Skip to main content

Full text of "JMBE 2018 Volume 01 Issue 02"

See other formats


Journal of Management JMBE 
«gee, and Business Education 


of Mai 





ES POSIBLE TRABAJAR LA EDUCACION 
EMPRENDEDORA UNIVERSITARIA EN CONTEXTOS 
POCO FAVORABLES PARA ELLO? 


IS UNIVERSITY ENTREPRENEURIAL EDUCATION 
POSSIBLE TO WORK IN POOR-FAIR CONTEXTS? 


Ricardo Hernandez-Mogoll6n* 
Universidad de Extremadura 


Antonio Fernandez-Portillo 


Universidad de Extremadura 2018 
: Vol.1 Num. 2 
Juan Carlos Diaz-Casero 160-181 


Universidad de Extremadura 


Maria de la Cruz Sanchez-Escobedo 
Universidad de Extremadura 


RESUMEN 


La iniciativa emprendedora es necesaria para el desarrollo econdmico y social 
de la sociedad: crea riqueza, genera actividad, promueve la innovacion y aporta 
oportunidades de felicidad, tanto para las personas emprendedoras, como para 
los puestos de trabajo que crea. Hay consenso sobre esto no solo en la 
Academia, sino en los ambitos de las administraciones publicas y en los agentes 
privados dedicados al Emprendimiento. Sin embargo, a veces se duda si el 
talento emprendedor puede y debe ser ensenado, o, simplemente, el talento 
emprendedor lo tienen, de nacimiento, algunas personas. 

Este trabajo analiza este tema y su contexto, ofreciendo respuestas y 
argumentos para la acciOn. Finalmente, aporta un modelo real de Educacion 
Emprendedora Universitaria (EEU) en el nivel de Educaci6n Superior. Se trata 
de un modelo integrador, que trata de recoger todo lo relativo a Educacion 


Hernandez-Mogollén, R., Fernandez, A., Diaz, J.C., Sanchez, M.C. (2018). ges posible trabajar 
la educacién emprendedora universitaria en contextos poco favorables para ello? Journal of 
Management and Business Education, 1(2), 160-181. https://doi.org/10.35564/jmbe.2018.0012 

“Corresponding author: rhernand@unex.es 

www.redaedem.org/?seccion=revistas_jmbe ISSN: 2605-1044 

Published by European Academic Publishers, Academia Europea de Direccién y Economia de la 
Empresa. This is an open access article under the CC BY-NC-ND license. 


Journal of Management and Business Education 1(1), 162-181 161 


Emprendedora seleccionando lo mas acorde a las necesidades, y teniendo en 
cuenta que hay sobre el tema en cuestidn y de lo que se puede y se deberia 
hacer. 


PALABRAS CLAVE 


educaciOn emprendedora universitaria, educacién emprendedora, ecosistema 
emprendedor, micro ecosistema emprendedor. 


ABSTRACT 


The abstract tells prospective readers what you did and what the important 
findings in your research were. Together with the title, it's the advertisement of 
your article. Make it interesting and easily understood without reading the whole 
article. Avoid using jargon, uncommon abbreviations and references. You must 
be accurate, using the words that convey the precise meaning of your research. 
The abstract provides a short description of the perspective and purpose of your 
paper. It gives key results but minimizes experimental details. It is very important 
to remind that the abstract offers a short description of the 
interpretation/conclusion in the last sentence. The abstracts must be keep as brief 
as possible (200 words). In an abstract, the two whats are essential: What has 
been done? (purpose); what are the main findings? For example, rewarding 
students to enhance autonomous motivation to learn is a heavily debated topic in 
education studies. This research focus on the smallness of rewards. Results 
suggest that a small number of bonus points increases persistence in rewarded 
behavior, as well as persistence and performance on nonrewarded behavior. 


KEYWORDS 


university entrepreneurial education; entrepreneurial education; entrepreneurial 
ecosystem; entrepreneurial micro ecosystem. 


INTRODUCCION 


El crecimiento econdmico, la generaci6n de nuevos puestos de trabajo y la 
innovaci6n empresarial, preocupan a la sociedad cada vez mas, y en general, a 
los distintos gobiernos y administraciones publicas. En efecto, el creciente 
interés que se ha despertado por la creaci6n de empresas como via de soluci6n 
a los problemas del desempleo (Birch, 1979, 1987; Birley, 1987; Kirchhoff y 
Phillips, 1988; Storey, 1982, 1994; White y Reynolds, 1996), del desarrollo 
econdmico y regional (Dubini, 1989; Kent, 1984; Sexton, 1986; Storey, 1994, 
Reynolds, Hay y Camp, 1999, 2000, 2001, 2002) y del fomento de la innovacién 
(Acs y Audretsch, 1988; Hisrich y Peters, 1989; Drucker, 1964, 1986; 
Schumpeter, 1912, 1942). 

Ademas, cada vez con mayor frecuencia, se esta considerando el papel del 
individuo en el proceso emprendedor a la hora de disenar las politicas publicas 
de promocién de nuevas empresas. Sin embargo, el entorno social y cultural 
condiciona las conductas y decisiones tomadas por los individuos. En este 
sentido, dicho entorno influira en las percepciones de deseabilidad y viabilidad, 


Journal of Management and Business Education 1(1), 162-181 162 





asi como en la intencidn final de crear una nueva empresa (Bruno y Tyebjee, 
1982; Kent, 1984; Burch, 1986; Birch, 1987; Dubini, 1988, etc.). 

Por otro lado, los cambios en el marco institucional y la descentralizaci6on 
politica y administrativa sufrida en Europa, y mas aun en Espana, suponen un 
mayor peso y responsabilidad de las diferentes regiones en la ordenacidn de sus 
territorios, en las politicas de desarrollo y en el futuro econdmico de sus 
poblaciones. 

En este contexto, la teoria econdmica institucional North (1990, 2005), 
proporciona un marco tedrico adecuado para el analisis institucional de la 
creaci6n de empresas, ya que ofrece un acercamiento que permite entender y 
tratar las diferentes formas de interaccién humana en el marco general de las 
“reglas de juego” establecidas, que influyen positiva o negativamente en el 
desarrollo econdémico de diferentes zonas, y por ende, en la actividad 
emprendedora. 

Varios son los autores que utilizan la teoria econdmica institucional con 
propositos similares en distintos contextos. Entre ellos, destaca Veciana (1999, 
pp. 25) que plantea que “la teoria institucional es, sin duda, la teoria que 
actualmente proporciona un marco conceptual mas consistente y apropiado para 
el estudio de la influencia de los factores del entorno en la funci6n empresarial y 
la creaciOn de empresas’. 

Sin embargo, tradicionalmente, y de manera general, los sistemas educativos 
no se han caracterizado por fomentar habilidades ni capacidades para 
emprender, de tal modo que los estudiantes no han adquirido las actitudes que 
conforman una mentalidad emprendedora y por tanto predomina la aspiracién 
social de, al término de sus estudios, orientar su trabajo hacia las grandes 
empresas o hacia la Administracién Publica. Debemos considerar que el 
proyecto GEM (Global Entrepreneurship Monitor), analiza la Educacion y la 
Formaci6n como elemento condicionante del proceso emprendedor y ademas, 
defiende la importancia decisiva del Sistema Educativo, desde sus primeros 
niveles de educacion, en la creacién de riqueza, progreso y bienestar de sus 
ciudadanos, sostiene en sus conclusiones que esta variable es la que permanece 
mas estancada a lo largo de todos los anos de este estudio, teniendo sus inicios 
en el ano 1999. 

En este contexto, debemos remarcar que existe consenso en la literatura que 
hace referencia a que la iniciativa emprendedora, o ciertos aspectos de ella, se 
pueden ensenar. En este sentido, la mayoria de los estudios empiricos 
concluyen que la iniciativa empresarial se puede alentar mediante el fomento de 
la cultura emprendedora en los programas educativos. 

