciable sed, en tu camino... 
Vasos amantes de precioso vino 
Para tu aguda y ávida impaciencia. 

Y tu ansiedad ensu licor se empapa ... 
Eres la suerte y el placer humanos 
Pues de tus pobres y angustiosas manos 
El venturoso instante se te escapa. 

Político y señor, príncipe y corte 
Cumplen y adulan ta mandato pleno, 
Héroe del blondo ejército del Norte, 

Cuyo valor es hábil y sereno. 

Pasa la Guerra sobre horrible osario 
Cual dios hirsuto de salvajes iras... 
Ruge la voz de un himno sanguinario 
En explosión de torres y de liras.... 

Aspero orgullo tu ímpetu enardece, 
Bronca soberbia en tus entrañas late..... 
Y alto prestigio homérico te ofrece 
El rojo triunfo de inmortal combate. 

Santa Walpurgis, con su farsa burda, 
En el pavor de insólita floresta, 

Bajo la noche livida y absurda, 
Luce su extraña y repugnante fiesta, 

Su magno alcázar te abre lo Imposible... 
Toda emoción tu juventud enciende; 

A lo sensual corona lo intangible 
En tu epopeya donde el Todo esplende. 
pa 

¡Qué portentosa magia tu aventura 
De bólido y de Dios, tu enorme vuelo! 
¡Qué tempestuosa y grande tu locura 
Por alcanzar la claridad del cielo! 

¡Qué intensidad de símbolo tu historia, 
Tu exuberante fábula estupenda! 

La inmensidad se asoma en tu leyenda, 
¡Qué conmoción de estruendo fué tu gloria! 
Tu dominio es el mar, la selya huraña 
Que revienta en abrupta sinfonía, 

La pradera fecunda bajo el día, 
Y el espanto feroz de la montaña, 


La Antigijedad, que surge á tu conjuro, 
La regia corte de magnificencia, 

La soledad de tu rincón oscuro 
—Donde supiste de vejez y Ciencia. 

De todas partes culminar he visto 
Tu aristocracia de absoluto dueño, 

Te remontaron á tu enorme Ensueño 
Dos grandes alas, Júpiter y Cristo. 

La Catedral y el Partenon se elevan 
Como dos signos vastos y triunfales; 
Sobre la frente tus acciones llevan 
Griego laurel y rosas celestiales. 

En torno tuyo giran y sefunden 
La Tierra, el Cielo, la Verdad y el Mito; 
Genio y dolor en tu alma se confunden: 
Es tu grandeza la de un dios proscrito. 

Arbol que el soplo de la brisa orea, 
Que abril enflora y al besar agita, 

Que el recio puño del turbión golpea, 
Y llora y canta y se estremece y grita.... 
E 
e. 

Interrogó á la Sombra tu amargura: 
¿Por qué el placer de nuestra vida acaba? 
¿Por qué la dicha con sus uñas cava 
En nuestro ser su propia sepultura? 

Y tu ilusión rebelde disvaria 
—Aguila abstracta en tu cerebro presa, — 
Como Daniel en medio de la orgía 
Te sorprendió en el triunfo la tristeza. 

Gozar y conocer! Pozos malditos 
Donde te engaña celestial miraje.... 
Olas revueltas, rumbos infinitos 
Donde naufraga tu exaltado viaje. 

En cada goce que te dió la vida 
Sólo encontraste la apariencia vana.... 
Fué la tortura de tu sed arcana 
Beso de Dios que envenenó tu herida. 

Y aunque Luzbel, al grito de tu llanto, 
Te devolvió la Juventud y el Mundo, 
Volvió á azotar tu espíritu infecundo 
El huracán de tu hondo desencanto. 


* 
o 
Somos tus hijos. Tu ansia nos oprime, 
Tu mismo gesto pliega nuestra frente, 


Como tu duda nuestra duda gime.... 
¡Y nadie acude á nuestra yoz doliente!.... 


En las pesadas noches silenciosas 
Busca á Satán mi pobre fantasía 
Y sólo ve en los seres y en las casas 
Su indiferente mueca de ironía. 

¿Dónde está el filtro ardiente que bebiste? 
¿Dónde está el pacto que nuestra alma es- 

(pera, 
Que sobre el yermo calcinado y triste 
Ponga el prodigio de otra primavera? 

Dame á vivir tu vida extraordinaria; 
—¿Que el desengaño llegará?-No importa, 
Sollozaré mi pena solitaria... 

Bien sé, Maestro, que la dicha es corta. 

Que hay un dolor después de un apetito, 
Que en el raudal de la Naturaleza 
No encontraré salud á mi flaqueza 
Ni aliviaré mi ensueño de Infinito. 

Y si la luz eterna no desciende, 
Elévanos al seno inexcrutable 
De la profunda esencia inagotable 
A donde tu alma redimida asciende. 

¡Oh, sálvanos, Maestro! Tú cumpliste 
Tu alto destino al escalar la esfera 
Donde tu fragil forma pasajera 
En el divino Manantial perdiste. 

Dios te salvó del infernal abismo 
Porque el. violento impulso generoso 
Que desgarró tu pecho tenebroso 
Era un ardiente rayo de Dios mismo. 

Muestra á mi fe tus celestiales rastros, 
Abreme al fin la Puerta misteriosa, 
Fuente de amor, Pradera luminosa, 

Selva que extiende sus ramajes de astros. 

Trono de Dios, Principio de la vida 
Que emanará su diáfana presencia 
Como un vapor de ignota complacencia 
Dondese embriague mi alma sumergida. 

Puerto de Paz, Diadema del espacio, 
Inaccesible y turbadora cumbre, 

Foco de luz, Espléndido topacio 
Adonde nace y vuelve toda lumbre. 

Rompe las ligas de mi carne impura, 

Y sobre el barro del grosero escombro 
Fulja la Causa misteriosa y pura 

Como una estrella de infinita albura, 
Como una inmensa y dulce flor de asombro! 


EDUARDO COLIN, 


EL TEATRO LIRICO 


Entre las notas de la crónica semanal sobre- 
sale la inauguración del Teatro Lírico, situado 
en la calle del Aguila, en el mismo sitio que 
ocupó la casa marcada con el número doce y 
que fué construida en época muy remota, adap- 
tándose su arquitectura al estilo del Renaci- 
miento Español. 

El Sr. D. Rafael M. Icaza Landa, último pro- 
pietario de dicha casa, la hizo demoler para le- 
vantar en su lugar el moderno Coliseo. 

El señor Ing. Torres Torija se encargó de la 
construcción y el nuevo teasro resultó lleno de 
comodidades para el público; caben en la sala 
de espectáculos holgadamente 1,800 personas y 
las localidades se dividen en lunetas, balcones 
laterales, plateas, palcos primeros, segundos y 
galería. Los palcos primeros tienen también 
balcones y anfiteatro; los segundos y la galería, 
balcones, anfiteatro y gradas. Los pasillos, el 
foyer y demás departamentos adjuntos, están 
muy bien decorados y reunen excelentes condi- 
ciones, desde el punto de vista de la higiene, 
encontrándose toda la construcción completa- 
mente aislada de las fincas vecinas por medio 
de patios que sirven ála vez para darle una 
completa ventilación. 