El objetivo en estos niveles sera desarrollar la cultura emprendedora, es decir, 
preparar a los estudiantes para que sean capaces de llevar a cabo sus proyectos 
y estimar la posibilidad de crear sus propios empleos o lanzar sus negocios y, 
cuando el estudiante se encuentre en niveles superiores y universitarios debe 
enfatizarse ademas en el know-how, es decir, conocimientos y técnicas 
especificas que les seran utiles para crear su empresa. En cuanto al desarrollo 
de los programas, Fortin defiende que deberan tenerse muy en cuenta las 
instituciones que lo lleven a cabo (Fortin, 1992). Sin embargo, otros autores 
consideran que estos conocimientos deben obtenerse posteriormente a la 
educacion secundaria o bien, que hay que modificar el sistema de educacién y 
afirman que la educacion general lo que hace es desincentivar en los alumnos el 
comportamiento emprendedor (Chamard, 1989; Singh, 1990). Existen, no 





Journal of Management and Business Education 1(1), 162-181 163 





obstante, diferencias en cuanto a la orientaci6n que debe darse a este nivel de 
formaci6n, cuales deben ser las estrategias de ensenanza, los estilos de 
aprendizaje y el diseno curricular (Gorman, 1997). 

La revisién de la investigacién empirica que relaciona la educacidn 
emprendedora y la accion empresarial en el periodo comprendido entre 1985 y 
1994 realizada por Gorman, Hanlon, y King, y la realizada por Dainow enfocada 
en el mismo sentido para el periodo anterior a 1985, aportan en primer lugar la 
existencia de un numero limitado de estudios empiricos que se centren en la 
educacion del espiritu emprendedor. Asi concluyen, que habia una correlacion 
significativa y positiva entre la participacién en los programas educativos 
emprendedores y la intenci6n de creaci6n de empresas. Esto esta alineado, y 
parece sugerir, un consenso entre investigadores en el sentido de que el espiritu 
emprendedor puede ser ensenado y que el comportamiento emprendedor puede 
estar positivamente relacionado con la influencia de los programas educativos 
(Dainow, 1986; Gorman, Hanlon, y King, 1997). 

En la misma linea el informe de la UNESCO afirma que desarrollar en la 
juventud una cultura emprendedora a través de la educaci6n, puede ser un 
primer paso hacia una estrategia a largo plazo que incremente la innovacion y la 
creacién de empresas (UNESCO and ILO, 2006). 

En cuento a la pregunta de investigacién, se expresa de la siguiente forma: 
4liene sentido desarrollar actitudes emprendedoras, en el alumnado 
universitario, a través de la Educaci6én Emprendedora, como paso previo a la 
identificacion y explotacion de las oportunidades empresariales y de la creacion 
de empresas? 

Con relacién a la pregunta de investigacion, este trabajo intenta alcanzar los 
siguientes objetivos especificos, analizar que dice la literatura sobre la 
Educacién Emprendedora Universitaria, y proponer un modelo conceptual que 
permita llevar ésta a la practica. 

Con todo ello, estimamos que este trabajo de investigaci6n puede servir de 
apoyo, a los tomadores de decisiones académicas en el contexto de la 
orientacion y definicidn de qué programas, contenidos, y metodologias, dentro 
de los planes de estudio se ha de favorecer, asi como, qué instalaciones 
educativas o qué infraestructuras es necesario privilegiar, para favorecer la 
gestion de la intencién de emprender y las vocaciones emprendedoras entre los 
estudiantes universitarios. 

En este trabajo, para alcanzar los objetivos propuestos, se manejan diferentes 
variantes del método cientifico como son: 

e Método analitico — sintético en la revision de la literatura. 
e Hermenéutico. 
e Metodologia sistémica, en la formulaci6n y gestién del marco tedrico 
que culmina en las conclusiones, y que tiene en cuenta: 
v La necesidad de huir de la busqueda de un sistema total y perfecto. 
v¥ Que sabemos de antemano, que el modelo, en la versi6n de que se 
trate, siempre sera incompleto, debido al proceso de mejora continua 
y a que el ecosistema es un ente vivo. 


Journal of Management and Business Education 1(1), 162-181 164 


REVISION DE LA LITERATURA SOBRE EDUCACION 
EMPRENDEDORA 


Los responsables de las politicas universitarias necesitan entender los 
determinantes y obstaculos del emprendimiento porque deben analizar la 
efectividad de los diferentes enfoques. En esta linea, debemos poner de 
manifiesto que éstos deben ser guiados, tanto como sea posible, por evidencias 
y hechos. La falta de evidencia empirica comparable internacionalmente ha 
restringido el entendimiento del emprendimiento y muchas _ preguntas 
permanecen sin respuesta (OCDE, 2009). 

Entender por qué los individuos desarrollan las intenciones de emprender, o 
qué factores las motivan, es un importante primer paso en el entendimiento de 
como promover exitosamente el emprendimiento. Seguin Hisrich (1988), los 
estudios de emprendedores, fallan al no proveer una clara imagen de los factores 
que motivan a un individuo a entrar en un programa de formacion de 
emprendimiento, si bien, como mostramos en este trabajo, iniciativas como 
GEM, GUESSS y el fuerte impulso a la investigacion aplicada, realizado por la 
comunidad cientifica mundial en emprendimiento en las ultimas dos décadas, ha 
ayudado a pailiar esta dificultad. 

Ademas, desde el ambito académico se ha destacado la importancia de 
profundizar en la investigaciOn sobre los diferentes factores que influyen en la 
intencién emprendedora. En este sentido, debemos comentar que el entorno 
social y cultural condicionan la intencidn final de crear una nueva empresa (Diaz 
et al., 2012, & Diaz-Casero et al., 2017). Una universidad emprendedora, debe 
comportarse de acuerdo a este nuevo rol, dentro de este contexto, y con el 
objetivo de motivar el emprendimiento y el apoyo al desarrollo de negocios. 

Con respecto a los estudios en emprendimiento, manifiesta que son 
importantes para la salud de cualquier universidad, cualquier economia o 
cualquier region. El punto clave es que alguien se convierte en emprendedor no 
por nacimiento sino por educacién y por experiencia. Aunque ya ha sido 
superada la discusion sobre si «ser empresario» podria o no ensenarse (Kuratko, 
2004), también es cierto que aun hoy no existe un acuerdo generalizado sobre 
la mejor forma de ensenar las destrezas empresariales. 

En cuanto a las Politicas y Programas Publicos y Privados de Fomento de 
EEUU: 

Como senala el conocido como Informe Delors (1996), hay cuatro pilares de 
la educacion: 

e Aprender a conocer el mundo que nos rodea. 

e Aprender a hacer... haciendo. 

e Aprender a convivir con los demas. 

e Aprender a ser: 
v personas capaces de actuar responsablemente. 
Y con autonomia y buen juicio. 
Y con curiosidad y gusto por aprender. 


A los que se podia anadir un quinto pilar: aprender a cambiar 


Journal of Management and Business Education 1(1), 162-181 165 





Smart Specializaction y el entrepreneurial discovery del RIS3 

La iniciativa del RIS3 tomada por la CE a través de la DG REGIO ha publicado 

manuales especificos para incluir a la universidad en las estrategias de 
innovacién de las regiones. En este sentido, cabe recordar que es a través de la 
redaccion y aprobacidn de la estrategia de innovacion, que las regiones reciben 
los fondos estructurales, de aqui su importancia (Solé, 2016, pp. 87). 
Tras la firma en el aho 2006 de la “Agenda de Oslo para la educacion del espiritu 
empresarial en Europa”, el esfuerzo por incorporar las ensenanzas en la materia 
ha sido constante, aunque lento, especialmente en los primeros niveles del 
sistema. El analisis previo mostré en Europa un panorama poco integrador, 
revelando que la mayor parte de las iniciativas sobre educaci6n en espiritu 
empresarial en curso en toda la UE, no estaban integradas en los planes de 
estudio, ni formaban parte de un marco coherente para el fomento de este 
espiritu. En este punto, es necesario indicar, que Espana incorpora por primera 
vez la iniciativa emprendedora como uno de sus principios de calidad del sistema 
educativo en la Ley 10/2002 de 23 de diciembre de 2002 de Calidad de la 
Educacién (LOCE) y a partir de este momento, ha ido creciendo en presencia en 
las sucesivas reformas del sistema educativa, Ley Organica para la Mejora de la 
Calidad Educativa (LOMCE). 

A estas reformas, le acompana la urgente necesidad de avanzar en la materia 
(Fundacion Principe de Girona, 2011; Batista et al., 2015), al tiempo que se 
profundiza en la competencia sobre sentido de la Iniciativa y Espiritu de 
Empresa. En resumen, se puede afirmar que, entre los educadores, las 
administraciones publicas, investigadores y fundaciones privadas, aumenta 
significativamente en Espana, la concienciaci6én sobre la importancia que tiene 
la ensenanza en emprendimiento, en todas las fases de la educacion. 
Igualmente, como senalan Batista et al. (2015) es necesario destacar el interés 
de la Unién Europea (Comisi6n Europea, 2003, 2006) en potenciar el aprendizaje 
a lo largo de la vida (Lifelong Learning Programmes) extendiendo la formacion 
emprendedora a otras acciones formativas (Leonardo da Vinci, Erasmus+, 
Erasmus para JOvenes Emprendedores...). En particular, hace hincapié en la 
importancia de promover la creatividad, la competitividad, la empleabilidad y el 
crecimiento del espiritu empresarial en todas las edades (Comision Europea, 
2006). 

En este punto, no podemos dejar a un lado los programas europeos dedicados 
a fomentar la creaci6n de empresas y el emprendimiento, que ahondan en los 
distintos estratos de la sociedad y, muy especialmente, entre la poblacién 
desempleada, muchos de los cuales han adoptado en los ultimos anos el formato 
Mooc (Massive Online Open Courses) que permiten acceso universal a la 
formacion de las personas adultas. 

Por otra parte, en Estados Unidos, Lawrence Summers (2016), ex secretario 
del Tesoro americano y antiguo rector de la Universidad de Harvard, ofrecié en 
Nueva York una conferencia sobre el futuro de la educacidn, en la que comenta 
que: "Es probable -declar6 ante los maestros de la ciudad- que en los préximos 
veinticinco ahos veamos mas cambios que en los ultimos setenta y cinco". De su 
ponencia, se extrae que el mundo se transforma rapidamente, y con él las 
expectativas que la economia pone en el sistema educativo. La sociedad se 
encamina hacia un modelo laboral extremadamente flexible y competitivo, de 
caracter global, cuyo énfasis se va a colocar en una serie de habilidades - 
cognitivas y no cognitivas- distintas a las que fueron fundamentales en el pasado 





Journal of Management and Business Education 1(1), 162-181 166 





siglo. Irénico y siempre provocador, Summers reconocio que resulta mas dificil 
"reformar un curriculum académico que mover un cementerio". Sin embargo, se 
aventurdé a esbozar una serie de medidas que deberian implantarse en las aulas 
para avanzar hacia la escuela del futuro, en las que destacan las siguientes: 

e Los estudiantes tienen que aprender a manejar los datos estadisticos 
y a extraer conclusiones del andalisis de los mismos. 

e Favorecer a todos los niveles el trabajo cooperativo. 

e Las escuelas han de plantear un uso mucho mas intensivo de las 
nuevas tecnologias. 

e Desde pequenos, los colegiales deben habituarse a hablar en publico, 
a explicar y servirse de sus conocimientos en clase. 

e Una ensenanza cosmopolita es condicidn sine qua non. Los 
profesionales del futuro tendran que enfrentarse a una competicion 
global. El mundo es cada vez mas abierto y hay que prepararse para 
ello. 

Sin duda, las recomendaciones de Summers no pueden aplicarse de 
inmediato en Espana, donde los problemas mas acuciantes son otros: la 
comprension lectora 0 la base matematica de muchos nifos es endeble, continua 
siendo habitual la ensenanza meramente memorialista y el conocimiento del 
inglés constituyen un reto pendiente. El fracaso escolar alcanza a un tercio del 
alumnado, mientras que la creciente escasez de medios y las reformas 
desenfocadas no apuntan en la buena direccion (INE, 2017). Cierto fatalismo 
puede hacernos creer que se trata de dificultades irresolubles, pero la 
experiencia internacional invita al optimismo, si se actua con decisién e 
inteligencia. La reconversi6n educativa es el eje transversal de cualquier politica 
de éxito a largo plazo. 


Entendiendo por donde va el mundo 

Hemos podido observar como la economia mundial esta transitando hacia un 
nuevo modelo, que se podria denominar Economia Emprendedora, en el que el 
espiritu emprendedor juega un papel fundamental (Birch, 1979 y 1987). Asi, el 
impacto, universal, transversal y exponencial de las TICs en los modelos de 
negocio empresarial, en las familias y en las administraciones publicas, la 
extension de la globalizacion, la creciente presencia de la sociedad del 
conocimiento, hacen depender la prosperidad de paises y regiones del 
fendmeno emprendedor. En este planteamiento la economia, se puede 
denominar, como “economia dirigida” (Audretsch, y Thurik, 2001; Thurik, Carree, 
Van Stel & Audretsch, 2008). 
Mientras que la economia emprendedora, se caracteriza por lo siguiente: 
Flexibilidad, Novedad, Originalidad, Creatividad y Diversidad (Audretsch, y 
Thurik, 2001; Thurik, Carree, Van Stel & Audretsch, 2008). 
Resulta evidente que la nueva sociedad necesita del espiritu emprendedor, tanto 
en su vertiente empresarial, como social, y ademas tiene en uno sus pilares en 
la formacion, que debe estar presente, en todo el sistema educativo de los paises 
y regiones. 


El ecosistema emprendedor. La universidad emprendedora 

El nacimiento de iniciativas emprendedoras puede relacionarse con los 
ecosistemas de emprendimiento en el que se encuentren localizadas. En esta 
linea, Solé (2016, pags. 77 y 78), indica lo siguiente “La universidad ademas de 





Journal of Management and Business Education 1(1), 162-181 167 





su posicidn de agente en el ecosistema puede coadyuvar en mejorar los demas 
elementos en mayor o menor medida. Las universidades como agentes del 
ecosistema innovador con un modelo basado en la investigacién y focalizado a 
la demanda contribuye a la creacion de capital humano, a la atraccion de talento, 
fomenta la cultura emprendedora y de la innovacién, contribuye de manera 
notable a la creacién y consolidacidn del sistema de ciencia tecnologia, a través 
de patentes, spin-off y start-ups, y a través del parque cientifico contribuye a 
crear tejido productivo de calidad, y pone al servicio de las redes locales una 
potente red global de ciencia, que finalmente como es el caso del MIT, Harvard, 
Stanford, Oxford, etc., contribuye a prestigiar la imagen global de la region.” 
Ademas, cabe remarcar que no conviene confundir Contexto, Entorno, y 
Condiciones Externas, con Ecosistema, que es un ente vivo, dinamico y en el 
que interviene la dinamica de sistemas. 

Cabe mencionar, que el Observatorio GEM Espana con datos del horizonte 
temporal 2005-2013, al confrontar las variables del Contexto Emprendedor, 
“Educacion y formacién emprendedora (etapa post-secundaria)” y “Educacion y 
formaci6n emprendedora (etapa escolar)’, esta ultima referida a la educacién 
primaria y secundaria, en el caso de la primera siempre historicamente ha 
recibido puntuaciones muy superiores (Batista et alt, 2015). 

Algunos autores defienden la necesidad de que el diseno de los espacios 
educativos, como parte del contexto fisico del aprendizaje, se convierta en un 
factor de desarrollo de la intencién de emprender al disenarlos para crear 
sensaciones que motiven emociones que cancelen las barreras y apoyen la 
gestidn de los estados mentales positivos, referidos en el modelo antecedente 
de la autoeficacia (Iracheta et alt., 2013). 


El método de ensenanza del emprendimiento 

En este punto queremos adentrarnos en el método, para ello nos centramos 
en el término “Efectuation” que en este contexto hace referencia a una teoria de 
Emprendimiento que desafia el conocimiento tradicional de la toma de 
decisiones y el comportamiento emprendedor (Sarasvathy, 2001). Este autor en 
un estudio supervisado por el premio nobel Herbert Simmon, analiza el proceso 
mental que siguen los emprendedores cuando crean nuevas empresas. Tras su 
investigacion concluye que los emprendedores de éxito contienen los siguientes 
elementos claves del mapa mental del emprendedor: 


Figura 1. Proceso de la teoria de la efectuation 


Creacion de 


Ideas de meee 


negocio Decisiones Accion 


stakeholders 


se de confianza 





Fuente: Elaboracion propia a partir de Sarasvathy (2001). 