* 
*o 


El día 6 del presente se efectuó la solemne 
inauguración del Teatro Lírico por el Sr. Lic. 
D. Justo Sierra, Ministro de Instrucción Pú- 
blica y Bellas Artes, quien se presentó en élá 
las nueve y media de la noche. Recorrió todo 
el edificio acompañado de la comisión nombra- 
da para recibirlo, y después fué conducido al 
foyer donde se sirvió, en obsequio de los concu- 
rrentes, un magnífico lunch-champagne. 

El señor Ing. Torres Torija tomó la palabra 
pronunciando una corta alocución en la cual 
tributó justos y merecidos elogios al señor Mi- 


E 


ASE 





Interior del Teatro Lírico. 


nistro de Bellas Artes, quien contestó en bre- 
yes y correctas frases, llenas de pensamientos 
profundos y galanos que le valieron una entu- 
siasta y cariñosa ovación. El señor Icaza Lan- 
da brindó, á su vez, por el Sr. Gral. D. Porfirio 
Díaz, nuestro ilustre Presidente. 


Para terminar, la artista, señora Diez, dijo 
un monólogo y el primer actor, señor Vico, re- 
citó algunos fragmentos en verso de comedias 
españolas. 

Antes de retirarse el señor Ministro, fué ob- 
sequiado con uba placa de oro conmemorativa, 


+oscsporrpororororrPVPPIPIVIVIVIVIPACICICIIIIO 
EL PLANETA MARTE 

















En un interesante artículo escrito por el 
notable astrónomo argentino Sr. Martín 
Gil y publicado por muestro colega “El 
Heraldo,” leemos lo siguiente: 

“Pasemos por lc alto los canales marten- 
ses; porque más de un célebre astrónomo 
ha sido abierto en canal por dichos cana= 
les. 

Leyendo las discusiones de observado- 








res geniales, como Schiaparelli, Green, 
Lowel, etc., queda uno convencido . .del 
misterio de los canales. No sucede otro 
tanto con los demás problemas fisicos de 
Marte; se comprueba una atmósfera más 











pura quela nuestra; nieve hielo en los 
polos; vapor de agua; nubes, pocas veces; 
manchas claras y permanentes (¿conti- 
nentes?) manchas oscuras (¿mares?) 

Gracias á sus dos lunas pequeñísimas 
se ha calculado con precisión la masa del 
planeta, y como se conoce su diámetro, 
salen en hilera como cuentas de rosario, 
superficie, volumen, densidad, peso, ace- 
leración de la gravedad, etc. 

En fin, es cuestión de gusto en creer ó 
no en la habitabilidad de Marte. Por mi 





























Aspectos de Marte los días 27 de Mayo, 1%, 2 y 3 de Jumo. 


parte, lo considero atestado de gente y de 

















animales, aunque no con tantos animales 
como el nuestro. 

Marte debe ser, sin duda, una de las 
mil colonias del cielo en donde la natura- 
leza explota la vida y en donde se padece 
á cuenta de lo desconocido. 

Dentro de dos años, septiembre de 1909, 
Marte se despedirá de la Tietra con una 
oposición perihélica aún superior á la de 
ahora: la pasada se efectuará á cincuenta 
y ocho millones trescientos mil kilómetros.” 

Coincidiendo con la publicación de este 
artículo, el Observatorio de Burgos, al 

















frente del cual se encuentra el Abate Mo- 
reux, ha publicado algunas interesavtes 
cartas que representan distintos aspec- 
tos del Planeta, según las observaciones 
hechas durante los meses de marzo á ju- 
nio último. Estas cartas dan una idea de 
la distribución de los canales cuya exis- 
tencia parece que pone en duda el señor 
Gil, y que, según puede verse en los gra- 














Marte, según las cartas formadas por el Abate Moreaux. 


bados respectivos, cubren una Igran parte 
de nuestro celeste vecino; 











EL MUNDO ILUSTRADO 











Detalle del extertor del templo de Churubusco. 


Lugares Históricos 


CHURUBUSCO 


Dentro de pocos días hará sesenta años que 
un grupo de patriotas se sacrificó heroicamen- 
teen Churubusco, resistiendo hasta el último 
momento el rudo ataque de las fuerzas invyaso- 
ras norteamericanas. 

Como en otros años, irán en piadosa peregri- 
nación á las ruinas del histórico convento los 
supervivientes de aquella triste. pero gloriosa 
jornada, y otra vez, ante la modesta columna 
conmemorativa que allí existe, se pronuncia- 
rán discursos y serecitarán poesías ensalzando 
á los que murieron por la Patria. 

Bueno es recordar aquellos hechos que desde 
algún punto de vista puedan presentarse, sobre 
todo á la juventud, como un ejemplo de altas 
virtudes cívicas y bien entendido patriotismo, 
y «El Mundo Ilustrado,» que lo considera como 
un deber, contribuye gustoso á tan meritoria 
labor reproduciendo ahora en sus páginas al- 
gunos datos relativos á la acción, así como dis- 
tintas fotografías de las ruinas mencionadas. 

Sabido es que ocupada sin dificultad alguna 
por las fuerzas invasoras la ciudad de Puebla, 
después de la derrota sufrida en Cerro Gordo 
por D. Antonio López de Santa Anna, se deci- 
dió el 20 de Mayo, en junta de Generales, forti- 
ficar los alrededores de la Metrópoli, incluyen- 
do entre los puntos señalados para ello, el Pe- 
nón Viejo hacia el Oriente; Mexicalcingo, la 
Hacienda de San Antonio y el puente y el con- 





Exterior del Convento.. 





vento de Churubusco hacia el Sur; Chapulte- 
pec hacia el Suroeste y los cerros de Zacoalco 
y Guerrero, inmediatos á la Villa de Guadalu- 
pe, hacia el norte. Las más importantes obras 
emprendidas fueron las del Peñón, por consi- 
derarse muy probable que el enemigo atacaría 
este punto, antes que cualesquiera Otros, pues- 
to que se encontraba sobre el camino de Puebla. 

El 9 de Agosto, á las dos de la tarde, un ca- 
fionazo anunció á los habitantes de México que 
el invasor aparecía en el Valle, acampando en- 
tre los lagos de Chalco y Texcoco. El General 
Scott, al frente de doce mil hombres, mandó 
hacer un reconocimiento minucioso porel rum- 
bo del Peñón, y convencido de que este lugar 
era casi inexpugnable, resolvió marchar rum- 
bo á Tlalpam, á donde llegó el día 17. 

Los invasores buscaron entonces un camino 
apropósito para seguir sin ser seriamente mo- 
lestados hasta la capital de la República, y es- 
cogido éste, el día 19 dieron principio á las 
obras de zapa respectivas, haciendo transitable 
para la artillería el sendero que iba desde Tlál- 
pam por la hacienda de Peña Pobre y á través 
del Pedregal hasta el rancho de Padierna, si- 
tuado á inmediaciones de la carretera que co- 
municaba San Angel con el pueblo de Con- 
breras. 

El General Valencia, desobedeciendo las ór- 
denes que recibiera de Santa Anna para trans- 
ladarse dela Villa de Guadalupe, donde se ha- 
llaba al mando de una División, á San Angel, 
se sibuó con sus tropas en Padierna, punto en 
extremo peligroso para esperar allí al enemigo 
y presentarle batalla. El error gravísimo de 
aquel jefe trajo por resultado la terrible derro- 
ta del 20 de Agosto. 








Uno de los Corredores del Convento. 


El día 19, en las primeras horas de la tarde, 
se avistaron las fuerzas norteamericanas, 
marchando en dos gruesas columnas que, 
al encontrarse á la altura del centro de las po- 
siciones de Valercia, se desplegaron para dar 
principio ásus operaciones, protegidas por las 
sinuosidades del terreno y por la maleza que 
ocultó á los nuestros sus maniobras. Poco des- 
pués se trabó la lucha, sangrienta, encarniza- 
da; nuestros soldados lograron rechazar algu- 
nos ataques, y sin que llegara á decidirse la ac- 
ción, un fuerte aguacero se desató sobre el 
campo, poniendo la noche fin á la matanza. A 
favor de las sombras, el enemigo cambió de po- 
siciones sin ser visto, y el día 20, al amanecer, 
cuando Valencia esperaba que guardaría la 
misma colocación dela víspera, sonó á reta- 
guardia su toque de ataque y la sorpresa vino 
á determinar para nosotros la derrota. En la 
acción, que no duró más de media hora, todo 
el parque cayó en poder de los invasores, que 
hicieron un gran número de prisioneros. 


e 

Después de tan sensible descalabro, las tro- 
pas mexicanas se concentraron hacia la segun- 
da línea fortificada de la ciudad; Scott flangueó 
el puente y el convento de Churubusco, mien- 
tras las fuerzas que defendían la hacienda de 
San Antonio, replegábanse hacia San Antonio 
Abad y la Candelaria. Santa Anna decidió que 
en el convento se opusiera la mayor resistencia 
al enemigo, que avanzó entonces en dos colum- 
has, una por el camino de Tlálpam y otra por 
el de Coyoacán, sobre la posición. La primera 
atacó el puente, apoderándose de él tras una te- 








rrible lucha á la bayoneta; la segunda, en frac- 
ciones, se dirigió hacia el convento, que defen- 
día el General D. Manuel Rincón, teniendo á 
sus órdenes los batallones de Guardia Nacional, 
«Independencia» y «Bravo,» las Compañías de 
San Patricio y los piquetes de Tlapa, Chilpan- 
cingo y Galeana. 

Más de seis mil hombres del ejército de los 
Estados Unidos cayeron sobre Churubusco, 
rompiendo el fuego vigorosamente. “El Gene- 
ral Anaya, dice el mismo señor Rincón, desde 
la esplanada del rediente de la izquierda obser- 
vó que el enemigo cargaba con una columna 
sobre aquel punto y con sus disposiciones logró 
rechazarla, aunque tuvimos la desgracia de que 
se incendiaran algunos cartuchos de cañón, 
quemándose el mismo señor Anaya, un capitán 
inglés adicto y bres artilleros, quedando éstos 
imposibilitados para continuar en la batería. 


EL MUNDO ILUSTRADO 





Detalles del interior y el exterior del Contento. 


El enemigo redobló sus esfuerzos para ocupar 
el punto, pero encontró siempre un valor y una 
resistencia admirables, siendo rechazado cuan- 
tas veces cargó, por lo que dirigió sus fuegos 
por el frente y derecha. Por más de tres horas 
el fuego fué vivísimo, por cuya causa el arma- 
mento padeció mucho, inutilizándose la mayor 
parte, especialmente el del batallón «Indepen- 
dencia.» 

“¿Con una baja de ciento treinta y seis muer- 
tos y noventa y nueve heridos, entre quienes 
se contaban casi todos los artilleros, y con la 
falta absoluta de municiones, disminuyó pri- 
mero y cesó al fin el fuego del convento: algu- 
na nueva carga del enemigo fué todavía recha- 
zada á la bayoneta; pero al fin fué preciso re- 
plegarse al interior del edificio, como lo hizo 
con orden y serenidad la tropa, firmes los jefes 
y oficiales en sus puestos y resueltos todos á 





sufrir la suerte que les tocara antes que entrar 
en capitulación alguna.” 

Los norteamericanos. al apoderarse por fin de 
Churubusco, trataron á nuestros compatriotas 
con la mayor consideración. El general Twiggs 
saludó «cortés y marcialmente» á todos, pre- 
guntando á Anaya en dónde estaba el parque. 
La contestación del pundonoroso jefe mexicano 
lo llenó de asombro: «Si hubiera habido par- 
que, no estuviera usted aquí.» 

Así terminó aquella triste etapa de la guerra 
con los Estados Unidos; la derrota de Padier- 
na no fué sino el prólogo del desastre de Chu- 
rubusco. Sea quien sea ante la Historia serena 
é imparcial el responsable de tan tristes y do- 
lorosos sucesos, la conducta de los que supieron 
morir allí por la Patria es para nosotros un 
bellísimo ejemplo de abnegación y de heroísmo. 





La conquista del Aire. 


EL “record” de la altura para los aeroplanos. 





El día 15 de Julio ha sido marcado por un 
bello éxito para la aviación francesa, coronán- 
dose los perseverantes esfuerzos del notable 
aeronauta Luis Bleriot. 

Desde por la mañana, este infatigable avia- 
dor se instaló con su aeroplano del tipo Lan- 
gley en el campo de las maniobras de Issy-les- 
Moulineaux, y después de algunas tentativas 
describió á medias una magnífica curva de 40 
metros de desarrollo á 2 metros de altura so- 
bre el suelo, Animado por este hecho, Bleriot 
convocó urgentemente á algunos miembros de 
la Comisión de Aviación del Aero-Club de 
Francia, y por la tarde asistieron al campo de 
las maniobras, entre otros, .los señores Ernesto 
Archdeacon, Leon Delagrange, Charles y Ga- 
briel Voisin y Andrés Fournier. 





El Aeroplano elevándose, 











A las seis y media, Bleriot, á bordo de su 
aparato, más pesado que el aire, ejecutó un 
vuelo derecho de 25 metros de longitud; su 
máquina se elevó rápidamente, tras de haber 
andado un poco por el suelo apoyada en sus tres 
ruedas. Después, los asistentes pudieron ver á 
la gran «libélula» seguir una marcha horizon- 
tal bastante regular y una vez detenido el mo- 
tor, continuar su carrera ondulando graciosa- 
mente antes de volver á tierra. La distancia 
medida inmediatamente dió 78 metros en 9 
segundos. El record de 220 que obtuviera San- 
tos Dumont, no ha sido aún igualado. 