Journal of Management and Business Education 1(1), 162-181 168 





La Universidad Emprendedora 

En el caso de la universidad publica, mas concretamente, espanola, siguiendo 
lo que senala Solé (2016), el marco juridico crea modelos de actuacion 
universitaria excesivamente’ rigidos, que generan comportamientos 
incompatibles con las estrategias universitarias y que limitan la capacidad de 
adaptacion de la Universidad a los nuevos retos, ademas, esto sigue 
representando un freno al cambio. 

De esta forma, segtin Solé (2016), se esta produciendo una nueva topografia 
en la universidad, nuevos disenos organizativos, que vienen forzados por la 
demanda, o sea, por las nuevas exigencias educativas y de comportamiento 
investigador en los campos convencionales, y por los nuevos roles que la 
sociedad atribuye a la universidad. En resumen (Solé, 2016), la Universidad 
Tecndpolis es la que mejor garantiza la contribucién de la Universidad al 
Desarrollo Econémico y Social. 


El Fundamento del Proceso del individuo emprendedor 

En las ultimas décadas han cobrado un interés relevante en la literatura los 
denominados modelos de intencion, relacionados con el proceso de creacién de 
empresas. Estos modelos tratan de acercarse a la influencia que ciertas 
variables medioambientales ejercen en las cualidades y el comportamiento 
empresarial. En ellos, se interpretan las percepciones e intenciones de los 
empresarios potenciales como predictores de la conducta empresarial (Ajzen, 
1991; Krueger y Brazeal, 1994; Gnyawali y Fogel, 1994; Westhead y Wrigth, 
1998). 

Las investigaciones sobre las intenciones demuestran claramente que son el 
mejor medio para predecir las conductas planeadas (Krueger, 1993). En el 
proceso global de la creaci6n de empresas, las intenciones empresariales son 
vitales, pues establecen las caracteristicas iniciales importantes para las nuevas 
organizaciones (Krueger y Casrud, 1993). 

Respecto del marco tedrico existente sobre las intenciones, el dominante en 
la investigaci6n es el modelo de Ajzen y Fishbein sobre el comportamiento 
planeado. Un factor central de esta teoria es la intencidn del individuo para llevar 
a cabo una conducta dada (Ajzen, 1991). Asi, las intenciones predicen y explican 
de manera contundente una conducta planificada, por ejemplo, la creacién de 
una empresa (Krueger, 1993). No obstante, la intencidn de realizar una conducta, 
solo se hace realidad, es decir, deja de ser potencial para ser real, si la persona 
puede decidir, segun su propia voluntad, realizar o no esa conducta (se hace con 
control de la voluntad). 


Journal of Management and Business Education 1(1), 162-181 169 


Figura 2. Teoria del comportamiento planeado y de la teoria de la accion 
razonada 


Contexto 
Universitario 


Contexto 


Tels 
Normas 


Subjetivas 


Intenciones de 


Eleccién de 
Carrera 


Contexto 
Social v 





easel lel 
de control de la 


Motivos 
Personales 





Fuente: Sieger, Fueglistaller y Zellweger (2014) 


Siguiendo este modelo, se han fundamentado numerosos de estudios 
cientificos sobre el analisis de los antecedentes de las_ intenciones 
emprendedoras, precisamente el fundamento tedrico del Proyecto GUESSS que 
monitoriza las intenciones emprendedoras de los estudiantes universitarios es la 
Teoria del Comportamiento Planeado (TPB) (Ajzen, 1991, 2002; Fishbein y 
Ajzen, 1975), que hace referencia a la percepcion de dificultad o facilidad para 
realizar la conducta, que incluye la experiencia pasada y anuncia los obstaculos. 


PROPUESTA DE MODELO DE CONCEPTAL DE EEU 


Llegados a este punto, y una vez revisada la literatura sobre el tema en de 
investigaci6n en cuestidn, se propone un modelo creado utilizando la filosofia 
“bottom up”, que tiene como origen un ecosistema, que tiene un proposito 
catalizador, y cuyo origen data del ano 1992, con la creacién de la primera 
asignatura de Creaci6n de Empresas que se imparte, de forma Optativa, en la 
Universidad de Extremadura, Espana. El modelo ataca los niveles; macro, meso 
y micro, recogiendo y aplicando a estos los elementos relevantes para fomentar 
la iniciativa emprendedora, especialmente en el campo educativo. 

El modelo que a continuaci6n se propone es un modelo con fundamento, 
resultado de varias clases de fuentes, todas ellas, entendemos que relevantes 
para el proposito buscado. A continuacion, se citan, no de manera exhaustiva, 
clasificadas en varios grupos: 


Journal of Management and Business Education 1(1), 162-181 170 





Figura 3. El modelo conceptual propuesto. M2e. Emfitur 


Teorias 
Basicas 


Modelos 5 ; : 
Teorias Colaterales Sistema Educativo 


-Ecosistema Basicos -Recursos y Capacidades Marcos legales 


-Educacion 
Emprendedora 


-Neuroeconomia 


-Stakeholders -OCDE, UNESCO, WEF, CE 


é-Intencién? CP -Econdmica Institucional x 
-Pedagdgicos i 
-Effectuation Suaticiuacsitinn’ -Gestion del Conocimiento -CC. AA. de Extremadura 


-Triple Hélice -Nivel Universitario 





Buenas 
Practicas 










-UMH Modelo Micro Ecosistema 


-ICESI Emprendedor 


-TEC Monterrey Evidencias 


EMTURIN 


-U. Guadalajara < ___| -Investigacion 


‘and M2E 


-Informe GEM 


-IE BS Modelo Conceptual -Informe GUESSS 


-Deusto BS 





-Un. Mondragén 


-Ecosistema W 





Siguiendo a Selznick (1948, 1992) y, Broom y Selznick, (1955), a este modelo 
conceptual inicial (Figura 3.) le aplicamos el concepto de la institucionalizaci6én 
de forma que consideramos la institucionalizacién como una idea neutral, en el 
que el modelo es “un modelo ordenado, estable, socialmente integrado" (Broom 
y Selznick, 1955, pp. 238), y al que agregamos las teorias del "sistema abierto" 
(Scott, 1987, 1995, 2014). 

A partir de estas premisas, lo que se pretende disenar e implementar es un 
modelo estable, abierto y aceptado por los grupos de interés y por la sociedad. 
Para que todo ello pueda llevarse a cabo, le hemos dotado de estructura, 
elementos, dinamica, procedimientos, y nombre-entidad, siguiendo el 
planteamiento de estrategia-estructura-operaci6n de Chandler (1990). Por todo 
lo anterior lo hemos denominado “Modelo Emfitur-M2E”, y tiene como objetivo 
principal que, los alumnos descubran sus cualidades emprendedoras, las 
validen, gracias a la simulacién de situaciones reales, las estandaricen 
transformandolos en habitos, y los asocien a unos valores humanistas (Solé 
2016). 





Journal of Management and Business Education 1(1), 162-181 171 


Este modelo basado en el aprendizaje basado en la experiencia, ha ido 
anadiendo o generando recursos, gracias a un proceso de mejora continua, que 
se materializa en un modelo practico. 

Dada la limitacién de una publicacion de este tipo, nos centraremos en explicar 
8 de los anteriores componentes del modelo: 

Modelo de Aportacién de Valor 
Instrumentos 

Metodologias Docentes 
Frenos-Barreras 
Stakeholders o Grupos de Interés 
Objetivos Pedagdégicos 
Habilidades-Competencias 
g. Errores comunes 


“~oaoop 


Modelo de Aportacion de Valor (MAV) 

Todo lo anterior, conduce a modelizar la soluci6n a este desafio, de una forma 
disruptiva con el sistema educativo tradicional y el modelo de universidad 
imperante, respuesta que deberia contener un claro Modelo de Aportacién de 
Valor (MAV), que, responda adecuadamente, a tres preguntas (Solé, 2016): 

e ~Quiénes son los usuarios internos y externos y qué valoran?: 

v En este modelo que se propone los usuarios internos son los 
alumnos, y los externos, las empresas, el tejido productivo, y la propia 
sociedad. 

v  Valoran la visién del emprendimiento, el contacto con diversos 
emprendedores de diversos tipos, el tener que pensar y decidir. 

e ¢Cual es la l6gica subyacente que explica como podemos aportar dicho 
valor al usuario con los recursos apropiados? Aplicando la técnica de 
Canvas, seguimos a sus autores Osterwalder, y Pigneur (2010): 

v¥ _ Articulacién de la propuesta de valor: metodologias que fomentan 
la inspiracion, la intuicion, la creatividad, el pasar de ideas a la accion. 