El regreso á tierra en razón de la gran altu- 
ra á que se elevó el aeroplano, deterioró un 
poco las ruedas y algunas otras piezas de poca 
importancia que se repararon inmediatamente; 
pero el choque no causó daño alguno al exce- 
lente aviador Bleriot, ni descompuso las partes 
mecánicas ni el motor. Todos los testigos del 
«vuelo» de M. Bleriot están acordes en decla- 
rar que el nuevo aeroplano podrá muy pronto 
rivalizar con el de Santos Dumont. 








El Aeroplano antes de las pruebas. 





El Aeroplano después de las pruebas. 


(Bots, M, Rol y Cia., de Paris, pas a **El Mundo Mustrado.??) 





























EL MUNDO ILUSTRADO 

















Modelo de puente de mochilas, sistema Barrios. 


Conferencias en la Secretaría de Guerra. 


LOS PUENTES MILITARES. 





El Sr. Coronel D. Arnoldo Casso López, jefe 
actual del Batallón de Zapadores, dió última- 
mente, en el local de la Secretaría de Guerra, 
tres interesantes conferencias relativas á la 
construcción de puentes militares. 





Modelo de puente sobre pilotes. 


La primera de estas conferencias versó sobre 
las obras de este género empleadas por los 
grandes ejércitos de la antigiiedad en distintas 
ocasiones y circunstancias. El conferencista, 
con abundancia de datos, se refirió al paso del 
Eufrates, del Tigris y del Indo, por Alejandro 
el Grande, 334 años antes de Jesucristo, para 
seguir á través de la historia, entresacando 
curiosísimos datos que demuestran la impor- 
tancia que, desde aquellas remotas épocas, se 


a 





E E 





concedía á un ramo de la ingeniería militar 
que ha ido poco á poco perfeccionándose mer- 
ced á nuevos inventos y al empleo de materia- 
les antes desconocidos. 

Después, el Sr. Coronel Casso López habló 
de las obras más notables llevadas á cabo por 
los contemporáneos, mencionando las del sitio 
de París (1870-71), de barcas y caballetes, y las 
que, para pasar el Danubio, hicieron los rusos 
en 1877, aprovechando como elementos princi- 
pales caballetes y pontones. Entre los puentes 
con armadura de made- 
ra,citó el de vigas Howe, 
de apoyos centrales, 
usado en la guerra de 
Secesión de los Estados 
Unidos; entre los de ar- 
madura metálica, el de 
sistema Eiffel, y entre 
los de cuerdas y cuerpos 
flotantes, respectiva- 
mente, los tendidos so- 
bre el Tajo, y los del 
Rhin, puestos por 
Jourdan; del Seña, por 
el Duque de Parma, y 
del Ebro, por el Duque 
de Berwick. 


eE 

En la segunda confe- 
rencia, el Sr. Casso Ló- 
pez habló de la impor- 
tancia militar de los 
ríos, delos medios deque puede valerse un ejér- 
cito para pasarlos, en caso ofrecido, y de 
la clasificación exacta de los puentes milita- 
res, especificando las condiciones de solidez 
que deben reunir para que resistan el peso de 
las distintas armas. 

Contrayéndose á las operaciones meramente 
técnicas, expuso algunas ideas prácticas acer- 
ca de los medios de efectuar el paso y mencio- 
nó las circunstancias que pueden obligar á un 


Puente de caballetes sobre cables. 


ejército á hacerlo á viva fuerza, valorando las 
ventajas é inconvenientes que esto ofrece para 
el agresor. 

Laelección][del punto del paso, yjla hora á que 





Sr. Coronel Don Arnoldo Casso López. 
(Hot, de** El Heraldo >>) 


éste debe efectuarse, las estratagemas ó falsas 
demostraciones para asegurar el éxito desea- 
do, etc., etc., fueron objeto de especial aten- 
ción por parte del conferencista, que se refirió 
también, con buen acopio de ejemplos y teo- 
rías, al paso de cada una de las tres armas en 
particular y al del grueso de las fuerzas, en 
general: á la organización defensiva y al paso 








Modelo de puente sobre balsas de toneles. 








Puente de caballetes sistema Bisago. 








EL MUNDO ILUSTRADO 











Modelo de puente de caballetes sobre pontones ó barcas. 


en retirada. La interesante conferencia termi- 
nó con algunas indicaciones muy útiles con 
respecto á los puentes ordinarios para cuya 
construcción pueden aprovecharse recursos del 
país. 


ES 
es 

El viernes último dió término á sus trabajos 

el Sr. Coronel Casso López, tratando de la he- 





la conservación y destrucción de los puentes, 
en caso necesario, para evitar que el enemigo 
se sirva de ellos. 
e 
La Secretaría de Guerra dispuso que todos 
los jefes de cuerpos, así como los que prestan 


allí mismo sus servicios en el desempeño de 
distintas comisiones, concurrieran á/las confe- 








Modelo de puente sobre cestones. 


chura de puentes y del material necesario para 
ello. Su disertación abarcó todo lo que se rela- 
ciona con los distintos sistemas usados en la 
actualidad para obras de apoyos flotantes, co- 
mo pontones y trozos, y de apoyos fijos como 
caballetes en el agua, en barrancas y cortadu- 
ras; puentes especiales con madera, hierro ó 
cuerdas, de un solo tramo y puentes metálicos 
y de cuerdas. Por último, el conferencista ha- 
bló del paso á nado de los ríos por la tropa y de 











Modelo de puente sobre balsas de troncos de árbol. 


detalles de su estructura pudieran apreciarse 
á la simple vista. 

En este mismo número pueden ver nuestros 
lectores los referidos modelos. 


—El desdén y elorgullo son los defectos de la 
nobleza mal entendida. 

—La muerte es el último consuelo de la hu- 
manidad. 





Modelo de puente sobre pontones ó barcas. 


rencias á que antes nos referimos, y con este 
motivo, muchos son los que tuvieron oportuni- 
dad de aplaudir el bien estudiado trabajo del 
señor Coronel de Zapadores, haciendo los más 
calurosos elogios de su erudición y del método 
rigurosamente científico que siguió. 

Para ilustrar sus distintas exposiciones, el 
conferencista presentó algunos modelos de 
puentes hechos en madera, con suma curiosi- 
dad, á tin de que hasta los más insignificantes 








Puente de caballetes de cuatro piés. 





LA VOZ DEL QUE DESTRUYE 


Bajo el rojo pendón de la venganza 
Trepemos á la cumbre de los odios 
Y en medio á los sangrientos episodios 
Esparzamos al aire la esperanza. 

Seamos como el dolor: fuertes, fecundos; 
Armémonos de todos los rencores 
¡Pero abramos la flor de los amores 
Sobre el desquicio loco de los mundos! 


ALBERTO GHIRALDO. 








Puente de caballetes sistema Terri. 








































































































, RA 
Pedagogo americano en México 

Se encuentra actualmente en México el Sr. 
D. Ernesto C. Moore, Superintendente de Es- 
cuelas de Los Angeles, California. El Sr. Moo- 
re es una personalidad muy distinguida de los 
Estados Unidos; ha estado al frente del movi- 
miento iniciado en pro de la educación en el 
Oeste de aquella nación, y ha prestado muy 
buenos servicios á la causa de la Instrucción 
Pública. 