¥ Learning by doing. 

v¥ __ Identificacién del segmento de usuarios: alumnos de 4° ano del 
grado de Administracién de Empresas, Facultad de Empresa, Finanzas y 
Turismo, Universidad de Extremadura. Espana. 

¥ __ Definicién de la estructura de la cadena de valor: Modelo de 
Intenciones: ACTITUD + NORMAS PERCIBIDAS + CONTROL DE 
COMPORTAMIENTO PERCIBIDO INTENCION 
COMPORTAMIENTO EMPRENDEDOR. 

e Competencias: Se sigue, durante todo el curso, un Modelo de 
competencias para lideres globales, que se desarrolla en otro punto de 
este trabajo. 

e Posicionamiento del Modelo: disruptivo respecto al plan general del grado 
y de la Universidad. 

e Los grupos de interés deben percibirlo como muy proactivos y utiles. 

e El MAV en el caso concreto, nos obliga a valorar y analizar el entorno, 
permanentemente, para ver qué nos demanda, qué nos ofrece y qué 
respuesta en forma de proposicidon de valor le vamos a dar. 

v¥  Claramente, con un enfoque al desarrollo del territorio regional, a 
través de la iniciativa emprendedora, en sus 3 formas basicas: 


























Journal of Management and Business Education 1(1), 162-181 172 


emprendimiento empresarial, emprendimiento social e 

intraemprendimiento. 

Instrumentos y materiales aplicados en el modelo M2E 

e Nomenclatura especifica: 

e 103, el clasico trabajo de clase: 10 folios maximo, 10 transparencias y diez 
minutos para exponer. Es voluntario y de tema libre, siempre relacionado 
con el Emprendimiento. 

e 203, lo anterior pero el doble. 

e Ambas denominaciones, creadas por el M2E, tienen su antecedente en el 
PechaKucha aunque no se sigue exactamente el formato establecido 
para este tipo de presentaciones, pero sirve para subrayar la importancia 
de la simplicidad, sintesis, brevedad e importancia de captar el interés del 
espectador. 

Casos: en diferentes soportes, casos normales, minicasos. 

Teaching notes o notas pedagogicas de cada clase. Plan de la clase. 
Videos. 

Cosecha: andalisis y valoraci6n pormenorizada, inmediatamente después 
de cada clase. 

e Metaforas: 

v¥ De lacolcha Vs el puzzle. 

v Metafora del almacenero (orden del alumno, propio y escrupuloso, con 

todo el material que va generando en la asignatura). 

¥ David Vs Goliaht-recursos capacidades cambiar al chip del 

Emprendedor. 

v¥ Dela Paloma Vs la Moneda. 

v Larana sorda. 

¥ Etc. 

Metodologias docentes 

Utilizando el concepto propio de una universidad Tecnépolis (Solé, 2016), el 
método docente del Modelo EMFITUR-M2E, se define por la multiactividad, 
fuerte presencia de la red, y toma de decisiones por parte de los alumnos a lo 
que anadimos aprendizaje proactivo, participativo, colaborativo y competitivo, y 
basada en proyectos, con una combinacion de Metodologias: 

v Learning by doing. 

v Thinking Desing, (Brown, 2008) 

v Canvas, o Generacién de Modelos de Negocio, (Osterwalder y Pigneur, 
2010): es la herramienta adecuada para generar un modelo de negocio, 
que conjuga la necesidad de conectar en la empresa, a los clientes 
(demanda), con los propietarios o empresarios o directivos. 

Método Oxford. 
Método Del Caso. 
Casos en Vivo. 
Leccién Magistral. 
Plan de Empresa. 
Lean startup, (Ries, 2011). 
Mentoring approach. 
Frenos/Barreras 
Como toda innovacidn, la introduccién de la educaci6n emprendedora en el 
sistema educativo tradicional, en este caso, en el nivel universitario, genera 
rechazo. Se pueden identificar 3 grandes bloques de frenos o barreras: 


























SNS RN SN 


Journal of Management and Business Education 1(1), 162-181 173 


° Burocracia. 
e Estatus quo: 
v¥ Nula o lenta reaccién de la gobernanza de la Universidad a las 
demandas de la sociedad. En particular sobre la necesidad de trabajar 
la cultura y la iniciativa emprendedora. Esta circunstancia hace perder 
oportunidades a las universidades, genera frustracidn en los equipos 
rectorales y en los profesores emprendedores e innovadores y mala 
imagen en la sociedad, a la que se debe la instituci6n universitaria. 
® Dificultades: 
v “Es mas dificil reformar un Curriculum que mover un cementerio” 
(Lawrence Summers, ex Secretario del Tesoro USA y ex Rector de la 
Universidad de Harvard) 
Stakeholders o grupos de interés 
Con la siguiente tipologia (consideramos adecuado poder anadirles el adjetivo 
Emprendedor (Veciana, 1997): 


Alumnos 
¢ Empresarios 
¢ Directivos 
¢ Consultores 
¢ Jubilados 
¢ Profesores 
¢ Politicos 


* Profesores 

¢ Staffs Universidad 

¢ Ser sector 

¢ Administraciones Publicas 

* Sistema Educativo. 

Principios basicos: 

¢ Pro-bono. 

¢ Total convencimiento del enfoque Universidad-Empresa-Sociedad. 
¢ Posible busqueda, identificacién de talento, en el aula. 


Objetivo pedagogico 
e El Modelo busca que el estudiante: 
v _ Piense. 


v Tome decisiones. 
¥  Secomprometa con su propio proyecto y su equipo emprendedor. 
¥  Gestione el tiempo. 

e Desarrollo de capacidades clave en emprendimiento. Facilitar al 
estudiante que descubra estas capacidades por si mismo. 

e Familiarizar al estudiante e integrarlo en un ecosistema emprendedor. 

e Ademas, la participacién del estudiante como elemento activo es uno de 
los objetivos a alcanzar en el paradigma actual de la educacion, de forma 
que asuma responsabilidades y se conviertan en protagonistas de su 
propio aprendizaje (Whitehead, 2008). 

Habilidades y competencias emprendedoras. Modelo de competencias 
para lideres globales 

De las muchas clasificaciones existentes tomamos la siguiente de Brownell y 

Goldsmith (2006): 
e Intercultural: sensible a las culturas, inteligencia cultural, actitud global. 
e Social: inteligencia emocional, empatia, auto control. 


Journal of Management and Business Education 1(1), 162-181 174 





Creatividad/Iniciativa: pensamiento disruptivo, innovador, orientacion 
sinérgica. 

Autoconocimiento: eficacia, autorreflexion. 

Pensamiento positivo: vision, pasi6n, optimismo. 

Responsabilidad: flexible, agil, oportunista. 

Decisor: analitico, intuitivo, decisor. 


Errores comunes en la educacion emprendedora 


Ts 


En este tema del método docente en formaci6n emprendedora, conviene 
no caer en el error comun de confundir la formacion gerencial, con la 
formaci6n emprendedora, la primera basada en el pensamiento 
convergente, mientras que la segunda se basa en el pensamiento 
creativo, divergente/convergente. El trabajo de configurar edredones y 
otros productos textiles combinando retazos, es un trabajo muy popular 
en todo el mundo (Quilting-Patchwork), esto es pensamiento 
divergente/convergente, frente al pensamiento gerencial o administrativo, 
que es convergente (Varela, 2001, 2010). 

Otro error comun es crear servicios universitarios sin que se conozca la 
naturaleza del fendmeno y que el emprendimiento tenga un lugar en la 
misi6n y objetivos a largo plazo de la Universidad o del centro y nivel 
educativo de que se trate. 