Antes de ocupar el importante puesto que 
hoy desempeña, era Dean y Profesor de Peda- 
gogía en la Universidad de Berkeley, habiendo 
abandonado estos cargos para poder aceptar el 
de Superintendente de Escuelas de los Ange 

es. 

El Sr. Moore ha sido invitado por la Secre- 
taría de Instrucción Pública y Bellas Artes de 
México para dar unasconferencias sobre la or- 
ganización dela enseñanza en sus diversos 
grados en los Estados Unidos, conferencias que 
serán probablemente en número de dos, y de 
las que esperamos hablar en su oportunidad. 


EL MUNDO ILUSTRADO 





Sr. Ernesto C. Moore. 





PAISAJE 


El crepúsculo va á nacer ...Un velo 
blanco y sutil sorprende la montaña 
y el sol que borda su postrera hazaña, 
va desgarrando nubes por el cielo. 


Y hay un árbol fantástico... .Con duelo 
grave levanta la armazón huraña 
sobre el atardecer como una extraña 
eruz que se crispa con nervioso anhelo. 


El Sol, que ya declina, se detiene 
tras del árbol fantástico que tiene 
un hondo mar bajo sus secas ramas, 


y parece, en sus púrpuras bañado, 
la cabeza de un gran crucificado 
ciñendo una corona hecha de llamas. 


RICARDO MIRÓ. 











Puesto de las Sras. Osio de Lerdo y Lerdo de Carmona. 


Exposición de plantas y de flores enSan Angel 


La fiesta del último domingo. 





El pintoresco pueble:illo de San Angel estuvo de fiesta 
el último domingo. con motivo de la exposición de plan- 
tas y flores que allí se efectuó y de la animada kermes- 
se que para el mismo día dispusieron las autoridades 
locales y los vecinos más caracterizados. 

Pocas veces se habrá visto una reunión de este gé- 
nero más bien organizada; acostumbrado como está el 
púb ico á que estas fiestas se ajusten invariablemente 
al cliché que ha ido poco á poco vulgarizándolas, fué 
verdaderamente un motivo de satisfacción y de regocijo 
para todos verque en San Angel se habían instalado 
“puestos” de veras dignos de llamar la atención, y que 
las familias, uniéndose en un solo esfuerzo, lograron lo 
que en muy contadas ocasiones se logra actualmente: 
mantener la animación de los “consumidores” y dará 
la fiesta un carácter de distinción y de originalidad 
legítimas. 

San Angel, lo decimos sinceramente, supo salirse de 
lo vulgar. Los kioskos rústicos donde como es de rigor 
se vendían el ““confetti,” los refrescos, etc., etc., esta- 
ban adornados con exquisito gusto, predominando en 
ellos las combinaciones florales de los más variados ma- 
tices. 

El de juguetes finos, estaba atendido por las Sras. de 
Elguero y de Wollant y por las Sritas. García Pimentel 


E 





Puesto de Confetti. 


y Rivas Fontecha y su decorado se componía de visto- 
sos paneaux y de follaje salpicado de gardenias, horten- 
sias, crisantemas y margaritas. 

Los de “confetti” fueron cinco, distinguiéndose muy 
especialmente entre ellos el primero, que estaba á cargo 
de la Sra. Lerdo de Carmona, y que lucía un primoroso 
revestimento de flores color de rosa sobre fondo verde, 
y el cuarto, que se hallaba engalanado con rosas natu- 
rales y artificiales y camelias. La señora Sanz de Itur- 
bide, al frente de un grupo de señoras y señoritas, aten- 
día en éste á los numerosos consumidores. 

Los demás puestos de confetti, que atendían las Sras. 
Calderón y Breir, Martínez de la Torre de Sánchez Na- 
varro y Amada G. de Roig, ostentaban también un ador- 
a de magnífico efecto, predominando en ellos las flores 

nas. 

La Banca y la Cantina, asícomo la tómbola y los kios- 
kos donde se vendían té y helados, llamaron también 
mucho la atención por su originalidad y el buen gusto 
de su decorado. 


* 
xk 


En el mismo jardín de San Angel, que fué el lugar 
escogido para la kermesse, se instalaron los lotes dela 
Exposición de Plantas y de Flores, admirándose allí al- 
gunos notables ejemplares de vegonias blancas y de co- 
lores que presentó Eduardo Vázquez, de San Angel, y 
una hermosa colección de plantas pertenecientes á Fe- 
liciano Velázquez, de Tlalpam, horticultores á quienes se 
adjudicaron por el Jurado los dos primeros premios. 





Puesto de las Sras Calderón y Brier. 


Puesto de la 3ra. de Roig. 


EL MUNDO ILUSTRADO 


Abu Zaíd el Poeta 


Guento semi-oriental 








e Esto sucedía quizá en los tiempos del Califa 
Harún-al-Raschid. 

La leyenda no precisa la época y sólo dice 
que el Gran Comendador de los Creyentes era 
sobremanera apasionado por la música y la 
poesía. 

En la ciudad sagrada de los Califas vivía en- 
tonces Abu Zaíd, joven poeta, soñador místico, 
de altivo carácter, y libre como las gacelas del 
desierto, que había consagrado su lira á la Na- 
turaleza y á las Huríes del Profeta. 

Tan hermosa como las hadas que inspiraban 
sus cantos y tan dulce como sus ensueños de 
poeta era Jalima, tierna doncella de origen 
persa, á quien conoció el joven cierto día en 
tuno de los jardines de la gran mezquita. 

Convencido de que tan peregrina criatura era 
el premio anticipado que Alhá destinaba á su 
fiel servidor, se unió á ella conforme á la ley 
del Corán. 

Jalima sólo poseía su hermosura y su pudor, 
Zaíd su amor y sus ensueños. Inmenso caudal 
sin duda para los que sienten repleto de rica 
savia el fruto sazonado de la vida. 

Pasaron una, dos, bres y hasta veinte lunas, 
sin que entre tanto menguara la de miel para 
los venturosos amantes. 

Uno de esos días, sin embargo, amaneció Zaíd 
cabizbajo y meditabundo. a 

—¿Por qué no meacaricias hoy con tu sonri- 
sa? preguntóle Jalima entre mimosa y descon- 
solada. 

—Porque mi corazón es presa de amargos 
presentimientos, contestó el poeta. Anoche un 
fatídico sueño conturbó mi espíritu, arreba- 
tándolo de la dulce embriaguez en que lo te- 
nían sumido tus hechizos. Jalima, el espectro 
del hambre amenaza nuestra felicidad! 

—¡Clementísimo Alhá! exclamó la joven cu- 
briéndose el rostro con las manos, é inclinando 
su blonda cabecita sobre el hombro de su ama- 
do. Y así meditaron largo rato. 

—¿Acaso no eres poeta? preguntó de pronto 
Jalima á su esposo, mirándolo dulcemente. 

—¿ Y de qué me vale ser poeta si no es para 
llorar nuestra perdida felicidad? 