No obstante, es importante puntualizar que no es lo mismo la formacién 
sobre emprendimiento que formacién para el emprendimiento (Coduras 
et al., 2010; Global Education Initiative, 2009) como ya hemos insistido en 
varios momentos de este documento. La preposicién justifica los 
desiguales resultados obtenidos en la implantacién de los procesos 
formativos disenados para fomentar el Espiritu Emprendedor en las aulas 
de la Universidad. Asi, no es lo mismo cuando se desarrolla una disciplina 
sobre el emprendimiento que cuando se programa para ensenar a 
emprender, para cultivar y desarrollar las competencias requeridas en el 
proceso emprendedor. Es unicamente en este ultimo caso cuando el 
individuo se percibe capaz de afrontar el desafio de iniciar una aventura 
empresarial. 

No es lo mismo Espiritu Emprendedor, que Espiritu Empresarial. No 
obstante, esta distincidn no siempre se ha tenido clara al abordar la 
planificacion y estructura de los programas formativos en cada nivel y, la 
falta de distincion entre ambos conceptos, que en ocasiones se tratan 
como sinonimos exactos, plantean mas inconvenientes que beneficios, 
especialmente en los niveles educativos de primaria y secundaria. 
Siliconizar. Hay que evitar mimetismos. Como senalan DiMaggio y Powell 
(1983, 1991), cierta clase de estructuras, procedimientos y politicas se 
puede acreditar en base a procesos miméticos mas que por la evidencia 
concreta sobre el grado en que los modelos adoptados realzan la eficacia 
(DiMaggio y Powell, 1991). 


Frente a esto, somos partidarios del diseno de modelos de Ecosistema 
Emprendedor disenados “ad hoc” y delos micro ecosistemas emprendedores. 
6. Tener un Egosistema Vs un Ecosistema Emprendedor, y esto valdria 


tanto a nivel personal como a nivel organizacional, ya sea publico, ya sea 
privado. 





Journal of Management and Business Education 1(1), 162-181 175 





Figura 3. El modelo microecosistema emprendedor emfitur: m2e. Modelo 
operativo v.1 












Experiencia Grupo de 


Modelo 







Entorno econdémico-social 










enla investigacion Conceptual -Contextual: macroeconémico 
A -Transaccional: la Universidad de 
Asignatura de EMTURIN Extremadura 
CDE -Redes 
-Estrategia 





Errores 

comunes 
Habilidades- 
Competencias 
Iniciativa y Espiritu 
emprendedor 
Espirito 


Hitos, ritmo del curso 


| Profesor 





-Inspirador, 
| facilitador, gestor 









Alumnos 















Clientes-usuarios 


Temario 


Modelo Micro 









c . Ecosistema 
onexiones-progreso Emprendedor 
-Inspirador, facilitador EMTURIN M2E 
Clientes-usuarios : Procesos y 
Modelo Operativo ia 
Procedimientos 


y Dinamico 
por Programas 


Frenos-Barreras 


Modelo de 
aportacion de valor 


Test de 
progreso 


Metodologias 


docentes 

-Learning by doing 
Stakeholders -Thinking Design 
-Alumnos Instrumentos -Canvas 
-Empresarios -Nomenclatura -Método Oxford 
-Directivos Casos -Método del Caso 
-Profesores Teaching Notes -Casos en vivo 
-Staff Univers. -Videos -Leccién magistral 
-3* sector -Cosecha -Plan de Empresa 
-AA.PP. -Metaforas -Lean Startup 
-Sistema -Mentoring 
Educativo 


Programas 
-De sinergias 
-203 


Objetivos 
Estrategia 


Principal: descubrir 
-10 Impulsora: capacidades 

-Casos en vivo -Facultad emprendedoras 
-Casos -Campus -Secundarios: 

-Club De -Universidad -Pedagogicos 
Mentores -Sistema -Estabilidad 


-De Jurados educativo Estructura, entidad 

-Elementos -Extension 

Impulsores -Reconocimiento 
corporativo 





CONCLUSIONES 


Una vez expuesto el contenido de este trabajo, podemos decir que hemos 
dado respuesta a los objetivos propuestos, en la introduccién de este articulo, y 
que nos ponen en disposicién de expresar las siguientes conclusiones. 

En primer lugar, en relacion a que nos dice, la literatura sobre la educacién 
emprendedora, estamos en disposicion de indicar que la comunidad cientifica 
internacional aporta un cierto consenso que indica que la_iniciativa 
emprendedora se puede ensenar. Ademas, hemos de senalar que el sistema 
universitario debe alinearse con la economia mundial y virar hacia la educaci6n 





Journal of Management and Business Education 1(1), 162-181 176 


emprendedora, con el fin de alinearse con la situacién que rige el contexto 
economico. En este sentido, no podemos olvidar que el entorno fisico resulta de 
especial importancia, ala hora de motivar actitudes inquietas por generar nuevas 
iniciativas, motivos por el cual, los espacios educativos deben estar adaptados 
para esta tarea. 

En general en cuanto a la aplicaci6n de la EEU, se percibe una mejora en las 
iniciativas publicas y privadas, para impulsar la actividad emprendedora y la 
formacidon previa para ésta. Pero, en esta tarea también se ha detectado un error 
comun que es la aplicacién del pensamiento convergente en esta tarea, en lugar 
del divergente que seria el mas adecuado. Ademas, es necesario remarcar que 
este tipo de formacién debe estar enmarcada dentro de un todo, al que 
denominamos ecosistema. 

En relacion a las instituciones, debemos hacer especial a la Universidad, que 
deberia hacer una especial reflexion, sobre su estrategia global y alinearla con 
la aplicaci6n de un modelo de emprendimiento que afecte a todos los estudios 
que ésta oferte. 

En segundo lugar, en cuanto al modelo propuesto, debemos concluir que es 
un modelo mixto, que ha sido elaborado a partir de la uniOn de la teoria y la praxis 
propia con mas de 25 de experiencia en la formacién emprendedora 
universitaria, y externa, a partir de los modelos utilizados en las universidades 
mas prestigiosas del mundo, donde es necesario remarcar que el modelo 
propuesto, es un modelo vivo y que pertenece a un micro ecosistema, con unas 
caracteristicas propias, que contiene sus restricciones e impulsores propios. 

Aun sabiendo esto debemos senalar que éste modelo, se ha elaborado con 
fundamento tedrico, y que, para su aplicacion en un entorno diferente, este debe 
ser adaptado al entorno de aplicacién, debido a que cada entorno tiene sus 
caracteristicas especificas. 

En cuanto a las limitaciones, y futuras lineas de investigacion, cabe mencionar 
que aportaria mucho valor y seria muy interesante contar una herramienta que 
aportara una forma de medir el rendimiento del modelo propuesto, y que esto 
permitiera enfrentar este modelo a otros modelos existentes. Por ello, y debido 
a que somos conscientes de las limitaciones, se propone como futura linea de 
investigacion aportar un estudio empirico que pueda utilizarse como herramienta 
de valoracién del funcionamiento del modelo y del micro ecosistema expuesto 
en esta investigacion 


REFERENCIAS 


Acs, Z. J.; Audretsch D. B. (1988): Innovation in Large and Small Firms: An 
Empirical Analysis. The American Economic Review, vol. 78, n° 4, pp. 678- 
690. 

Adler, N. J.; & Harzing, A.-W. (2009). When Knowledge Wins: Transcending the 
Sense and Nonsense of Academic Rankings. Academy of Management 
Learning & Education, 8(1), 72-95. 

Aguinis, H.; Shapiro, D. L.; Antonacopoulou, E. P.; & Cummings, T. G. (2014). 
Scholarly Impact: A Pluralist Conceptualization. Academy of Management 
Learning & Education, 13(4), 623-639. 

Ajzen, |. (1991). The theory of planned behavior. Organizational Behavior and 
Human Decision Processes, 50(2), 179-211. 


Journal of Management and Business Education 1(1), 162-181 177 


Ajzen, |. (2002). Perceived behavioral control, self-efficacy, locus of control, and 
the theory of planned behavior. Journal of Applied Social Psychology, 32(1), 
1-20. 

Ajzen, |. y Fishbein, M. (1980). Understanding Attitudes and Predicting Social 
Behavior. Englewood Cliffs, NJ: Prentice Hall. 

Antunes, D.; & Thomas, H. (2007). The Competitive (Dis) Advantages of 
European Business Schools. Long Range Planning, 40(3), 382-404. 

Audretsch, D.B., AR Thurik, A.R. (2001): Capitalism and democracy in the 21st 
century: from the managed to the entrepreneurial economy. Springer. 

Augier, M.; & March, J. G. (2011). The roots, rituals, and rhetorics of change : 
North American business schools after the Second World War. Stanford 
Business Books. 

Azevedo, A.; Apfelthaler, G.; & Hurst, D. (2012). Competency development in 
business graduates: An industry-driven approach for examining the alignment 
of undergraduate business education with industry requirements. The 
International Journal of Management Education, 10(1), 12-28. 

Barbera Ribera, M.T.; Estelles-Miguel, S.; & Dema Perez, C.M. (2015). Student 
opinion on the application of active methodologies in Peris-Ortiz, M. & Merigé 
Lindahl, J.M (eds). Sustainable Learning in Higher Education: Developing 
competencies for the Global Marketplace, 157-167. Springer, Switzerland. 

Batista, R. M.; Fernandez-Laviada, A; Medina, M.d P.; Esteban, N. N.; Rueda, I.; 
Sanchez, L. (2015): Educaci6n en Emprendimiento en Fernandez-Laviada, A., 
Pena, I., Gerrero, M. y Gonzalez-Pernia, J.L. (2015): Global Entrepreneurship 
Monitor: Informe GEM Espana 2014. Editorial de la Universidad de Cantabria. 

Bennis, W.; & O’Toole, J. (2005). How Business Schools Lost Their Way. Harvard 
Business Review, 83(May), 96. 

Birch, D. G. W. (1979): The Job Generation Process. Cambridge, MA. 

Birch, D.G. W. (1987): The Job Creation in America. New York. The Free Press 

Birley, S. (1987): New ventures and employmen growth. Journal of Business 
Venturing, vol. 2 n°2. 

Bridgstock, R. (2009). The graduate attributes we’ve overlooked: enhancing 
graduate employability through career management skills. Higher Education 
Research & Development, 28(1), 31-44. 

Broom, L., & Selznick, P. (1955). Sociology: A text with adaptive readings. New 
York, NY: Row, Peterson. 

Brown, T., & Wyatt, J. (2010). Design thinking for social innovation. Development 
Outreach, 12(1), 29-43. 

Brownell, J. and Goldsmith, M. (2006): Meeting the competency needs of global 
leaders: A partnership approach”: An executive coach's perspective. Human 
Resource Management. Wiley Online Library. 

Bruno, A. V.; Tyebjee, T. T. (1982): The environment for entrepreneurship. En A. 
Kent, D. L. Sexton, and K. H. Vesper (Eds.), Encyclopedia of entrepreneurship, 
pp. 288 307.Englewood Cliffs, NJ: Prentice Hall. 

Burch, J.G. (1986): Entrepreneurship. New York. John Wiley and Sons, Inc. 

Cameron, K. (2006). Good or Not Bad: Standards and Ethics in Managing 
Change. Academy of Management Learning & Education, 5(3), 317-323. 

Chamard, J. (1989). “Public education: Its effect on entrepreneurial 
characteristics”. Journal of Small Business and Entrepreneurship, 23-30. 

Chandler, A. D. (1990): Strategy and structure: Chapters in the history of the 
industrial enterprise. Books.google.com. 


Journal of Management and Business Education 1(1), 162-181 178 


Chia, R.; & Holt, R. (2008). The Nature of Knowledge in Business Schools. 
Academy of Management Learning & Education, 7(4), 471-486. 

Christensen, L. J.; Peirce, E.; Hartman, L. P.; Hoffman, W. M.; & Carrier, J. 
(2007). Ethics, CSR, and Sustainability Education in the Financial Times Top 
50 Global Business Schools: Baseline Data and Future Research Directions. 
Journal of Business Ethics, 73(4), 347-368. 

Coduras, A., Levie, J., Kelley, D., Saemundsson, R., Schott, T. y GERA (2010): 
Global 

Comisi6n Europea (2003): Libro Verde del Espiritu Emprendedor en Europa 
(2003). 

Comisi6n Europea (2006) Recomendaciones del Parlamento Europeo y del 
Consejo de 18 de diciembre de 2006 sobre las competencias clave para el 
aprendizaje permanente. 

Currie, G.; & Knights, D. (2003). Reflecting on a Critical Pedagogy in MBA 
Education. Management Learning, 34(1), 27-49. 

Dainow, R. (1986): Training and education of entrepreneurs: The current state of 
the literature, Journal of Small Business and Entrepreneurship, 10-23. 

Datar, S.; Garvin, D., & Cullen, P. (2010). Rethinking the MBA: Business 
Education at a Crossroads. Harvard Business Press. 

Diaz, J. C.; Hernandez, R.; Roldan, J.L. (2012): A structural model of the 
antecedents to entrepreneurial capacity. ISBJ, International Small Business 
Journal. Ed. Sage publications. USA. Vol 30 (8), issue 5-2012. 

Diaz-Casero, J. C., Fernandez-Portillo, A., Sanchez-Escobedo, M. C., & 
Hernandez-Mogoll6n, R. (2017). The Influence of University Context on 
Entrepreneurial Intentions. In Entrepreneurial Universities (pp. 65-81). 
Springer, Cham. 

Diehl, W.; Grobe, T.; Lopez, H.; & Cabral, C. (1999). Project-based learning: A 
strategy for teaching and learning. Boston, MA. Center for Youth Development 
and Education, Corporation for Business, Work and Learning. 

DiMaggio, P. J., & Powell, W. W. (Eds.). (1991). The new institutionalism in 
organizational analysis (Vol. 17, pp. 1-38). Chicago, IL: University of Chicago 
Press. 

DiMaggio, P., & Powell, W. W. (1983). The iron cage revisited: collective 
rationality and institutional isomorphism in organizational fields. American 
sociological review, 48(2), 147-160. 

Drucker, P. (1964): Managing for results. New York. Harper and Row.. 

Drucker, P. (1986): “La Innovacion y el Empresario Innovador. La practica y los 
principios”; Edhasa. Barcelona. 

Dubini, P. (1988): The Influence of Motivators and Environment on Business 
Start-Up: Some Hints for Public Policies, Journal of Business Venturing, vol. 
4, n°. 1. pp. 11-26. 

Dubini, P. (1989): “The Influence of Motivation and Environment on Business 
Starts-ups. Some Hints for Public Policies”. Journal of Business Venturing. Vol. 
4,n°1. pp. 11-26. 

Edelman, L. F.; Manolova, T. S.; & Brush, C. G. (2008). Entrepreneurship 
Education: Correspondence Between Practices of Nascent Entrepreneurs and 
Textbook Prescriptions for Success. Academy of Management Learning & 
Education, 7(1), 56—70. 

Entrepreneurship Monitor Special Report: A Global Perspective on 
Entrepreneurship Education and 


Journal of Management and Business Education 1(1), 162-181 179 


Evans, J. M.; Trevino, L. K.; & Weaver, G. R. (2006). Who’s in the Ethics Driver's 
Seat? Factors Influencing Ethics in the MBA Curriculum. Academy of 
Management Learning & Education, 5(3), 278-293. 

Fishbein, M., & Ajzen, |. (1975): Belief, attitude, intention, and behavior. An 
introduction to theory and research. New York: Addison-Wesley. 

Forth. Thousand Oaks, California: Sage Publications. 

Fortin, P. (1992): "Where we were, where we are: The First Eight CEA Meetings 
and the Last Four," Cahiers de recherche du Département des sciences 
économiques, UQAM 9215, Université du Québec a Montréal, Département 
des Sci. 

Fundacion Principe de Girona (2011) Libro Blanco de la Iniciativa Emprendedora 
en Espana. Resumen Ejecutivo. FPdGl. 

Garcia-Beltran, A.; Martinez, R.; Jaén, J.A.; & Tapia, S. (2016). La 
autoevaluaci6n como actividad docente en entornos virtuales de 
aprendizaje/ensenanza. Revista de Educacion a Distancia, 50, articulo 14, 1- 
11. 

Gnyawali, R. D.; Fogel, D. S. (1994). Environments for Entrepreneurship 
Development: Key dimensions and Research Implications. Entrepreneurship 
Theory and Practice, Summer, 43-62. 