—¿4 Y por qué no haces lo que hizo Abú-Assán? 

—¿Qué hizo Abú-Assán? 

—Entonó himnos en loor del gran Caudillo 
de los Creyentes, á quien guarde Alhá; deificó 
á la princesa Zahira, poniéndola en parangón 
con las huríes del Profeta; cantó las hazañas 
del primer Visir y la castidad del Eunuco ma- 
yor. Por todo lo cual alcanzó gracia del gran 
Comendador, quien lo colmó de favores.—Oye 
a ¿por qué no haces lo que hizo Abú-As- 
sán? 

—Amada Jalima, mal conoces á bu esposo. Las 
hadas no me enseñaron el lenguaje de la lison- 
ja; yo soy el poeta libre de la naturaleza; canto 
como trinan las aves y murmuran Jas fuentes, 
sin pen, que me oyen. 

—Alhá sea con nosotros! 
































* 
e 

Así los ruegos de Jalima como el aguijón de 
la necesidad, rindieron á la postre la altivez 
del poeta. Abu Zaíd compuso un canto ensal- 
zando las glorias del gran Caudillo, canto que 
envió á su destino, escrito en nítido papiro 
perfumado de mirra. 

—No basta con un solo himno, dijo Jalima á 
su esposo algunos días después. Es menester 
que cantes hasta que el gran señor te preste 
vídos. 

Obediente Abu Zaíd, cantó de nuevo al Cali- 
fa, luego á Zahira su favorita, y por último, 
al primer Visir. 

El Califa no se hizo sordo. Cierto día un 
ujier se presentó á la morada de Zaíd diciendo: 
«Alhá sea con vosotros; el gran Comendador de 
los Creyentes reclama la presencia de su siervo 
Abu Zaíd,» 

Lleno Zaíd de regocijo se acicaló con su más 
vistoso captán, calóse el verde turbante, insig- 
nia de los descendientes del Profeta y se diri- 
gió presuroso á la regia morada. 

—¿ Eres tú el poeta Abu Zaíd? preguntó el Ca- 
lifa desde su augusto trono. 

—Y vuestro más humilde siervo, clementísi- 
mo Príncipe, contestóle el poeta, inclinándose 
hasta besar el suel 
Sábete, siervo Zaíd, que yo amoá los poe- 
tas, porque ya lo dijo el Libro sagrado: «Las 
rosas y los mines se abren al canto del rui- 
señor y hasta los camellos se animan cuando 
oyen la canción de su conductor.» Pero sabrás 
también, Zaíd, que tus cantos no me han deja- 
do satisfecho. Ello es que no tienen ni con mu- 
cho el sello de tu inspiración, ni el fuego de tu 
entusiasmo, ni la agudeza de tu ingenio. 

Díme poeta. ¿No encomiaste tú en dulcísi- 
mas estrofas las excelencias del camello? 

Es verdad, serenísimo Príncipe, balbuceó 
el poeta, palideciendo. 
















































































































































































































































































































































































—Pues bien, tu canción al camello es supe- 
rior á la que ensalza mi gloria. 

Dime poeta. ¿No deificaste también, en apa- 
sionados cantares, la gracia de tu Jalima? 

—Es verdad, magnánimo caudillo. 

—Pues bien:esos cantares á tuJalima superan 
en mucho á lo que dedicaste á mi augusta fa- 
vorita. 

«Dime por último, poeta, agregó el Califa, 
presentando á Zaíd las hojas de papiro que con- 
tenían sus versos, díme siervo desleal ¿á qué 
se deben estas manchas—y señalaba con mano 
iS deslustran tus indignas estro- 

as 

—Anonada á tu más humilde siervo, oh! po- 
deroso Vicario del Profeta, pero antes escucha 
la verdad en su boca. Esas manchas son lágri- 
mas de vergiienza que brotaron de mi corazón 
al verme forzado por la miseria á cantar en el 
lenguaje de la lisonja. 

—Oye, siervo altanero, prorrumpió el Califa 
con tal acento de ira que más parecía rugido 
de león que voz humana. Esta es la voluntad 
de tu amo y señor; Antes de tres días habrás 
escrito un canto que reuna estas condiciones: 
que supere á todo lo que has escrito hasta hoy, 
que no se aparte un punto de la verdad y que 


EL MUNDO ILUSTRADO 








acreciente mi gloria y 
la felicidad de mis vasa- 
llos. De lo contrario, 
prepárate á morir. Aho- 
ra véte de mi presencia. 

Camino de su pobre 
morada, Zaíd llevaba 
impreso en su semblan- 
te el sello de los conde- 
nados al último supli- 
cio. 

Jalima, que lo aguar- 
daba impaciente, quiso 
ir á su encuentro al ver 
que se acercaba; pero 
el poeta la detuvo con 
imperioso ademán y lle- 
gándose á ella le tendió 
los brazos. 

* 
EE 

Dos días después un 
ujier se presentó en la 
puerta de la triste mo- 
rada del poeta, dicien- 
do: «El gran Comenda- 
dor de los Creyentes re- 
clama el cumplimiento 
de un mandato impues- 
to 4 su siervo Abu Zaíd. 

El poeta, acercándose 
al ujier, depositó en 
sus manos una diminu- 
ta hoja de papiro. 


¿Qué has enviado al Califa? preguntóle Jali- 
ma, á quien alimentaba todavía un vislumbre 
de esperanza. 

—Mi sentencia de muerte y mi epitafio, con- 
testóle Zaíd, eon aire indiferente. 

Momentos después el califa leía, con visible 
curiosidad, esta extraña producción: 


EPITAFIO: 


Aquí yace el mejor amigo del Califa: 
Un poeta que no supo mentir, 
Sí amáts al Califa, imitad al poeta. 


Largo rato meditó el Califa sobre el signifi- 
cado de este arranque de desesperanza y de 
heroicidad de un alma joven que se ríe del des- 
tino. 

Luego conferenció largamente con el Visir 
sobre la futura suerte de Abu Zaid, á quien 
mandó comparecer á su presencia para el ter- 
cero día á la hora en que el muezin de la gran 
mezquita anuncia la penúltima oración. 

En el momento fijado por el Califa, Abu Zaíd 
se dirigió á Palacio acompañado de su esposa. 
Vanamente luchó Zaíd por disuadirla del pro- 
pósito de acompañarlo. Tu suerte será la mía, 





le dijo Jalima: ¿4 qué empeñarte en prolongar 
mi pena si he de morir después con más crue- 
les agonías? 

Rodeado de varios de sus cortesanos se halla- 
ba el Califa en el salón de las audiencias, cuan- 
do los atribulados esposos fueron conducidos á 
su presencia. 

Los magnates, apesar de su gravedad, no pu- 
dieron reprimir un movimiento de sorpresa al 
ver á Jalima. El dolor, que suele á veces ser 
artífice supremo, se había mostrado espléndi 
do en esta ocasión. Jalima estaba deslumbra- 
dora. 

El Califa clareó tres veces antes de hablar, y 
dijo: 

—¿Qué deseas de mí? noble señora. 