Hisrich, R.D. (1988): Entrepreneurship past, present and future. Journal of Small 
Business Management, October, pp. 1-4. 

Hisrich, R.D.; Peters, M. (1989): Entrepreneurship: Starting, developing and 
managing a new enterprise. Pp. 3-23. Boston:Richard D. Irwin, Inc. 

lracheta, J.A.; Hernandez, R.; Diaz, J.C.; Sanchez, M.C. (2013): El espacio 
educativo como factor en el desarrollo de la intencion de emprender. Un 
modelo teorico. En el libro Descubriendo nuevos horizontes en Administracion 
Ed. Esic Editorial. pp.: 85. Madrid. 

Kent, C.A. (1984): The Environment for Entrepreneurship. Lexington, MA: 
Lexington Books. 

Kirchhoff, B.A. y Phillips, D.B. (1988): The Effect of Firm formation and growth on 
job creation in the United States. Journal of Business Venturing, vol. 3, n° 4, 
pp. 261-272. 

Krueger, N. (1993). The Impact of Prior Entrepreneurial Exposure on Perceptions 
of New Venture Feasibility and Desirability. Entrepreneurship Theory and 
Practice, 18 (1), 5-21. 

Krueger, N.; Brazael, D.V. (1994). Entrepreneurial Potential and Potential 
Entrepreneurs. Entrepreneurship Theory and Practice, Spring. 91-104. 

Krueger, N.; Casrud, A. (1993). Entrepreneurial Intentions: Applying the Theory 
of Planned Behavior. Entrepreneurship and Regional Development, 5. 315- 
330. 

Kuratko, DF. (2004) Entrepreneurship Education in the 21st Century. A Coleman 
Foundation White Paper USASBE National Conference. January , 2004. 

Naumes, W. and Naumes, M. (2014): The Art and Craft of Case Writing. 3erd 
edition. Roudledge, NY. USA. 

North, D. C. (1990): “Towards a Theory of Institutional Change”. Quarterly Review 
of Economics and Business Performance Through Time. Vol. 31, n° 4, Winter. 

North, D. C. (2005): Understanding the Process of Economic Change. Princeton. 
University Press. 

OCDE (2009) The definition and selection of key competencies. Executive 
Summary. OCDE. 


Journal of Management and Business Education 1(1), 162-181 180 


Osterwalder, A. and Pigneur, Y. (2010): Business Model Generation. Ed. 
Wiley.USA. 

Reynolds, P.; Hay, M.; Camp, R.M. (2000): Global Entrepreneurship Monitor. 
2000 Executive Report. Babson College, Kauffman Center For Entrepreneurial 
Leadership; London School Business (Eds.). London. 

Reynolds, P.; Hay, M.; Camp, R.M. (2001): Global Entrepreneurship Monitor. 
2001 Executive Report. Babson College, Kauffman Center For Entrepreneurial 
Leadership; London School Business (Eds.).London 

Reynolds, P.; Hay, M.; Camp, R.M. (2002): Global Entrepreneurship Monitor. 
2002 Executive Report. Babson College, Kauffman Center For Entrepreneurial 
Leadership; London School Business (Eds.).London. 

Reynolds,P D.; Hay, M.; Camp, R.M. (1999): “Global Entrepreneurship Monitor. 
1999 Executive Report’. Babson College, Kauffman Center For 
Entrepreneurial Leadership; London School Business (Eds.). 

Ries, E. (2011): The lean startup: How today's entrepreneurs use continuous 
innovation to create radically successful businesses - books.google.com. 

Sarasvathy, S. D. (2001). Causation and effectuation: Toward a theoretical shift 
from economic inevitability to entrepreneurial contingency. Academy of 
management Review, 26(2), 243-263. 

Schumpeter, J. A. (1912): Theorie der Wirtschaftlichen Entwicklung. Ed. Verlag 
Dunker & Humbolt, Munich. 

Schumpeter, J. A. (1942): Capitalism, Socialism and Democracy. Ed. Harper & 
Row 1975, New York. 

Science Quarterly, 32(4), 493-511. 

Scott, W. R. (1987): The Adolescence of Institutional Theory. Administrative 

Scott, W. R. (2014): Institutions and Organizations. Ideas, Interests, and 
Identities. 

Scott, W. Richard (1995): Institutions and Organizations. Thousand Oaks: SAGE 
Publications. 

Selznick, P. (1948): Foundations of the Theory of Organization. American 
sociological review, 13 (1), 25-35. 

Selznick, P. (1992). The moral commonwealth. Berkeley. 

Sexton, D.L. (1986): “Role of Entrepreneurship in Economic Development. En 
Hisrich, R.D. (1996): Entrepreneurship, Intrapreneurship and Venture Capital. 
Heath Company. Massachusetts, D.C. Cap. 2, pp. 27-39. 

Sieger, P., Fueglistaller, U. & Zellweger, T. (2014). Student Entrepreneurship 
Across the Globe: A Look at Intentions and Activities. St.Gallen: Swiss 
Research Institute of Small Business and Entrepreneurship at the University 
of St.Gallen (KMU-HSG). 

Singh, J.V. (1990): | Performance, slack, and risk taking in organizational 
decision-making- Academy of Management Journal, amj.aom.org. 

Solé, F. (2016). La contribucién de la universidad al desarrollo econdémico y 
social como objeto de estudio en las ciencias econdmicas y de gestion. Ed. 
Real Academia de Ciencias Econémicas y Financieras. Barcelona, 2016. 

Storey, J. (1982): Impact on the local economy, en Storey, D. J.: 
Entrepreneurship and the new firm, pp. 167-180. London: Cromm Helm. 

Storey, J. (1994): Employment. En Storey, D.J.: “Understanding the small 
business sector’, Cap. 6, pp. 160-203. Routledge. London. 


Journal of Management and Business Education 1(1), 162-181 181 


Thurik, A.R., Carree, M.A., Van Stel, A.J. & Audretsch, D.B. (2008). Does Self- 
Employment Reduce Unemployment? Journal of Business Venturing, 23(6), 
673-686. 

Training. Gem Consortium. Babson College. MA (USA). 

UNESCO and ILO (2006): Career guidance: A resource handbook for low-and 
middle-income countries E Hansen - 2006 - voced.edu.au. Published: Geneva, 
Switzerland: ILO, 2006. http://www.ilo.org/skills/oubs/WCMS_ 11821 1/lang-- 
en/index.htm. 

Varela, R. (2010): EducaciOn empresarial basada en competencias 
empresariales. En Varela, R (2010) - Desarrollo, Innovaci6n y Cultura 
Empresarial, 2010. 

Varela, R; JE Jimenez, J. E. (2001): The effect of entrepreneurship education in 
the universities of Cali. Frontiers of Entrepreneurship Research, 2001 - 
researchgate.net 

Veciana, J. M. (1997): ¢Emprendedor o Empresario? Innovando. Boletin de 
Desarrollo del Espiritu Emprendedor. Universidad Icesi. Cali. Colombia. 

Veciana, J.M. (1999): “Creaci6n de Empresas como programa de investigacién 
Cientifica”. Revista Europea de Direccién y Economia de la Empresa, vol. 8, 
n° 3. Madrid. pp. 11-36. 

Westhead, P. & Wright, M. (1998). Novice, portfolio and serial founders in rural 
and urban areas. Entrepreneurship Theory and Practice, 22 (4). 

White, S.B.; Reynolds, P. D. (1996): Government programs and high growth new 
firm. Frontiers of Entrepreneurship Research. Center for Entrepreneurial 
Studies Babson College. Wellesley, MA. 

Whitehead, H. (2008): Analyzing animal societies: quantitative methods for 
vertebrate social analysis. The University of Chicago Press. Chicago and 
London. 

Zellweger, T., Sieger, P. & Englisch, P. (2012). Coming Home or Breaking Free? 
Career Choice Intentions of the Next Generation in Family Businesses. Ernst 
& Young. 


Cita recomendada 

Hernandez-Mogollon, R., Fernandez-Portillo, A., Diaz-Casero, J.C., Sanchez- 
Escobedo, M.C. (2018). ~Es posible trabajar la educacién emprendedora 
universitaria en contextos poco favorables para ello?. Journal of Management 
and Business Education, V2) 160-181. 
https://doi.org/10.35564/jmbe.2018.0012