—Que me permitas, magnánimo Príncipe, 
participar de la suerte de mi esposo Zaíd, con- 
testó la beldad con melódica voz. 

—Hablas como una esposa fiel y te digo que 
serás complacida. Luego, volviéndose á Zaíd: 

—<Y tú qué deseas, poeta? 

—Que el epitafio que os envié, gran Caudillo, 
sea grabado sobre mi tumba. 

—Se hará conforme á tu deseo. 

Y volviendo al Visir, le dijo: 

Véte á cumplir lo ordenado. 

El Visir hizo una profunda genuflexión y se 
retiró, después de ordenar á los esposos que lo 
siguieran. 

Los tres personajes se engolfaron por esas 
calles de la magnífica ciudad de los Califas. 
Suplicio mayor que la muerte iba pareciendo á 
Jalima aquella interminable correría, y ya em- 
pezaba á desfallecer cuando el Visir se de- 
tuvo. 

Se hallaban al frente de un hermoso y vasto 
jardín, en el centro del cual, desafiando al cie- 
lo con sus soberbios minaretes, se destacaba un 
magnífico palacio, apenas inferior al alcázar 
del Califa. 

«Leed, dijo el Visir á Zaíd, señalando con la 
mano una de las fachadas del palacio. 

Zaíd, que apenas daba crédito á lo que veía, 
pues todo aquello le iba pareciendo obra de 
Hadas y Genios, pudo leer esta inscripción he- 
cha con letras de oro de alto relieve. 











Aquí vive el mejor amigo del Califa: 
Un vasallo que no sabe mentir. 
Si amáis al Calsfa, imitadlo. 


“Td á tomar posesión de él, les dijo el Visir. 
Allí hallaréis reunido todo cuanto deseéis pa- 
ra vivir como príncipes. Luego añadió: Así es 
Como castiga el gran Caudillo á los que no saben 
mentir?” 


JEsus LoNDOÑO MARTINEZ. 





LOSA 














Marruecos. —Conducción de un cadáver 4 través del desierto, 








UN NUEVO CENTRO DE DIVERSION 


La “Tabacalera Mexicana” construye un teatro 
en beneficio de sus consumidores, —Entu- 
siasta inauguración, 

Los numerosos favorecedores de la popular y 
acreditada fábrica de cigarros “La Tabacalera Me- 
xicana,”* están de plácemes con la apertura del tea- 
tro que esta negociación construyó á sus expensas, 
deseosa de invertir parte de sus utilidades en algu- 
na obra que redundara en beneficio de los mismos 
que la sostienen. 

La “Tabacalera” ha dado, con esto, una prueba 
muy clara de que sabe corresponder á la buena acep- 
tación que en México han dispensado á sus produc- 
tos los más inteligentes fumadores, ofreciéndonos al 
mismo tiempo una demostración concluyente de lo 
mucho que pueden alcanzar la buena fe y la dili- 
gencia, tratándose de una empresa que á toda costa 
procura captarse las simpatías del público. 

Gracias á la plausible idea que tuvo la *““Tabaca- 
lera,”” no sólo una gran parte de las personas de 
medianos recursos podrá en lo sucesivo tener un 
centro de diversión que visitar en las horas de 
desahogo, sin desembolso alguno, sino que los obre- 
ros, los humildes, los que apenas alcanzan á satis" 
facer sus necesidades con el producto de su ruda 
tarea, contarán también con un magnífico sitio de 
recreo, concurriendo á las funciones de muy distin- 
tos géneros que allí se verifiguen. 

Y decimos que todos podrán concurrir al teatro 
sin necesidad de hacer desembolso alguno, porque 
para adquirir el boleto correspondiente, basta pre- 
sentar en el despacho determinado número de caje- 
tillas vacías de las afamadas marcas de la Fábrica: 
con veinticinco, se obtiene un palco con ocho asien- 
tos, con cinco, una luneta y con tres un asiento de 
galería, pudiendo, de esta manera, por ahora, con- 
currir á las exhibiciones cinematográficas que allí 
se efectúan todas las noches, empleando para ello 
las películas que mayor éxito han alcanzado, lo mis- 
mo en Europa que en los Estados Unidos. 

Pronto, según hemos sido informados, se contra- 
tarán ártistas de mérito, para organizar funciones 
de zarzuela, drama, etc., etc.; todo aquello, en su- 
ma, que pueda añadir un nuevo atractivo al flaman- 
te coliseo. 

Durante el corto espacio de tiempo que lleva éste 
de estar abierto al público, ha sido incontable el nú- 
mero de personas que lo han visitado, elogiando su 
buena distribución, las seguridades que ofrece, y, 
sobre todo, la sencillez y elegancia de su decorado. 
Bástenos decir que el día de la apertura pasó de mil 
quinientos el número de los consumidores de los 
exquisitos cigarros de la “Tabacalera,” que concu- 
rrió á la representación. En la taquilla no se daban 
abasto los empleados recogiendo cajetillas vacías 
de las excelentes marcas “Supremos,” ““Celestes,”” 
“Vegueros,”? “Damitas,” “Flor de Lis,” “Flor 
Chica” y “Flor Grande,” para cambiarlas por bo- 
letos. 





. 

El teatro se halla situado en el mismo bastísimo 
terreno en que están establecidos los talleres y las 
oficinas de la Negociación, y su fachada, de original 
estilo modernista, da á la calle del Puente de Alva- 
rado. Al penetrar en él, lo primero que llama la 
atención de los concurrentes es la hermosa gruta 
que allí se ha simulado, y que presenta un aspecto 
verdaderamente fantástico con su iluminación espe- 
cial, sus bien imitadas peñas y sus bancos y mesas 
rústicas que figuran troncos de árbol. El salón es 
amplio, está muy bien decorado y ostenta, en lugar 
visible, todos los nombres de las más apreciadas 
marcas de la Fábrica. 

El local contiene novecientas lunetas, cuatrocien- 
tos cincuenta asientos en la galería, y veintiseis pal- 
cos con capacidad para ocho espectadores cada uno. 

Para concluir, reproducimos con gusto los siguien- 
tes conceptos con que nuestro colega ““El Impar- 
cial” ha hecho justicia á la “Tabacalera,”” hablando 
del mismo asunto que nos ocupa: 

“La Tabacalera Mexicana” ha demostrado siem- 
pre que no se sabe dormir sobre sus laureles, pues 
á medida que es más favarecida, más se preocupa 
por corresponder á las galanterías del público. Inició 
las famosas loterías populares, y todos se quedaron 
asombrados, no esperando ya nada, pues en verdad 
que era mucho pedir á una Empresa que, además de 
elaborar los mejores cigarros en el país, introdu- 
ciendo en sus talleres las maquinarias más modernas 
y haciendo de sus cigarros los predilectos, aun de 
los fumadores más exigentes, todavía dividiera sus 
utilidades entre el público, haciendo de los pobres, 
ricos; de los desheredados de la fortuna, afortuna- 
dos; pues “La Tabacalera Mexicana” acaba de de- 
mostrarnos que si sus ventas se han triplicado en 
relación con las anteriores, no han sido sólo para 
que ella disfrute del bienestar que produce el dinero, 
sino que, como se recordará, comenzó por ofrecer 
funciones gratuitas de cinematógrafo en el Teatro 
Circo Orrin, disponiendo que los consumidores de 
sus cigarros tuvieran acceso al coliseo por medio de 
cajetillas vacías de las marcas de la Fábrica. Con 
esto hizo un positivo beneficio, tanto al empleado 
burgués, como al obrero, que al salir de sus labores, 
al abandonar el taller, después de saborear los mag- 
níficos cigarros que elabora “La Tabacalera,” te- 
nían ya donde irá olvidar sus penas, con el sólo 
trabajo de guardar durante el día las cajetillas de los 
cigarros consumidos durante la ardua tarea.” 


EL MUNDO ILUSTRADO 





FLOR G6HIGA? 
PAPEL CANELA. 











Gruta en el Foyer del Teatro “Tabacalera Mexicana.” 

















































































































































































































Mi Ñ MAD 

















PASTILLAS DE_ROSA Y LIMON. 


Teresa de Jesús: Para preparar las pas- 
tillas, de las cuales me envió una mues- 
tra, se elige azúcar blanca de la mejor ca- 
lidad, se pulveriza y pasa por un tamiz de 
cerda, separando en seguida la parte más 
fina por medio de otro tamiz de seda; se 
deslíe el azúcar con el espíritu aromático 
quese quiera dará las pastillas, (en el 
caso de Ud. de rosa y de limón,) poniendo, 
además, el tinte rojo para las primeras y 
verde para las segundas, y empleando los 
colores vegetales usados ordinariamente 
en el ramo de dulcería. La operación se 
hace en un cazo pequeño que se pone lue- 
go al fuego, teniendo cuidado de batir el 
contenido de cuando en cuando, hasta que 
adquiera la consistencia debida; después 
se deja enfriar y se les da figura según el 
método usual. 














MUEBLECITO DE ADORNO. 


A.M. de González: El lugar vacío desu 
sala puede llenarlo perfectamente con un 
mueblecito de fantasía, como la mesita 
de la que doy á Ud. el modelo. Es de ma- 
dera fina labrada, y puede colocarse sobre 
ella una estatuita ó cualesquiera otro ob- 
jeto por el estilo. 

—El modelo de la colcha lo daré Ud, en 
el próximo número. 


AGUA PURA. 

Amateur: Fl agua que se hace pasar á 
través de un buen filtro, queda absoluta- 
mente exenta de impurezas. 

CUBIERTA PARA PIANO 


Tony Tonella: En uno de los números 
anteriores dí un grabado que representa 
una carpeta de última mcda para plano 
de cola. En la fgura que ilustra estas lí- 













neas, encontrará Ud. un modelo de carpe- 
ta para piano vertical, hecha en etamina 
bordada con sedas. gi 


MANCHA DE CICATRIZ. 


Eglantina: Frote Ud. diariamente la 
parte manchada con el aceite que se des- 
prende de las cáscaras de naranja y des- 
aparecerá en breve. 


PARA LAS GANAS. 


Casiopea: Puede Ud. usar sin temor la 
preparación á que se refiere, sin suspen- 
derla hasta ane el cabello haya brotado 
completamente y adquirido cierto vigor. 
Procure Ud. usar la peluca lo menos po- 
sible. 


MODELO DE TRAJE. 


Julieta: Vea Ud. el figurín de la Casa 
Buzenet de París, publicado en este mis- 
mo número, creo que es muy á propósito 
para confeccionar un traje con la tela, de 
la cual me envía Ud. una muestra. Lea 
Ud. atentamente la explicación de dicho 
modelo, y si tuviere alguna duda, se la 
resolveré gustosa» 


ARREGLO DE LA CASA. 


Dorila: Me parece de muy buen gusto 
la idea de Ud. de colocar en el vestíbulo 
desu casa un grupo de plantas de som- 
bra para adornar el centro; puede Ud. po- 
ner un ajuarcito rústico de mimbre, y en 
los rincones, si le agrada, una hamaca, 
haciendo así de este lugar que general- 
mente solo se emplea para pasar, un reci- 
bidor improvisado, aprovechando la mag- 
nífica vista quesegún Ud. me dice, se go- 
za desde allí. 

Quedaría más hermoso aún si se quita- 
ra el cancel de cristales que da al campo 
para formar allí una terraza con su mar- 
quesina. 


CANASTILLA. 


Bouquet de rosas: Aconsejo á Ud. que 
para las camisetas, chambras y pañales 
del recién nacido elija una tela de algo- 
dón muy fina ó una de seda en vez de li- 
no; éste es menos provio para el caso por 
ser muy frío. 


ANDADORES. 


Madrejoven: He dicho alguna vez que 
los andadores tirantes que emplean mu- 





chas madres cuando los niños comienzan 
á dar sus primeros pasos, son antihigiéni- 
cos, porque tienden á deformar el cuerpo 
del niño, cargando los hombros. Doy á Ud. 
el modelo que me pide, pero no se olvide 
de mis advertenci: empléelo lo menos 
que sea posible. 








COFIA,—PARA LIMPIAR LA PLATA.—RIZADO 
DE PLUMAS. 


Valentina Croizart: El modelo de cofia 
que acompaña estas líneas, es de los más 
cómodos para el uso á que Ud. la destina; 
su corte sencillo le permite guardar bien 
la cabellera sin causar molestias. Puede 
Ud. hacerla en una tela de algodón ó de 
seda con su encaje en el borde; las bridas 
son adorno solamente porque la cofia se 
sujeta al rededor de la cara con una jare- 





ta disimulada, cuyos cordones se anudan 
por detrás. 

--Ponga Ud. á hervir sus medallas en 
una solución de 40 partes de agua por una 
de ácido sulfúrico, y recobrarán su color 
y brillo. 

—Para rizar las plumas de los sombre- 
ros, basta colocarlas sobre un hornillo que 
teng: uas bien encendidas, sobre Jas 
cuales se pone azúcar en polvo; el humo 
que se desprende, las riza muy bien. Sólo 
hay que cuidar que las plumas queden á 
una altura conveniente para que reciban 
bien el humo y no se quemen. 

—Los modelos de madera pirograbada 
se los daré á Ud. enel próximo número. 





CHONGOS.—FRESAS EN CREMA. 


Una chambona: Los chongos que Ud. 
meindica se preparan con dos kilos de 
azúcar que se convierten en almí- 
bar de medio punto, se pone en se- 
gvida un cuarto de kilo de mante- 
quilla y se vuelve al fuego hasta 
que suba el punto; se deja enfriar, 
se baten 16 huevos y se ponen en el 
almíbar, batiendo éste como tu- 
rrón; se rebanan mamones tosta- 
dos y se fríen en mantequilla, se 
ponen en una cacerola y se bañan 
con el almíbar preparado, cubrién- 
dolos en seguida con rebanadas de 
queso fresco y espolvoreando con 
canela, se van alternando las ca- 
pas, se tapa la cacerola y se pone 
á dos fuego